Nehemías (Nejemiyá)

nehemias-estudiando-las-ruinas-de-los-muros1

Hagamos como en el tiempo de Nehemías y construyamos el Templo. 

Do as in the time of Nehemiah and build the Temple.

בית המקדש, Beit Hamikdash

NEHEMÍAS

La palabra de Nehemías (Nejemiyá) hijo del Helcías (Jajal’yá). Y aconteció en el mes de Kislev, en el año vigésimo de (Artajerjes), estando yo en Susán (Shushán), la capital, (2) que Jananí, uno de mis hermanos vino de Judea (Yehudá), él y otros hombres y les pregunté acerca de los judíos que quedaban, de los que se habían librado del cautiverio y acerca de Jerusalén (Yerushaláyim). (3) Y me respondieron: “El resto de los que quedaron del cautiverio en la provincia están en gran aflicción y oprobio. El muro de Jerusalén esta derribado y los portones están quemados a fuego”. (4) Y ocurrió, cuando oí tales palabras, que me senté y lloré y quede así desolado durante varios días, ayuné y oré ante el Dios de los cielos, (5) Y dije: “Te ruego, oh Eterno, Dios del cielo, grande y poderoso, que guardes el Pacto y tengas misericordia para con los que Te aman y guardan Tus mandamientos; (6) que preste atención Tu oído y estén abiertos Tus ojos para que escuches la plegaria que yo, siervo Tuyo, pronuncio ahora ante Ti, día y noche, por los hijos de Israel, Tus siervos, en confesión de los pecados de los hijos de Israel que hemos cometido contra Ti. Sí, yo y mi casa paterna hemos pecado. (7) Hemos obrado inicuamente contra Ti y no hemos cumplido los mandamientos ni los estatutos ni los preceptos que Tú dictaste a Tu siervo Moisés (Moshé), (8) Te ruego que Te acuerdes de la palabra que Tú ordenaste a Tu siervo Moisés diciendo: “Si obráis traicioneramente, yo os esparciré entre los pueblos, (9) pero si retornáis a Mí y guardáis Mis mandamientos componiéndolos, aunque vuestros dispersos estén en los confines más remotos del cielo, Yo los traeré de allí y los reuniré en el lugar que he elegido para que Mi nombre more allí”. (10) Bien pues, éstos son Tus siervos y Tú pueblo al que Tú redimiste con Tu gran poder y por Tu mano poderosa. (11) Oh Eterno, te lo ruego, que esté atento Tu oído a la plegaria de Tu siervo y a las oraciones de Tus siervos que se complacen en temer Tu Nombre; da prosperidad, te lo ruego, a Tu siervo el día de hoy y haz que halle misericordia ante los ojos de aquel hombre”, a la sazón, yo era copero del rey. 2 (…)

reconstruccionmuralla

2(19) pero cuando Sambalat horonita y Tobías el siervo amonita y Guesem (Guéshem) el árabe se enteraron de ello, se burlaron de nosotros y nos dijeron despectivamente: “¿Qué es lo que hacéis? ¿Os rebeláis contra el rey?” (29) Y les conteste diciéndoles: “El Dios del cielo nos hará salir adelante. Por tanto, nosotros Sus siervos, nos levantaremos y construiremos. Pero vosotros no tenéis parte, ni derecho, ni recuerdo en Jerusalén.

3(1) Y se levantó Eliasib (El’yasiv) con sus hermanos los sacerdotes y construyeron el portón de las ovejas, lo santificaron y colocaron las puertas. Lo consagraron hasta la torre de Haméa (del ciento) y la torre de Hananel. (…)

(33) Pero aconteció que cuando Sanbalat supo que construíamos la muralla se indignó en gran manera y se burló de los judíos. (34) Y hablo entre sus hermanos y el ejército de Samaria (Shomrón) diciendo:

“¿Qué hacen estos débiles judíos? ¿Se les ha de permitir? ¿Querrán acaso sacrificar? ¿Van a terminar hoy? ¿Harán revivir acaso las piedras de los montones de escombros, viendo que están consumidas?”. (35) Y Tobías amonita que estaba junto a él dijo: “¡Hasta la zorra, si sube allí, puede derribar el muro de piedra que están construyendo!”

(36) (Entonces oramos): “Escucha, oh Eterno, Dios nuestro, como nos desprecian y haz recaer las ofensas de ellos sobre sus mismas cabezas y entrégalos al despojo en una tierra de cautiverio, (37) y no cubras sus iniquidades y no sean borrados sus pecados de delante de Ti, porque Te han afrentado ante los constructores”. (38) Así construimos la muralla, la cual fue ensamblada hasta la mitad de su altura, porque el pueblo trabajo con ahínco.

4(1) Pero ocurrió que, cuando Sanbalat, Tobías, los árabes, los amonitas y los asdoditas supieron que la reparación de los muros de Jerusalén iban adelante y que las brechas comenzaron a cerrarse, se indignaron en gran manera, (2) y conspiraron todos juntos para venir a pelear contra Jerusalén y sembrar allí la confusión. (3) Pero elevamos nuestra plegaria a Dios y nos pusimos en guardia contra ellos día y noche. (4) Y decían (los de) Judea: “Desfallecen ya las fuerzas de los cargadores y los escombros son muchos, por lo que no seremos capaces de (terminar de) construir la muralla”. (5) Y decían nuestros adversarios: “Ellos no sabrán ni verán, hasta que caigamos en medio de ellos y los matemos, haciendo que el trabajo cese” (6) Y ocurría que cuando venían los judíos que moraban con ellos, nos decían (hasta) diez veces: “Debéis volver a nosotros desde todos los lugares”. (7) Entonces aposté en los lugares bajos detrás de la muralla y en los claros a la gente, por familias, con sus espadas, sus lanzas y sus arcos. (8) Miré, me levanté y dije a los nobles, a los funcionarios y al resto del pueblo: “No temáis. Acordaos del Señor, grande y terrible; pelead por vuestros hermanos, vuestros hijos y vuestras hijas, vuestras mujeres y vuestras viviendas”.

(9) Y sucedió que, cuando nuestros enemigos se enteraron de que conocíamos (su confabulación) y que Dios había desbaratado sus intenciones, volvimos todos nosotros a la muralla, cada cual en su trabajo. (10) Y ocurrió desde ese momento que la mitad de mis servidores trabajaban en la obra y la otra mitad sostenía las lanzas, los escudos, los arcos y las corazas, y los funcionarios estaban detrás de toda la estirpe de Judá. (11) Asimismo los que edificaban la muralla y los que portaban cargas y los que se las daban, con una mano trabajaban en la obra y con la otra  tenían un arma arrojadiza. (12) También los que construían portaban cada cual su espada ceñida en sus lomos y así edificaban y el que tocaba (alarma) con la trompeta estaba a mi lado. (13) Y les dijo a los nobles, a los funcionarios y al resto del pueblo: “La obra es grande y larga y estamos separados sobre el muro, cada cual lejos del otro.

(14) Doquiera oyereis el son de la trompeta, acudid presto a nosotros. Nuestro Dios peleará por nosotros. (15) Así trabajamos en la obra. La mitad de ellos tenían lanzas desde la aurora hasta que aparecían las estrellas. (16) También en ese tiempo le dije al pueblo: “Que cada uno se aloje con su siervo dentro de Jerusalén, para  que de noche haya un guardia y podamos trabajar de día”.

© Copyright 2010 CorbisCorporation

Reflexión:

It is interesting how since ancient times, the Arabs, were jealous of just seeing the Jews build their walls.

Es interesante ver como desde los tiempos antiguos, los árabes, tenían celos de solo ver a los judíos reconstruir sus murallas.

Can you believe it?

¿Puedes creerlo?

For a moment let’s get in the place of Israel; building our house, calm, happy, or in a hurry to finish it soon, and your neighbor are telling you; It’s going to fall! It is a waste of time! And, not satisfied with verbal attacks, they decides to call other neighbors to attack and destroy our house.

Por un momento pongámonos en el lugar de Israel; construyendo nuestra casa, tranquilos, felices,  o apurado por terminarla pronto, y tu vecino te vocifere; ¡Se va a caer tu construcción! ¡Por gusto construyes!  Y, no satisfecho con ataques verbales, decide llamar a otros vecinos para atacarnos y destruir nuestra  casa.

Now, in this time of age, Arabs and other nations have the same attitude.

Ahora, en este tiempo nada ha cambiado, los árabes y las demás naciones tienen la misma actitud.

Do not build! Do not build!

¡No construyas! ¡No construyas!

It’s tiring!

¡Ya cansa!

The only difference I see in this time, is the attitude of Israel, he strives to please both nations, not his Maker, The Lord of Hosts. Therefore, I am not surprise at the  foolish decision of UNESCO.

Lo único diferente que veo en este tiempo, es la actitud de Israel,  se esmera tanto  por agradar a las naciones, y  no a su Hacedor, El Eterno de los Ejércitos. Por tal motivo, no me asombra en nada la insensata decisión de la UNESCO.

Stop! / ¡Ya basta!

 ¿Acaso las naciones han afrentado a Israel?

Do the nations face Israel?

¿No es acaso que han afrentado a Di-s, el Eterno de los Ejércitos?

Or instead aren´t they facing God, the Lord of Hosts?

Hagamos como en el tiempo de Nehemías y construyamos el Templo.

Do as in the time of Nehemiah and build the Temple.

3 (36) (Entonces oramos): “Escucha, oh Eterno, Dios nuestro, como nos desprecian y haz recaer las ofensas de ellos sobre sus mismas cabezas y entrégalos al despojo en una tierra de cautiverio, (37) y no cubras sus iniquidades y no sean borrados sus pecados de delante de Ti, porque Te han afrentado ante los constructores”.

4 (10) Y ocurrió desde ese momento que la mitad de mis servidores trabajaban en la obra y la otra mitad sostenía las lanzas, los escudos, los arcos y las corazas, y los funcionarios estaban detrás de toda la estirpe de Judá. (11) Asimismo los que edificaban la muralla y los que portaban cargas y los que se las daban, con una mano trabajaban en la obra y con la otra  tenían un arma arrojadiza. (12) También los que construían portaban cada cual su espada ceñida en sus lomos y así edificaban y el que tocaba (alarma) con la trompeta estaba a mi lado.

jerus-n4i

Fuente de la foto: Google

https://es.wikipedia.org/wiki/Templo_de_Jerusal%C3%A9n

http://www.buenanueva.net/biblia/3-biblia3er_anio/3_16_regreso-exilio.html

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s