¡¡Bendecid al Eterno, oh alma mía!!

Salmo 101

(1) Salmo de David. Cantaré por Tu misericordia y Tu justicia, oh Eterno. Te cantaré alabanzas. (2) Cuidaré el camino de la integridad. ¿Cuando vendrás Tú a mí? Yo andaré dentro de mi casa en la integridad de mi corazón. (3) No pondré ninguna cosa mala delante de mis ojos. Odio el hacer cosas tortuosas. eso no se me pegará. (4) El corazón perverso se alejará de mí. No conoceré cosas malas. (5) Al que calumnie secretamente a su prójimo, yo le destruiré. Al que es altanero de ojos y arrogante de corazón no le toleraré. (6) Mis ojos están sobre los fieles de la tierra, para que puedan morar conmigo. El que anduvo en el camino de la integridad me ha de servir. (7) El que obra engaño no morará dentro de mi casa. El que dice falsedades no será establecido delante de mis ojos. (8) Día a día destruiré a todos los malvados de la tierra. Exterminaré a todos los obradores de iniquidad de la ciudad del Eterno.

Salmo 102

Plegaria del afligido, cuando desfallece y vuelca su queja ante el Eterno. (2) ¡Oh Eterno, escucha mi plegaria, y llegue mi clamor a Ti! (3) No me ocultes Tu rostro en el día de la aflicción. Inclina Tu oido a mi. Cuando llamo de día respóndeme prestamente, (4) porque mis días son consumidos como humo, y mis huesos son quemados como en un horno. (5) Mi corazón es hollado como la hierba y se marchita, y me olvido de comer pan. (6) A causa de la voz de mis suspiros, mis huesos se pegan a mi carne. (7) Soy como un pelicano del desierto. Me he convertido en un búho de los lugares desolados. (8) Vigilo, y me he convertido en gorrión que está solo sobre el tejado. (9) Mis enemigos me provocan todo el día, y me insultan como enloquecidos. (10) Porque he comido cenizas como el pan y mezclado mi bebida con lágrimas, (11) a causa de Tu indignación y Tu ira. Porque Tú me has tomado y me has arrojado. (12) Mis días son como una sombra que se estira, y estoy marchito como hierba. (13) Pero, Tú, oh Eterno, te sientas entronizado para siempre, y Tu Nombre es para todas las generaciones. (14) Tú te levantarás y tendrás compasión de Sión, porque es tiempo de ser benevolente con ella, pues ha llegado el tiempo fijado. (15) Por cuanto Tus siervos se complacen en sus piedras, y aman su polvo. (16) Así las naciones temerán el Nombre del Eterno, y todos los reyes de la tierra Tu gloria. (17) Cuando el Eterno haya construido Sión, cuando Él haya aparecido en Su gloria, (18) cuando Él haya considerado la plegaria del desvalido y no haya despreciado su plegaria, (19) esto será escrito para la generación futura, y un pueblo que será creado alabará al Eterno. (20) Porque Él ha mirado hacia abajo desde lo alto de Su santuario. Desde el cielo contempló el Eterno la tierra, (21) para oír el lamento del prisionero, para liberar a los que están condenados a muerte, (22) para que los hombres hablen del Nombre del Eterno en Sión, y de Su alabanza en Jerusalén. (23) (Todo esto)cuando los pueblos sean reunidos, y (también) los reinos, para servir al Eterno. (24) Él debilitó mi fuerza en el camino. Acortó mis días. (25) Yo digo: “Oh Dios mío, no me lleves en medio de mis días, Tú cuyos años perduran a través de todas las generaciones. (26) Desde antiguo Tú pusiste los basamentos de la tierra, y los cielos son la obra de Tus manos. (27)Ellos perecerán, pero Tú perdurarás. Sí, todos ellos se gastarán como una vestidura. Como tal Tú los cambiarás, y ellos pasarán. (28) Pero Tú eres siempre el mismo, y Tus años no tienen fin. (29) Los hijos de Tus siervos morarán seguros, y su simiente será establecida delante de Ti”.

Salmo 103

(1) Salmo de David. bendice al Eterno, oh alma mía. Y todo lo que hay dentro de mí bendiga Su santo Nombre . (2) Bendice al Eterno, oh alma mía y no olvides todos Sus beneficios. (3) (Él es) Quien perdona todas tus iniquidades, Quien cura todas tus enfermedades, (4) Quien libra tu vida del hoyo, Quien te rodea con amor y tierna misericordia, (5) Quien satisface tu vejez con cosas hermosas, para que tu juventud sea renovada como el águila. (6) El Eterno ejecuta justicia, actos de justicia para los oprimidos. (7) Dio a conocer Sus caminos a Moisés, y Sus acciones a los hijos de Israel. (8) El Eterno lleno es de compasión y de gracias, lento en ira, y abundante en misericordia. (9) No contenderá siempre, ni albergará ira para siempre. (10) no nos ha hecho conforme a nuestros pecados, ni nos ha dado lo que merecíamos por nuestras iniquidades, (11)porque así como el cielo es alto sobre la tierra, así de grande es Su misericordia para con los que Te temen. (12) Tanto como dista al oriente del occidente, Él ha alejado de nosotros nuestras transgresiones, (13) Como un padre que tiene compasión de sus hijos, así tiene el Eterno compasión de los que Le temen. (14) Porque Él conoce nuestra fragilidad. Se acuerda que somos polvo. (15) En cuanto al hombre sus días son como la hierba. Como una flor del campo, así florece. (16) Porque el viento pasa sobre él y desaparece, y del lugar donde estaba no se sabe más. (17) Pero la misericordia del Eterno es desde la eternidad hasta la eternidad para los que le temen, y Su justicia para los hijos de los hijos, (18) para los que cumplen Su pacto, y los que se acuerdan de Sus preceptos cumpliéndolos. (19) El Eterno estableció Su trono en los cielos, y Su reino gobierna a todos (los pueblos). (20) Bendecid al Eterno, oh ángeles Suyos, poderosos en fuerzas, que cumplen Su palabra, escuchando la voz de Su palabra. (21) Bendecid al Eterno, oh ejércitos Suyos, ministros Suyos, que hacéis Su voluntad. (22) Bendigan al Eterno toda Sus obras, en todos los lugares de Su dominio. Bendecid al Eterno, oh alma mía.

Salmo 104

(1) Bendecid al Eterno, oh alma mía. ¡Oh Eterno, Dios mío, cuando grande eres!Tú eres revestido de gloria y majestad, (2) Te cubres con luz como si fuera un manto, extiendes los cielos como una cortina , (3) colocas las vigas de Tus cámaras superiores en las aguas, haces de las nubes Tu carro de guerra, andas sobre las alas del viento, (4) haces de los vientos Tus mensajeros, del fuego flamígero Tus ministros. (5) Tú estableciste la tierra sobre sus fundamentos para que no fuera nunca movida. (6)Tú la cubriste con el mar profundo como una vestimenta. Las aguas desbordaron las montañas. (7) Ante Tu represión huyeron. A la voz de Tu trueno se apresuraron en irse. (8) Se levantaron las montañas y se hundieron los valles, hasta el lugar que Tú estableciste para ellos. (9)Pusiste un límite para que no pasaran de allí (aguas) y no volvieran a cubrir la tierra. (10) Tú envías manantial a los valles, que corren entre las montañas. (11) Dan de beber a cada bestia del campo. Los asnos monteses apagan su sed. (12) Al lado de ellos viven las aves del cielo, que cantan entre las ramas. (13) ) (Eres el) que riega las montañas desde Tus cámaras superiores. la tierra está llena del fruto de Tus obras. (14) (Eres el) que hace que crezca la hierba para el ganado, y la verdura para el servicio del hombre, y el grano para sacar el pan d ella tierra, (15) y el vino que alegra el corazón del hombre, poniéndole el rostro más brillante que el aceite y el pan que fortalece el corazón del hombre. (16) Los árboles del Eterno tienen amplia fronda. Son los cerros del Líbano, que Él plantó, (17) donde los pájaros hacen sus nidos. En cuanto a la cigüeña , los abetos de su casa. (18) Las latas montañas son para las cabras monteses. Las rocas son refugio de los conejos. (19) Eres el que constituyó la luna para (fijar) los tiempos. El sol conoce (el tiempo de) su puesta. (20) Haces las tinieblas, y es de noche cuando todas las bestias del bosque se ponen en movimiento. (21) Los leoncillos rugen tras su presa, y buscan su alimento De Dios. (22) Cuando se levanta el sol se recogen y se echan en sus guaridas. (23) El hombre va tras su trabajo y su labor hasta el anochecer. (24) ¡Cuán múltiples son Tus obras, oh Eterno! En sabiduría los has hecho a todos. La tierra está llena de Tus criaturas. (25) He allí el mar, grande y anchuroso, donde se mueven innumerables seres, criaturas vivas, pequeñas y grandes. (26) Allí van los barcos. Allí está el leviatán, a quien Tú formaste para que jugueteara allí. (27) Todos ellos Te esperan, para que puedas alimentarlos a su debido tiempo. (28) Les das el alimento; y lo recogen. Abres Tu mano, y ellos quedan satisfechos. (29) ocultes Tu rostro, y ellos se esfuman. Les retiras el aliento, y perecen, volviendo al polvo. (30)Envías Tu aliento y con él son creados, y así Tú renuevas la faz de la tierra. (31) Él mira la tierra, y ella se estremece. Él toca las montañas, y de ellas sale humo. (33) Cantaré al Eterno mientras viva. Cantaré alabanzas a mi Dios mientras yo tenga ser. (34) Sea mi melodía dulce para Él. En cuanto a mí, me alegraré en el Eterno. (35) Cesen los pecadores de la tierra, y los inicuos no sean más. Bendecid al Eterno, oh alma mía. ¡Aleluya (Aleluyá, alabad a Dios)!

Salmo 105

(1) Alabad al Eterno, invocad Su nombre. Dad a conocer Sus acciones entre los pueblos. (2) Cantadle, cantadle alabanzas, hablad de Sus obras maravillosas. (3) Gloriaos en Su santo nombre. Regocíjese el corazón de los que buscan al Eterno. (4) Buscad al Eterno y Su fuerza. Buscad Su rostro continuamente. (5) Acordaos de las maravillosas obras que Él ha hecho, de Sus portentos, y de los juicios de Su boca, (6) oh simiente de Abraham Su siervo, oh hijos de Jacob Sus escogidos. (7) Él es el Eterno nuestro Dios. Sus juicios están en toda la tierra. (8) Se acordó de Su Pacto para siempre, la palabra que ordenó para mil generaciones. (9) (el Pacto) que hizo con Abraham y Su juramento a Isaac (Yitzjac), (10) y estableció a Jacob por estatuto, a Israel por Pacto eterno, (11) diciendo:”A ti te daré la tierra de Canaán (C´naán), lo que te ha tocado por herencia”. (12) Cuando no eran más que unos pocos en número, muy pocos, y extranjeros con ellos, (13) y cuando iban de nación en nación, de un reino a otro pueblo, (14) Él no toleraba que hombre alguno procediera mal. Por ellos reprobaba a los reyes: (15) “No toquéis a Mis ungidos, y no hagáis daño a Mis profetas”. (16) y Él hizo venir el hambre sobre la tierra. Quebró totalmente el báculo de pan. (17) Envió a un hombre ante ellos. José (Yosef) fue vendido como esclavo. (18) Sus pies fueron lacerados con grillos, y su cuerpo fue aprisionado con hierro, (19) hasta el tiempo en que se cumplió su palabra. La palabra del Eterno  lo puso a prueba. (20) El rey ordenó que le soltaran. El propio gobernante de pueblo le puso en libertad. (21) le puso por amo de su casa y administrador de todas sus posesiones, (22) para atar a sus príncipes a su voluntad, y enseñar sabiduría a sus ancianos. (23) Israel también vino a Egipto, y Jacob habitó como extranjero en la tierra de Cam. (24) y Él hizo que Su pueblo se incrementara en gran manera, haciendolo poderoso para sus adversarios. (25) Hizo que el corazón de ellos odiara a Su pueblo, para traer a Sus siervos con astucia. (26) Mandó a Moisés Su siervo, y a Aarón, a quienes Él había elegido. (27) Obraron ellos Sus señales y maravillas en la tierra de Cam. (28) Envío tinieblas, y todo quedó oscuro, y no se rebelaron contra Su palabra. (29) Convirtió sus aguas en sangre, y mató a sus peces. (30) Aparecieron ranas a montones, hasta en las recamarás reales. (31) Habló, y vinieron miradas de tábanos, y piojos en todos sus terminas. (32) les dio granizo por lluvia, y fuego flamígero en su tierra. (33) Hirió también sus viñas y sus higueras, y destrozó los árboles de sus lindes. (34) Habló  y vino la langosta, y oruga sin número, (35) que comieron cada hierba en la tierra. (36) Hirió también a todo primogénito en al tierra, los primeros frutos de todo el vigor de ellos, (37) Y sacó a Su pueblo con plata y oro. No hubo nadie que tropezara entre Sus tribus. (38) Egipto de alegró cuando se fueron, por el temor de lo que había sucedido por ellos. (39) El extendió una nube por pantalla, y fuego para dar luz de noche. (40) Ellos pidieron, y Él trajo codornices, y les dio en abundancia el pan del cielo. (41) Abrió la roca, y surgieron aguas de ella, que corrieron y formaron un río en el sequedal. (42) Porque Él se acordó de Su santa palabra, dada a Abraham Su siervo. (43) Y condujo a su pueblo con alegría, pues Sus escogidos cantaban. (44) Y Él les dio las tierras de las naciones, y ellos tomaron la albor de los pueblos en posesión, (45) para que guardaran Sus estatutos y observaran Sus leyes.

 

Salmo 106

(1) ¡Aleluya!Alabad al Eterno, porque Él es benevolente, Su misericordia perdura por siempre.(2) ¡Quien puede expresar las portentosas acciones del Eterno o hacer oír toda Su alabanza? (3) Felices son los que guardan justicia y proceden con rectitud en todo tiempo. (4) Acuérdate de mí, oh Eterno, cuando favorezca a Tu pueblo. Piensa en mí, en la salvación de Tu parte, (5) para que yo pueda contemplar la prosperidad de Tus elegidos y regocijarme en la alegría de tu Nación y gloriarme con Tu heredad. (6) Hemos pecado con nuestros padres. Hemos obrado con iniquidad. Nos hemos comportado con maldad.  (7) Nuestros padres en Egipto no prestaron atención a Tus maravillas. No sea cortaron de la multitud de Tus compasiones, sino que fueron rebeldes en el mar, en el Mar Rojo (Suf). (8) Sin embargo, Él los salvó, por consideración a Su nombre, para que Su inmenso poder fuese conocido. (9)Reprendió al mar Rojo, que se secó, y los condujo por las profundidades, como se fuera por un desierto. (10) y los salvó de la mano de los que les odiaban, y los libró de la mano del enemigo. (11) Y las aguas cubrieron a sus adversarios. No quedó ninguno de ellos. (12) Entonces ellos creyeron en Sus palabras y Le cantaron alabanzas. (13) mas pronto olvidaron Sus prodigios. No esperaron Su consejo, (14) sino que ansiaron demasiadas cosas en el desierto y pusieron a prueba a Dios allí. (15) Y él les dio lo que le habían pedido, pero envió flaqueza a sus almas. (16) También tuvieron envidia de Moisés en el campamento, y de Aarón, el consagrado del eterno. (17) Se abrió la tierra y se tragó a Datán, y cubrió la compañía de Abiram (Aviram). (18) El fuego también se encendió en medio de ellos, y la llama consumió a los inicuos. (19) Hicieron un becerro de Horeb (Jórev), y adoraron una imagen fundida. (20) De tal modo cambiaron Su gloria por la semenjanza de un buey que come hierba. (21) Olvidaron a Dios su salvador, que había hecho tan grandes cosas en Egipto, (22) obras prodigiosas en la tierra de Cam, y cosas terribles junto al mar Rojo. (23) Dijo entonces que los destruiría, y si no hubiese intercedido Moisés Su escogido ante Él en la brecha para aplacar Su ira, Él los habría destruido. (24) Además, se burlaron de l tierra deseada, y no creyeron en Su palabra. (25) Y murmuraron en sus tiendas, y no escucharon la voz del Eterno. (26) Por lo tanto, Él juró, con respecto de ellos, que los derribaría en el desierto, (27) y que arrojaría su simiente entre las naciones, y los dispersaría en las tierras. (28) Además, se allegaría a Baal Peor y comieron los sacrificios de los muertos. (29) Así Le provocaron con Sus actos, y estalló la plaga entre ellos. (30) Entonces se levantó Fineas (Pinjás) y ejecuto juicio , y así se detuvo la plaga. (31) y eso fue considerado justicia, de generación en generación, para siempre. (32) le airaron también en las aguas de Meribá, y le fue mal a Moisés a causa de ellos. (33) Porque amargaron su espíritu, y habló con rudeza. (34) Ellos no destruyeron a los pueblos, como les había ordenado el Eterno, (35) sino que se mezclaron con las naciones, y aprendieron sus obras, (36) Sirvieron a sus ídolos, que se convirtieron en trampa para ellos. (37) Sí, sacrificaron a sus hijos y a sus hijas a los demonios, (38) y derramaron sangre inocente, o sea la sangre de sus hijos y de sus hijas, a quienes sacrificaron a los ídolos de Canaán. Y la tierra quedo contaminada con sangre. (39) De tal manera se contaminaron sus obras y se descarriaron en sus acciones. (40) Por lo tanto se encendió la ira del eterno contra Su pueblo, y Él aborreció Su heredad. (41) Y Él los entregó en la mano de las naciones, y los que les odiaban gobernaron sobre ellos. (42) Sus enemigos también los oprimieron, y fueron dominados bajo su mano. (43) Muchas veces Él los entregó, pero ellos siguieron rebeldes y se hundieron aún más en sus iniquidades. (44) Sin embargo, él reparó en sus aflicciones cuando escucho su clamor. (45) Se acordó de Su Pacto y se arrepintió conforme a la multitud de Sus compasiones. (46) Se acordó de Su pacto y se arrepintió conforme a la multitud de Sus compasiones. (46) Hizo que fuesen compadecidos los que fueron llevados en cautiverio. (47) Sálvanos, oh Eterno, Dios nuestro, y reúnenos de entre las naciones, para que alabemos Tu santo nombre y triunfemos alabándote. (48) Bendito sea el Eterno, dios de Israel, desde la eternidad hasta la eternidad, y diga todo el pueblo: “Amén. Aleluya!. 

Reflexión:

¿Sabes como se destruye malvados?

101 (8) Día a día destruiré a todos los malvados de la tierra. Exterminaré a todos los obradores de iniquidad de la ciudad del Eterno.

 Ayudándolos a ser buenos, ayudándolos a retornar al buen camino, así como un día nosotros lo hicimos y estamos en ese proceso.

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s