“¿ Los gobernantes musulmanes querían reconstruir el Templo del Rey Salomón, no reemplazarlo? ” / ”The Muslim rulers wanted to rebuild King Solomon’s Temple, not supersede it?”

 

Archaeologists expose Muslim-Jewish ‘dialogue’ in Jerusalem from 1,300 years ago

Using coins, vessels and inscriptions, researchers hope to share with the Arab world how early Islam in the Holy Land was a period of relative tolerance for Jews and Muslims

8 December 2017, 10:57 am

(…) “Indeed, Jerusalem’s Muslim identity was forged alongside the dawn of Islam. However, according to a pair of Israeli archaeologists, that identity was originally one of coexistence and tolerance. They say they have the 1,300-year-old archaeological evidence to prove it, and now they want to share it with the Muslim world.”

“At the beginning of the Muslim rule, not only didn’t they object to the Jews, but they saw themselves as the continuation of the Jewish people.”

“The inscription, found in a working mosque in the village of Nuba, was etched in 1,000-year-old Kufic script onto a limestone block which points to Mecca and reads: “In the name of God the merciful, the compassionate, this territory, Nuba, and all its boundaries and its entire area, is an endowment to the Rock of Bayt al-Maqdis and the al-Aqsa Mosque, as it was dedicated by the Commander of the Faithful, Umar ibn al-Khattab for the glory of Allah.” The tie to the Temple Mount, said Avraham, shows the Muslim rulers wanted to rebuild King Solomon’s Temple, not supersede it.”

To read the full article:

Muslim-jewish-dialogue-in-jerusalem-from-1300-years-ago/

Los arqueólogos exponen el “diálogo” musulmán-judío en Jerusalén desde hace 1.300 años

Utilizando monedas, vasijas e inscripciones, los investigadores esperan compartir con el mundo árabe, cuán temprano, el Islam en Tierra Santa, fue un período de relativa tolerancia para judíos y musulmanes.

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, dio una mordaz respuesta el miércoles al reconocimiento del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de que Jerusalén era la capital de Israel ese mismo día.

Citando los bastiones musulmanes y cristianos de la ciudad y sus lazos históricos, Abbas negó el antiguo reclamo del Estado Judío sobre la capital (…)

En declaraciones traducidas por Wafa, la Agencia Palestina de Noticias e Información, Abbas dijo, “Jerusalén, la capital del Estado de Palestina, es más grande y más antigua para que su identidad árabe sea alterada con una medida o una decisión. La identidad de Jerusalén y su historia no se falsificará “.

De hecho, la identidad musulmana de Jerusalén se forjó junto con los albores del Islam. Sin embargo, según un par de arqueólogos israelíes, esa identidad era originalmente una de coexistencia y tolerancia. Dicen que tienen la evidencia arqueológica de 1.300 años de antigüedad para probarlo, y ahora quieren compartirlo con el mundo musulmán.

Estudiantes de doctorado en arqueología con sede en Jerusalén Assaf Avraham, de 38 años, y Peretz Reuven, de 48, lanzaron una campaña de crowdfunding el miércoles para recaudar fondos para continuar su trabajo al exponer un período menos conocido de la historia de Jerusalén que, según ellos, vio a judíos y musulmanes dirigiendo “Un diálogo interreligioso”.

Su evidencia arqueológica incluye el uso de símbolos judíos durante el gobierno musulmán. Avraham dijo en una conversación con The Times of Israel el miércoles que este y otros hallazgos ilustran una era de la historia de Jerusalén en la cual los conquistadores musulmanes se sentían a sí mismos como la continuación del pueblo de Israel.

“Al comienzo de la dominación musulmana, no solo no se opusieron a los judíos, sino que se vieron a sí mismos como la continuación del pueblo judío”. Adoptaron la narrativa y los símbolos judíos como propios, dijo Avraham. La menorá era un símbolo judío; su uso es el testimonio de que los musulmanes no tenían un problema con los judíos, dijo.

Como evidencia, los investigadores ofrecen monedas de 1.300 años y otras embarcaciones del período omeya (desde el 638 dC) que llevan la menorah de siete tallos. Además, los arqueólogos apuntan a una inscripción que menciona el Monte del Templo que la pareja descifró y develó dramáticamente el año pasado y que vincula la Cúpula de la Roca con el Monte del Templo.

La inscripción, encontrada en una mezquita de trabajo en el pueblo de Nuba, fue grabada en un guión cúfico de hace 1000 años sobre un bloque de piedra caliza que apunta a La Meca y dice: “En el nombre de Dios el misericordioso, el compasivo, este territorio, Nuba, y todos sus límites y toda su área, es una dotación de la Roca de Bayt al-Maqdis y la mezquita al-Aqsa, ya que fue dedicado por el Comandante de los Fieles, Umar Ibn al-Jattab para la gloria de Alá . “El vínculo con el Monte del Templo, dijo Avraham, muestra que los gobernantes musulmanes querían reconstruir el Templo del Rey Salomón, no reemplazarlo.

A raíz de la publicación de la inscripción el año pasado, la pareja se reunió con el primer ministro Benjamin Netanyahu y ayudó al Ministerio de Asuntos Exteriores a publicar sus hallazgos en sus diversos canales de redes sociales. Cuando fue publicado en los medios árabes del ministerio, donde tiene más de 1.3 millones de seguidores, Avraham dijo que notó una tremenda respuesta de todo el Medio Oriente. Fue estimulado, como israelí e investigador, para traer más descubrimientos arqueológicos al mundo musulmán.

“Queremos mostrar al mundo la evidencia de un diálogo que tuvo lugar durante cientos de años”, dijo, “para que las personas puedan decidir por sí mismas qué creer”.

Todo esto está en total oposición a la narrativa que se enseña en la mayoría de los países musulmanes de hoy. Lo más preocupante para los investigadores es el reciente rechazo y negación generalizada entre los palestinos de una conexión judía con Jerusalén. En el escenario internacional, los ecos de esta negación se pueden ver en la reciente resolución de la UNESCO que ignoró los lazos judíos y cristianos con el Monte del Templo y se refirió al controvertido sitio sagrado únicamente por sus nombres musulmanes.

Una vez financiado a través de una campaña en la plataforma de crowdfunding Giveback, el proyecto de la pareja tiene como objetivo educar a las personas acerca de una historia compartida de judíos musulmanes-judíos de Jerusalén que no se presenta en la mayoría de las escuelas musulmanas.

“Esperamos que esta exposición promueva un diálogo educado entre judíos y musulmanes”, dijo Avraham.

En el ojo del espectador

Si estas monedas y otras evidencias arqueológicas denotan una historia común y tolerante es una cuestión de interpretación para aquellos que estudian minuciosamente los anales de la historia.

En la década de 1970, los historiadores Patricia Crone y Michael Cook escribieron en su trabajo, “Hagarismo: La fabricación del mundo islámico”, que “creen que originalmente los musulmanes realmente intentaron reconstruir el Templo judío … Este vínculo judío fue temporal y breve, sin embargo, y la separación del judaísmo fue rápida “.

Toma las monedas, por ejemplo. Acuñada en Jerusalén bajo el dominio musulmán, la menorá aparece en el centro de un lado, acompañada del árabe Shahada que dice “No hay más dios que Alá”. El otro lado lleva la inscripción: “Mahoma (es el) Mensajero de Dios”. Investigado por Dan Barag en la década de 1980, estas monedas son cuestiones de bronce que datan de después de 696/97, durante la era omeya posterior a la reforma.

Según el jefe del departamento de monedas de la Autoridad de Antigüedades de Israel, Donald Tzvi Ariel, el IAA tiene al menos siete de esas monedas en su colección y no se consideran raras. ¿Pero quieren decir que los gobernantes musulmanes promovieron el pluralismo?

“En aquellos días, las monedas simbolizaban el dinero, la capacidad del propietario de comprar algo de comida y vivir para ver otro día. No diría que las personas que emitieron la moneda estaban pensando en promover las relaciones interreligiosas “, dijo Ariel.

La moneda menorah de siete brazos pronto fue seguida por un tema menorah de cinco ramas, según un ensayo de un experto en menorah, el profesor de la Universidad Yeshiva Steven Fine, llamado “¿Cuándo es una Menorah ‘judía’ ?: Sobre las complejidades del símbolo Durante la Era de la Transición “que se encuentra en la colección,” La era de la transición: la cultura bizantina en el mundo islámico “

Fine escribe que los primeros diseñadores de monedas islámicas usaron modelos bizantinos y persas para sus monedas, “tomando prestada su iconografía básica mientras la adaptaban a la estética en desarrollo del Islam”.

La moneda de siete brazos “coincidió con la islamización de Jerusalén y su folclore, con un interés particular en el Templo de David y Salomón. De hecho, bajo los Omeyas, la ciudad de Jerusalén a menudo se denominaba en árabe como Medinat Bayt al-maqdis, “Ciudad del Templo”.

“Las monedas de Jerusalén sugieren así que cuando el Templo fue reconstruido, por un breve momento la Menorá del Templo se convirtió en la posesión del Islam. Esto respondería a las afirmaciones tanto judías como cristianas de haber tomado posesión de este objeto “.

El uso posterior de menorah de cinco ramas, escribe, fue un alejamiento del simbolismo judío y cristiano.

En “Jerusalén medieval y adoración islámica: lugares sagrados, ceremonias, peregrinación”, el historiador de la Universidad Hebrea Amikam Elad, también menciona las referencias islámicas a Jerusalén como bayt al-maqdis, como se encuentra en la inscripción Nuba. Elad escribe que es significativo por muchas razones que la Cúpula de la Roca se construyó en el lugar donde se encontraba el Templo Judío.

“Muchas tradiciones, que circularon en la segunda mitad del siglo VII o principios del siglo VIII, tratan sobre la construcción del Templo por Salomón y su destrucción por Nabucodonosor. Algunos son incluso más específicos, que unen el edificio de la Cúpula de la Roca musulmana con el Templo de Salomón. Uno de ellos es: ‘La nación de Muhammed construirá el Templo de Jerusalén’ “, escribe Elad.

Según la tradición, el califa Umar ibn al-Jattab, bajo cuyo mandato los ejércitos árabes conquistaron Jerusalén y el resto de la Palestina bizantina a mediados del siglo VII, eligió el Monte del Templo como el sitio de la Cúpula de la Roca. Fue bajo su sucesor Abd al-Malik, el santuario se completó en 691 CE.

Los historiadores Crone y Cook abordan otras posibles razones de este vínculo entre la Cúpula de la Roca y el Templo judío. Citan fuentes judías tempranas, como “Secretos del rabino Simon ben Yohay” de mediados del siglo VIII, que conserva una interpretación mesiánica de la conquista árabe, escriben los autores. “La buena disposición de las fuentes tempranas para hablar de la actividad de construcción árabe en el sitio como la restauración del Templo … al menos sugiere que esto es lo que los árabes originalmente se dieron a la tarea de hacer”.

Sin embargo, Crone y Cook también recurren a una cuenta dada por Sebeos, un obispo e historiador armenio del siglo VII, que habla de “una pelea abierta entre judíos y árabes sobre la posesión del sitio del Lugar Santísimo y los árabes frustran una Diseño judío para restaurar el Templo y construir allí su propia oratoria “.

Concluyan los autores, “No es improbable que los ‘Secretos’ y los Sebeos se refieran a fases sucesivas de las relaciones judeoárabes. Pero Sebeos ubica su relato del rompimiento inmediatamente después de la primera ola de conquistas; los días del mesías parecen haber sido muy efímeros “.

Una cuestión de ‘revelación rodante’

En una conversación con The Times of Israel el jueves, el historiador medieval Dr. Jeffrey Woolf, profesor asociado en el Departamento de Talmud Naftal-Yaffe en la Universidad Bar Ilan, discutió la contribución judía al Islam primitivo. “Hay pruebas claras de que Mahoma tenía cierta conciencia del midrash [exégesis bíblica judía]. Hay midrashim claramente reelaborado y atribuido a la comitiva de Muhammed “, dijo Woolf.

Sin embargo, el registro de Muhammed y los judíos “no es una narración feliz”, dijo, citando masacres en Medina, expulsiones masivas y un sistema que colocó a los judíos en un estado de segunda clase.

Woolf dijo, sin embargo, que es posible que a medida que el gobierno musulmán se establecía en Jerusalén, había “más espacio para la coexistencia”, con menos persecución, especialmente en la “periferia” del califato.

Hubo un período de cambio en el Islam temprano, dijo Woolf, que tomó un tiempo relativamente largo para echar raíces y superar el cristianismo en la región. “¿Quién dijo que estos gobernantes que acuñaron estas monedas [menorah] eran musulmanes ortodoxos?”, Preguntó Woolf. En Jerusalén hubo cierta tolerancia del judaísmo; hasta el siglo 12 con las conquistas mamelucos, incluso hay evidencia de una sinagoga en el Monte del Templo, dijo.

Sin embargo, los musulmanes se habrían visto a sí mismos como la continuación del pueblo de Israel solo en el sentido de que creían en una “revelación continua”.

En esta línea, según Woolf, Umar eligió el Monte del Templo porque afirmaba que el Islam continúa, pero perfecciona, todo lo que vino antes.

“Todo lo que vino antes ahora es inferior … Muhammed es el sello de los profetas”, dijo.

La idea de “tolerancia” es “pensamiento anacrónico y deseoso”.

“¿Decir que los no musulmanes eran iguales a los musulmanes? Eso es injusto para los musulmanes, quienes, como miembros de la “verdadera fe”, estarían en una posición superior “, dijo Woolf.

No hubo pluralismo, dijo. “Todos creen en la verdad absoluta, así que mi verdad contradice la tuya”, dijo Woolf.

Al mismo tiempo, dijo Ariel, jefe de monedas del IAA, “no tengo dudas de que en los primeros períodos islámicos hubo una gran tolerancia entre musulmanes y judíos, musulmanes y cristianos. El Islam, después de todo, es hasta hoy una religión muy tolerante. Las mayorías silenciosas necesitan mejores relaciones públicas “.

Un nuevo orden mundial?

El miércoles por la noche Trump conectó Jerusalén con el antiguo pueblo de Israel, y tocó las sensibilidades de Jerusalén a las tres principales religiones monoteístas en su discurso.

“Jerusalén es hoy, y debe permanecer, un lugar donde los judíos rezan en el Muro de las Lamentaciones, donde los cristianos caminan por el Vía Crucis y donde los musulmanes adoran en la mezquita de Al-Aqsa. Y es hora de que las voces jóvenes y moderadas en todo el Medio Oriente reclamen para sí mismas un futuro brillante y hermoso.

“Así que hoy, volvamos a dedicarnos a un camino de comprensión y respeto mutuos. Permítanos reconsiderar viejas suposiciones y abrir nuestros corazones y mentes a posibles y posibilidades “, dijo Trump.

Los jóvenes arqueólogos que intentan financiar su proyecto, que pretende explorar un raro período en el que los musulmanes y los judíos residían en Jerusalén en relativa, discutible tolerancia, probablemente estarían de acuerdo.

“Ahora todo se basa en el odio. Queremos mostrar que en el pasado hubo un diálogo, y que puede continuar “, dijo Avraham.

Ilan Ben-Zion contributed to this report

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s