ISAÍAS – ישעיהו

viewer-Isaiah

Isaías 60

Levántate y resplandece porque ha llegado tu luz; la gloria del Eterno se ha levantado sobre ti, pues, he aquí que las tinieblas cubrirán la tierra y habrá una densa oscuridad sobre los pueblos pero sobre ti se levantará el Eterno y Su gloria será vista sobre ti. Las naciones irán hacia tu luz y los reyes se desplazaran hacia tu resplandor naciente. Alza tus ojos enredador y mira. Todos ellos han sido convocados y vienen a ti. Tus hijos viene de lejos y tus hijas son llevadas a su lado. Tú veras y estarás radiante; Se pasmara tu corazón y se ensanchara porque la abundancia del mar se volverá hacia ti y las riquezas de las naciones vendrán a ti. La caravana de camellos, de dromedarios de Madián(Midian), de Efa(Eifa), todos procedentes de Saba Te cubrirán. Traerán oro e incienso y proclamaran alabanzas al Eterno. Todos los rebaños de Kedar seran juntados a ti. Los carneros de Nabayon(N´vayon) serán para tu servicio. Elevaran sobre Mi altar un sacrificio agradable y Yo glorificare Mi gloriosa Casa. ¡Quienes son estos que vuelven como una nube, como las palomas a su palomar? De seguro, las islas Me aguardarán y los bracos de Tarsis primero para traer a tus hijos desde lejos con su plata y su oro por el nombre del Eterno tu Dios y por el Santo de Israel porque te ha glorificado. Extranjeros construirán tus muros; sus reyes te ayudaran porque aunque te herí en Mi ira, en Mi favor me he compadecido de ti. Tus puertas estarán permanentemente abiertas, día y noche. No serán cerradas para que los hombres puedan traerte la riqueza de las naciones y que sus reyes vengan en procesión; porque la nación y el reino que no te serviría, perecerá. Esas naciones serán completamente desoladas. La gloria del Líbano vendrá hacia ti; el ciprés, el olmo y el alerce juntamente para hermosear el lugar de Mi santuario. Y haré glorioso el lugar de Mis pies. Los hijos de quienes te afligieron vendrán a postrarse ante ti. Y todos los que te despreciaron se inclinaran a la altura de los talones de tus pies y te llamaran la ciudad del Eterno, la Sión del Santo de Israel. Aunque fueras abandonada y aborrecida, de modo que ningún hombre pasa por ti, yo haré que seas gloria eterna, gozo de muchas generaciones. Y mamarás la leche de las naciones; mamarás los pechos de los reyes y sabrás que Yo, el Eterno soy tu salvador. Yo el Todopoderoso de Jacob, soy tu Redentor. Por bronce, traeré oro y por hierro traeré plata; por madera, bronce y por piedra, hierro. También daré paz a tus funcionarios y justicia a tus magistrados. La violencia no se oirá más en la tierra, ni la desolación ni la destrucción dentro de tus fronteras sino que llamarás a tus muros Salvación y a tus puertas Alabanza. El sol no será más tu luz de día, ni te dará luz la luna por su resplandor sino que el Eterno será luz eterna y tu Dios será tu gloria. Tu sol no bajara más, ni se ira tu luna, porque el Eterno será para ti luz permanente y se acabaran los días de tu luto. Tu pueblo será compuesto solo de justos que heredaran la tierra para siempre. Renuevos plantados por Mí, obra de Mis manos, en las que Me glorío. El más pequeño vendrá a ser mil y el menor una nación poderosa. Yo el Eterno, Me apresuraré en su tiempo.

61

El espíritu de Dios, el Señor, es sobre mi porque el Eterno me ha ungido para traer buenas noticias al humilde. Me ha enviado para vendar a los de corazón quebrantado, para proclamar libertad al os cautivos y la apertura de los ojos a los que están vendados; para proclamar el año de la buena voluntad del Eterno y el día de la venganza de nuestro Dios; para consolar a los deudos; para alegrar a l

os que lloran en Sión, dándoles una guirnalda en vez de cenizas, el óleo del regocijo en vez de la pesadumbre, el manto de la alabanza en vez del espíritu doliente, para que sean llamados terebintos de justicia plantados por el Eterno para Su gloria. Y reconstruirán las antiguas desolaciones, volverán a levantar lo arrasado y renovaran las ciudades destruidas. Se levantaran los extranjeros, alimentaran a vuestros rebaños, serán vuestros labradores y vuestros viñadores. Pero vosotros seréis llamados los sacerdotes del Eterno. Los hombres os llamarán ministros de nuestro Dios. Comeréis las riquezas de las naciones y os adornaréis con su magnificencia. En compensación por la vergüenza soportada cuando otros se regocijaban diciendo: “La confusión es su porción”, en vuestra tierra poseeréis el doble y habrá gozo eterno para vosotros. Porque Yo, el Eterno amo la justicia, odio el latrocinio y la iniquidad. Y les daré su retribución en verdad. Haré un pacto eterno con ellos. Y será conocida su primogenitura entre las naciones y su descendencia entre los pueblos. Todos los que lo vean reconocerán que pertenecen a la nación que ha bendecido al Eterno.

Me deleitaré en el Eterno. Se regocijará mi alma en mi Dios porque me ha vestido con las ropas de la salvación. Me ha cubierto con el manto de la victoria como un novio se pone una diadema sacerdotal y como una novia se adorna con sus joyas. Porque como los productos brotan de la tierra y  como el huerto siembra semillas las cuales se desarrollan, así  Dios el Señor, traerá la victoria y la gloria que brotará delante de todas las naciones.

62

Por Sión no guardaré silencio y por Jerusalén no descansaré hasta que salga su triunfo como resplandor y su salvación como una antorcha que quema. Y las naciones verán su triunfo. Todos los reyes presenciarán tu gloria y serán llamados por un nombre nuevo designado por boca del Eterno. Serás también corona de belleza en la mano del Eterno y una diadema real en la mano abierta de tu Dios.

No te darán más la mala fama de abandonada y a tu tierra no la considerarán más desolada sino que te llamarán Jeftziba (Mi deleite en ella) y a tu tierra Beúla (casada, poseída) porque el Eterno se deleita en ti y tu tierra será poseída. Porque así como un mancebo se desposa con una doncella, así tu constructor se desposará contigo; como el novio se regocija de su novia, así se regocijará tu Dios de ti. He emplazado centinelas sobre tus muros, oh Jerusalén. Nunca se descuidarán, ni de día ni de noche. Los que recordáis al Eterno, sus promesas, no toméis descanso, ni Le concedáis descanso hasta que establezca a Jerusalem y vuelva a hacer de ella una alabanza en la tierra. El Eterno a jurado por Su mano derecha y por el brazo de Su fuerza: “De seguro, no daré más de tu trigo para que sirva de alimento a tus enemigos; los extranjeros no beberán más tu vino por el cual has trabajado, sino que quienes lo cosecharon, lo comerán alabando al Eterno; los que lo vendimiaron, lo beberán en los atrios de Mi Santuario”.

¡Pasad, pasad por los portones! ¡Despejad el camino del pueblo, alzad la calzada, recoged las piedras, enarbolad una bandera sobre los pueblos! He aquí que el Eterno ha proclamado hasta el confín de la tierra, decid a la hija de Sión: “He aquí que viene tu salvación. He aquí que Su recompensa es con Él y su recompensa delante de Él”.

Y los llamarán pueblo santo, redimido por el Eterno. Y serás llamada la buscada, ciudad no abandonada.

ISAIAS 60 Corregido

Isaias 61 Corregido

Isaias 62 Corregido

 

 

 

 

Advertisements

6 thoughts on “ISAÍAS – ישעיהו

    • Amen!
      Pedro, que el Eterno de los Ejércitos, el Di-s Altísimo te continue confortando a traves de las Sagradas Escrituras, y te conceda a ti y todos los de tu casa gozo y paz que sobrepasa todo entendimiento.

  1. Rita, este es uno de los pasajes mas hermosas con una preciosa promesa., que levanta al abatido, gracias. por lo oportuno en este día.

  2. Rita que bonitos capítulos es Yeshua reinando la profesia de su gobierno en la Jerusalen celestial …Hashem te guarde ahora y siempre.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s