Isaías 44

Y ahora oye, oh Jacob, siervo Mío, e Israel, a quien he escogido. (2) Así dice el Eterno que te hizo, te formó desde el seno y a Quien te ayudará: No temas, oh Jacob, siervo Mío, ni tú Jesurún (Yeshurún, el pueblo de Israel) a quien he escogido, (3) porque derramaré agua sobre la tierra sedienta y torrentes sobre la tierra seca. Verteré Mi espíritu sobre tu primogenitura y Mi bendición sobre tu descendencia. (4) Y brotarán entre la hierba como sauces junto a los cursos de agua. (5) Uno dirá: “Soy del Eterno”, otro se llamará por el nombre de Jacob y otro escribirá con su mano al Eterno y se apellidará con el nombre de Israel.

(6) Así dice el Eterno, el Rey de Israel y su redentor el Eterno de los Ejércitos: “Yo soy el primero y Yo soy el ultimo; aparte de Mí, no hay Dios. (7) ¿Y quién como Yo puede proclamarlo? Que lo declare y lo declare delante de Mí como yo lo he hecho desde que escogí al pueblo antiguo. Que declare las cosas que suceden y las que ocurrirán. (8) No temáis, ni tengáis miedo. ¿No os lo había anunciado desde antiguo? Vosotros sois mis testigos: ¿Hay Dios aparte de Mí? No, no hay otra Roca. No conozco ninguna otra. (9) Los que se hacen una imagen esculpida son todos vanidades, sus obras preciadas no les aprovechan y sus propios testigos no ven, no saben para que se avergüencen. (10) ¿Quién ha fabricado un Dios o labrado una imagen que valga para alguna cosa? (11) he aquí que todos esos individuos serán abochornados. Y esos artesanos más hábiles que los hombres, ¡júntense, preséntense! (12) El herrero hace una hacha, la trabaja en las ascuas, le da forma con martillo y la trabaja con su fuerte brazo. Pero, si esta hambriento, pierde su vigor. Si no bebe agua, desfallece. (13) El carpintero extiende la regla, traza la marca con un buril, da la forma con cincel, marca con el compás y hace algo semejante a la figura de un hombre, conforme a la belleza de un hombre para vivir en la casa. (14) Corta para él cedro, toma una encina, un roble y escoge para sí entre los arboles del bosque. Planta un haya y la lluvia la nutre. (15) Luego, un hombre lo usa como combustible y toma de él para calentarse y cuece pan.  Hace un Dios y lo adora. Hace una imagen esculpida y se postra ante ella. (16) Quema la mitad en el fuego. Con la mitad come carne. Prepara asado y queda satisfecho. Se calienta y dice: “¡Ah! Siento calor. He visto el fuego”. (17) Con el resto se hace un dios, un ídolo; se postra ante él, lo adora y le eleva preces. Y dice: “Líbrame, porque tú eres mi dios”. (18) No saben, ni entienden, porque sus ojos fueron cerrados para que no puedan ver. Y sus corazones, ni hay conocimiento, ni comprensión para decir: “He quemado la mitad en el fuego. También he cocido pan sobre las ascuas. He  asado carne y la he comido. ¿Haré entonces del resto una abominación? ¿He de postrarme ante la rama de un árbol?”. (20) Revuelve las cenizas y un corazón engañado le ha extraviado de modo que no puede librar su alma, ni decir: “¿No hay una mentira en mi mano derecha?”.

(21) Recuerda tales cosas, oh Jacob e Israel, porque eres Mi siervo. ¡Oh Israel, no debes olvidarme! (22) He borrado tus transgresiones como si fuera una nube espesa y como si tus pecados fueran una nube. Vuelve a Mí porque te he redimido. (23) Cantad oh cielos porque el Eterno lo ha hecho. Los lugares más bajos de la tierra griten. Tanto las montañas entonen cántico como el bosque y todo árbol que hay en él. Por cuanto el Eterno ha redimido a Jacob y se ha glorificado en Israel.

(24) Así dice el Eterno, tu redentor, el que te formó desde el seno: Yo soy el Eterno que hace todas las cosas; que expande los cielos por sí solo; que extiende la tierra también solo; (25) que frustra las señales de los impostores y hace enloquecer a los adivinos, que entontece a los sabios  inutilizando su conocimiento; (26) que confirma la palabra a Su siervo y lleva a cabo el consejo de Sus mensajeros; que dice de Jerusalén: “Será despoblada y de las ciudades de Judá: “Serán reconstruidas y volveré a levantar lo desolado”; (27) que dice al profundo (mar): “Sécate y secaré tus ríos”; (28) que dice de Ciro (Coresh): “ Es Mi pastor y realizará todos Mis deseos” y que dice de Jerusalén : “Será reconstruida”. Y al templo: Serán puesto sus cimientos”.

 

https://ritasibbick.com/2016/09/09/compartiendo-la-tora-ii/

https://ritasibbick.com/2016/08/27/compartiendo-la-tora-i/

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s