Discurso del primer ministro Netanyahu en el “Foro Mundial del Holocausto 2020 – Recordando el Holocausto

  • Government
    The 34th Government, Benjamin Netanyahu
  • Publish Date
    23.01.2020

PM Netanyahu’s Speech at the “World Holocaust Forum 2020 – Remembering the Holocaust, Fighting Antisemitism” at Yad Vashem in Jerusalem

“Honored dignitaries, President Reuven Rivlin, compliments on initiating this important conference.

My brothers and sisters Holocaust survivors,

Righteous among the Nations.

[English]

The Righteous Among the Nations who risked not only their own lives, but the lives of their families to save Jews during the Holocaust.

The trees on this hallowed ground of Yad Vashem are a testament to their remarkable, extraordinary courage.

Your majesties,

Your Royal Highnesses,

Presidents,
Mr. Vice-President,

Prime ministers,

and the many distinguished guests and dignitaries assembled here.

Your presence in Jerusalem honors the memory of the six million victims of the Holocaust. Israel and the Jewish people thank you.

[Translated from the Hebrew]

Auschwitz and Jerusalem: An abyss – and a peak. Auschwitz – extermination. Jerusalem – revival. Auschwitz – enslavement. Jerusalem – freedom. Auschwitz – death. Jerusalem – life. Seventy-five years ago, our people – the Jewish People – emerged from the largest killing field in the history of humanity. The survivors do not forget anything: The helplessness, the endless suffering, the flames and the smoke, the bereavement and the loss. But they also remember, with deep gratitude, the day of liberation, the entry of the Red Army into Auschwitz, the immense sacrifice of the allies, soldiers and peoples alike.
To continue reading:

gov.il/en/event_yad_vashem

Discurso del primer ministro Netanyahu en el “Foro Mundial del Holocausto 2020 – Recordando el Holocausto, luchando contra el Antisemitismo”Yad Vashem en Jerusalem
 
“Honrados dignatarios, el presidente Reuven Rivlin, felicita al iniciar esta importante conferencia.
 
Mis hermanos y hermanas sobrevivientes del Holocausto,
 
Justos entre las naciones.

Los Justos entre las Naciones que arriesgaron no solo sus propias vidas, sino las vidas de sus familias para salvar a los Judíos durante el Holocausto.
 
Los árboles en este terreno sagrado de Yad Vashem son un testimonio de su notable y extraordinario coraje.
 
Sus majestades
 
Sus Altezas Reales,
 
Presidentes,
Señor vicepresidente,
 
Primeros ministros,
 
y los muchos distinguidos invitados y dignatarios reunidos aquí.

Su presencia en Jerusalem honra la memoria de los seis millones de víctimas del Holocausto. Israel y el pueblo judío gracias.
 
Auschwitz y Jerusalem: Un abismo y un pico. Auschwitz – exterminio. Jerusalem – avivamiento. Auschwitz – esclavitud. Jerusalem- libertad. Auschwitz – muerte. Jerusalem – vida. Hace setenta y cinco años, nuestro pueblo, el pueblo judío, emergió del campo de exterminio más grande en la historia de la humanidad. Los sobrevivientes no olvidan nada: La impotencia, el sufrimiento interminable, las llamas y el humo, el duelo y la pérdida. Pero también recuerdan, con profunda gratitud, el día de la liberación, la entrada del Ejército Rojo en Auschwitz, el inmenso sacrificio de aliados, soldados y pueblos por igual.
 
Vengo aquí, con el presidente Rivlin y el presidente Putin, de una ceremonia conmovedora, la dedicación del monumento en memoria de las víctimas del asedio de Leningrado. Este es un ejemplo del precio inconcebible de la victoria sobre los nazis. Pero especialmente hoy, hay que decir: Para los seis millones de nuestra gente, incluidos 1,5 millones de niños, las puertas del infierno se abrieron demasiado tarde. Demasiado tarde. Y por lo tanto, en el fundamento del renacimiento del Estado de Israel hay un imperativo principal: Nunca habrá un segundo Holocausto. Como primer ministro de Israel, esta es mi obligación suprema.

Damas y caballeros,
 
Israel está eternamente agradecido por el inmenso sacrificio que hicieron los aliados, los pueblos y los soldados, para derrotar a los nazis y salvar nuestra civilización. Sin ese sacrificio, no habría sobrevivientes hoy.
 
Sin embargo, también recordamos que hace unos 80 años, cuando el pueblo Judío se enfrentó a la aniquilación, el mundo nos dio la espalda, dejándonos al más amargo de los destinos.
 
Para muchos, Auschwitz es el último símbolo del mal. Ciertamente es eso. Los brazos tatuados de quienes pasaron por debajo de sus puertas infames, las pilas de zapatos y anteojos incautados de los desposeídos en sus últimos momentos, las cámaras de gas y los crematorios que convirtieron a millones de personas en cenizas, todo esto atestigua las horrendas profundidades a las que La humanidad puede hundirse.
 
Pero para el pueblo judío, Auschwitz es más que el último símbolo del mal.
 
También es el último símbolo de la impotencia Judía. Es la culminación de lo que puede suceder cuando nuestra gente no tiene voz, ni tierra, ni escudo.
 
Hoy tenemos una voz, tenemos una tierra y tenemos un escudo. Hoy, nuestra voz se escucha en la Casa Blanca y en el Kremlin, en los pasillos de las Naciones Unidas y el Congreso de los Estados Unidos, en Londres, París y Berlín, y en innumerables capitales de todo el mundo, muchas de ellas representadas aquí por ustedes.
 
Hoy tenemos una tierra: Nuestra Antigua Patria que revivimos, a la que nos enfrentamos a los exiliados de nuestra gente y en la que construimos un Estado avanzado y poderoso.
 
Y hoy, tenemos un escudo. Y qué escudo es. Una y otra vez, la fuerza de nuestras armas, el coraje de nuestros soldados y el espíritu de nuestro pueblo han prevalecido contra aquellos que intentaron destruirnos. Nuestra mano se extiende en paz a todos nuestros vecinos, y un número creciente de ellos la está aprovechando para construir con Israel puentes de esperanza y reconciliación.
Damas y caballeros,
 
El pueblo Judío ha aprendido las lecciones del Holocausto: Tomar, tomar siempre en serio las amenazas de quienes buscan nuestra destrucción; enfrentar las amenazas cuando son pequeñas; y sobre todo, a pesar de que apreciamos profundamente el gran apoyo de nuestros amigos, para tener siempre el poder de defendernos por nosotros mismos. Hemos aprendido que Israel siempre debe seguir siendo el dueño de su destino.
 
El estado Judío ha aprendido las lecciones del Holocausto. ¿Ha aprendido el mundo las lecciones del Holocausto?
 
Hay algunas señales de esperanza, y esta reunión extraordinaria es una de ellas. Hoy, los peligros del racismo, las ideologías de odio y el antisemitismo se comprenden mejor. Muchos reconocen una verdad simple: que lo que comienza con el odio a los judíos no termina con los judíos. Hoy están representados aquí gobiernos que entienden que confrontar el antisemitismo en todas sus formas también protege a sus sociedades.
 
E Israel aprecia profundamente esto. También apreciamos, como muchos entienden, como dijo ayer el presidente Macron, que el antisionismo es simplemente la última forma de antisemitismo. Todos estos son signos reales de esperanza, comprensión y conocimiento de cómo proteger nuestra civilización y nuestro mundo.
 
Y sin embargo, estoy preocupado. Me preocupa que todavía no hayamos visto una postura unificada y decidida contra el régimen más antisemita del planeta, un régimen que busca abiertamente desarrollar armas nucleares y aniquilar al único estado Judío.
 
Israel saluda al presidente Trump y al vicepresidente Pence por confrontar a los tiranos de Teherán que subyugan a su propio pueblo y amenazan la paz y la seguridad del mundo entero. Amenazan la paz y la seguridad de todos en el Medio Oriente y todos los demás. Pido a todos los gobiernos que se unan al esfuerzo vital de confrontar a Irán.
 
En cualquier caso, deseo asegurar de nuevo a nuestro pueblo y a todos nuestros amigos, Israel hará lo que sea para defender a nuestro estado, defender a nuestro pueblo y defender el futuro Judío.
 
Señoras y señores, como Primer Ministro de Israel, prometo que las palabras “Nunca más” no serán un eslogan vacío, sino un llamado eterno a la acción. Con este llamado a la acción, continuaremos nuestro maravilloso viaje del renacimiento de nuestra gente que emergió del valle de los huesos secos. De los huesos [atzamot] a la independencia [atzmaut], y de la independencia a la fuerza [otzma], de Auschwitz a Jerusalem, de la oscuridad a la luz. En palabras del profeta Isaías, ‘Las personas que caminaron en la oscuridad han visto una gran luz’ “.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s