Modeh Ani -מודה אני-I give thanks – Yo te Agradezco

LOS SALMOS

Salmo 138(1) Salmo de David. Te agradeceré con todo mi corazón. En presencia de los poderosos Te cantaré alabanzas. (2) me inclinaré hacia tu santo Templo, y alabaré Tu nombre por tu misericordia y por Tu verdad. Porque enalteciste Tu palabra sobre todo Tu nombre (3) En el día en que te llamé, Tú me respondiste. Estimulaste mi alma dándome fuerza. (4) Todos los reyes de la tierra Te alabarán, oh Eterno, porque han oído las palabras de Tu boca. (5) Sí, cantarán los caminos del Eterno, porque grande es la gloria del Eterno. (6) Porque si bien el Eterno es encumbrado, considera a los humildes, y a los arrogantes los conoce desde lejos. (7) Aunque ando en medio de penurias, Tú me vivificas. Tú extiendes Tu mano contra la ira de mis enemigos, y Tu diestra me salva. (8) El Eterno cumplirá lo que me concierne. Tu misericordia, oh Eterno, perdura para siempre. No abandones la obra de Tus propias manos.

Salmo 139(1) Para el director del coro. Salmo de David. ¡Oh Eterno! Tú me has escudriñado y me has conocido. (2) Tú sabes cuándo me siento y cuándo me levanto. Tú comprendes mis pensamientos desde lejos. (3) Tú mides mi ir y venir y mi descanso. Tú estás familiarizado con todos mis caminos. (4) No hay palabra en mi lengua que Tú, oh Eterno, no conozcas ya. (5) Tú me has cercado por detrás y por delante, y has puesto Tu mano sobre mí. (6) Tanto conocimiento es demasiado prodigioso para mí. Es demasiado elevado. No puedo llegar a él. (7) ¿Adónde me iré de Tu espíritu?¿ Adónde huiré de Tu presencia? (8) Si asciendo al cielo, Tú estás allí. Si hago mi cama en el sheol, he aquí que Tú estás allí. (9) Si tomo las alas de la mañana y habito en los confines más remotos del mar, (10) aún allí me conducirá Tu mano, y Tu diestra me sostendría. (11) y si digo: “De seguro me rodearán las tinieblas, y la luz en mi torno será noche”, (12) hasta la oscuridad no es demasiado oscura para Ti, pues para Ti la noche brilla como día y la oscuridad es como La Luz. (13) Por cuanto Tú hiciste mis entrañas, Tú me tejiste en el seno de mi madre, (14) yo te alabaré, porque he sido maravillosamente formado. Prodigiosas son Tus obras, y eso lo sabe muy bien mi alma. (15) Mi forma no te era oculta cuando yo era hecho en secreto y modelado en las profundidades de la tierra. (16) Tus ojos veían mi informe sustancia, y en Tu libro todo estaba escrito, aún los días que fueron delineados cuando todavía no había nada de ellos. (17) ¡Cuán inmensos son Tus pensamientos para mí, oh Dios! ¡Que grande es la suma de ellos! (18) Si yo los contará, vería que son más numerosos que las arenas, y si llegará al final de ellos, todavía estaría contigo. (19) ¿Oh Dios, si matarás a los inicuos! Alejaos de mí, hombre sangrientos, (20)que pronuncian Tu Nombre con malos designios. Tus enemigos lo pronuncian en vano. (21) ¿Acaso no odio, oh Eterno, a los que Te odian, y no peleo con los que se alzan contra Ti? Los aborrezco con el mayor de los odios. Los considero enemigos míos. (23) Escudríñame, oh Dios, y conoce mi corazón. Ponme a prueba, averigua mis pensamientos, (24) y mira si hay en mí algún camino malo, y condúceme por el camino eterno.

LA BIBLIA

HEBREO – ESPAÑOL

Versión Castellana

Conforme a la tradición judía

Por Moisés Katznelson

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s