What to Do with a Stale Mate / Qué hacer con un Estancamiento

“Nothing new under the sun,” wrote King Solomon in Ecclesiastes. And so, we discover in this week’s Torahreading that infidelity and other marital problems aren’t exactly a new societal phenomenon.

One of the main features of our Parshah is the story of the sotah, a woman accused of adultery. In the biblical account, the husband would bring his wife to the Temple, where a kohen (priest) would enact the ceremony of the “bitter waters.” The relevant passages from the Torah were written on a scroll and dissolved in the “curse-causing waters.” The name of G‑d appeared in these passages, and therefore every possible alternative was explored first in order to avoid the erasure of the divine name. If, indeed, there was no alternative, then the ceremony would be concluded, and in the process G‑d’s name would, in fact, be erased.

If the woman was guilty, the waters would cause her death. If innocent, she would be blessed and her marriage would enjoy a blissful future.

Thus, Jewish tradition teaches that no stone be left unturned to make peace between man and wife. Even if it means taking the drastic step of erasing the name of G‑d! To save a marriage, it’s worth it.

How much effort do we put into our marriages today? Interestingly, the jealous husband in the Parshah is also chastised should he overreact and run to the kohen unnecessarily.

Today, I fear, we run to the lawyer much too quickly.

Too many young marrieds, after the inevitable first argument, come to the premature conclusion that they must have made a mistake. “We had a fight!” “He shouted at me.” “Let me quit while I’m ahead.”

It may well sound ridiculous, but in my own rabbinic experience I have seen it all too often. There is a name for it. It’s called “unrealistic expectations.” We forget that some of the best marriages on earth had rocky beginnings, and that it is normal and natural to take time to settle down and settle into a marriage.

Why is it that we expect our marriages to cruise along smoothly without the slightest hiccup, when we have no such presumptions about any other area of life? Say a business shows a loss in the first quarter. Do we close up shop? Of course not. We sit down, we strategize, we find new ways of doing things; with time and effort, things turn around. Why, then, do we close down our marriages with such alacrity at the first signs of difficulty?

Then there are those who are married for years, but are locked in loveless marriages. They see no hope for a better future, and are resigned to living out their lives, as Thoreau put it, “in quiet desperation.”

To read the full article:

parshah/article_/What-to-Do-with-a-Stale-Mate.htm

“Nada nuevo bajo el sol”, escribió el rey Salomón en Eclesiastés. Y así, descubrimos en la lectura de la Torá de esta semana que la infidelidad y otros problemas matrimoniales no son exactamente un nuevo fenómeno social.

Una de las principales características de nuestra parashá es la historia de la sotah, una mujer acusada de adulterio. En el relato bíblico, el esposo llevaría a su esposa al Templo, donde un kohen (sacerdote) representaría la ceremonia de las “aguas amargas”. Los pasajes relevantes de la Torá fueron escritos en un pergamino y se disolvieron en la “maldición”. causando aguas. “El nombre de Di-s apareció en estos pasajes, y por lo tanto todas las alternativas posibles se exploraron primero para evitar el borrado del nombre divino. Si, de hecho, no había alternativa, entonces la ceremonia concluiría, y en el proceso el nombre de Di-s sería, de hecho, borrado.

Si la mujer era culpable, las aguas causarían su muerte. Si fuera inocente, sería bendecida y su matrimonio disfrutaría de un feliz futuro.

Por lo tanto, la tradición judía enseña que no se debe dejar piedra sin mover para hacer la paz entre el hombre y la esposa. ¡Incluso si eso significa dar el paso drástico de borrar el nombre de Di-s! Para salvar un matrimonio, vale la pena.

¿Cuánto esfuerzo ponemos en nuestros matrimonios hoy? Curiosamente, el marido celoso de la parashá también es castigado si reacciona de forma exagerada y corre al kohen innecesariamente.

Hoy, me temo, acudimos al abogado demasiado rápido.

Demasiados jóvenes casados, después del inevitable primer argumento, llegan a la prematura conclusión de que deben haber cometido un error. “¡Tuvimos una pelea!” “Me gritó”. “Déjame salir mientras estoy adelante”.

Puede sonar ridículo, pero en mi propia experiencia rabínica lo he visto con demasiada frecuencia. Hay un nombre para eso. Se llama “expectativas poco realistas”. Olvidamos que algunos de los mejores matrimonios en la tierra tuvieron un comienzo difícil, y que es normal y natural tomarse un tiempo para casarse y establecerse.

¿Por qué esperamos que nuestros matrimonios naveguen sin problemas sin el menor contratiempo, cuando no tenemos tales presunciones sobre cualquier otra área de la vida? Digamos que una empresa muestra una pérdida en el primer trimestre. ¿Cerramos la tienda? Por supuesto no. Nos sentamos, formulamos estrategias, encontramos nuevas formas de hacer las cosas; con tiempo y esfuerzo, las cosas cambian. ¿Por qué, entonces, cerramos nuestros matrimonios con tanta prontitud ante los primeros signos de dificultad?

Luego están aquellos que están casados por años, pero están encerrados en matrimonios sin amor. No ven ninguna esperanza de un futuro mejor, y se resignan a vivir sus vidas, como dijo Thoreau, “En silenciosa desesperación”.

Estoy aquí para decirte que no tiene por qué ser así. Muchos matrimonios han tocado fondo y luego han rebotado en una relación bella, sensible y madura.

Aquí hay algunos puntos importantes a tener en cuenta:

  1. La ayuda esta disponible, hay consejeros altamente calificados en cada comunidad.
  2. No debería haber ningún estigma en buscar ayuda. Si tienes gripe, ve al doctor. Es curable. Entonces, es una relación enferma?
  3. Nunca es demasiado tarde. He visto a personas embarcarse en un camino nuevo y fresco después de 18 o 25 años de matrimonio, y nunca han mirado hacia atrás.
  4. Reparar su relación existente es, de lejos, la mejor opción disponible para usted.

¿Por qué buscar ayuda es la mejor opción? Pregúntese honestamente: ¿Se está divorciando y luego buscando una mejor nueva pareja ? ¿Qué te hace pensar que están haciendo cola para casarse con personas divorciadas con equipaje? Y quedarse soltero tampoco es divertido. La soledad no es un picnic. Y no pienses que tu miserable ex se va a caer del planeta Tierra después de tu divorcio. Aún tendrá que involucrarlo en asuntos familiares, especialmente si hay niños. Así que puedes evitar la mayoría de los dolores de cabeza, con poca o ninguna compensación.

Para muchas personas, el trabajo es una palabra de cuatro letras, que debe evitarse a toda costa. Pero, si invierte la mitad de la cantidad de trabajo en su relación existente que necesitaría para sobrevivir a un divorcio, puede tener una relación maravillosa.

Una mujer que conozco ahora está en su tercer matrimonio. Intenté aconsejarla durante su primer matrimonio. Pero, ella estaba decidida a terminarlo. Hoy, ella admite libremente que si hubiera sabido entonces lo que sabe ahora, nunca se hubiera divorciado del esposo número uno. Porque, con todas sus fallas, en comparación con los maridos números dos y tres, ¡él era un ángel!

El matrimonio y la vida familiar son parte integrante de la vida. Pueden brindar satisfacción y felicidad a cada uno de nosotros, si trabajamos en ello. Nuestras vidas pueden ser ricas y satisfactorias de esa manera profunda y maravillosa, siempre que seamos lo suficientemente grandes como para buscar ayuda y mejorar el estancamiento existente. Si miramos las cosas de manera más objetiva, probablemente descubramos que ambos somos compañeros bastante obsoletos.

El judaísmo tiene mucho que ofrecer para revivir las relaciones cansadas. Si bien el sistema mikveh no debe considerarse como una panacea para todos los males matrimoniales, puede tener una influencia profundamente positiva. Dar el paso decisivo. Llama para una cita para ver a tu rabino favorito. También puede dirigirlo a buenos consejeros profesionales que se comprometan a hacer que los matrimonios funcionen.

La Torá nos enseña cómo es el matrimonio sagrado a los ojos de Di-s. Permítanos mostrar un poco más de respeto por nuestros votos matrimoniales. Y tal vez deberíamos pensar en ese “otro” que hace mucho por nosotros todos los días, lo cual, tristemente, damos por sentado.

Números 6 

(11) Y le dijo el Eterno a Moisés: (12) “Diles a los hijos de Israel: Cuando la mujer de cualquier hombre se desvíe de su fidelidad y lo engañe (13) acostándose con otro hombre subrepticiamente sin  que haya testigos ni  que sea sorprendida en el acto, (14) pero el marido tenga celos por ello, bien se haya ella manchado o no, (15) él la llevará ante el sacerdote y ofrecerá por ella una oblación de un diezmo de efa de harina de cebada, sin verter aceite ni incenso. Será oblación de celos, recordatorio de la iniquidad cometida. (16) Y el sacerdote la hará aproximarse y presentarse ante el Eterno. (17) Y el sacerdote tomará agua santa en un vaso de arcilla y tomará también polvo del piso del Tabernáculo y lo echará en el agua. (18) Y el sacerdote presentará la mujer ante el Eterno y descubrirá su cabeza, despeinándola y pondrá la oblación de celos en sus manos, mientras el sacerdote tenga en su mano el vaso con el agua amarga de la maldición. (19) Y el sacerdote la juramentará y le dirá: “Si ningún extraño se acostó contigo y si no te impurificaste con otro en lugar de tu marido, líbrate de esta agua amarga de la maldición, (20) pero si fuiste infiel a tu marido y te impurificaste acostándote con otro aparte de tu marido, que seas condenada”. (21) En tal caso, el sacerdote juramentará a la mujer diciendo: “Que el Eterno haga de ti excecración entre tu pueblo para que tu vientre se hinche, que se seque tus muslos, (22) y entren en tus entrañas estas aguas malditas que hinchen tu vientre y quiebren tus muslos” Y la mujer dirá: “Amén, amén”. (23) Y el sacerdote inscribirá estas maldiciones en un registro y luego las borrará con el agua amarga. (24) Y hará beber a la mujer esa agua que entrará en sus entrañas. (25) Y el sacerdote tomará de manos de la mujer la oblación de los celos, la agitará en balanceo ante el Eterno y la ofrecerá en el altar. (26) Y el sacerdote tomará un puñado y lo quemará en el altar y hará beber el agua a la mujer. (27) Al beber el agua, en caso de ser la mujer culpable de contaminación por infidelidad a su marido, la maldición entrará en sus entrañas con su amargura y se le hinchará el vientre y se le secarán los muslos, convirtiéndose ella en execración  en medio de su pueblo. (28) Si, por el contrario, ella no se ha purificado, quedara indemne y será fecunda. (29) ésta es la ley de los celos, para cuando una mujer haya sido infiel a su marido y se haya impurificado, (30) y que el espíritu de los celos se haya apoderado del marido. Llevará pues a su mujer ante el Eterno y el sacerdote hará con ella lo que prescribe esta ley, (31) con lo cual, el marido quedará libre de culpa y la mujer sobrellevará su pecado”.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s