Inspiration & Entertainment / Inspiración y entretenimiento

The Two Watchmen

Talmud, Sanhedrin 91a–b

Antoninus said to Rabbi Judah HaNassi: The body and the soul can each absolve themselves from judgment. The body can say: “It is the soul who has sinned. Why, from the day it left me, I lie like a dumb stone in the grave!” And the soul can say: “It’s the body who transgressed. From the day I departed from it, I fly about in the air like a bird!”

Said Rabbi Judah: I will tell you a parable.

Once there was a king who had a beautiful orchard with splendid figs. He appointed two watchmen for his orchard. One watchman was lame, and the other one was blind.

To read the full article:

/The-Two-Watchmen

 Los dos vigilantes

Talmud, Sanhedrin 91a–b

Antoninus le dijo al Rabino Judah HaNassi: El cuerpo y el alma pueden absolverse del juicio. El cuerpo puede decir: “Es el alma quien ha pecado”. ¡Por qué, desde el día en que me abandonó, me recuesto como una piedra muda en la tumba! “Y el alma puede decir:” Es el cuerpo quien transgredió. ¡Desde el día en que partí de allí, vuelo en el aire como un pájaro! “

Dijo Rabbi Judah: Te contaré una parábola.

Había una vez un rey que tenía un hermoso huerto con espléndidos higos. Él designó dos vigilantes para su huerto. Un vigilante era cojo y el otro ciego.

Un día, el cojo le dijo al ciego: “Veo hermosos higos en el huerto. Ven, cabalgaré sobre tus hombros, y los tomaremos y los comeremos “. Entonces el cojo cabalgó sobre los hombros del ciego, y ellos tomaron los frutos y se los comieron.

Algún tiempo después, el dueño del huerto vino y les preguntó: “¿Dónde están esos bellos higos?” El hombre cojo respondió: “¿Tengo pies para caminar?” El ciego respondió: “¿Tengo ojos para ver? “

¿Qué hizo el rey? Colocó al vigilante cojo sobre los hombros del vigilante ciego, y los juzgó juntos.

The Cow That Kept Shabbat

Pesikta Rabbati 14

There was once a Jew who owned a cow with which he plowed his field. Then it came to pass that this Jew became impoverished and was forced to sell his cow to a non-Jew.

The new owner plowed with the cow throughout the week, but when he took her out to the field on Shabbat, she kneeled under the yoke and refused to do any work. He hit her with his whip, but she would not budge from her place.

So he came back to the Jew and said to him, “Take back your cow! All week I worked with her, but today I took her out to the field and she refuses to do anything… “

To read the full article:

The-Cow-That-Kept-Shabbat

La vaca que mantuvo Shabat

Hubo una vez un judío que tenía una vaca con la que araba su campo. Entonces sucedió que este judío se empobreció y se vio obligado a vender su vaca a un no judío.

El nuevo propietario araba con la vaca durante toda la semana, pero cuando la llevó al campo en Shabat, ella se arrodilló bajo el yugo y se negó a hacer ningún trabajo. Él la golpeó con su látigo, pero ella no se movió de su lugar.

Así que regresó con el judío y le dijo: “¡Llévate tu vaca! Toda la semana trabajé con ella, pero hoy la llevé al campo y ella se niega a hacer nada …”

El judío le dijo al comprador de la vaca: “Ven conmigo, y yo la haré arar”. Cuando llegaron al campo, el judío le habló al oído de la vaca. “¡Oh vaca, vaca! Cuando estuviste en mi dominio, descansaste en Shabat. Pero ahora que mis pecados me han llevado a venderte a este gentil, ¡por favor, ponte de pie y haz la voluntad de tu maestro!”

Inmediatamente, la vaca se levantó, preparada para trabajar.

Dijo el gentil al judío: “No te dejaré ir hasta que me digas lo que hiciste y lo que le dijiste. ¿La has hechizado?”.  El judío le dijo lo que le dijo a la vaca.

Cuando este hombre escuchó esto, se sintió sacudido y asombrado. Se dijo a sí mismo: “Si esta criatura, que no tiene ni lenguaje ni inteligencia, reconoce a su Creador, ¿No debería yo, a quien Di-s creó a Su imagen y semejanza y me infundió inteligencia y comprensión?”

Así que fue y se convirtió al judaísmo y mereció estudiar Torá. Se hizo conocido como Yochanan ben Torta (“Yochanan hijo de la vaca”)

Rabbi Akiva and Tinneius Rufus

Midrash Tanchuma, Terumah 3

Tinneius Rufus, the Roman ambassador to Judea at the beginning of the second century, asked Rabbi Akiva, “Why does G‑d hate us? It says in Malachi 1:3, ‘I hate Esau(progenitor of Rome).’”

Rabbi Akiva replied, “Tomorrow I’ll give you an answer.”

The next day, he asked him, “Rabbi Akiva, what did you dream last night?”

Rabbi Akiva said, “Last night I dreamed about two dogs, one named Rufus and one named Rufina.”

To read the full article:

/Rabbi-Akiva-and-Tinneius-Rufus

Rabino Akiva y Tinneius Rufus

Tinneius Rufus, el embajador romano en Judea a comienzos del siglo II, le preguntó al rabino Akiva: “¿Por qué Dios nos odia? Dice en Malaquías 1: 3: ‘Odio a Esaú (progenitor de Roma)’ “.

El rabino Akiva respondió: “Mañana te daré una respuesta”.

Al día siguiente, le preguntó: “Rabí Akiva, ¿Qué soñaste anoche?”

El Rabino Akiva dijo: “Anoche soñé con dos perros, uno llamado Rufus y el otro llamado Rufina”.

Tinneius Rufus se enojó. “¿Cómo te atreves a llamar a los perros con los mismos nombres de mi esposa y el mío? ¡Mereces ser sentenciado a muerte! 

El Rabino Akiva preguntó: “¿Cuál es la diferencia entre usted y los perros? Tú comes y bebes, ellos comen y beben; Tú Procrea, ellos procrean.  Finalmente morirás, ellos también lo harán.

“¿Te enojaste porque los llamaron por el mismo nombre que el tuyo?

Di-s hizo los cielos y la tierra, Él trae la muerte y trae vida, y aún así tomas un trozo de madera y lo llamas ‘dios’, lo mismo que Su nombre, ¿Cómo es posible que Él no te odie?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s