Gedaliah

By Nissan Mindel
Published and copyrighted by Kehot Publication Society

Nebuchadnezzar, king of Babylonia, had accomplished his purpose. He had completely subdued the Kingdom of Judah and destroyed its capital of Jerusalem and its most sacred shrine, the Holy Temple. He had slain or captured most of the royal family and the nobility of the land. The upper classes of the Jewish people, including the leaders of the priesthood and the chief civil and military officers, were led captives en masse to Babylon. Many of them were mercilessly put to death at Riblah. Judah was crushed and bereaved of its best sons.

The prophet Jeremiah had been allowed to choose between remaining in Judah and going to Babylon as an honored guest of the Babylonian royal house. He chose to remain with his brethren on the holy soil. Jeremiah went to Mizpah, a short way north of Jerusalem, where Gedaliah had established the seat of his governorship, and offered him his fullest support. Gedaliah gratefully accepted, and Mizpah now became also the spiritual center of the people.

Gedaliah was a wise man, gentle and modest. He zealously began to encourage the people to cultivate the fields and vineyards, and thus lay the foundation of security. Under the wise administration of Gedaliah, the Jewish community began to prosper. Its fame began to spread abroad. Many Jews who had fled to places of safety in neighboring lands during the war of destruction were attracted by the news of the revival of the Jewish community in Judah. They came to Gedaliah in Mizpah and were warmly welcomed by him.

The Jewish governor exhorted his brethren to remain loyal to the king of Babylonia, and promised them peace and security. His advice was well taken. The Babylonian garrison stationed in the land did not molest them—on the contrary, it offered them protection against unfriendly neighbors. The young Jewish commonwealth was well on its way to recovery when it was suddenly struck by a cowardly deed of treachery and bloodshed.

To read the full article:

https://www.chabad.org/jewish/Gedaliah

Gedaliah

Nabucodonosor, rey de Babilonia, había cumplido su propósito. Él había sometido completamente el Reino de Judá y destruyó su capital de Jerusalem y su santuario más sagrado, el Templo Sagrado. Él había matado o capturado a la mayoría de la familia real y la nobleza de la tierra. Las clases altas del pueblo judío, incluidos los líderes del sacerdocio y los principales oficiales civiles y militares, fueron llevados cautivos en masa a Babilonia. Muchos de ellos fueron ejecutados sin piedad en Riblah. Judá fue aplastado y privado de sus mejores hijos.

Al profeta Jeremías se le permitió elegir entre permanecer en Judá o ir a Babilonia como un invitado de honor de la casa real de Babilonia. Él eligió permanecer con sus hermanos en el suelo sagrado. Jeremías fue a Mizpa, a poca distancia al norte de Jerusalén, donde Gedalías había establecido la sede de su cargo de gobernador, y le ofreció todo su apoyo. Gedaliah aceptó con gratitud, y Mizpah se convirtió también en el centro espiritual de la gente.

Gedaliah era un hombre sabio, amable y modesto. Celosamente comenzó a alentar a la gente a cultivar los campos y viñedos, y así sentar las bases de la seguridad. Bajo la sabia administración de Gedaliah, la comunidad judía comenzó a prosperar. Su fama comenzó a extenderse al exterior. Muchos judíos que huyeron a lugares de seguridad en tierras vecinas durante la guerra de destrucción fueron atraídos por las noticias del resurgimiento de la comunidad judía en Judá. Llegaron a Gedalías en Mizpa y fueron muy bien recibidos por él.

El gobernador judío exhortó a sus hermanos a permanecer fieles al rey de Babilonia, y les prometió paz y seguridad. Su consejo fue bien recibido. La guarnición babilónica estacionada en la tierra no los molestó; por el contrario, les ofreció protección contra vecinos hostiles. La joven comunidad judía estaba en camino de recuperación cuando de repente fue golpeada por una cobarde hazaña de traición y derramamiento de sangre.

Entre los refugiados que se habían unido a Gedalías en Mizpah estaba Ismael, el hijo de Netanías, un descendiente de la casa real de Sedequías, el último rey de Judá. Ishmael era un hombre ambicioso que no se detendría ante nada para alcanzar su objetivo. El honor y el éxito que había ganado Gedaliah lo llenaban de celos crueles. Ishmael comenzó a tramar contra Gedaliah. Encontró un aliado en el rey de Amón, que había estado siguiendo con aprensión el crecimiento de la nueva colonia judía

La conspiración se hizo conocida por Johanan, el hijo de Kareah, un oficial devoto de Gedaliah. Johanan advirtió al gobernador del peligro que amenazaba a su persona. Gedaliah, sin embargo, siendo de naturaleza verdadera y generosa, se abstuvo de creer tal traición. Cuando Johanan se ofreció a matar a Ishmael en secreto antes de que este último pudiera llevar a cabo sus malvados planes, Gedaliah indignado rechazó la propuesta.

Mientras tanto, Ishmael esperó su momento. En poco tiempo se presentó la oportunidad que estaba esperando. Fue invitado por el gobernador a una fiesta en Mizpa en Rosh Hashaná. Ishmael llegó al banquete en compañía de diez seguidores. Durante la fiesta, la despiadada banda atacó y mató al gobernador. Después de haber asesinado a su anfitrión, comenzaron una terrible matanza. Ismael asesinó a muchos seguidores prominentes de Gedalías, y puso a cuchillo a la pequeña guarnición caldea estacionada en Mizpa. Su acto asesino logrado, Ismael dejó Mizpa con muchos cautivos, dirigiéndose a Ammón.

Johanan y algunos de sus valientes hombres habían escapado de la masacre, porque no estaban en Mizpa en ese momento. Cuando Johanan se enteró de la terrible tragedia, reunió ayuda adicional y persiguió al asesino. Derrotando a Ismael cerca de Gabaón en Benjamín, Johanán logró liberar a los cautivos, pero Ismael, con unos pocos seguidores, logró escapar a la tierra de Ammón.

La difícil situación de los judíos ahora era triste. El asesinato de Gedalías y de la guarnición de Babilonia provocaría la ira de Nabucodonosor sobre los restos del pueblo de Judá. Tenían mucho miedo de su castigo. Sin embargo, ¿a dónde podrían recurrir? El único refugio de refugio parecía ser Egipto, donde la mano de Nabucodonosor aún no había llegado. Pero ese país era odioso para ellos. Aunque habían pasado unos novecientos años desde que sus antepasados habían sido liberados de Egipto después de siglos de esclavitud, Egipto todavía era considerado con aversión. Sin embargo, su desesperación y susto era tan grande que los pobres decidieron buscar escapar en Egipto y emprendieron el camino hacia el sur.

Los judíos apretujados se detuvieron en Beit Lechem y recurrieron a Jeremías para pedirles consejo. El profeta fiel, que había participado en todas sus pruebas y desgracias y se había aferrado a ellos con afecto inquebrantable, todavía estaba entre ellos. Para él, ahora volvieron sus ojos ansiosos, prometiendo atenerse a cualquier consejo que él les diera.

Durante diez días, Jeremías oró a Di-s, y finalmente recibió un mensaje divino que inmediatamente le dijo a las personas reunidas:

“Así dice el Di-s de Israel. . . Si todavía habitas en esta tierra, yo te edificaré y no te destruiré, y te plantaré y no te arrancaré. . . No temas al rey de Babilonia, del que tienes miedo. . . porque estoy contigo para salvarte. . . Pero si dices: “No moraremos en esta tierra”, desobedeciendo la voz de tu Di-s, diciendo: “No, sino que iremos a la tierra de Egipto”. . . entonces sucederá que la espada que temiste te alcanzará allá en la tierra de Egipto, y la hambruna de la cual temías te seguirá de cerca en Egipto; y allí morirás. . . Di-s te ha hablado, oh remanente de Judá, no vayas a Egipto; conocerte con certeza, porque te lo he advertido este día! “

Pero las palabras de Jeremías cayeron en oídos sordos. La gente ya había formado su resolución, y solo había esperado que el profeta la confirmara. A pesar de su promesa solemne a Jeremías de que seguirían su consejo, acusaron al profeta de conspirar junto con su discípulo Baruc, el hijo de Nerías, para entregarlos en manos de los caldeos. Luego, todos siguieron su camino hacia Egipto, forzando a Jeremías y Baruc a acompañarlos.

Cuando los refugiados llegaron a la frontera de Egipto, se detuvieron. Aquí Jeremías advirtió una vez más a sus hermanos que la seguridad que buscaban en Egipto sería efímera. Él predijo que en poco tiempo Egipto sería conquistado por Nabucodonosor y destruido. El profeta les advirtió además sobre los peligros que los acechaban al mezclarse con los idólatras egipcios. Si volvieran a la idolatría, que había sido la causa de todas sus desgracias en el pasado, sellarían su destino más allá de toda esperanza.

Lamentablemente, las advertencias y súplicas del profeta fueron en vano. Los refugiados judíos se establecieron en Egipto y, en poco tiempo, abandonaron su fe en Di-s. Se hundieron al nivel de las prácticas paganas de los egipcios.

Unos años más tarde hubo un levantamiento político en Egipto cuando el faraón Hophra fue asesinado. Nabucodonosor se aprovechó de la situación. Invadió y destruyó la tierra, y la mayoría de los refugiados judíos perecieron en esta invasión y guerra. Así, la espantosa profecía de Jeremías volvió a hacerse realidad.

Dónde y cuándo murió el profeta anciano no se conoce con certeza. Se cree que él y su fiel discípulo Baruch pasaron sus últimos años con sus hermanos exiliados en Babilonia.

En memoria del asesinato de Gedalías y la tragedia que trajo sobre nuestros hermanos en aquellos días, tan pronto después de la destrucción del Templo Sagrado, ayunamos en el tercer día de Tishrei, el ayuno de Gedalías.

Is history repeated?

Why Are Israelis Moving to Germany?

https://www.haaretz.com/1.5177308

Israelis traveling in Germany to get work visas

Agreement to be signed as part of Merkel’s state visit stipulates Israelis on short-term visits to Germany can get work visas almost automatically

https://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-4491675,00.html

Ignore the liberal media’s lies about the “racist” protests taking place in Germany!
German patriots are demanding an end to Merkel’s Open Door policies.
Co-leader of the AfD (Alternative for Germany) party, Dr. Alice Weidel explains the events taking place in Chemnitz.

1Will not wisdom call out, and understanding give forth its voice? אהֲלֹֽא־חָכְמָ֥ה תִקְרָ֑א וּ֜תְבוּנָ֗ה תִּתֵּ֥ן קוֹלָֽהּ:
2At the top of the heights upon the road; at the crossroads she stands. בבְּרֹאשׁ־מְרוֹמִ֥ים עֲלֵי־דָ֑רֶךְ בֵּ֖ית נְתִיב֣וֹת נִצָּֽבָה:
3Beside the gates, at the entrance of the roof, at the entrance of the portals she cries, גלְיַד־שְׁעָרִ֥ים לְפִי־קָ֑רֶת מְב֖וֹא פְתָחִ֣ים תָּרֹֽנָּה:
4“To you, O men, I call, and my voice [is] to the children of man. דאֲלֵיכֶ֣ם אִישִׁ֣ים אֶקְרָ֑א וְ֜קוֹלִ֗י אֶל־בְּנֵ֥י אָדָֽם:
5O simpletons, understand cunning, and you fools, give understanding to your heart. ההָבִ֣ינוּ פְתָאיִ֣ם עָרְמָ֑ה וּ֜כְסִילִ֗ים הָבִ֥ינוּ לֵֽב:
6Hearken for I will speak noble things, and the opening of my lips shall be right things. ושִׁמְעוּ כִּֽי־נְגִידִ֣ים אֲדַבֵּ֑ר וּמִפְתַּ֥ח שְׂ֜פָתַ֗י מֵישָׁרִֽים:
7For my palate shall utter truth, and wickedness is an abomination of my lips. זכִּֽי־אֱ֖מֶת יֶהְגֶּ֣ה חִכִּ֑י וְתוֹעֲבַ֖ת שְׂפָתַ֣י רֶֽשַׁע:
8All the sayings of my lips are with righteousness; there is nothing twisted or crooked in them. חבְּצֶ֥דֶק כָּל־אִמְרֵי־פִ֑י אֵ֥ין בָּ֜הֶ֗ם נִפְתָּ֥ל וְעִקֵּֽשׁ:
9They are all true to the understanding one, and straight to those who find knowledge. טכֻּלָּ֣ם נְ֖כֹחִים לַמֵּבִ֑ין וִֽ֜ישָׁרִ֗ים לְמֹ֣צְאֵי דָֽעַת:
10Take my discipline and not silver; knowledge is chosen above gold. יקְחֽוּ־מוּסָרִ֥י וְאַל־כָּ֑סֶף וְ֜דַ֗עַת מֵחָר֥וּץ נִבְחָֽר:
11For wisdom is better than pearls; all desirable things cannot be compared to it. יאכִּֽי־טוֹבָ֣ה חָ֖כְמָה מִפְּנִינִ֑ים וְכָל־חֲ֜פָצִ֗ים לֹ֣א יִֽשְׁווּ־בָֽהּ:
12I am wisdom; I dwelt [beside] cunning, and the knowledge of devices I will find. יבאֲֽנִי־חָ֖כְמָה שָׁכַ֣נְתִּי עָרְמָ֑ה וְדַ֖עַת מְזִמּ֣וֹת אֶמְצָֽא:
13Fear of the Lord is to hate evil, haughtiness, pride, the way of evil, and a perverse mouth; [these] I hate. יגיִֽרְאַ֣ת יְהוָה֘ שְֹֽנֹ֫את רָ֥ע גֵּ֘אָ֤ה וְגָא֨וֹן וְדֶ֣רֶךְ רָ֖ע וּפִ֨י תַהְפֻּכ֬וֹת שָׂנֵֽאתִי:
14I have counsel and sound wisdom; I am understanding; I have might. ידלִֽי־עֵ֖צָה וְתוּשִׁיָּ֑ה אֲנִ֥י בִ֜ינָ֗ה לִ֣י גְבוּרָֽה:
15Kings reign with me, and rulers legislate righteousness. טובִּי מְלָכִ֣ים יִמְלֹ֑כוּ וְ֜רוֹזְנִ֗ים יְחֹ֣קְקוּ צֶֽדֶק:
16Through me princes govern, and nobles, yea, all judges of righteousness. טזבִּי שָׂרִ֣ים יָשֹ֑רוּ וּ֜נְדִיבִ֗ים כָּל־שֹׁ֥פְטֵי צֶֽדֶק:
17I will love those who love me, and those who seek me eagerly will find me. יזאֲנִי אֹהֲבַ֣יה (אֹהֲבַ֣י) אֵהָ֑ב וּ֜מְשַׁחֲרַ֗י יִמְצָאֻֽנְנִי:

https://ritasibbick.com/2018/09/12/mishlei-proverbs-chapter-8-2/

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s