Why is the Left so Afraid of Twitter? / ¿Por qué la Izquierda le Teme Tanto a Twitter?

 

Why is the Left so Afraid of Twitter?

 

Actualmente, organizaciones y políticos de izquierda están llevando a cabo una campaña para exigir que Twitter, ahora propiedad de Elon Musk, continúe con su práctica de censurar el discurso de odio y otras publicaciones “objetables”.

Una carta enviada a los 20 principales anunciantes de Twitter, firmada por 40 organizaciones activistas, incluidas la NAACP, el Center for American Progress, GLAAD y Global Project Against Hate and extremism, contenía la siguiente amenaza velada:

“Nosotros, las organizaciones abajo firmantes, les pedimos que notifiquen a Musk y se comprometan públicamente a que cesarán todos los anuncios en Twitter a nivel mundial si continúa con sus planes para socavar la seguridad de la marca y los estándares de la comunidad, incluida la moderación del contenido”.

Esto significa que Musk no debe revertir lo que Twitter tiene en los libros ahora y comprometerse a hacer cumplir las reglas existentes. En otras palabras, se ha pedido a los anunciantes de Twitter que boicoteen Twitter a menos que continúe censurando.

Hace décadas, durante el apogeo del McCarthyism, era la extrema derecha la que exigía la censura, mientras que la izquierda insistía en que el mercado de las ideas debía dejarse abierto a todas las formas de expresión.

Como escribió Thomas Jefferson en 1801:

“[N]ada tenemos que temer de la desmoralización de unos si otros quedan libres para demostrar sus errores, y especialmente la ley está dispuesta a castigar el primer hecho delictivo producido por falso razonamiento. Estos son correctivos más seguros que la conciencia de un juez.”

La desconfianza de Jefferson en “la conciencia de un juez” probablemente sería aún mayor si los censores fueran los directores ejecutivos de las empresas que dependen de los anunciantes para obtener ganancias.

En un momento de creciente división, hostilidad y violencia, es comprensible considerar la censura como la solución fácil a un problema difícil. Pero la censura requiere censores, y una vez que a los censores se les da la capacidad de elegir lo que el público escuchará, esta pendiente resbaladiza nos aleja de la libertad y nos acerca a la represión.

Ciertamente no me gusta el tipo de discurso de odio antisemita que prevalece en muchas de las plataformas de Internet actuales y soy el destinatario de estos correos electrónicos y tuits casi a diario. La libertad de expresión no es gratis. La vieja expresión de que “palos y piedras pueden romper mis huesos, pero los nombres nunca me harán daño” es falsa. Los nombres me lastiman a mí, a mi familia ya los demás. Pero ese no es el problema. La cuestión es si en una sociedad abierta debemos soportar estos dolores para evitar sufrir incluso grandes dolores de censura selectiva.

Los redactores de la Primera Enmienda optaron por soportar el dolor de hablar demasiado sobre los peligros del discurso controlado por el gobierno. Pero Twitter no es el gobierno. Ni Facebook ni YouTube. Son compañías de medios gigantes que dominan y controlan el flujo del discurso en todo el mundo. Y los peligros de poner el control de esos flujos en manos de censores elitistas invisibles amenazan con socavar nuestra libertad más importante.

Este es el problema más importante de la libertad de expresión que se enfrentará durante el resto del siglo XXI: si tolerar la libertad de expresión sin trabas y, a veces, incluso peligrosa, o exigir una censura privada del tipo que el gobierno no podría imponer.

Algunos han propuesto que tratemos a las gigantescas empresas de medios sociales como “transportistas comunes”, como las empresas de ferrocarriles y telégrafos. Pero bajo la Primera Enmienda, colocar controles sobre el discurso público es diferente de regular los viajes e incluso las comunicaciones telegráficas personales.

Una manifestación de la división de nuestra nación es que temas complejos de este tipo rara vez se debaten desapasionada e inteligentemente. En cambio, las personas se ven obligadas a elegir bandos: ¿estás a favor de Musk o en su contra? ¿Está a favor de los controles sobre la expresión en Internet o en contra? La primera víctima del extremismo divisivo son los matices. Y es un matiz que se necesita urgentemente con respecto a este tema de la censura en Internet. Permita que se ofrezcan y discutan propuestas matizadas. No nos apresuremos a juzgar sobre cuestiones tan importantes y complejas. Y lo más importante, que la libertad de expresión no se convierta en un arma como un tema partidista.

*   *    *

 

Freedom of expression is one of the Human Rights that guarantees the possibility of being able to express opinions and ideas without suffering reprisals, censorship or sanctions derived from what one has expressed. Obviously this does not imply that one can say everything that comes to mind, since every right goes hand in hand with responsibilities and obligations, so there are limitations that cannot be overlooked such as defaming, offending or directly assaulting a person, through speech.

The politically correct has shown us and taught us that the words we say or the acts we perform can hurt the integrity of another person, even without having intended to do so.

 

¿Cuál es la perspectiva de la Torá sobre espacios seguros, discursos provocadores y corrección política?

Por Yehuda Shurpin

La libertad de expresión y el factor Di-s

En primer lugar, necesitamos entender una diferencia filosófica subyacente entre la Constitución y la Torá. Según la Constitución, el hombre fue creado con derechos naturales, por lo que el Gobierno ve como su trabajo crear leyes que protejan esos derechos. Según la Torá, sin embargo, Di-s no simplemente nos creó y nos dejó por nuestra propia cuenta, sino que Él participa activamente en el mundo y se preocupa por lo que hacemos. Por lo tanto, Él no nos dio derechos pasivos, sino responsabilidades y deberes.

Sin embargo, por mucho que la Torá celebre el intenso debate y el discurso elevado, no duda en prohibir ciertos tipos de discursos, como lashón hará, es decir, hablar negativamente sobre otra persona, aunque sea verdad. Hablar negativamente acerca de alguien viola el mandamiento bíblico: “No irás como chismoso en medio de tu pueblo. No te quedarás quieto ante la sangre de tu prójimo. Yo soy el Eterno”. Y dependiendo de la situación, chismorrear puede violar hasta 31 mandamientos de la Torá.

Sin duda, si guardar silencio resultará en daño físico o financiero a alguien, entonces uno está obligado a hablar. No obstante, sin estas condiciones, tal discurso está prohibido *…(

Para leer el artículo completo:

es.chabad.org/jewish/Cul-es-la-perspectiva-de-la-Tor-sobre-espacios-seguros-discursos-provocadores-y-correccin-poltica

Le Ponemos Filtro a Nuestras Palabras? / Do We Filter Our Words?

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s