ISAÍAS 40

Foto

Isaías 40( 1- 31)

(1) Consolad, consolad a Mi pueblo, dice vuestro Dios. (2) Habla al corazón de Jerusalén y anunciadle que su tiempo de servicio se ha cumplido, que está pagando su culpa porque a recibido de la mano del Eterno el doble de castigo por todos sus pecados. (3) Una voz que clama en el desierto dice: Abrid camino al Eterno. Preparad en el desierto un camino para nuestro Dios. (4) Cada valle será levantado, cada montaña y colina será bajada, lo rugoso será alisado y los lugares escarpados serán llanos. (5) Y será revelada la gloria del Eterno y cada quien será testigo se eso porque la boca del Eterno lo ha dicho.

(6) Una voz grita: “¿Anunciad!” y dice: “¿Qué anunciaré? Que toda carne es hierba y toda su hermosura es como la flor del campo. (7) Se seca la hierba y la flor se desvanece porque el aliento del Eterno las sopla. Verdaderamente, el pueblo es hierba. (8)La hierba se seca, la flor se desvanece pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre”.

(9)Tu que le anuncias buenas noticias a Sión, sube a la alta montaña. Tú que anuncias las buenas noticias a Jerusalem, levanta tu voz con fuerza. Levántala, no temas. Grita a la ciudad de Judá: “¡ He aquí a vuestro Dios!”. (10) He aquí que el Señor Dios vendrá con todo Su poder y Su brazo dominará por Él. He aquí que Su recompensa esta con Él y Su premio esta con Él. (11) Como pastor que apacienta a Su rebaño, que recoge en su brazo a los corderillos y los lleva en su seno conduciendo suavemente a las ovejas que amamantan.

(12) ¿Quién ha medido las aguas con el hueco de su mano? ¿Quién tomó las dimensiones del cielo con un palmo y abarcó el polvo de la tierra en una medición? ¿Quién pesó las montañas con una romana y las colinas con una balanza? (13) ¿Quién ha determinado el espíritu del Eterno, o quien fue el concejero que le haya podido aconsejar? (14) ¿De quien tomo consejo, quién Le instruyó, le aleccionó en el camino de la justicia. Le enseño el conocimiento y le dio a conocer el camino del discernimiento? (15) He aquí que las naciones son para Él como una gota de agua que cae de un balde y son contadas como el polvillo de la balanza. He aquí que las islas Le son como una mota en peso. (16)Y el Líbano no da suficiente combustible, ni las bestias de allí alcanzan para holocaustos.

Todas las naciones son como nada ante Él. Son consideradas por Él como cosa vacuas y vanidades. (8) ¿A quien entonces se asemeja Dios, o con qué podré compararle? (9) En cuanto a la imagen esculpida, el artífice la funde, el orfebre la cubre con laminas de oro y el platero funde para ella cadenitas de plata. (10) Un encina es apartada. Él escoge un árbol que no se apolille. Busca para sí un hábil artífice que le haga una imagen que no sea movida. (11) ¿No lo sabéis? ¿No lo escucháis? ¿No se os ha dicho desde el principio? ¿No habéis comprendido los fundamentos de la tierra? (22) Es Él quien se sienta sobre el circulo de la tierra cuyos habitantes son como langostas, extienden los cielos como una cortina y los despliega como una tienda apara vivir en ella; (23)es el que reduce a los príncipes a la nada; es el que hace de los jueces de la tierra una cosa vacía. No bien son plantados, (24) no bien son sembrados, no bien echan raíz en la tierra, Él sopla sobre ellos, los marchita y el remolino se lo lleva como hojarasca. (25) ¿Con quién me compararéis para que Yo sea igual?, dice el Santo. (26) Levantad vuestros ojos hacia las alturas y mirad. ¿Quién ha creado esos cuerpos celestes? El que saca a sus huestes por número y llama a todos por su nombre. Por la grandeza de Su poder y porque es fuerte en poder, nadie deja de presentarse. (27) ¿Por qué dices tú, oh Jacob y hablas, oh Israel: “Mi camino está oculto al Eterno y mi causa no la tiene en consideración mi Dios”? (28)¿No sabes, no has oído que el Dios Eterno, el creador de los términos de la tierra no desfallecen ni se cansan? Su discernimiento no puede escudriñarse. (29) Él da poder al débil y al que no tiene poder, él le da fuerza. (30)Aun los mancebos desfallecen cansándose y los jóvenes llegan a caer, (31)pero esperan que el Eterno les haga recobrar sus fuerzas. Así ascenderán con alas como águila. Correrán y no se cansarán. Caminarán y no desfallecerán.

Isaías 40

Isaías 40.17...

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s