Discurso de Netanyahu en el Congreso de los EE.UU / Israeli PM Benjamin Netanyahu’s Full Speech To Congress

Netanyahus-Speech-in-Congress230x150

Texto completo en español del histórico discurso del Primer Ministro.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se dirigió a una reunión conjunta del Congreso; he aquí una transcripción completa de su discurso. Puedes ver el video del discurso en ingles al final del artículo.

Gracias. Gracias…

Presidente de la Cámara John Boehner, Presidente Pro Tempore Senador Orrin Hatch, Líder de la Mayoría Senador Mitch McConnell, Líder de la Oposición Sra. Nancy Pelosi, y Líder de la Mayoría de la Cámara de Representantes Kevin McCarthy.

También quiero reconocer al senador, líder demócrata Harry Reid. Harry, es bueno verte de vuelta sobre tus pies.

Supongo que es cierto lo que dicen, no se puede mantener a un buen hombre abajo.

(Risas)

Amigos míos, me siento profundamente halagado por la oportunidad de hablar por tercera vez ante el órgano legislativo más importante del mundo, el Congreso de los Estados Unidos.

Quiero agradecer a todos ustedes por estar aquí hoy. Sé que mi discurso ha sido objeto de mucha controversia. Lamento profundamente que algunos perciban el hecho que yo esté aquí hoy como una herramienta política. Esa nunca fue mi intención.

Quiero dar las gracias a ustedes, demócratas y republicanos, por su apoyo común hacia Israel, año tras año, década tras década.

Yo sé que no importa de qué lado del pasillo se sienten, ustedes apoyan a Israel.

La notable alianza entre Israel y Estados Unidos siempre ha estado por encima de la política. Y siempre debe permanecer por encima de la política.

Porque tanto ustedes Estados Unidos como nosotros Israel, compartimos un destino común, el destino de las tierras prometidas que aprecian la libertad y ofrecen esperanza. Israel está agradecido por el apoyo de América: el apoyo del pueblo americano y de los presidentes de Estados Unidos, desde Harry Truman hasta Barack Obama.

Apreciamos todo lo que el presidente Obama ha hecho por Israel.

Parte de las cosas que ha hecho son ampliamente conocidas.

Algunas son ampliamente conocidas como el fortalecimiento de la cooperación en seguridad y el intercambio de inteligencia, oponiéndose a las resoluciones anti-Israel en la ONU.

Algunas cosas que el presidente ha hecho por Israel son menos conocidas.

Lo llamé en 2010 cuando tuvimos el incendio forestal en el Carmel y de inmediato accedió a responder a mi petición de ayuda urgente.

En 2011, tuvimos nuestra embajada en El Cairo en estado de sitio, y otra vez, proporcionó asistencia vital en el momento crucial.

O su apoyo para más interceptores de misiles durante nuestra operación el verano pasado cuando decidimos acabar con los terroristas de Hamás.

En cada uno de esos momentos, llamé al presidente, y él estuvo allí.

Y hay cosas que el presidente ha hecho por Israel que nunca podrán ser conocidas, porque tocan algunos de los temas más sensibles y estratégicos que surgen entre un presidente estadounidense y un primer ministro israelí.

Pero yo sí las conozco, y siempre estaré agradecido al presidente Obama por su apoyo.

E Israel le agradece a ustedes, el Congreso estadounidense, por su apoyo, por apoyarnos en muchos sentidos, sobre todo en la asistencia generosa militar y de defensa de misiles, incluyendo la Cúpula de Hierro.

El verano pasado, millones de israelíes fueron protegidos de miles de cohetes de Hamás porque esta cúpula del capitolio ayudó a construir nuestra Cúpula de Hierro.

Gracias, América. Gracias por todo lo que han hecho por Israel.

Amigos míos, he venido hoy aquí porque, como primer ministro de Israel, siento una profunda obligación de hablar con ustedes acerca de un tema que bien podría poner en peligro la supervivencia de mi país y el futuro de mi pueblo: la búsqueda de Irán de armas nucleares.

Somos un pueblo antiguo. En nuestros casi 4.000 años de historia, muchos han tratado repetidamente de destruir al pueblo judío. Mañana por la noche, en la fiesta judía de Purim, leeremos el libro de Ester. Leeremos de un poderoso virrey persa llamado Hamán, que conspiró para destruir al pueblo judío hace unos 2.500 años. Pero una mujer judía valiente, la reina Ester, expuso el complot y dio al pueblo judío el derecho a defenderse de sus enemigos.

El plan fue frustrado. Nuestro pueblo fue salvado.

Hoy en día el pueblo judío se enfrenta a un nuevo intento por otro potentado Persa para destruirnos. El líder supremo ayatolá Jamenei de Irán siente el odio más antiguo, el odio más antiguo del antisemitismo con la más nueva tecnología. Él declaró en Twitter que Israel debe ser aniquilado. Ya saben, en Irán, no es que haya acceso libre a Internet. Pero él tuitea en Inglés, que Israel debe ser destruido.

Para aquellos que creen que Irán amenaza al Estado judío, pero no al pueblo judío, deberían escuchar a Hassan Nasrallah, líder de Hezbolá, agente terrorista de Irán. Él dijo: “Si todos los judíos se reúnen en Israel, eso nos ahorrará la molestia de perseguirlos por el mundo”.

Pero el régimen de Irán no es simplemente un problema judío, al igual que el régimen nazi no era tan sólo un problema judío. Los 6 millones de judíos asesinados por los nazis son sólo una fracción de los 60 millones de personas que murieron en la Segunda Guerra Mundial. Así, también, el régimen de Irán representa una grave amenaza, no sólo para Israel, sino también para la paz del mundo entero. Para entender lo peligroso que Irán sería con armas nucleares, debemos comprender cabalmente la naturaleza del régimen.

Los iraníes son personas muy talentosas. Son herederos de una de las grandes civilizaciones del mundo antiguo. Pero en 1979, fueron secuestrados por fanáticos religiosos; fanáticos religiosos que impusieron una dictadura oscura y brutal,

Ese año, los fanáticos redactaron una nueva constitución. Le ordenaron a los guardias revolucionarios no sólo proteger las fronteras de Irán, sino también cumplir con la misión ideológica de la yihad. El fundador del régimen, el ayatolá Jomeini, exhortó a sus seguidores a “exportar la revolución a todo el mundo.”

Estoy de pie aquí en Washington, DC y la diferencia es tan cruda. El documento fundacional de los Estados Unidos promete la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. El documento fundacional de Irán promete la muerte, la tiranía y la búsqueda de la yihad. Y a medida que colapsan los estados en todo el Oriente Medio, Irán está llenando el vacío para hacer precisamente eso.

Los matones de Irán en Gaza, sus lacayos en el Líbano y sus guardias revolucionarios en las Alturas del Golán estrujan a Israel con tres tentáculos de terror. Con el respaldo de Irán, Assad está masacrando a los sirios. Las milicias chiítas están repartidas en Irak. Los uzíes están aprovechando el control de Yemen, amenazando a los estrechos estratégicos en la desembocadura del Mar Rojo. Junto con el estrecho de Ormuz, Irán tendría una segunda entidad vital en el suministro de petróleo del mundo.

Apenas la semana pasada, cerca de Ormuz, Irán llevó a cabo un ejercicio militar, un simulacro de la explosión de un portaaviones estadounidense. Esto fue la semana pasada, mientras mantienen conversaciones nucleares con los Estados Unidos. Pero, por desgracia, durante los últimos 36 años, los ataques de Irán contra los Estados Unidos han sido de todo menos ocultos. Y los objetivos han sido demasiado reales.

Irán tomó docenas de rehenes estadounidenses en Teherán, asesinó a cientos de soldados estadounidenses, infantes de marina, en Beirut, y fue responsable de matar y mutilar a miles de hombres y mujeres de las fuerzas estadounidenses en Irak y Afganistán.

Más allá del Medio Oriente, Irán ataca a Estados Unidos y a sus aliados a través de su red terrorista global. Explotó el centro de la comunidad judía y la embajada de Israel en Buenos Aires. Ayudó a Al Qaeda a bombardear las embajadas estadounidenses en África. Incluso trató de asesinar al embajador saudita, aquí en Washington DC.

En el Medio Oriente, Irán ahora domina cuatro capitales árabes, Bagdad, Damasco, Beirut y Sanaa. Y si la agresión de Irán no se detiene, más capitales caerán a continuación.

Así que, en un momento en que muchos esperan que Irán se una a la comunidad de naciones, Irán está ocupado engullendo naciones.

Todos debemos permanecer unidos para detener la marcha de la conquista, subyugación y el terror de Irán.

Hace dos años nos dijeron que el presidente Rouhani y el canciller traerían el cambio y la moderación a Irán. ¡Algunos cambios! ¡Algo de moderación!

El gobierno de Rouhani cuelga gays, persigue a los cristianos, encarcela a periodistas y ejecuta incluso más presos que antes.

El año pasado, el mismo Zarif, con encantos diplomáticos occidentales, colocó una ofrenda floral en la tumba de Imad Mughniyeh. Imad Mughniyeh es el cerebro terrorista que ha derramado más sangre estadounidense que cualquier otro terrorista en la historia, después de Osama bin Laden. Me gustaría ver a alguien hacer algunas preguntas sobre eso.

El régimen de Irán es más radical que nunca, sus gritos de “Muerte a Estados Unidos”, esa misma América que llama el “Gran Satán”, son más fuertes que nunca.

Ahora, esto no debería sorprender, ya que la ideología del régimen revolucionario iraní está profundamente arraigada en el islam militante, y es por eso que este régimen será siempre un enemigo de Estados Unidos.

No se dejen engañar. La batalla entre Irán e ISIS no convierte a Irán en un aliado de Estados Unidos.

Irán e ISIS están compitiendo por la corona del islam militante. Uno se llama la República Islámica. El otro se llama el Estado Islámico. Ambos quieren imponer un imperio islámico militante, primero en la región y luego en el mundo entero. Ellos simplemente no están de acuerdo entre ellos sobre quién será el gobernante de ese imperio.

En este juego de tronos, no hay lugar para los Estados Unidos o Israel, no hay paz para los cristianos, judíos o musulmanes que no comparten el credo islámico medieval, no hay derechos para las mujeres, ni libertad para cualquier persona.

Así que cuando se trata de Irán e ISIS, el enemigo de tu enemigo también es tu enemigo.

La diferencia es que ISIS está armado con cuchillos, armas robadas y YouTube, mientras que Irán pronto podría poseer misiles balísticos intercontinentales y bombas nucleares. Debemos recordar siempre —lo voy a decir una vez más— que uno de los mayores peligros que enfrenta nuestro mundo hoy en día es el matrimonio entre el islam militante y las armas nucleares. Derrotar a ISIS y dejar que Irán obtenga armas nucleares sería como ganar la batalla, pero perder la guerra. No podemos dejar que esto suceda.

Pero eso, amigos míos, es exactamente lo que podría suceder, si el acuerdo que se está negociando es aceptado por Irán. Ese acuerdo no impedirá que Irán desarrolle armas nucleares. De hecho casi garantizará que Irán obtenga esas armas, muchas de ellas.

Déjenme explicar por qué: Si bien el acuerdo final aún no ha sido firmado, ciertos elementos de cualquier posible acuerdo son ahora un asunto de interés público. No se necesitan servicios de inteligencia e información secreta para saber esto. Ustedes pueden buscarlo en Google.

En ausencia de un cambio dramático, sabemos con certeza que cualquier acuerdo con Irán incluirá dos importantes concesiones a Irán.

La primera gran concesión dejaría a Irán con una vasta infraestructura nuclear, dotándola de un breve descanso hasta obtener la bomba. Este tiempo es el tiempo necesario para acumular suficiente uranio para armas nucleares o plutonio para una bomba nuclear.

Según el acuerdo, no se demolerá ni una sola instalación nuclear. Miles de centrifugadoras utilizadas para enriquecer uranio seguirán dando vueltas. Miles más se desconectarán temporalmente, pero no serán destruidas.

Debido a que el programa nuclear de Irán quedaría en gran parte intacto, el tiempo para que Irán obtenga la bomba es muy corto: alrededor de un año según la evaluación de los Estados Unidos, e incluso menos según Israel.

Y si las centrifugadoras avanzadas de Irán, centrifugadoras cada vez más rápidas, no se detienen, el tiempo podría ser aún más corto, mucho más corto.

Se deberían imponer verdaderas restricciones sobre el programa nuclear de Irán y la adhesión de Irán a esas restricciones debería ser supervisada por inspectores internacionales. Pero he aquí el problema. Ustedes ven, los inspectores documentan violaciones; no las impiden.

Inspectores sabían cuando Corea del Norte consiguió la bomba, pero eso no impidió nada. Corea del Norte apagó las cámaras, expulsó a los inspectores. En pocos años, la bomba estaba lista.

Ahora, se nos advierte que en cinco años Corea del Norte podría tener un arsenal de 100 bombas nucleares.

Al igual que Corea del Norte, Irán, también, ha desafiado a los inspectores internacionales. Esto ha ocurrido al menos en tres ocasiones separadas: 2005, 2006 y 2010. Al igual que Corea del Norte, Irán rompió los cerrojos, apagó las cámaras.

Ahora, sé que esto no va a conmocionarlos, no será una sorpresa para ninguno de ustedes, pero Irán no sólo desafía inspectores, también juega un muy buen juego de ocultar y engañar.

La agencia de vigilancia nuclear de la ONU, la AIEA, dijo de nuevo ayer que Irán sigue negándose a sincerarse sobre su programa nuclear militar. Irán también fue capturado —no una, sino dos veces— operando instalaciones nucleares secretas en Natanz y Qom, instalaciones que los inspectores ni siquiera sabían que existían.

En este momento, Irán podría estar escondiendo instalaciones nucleares que no conocemos, ni los EE.UU. ni Israel. El ex jefe de inspecciones de la AIEA, dijo en 2013: “Si no existen instalaciones ilegales hoy en Irán, sería la primera vez en 20 años que no tienen.” Irán ha demostrado una y otra vez que no se puede confiar en ellos. Y es por eso que la primera gran concesión es una fuente de gran preocupación. Se deja a Irán con una vasta infraestructura nuclear y se confía en los inspectores para que eviten un desastre. Esa concesión crea un peligro real de que Irán podría llegar a la bomba violando el acuerdo.

Pero la segunda gran concesión crea un peligro aún mayor: Irán podría llegar a la bomba, manteniendo el trato. Debido a que casi todas las restricciones sobre el programa nuclear de Irán caducarán automáticamente en aproximadamente una década.

Ahora, una década puede parecer mucho tiempo en la vida política, pero es un abrir y cerrar de ojos en la vida de una nación. Es un abrir y cerrar de ojos en la vida de nuestros hijos. Todos tenemos la responsabilidad de considerar lo que va a suceder cuando las capacidades nucleares de Irán sean prácticamente incontenibles y se hayan levantado todas las sanciones. Irán pasará a ser libre para desarrollar una enorme capacidad nuclear, que le permita fabricar muchas, muchas bombas nucleares.

El líder supremo de Irán lo dice abiertamente. Él dice, Irán planea tener 190 mil centrifugadoras, no 6.000 o incluso las 19.000 que Irán tiene hoy, sino 10 veces esa cantidad, 190.000 centrifugadoras que enriquecen uranio. Con esta capacidad masiva, Irán podría crear combustible para un arsenal nuclear y todo esto en cuestión de semanas, una vez que se tome esa decisión.

Mi viejo amigo John Kerry, Secretario de Estado, confirmó la semana pasada que Irán podría legítimamente poseer esa capacidad centrífuga masiva cuando el acuerdo expire.

Ahora quiero que piensen en eso. El patrocinador más importante del terrorismo global podría estar a semanas de tener suficiente uranio enriquecido para todo un arsenal de armas nucleares, y esto con completa legitimidad internacional.

Y por cierto, el programa de misiles balísticos intercontinentales de Irán no es parte del acuerdo, y hasta el momento, Irán se niega incluso a ponerlo sobre la mesa de negociaciones. Bueno, Irán podría tener los medios para lanzar ese arsenal nuclear y atacar lugares recónditos de la tierra, incluyendo todo el territorio de los Estados Unidos.

Así que ya ven, mis amigos, este acuerdo estipula dos concesiones importantes: uno, dejar a Irán con un vasto programa nuclear y dos, el levantamiento de las restricciones a ese programa en cerca de una década. Es por eso que este acuerdo es tan malo. No bloquea el camino de Irán hacia obtener la bomba; sino que allana el camino de Irán hacia la bomba.

Así que, ¿por qué alguien firmaría este trato? ¿Por la esperanza de que Irán cambiará para mejor en los próximos años, o por la creencia de que la alternativa a este acuerdo es peor?

Bueno, no estoy de acuerdo. Yo no creo que el régimen radical de Irán vaya a cambiar para mejor después de este acuerdo. Este régimen ha estado en el poder durante 36 años, y su apetito voraz por la agresión crece con cada año que pasa. Este acuerdo podría aumentar el apetito, sería sólo aumentar el apetito de Irán por más.

¿Podría Irán ser menos agresivo cuando se eliminen las sanciones y su economía sea más fuerte? Si Irán está devorando cuatro países en este momento mientras está bajo sanciones, ¿Cuántos países más devorará cuando se levanten las sanciones? ¿Financiaría Irán menos terrorismo si tuviera montañas de dinero con las cuales financiar más terrorismo?

¿Por qué cambiaría el régimen radical de Irán para mejor cuando se puede disfrutar de lo mejor de ambos mundos: la agresión exterior y la prosperidad en el hogar?

Esta es una pregunta que todos nos hacemos en nuestra región. Los vecinos de Israel y los vecinos de Irán saben que Irán será aún más agresivo y patrocinará el terrorismo aún más cuando su economía prospere y se le haya dado un camino claro a la bomba.

Y muchos de estos vecinos dicen que van a responder obteniendo armas nucleares propias. Así que este acuerdo no cambiará a Irán para mejor; sólo cambiará el Medio Oriente para peor. Un acuerdo que supuestamente debería prevenir la proliferación nuclear, desatará en vez una carrera armamentista nuclear en la parte más inestable del planeta.

Este acuerdo no será un adiós a las armas. Será una despedida al control de armas. Y el Medio Oriente pronto estará lleno de amenazas nucleares. Una región donde las pequeñas escaramuzas pueden desencadenar grandes guerras, se convertirá en un polvorín nuclear.

Si alguien piensa que este acuerdo pone fin a los problemas, se equivoca. Cuando lleguemos al final del camino, nos enfrentaremos a un Irán mucho más peligroso, a un Oriente Medio lleno de bombas nucleares y a una cuenta regresiva para una potencial pesadilla nuclear.

Señoras y señores, he venido aquí hoy para decirles que no tenemos que arriesgar la seguridad del mundo en la esperanza de que Irán vaya a cambiar para mejor. Nosotros no tenemos que jugar con nuestro futuro y con el futuro de nuestros hijos.

Podemos insistir en que las restricciones sobre el programa nuclear de Irán no sean levantadas por el tiempo que Irán continúe su agresión en la región y en el mundo.

Antes de levantar esas restricciones, el mundo debería exigir a Irán tres cosas. En primer lugar, detener su agresión contra sus vecinos en el Oriente Medio. En segundo lugar…

En segundo lugar, dejar de apoyar el terrorismo en todo el mundo.

Y en tercer lugar, dejar de amenazar con aniquilar a mi país, Israel, el único Estado judío.

Gracias.

Si las potencias mundiales no están preparadas para insistir en que Irán cambie su comportamiento antes de que se firme un acuerdo, por lo menos deberían insistir en que Irán cambie su comportamiento antes de que expire dicho acuerdo.

Si Irán cambia su comportamiento, se levantarían las restricciones. Si Irán no cambia su comportamiento, no se deben levantar las restricciones.

Si Irán quiere ser tratado como un país normal, primero que actúe como un país normal.

Mis amigos, ¿qué pasa con el argumento de que no hay alternativa a este acuerdo, que los conocimientos nucleares de Irán no se puede borrar, que su programa nuclear es tan avanzado que lo mejor que podemos hacer es retrasar lo inevitable, que es esencialmente lo que el acuerdo propuesto pretende hacer?

Bueno, los conocimientos nucleares sin una infraestructura nuclear no llevan muy lejos. Un conductor sin un coche no puede conducir. Un piloto sin un avión no puede volar. Sin miles de centrifugadoras, toneladas de uranio enriquecido o instalaciones de agua pesada, Irán no puede fabricar armas nucleares.

El programa nuclear de Irán se puede revertir mucho más allá de la propuesta actual, insistiendo en un mejor trato y mantener la presión sobre un régimen muy vulnerable, especialmente teniendo en cuenta el reciente colapso en el precio del petróleo.

Ahora, si Irán amenaza con alejarse de la mesa de negociaciones —y esto sucede a menudo en un bazar persa— hay que darse cuenta de que es un bluff. Volverán, porque necesitan el acuerdo mucho más que nosotros.

Y manteniendo la presión sobre Irán y sobre los que hacen negocios con Irán, ustedes tienen el poder de hacer que lo necesiten aún más.

Amigos míos, por más de un año, nos han dicho que ningún acuerdo es mejor que un mal acuerdo. Bueno, este es un mal acuerdo. Es un muy mal acuerdo. Estamos mejor sin él.

Ahora se nos dice que la única alternativa a este mal acuerdo es la guerra. Eso no es verdad.

La alternativa a este mal acuerdo es un buen acuerdo.

Un acuerdo que no deje a Irán con una vasta infraestructura nuclear y un tiempo de pausa tan corto. Un acuerdo que mantenga las restricciones sobre el programa nuclear de Irán en su lugar hasta que termine la agresión iraní.

Un acuerdo que no daría a Irán un camino fácil hacia la bomba. Un acuerdo que a Israel y sus vecinos no les guste, pero con el que puedan vivir, literalmente. Y ningún país…

…Ningún país tiene una participación mayor, ningún país tiene una participación superior a Israel en un buen negocio que elimine pacíficamente esta amenaza.

Señoras y señores, la historia nos ha colocado en una encrucijada fatídica. Ahora tenemos que elegir entre dos caminos. Un camino lleva a un mal acuerdo que en el mejor de los casos limita las ambiciones nucleares de Irán por un tiempo, pero lleva inexorablemente a un Irán con armas nucleares cuya agresión desenfrenada conducirá inevitablemente a la guerra.

El segundo camino, aunque es difícil, podría dar lugar a un trato mucho mejor, que impida un Irán con armas nucleares, un Oriente Medio nuclearizado, y las terribles consecuencias de ambos para toda la humanidad.

No tienen que leer a Robert Frost para saber. Tienen que vivir la vida para saber que el camino difícil suele ser el menos transitado, pero marcará toda la diferencia para el futuro de mi país, la seguridad de Oriente Medio y la paz del mundo, la paz, que todos deseamos.

Amigos míos, hacer frente a Irán no es fácil. Con regímenes oscuros y asesinos nunca lo es. Con nosotros esta hoy el sobreviviente del Holocausto y ganador del Premio Nobel Elie Wiesel.

Elie, tu vida y tu trabajo le dan sentido a las palabras, “nunca más”.

Y me gustaría poder prometer, Elie, que las lecciones de la historia se han aprendido. Yo sólo puedo instar a los líderes del mundo a no repetir los errores del pasado.

No sacrificar el futuro por el presente; no hacer caso omiso de la agresión en la esperanza de obtener una paz ilusoria.

Pero sí te puedo garantizar esto: los días en que el pueblo judío se quedó de brazos cruzados ante los enemigos genocidas, esos días han terminado.

Ya no estamos esparcidos entre las naciones, sin poder defendernos. Restauramos nuestra soberanía en nuestra antigua tierra. Y los soldados que defienden nuestro hogar tienen coraje sin límites. Por primera vez en 100 generaciones, nosotros, el pueblo judío, podemos defendernos.

Es por eso que, como primer ministro de Israel, te puedo prometer una cosa más: Incluso si Israel tiene que defenderse solo, Israel se defenderá.

Pero sé que Israel no está solo. Sé que Estados Unidos está con Israel.

Yo sé que ustedes están con Israel.

Están con Israel porque saben que la historia de Israel no es sólo la historia del pueblo judío, sino del espíritu humano que se niega una y otra vez a sucumbir ante los horrores de la historia.

Frente a mí, en lo alto de esta galería, está la imagen de Moisés. Moisés condujo a nuestro pueblo de la esclavitud a las puertas de la Tierra Prometida.

Y antes de que el pueblo de Israel entrara en la tierra de Israel, Moisés nos dio un mensaje que nos ha armado de valor por miles de años. Los dejo con su mensaje hoy, (hablando en hebreo), “Sé fuerte y decidido, no temas a ellos”.

Amigos míos, que Israel y Estados Unidos estén siempre juntos, fuertes y decididos. Que ni el miedo ni el temor a los retos fructifique. Que podamos afrontar el futuro con confianza, fortaleza y esperanza.

Que Dios bendiga al Estado de Israel y que Dios bendiga a los Estados Unidos de América.

Gracias. Muchas gracias. Gracias a todos.

Son maravillosos.

Gracias, América. Gracias.

Gracias.

Publicado originalmente en United with Israel, editado por AishLatino.com

Israeli PM Benjamin Netanyahu’s Full Speech To Congress (March 3, 2015)

https://www.youtube.com/watch?v=lELXynhbS84

Fuente:

http://www.aishlatino.com/iymj/mo/Discurso-de-Netanyahu-en-el-Congreso-de-los-EEUU-en-espanol.html?s=show

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s