Shabbat Shalom

Elul 22, 5784

September 11, 2020

Haftarah:

Isaiah 61:10 – 63:9

Nitzavim-Vayelech in a Nutshell

Deut. 29:9–31:30

The Parshah of Nitzavim includes some of the most fundamental principles of the Jewish faith:

The unity of Israel: “You stand today, all of you, before the L‑rd your G‑d: your heads, your tribes, your elders, your officers, and every Israelite man; your young ones, your wives, the stranger in your gate; from your wood-hewer to your water-drawer.”

To Read the full Article:

chabad.org/parshah/jewish/Nitzavim-Vayelech-in-a-Nutshell

Elul 22, 5784

Septiembre 11, 2020

Resumen de la Parashá

Deuteronomio 29:9-31:30

La sección de Nitzavím (firmes) contiene algunos de los principios más fundamentales de la fe judía:

La unión del pueblo judío: “Todos ustedes se encuentran hoy firmes ante Di-s, su Di-s, los jefes de sus tribus, los ancianos, los oficiales, todos los hombres de Israel; los niños, las mujeres, el extraño que vive con ustedes; desde el leñador hasta el aguatero”.

La futura redención(…)

Para Leer el Artículo Completo:

es.chabad.org/jewish/Resumen-de-la-Parash

Artículos Relacionados:

By Yitzi Hurwitz

The Key to Blessing Is Humility and Respect

This week’s parshah is Nitzavim-Vayelech (Nitzavim is always read on the Shabbat before Rosh Hashanah, and Vayelech is either being read together Nitzavim or on the Shabbat after Rosh Hashanah, Shabbat Shuvah). There are therefore many lessons to be found in the parshah pertaining to Rosh Hashanah and the coming year.

The Conduit

In parshat Vayelech, Moses says: “Take this book of the Torah and place it beside the Ark of the covenant of G‑d your G‑d.”

The Talmud cites two opinions as to where the Torah was actually placed. One says (…)

To Read the Full article:

chabad.org/parshah/jewish/The-Key-to-Blessing-Is-Humility-and-Respect

La Clave de la Bendición es la Humildad y el Respeto

La parashá de esta semana es Nitzavim-Vayelech (Nitzavim siempre se lee en Shabat antes de Rosh Hashaná, y Vayelech se lee juntos Nitzavim o en Shabat después de Rosh Hashaná, Shabat Shuvah). Por lo tanto, hay muchas lecciones que se pueden encontrar en la parashá relacionada con Rosh Hashaná y el año que viene.

El  Conducto

En la parashá Vayelej, Moisés dice: “Toma este libro de la Torá y colócalo junto al Arca del pacto de Di-s tu Di-s”.

El Talmud cita dos opiniones sobre dónde se colocó realmente la Torá. Se dice que estaba dentro del Arca junto con las Dos Tablas. El otro dice que estaba en el costado del Arca. Pero según ambas opiniones, tanto la Torá como los Diez Mandamientos estaban en el Lugar Santísimo, la cámara que albergaba el Arca.

El Lugar Santísimo estaba por encima de la naturaleza. El lugar donde se encontraba el Arca fue milagroso; aunque el Arca estaba allí, no ocupaba espacio que pudiera medirse. Las dimensiones naturales del tiempo y el espacio quedaron suspendidas en el Lugar Santísimo.

Los Diez Mandamientos fueron grabados en las Tablas. Cuando grabas letras en piedra, no se le agrega nada. Tantas palabras como grabes, la piedra seguirá siendo del mismo tamaño. Similar al Lugar Santísimo, donde el Arca no ocupaba espacio.

Los Diez Mandamientos también fueron milagrosos. El grabado atravesó toda la piedra, incluso para las letras final mem y samech. Uno era un cuadrado y el otro un círculo, por lo que no había forma natural de que los centros de las letras permanecieran en su lugar. Sin embargo, los centros de piedra de esas letras se suspendieron milagrosamente en su lugar.

Parece que los objetos en el Lugar Santísimo tenían un tema común: milagroso y por encima del espacio y el tiempo.

Entonces, ¿qué estaba haciendo la Torá allí? Con letras escritas con tinta sobre pergamino, las letras ocupaban espacio extra y no había nada de milagroso en ello.

El propósito del Lugar Santísimo (y el Arca y los Diez Mandamientos) no era permanecer escondido. Más bien, estaban allí para que su luz Divina se extendiera al Templo, a Jerusalem y a toda la tierra de Israel. Esto, a su vez, afectó a todo el pueblo Judío y, en última instancia, también a los no Judíos.

Dado que el Lugar Santísimo, el Arca y los Diez Mandamientos estaban por encima de la naturaleza, tenía que haber un intermediario, un conducto, para llevar su luz al mundo natural. La Torá sirvió como conducto. Es la Torá la que trae la luz Divina sobrenatural a nuestras vidas. Cuando guardamos la Torá, difundimos esa luz por todo el mundo, afectando incluso a aquellos que no son Judíos.

Rosh Hashaná

Rosh Hashaná es el Lugar Santísimo del año. Nuestro servicio en Rosh Hashaná va más allá de nuestro entendimiento. Debido a nuestro tremendo temor ante Di-s, nos sentimos pequeños ante Él, como si ni siquiera estuviéramos allí. En Rosh Hashaná, hay una luz divina especial que nos inspira hasta el punto de que estamos dispuestos a sacrificarnos, yendo más allá del entendimiento y por encima de la naturaleza.

Durante el año, nuestro modo de servicio no tiene por qué estar más allá de nuestro entendimiento. Incluso los sacrificios que hacemos son algo de nuestro entendimiento. Sin embargo, en nuestro estado físico mundano, debemos tratar de humillarnos hasta el punto en que seamos nulos, al igual que en Rosh Hashaná. De esta manera, atraemos la luz de Rosh Hashaná a nuestra vida cotidiana, llevándola también por encima de la naturaleza.

Para poder lograr esto, debemos prepararnos y establecer el tono para que esto sea posible. ¿Cómo logramos esto?

Nitzavim comienza con: “Están aquí hoy, todos ustedes (kulchem), ante el Señor su Di-s, sus cabezas, sus tribus … desde sus leñadores hasta sus bebederos”.

“Sus cabezas, sus tribus … desde sus leñadores hasta sus bebederos”, se refieren a los diferentes tipos de Judíos.

Se compara al pueblo Judío con un gran cuerpo. Cada uno de nosotros simboliza una parte diferente del cuerpo. Algunos de nosotros somos cabeza; otros son brazos, piernas, etc. Todos somos necesarios para cumplir nuestra misión nacional. La cabeza conduce, pero no puede hacer mucho sin los brazos, y no puede ir a ningún lado sin las piernas y los pies.

La clave de nuestro éxito es kulchem, “todos ustedes”, estar unidos como uno y vernos unos a otros como igualmente importantes.

En Rosh Hashaná, debido a la grandeza del día y la abrumadora presencia de Di-s, no hay lugar para el ego. Ante Di-s, todos somos igualmente nada.

El Respeto

Si puedes tomar la ausencia de ego de Rosh Hashaná y aplicarla al resto del año, ya sea que te veas como la cabeza o las piernas, anulas tu ego hasta el punto de que no te ves a ti mismo como mejor que el otro. Todos son igualmente importantes. Atraerás la luz de Rosh Hashaná durante todo el año, y con ella vendrán sus bendiciones de salud, satisfacción y sustento.

Es muy importante tratar a las personas con respeto. La arrogancia y hablar mal a las personas son algunos de los rasgos más feos. Nos dividen. La humildad y el respeto son algunos de los rasgos más hermosos. Nos unen.

Cuando estamos unidos, la luz de Di-s nos ilumina y, a través de nosotros, la luz ilumina al mundo entero. A través de la humildad y el respeto por los demás, comenzamos a ver el valor de todos y cómo no estamos completos sin ellos. Cuando estamos unidos, encontramos alegría en nuestra misión. Esta alegría rompe todas las fronteras, especialmente los confines del oscuro exilio. Cuando lo haga, el Mashíaj estará aquí. ¡Que suceda pronto!

Shabbat Shalom

Elul 16, 5780
September 5, 2020

Devarim – Deuteronomy – Chapter 26

5 And you shall call out and say before the Lord, your God, “An Aramean [sought to] destroy my forefather, and he went down to Egypt and sojourned there with a small number of people, and there, he became a great, mighty, and numerous nation. הוְעָנִ֨יתָ וְאָֽמַרְתָּ֜ לִפְנֵ֣י | יְהֹוָ֣ה אֱלֹהֶ֗יךָ אֲרַמִּי֙ אֹבֵ֣ד אָבִ֔י וַיֵּ֣רֶד מִצְרַ֔יְמָה וַיָּ֥גָר שָׁ֖ם בִּמְתֵ֣י מְעָ֑ט וַֽיְהִי־שָׁ֕ם לְג֥וֹי גָּד֖וֹל עָצ֥וּם וָרָֽב:
6 And the Egyptians treated us cruelly and afflicted us, and they imposed hard labor upon us. ווַיָּרֵ֧עוּ אֹתָ֛נוּ הַמִּצְרִ֖ים וַיְעַנּ֑וּנוּ וַיִּתְּנ֥וּ עָלֵ֖ינוּ עֲבֹדָ֥ה קָשָֽׁה:
7 So we cried out to the Lord, God of our fathers, and the Lord heard our voice and saw our affliction, our toil, and our oppression. זוַנִּצְעַ֕ק אֶל־יְהֹוָ֖ה אֱלֹהֵ֣י אֲבֹתֵ֑ינוּ וַיִּשְׁמַ֤ע יְהֹוָה֙ אֶת־קֹלֵ֔נוּ וַיַּ֧רְא אֶת־עָנְיֵ֛נוּ וְאֶת־עֲמָלֵ֖נוּ וְאֶת־לַֽחֲצֵֽנוּ:
8 And the Lord brought us out from Egypt with a strong hand and with an outstretched arm, with great awe, and with signs and wonders. חוַיּֽוֹצִאֵ֤נוּ יְהֹוָה֙ מִמִּצְרַ֔יִם בְּיָ֤ד חֲזָקָה֙ וּבִזְרֹ֣עַ נְטוּיָ֔ה וּבְמֹרָ֖א גָּדֹ֑ל וּבְאֹת֖וֹת וּבְמֹֽפְתִֽים:
9 And He brought us to this place, and He gave us this land, a land flowing with milk and honey. טוַיְבִאֵ֖נוּ אֶל־הַמָּק֣וֹם הַזֶּ֑ה וַיִּתֶּן־לָ֨נוּ֙ אֶת־הָאָ֣רֶץ הַזֹּ֔את אֶ֛רֶץ זָבַ֥ת חָלָ֖ב וּדְבָֽשׁ:
10 And now, behold, I have brought the first of the fruit of the ground which you, O Lord, have given to me.” Then, you shall lay it before the Lord, your God, and prostrate yourself before the Lord, your God. יוְעַתָּ֗ה הִנֵּ֤ה הֵבֵ֨אתִי֙ אֶת־רֵאשִׁית֙ פְּרִ֣י הָֽאֲדָמָ֔ה אֲשֶׁר־נָתַ֥תָּה לִּ֖י יְהֹוָ֑ה וְהִנַּחְתּ֗וֹ לִפְנֵי֙ יְהֹוָ֣ה אֱלֹהֶ֔יךָ וְהִשְׁתַּֽחֲוִ֔יתָ לִפְנֵ֖י יְהֹוָ֥ה אֱלֹהֶֽיךָ:
11 Then, you shall rejoice with all the good that the Lord, your God, has granted you and your household you, the Levite, and the stranger who is among you. יאוְשָֽׂמַחְתָּ֣ בְכָל־הַטּ֗וֹב אֲשֶׁ֧ר נָֽתַן־לְךָ֛ יְהֹוָ֥ה אֱלֹהֶ֖יךָ וּלְבֵיתֶ֑ךָ אַתָּה֙ וְהַלֵּוִ֔י וְהַגֵּ֖ר אֲשֶׁ֥ר בְּקִרְבֶּֽךָ:

Torah Reading:

Haftarah:

Isaiah 60:1-22

Ki Tavo in a Nutshell

Deuteronomy 26:1–29:8

Moses instructs the people of Israel: When you enter the landthat G‑d is giving to you as your eternal heritage, and you settle it and cultivate it, bring the first-ripened fruits (bikkurim)of your orchard to the Holy Temple, and declare your gratitudefor all that G‑d has done for you.

Our Parshah also includes the laws of the tithes (…)

To Read the full Article:

chabad.org/parshah/jewish/Ki-Tavo-in-a-Nutshell

Yeshayahu – Isaiah – Chapter 60

1 Arise, shine, for your light has come, and the glory of the Lord has shone upon you. אק֥וּמִי א֖וֹרִי כִּֽי־בָ֣א אוֹרֵ֑ךְ וּכְב֥וֹד יְהֹוָ֖ה עָלַ֥יִךְ זָרָֽח:
2 For behold, darkness shall cover the earth, and a gross darkness the kingdoms, and the Lord shall shine upon you, and His glory shall appear over you. בכִּֽי־הִנֵּ֚ה הַחֹ֙שֶׁךְ֙ יְכַסֶּה־אֶ֔רֶץ וַֽעֲרָפֶ֖ל לְאֻמִּ֑ים וְעָלַ֙יִךְ֙ יִזְרַ֣ח יְהֹוָ֔ה וּכְבוֹד֖וֹ עָלַ֥יִךְ יֵֽרָאֶֽה:
3 And nations shall go by your light and kings by the brilliance of your shine. גוְהָֽלְכ֥וּ גוֹיִ֖ם לְאוֹרֵ֑ךְ וּמְלָכִ֖ים לְנֹ֥גַהּ זַרְחֵֽךְ:
4 Lift up your eyes all around and see, they all have gathered, they have come to you; your sons shall come from afar, and your daughters shall be raised on [their] side. דשְׂאִי־סָבִ֚יב עֵינַ֙יִךְ֙ וּרְאִ֔י כֻּלָּ֖ם נִקְבְּצ֣וּ בָֽאוּ־לָ֑ךְ בָּנַ֙יִךְ֙ מֵרָח֣וֹק יָבֹ֔אוּ וּבְנֹתַ֖יִךְ עַל־צַ֥ד תֵּֽאָמַֽנָה:
5 Then you shall see and be radiant, and your heart shall be startled and become enlarged, for the abundance of the west shall be turned over to you, the wealth of the nations that will come to you. האָ֚ז תִּרְאִי֙ וְנָהַ֔רְתְּ וּפָחַ֥ד וְרָחַ֖ב לְבָבֵ֑ךְ כִּֽי־יֵֽהָפֵ֚ךְ עָלַ֙יִךְ֙ הֲמ֣וֹן יָ֔ם חֵ֥יל גּוֹיִ֖ם יָבֹ֥אוּ לָֽךְ:
6 A multitude of camels shall cover you, the young camels of Midian and Ephah, all of them shall come from Sheba; gold and frankincense they shall carry, and the praises of the Lord they shall report. ושִֽׁפְעַ֨ת גְּמַלִּ֜ים תְּכַסֵּ֗ךְ בִּכְרֵ֚י מִדְיָן֙ וְעֵיפָ֔ה כֻּלָּ֖ם מִשְּׁבָ֣א יָבֹ֑אוּ זָהָ֚ב וּלְבוֹנָה֙ יִשָּׂ֔אוּ וּתְהִלּ֥וֹת יְהֹוָ֖ה יְבַשֵּֽׂרוּ:
7 All the sheep of Kedar shall be gathered to you, the rams of Nebaioth shall serve you; they shall be offered up with acceptance upon My altar, and I will glorify My glorious house. זכָּל־צֹ֚אן קֵדָר֙ יִקָּ֣בְצוּ לָ֔ךְ אֵילֵ֥י נְבָי֖וֹת יְשָֽׁרֲת֑וּנֶךְ יַֽעֲל֚וּ עַל־רָצוֹן֙ מִזְבְּחִ֔י וּבֵ֥ית תִּפְאַרְתִּ֖י אֲפָאֵֽר:
8 Who are these that fly like a cloud and like doves to their cotes? חמִי־אֵ֖לֶּה כָּעָ֣ב תְּעוּפֶ֑ינָה וְכַיּוֹנִ֖ים אֶל־אֲרֻבֹּֽתֵיהֶֽם:
9 For the isles will hope for Me, and the ships of Tarshish [as] in the beginning, to bring your sons from afar, their silver and their gold with them, in the name of the Lord your God and for the Holy One of Israel, for He has glorified you. טכִּי־לִ֣י | אִיִּ֣ים יְקַוּ֗וּ וָֽאֳנִיּ֚וֹת תַּרְשִׁישׁ֙ בָּרִ֣אשֹׁנָ֔ה לְהָבִ֚יא בָנַ֙יִךְ֙ מֵֽרָח֔וֹק כַּסְפָּ֥ם וּזְהָבָ֖ם אִתָּ֑ם לְשֵׁם֙ יְהֹוָ֣ה אֱלֹהַ֔יִךְ וְלִקְד֥וֹשׁ יִשְׂרָאֵ֖ל כִּ֥י פֵֽאֲרָֽךְ:
10 And foreigners shall build your walls, and their kings shall serve you, for in My wrath I struck you, and in My grace have I had mercy on you. יוּבָנ֚וּ בְנֵֽי־נֵכָר֙ חֹ֣מֹתַ֔יִךְ וּמַלְכֵיהֶ֖ם יְשָֽׁרְת֑וּנֶךְ כִּ֚י בְקִצְפִּי֙ הִכִּיתִ֔יךְ וּבִרְצוֹנִ֖י רִֽחַמְתִּֽיךְ:
11 And they shall open your gates always; day and night they shall not be closed, to bring to you the wealth of the nations and their kings in procession. יאוּפִתְּח֨וּ שְׁעָרַ֧יִךְ תָּמִ֛יד יוֹמָ֥ם וָלַ֖יְלָה לֹ֣א יִסָּגֵ֑רוּ לְהָבִ֚יא אֵלַ֙יִךְ֙ חֵ֣יל גּוֹיִ֔ם וּמַלְכֵיהֶ֖ם נְהוּגִֽים:
12 For the nation and the kingdom that shall not serve you shall perish, and the nations shall be destroyed. יבכִּֽי־הַגּ֧וֹי וְהַמַּמְלָכָ֛ה אֲשֶׁ֥ר לֹֽא־יַֽעַבְד֖וּךְ יֹאבֵ֑דוּ וְהַגּוֹיִ֖ם חָרֹ֥ב יֶֽחֱרָֽבוּ:
13 The glory of the Lebanon shall come to you, box trees, firs, and cypresses together, to glorify the place of My sanctuary, and the place of My feet I will honor. יגכְּב֚וֹד הַלְּבָנוֹן֙ אֵלַ֣יִךְ יָב֔וֹא בְּר֛וֹשׁ תִּדְהָ֥ר וּתְאַשּׁ֖וּר יַחְדָּ֑ו לְפָאֵר֙ מְק֣וֹם מִקְדָּשִׁ֔י וּמְק֥וֹם רַגְלַ֖י אֲכַבֵּֽד:
14 And the children of your oppressors shall go to you bent over, and those who despised you shall prostrate themselves at the soles of your feet, and they shall call you ‘the city of the Lord, Zion of the Holy One of Israel.’ ידוְהָֽלְכ֨וּ אֵלַ֚יִךְ שְׁח֙וֹחַ֙ בְּנֵ֣י מְעַנַּ֔יִךְ וְהִֽשְׁתַּֽחֲו֛וּ עַל־כַּפּ֥וֹת רַגְלַ֖יִךְ כָּל־מְנַֽאֲצָ֑יִךְ וְקָ֚רְאוּ לָךְ֙ עִ֣יר יְהֹוָ֔ה צִיּ֖וֹן קְד֥וֹשׁ יִשְׂרָאֵֽל:
15 Instead of your being forsaken and hated without a passerby, I will make you an everlasting pride, the joy of every generation. טותַּ֧חַת הֱיוֹתֵ֛ךְ עֲזוּבָ֥ה וּשְׂנוּאָ֖ה וְאֵ֣ין עוֹבֵ֑ר וְשַׂמְתִּיךְ֙ לִגְא֣וֹן עוֹלָ֔ם מְשׂ֖וֹשׂ דּ֥וֹר וָדֽוֹר:
16 And you shall suck the milk of nations and the breast of kings you shall suck, and you shall know that I am the Lord, your Savior, and your Redeemer, the Mighty One of Jacob. טזוְיָֽנַקְתְּ֙ חֲלֵ֣ב גּוֹיִ֔ם וְשֹׁ֥ד מְלָכִ֖ים תִּינָ֑קִי וְיָדַ֗עַתְּ כִּ֣י אֲנִ֚י יְהֹוָה֙ מֽוֹשִׁיעֵ֔ךְ וְגֹֽאֲלֵ֖ךְ אֲבִ֥יר יַֽעֲקֹֽב:
17 Instead of the copper I will bring gold, and instead of the iron I will bring silver, and instead of the wood, copper, and instead of the stones, iron, and I will make your officers peace and your rulers righteousness. יזתַּ֣חַת הַנְּחֹ֜שֶׁת אָבִ֣יא זָהָ֗ב וְתַ֚חַת הַבַּרְזֶל֙ אָ֣בִיא כֶ֔סֶף וְתַ֚חַת הָֽעֵצִים֙ נְחֹ֔שֶׁת וְתַ֥חַת הָֽאֲבָנִ֖ים בַּרְזֶ֑ל וְשַׂמְתִּ֚י פְקֻדָּתֵךְ֙ שָׁל֔וֹם וְנֹגְשַׂ֖יִךְ צְדָקָֽה:
18 Violence shall no longer be heard in your land, neither robbery nor destruction within your borders, and you shall call salvation your walls and your gates praise. יחלֹֽא־יִשָּׁמַ֨ע ע֚וֹד חָמָס֙ בְּאַרְצֵ֔ךְ שֹׁ֥ד וָשֶׁ֖בֶר בִּגְבוּלָ֑יִךְ וְקָרָ֚את יְשׁוּעָה֙ חֽוֹמֹתַ֔יִךְ וּשְׁעָרַ֖יִךְ תְּהִלָּֽה:
19 You shall no longer have the sun for light by day, and for brightness, the moon shall not give you light, but the Lord shall be to you for an everlasting light, and your God for your glory. יטלֹֽא־יִֽהְיֶה־לָּ֨ךְ ע֚וֹד הַשֶּׁ֙מֶשׁ֙ לְא֣וֹר יוֹמָ֔ם וּלְנֹ֕גַהּ הַיָּרֵ֖חַ לֹֽא־יָאִ֣יר לָ֑ךְ וְהָיָה־לָ֚ךְ יְהֹוָה֙ לְא֣וֹר עוֹלָ֔ם וֵֽאלֹהַ֖יִךְ לְתִפְאַרְתֵּֽךְ:
20 Your sun shall no longer set, neither shall your moon be gathered in, for the Lord shall be to you for an everlasting light, and the days of your mourning shall be completed. כלֹֽא־יָב֥וֹא עוֹד֙ שִׁמְשֵׁ֔ךְ וִֽירֵחֵ֖ךְ לֹ֣א יֵֽאָסֵ֑ף כִּ֣י יְהֹוָ֗ה יִֽהְיֶה־לָּךְ֙ לְא֣וֹר עוֹלָ֔ם וְשָֽׁלְמ֖וּ יְמֵ֥י אֶבְלֵֽךְ:
21 And your people, all of them righteous, shall inherit the land forever, a scion of My planting, the work of My hands in which I will glory. כאוְעַמֵּךְ֙ כֻּלָּ֣ם צַדִּיקִ֔ים לְעוֹלָ֖ם יִ֣ירְשׁוּ אָ֑רֶץ נֵ֧צֶר מַטָּעַ֛י(כתיב מַטָּעַ֛ו) מַֽעֲשֵׂ֥ה יָדַ֖י לְהִתְפָּאֵֽר:
22 The smallest shall become a thousand and the least a mighty nation; I am the Lord, in its time I will hasten it. כבהַקָּטֹן֙ יִֽהְיֶ֣ה לָאֶ֔לֶף וְהַצָּעִ֖יר לְג֣וֹי עָצ֑וּם אֲנִ֥י יְהֹוָ֖ה בְּעִתָּ֥הּ אֲחִישֶֽׁנָּה:

16 Elul, 5780

Septiembre 5, 2020

DEUTERONOMIO 26

(5) Entonces, tú dirás ante el Eterno tu Di-s: “Un arameo errante era mi padre, bajó a Egipto y habitó allí con poca gente hasta que el pueblo se engrandenció y se tornó poderoso.

(6) Pero los egipcios nos maltrataron y nos impusieron trabajos forzados.

(7) Y cuando clamamos al Eterno, Di-s de nuestros padres, Él escucho nuestra voz y reparó en nuestras aflicciones, en nuestra desgracia y en nuestra opresión.

(8) El Eterno nos sacó de Egipto con mano poderosa y brazo extendido, con terribles señales y prodigios sin par,

(9) para traernos a este lugar, una tierra que mana leche y miel que puso a nuestra disposición.

(10) Por eso dirás: “Ahora, he aquí que te brindo los primeros frutos de la tierra que Tú, oh Señor me has dado”. Y al presentar las primicias al Eterno tu Dios, te posternarás ante Él.

(11) Y te alegrarás en todas las cosas buenas que el Eterno tu Di-s te dio y  a tu familia. También se regocijará el levita y el forastero que mora entre vosotros.

Lectura de la Torá:

Ki Tavo

Haftorah:

Isaías 60 (1-22)

Resumen de la Parashá

Deuteronomio 26:1-29:8

Moshe instruye al Pueblo de Israel: Cuando entres a la tierra que Di-s te esta entregando como herencia eterna, y la establezcas y la cultives, trae las primeras frutas (bicurím) de tu huerta al Sagrado Templo, y declara tu gratitud por todo lo que Di-s ha hecho por ti.

Esta sección también incluye las leyes de los diezmos (…)

Para leer el artículo completo:

es.chabad.org/jewish/Resumen-de-la-Parash

ISAÍAS 60:1-22

(1) Levántate y resplandece porque ha llegado tu luz; la gloria del Eterno se ha levantado sobre ti, (2) pues, he aquí que las tinieblas cubrirán la tierra y habrá una densa oscuridad sobre los pueblos pero sobre ti se levantará el Eterno y Su gloria será vista sobre ti.

(3) Las naciones irán hacia tu luz y los reyes se desplazaran hacia tu resplandor naciente.

(4) Alza tus ojos enredador y mira. Todos ellos han sido convocados y vienen a ti. Tus hijos viene de lejos y tus hijas son llevadas a su lado.

(5) Tú veras y estarás radiante; Se pasmara tu corazón y se ensanchara porque la abundancia del mar se volverá hacia ti y las riquezas de las naciones vendrán a ti y la riqueza de las  naciones bendrán a  ti.

(6) La caravana de camellos. de Saba te cubrirán. Traerán oro e incienso y proclamarán alabanzas al Eterno.

(7) Todos los rebaños de Kedar serán juntados. para ti. Los carneros de Nabayon (N’vayon) serán para tu servicio. Elevarán sobre Mi altar un sacrificio agradable y yo glorificaré Mi casa.

(8) ¿Quiénes son éstos que vuelan como nube, como las palomas a su palomar?

(9) De seguro, las islas Me aguardarán y los barcos de Tarsis primero para traer a tus hijos desde lejos con su plata y su oro por le NOmbre del Eterno tu Di-s y por el Santo de Israel porque te ha glorificado.

(10) Extranjeros construirán tus muros; sus reyes te ayudarán porque aunque te herí en Mi ira, en Mí favor me he compadecido de ti.

(11) Tus puertas también estarán permanentemente abiertas, días y noches. No cerradas para que los hombres puedan traer la riqueza de las naciones y que sus reyes vengan en procesión;

(12) porque la anción y el reino que no te serviría, perecerá. esas naciones serán completamente asoladas.

(13) La gloria del Líbano vendrá hacia ti; el ciprés, elolmo y el alerce juntamente para hermosear el lugar de Mi santuario. Y haré glorioso ellugar de Mis pies.

(14) Los hijos de quienes te afligieron vendrán a posternarse ante ti. Y todos los que te despreciaron se inclinarán a la altura de los atlones de tus pies y te llamarán ciudad del Eterno, la Sión del Santo de Israel.

(15) Aunque fueras abandonada y aborrecida, de modo que ningún hombre pasa por ti, yo haré que fueras gloria eterna, gozo de generaciones.

(16) Y mamarás la leche de las naciones; mamarás los pechos de los reyes y sabrás que Yo, el Eterno, soy tu Salvador. Yo, el Todopoderoso de Jacob, soy tu Redentor.

(17) Por bronce, traeré oro y por hierro,traeré plata; por madera, bronce y por piedras, hierro. También daré paz a tus funcionarios y justicia a tus magistrados.

(18) La violencia no se oirá más en tu tierra, ni la desolación nimla destrucción denrod e tus fronteras sino que llamarás a tus muros Salvación y a tus puertas Alabanza.

(19) El sol no será más tu luz de día, ni te dará luz la luna por su resplandor sino que el Eterno será tu luz eterna y tu Di´s será tu gloria.

(20) Tu sol no bajará más, ni se irá tu luna, porque el Eterno será tu luz permanente y se acabará los días de tu luto.

(21) Tu pueblo será compuesto solo de justos que heredarán la tierra para siempre. Rebuevos plantados por Mí, obra de Mis manos, en las que me glorío.

(22) El más pequeño vendrá a ser mil y el menor, una nación poderosa. Yo el Eterno, me apresurré en su tiempo.