¡SHABBAT SHALOM!

BALAK

Parashá Balak

Números 22:2 – 25:9

IMG_0482

(…) Moab estaba aterrorizada a causa de los hijos de Israel, (…) Y Balac, hijo de Zipor, que en ese tiempo era Rey de los moabitas, envió mensajeros a Balaam, hijo de Beor, que vivía en Petor, que esta cerca del río en la tierra de los hijos de su pueblo para decirle: “He aquí que un pueblo venido de Egipto que cubre la faz de la tierra y ahora habita frente a mí. Te ruego que maldigas a esta gente porque es demasiado poderosa para mí.

(…) Entonces él les dijo: “Pasad aquí esta noche y yo os responderé según lo que me diga el Eterno”.

Y le dijo Dios a Balaam: “No iras con ellos ni maldecirás a ese pueblo porque bendito es”.

IMG_0483

(…) Y los emisarios se presentaron ante Balaam y le dijeron: “Así dice Balac, hijo de Zipor, (…) Te honraré en gran manera y te haré lo que desees. Ven, pues, te lo ruego y maldice a ese pueblo”.

Pero Balaam les contesto a los servidores de Balac:

“Aunque me dé su casa repleta de plata y oro, no puedo transgredir la palabra del Eterno mi Dios, ni en más, ni en menos (…)

Y se presento Dios a Balaam esa noche y le dijo: “Si los hombres vienen a buscarte, levántate y ve con ellos, más solo lo que Yo te diga, eso es lo que harás”. Y balaam se levanto de mañana, ensilló su asna y se fue con los enviados de Moab. Se encendió la ira de Dios por su partida con ellos y el ángel del Eterno se puso en el camino para obstaculizarle (…)

IMG_0484

(…) Y la asna vio al angel del Eterno parado en el camino esgrimiendo una espada en la mano y entonces la asna se desvió de su trayecto y se introdujo en el campo (…)

IMG_0485

(…) Entonces el Eterno abrió los ojos de Balaam, quien entonces vio al ángel del Eterno en el camino con la espada desenvainada en la mano. Al momento, se prosternó Balaam, rostro a tierra. Y le dijo el ángel del Eterno: ¿Por qué castigaste tres veces a tu asna?

Porque Yo salí a tu encuentro para cerrarte el camino, que es malo ante Mí. El asna me vio (sin que tu lo advirtieras) y quiso apartarse de delante de Mí tres veces. Si ella no me hubiera esquivado, (Yo) te habría matado, dejándola a ella viva”.

Entonces le dijo Balaam al ángel del Eterno: “He pecado porque no advertí que que Tú estabas ante mí en el camino. Y ahora, si este camino es malo ante Tus ojos, me volveré”

Y le contesto el ángel del Eterno a Balaam: “Vé con los hombres, pero hablarás sólo lo que Yo te diga” (…)

Y el Eterno puso palabra en la boca de Balaam, diciendole: Vuelve a Balac y así le hablarás” (…)

Y elevo esta invocación: “De Aram me trajo Balac, rey de Moab, de los montes del Oriente y me dijo: “Ven, maldice a Jacob; ven desafía a Israel. Mas ¿cómo he de maldecir a quien Dios no maldice? Mas ¿cómo he de excretar a quien no excretó el Eterno? Desde lo alto lo veo y desde la cima de las colinas Lo contemplo, Su pueblo será solitario y no se contará entre las demás gentes. ¿Quien puede contar el polvo de Jacob? ¿Quien puede contar ni siquiera la cuarta parte del pueblo de Israel?

IMG_0486

(…) Y le dijo Balac: “Que te ha dicho el Eterno?”. Y Balaam pronunció esta invocación: “Levántate Balac y escucha. presta atención, oh hijo de Zipor. Dios no es un hombre para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. Si Él lo ha dicho, ¿acaso no cumplirá? Si Él ha hablado, ¿no quedará establecido? Él que bendijo me dio orden de bendecir, impedido estoy de desoírlo? No ha visto pecado en Jacob. En israel, no ha visto maldad. Dios el Eterno está con él y el clamor de un rey está entre ellos. Dios los libró de Egipto con la fortaleza de un toro salvaje. Porque no hay magia en Jacob, ni hechicería en Israel. A su tiempo, se dirá de Jacob e Israel: ¡Qué prodigios obró Dios! Y el pueblo se alzará como una leona y será engrandecido como un león, pues no descansará hasta comer la presa y beber la sangre de los exterminados”. Y le dijo Balac a Balaam: “No los maldigas del todo, ni los bendigas del todo”, pero Balaam le respondió: “¿No te he dicho que debo hacer todo lo que me diga el Eterno?

IMG_0487

¡Cuan hermosas son tus tiendas, oh Jacob y tus moradas oh Israel! Como los arroyos que se agitan, como jardines a orilla del río, como áloes plantados por el Eterno, como cedros dibujando en las aguas. Fluirá el agua de sus cantaros, su simiente prosperará en abundancia, su rey será enaltecido más que Agag y su reino será engrandecido. Dios, que lo libró de Egipto es para él como la fuerza de un toro salvaje. Devorará pueblos enemigos haciendo crujir sus dientes y los atravesará con sus certeras saetas. Se agachó y se recostó como un león y como una leona ¿Quién se animará a sacudirlo para despertarlo? Bendito sea el que te bendice y maldito sea el que te maldice.

 Fuente:

LA BIBLIA, HEBREO-ESPAÑOL

Versión castellana

Conforme a la tradición judía por Moisés Katznelso.

Foto:

https://en.wikipedia.org/wiki/Balak_(parsha)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s