BALAK

Números 22(2) Y Balac, hijo de Zipor, vio todo lo que Israel le había hecho a los amorreos. (3) Temió mucho Moab al pueblo porque era numeroso y como la gente de Moab estaba aterrorizada a causa de los hijos de Israel, (4) los ancianos de Midián fueron consultados, diciéndoles:”Ahora lamerá esa gente todo lo que nos rodea, como lame el buey la hierba del campo”. Y Balac, hijo de Zipor, que en ese tiempo era rey de los moabitas, (5) envió mensajeros a Balaam, hijo de Beor, que vivía en Petor, que está cerca del río en la tierra de los hijos de su pueblo para decirle:”He aquí que un pueblo salido de Egipto cubre la faz de la tierra y ahora habita frente a mí. (6) Te ruego que maldigas a esta gente porque es demasiado poderosa para mí. Quizá pueda lograr derrotarlos y expulsarlos de la tierra porque sé que aquel a quien bendices, bendito es y a quien maldices maldito es”. (7) Y los ancianos de Moab con los ancianos de Midián fueron con el precio del conjuro en sus manos y abordaron a Balaam, a quien le refirieron las palabras de Balac. (8) Entonces él les dijo: “Pasad aquí esta noche y yo os responderé según lo que me diga el Eterno”. Sólo los emisarios de Moab se quedaron con Balaam. (9) Se presentó Dios a Balaam y le preguntó: “¿Quiénes son estos hombres que están contigo?”. (10) Y le contesto Balaam a Dios: “Balac, hijo de Zipor, rey de Moab, me ha enviado a Ti diciendo: (11) He aquí que hay un pueblo venido de Egipto que cubre la faz de la tierra. Ven y maldícelos, pues quizá así podré pelear contra ellos y expulsarlos”. (12) Y le dijo Dios a Balaam: “No irás con ellos ni maldecirás a ese pueblo porque bendito es”. (13) Y se levantó Balaam a la mañana, temprano y le dijo a los enviados de Balac: “Volved a vuestra tierra porque el Eterno no quiere que yo vaya con vosotros”. (14) Y los enviados de Moab se retiraron e informaron a Balac. “Balaam se niega a ir con nosotros”. (15) Entonces Balac envió a mucha gente importante y más honorable que la anterior. (16) Y los nuevos emisarios se presentaron ante Balaam y le dijeron: “Así dice Balac, hijo de Zipor: Por favor, no dejes de venir a mi. (17) Te honraremos en gran manera y te haré lo que desees. Ven pues, te ruego y maldice a ese pueblo”. (18) Pero Balaam le contestó a los sirvientes de Balac: “Aunque Balac me dé su casa repleta de plata y oro, no puedo trasgredir la palabra del Eterno, ni Dios, ni en más, ni en menos. (19) Pero os ruego que paséis aquí la noche para saber qué más me dirá el Eterno”. (20) Y se presentó Dios a Balaam esa noche y le dijo: “Si los hombres vienen a buscarte, levántate y ve con ellos, más solo lo que Yo te diga, eso es lo que harás”. (21) Y Balaam se levantó de mañana, ensilló su asna y se fue con los invitados de Moab. (22) Se encendió la ira de Dios por su partida con ellos y el ángel del Eterno se puso en el camino para obstaculizar. Iba Balaam montado en su asna, llevando consigo a dos de sus criados. (23) Y la asna vio al ángel del Eterno parado en el camino esgrimiendo una espada en la mano y entonces la asna se desvió de su trayecto y se introdujo en el campo; Balaam castigó a su asna para que retornara a su dirección anterior, (24) pero el ángel del Eterno se situó en el sendero del viñedo, con una cerca a un lado y otra cerca al otro lado. (25) Y cuando el animal vio al ángel del Eterno, se apretujó contra una de las cercas, quedando atrapada una pierna de Balaam, quien indignado, fustigó nuevamente el asna. (26) Y el ángel del Eterno, se apretujó contra una de las cercas, quedando atrapada una pierna de Balaam, quien indignado, fustigó nuevamente al asna. (26) Y el ángel del Eterno avanzó un poco más hasta colocarse en una angostura que no dejaba margen para desviarse ni a la derecha, ni a la izquierda. (27) Y cuando el asna vio al ángel del Eterno, se echó debajo de Balaam, quien enfurecido, la fustigó más aún. (28) El Eterno abrió entonces la boca al asna, que le dijo a Balaam: “¿Qué te he hecho yo para que me hayas castigado tres veces?”. (29) A lo que respondió Balaam:”Porque te burlas de mí. Si tuviera una espada en la mano, te mataría ahora mismo”. (30) Y el asna volvió a preguntarle: “¿No soy acaso tu asna, sobre la que has cabalgado tanto tiempo hasta hoy? ¿Te he hecho alguna vez cosa semejante?”, y él respondió:”No”. (31) Entonces el Eterno abrió los ojos de Balaam, quien entonces vio al ángel del Eterno en el camino con la espada desenvainada en la mano. Al momento, se prosternó Balaam, rostro a tierra. (32) Y le dijo el ángel del Eterno: “¿Por qué castigas tres veces a tu asna? Porque yo salí a tu encuentro para cerrarte el camino, que es malo ante Mí. (33) El asna Me vio (sin que tu lo advirtieras) y quiso apartase de delante de mí tres veces. Si ella no me hubiera esquivado, (Yo) te habría matado dejándola a ella viva”. (34) Entonces, le dijo Balaam al ángel del Eterno:”He pecado porque no advertí que Tú estabas ante mí en el camino. Y ahora, si este camino es malo a Tus ojos, me volveré”. (35) Y le contestó el ángel del Eterno a Balaam:”Ve con los hombres pero hablarás sólo lo que Yo te diga”. Balaam, pues, prosiguió la marcha con los emisarios de Balac. (36) Y cuando éste supo que Balaam había llegado salió a su encuentro a la ciudad de Moab, que está en el linde del Arnón, en el extremo del límite. (37) Y le dijo Balac a Balaam:”Por cierto que te mandé que te trajeran. ¿Por qué no querías venir? ¿Acaso no estoy en situación de tratarte con la honra que se te debe? . (38) Y le replicó Balaam a Balac:”Heme aquí, pero ¿acaso podré decir cualquier cosa? La palabra que Dios ponga en mi boca es la que diré”. (39) Y fueron Balaam y Balac a la ciudad de Huzot, (40) donde Balac brindó sacrificios de vacunos y ovinos y los envió a Balaam y a los jefes que estaban con él. (41) Y por la mañana tomó Balac a Balaam y lo hizo subir al altozano de Baal para que pudiera ver allí gran parte del pueblo.

23(1) Y le dijo Balaam a Balac:”Constrúyeme siete altares aquí y prepárame siete toros y siete carneros”. (2) Balac hizo lo que le había indicado Balaam a Balac:” Quedate ahí junto a tu holocausto mientras yo me alejo, a ver si se me aparece el Eterno. Entonces lo que Él me diga, yo te lo diré”. Y se alejó hacia otra colina. (4) Y en verdad, Dios se le apareció a Balaam y éste Le dijo:”He preparado siete altares y he ofrecido en cada uno un toro y un carnero”. (5) Y el Eterno puso palabras en la boca de Balaam, diciendo:”Vuelve a Balac y así le hablarás”: (6) Y volvió a donde estaba Balac, junto a su holocausto, él y todos los jefes de Moab. (7) Y elevó esta invocación: “De Aram me trajo Balac, rey de Moab, de los montes del oriente y me dijo:”Ven, maldice a Jacob; ven, desafía a Israel (8) Mas ¿cómo he de maldecir a quien Dios no maldice? Mas ¿cómo he de execrar aquien no execró al Eterno? (9) Desde lo alto de las rocas Lo veo y desde la cima de las colinas Lo comtemplo, Su pueblo será solitario y no se contará entre las demás gentes. (10) ¿Quién puede contar el polvo de Jacob? ¿Quién puede contar ni siquiera la cuarta parte del pueblo de Israel? Muera yo la muerte de los justos y que mi final sea como tal”. (11) Entonces le dijo Balac a Balaam:” ¿Qué me has hecho? Te encomendé que maldijeras a mis enemigos, pero tú los colmas de bendiciones”. (12) Y le contestó Balaam:”Acaso no debo procurar decir sólo lo que el Eterno pone en mi boca?. (13) Y le replico Balac: “Ven conmigo, te lo ruego, a otro sitio desde donde las veas, aunque no a todos ellos y los maldeciras desde allí”. (14) Y lo condujo al campo de Zofim, hasta la cumbre del monte Pisgá, erigió siete alatres y ofreció un toro y un carnero en cada altar. (15) Y le dijo Balac:” Quédate aquí junto a tu holocausto mientras yo voy más allá (a Su encuentro). (16) Y se apareció el Eternoa Balaam y puso palabras en su boca, diciendo:”Vuelve adonde está Balac y de tal modo le hablarás” , (17) y cuando retornó a él, he aquí que permaneció junto a su holocausto y los jefes de Moab estaban con él. Y le dijo Balac:” ¿Qué te ha dicho el Eterno?”. (18) Y Balaam pronunció esta invocación:”Levantate, Balac y escucha. Presta atención, oh hijo de Zipor. (19) Dios no es un hombre para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. Si Él lo ha dicho, ¿acaso no cumplirá? Si el ha hablado, ¿no quedará establecido? (20) Él que bendijo me dio orden de bendecir, impedido estoy de desoírlo. (21) No ha visto pecado en Jacob. En Israel, no ha visto maldad. Dios, el Eterno está con él y el clamor de un rey esta sobre ellos. (22) Dios los libró de Egipto con la fortaleza de un toro salvaje. (23) Porque no hay magia en Jacob, ni hechicería en Israel. A su tempo, se dirá de Jacob e Israel: ¡Qué prodigio obró Dios! (24) Y el pueblo se alzará como una leona y será engrandecido como un león, pues no descansará hasta comer la presa y beber la sangre de los exterminadores”. (25) Y e dijo Balac a Balaam:”No los maldigas del todo, ni los bendigas del todo”, (26) pero Balaam le respondió:” ¿No te he dicho que debo hacer todo lo que me diga el Eterno?”. (27) Y Balac insistió:”Ven Balaam, te lo ruego, a otro lugar. Quizá le aprezca bien a Dios que tú los maldigas desde allí”. (28) Y Balac llevó a Balaam a la cima del monte Peor, frente al desierto. (29) Y le dijo Balaam a Balac: “Construyeme siete altares y prepárame siete toros y siete carneros”. (30) “Construyeme siete altares y prepárame siete toros y siete carneros”. (30) E hizo Balac una vez más lo que le había dicho Balaam y sacrificó un toro y un carnero en cada altar.

24(1) Y cando Balaam vió que al Eterno le complacía bendecir aIsrael.no fue como otras veces en busca de maleficios o de hechizo sino que volvió su rostro al desierto. (2) Levantó la vista y vio a Israel habitando en sus tiendas conforme a sus tribus y el espíritu del Eterno era sobre él. (3) Pronunció esta invocación:”Palabras de  Balaam, hijo de Beor; palabra del hombre del ojo abierto. (4) Palabra del que escucha lo que dice Dios y tiene visiones del Todopoderoso, en medio del sueño con los ojos abiertos. (5) ¡Cuan hermosas son tus tiendas, oh Jacob y tus moradas, oh Israel! (6) como los arroyos que se agitan, como jardines a orillas del río, como áloes plantados por el Eterno, como cedro dibujándose en las aguas. (7) Fluirá el agua de sus cántaros, su simiente prosperará en abundancia, su rey será enaltecido más que Agag y su reino será engrandecido. (8) Dios, que lo libró de Egipto es para él como la fuerza de un toro salvaje. Devorará pueblos enemigos haciendo crujir sus huesos y los atravesará con su certera saeta. (9) Se agachó y se recostó como un león y como una leona ¿Quién se animará a sacudirlo para despertarlo? Bendito sea el que te bendice y maldito sea el que te maldice. (10) Y se enfureció Balac contra Balaam, batiendo las palmas y le dijo:”Yo te llamé para que maldijeras a mis enemigos pero tú los has bendecido tres veces. (11) Vete pues a tu lugar. Pensé en honrarte en gran manera, pero he aquí que el Eterno ha impedido que te honre”. (12) Y le contesto Balaam a Balac: ¿Acaso no les dije a tus mensajeros: (13) Aunque Balac me dé su casa llena de plata y oro, no puedo transgredir el mandato del Eterno haciendo lo que me plazca sino que debo hacer lo que me diga el Eterno”’ (14) Ahora pues, retornaré a mi pueblo pero antes, te advertiré lo que ese pueblo hará al tuyo hasta los días postreros”. (15) Entonces dijo este oráculo:”palabra de Balaam, hijo de Beor, palabra del hombre del ojo abierto. (16) Palabra que le transmitió Dios mismo, cuyo conocimiento le es revelado en visión del Altísimo, con el ojo abierto. (17) Lo veo, pero no ahora. Lo percibo, pero no está cercano. Veo que una estrella emerge de Jacob y un cetro surge de Israel, hiere los extremos de Moab y aniquila a los hjos de Set. (18) Tomará Edom por heredad y conquistará Seir a sus enemigos y con ello prosperará Israel (19) y de Jacob saldrá el gobernante que destruirá el resto de la ciudad”. (20) Y sobre Amelec, dio este oráculo:”Primero entre los pueblos es Amelec, pero se perderá para siempre. (21) Y sobre los quenitas (o cíneos) dio este oráculo: “Fuerte es tu morada y en la peña se yergue tu nido”. (22) pero arrasado será por Asur (Asiria), que te tomará cautivo”. (23) Y dio otro oráculo: ¡Ay, quién vivirá cuando Dios haga esto! (24) Vendrán naves de Quitim (presumiblemente romanos) que afligirán a Asur al otro lado (del eufrates) y también ellos (los de Quitim) perecerán para siempre”. (25) Y se levantó Balaam, volvió a su lugar y Balac siguió también su propio camino.

25(1) Acampó Israel en Sétim y se prostituyó el pueblo con las hijas de Moab, (2) que los atrajeron hacia los sacrificios que ofrecían a sus dioses, ante quienes llegó a prosternarse el pueblo. (3) Y al entregarse Israel a Baal Peor, se encendió la ira del Eterno contra su pueblo. (4) Y le dijo el Eterno a Moisés: “Toma a todos los jefes del pueblo (incursos e idolatría) y cuélgalos ante el Eterno contra el sol para que la ira del Eterno se aparte de Israel”. (5) Y le dijo Moisés a los jueces de Israel: “Que cada cual mate a sus hombres ligado a báal Peor”. (6) Y he aquí que vino uno de los hijos de Israel, acercó a una midianita entre sus hermanos, ante los ojos de Moisés y de toda la congregación de los hijos de Israel que lloraban a la entrada del Tabernáculo. (7) Y cuando Fineas, hijo de Eleazar, hijo de Aarón el (sumo) sacerdote, vio eso, tomó una lanza en la mano (8) y fue tras el varón de Israel a la tienda y con el arma atravesó a ambos, al hombre y a la mujer, en el vientre. Así fue contenida la plaga sobre los hijos de Israel. (9) Y los que murieron en la plaga fueron veinticuatro mil.

Reflexión:

¿Que concepto tenían de Israel?

22(3) Temió mucho Moab al pueblo porque era numeroso y como la gente de Moab estaba aterrorizada a causa de los hijos de Israel, (4) los ancianos de Midián fueron consultados, diciéndoles:”Ahora lamerá esa gente todo lo que nos rodea, como lame el buey la hierba del campo”

¿Que concepto tenían de Balaam?

Y Balac, hijo de Zipor, que en ese tiempo era rey de los moabitas, (5) envió mensajeros a Balaam, hijo de Beor, que vivía en Petor, que está cerca del río en la tierra de los hijos de su pueblo para decirle:”He aquí que un pueblo salido de Egipto cubre la faz de la tierra y ahora habita frente a mí. (6) Te ruego que maldigas a esta gente porque es demasiado poderosa para mí. Quizá pueda lograr derrotarlos y expulsarlos de la tierra porque sé que aquel a quien bendices, bendito es y a quien maldices maldito es”

¿Cómo es considerado Israel para Di-s?

(12) Y le dijo Dios a Balaam: “No irás con ellos ni maldecirás a ese pueblo porque bendito es”.

¿Qué le ofrecieron a Balac para que maldiga a Israel?

(16) Y los nuevos emisarios se presentaron ante Balaam y le dijeron: “Así dice Balac, hijo de Zipor: Por favor, no dejes de venir a mi. (17) Te honraremos en gran manera y te haré lo que desees. Ven pues, e ruego y maldice a ese pueblo”.

¿Qué respondió Balaam?

(18) Pero Balaam le contestó a los sirvientes de Balac: “Aunque Balac me dé su casa repleta de plata y oro, no puedo trasgredir la palabra del Eterno, ni Dios, ni en más, ni en menos. (19)

¿Di-s se le presentaba a Balaam?

(20) Y se presentó Dios a Balaam esa noche y le dijo: “Si los hombres vienen a buscarte, levántate y ve con ellos, más solo lo que Yo te diga, eso es lo que harás”.

¿No había pecado en Israel?

(19) Dios no es un hombre para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. Si Él lo ha dicho, ¿acaso no cumplirá? Si el ha hablado, ¿no quedará establecido? (20) Él que bendijo me dio orden de bendecir, impedido estoy de desoírlo. (21) No ha visto pecado en Jacob. En Israel, no ha visto maldad. Dios, el Eterno está con él y el clamor de un rey esta sobre ellos. (22) Dios los libró de Egipto con la fortaleza de un toro salvaje. (23) Porque no hay magia en Jacob, ni hechicería en Israel. A su tempo, sed irá de Jacob e Israel: ¡Qué prodigio obró Dios! (24) Y el pueblo se alzará como una leona y será engrandecido como un león, pues no descansará hasta comer la presa y beber la sangre de los exterminadores”.

Y la asna vio al ángel del Eterno parado en el camino esgrimiendo una espada en la mano y entonces la asna se desvió de su trayecto y se introdujo en el campo; Balaam castigó a su asna para que retornara a su dirección anterior, (24) pero el ángel del Eterno se situó en el sendero del viñedo, con una cerca a un lado y otra cerca al otro lado. (25) Y cuando el animal vio al ángel del Eterno, se apretujó contra una de las cercas, quedando atrapada una pierna de Balaam, quien indignado, fustigó nuevamente el asna. (26) Y el ángel del Eterno, se apretujó contra una de las cercas, quedando atrapada una pierna de Balaam, quien indignado, fustigó nuevamente al asna. (26) Y el ángel del Eterno avanzó un poco más hasta colocarse en una angostura que no dejaba margen para desviarse ni a la derecha, ni a la izquierda. (27) Y cuando el asna vio al ángel del Eterno, se echó debajo de Balaam, quien enfurecido, la fustigó más aún. (28) El Eterno abrió entonces la boca al asna, que le dijo a Balaam: “¿Qué te he hecho yo para que me hayas castigado tres veces?”. (29) A lo que respondió Balaam:”Porque te burlas de mí. Si tuviera una espada en la mano, te mataría ahora mismo”. (30) Y el asna volvió a preguntarle: “¿No soy acaso tu asna, sobre la que has cabalgado tanto tiempo hasta hoy? ¿Te he hecho alguna vez cosa semejante?”, y él respondió:”No”. (31) Entonces el Eterno abrió los ojos de Balaam, quien entonces vio al ángel del Eterno en el camino con la espada desenvainada en la mano. Al momento, se prosternó Balaam, rostro a tierra. (32) Y le dijo el ángel del Eterno: “¿Por qué castigas tres veces a tu asna? Porque yo salí a tu encuentro para cerrarte el camino, que es malo ante Mí. (33) El asna Me vio (sin que tu lo advirtieras) y quiso apartase de delante de mí tres veces. Si ella no me hubiera esquivado, (Yo) te habría matado dejándola a ella viva”. (34) Entonces, le dijo Balaam al ángel del Eterno:”He pecado porque no advertí que Tú estabas ante mí en el camino. Y ahora, si este camino es malo a Tus ojos, me volveré”

¿Porque los libro Di-s? ¿Di-s no veía maldad en Israel? ¿En el futuro, como esta representado Israel?

23 (19) Dios no es un hombre para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. Si Él lo ha dicho, ¿acaso no cumplirá? Si el ha hablado, ¿no quedará establecido? (20) Él que bendijo me dio orden de bendecir, impedido estoy de desoírlo. (21) No ha visto pecado en Jacob. En Israel, no ha visto maldad. Dios, el Eterno está con él y el clamor de un rey esta sobre ellos. (22) Dios los libró de Egipto con la fortaleza de un toro salvaje. (23) Porque no hay magia en Jacob, ni hechicería en Israel. A su tempo, se dirá de Jacob e Israel: ¡Qué prodigio obró Dios! (24) Y el pueblo se alzará como una leona y será engrandecido como un león, pues no descansará hasta comer la presa y beber la sangre de los exterminadores”

¿Quién se animará a sacudirlo para despertarlo?

24(5) ¡Cuan hermosas son tus tiendas, oh Jacob y tus moradas, oh Israel! (6) como los arroyos que se agitan, como jardines a orillas del río, como áloes plantados por el Eterno, como cedro dibujándose en las aguas. (7) Fluirá el agua de sus cantaros, su simiente prosperará en abundancia, su rey será enaltecido más que Agag y su reino será engrandecido. (8) Dios, que lo libró de Egipto es para él como la fuerza de un toro salvaje. Devorará pueblos enemigos haciendo crujir sus huesos y los atravesará con su certera saeta. (9) Se agachó y se recostó como un león y como una leona ¿Quién se animará a sacudirlo para despertarlo? Bendito sea el que te bendice y maldito sea el que te maldice.

¿Balac se enfureció y dijo que el Eterno le había impedido que lo honre?

(10) Y se enfureció Balac contra Balaam, batiendo las palmas y le dijo:”Yo te llamé para que maldijeras a mis enemigos pero tú los has bendecido tres veces. (11) Vete pues a tu lugar. Pensé en honrarte en gran manera, pero he aquí que el Eterno ha impedido que te honre”.

¿Cual fue la respuesta de Balaam a Balac?

(12) Y le contesto Balaam a Balac: ¿Acaso no les dije a tus mensajeros: (13) Aunque Balac me dé su casa llena de plata y oro, no puedo transgredir el mandato del Eterno haciendo lo que me plazca sino que debo hacer lo que me diga el Eterno”

¿Advertencia e os días postreros?

(14) Ahora pues, retornaré a mi pueblo pero antes, te advertiré lo que ese pueblo hará al tuyo hasta los días postreros”. (15) Entonces dijo este oráculo:”palabra de Balaam, hijo de Beor, palabra del hombre del ojo abierto. (16) Palabra que le transmitió Dios mismo, cuyo conocimiento le es revelado en visión del Altísimo, con el ojo abierto. (17) Lo veo, pero no ahora. Lo percibo, pero no está cercano. Veo que una estrella emerge de Jacob y un cetro surge de Israel, hiere los extremos de Moab y aniquila a los hjos de Set. (18) Tomará Edom por heredad y conquistará Seir a sus enemigos y con ello prosperará Israel (19) y de Jacob saldrá el gobernante que destruirá el resto de la ciudad”.

¿Que pasará con Amelec?

(20) Y sobre Amelec, dio este oráculo:”Primero entre los pueblos es Amelec, pero se perderá para siempre. (21) Y sobre los quenitas (o cíneos) dio este oráculo: “Fuerte es tu morada y en la peña se yergue tu nido”. (22) pero arrasado será por Asur (Asiria), que te tomará cautivo”. (23) Y dio otro oráculo: ¡Ay, quién vivirá cuando Dios haga esto! (24) Vendrán naves de Quitim (presumiblemente romanos) que afligirán a Asur al otro lado (del eufrates) y también ellos (los de Quitim) perecerán para siempre”. (25) Y se levantó Balaam, volvió a su lugar y Balac siguió también su propio camino.

25(1) Acampó Israel en Sétim y se prostituyó el pueblo con las hijas de Moab, (2) que los atrajeron hacia los sacrificios que ofrecían a sus dioses, ante quienes llegó a prosternarse el pueblo(…)

Fuente de la foto:

http://he.chabad.org/library/article_cdo/aid/1897655

Fuente del león:

http://www.holyclock.com/

https://daf-yomi.com/DYItemDetails.aspx?itemId=28597

https://www.pinterest.se

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s