Three Weeks Laws and Customs / Leyes y Costumbres de las Tres Semanas

A 21 Day Period of National Mourning

The Three Weeks: What and Why

For eight hundred and thirty years there stood an edifice upon a Jerusalem hilltop which served as the point of contact between heaven and earth. So central was this edifice to the relationship between man and G‑d that nearly two-thirds of the mitzvot are contingent upon its existence. Its destruction is regarded as the greatest tragedy of our history, and its rebuilding will mark the ultimate redemption-the restoration of harmony within G‑d’s creation and between G‑d and His creation.

A full three weeks of our year—the three weeks “between the strictures” of Tammuz 17and Av 9—are designated as a time of mourning over the destruction of the Holy Templeand the resultant galut—physical exile and spiritual displacement—in which we still find ourselves.

To Read the full Article:

chabad.org/jewish/The-Three-Weeks

Leyes y Costumbres de Tres Semanas

Un período de 21 días de duelo nacional

Durante ochocientos treinta años hubo un edificio sobre una colina de Jerusalem que sirvió como punto de contacto entre el cielo y la tierra. Tan central fue este edificio en la relación entre el hombre y Di-s que casi dos tercios de las mitzvot dependen de su existencia. Su destrucción es considerada como la mayor tragedia de nuestra historia, y su reconstrucción marcará la redención final – la restauración de la armonía dentro de la creación de Di-s y entre Di-s y Su creación.

Las tres semanas completas de nuestro año, las tres semanas “entre las estrechos” 1 de Tammuz 17 y Av 9, se designan como un momento de duelo por la destrucción del Templo Sagrado y la resultante galera (exilio físico y desplazamiento espiritual) en que aún nos encontramos.

En este período, muchas calamidades cayeron sobre el pueblo Judío a lo largo de las generaciones. Fue durante este período que tanto el primer como el segundo Templos fueron destruidos.

Conducta durante las 3 semanas

Durante este período, disminuimos el alcance de nuestro regocijo. Nosotros no:

Realizar bodas. (Se permiten fiestas de compromiso, sin música, hasta Rosh Chodesh Av.)
Tocar instrumentos musicales o escucha música.
Recitar la bendición Shehecheyanu. Por lo tanto, no usamos ropa nueva ni comemos fruta que aún no hemos comido esta temporada, por lo que no se nos exigirá recitar Shehecheyanu.
Cortarse el pelo o afeitarse. Muchas comunidades sefardíes permiten cortes de pelo y afeitarse hasta la semana de Tisha b’Av (en otras palabras, hasta el sábado por la noche antes del ayuno).
(Hable con su rabino si existen circunstancias atenuantes que le impiden observar cualquiera de las costumbres anteriores).

Shabbat

Todas las leyes de duelo están suspendidas en Shabat. Esto incluye el 17 de Tammuz y el 9 de Av, ellos mismos: cuando caen en Shabat, los días de ayuno se posponen hasta el domingo, y el Shabat se celebra alegremente. El Rebe declaró en numerosas ocasiones que en estos Shabat debemos aumentar nuestra alegría y agregar un plato extra sabroso a nuestras comidas, para enfatizar que no estamos en un estado de luto.

En el primer Shabat de las Tres Semanas (o el 17 del mismo Tamuz, si cae en Shabat) casi siempre leemos la porción de Tora de Pinchas. El final de la lectura se habla de las tres fiestas Judías. Se ha dicho entre jasidim que esto alude a la idea de que los tres Shabat de las Tres Semanas se celebrarán a la par con los tres festivales …

¿Por qué se suspende todo el luto en Shabat?

Aunque estos días y semanas anunciaron un exilio plagado de persecución y distanciamiento espiritual, creemos que, en última instancia, esto es para bien. Muy pronto, con la llegada de Moshiach, entenderemos que todo el sufrimiento fue necesario para alcanzar el bien supremo. En ese momento, los profetas predicen que estos días tristes se transformarán en días de alegría.

Cada Shabat constituye un anticipo de la Era Mesiánica. Como tal, en Shabat solo nos enfocamos en el elemento positivo de este período.

Determinación para reconstruir

Además de las reglas y restricciones “técnicas” mencionadas anteriormente, durante este período pasamos un tiempo adicional contemplando el estado menos perfecto en el que se encuentra el mundo ahora y qué podemos hacer para mejorarlo al aumentar los actos de bondad y amabilidad.

El Rebe instó a que las Tres Semanas sean un tiempo de mayor estudio de la Torá y de dar caridad, de acuerdo con el versículo,  “Sión será redimida por la ley, y sus repatriados por la caridad”. En particular, el Rebe solicitó una y otra vez el estudio de aquellas partes de la Torá que se ocupan de la construcción del Templo Sagrado.

¿Por qué estas leyes? El Rebe basó su solicitud en un diálogo, citado en el Midrash,  que ocurrió después de que Di-s le dijo al Profeta Ezequiel que instruyera al pueblo Judío exiliado sobre las medidas y el diseño del tercer Templo Sagrado:

 

“Maestro del mundo”, respondió Ezequiel, “¿por qué me dices que vaya y le diga a Israel la forma de la casa? Ahora están en el exilio en la tierra de nuestros enemigos, ¿hay algo que puedan hacer al respecto? hasta que regresen del exilio. Luego, iré a informarles “.

Di-s respondió: “¿Debería ignorarse la construcción de Mi Casa porque Mis hijos están en el exilio? El estudio del diseño del Templo Sagrado como se detalla en la Torá puede equipararse a su construcción real. Ve y diles que estudien la forma del Templo Sagrado. Como recompensa por su estudio y su ocupación con él, lo consideraré como si realmente hubieran construido el Templo Sagrado “.

¡Es nuestra generación en particular, que se encuentra en el umbral de la Redención, que debe estudiar estas leyes con la conciencia de que estas leyes serán bastante prácticas en el futuro inminente!

De la destrucción a la renovación

Pero hay más en las Tres Semanas que el ayuno y la lamentación. El profeta describe los ayunos como “días de buena voluntad antes de Di-s”, días de oportunidad para explotar las fallas del pasado como el impulso para un vínculo renovado y aún más profundo con Di-s. Una sensación de purificación acompaña al ayuno, una promesa de redención impregna el duelo y una corriente de alegría subyace en la tristeza. El Noveno de Av, dicen nuestros sabios, no es solo el día de la destrucción del Templo, también es el cumpleaños de Moshiach.

Que pronto merezcamos el cumplimiento de la profecía: “Convertiré su duelo en alegría y los consolaré y los alegraré de su dolor” (Jeremías 31:12).

INSTITUTO DEL TEMPLO

gallery

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s