Today in Judaism

Tuesday, September 25, 2018
16 Tishri, 5779
Sukkot – 2nd day
Laws and Customs

The festival of Sukkot, commemorating G-d’s enveloping protection of the Children of Israel during their 40-year journey through the desert (1313-1273 BCE), is celebrated for seven days, beginning from the eve of Tishrei 15. During this time, we are commanded to “dwell” in a sukkah — a hut of temporary construction, with a roof covering of raw, unfinished vegetable matter (branches, reeds, bamboo, etc.) — signifying the temporality and fragily of human habitation and man-made shelter and our utter dependence upon G-d’s protection and providence. “How [does one fulfill] the mitzvah of dwelling in the sukkah? One should eat, drink, and live in the sukkah, both day and night, as one lives in one’s house on the other days of the year: for seven days a person should make his home his temporary dwelling, and his sukkah his permanent dwelling” (Code of Jewish Law, Orach Chaim 639:1).

At least one k’zayit (approx. 1 oz.) of bread should be eaten in the sukkah on the first evening of the festival, between nightfall and midnight. A special blessing, Leishiv BaSukkah, is recited. For the rest of the festival, all meals must be eaten in the sukkah (see the Code of Jewish Law or consult a Halachic authority as to what constitutes a “meal”). Chabad custom is to refrain from eating or drinking anything outside of the sukkah, even a glass of water (…)

Leyes y costumbres

Comer en sucá

La fiesta de Sucot, que conmemora la protección envolvente de Di-s de los Hijos de Israel durante su viaje de 40 años por el desierto (1313-1273 aC), se celebra durante siete días, comenzando desde la víspera de Tishrei 15. Durante este tiempo, se nos ordena “morar” en una sucá, una cabaña de construcción temporal, con un techo que cubre materia vegetal sin terminar (ramas, juncos, bambú, etc.), que significa la temporalidad y fragilidad de la habitación humana y del refugio hecho por el hombre y nuestra total dependencia de la protección y la providencia de Di-s. “¿Cómo [uno cumple] la mitzvá de morar en la sucá? Uno debe comer, beber y vivir en la sucá, tanto de día como de noche, como uno vive en su casa los otros días del año: durante siete días la persona debe hacer de su hogar su vivienda temporal, y su sucá su morada permanente “(Código de la Ley Judía, Oraj Jaim 639: 1).

Al menos un k’zayit (aproximadamente 1 onza) de pan se debe comer en la sucá la primera noche del festival, entre el anochecer y la medianoche. Se recita una bendición especial, Leishiv BaSukkah. Para el resto del festival, todas las comidas deben comerse en la sucá (ver el Código de la Ley Judía o consultar a una autoridad halájica en cuanto a lo que constituye una “comida”). La costumbre de Jabad es abstenerse de comer o beber algo fuera de la sucá, incluso un vaso de agua (…)

Celebraciones de “Water Drawing”

Cuando el Templo Sagrado estaba en Jerusalem, una de las celebraciones especiales de Sucot era verter agua en el Altar. El dibujo de agua para este propósito fue precedido por celebraciones nocturnas en el patio del Templo; en los 15 escalones que llevan a la azarah (patio interior) se encontraban los levitas mientras tocaban una variedad de instrumentos musicales, los sabios bailaban y hacían malabares con antorchas, y enormes lámparas de aceite iluminaban toda la ciudad. El canto y la danza continuaron hasta el amanecer, cuando una procesión llegaría a la fuente Shiloach que fluía en un valle debajo del templo para “sacar agua con alegría”. “Quien no vio la alegría de las celebraciones del dibujo de agua”, declararon los sabios del Talmud, “no ha visto alegría en su vida”.

Mientras se vertía agua cada día del fetival, las celebraciones especiales se celebraban solo en Chol Hamoed, ya que muchos de los elementos de la celebración (por ejemplo, tocar instrumentos musicales) están prohibidos en Yom Tov.

Hoy, conmemoramos estas celebraciones alegres llevando a cabo eventos en las calles, con música y baile, de Simchat Beit HaShoeivah (“alegría del dibujo en agua”). El Rebe de Lubavitch inició la costumbre de celebrar tales celebraciones en Shabat e Iom Tov también, sin instrumentos musicales, por supuesto. El hecho de que no podamos celebrar como lo hicimos en el Templo, dijo el Rebe, significa que somos libres de celebrar la alegría de Sucot con canto y baile todos los días del festival.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s