THEODOR HERZL: FOUNDER OF MODERN ZIONISM / FUNDADOR DEL SIONISMO MODERNO

By David Matlow

Why Zionism and its founder are more relevant than ever

“Let’s start at the very beginning, a very good place to start.”
Not only good advice when Maria Von Trapp teaches do-re-mi. It is equally good advice – and especially important – when thinking about Israel, especially when the world demonizes it and questions its right to exist.

There are multiple possible beginnings to the history of modern Israel: the covenant made to Abraham or the exile after the destruction of the Temple in 70 AD being possible starting points.

For me, the story begins with Theodor Herzl.

Herzl was born in Hungary in 1860 and died in Austria in 1904. Only the last eight of the forty four years of his life were dedicated to the cause of the Jewish people. However, the fruit of his dreaming, his vision, his effort and his sacrifice is the State of Israel.

To read the full article:

https://israelforever.org/interact/blog/herzl_dream/

Por qué el sionismo y su fundador son más relevantes que nunca

“Comencemos desde el principio, un muy buen lugar para comenzar”.
No solo un buen consejo cuando Maria Von Trapp enseña do-re-mi. También es un buen consejo, y especialmente importante, cuando se piensa en Israel, especialmente cuando el mundo lo demoniza y cuestiona su derecho a existir.

Hay múltiples comienzos posibles en la historia del Israel moderno: El pacto hecho a Abraham o el exilio después de la destrucción del Templo en el año 70 AD, siendo posibles puntos de partida.

Para mí, la historia comienza con Theodor Herzl.

Herzl nació en Hungría en 1860 y murió en Austria en 1904. Solo los últimos ocho de los cuarenta y cuatro años de su vida estuvieron dedicados a la causa del pueblo judío. Sin embargo, el fruto de su sueño, su visión, su esfuerzo y su sacrificio es el Estado de Israel.

Herzl estaba obsesionado con la prevalencia del antisemitismo. Concluyó que los judíos en Europa no estaban seguros, y que vivían en tiempo prestado.

En 1902, Herzl escribió Altneuland (traducido al hebreo como Tel Aviv, la ciudad lleva el nombre del libro de Herzl). En su libro, un grupo de personajes hablaba sobre el antisemitismo que experimentaban cuando uno decía: “Puedo verlo venir, todos tendremos que usar el parche amarillo”. Ni siquiera Herzl podría haber imaginado el horror que fue para los judíos seguir en Europa.

El Estado Judío no debía crearse contra la voluntad de nadie, sino con el pleno consentimiento de los que tienen autoridad. Tenía la intención de resolver el “problema judío” que consistía en que, donde quiera que los judíos vivan por un tiempo, tenían  éxito y luego eran ofendidos por la población local.

Cuando Herzl murió, el sueño no murió con él. Era una idea que era más grande que una persona. Los sucesores de Herzl continuaron reuniéndose, y planeando, y preparándose. Se celebraron congresos internacionales, se recaudó dinero, se compraron tierras, se establecieron pueblos y aldeas y se fundaron los instrumentos de un Estado en formación.

Cuando Israel se estableció el 14 de mayo de 1948, fue la culminación de más de 50 años de esfuerzo. La proclamación del nuevo Estado Judío de Israel fue autorizada por una resolución de las Naciones Unidas aprobada el 29 de noviembre de 1947, que dio vida a la carta que Herzl imaginó.

En base a mi experiencia en dar recorridos por mi colección Herzl en exposiciones en todo Canadá, creo que muchas personas no entienden de dónde vino Israel. Suponen que la tierra fue conquistada por un ejército judío, o regalada por el mundo debido a la necesidad de encontrar un lugar para los judíos desplazados de Europa después del Holocausto, o una combinación de ambos, prestándose a la mentira en curso, de  que Israel fue construido sobre tierra “robada” que simplemente, e históricamente, no cierto.

La mayoría de las personas no comprende que Israel fue soñada y planeada durante muchos años antes de su creación, y que la visión de Sión había permanecido como parte de la vida y la identidad judías a través de la oración y el anhelo, encontrando voz a lo largo de las generaciones por Menasseh ben Israel, Pinsker , Hess, Mohilever, Kalischer y los grupos Chovevei Tzion de Europa del Este que se convirtieron en partidarios activos de la implementación práctica de Herzl de este antiguo sueño de nuestro pueblo.

La mayoría de la gente no comprende que la visión de Herzl para la creación del Estado Judío fue pacífica, consensuada y destinada a ser beneficiosa para todos.

La mayoría de las personas olvida que el sueño de un Estado Judío surgió por la preocupación de que el antisemitismo nunca desaparecería, y que los judíos necesitaban (y tenían derecho a) al menos un lugar en este planeta donde pudieran sentirse seguros, y estar seguros, en casa.

Herzl tenía razón cuando llegó a la conclusión de que el antisemitismo no desaparecería. Este verano lo vimos salir a la superficie en todo el mundo. Vimos el evidente antisemitismo abierto y más furtivo en la forma de la demonización de Israel por parte de la prensa, los gobiernos y los organismos mundiales.

Herzl creía que el pueblo Judío tenía derecho a un lugar, donde podamos construir nuestra propia sociedad y mostrarle al mundo lo que podemos hacer cuando nuestras energías y creatividad se liberan. Las innovaciones en ciencia, tecnología, medicina y cultura que emanan de Israel demuestran lo que podemos hacer cuando se nos permite.

Por supuesto, Israel no es perfecto y sigue siendo un trabajo en proceso. Ahí es donde entramos.

De pie en Viena en 1896, cuando Herzl publicó por primera vez su libro Der Judenstaat (El Estado judío), la noción de que tal país surgiría era la idea más absurda, ridícula e improbablemente imaginable. Pero el lema de Herzl era “Si lo haces, no es un sueño” y su sueño se cumplió.

Creo que el sueño de Herzl se cumplió, pero no se ha completado; tenía la intención de que el Estado Judío fuera seguro y viviera en paz.

Después de los continuos ataques contra Israel, los odiosos disturbios que evocan el odio judío medieval y los 66 años de tener que defender nuestros derechos a nuestra patria, la idea de que Israel viva en paz puede considerarse absurda, ridícula e improbable.

Sin embargo, Herzl nos mostró que lo imposible puede hacerse realidad, y que si queremos algo lo suficientemente, un día dejará de ser un sueño.

Depende de nosotros hacer realidad ese sueño. La actualización de ese sueño requerirá la misma cantidad de creatividad, esfuerzo y energía para cumplir el sueño de un Estado Judío.

David Matlow es el propietario de la colección privada más grande del mundo de recuerdos de Herzl y es el productor de My Herzl, un documental de 52 minutos del cineasta israelí Eli Tal-El. Socio de Goodmans LLP en Toronto, David es el copresidente, junto con Andrea Cohen, de la Campaña 2015 de Toronto para la Campaña de los judíos Unidos. Puedes leer sobre sus actividades aquí.

David Matlow is the owner of the world’s largest private collection of Herzl memorabilia and is the producer of My Herzl, a 52 minute documentary by Israeli film maker Eli Tal-El. A partner at Goodmans LLP in Toronto, David is the co-chair, together with Andrea Cohen, of Toronto’s 2015 Campaign for the United Jewish Appeal. You can read about their activities here.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s