The Power of Isaac’s Blessings / El poder de las bendiciones de Isaac

By Yitzi Hurwitz

The haftarah for parshat Toldot speaks of how Isaac blessed Jacob, “May G‑d (haElokim) give you from the dew of the heavens and the fat of the land, and abundance of grain and wine.”1

Most of the blessings given to Abraham and Isaac are given with the name Havaya (Y-H-V-H). The majority of blessings, including the priestly blessing, use the name Havaya as well. So when a different name is used in our case, we have to ask why?

To read the full article:

The Power of Isaac Blessings

La haftarah para parshat Toldot habla de cómo Isaac bendijo a Jacob, “Que Di-s (haElokim) te dé del rocío de los cielos y la grasa de la tierra, y la abundancia de grano y vino.” 1

La mayoría de las bendiciones dadas a Abraham e Isaac se dan con el nombre Havaya (Y-H-V-H). La mayoría de las bendiciones, incluida la bendición sacerdotal, también usan el nombre de Havaya. Entonces, cuando se usa un nombre diferente en nuestro caso, tenemos que preguntar por qué?

Cada nombre de Di-s representa una expresión diferente de Su energía en el mundo.

Cada nombre de Di-s representa una expresión diferente de Su energía en el mundo. Por ejemplo, el nombre Havaya representa a jesed, bondad. Es un flujo desenfrenado de Su energía creativa que hace posible la existencia. Sin embargo, dado que es desenfrenada, la revelación puede ser demasiado poderosa. Para que la existencia funcione realmente, es necesario el nombre Elokim, que representa gevurah, fuerza, discernimiento y disciplina. Actúa como un convertidor, traduciendo la energía de Havaya para que el mundo tal como lo conocemos pueda existir. No lo restringe. Lo hace accesible. Es por eso que en la historia de la creación se usa el nombre Elokim. “Al principio, Elokim creó los cielos y la tierra” .2 Esto se debe a que el nombre Elokim facilita la existencia sostenida.

Al mismo tiempo, la energía que recibimos de gevurah es mayor que la que recibimos de jesed. Esto es porque Jesed es frío y tranquilo, y por lo tanto limitado. Gevurah, sin embargo, es caliente y apasionado, y por lo tanto ilimitado.

Ahora comienza a tener sentido por qué las grandes bendiciones en nuestra porción de la Torá fueron dadas solo por Isaac, y no por Abraham y Jacob. El atributo de Isaac era gevurah. También encontramos que justo después de que Abraham falleció, Di-s bendijo a Isaac con el nombre Elokim, como dice, “Y fue después de que Abraham murió, y Elohim bendijo a Isaac su hijo”. 4 Esta es la primera vez que tenemos el nombre Elokim se conectó a una bendición, algo que solo encontramos en conexión con Isaac. Antes de que Abraham muriera, las bendiciones estaban de acuerdo con su atributo y su modo de servicio, jesed, a través del nombre Havaya. Una vez que Abraham murió, las bendiciones comenzaron a venir de acuerdo con el atributo de Isaac y su modo de servicio, gevurah.

Las bendiciones que Isaac le dio a Jacob, “Que haElokim te dé desde el rocío de los cielos …” son más grandes que la bendición que Di-s le dio a Isaac, “Y Elohim bendijo a Isaac su hijo”. Cómo sabemos esto?

Rashi, nos dice que Abraham temía bendecir a Isaac porque vio que Esaú descendía de él. Entonces Abraham dijo: “Que venga el Maestro de bendiciones y bendiga al bueno a sus ojos”, y Di-s vino y bendijo a Isaac. A partir de esta historia, se entiende que si Abraham hubiera bendecido a Isaac, su bendición se transferiría automáticamente a sus hijos, incluido Esaú. Por lo tanto, es lógico que la bendición que Di-s le dio a Isaac transfirió a sus hijos, por lo que tanto Jacob como Esaú ya tenían esta bendición automáticamente.

Leemos en parshat Toldot lo largo que Jacob fue a asegurar las bendiciones de Isaac. Si ya tenía la bendición de Di-s, ¿por qué Jacob quería las bendiciones de Isaac tan mal? La respuesta es que las bendiciones de Isaac fueron mucho más que las que ya tenía.

También leemos en la parashá que Isaac quería bendecir a Esaú. ¿Por qué? ¿No sabía él que Esaú era un problema? Por supuesto que sí. Pero vio un gran potencial en Esaú, porque la fuente de Esaú pertenecía a un reino espiritual muy elevado, y sintió que si obtenía las bendiciones, tal vez revelarían su potencial para la grandeza.

Nos enseñaron que aunque Esaú tenía un gran potencial, las bendiciones se habrían desperdiciado en él. O se habrían desperdiciado, habrían sido engullidos por su naturaleza grosera, o habrían sido demasiado para él para manejarlo, destruyéndolo.

En última instancia, fue Jacob quien obtuvo las bendiciones, y eso es bueno, porque es solo a través de Jacob que Esaú pudo refinarse, logrando su verdadero potencial.

Somos descendientes de Jacob Se nos ha dado la capacidad de tener un efecto sorprendente en el mundo que nos rodea, sacando a la luz el potencial latente en las personas que nos rodean, los descendientes de Esaú. De esta manera, también reciben las bendiciones.

Es porque tenemos las poderosas bendiciones de Isaac del nombre Elokim

¿Qué nos da la capacidad de tener un efecto tan profundo en el mundo? . Es porque tenemos las poderosas bendiciones de Isaac del nombre Elokim. Este es el significado del versículo que establece que “a través de [Abraham] las naciones del mundo serán bendecidas”. Nosotros, los hijos de Abraham, Isaac y Jacob, terminaremos la misión que comenzaron, cambiando el mundo para siempre y trayendo a Moshiach.

Que todos disfrutemos del significado simple de las bendiciones de Isaac: “Que Dios te dé del rocío de los cielos y la grasa de la tierra, y la abundancia de grano y vino”, junto con todas las demás bendiciones, incluidas las nachas, buena salud y abundancia, especialmente la mayor bendición, la venida de Mashíaj. Que él venga pronto.

The Power of Isaac Blessings

Advertisements

TOLDOT

Génesis (25:19-28:9)

(19) Y ésta es la generación de Isaac, hijo de Abraham. Abraham engendró a Isaac. (20) Isaac tenía cuarenta años cuando tomo por mujer a Rebeca, hija de Betuel, arameo de Padan-aram, hermana del arameo Labán. (21) Y Isaac rogó al Eterno por su mujer que era estéril y el Eterno aceptó, por lo que Rebeca concibió. Mas, eran dos los hijos que contendían en sus entrañas. Entonces dijo ella:”Si es así, ¿por qué yo pedí tanto para quedar embarazada?”. Y consultó al Eterno. (23) Y el Eterno le respondió:”Dos pueblos hay en tu vientre y con el tiempo se separarán; un pueblo prevalecerá sobre el otro y el mayor servirá al menor”. (24) Y cuando se cumplieron los días de la gestación, resultaron ser mellizos. (25) El primero salió rojizo, con la piel como manta de pelo y le pusieron por nombre Esaú. (26) Y después salió su hermano, cuya mano estaba asida del talón de Esáu y le llamaron Jacob. Y tenía Isaac sesenta años de edad cuando dio a luz Rebeca. (27) Crecieron ambos hijos y Esaú fue un hombre de campo, diestro en la caza mientras que Jacob, hombre apacible, andaba bien en las tiendas. (28) Isaac quería a Esaú, pues traía caza para comer, y Rebeca prefería a Jacob. (29) Y Jacob guisó un potaje cuando Esaú vino del campo rendido de cansancio, (30) y le dijo Esaú a Jacob: “Permíteme comer este maje rojo porque estoy muy cansado”. Por eso fue llamado Edom (de Adom, rojo). (31) Y le respondió Jacob: “Bien, véndeme entonces ahora tu primogenitura”. (32) Y le dijo Esaú: “He aquí que me voy a morir, ¿de qué me sirve entonces esta primogenitura?”. (33) Y le contestó Jacob: “jurámelo hoy”. Y él se lo juró y vendió su primogenitura a Jacob. (34) Jacob le dio a Esaú, pan y el guiso de lentejas. Y Esaú, comió, bebió y se fue, menospreciando su primogenitura.
26(1) Y hubo hambre en la tierra, por segunda vez después de la hambruna de los días de Abraham. Isaac fue a Abimelec, rey de los filisteos, en guerra. (2) Y se le apareció el Eterno, que le dijo:”No bajes a Egipto, reside en las tierras que te indicaré. (3) Mora en estas tierras y seré contigo; te bendeciré porque a ti y a tu simiente entregaré todos estos países y cumpliré el Pacto que hice con Abraham tu padre. (4) haré que tu simiente se multiplique como las estrellas de los cielos y daré a tu simiente todas estas tierras, y en tu simiente se bendecirán todos los pueblos de la tierra, (5) porque Abraham escuchó Mi voz y cumplió con Mis mandamientos, Mis preceptos y Mis leyes”. (6) Isaac habitó en Gerar. (7) Y los hombres del lugar le interrogaron sobre su mujer, y él respondió:”Es mi hermana”, porque temió decir que era su mujer, no fuera que lo matarán por Rebeca, pues era de atractiva apariencia. (8) Pero después de mucho tiempo, ocurrió que Abimelec, rey de los filisteos, mirando por una ventana, vio a Isaac que jugueteaba con Rebeca, su mujer. (9) Entonces Abimelec llamó a Isaac y le preguntó:”¿Es ella tu mujer? ¿Por qué dijiste entonces que era tu hermana?”, y le contestó Isaac:”Para no morir por ella”. (10) Y le respondió Abimelec: “¿Pero qué nos hiciste? Poco faltó para que alguien del pueblo se acostara con tu mujer haciéndonos culpables a todos nosotros”. (11) Y Abimelec dio la siguiente orden al pueblo:”Quien toque a este hombre o a esta mujer será condenado a muerte”. (12) Isaac sembró en esa tierra y cosechó ese año el cien por uno, con la bendición del Eterno. (13) Y así fue progresando rápidamente hasta que su patrimonio fue muy grande. (14) llegó a poseer multitud de rebaños, vacas y siervos en cantidad, lo cual atrajo la envidia de los filisteos, (15) que cegaron con tierra todos los pozos que había cavado los siervos de su padre Abraham cuando este aún vivía. (16) Y Abimelec le dijo a Isaac:” Vete de nosotros porque te engrandeciste mucho más que nosotros”. (17) Isaac se fue de allí, acampó en el valle de Guerra y residió allí. (18) Y volvió a cavar Isaac los pozos de agua que fueron cavados en días de Abraham su padre, los cuales habían sido cerrados por los filisteos. Y dio a los nuevos pozos los mismos nombres que les había dado Abraham, (19) Y los siervos de Isaac que cavaban en el valle encontraron un pozo de aguas vivas. (20) Y los pastores de guerra se pelearon con los de Isaac por la posesión de ese manantial y él llamó al pozo Esek (pelea) debido a esa disputa. (21) Cavaron otro pozo y también hubo riña por él, y fue llamado Sitna. (22) Se alejó de allí, cavó otro pozo y no riñeron por él, por lo que le llamó Rehobot (lugar amplio) , y dijo:”Ahora el Eterno nos ha dado mucho espacio y seremos fructíferos en la tierra”. (23) Y subió de allí a Beerseba. (24) Y se le apareció el Eterno esa misma noche y le dijo: “Yo soy el Dios de Abraham, tu padre. No temas porque estoy contigo, te bendeciré y multiplicaré tu simiente por mi siervo Abraham”. (25) Y erigió allí un altar invocando el Nombre del Eterno, plantó sus tiendas allí y también allí los siervos de Isaac cavaron un pozo. (26) Y Abimelec vino a verle desde Gerar con su amigo Ahuzat y Ficol, jefe de su ejército. (27) Y les dijo Isaac:”¿Por qué venís a mí si me habéis odiado y me habéis expulsado de entre vosotros?”. (28) Entonces respondieron: Vimos que el Eterno era contigo y dijimos:”Que haya ahora una alianza entre nosotros y tú, y que concertemos un pacto contigo”. (29) De seguro no nos harás mal pues no te hemos tocado y sólo te hemos hecho el bien; te dejamos ir en paz y tú eres bendecido por el Eterno”. (30) Entonces él les brindó un banquete, comieron y bebieron. (31) Y madrugaron por la mañana y se juramentaron la paz entre sí. Isaac los despidió y se fueron en paz. (32) Y ese mismo día, los siervos de Isaac le informaron sobre el pozo que acababan de cavar y le dijeron: “Hemos hallado agua”. (33) Y llamó a aquel pozo “Seba”, por lo cual el nombre de la ciudad es Beerseba.
(34) Y Esáu tenía cuarenta años cuando tomó por mujer a Judit, hija de Beeri, el heteo, y a Basemat, hija de Elón, el heteo. (35) Eso fue motivo de aflicción para Isaac y Rebeca.
27(1) Y cuando envejeció Isaac y se nublaron sus ojos, llamó a Esáu, su hijo mayor y le dijo:”Hijo mío”. Y él contestó:”Heme aquí”. (2) Y le dijo: ”He aquí que ya soy viejo y no sé cuando voy a morir. (3) Te ruego que tomes tus armas de caza, tu aljaba y tu arco y sal al campo para cazar algo. (4) Hazme con ellos ricos manjares que me gustan para que coma y que mi alma te bendiga antes de morir”. (5) Y Rebeca oyó lo que Isaac había pedido a su hijo Esáu, quien salió enseguida al campo para cazar alguna presa y traerla. (6) Entonces, le dijo rebeca a su hijo Jacob: “He aquí que oí que tu padre le pidió a tu hermano Esáu (7) que saliera de caza para traerle un manjar de los que tanto le gustan para bendecirlo antes de morir. (8) escucha, pues lo que te voy a decir. (9) Ve al rebaño y toma dos cabritos buenos y haré con ellos lo que le gusta a tu padre. (10) Tú lo presentarás a tu padre para que coma y te bendiga a ti antes de morir”. (11) pero le respondió Jacob: “He aquí que mi hermano Esáu es velloso y yo, en cambio, soy lampiño. (12) Quizás mi padre me palpe y me convierta ante él en un impostor y en vez de bendición, me dará maldición”. (13) Entonces le dijo su madre:”Que recaiga sobre mí la maldición, pero haz como te dije: vete y traérmelos”. (14) Y fue Jacob a tomarlos y se los dejo su madre, quien los preparó y los aderezó como le gustaban a Isaac. (15) Después tomó las vestiduras de su hijo mayor que estaban en casa, se las puso a su hijo menor Jacob, (16) y revistió sus manos y su cuello con cueros de los cabritos, (17) y puso los majares y el pan que hizo en manos de Jacob su hijo. (18) Y éste se presentó a su padre diciendo: “¡Padre mío!”. (19) Y le dijo Jacob: “Soy Esáu, tu primogénito. Hice lo que me pediste. Levántate, siéntate y come de mi caza para que tu alma me bendiga”. (20) Mas Isaac le preguntó:”¿Cómo es que lo hiciste tan rápido, hijo mío?”, y le replicó: “Porque el Eterno tu Dios así lo quiso”. (21) Entonces Isaac le dijo a Jacob: “Ven, acércate más para que pueda palparte, hijo mío y ver si eres o no mi hijo Esáu”. (22) Y Jacob se acercó a Isaac su padre, quien lo palpó y dijo: “La voz es de Jacob pero las manos son las manos de Esáu”. (23) Y no lo reconoció porque sus manos eran vellosas, como las de su hermano Esáu de modo que lo bendijo. (24) Y le preguntó:”¿Eres ciertamente mi hijo Esáu en persona?”, y éste le respondió:”Ciertamente soy”. (25) Y le dijo: “Acércamelo y comeré para que mi alma te bendiga”. Se lo alcanzó y comió; también le trajo vino que bebió. (26) Y le dijo su padre:”Acércate más y dame un beso, hijo mío”. (27) Y se aproximó más y besó a su padre, quien, al sentir el olor de sus vestiduras, lo bendijo y expresó: “He aquí que el olor de mi hijo es como el olor de un campo bendecido por el Eterno. (28) Que Dios te dé el rocío de los cielos, la fertilidad de la tierra y abundancia de trigo y vino. (29) Que te sirvan pueblos y que se postergan ante ti. Que seas amo de tus hermanos y que los hijos de tu madre se inclinen ante ti. Malditos sean los que te maldigan y benditos sean los que te bendigan”. (30) Y cuando terminó Isaac de bendecir a Jacob y que éste se fue, llegó Esáu de su caza. (31) Y también él preparó las viandas y las presento a su padre, y le dijo: “levántate, padre mío y come la caza de tu hijo para que me bendiga tu alma”. (32) Y le pregunto Isaac: “¿Quien eres tu?” Y le contestó:”Soy yo tu primogénito Esaú”. (33) Entonces se estremeció Isaac en gran manera y exclamó: “¿Quien fue pues el que me trajo la caza que comí y después lo bendije? ¡Y ciertamente será bendito!. (34) Y cuando Esaú oyó tales palabras de su padre, se estremeció y con clamor le rogó a su padre: “Oh padre mío, bendíceme a mí también” . (35) Y le contestó Isaac: “Tu hermano vino con astucia y tomó la bendición tuya”. (36) Y le replicó Esáu: “Porque se llama Jacob, ocupó mi lugar dos veces: primero tomó mi progenitura y después tomo mi bendición”, y agregó: “¿No has reservado bendición para mí?”. (37) E Isaac le dijo: “He aquí que lo he puesto por amo tuyo le he dado a todos sus hermanos por siervo, le he asignado abundancia en trigo y vino. ¿Qué me queda por darte a ti, hijo mío?”. (38) Y le respondió Esáu: “¿Acaso tienes una sola bendición? ¡Bendíceme a mí también, oh padre mío!” Y alzó la voz llorando. (39) Entonces Isaac su padre le dijo: “He aquí, tu morada será una tierra fértil y los cielos vestirán su rocío. (40) Y por tu espada vivirás y servirás a tu hermano, y cuando te rebeles, sacudirás el yugo de sobre tu cuello”. (41) Y Esáu odió a Jacob por la bendición que le había concedido su padre y dijo en su corazón: “Se aproximan los días de luto por mi padre y entonces mataré a mi hermano Jacob”. (42) Y tales palabras de Esaú le fueron referidas a Rebeca que mandó llamar a su hijo menor y le dijo: “He aquí que tu hermano Esaú anda con intenciones de matarte. (43) Escucha pues lo que te digo, levántate y huye a Harán donde esta mi hermano Labán, (44) y vive con él algunos días hasta que se calme la furia de tu hermano, (45) hasta que la ira de tu hermano se aplaque y olvide lo que has hecho. Entonces, mandaré a que te traigan de allá. ¿Por qué me he de privar de ambos en un solo día?. (46) Y Rebeca le dijo a Isaac:”Mi vida está perturbada por las hijas de Het. Si Jacob toma por mujer a alguna de las hijas de Het, como éstas, de entre las hijas de esta tierra, ¿para que quiero la vida?”
28(1) Isaac llamó a Jacob, lo bendijo y le ordenó: “No tomarás por mujer a ninguna de las hijas de Canaán. (2) Levántar y vete a Padan-aram, a la casa de Bethel, el padre de tu madre y toma allí mujer entre las hijas de Labán, hermano de tu madre. (3) Y que Dios Todopoderoso te bendiga, te fructifique y te multiplique para que llegues a ser una asamblea de pueblos; (4) que te de bendición de Abraham a ti y a tu simiente para que heredes la tierra de tus peregrinaciones, que Dios le dio a Abraham. (5) Isaac envió a Jacob, que fue a Padan-aram donde vivía Labán, hijo de Betuel, era arameo, hermano de Rebeca, madre de Jacob y Esaú. (6) Y Esaú vio que Isaac había bendecido a Jacob y lo había enviado a Padan-aram para que tomara allí mujer para sí y que cuando lo bendijo, le había ordenado diciendo: “No tomarás de entre las hijas de Canaán”. (7) Jacob obedeció a su padre y a su madre y fue a Padan-aram. (8) Entonces, comprendió Esáu que las hijas de Canaán eran malas a los ojos de Isaac, su padre. (9) Se fue a Ismael y tomó para sí mujer, además de las que ya tenía, a Majalat, hija de Ismael, hijo de Abraham, hermana de Nabayot.


 

Reflexión:

Seven things are concealed from man:

Parashah in depth default

Siete cosas están ocultas al hombre. ¿Sabes cuales son?

¿Sabes la edad que tenían Jacob y Esaú, cuando Jacob robó las bendiciones de su hermano?

Jacob y Esaú tenían 63 años, cuando Jacob robó las bendiciones de su hermano.

¿Sabías que Jacob dejó la casa de sus padres en Be’er Sheva a la edad de 63 años, pero llegó a Charan 14 años después, a la edad de 77. (Eliezer, haciendo el mismo viaje una generación antes para encontrar una esposa para Isaac, hizo el viaje en un solo día.) ?Nuestros sabios explican que durante catorce años Jacob se escondió en el hogar de su antepasado y maestro, Eber (el bisnieto de Sem), donde se sumergió en el estudio de la Torá.


 

Isaac was forty years old when he took Rebecca to wife (Genesis 25:20)

Isaac tenía cuarenta años cuando se casó con Rebeca (Génesis 25:20)

For three years, from the Binding of Isaac at age 37 to his marriage at age 40, Isaac was in the Garden of Eden.

Durante tres años, desde la vinculación de Isaac a los 37 años hasta su matrimonio a los 40 años, Isaac estaba en el Jardín del Edén.

(Asarah Maamarot)


The voice is the voice of Jacob, but the hands are the hands of Esau (27:22)

La voz es la voz de Jacob, pero las manos son las manos de Esaú (27:22)

“The voice is the voice of Jacob” — no prayer is effective unless the descendants of Jacob have a part in it. “The hands are the hands of Esau” — no war is successful unless the descendants of Esau have a part in it.

“La voz es la voz de Jacob”; ninguna oración es efectiva a menos que los descendientes de Jacob participen en ella. “Las manos son las manos de Esaú”: ninguna guerra es exitosa a menos que los descendientes de Esaú tengan una parte en ella.


Marriage is a time of increased enmeshment in the material. It is a time when one begins to engage in the most physical of human drives; it is also a time when one is forced to begin, in earnest, the business of earning a livelihood, often at the expense of loftier and more idealistic pursuits. Thus the Zohar refers to marriage as a person’s second birth: first the soul enters into the body and assumes a physical existence; then, at a later point in life, it further “descends” into the physical state by marrying.

El matrimonio es un momento de mayor enredo en el material. Es un momento en que uno comienza a involucrarse en los impulsos humanos más físicos; también es un momento en que uno se ve obligado a comenzar, en serio, el negocio de ganarse la vida, a menudo a expensas de actividades más elevadas e idealistas. Por lo tanto, el Zohar se refiere al matrimonio como el segundo nacimiento de una persona: primero, el alma entra en el cuerpo y asume una existencia física; luego, en un momento posterior de la vida, luego “desciende” al estado físico al casarse.

Therein lies the lesson to be derived from the fact that prior to his marriage Isaac spent three years in the Garden of Eden, abandoning the physical state for a wholly spiritual existence. In order to ensure the success of the most physical phase of a person’s life, it must be prefaced by a period of spiritual preparation. Although the primary objective of our mission in life is the development and sanctification of the physical world, one must enter that world well equipped with the spiritual vision of the divine purpose and with the spiritual fortitude to carry it out.

Ahí radica la lección que se deriva del hecho de que antes de su matrimonio Isaac pasó tres años en el Jardín del Edén, abandonando el estado físico por una existencia totalmente espiritual. Para asegurar el éxito de la fase más física de la vida de una persona, debe ser precedida por un período de preparación espiritual. Aunque el objetivo principal de nuestra misión en la vida es el desarrollo y la santificación del mundo físico, uno debe entrar en ese mundo bien equipado con la visión espiritual del propósito divino y con la fortaleza espiritual para llevarlo a cabo.                   

                                                                                                                                                                            (El Rebe de Lubavitch)


The children struggled within her (25:22)

Los niños lucharon dentro de ella (25:22)

Whenever she would pass a house of prayer or house of study, Jacob would struggle to come out . . . and when she passed a house of idol worship, Esau would struggle to come out. Also, they were struggling between themselves, fighting over the inheritance of the two worlds (i.e., the material world and the “world to come”).

Cada vez que pasaba por una casa de oración o una casa de estudio, Jacob luchaba por salir. . . y cuando pasó frente a una casa de adoración de ídolos, Esaú lucharía por salir. Además, estaban luchando entre sí, peleándose por la herencia de los dos mundos (es decir, el mundo material y el “mundo por venir”).

                                                                                                                                                                         (Yalkut Shimoni; Rashi)


One nation will struggle against the other (25:23)

They will never be equal: when one rises the other will fall, and vice versa.

Una nación luchará contra la otra (25:23)

Nunca serán iguales: cuando uno se levanta, el otro caerá, y viceversa.

(Rashi)


Jacob was an innocent man, dwelling in tents (25:27)

Jacob era un hombre inocente, que vivía en tiendas (25:27)

The academy of Shem and the academy of Eber.

La academia de Shem y la academia de Eber

(Midrash Rabbah)


Isaac loved Esau because [his] game was in his mouth (25:28)

Isaac amaba a Esaú porque [su] juego estaba en su boca (25:28)

Esau would deceive him with his mouth. He would inquire of him: “Father, how does one tithe salt? Father, how does one tithe straw?” And Isaac would muse: “This son of mine, how diligent he is in the fulfillment of the commandments!”

Esaú lo engañaría con su boca. Él le preguntaba a él: “Padre, ¿cómo se diezma la sal? Padre, ¿cómo se diezma la paja? “Y Isaac meditaba:” ¡Este hijo mío, cuán diligente es en el cumplimiento de los mandamientos! “

(Midrash Tanchuma; Rashi)


Jacob cooked a stew (25:29)

Jacob cocinó un guiso (25:29)

That was the day on which Abraham died, and Jacob made a broth of lentils to comfort his father Isaac.

Ese fue el día en que Abraham murió, y Jacob hizo un caldo de lentejas para consolar a su padre Isaac.

Why lentils? Just as the lentil has no mouth, so is the mourner speechless. . . . Just as the lentil is round, so mourning comes around to all the inhabitants of this world.

¿Por qué lentejas? Del mismo modo que la lenteja no tiene boca, el duelo también se queda sin palabras. . . . Así como la lenteja es redonda, así el luto llega a todos los habitantes de este mundo.

(Talmud)


Esau came from the field, and he was exhausted (25:29)

Esaú vino del campo y estaba agotado (25:29)

Esau committed five sins on that day: he dishonored a betrothed maiden, he committed a murder, he denied G‑d, he denied the resurrection of the dead, and he spurned the birthright.

Esaú cometió cinco pecados en ese día: deshonró a una doncella prometida, cometió un asesinato, negó a Di-s, negó la resurrección de los muertos y rechazó la primogenitura.

                                                                                                                                                                                                                (Talmud)

On that day, Esau murdered Nimrod (the king of Babylonia).

Ese día, Esaú asesinó a Nimrod (el rey de Babilonia).

(Midrash)


G‑d appeared to him, and said: “Do not go down into Egypt; dwell in the Land” (26:2)

Di-s se le apareció y dijo: “No vayas a Egipto; habitar en la tierra “(26: 2)

G‑d said to him: “You are a burnt offering without blemish; as a burnt offering becomes unfit if it passes beyond the Temple enclosure, so will you become unfit if you go out of the Holy Land.”

Di-s le dijo: “Tú eres holocausto sin defecto; como una ofrenda quemada no es apta si pasa más allá del recinto del Templo, entonces quedarás inutilizado si sales de Tierra Santa “.

(Midrash Rabbah)


Isaac dug again the wells of water . . . and he called their names after the names by which his father had called them (26:18)

Isaac volvió a cavar los pozos de agua. . . y llamó sus nombres según los nombres con que los había llamado su padre (26:18)

Behold the humility of Isaac. A person acquires a house and gives it a name; then his son comes, adds a new part to it, and calls it by a different name. Not so Isaac: all the wells which Abraham dug and named, although they were entirely stopped up by the Philistines, when Isaac redug them a second time he did not give them new names, but reinstated the names given them by his father.

He aquí la humildad de Isaac. Una persona adquiere una casa y le da un nombre; luego viene su hijo, le agrega una nueva parte y lo llama con un nombre diferente. No así Isaac: todos los pozos que Abraham cavó y nombró, a pesar de que fueron completamente detenidos por los filisteos, cuando Isaac los recuperó por segunda vez no les dio nuevos nombres, sino que restableció los nombres que les había dado su padre.

And what reward did he receive for this? The other Patriarchs had their names changed: Abraham was first called Abram and later Abraham; Jacob was initially called Jacob and subsequently given the name Israel. Isaac, however, was given the name “Isaac” from G‑d even before his birth, and his name was not changed for all generations.

¿Y qué recompensa recibió por esto? Los otros Patriarcas cambiaron sus nombres: Abraham primero se llamó Abram y más tarde Abraham; Jacob fue llamado inicialmente Jacob y posteriormente recibió el nombre de Israel. Sin embargo, a Isaac se le dio el nombre de “Isaac” de Di-s aun antes de su nacimiento, y su nombre no cambió para todas las generaciones.

                                                                                                                                                                                          (Midrash HaGadol)


He called the name of it Sitnah (“animosity”) (26:21)

Llamó el nombre de Sitnah (“animosidad”) (26:21)

This comes to teach us that there is not a righteous man who does not have detractors.

Esto viene a enseñarnos que no hay un hombre justo que no tenga detractores.

(Midrash HaBiur)


He dug another well, and they did not quarrel over it (26:22)

Cavó otro pozo, y no riñeron sobre él (26:22)

The first two wells allude to the first two Temples, which the enemies of Israel destroyed. The third well represents the Third Temple which shall speedily be built, which will be established without animosity and strife; G‑d will then broaden our boundaries, and all nations will serve Him in unison.

Los primeros dos pozos aluden a los dos primeros templos, que los enemigos de Israel destruyeron. El tercer pozo representa el Tercer Templo que se construirá rápidamente, que se establecerá sin animosidad y lucha; Di-s luego ampliará nuestros límites, y todas las naciones le servirán al unísono.

                                                                                                                                                                                          (Nachmanides)


It came to pass that Isaac aged, and his eyes dimmed (27:1)

Sucedió que Isaac envejeció, y sus ojos se oscurecieron (27: 1)

From the smoke of the offerings that Esau’s wives burned for their idols. Another explanation is that when Isaac was bound on the altar and his father wished to slaughter him, at that moment the heavens opened and the angels wept, and their tears fell into his eyes, which caused his eyes to dim. Another explanation: this came to pass in order to enable Jacob to receive the blessings.

Del humo de las ofrendas que las esposas de Esaú quemaron por sus ídolos. Otra explicación es que cuando Isaac fue atado al altar y su padre deseaba masacrarlo, en ese momento los cielos se abrieron y los ángeles lloraron, y sus lágrimas cayeron en sus ojos, lo que hizo que sus ojos se nublaran. Otra explicación: esto sucedió para permitir que Jacob reciba las bendiciones.

                                                                                                                                                                                                          (Rashi)


Behold now, I am old; I know not the day of my death (27:2)

Mira, ahora, soy viejo; No sé el día de mi muerte (27: 2)

Said Rabbi Joshua ben Korchah: When a man comes to the age of his parents at the time of their death, for five years before and five years after he must fear death. For thus did Isaac reason: If I am to attain my father’s years, I am yet far short of them. But if I am to attain my mother’s years, “Behold now, I am old; I know not the day of my death.” (Isaac was 123 years old at the time; Sarah lived 127 years; Abraham, 175.)

Dijo el rabino Joshua ben Korchah: cuando un hombre llega a la edad de sus padres en el momento de su muerte, durante cinco años antes y cinco años después debe temer a la muerte. Porque así razonó Isaac: si voy a alcanzar los años de mi padre, aún estoy muy lejos de ellos. Pero si voy a alcanzar los años de mi madre, “He aquí, soy viejo; No sé el día de mi muerte. “(Isaac tenía 123 años en ese momento, Sara vivió 127 años, Abraham, 175).

(Midrash Rabbah)


I know not the day of my death (27:2)

No sé el día de mi muerte (27: 2)

Seven things are concealed from man: the day of death, the day of the Redemption and the absolute truth in a judgment; also, no man knows how he will earn a livelihood, what is in his neighbor’s heart, what a woman is bearing, and when the wicked State [Rome] will fall.

Siete cosas están ocultas al hombre: el día de la muerte, el día de la redención y la verdad absoluta en un juicio; tampoco, nadie sabe cómo ganarse la vida, qué hay en el corazón de su prójimo, qué está soportando una mujer, y cuándo caerá el malvado Estado [Roma].

(Midrash Rabbah)


Esau my brother is a hairy man, and I am a smooth man (27:11)

Esaú mi hermano es un hombre peludo, y yo soy un hombre tranquilo (27:11)

Two men, one possessing a thick head of hair and the other bald-headed, stood near a threshing floor. When the chaff flew into the locks of the former, it became entangled in his hair, but when it flew on to the head of the bald man, he passed his hand over his head and removed it.

Dos hombres, uno con una espesa mata de pelo y el otro calvo, estaban cerca de una era. Cuando la paja se voló en las cerraduras de la primera, se enredó en su pelo, pero cuando voló sobre la cabeza del hombre calvo, se pasó la mano por la cabeza y se la quitó.

By the same token, the wicked Esau is polluted by sin throughout the year and has no way to achieve atonement; whereas Jacob is defiled by sin throughout the year, but has the Day of Atonement through which to procure forgiveness.

Por la misma razón, el malvado Esaú está contaminado por el pecado durante todo el año y no tiene forma de lograr la expiación; mientras que Jacob está contaminado por el pecado durante todo el año, pero tiene el Día de la Expiación a través del cual procurar el perdón.

(Midrash Rabbah)


Rebecca took the coveted clothes of Esau . . . and put them on Jacob (27:15)

Rebecca tomó las ropas codiciadas de Esaú. . . y ponlos sobre Jacob (27:15)

These are the clothes which Esau coveted from Nimrod, killing him in order to take them from him.

Estas son las ropas que Esaú codició de Nimrod, matándolo para quitárselo.

(Midrash Rabbah)


He said: “Because the L‑rd your G‑d sent me good speed” (27:20)

Él dijo: “Porque el Señ-r tu Di-s me envió a buena velocidad” (27:20)

As soon as Jacob said these words, Isaac said to himself: “I know that Esau does not mention the name of the Holy One, blessed be He; since this one does mention Him, he is not Esau but Jacob.” Since Jacob spoke thus, Isaac said to him: “Come near, please, that I may feel you, my son, whether you are really my son Esau or not.”

Tan pronto como Jacob dijo estas palabras, Isaac se dijo a sí mismo: “Sé que Esaú no menciona el nombre del Santo, Bendito sea; ya que éste lo menciona, él no es Esaú sino Jacob. “Ya que Jacob habló así, Isaac le dijo:” Acércate, por favor, para que pueda sentirte, hijo mío, si eres realmente mi hijo Esaú o no. “

                                                                                                                                                                                              (Midrash Rabbah)


The voice is the voice of Jacob, but the hands are the hands of Esau (27:22)

La voz es la voz de Jacob, pero las manos son las manos de Esaú (27:22)

“The voice is the voice of Jacob”—no prayer is effective unless the seed of Jacob has a part in it. “The hands are the hands of Esau”—no war is successful unless the seed of Esau has a share in it.

“La voz es la voz de Jacob”; ninguna oración es efectiva a menos que la simiente de Jacob tenga una parte en ella. “Las manos son las manos de Esaú”: ninguna guerra es exitosa a menos que la semilla de Esaú tenga una participación en ella.

(The Talmud)


Esau went to Ishmael, and he took Machalat, the daughter of Ishmael the son of Abraham, the sister of Nevayot, in addition to his other wives as a wife (28:9)

Esaú fue a Ismael, y tomó a Macalat, la hija de Ismael, hijo de Abraham, la hermana de Nevayot, además de sus otras esposas como esposa (28: 9)

What is the point of identifying Machalat as “the sister of Nevayot”? Rashi explains that this is to provide us with a clue as to Jacob’s age at the time of his receiving the blessings from his father. Calling her “Nevayot’s sister” indicates that her marriage to Esau took place after Ishmael’s death, so that her brother, rather than her father, was the one who married her off. Yet the beginning of the verse describes how Esau went to Ishmael to arrange the marriage. This means that the event occurred right at the time of Ishmael’s death.

¿De qué sirve identificar a Machalat como “la hermana de Nevayot”? Rashi explica que esto es para darnos una pista sobre la edad de Jacob en el momento de recibir las bendiciones de su padre. Llamarla “la hermana de Nevayot” indica que su matrimonio con Esaú tuvo lugar después de la muerte de Ismael, por lo que su hermano, y no su padre, fue quien la casó. Sin embargo, el comienzo del versículo describe cómo Esaú fue a Ismael para arreglar el matrimonio. Esto significa que el evento ocurrió justo en el momento de la muerte de Ishmael.

We know that Ishmael was 14 years older than Isaac (cf. Genesis 16:16 and 21:5); that Isaac was 60 years older than Jacob and Esau (25:26); and that Ishmael died at age 137 (25:17). Hence, Jacob and Esau were 63 years old when Jacob stole the blessings from his brother and was sent by Isaac to Charan to take a wife from Laban’s daughters.

Sabemos que Ismael era 14 años mayor que Isaac (véase Génesis 16:16 y 21: 5); que Isaac era 60 años mayor que Jacob y Esaú (25:26); y que Ishmael murió a la edad de 137 (25:17). Por lo tanto, Jacob y Esaú tenían 63 años cuando Jacob robó las bendiciones de su hermano y fue enviado por Isaac a Charan para tomar una esposa de las hijas de Labán.

But following other clues provided by the Torah, we deduce that Jacob arrived in Charan quite a number of years later. Upon his arrival in Egypt, Jacob tells Pharaoh that he is 130 years old (Genesis 47:9); Joseph at the time was 39 (41:46 and 45:6), which means that Jacob was 91 at the time of Joseph’s birth; and Joseph was born 14 years after Jacob’s arrival in Charan, after he had worked for two seven-year periods for Leah and Rachel, but before his third, six-year term of working in return for a portion of Laban’s sheep (30:25 and 31:41).

Pero siguiendo otras pistas provistas por la Torá, deducimos que Jacob llegó a Charan un buen número de años después. A su llegada a Egipto, Jacob le dice a Faraón que tiene 130 años (Génesis 47: 9); José en ese momento tenía 39 años (41:46 y 45: 6), lo que significa que Jacob tenía 91 años en el momento del nacimiento de José; y José nació 14 años después de la llegada de Jacob a Charan, después de haber trabajado durante dos períodos de siete años para Lea y Raquel, pero antes de su tercer período de seis años de trabajo a cambio de una porción de las ovejas de Labán (30:25 y 31:41).

In other words, Jacob left his parents’ home in Be’er Sheva at age 63, but arrived in Charan 14 years later, at age 77. (Eliezer, making the same journey a generation earlier to find a wife for Isaac, made the trip in a single day.) Our sages explain that for fourteen years Jacob hid himself in the home of his ancestor and teacher, Eber (the great-grandson of Shem), where he immersed himself in the study of Torah.

En otras palabras, Jacob dejó la casa de sus padres en Be’er Sheva a la edad de 63 años, pero llegó a Charan 14 años después, a la edad de 77. (Eliezer, haciendo el mismo viaje una generación antes para encontrar una esposa para Isaac, hizo el viaje en un solo día.) Nuestros sabios explican que durante catorce años Jacob se escondió en el hogar de su antepasado y maestro, Eber (el bisnieto de Sem), donde se sumergió en el estudio de la Torá.

Fuente:

Parashah in depth default

Fuente de la foto:

http://shaareishalom.net.br/toldot-o-nome-diz-tudo/

 

JAYE – SARA


23 (1) Y Sara vivió ciento veintisiete años; estos fueron los años de la vida de Sara. (2) Murió en Quiriat-Arba, o sea Hebrón, en la tierra de Canaán y vino Abraham a hacer duelo de Sara y a llorarla. (3) Abraham se levantó del duelo de su mujer y les dijo a los hijos de Het: (4) “Yo soy forastero y morador de paso entre vosotros. Dadme una posesión para que pueda sepultar a mi muerta”. (5) le respondieron los hijos de Het: (6) “Escúchanos, señor, tú eres un príncipe de Dios en medio de nosotros; puedes enterrar a tu muerta en el mejor sitio de nuestros sepulcros, pues nadie de nosotros te lo impedirá, para que puedas enterrar a tu muerta”. (7) Se levantó Abraham y se inclinó respetuosamente ante la gente de Het diciendo: “Si es vuestra voluntad sepultar a mi muerta, os ruego que intercedáis ante Efrón, hijo de Zohar, (9) para que me ceda la cueva de Macpela que tiene al extremo de su campo, que me la dé por su valor en plata como sepultura de propiedad mía, en medio de vosotros”. (10) A la sazón, Efrón estaba sentado en medio de los hijos de Het y finalmente respondió en presencia de todo su pueblo, incluso de quienes estaban en la entrada de la ciudad, diciendo: (11) “No, señor mío, te doy el campo entero y la cueva que está en él. En presencia de los hijos de mi pueblo te la doy, sepulta en paz a tu muerta”. (12) Y Abraham se inclinó de nuevo respetuosamente ante el pueblo de esa tierra, (13) y le dijo Efrón en presencia del pueblo de la tierra;”Sólo te pido que me escuches. Te daré por el campo su valor en dinero, acéptalo y yo enterraré a mi muerta allí”. (14) Entonces le contestó Efrón a Abraham: (15) “Señor mío, escúchame, la tierra vale cuatrocientos siglos de plata, pero ¿qué es esto entre tú y yo? Entierra pues a tu muerta”. (16) Concertado así el convenio entre Abraham y Efrón, Abraham le pagó a Efrón el dinero que le había dicho ante la presencia de los heteos, cuatrocientos siglos de plata de buena ley entre mercaderes. (17) De tal modo que quedó asegurado para Abraham el campo de Efrón, que esta en Macpela, junto a Mamre, tanto el campo como la cueva que está en él y todo árbol que había en el campo. (18) Todo esto lo compró Abraham ante los hijos de Het y de todos los que entran por la puerta de la ciudad. (19) Y Abraham sepultó a Sara, su mujer, en la cueva del campo de Macpela, frente a Mamre, ósea Hebrón, en la tierra de Canaám. (20) Quedó pues formaliza la compra del campo de los hijos de Het y de la sepultura que Abraham había elegido allí.
24(1) Y Abraham era anciano, entrado en días y el Eterno le había bendecido en todo. (2) Le dijo Abraham al siervo más antiguo de su casa, el que gobernaba todas sus posesiones: “Te ruego que pongas tu mano debajo de mi muslo, (3) y te juramentaré por el Eterno, Dios de los cielos y de la tierra que no tomarás para mi hijo una mujer de las hijas de los cananeos entre quienes habito, (4) sino que irás a mi tierra y a mi familia y tomarás allí mujer para mi hijo”. (4) sino que irás a mi tierra y a mi familia y tomarás allí mujer para mi hijo”. (5) Y le respondió el siervo:”¿y si la mujer no quiere seguirme a esta tierra? ¿Haré de tal modo que tu hijo retorne a la tierra de donde saliste?”. (6) Entonces le dijo Abraham:”¡Guárdate de que mi hijo vuelva allá! (7) El Eterno, Dios de los cielos, que me sacó de la casa de mi padre, de mi tierra natal y me juró que daría esta tierra a mi simiente, Él enviará un ángel delante de ti para que puedas tomar de allí mujer para mi hijo, (8) pero si la mujer no quisiera seguirte, quedaría dispensado de este juramento, solamente que no lleves allá a mi hijo”. (9) Y el siervo puso su mano debajo del muslo de Abraham, su amo, y juró que cumpliría lo dicho. (10) Y el siervo tomó diez camellos de la manada de su amo y se fue llevando consigo los bienes más preciados de su amo. Se encaminó a Mesopotamia, a la ciudad de Nacor. (11) E hizo arrollador a sus camellos fuera de la ciudad, al atardecer, en las cercanías de un pozo de agua adonde habitualmente iban las mujeres buscar agua. (12) Y rezó: “Oh Eterno, Dios de mi señor Abraham, haz que este día ante mí sea de misericordia para mi señor Abraham. (13) He aquí que estoy junto al pozo de agua y las hijas de los hombres de la ciudad vienen para recoger agua. (14) Y la moza a quien le dijera:”Inclina por favor tu cántaro para que yo beba”, y ella respondiera:”Bebe, y también daré de beber a tus camellos”, que sea ésta la destinada para Isaac, como merced a mi amo Abraham”. (15) apenas terminó de rezar cuando apareció Rebeca, hija de Betuel, hijo de milla, mujer de Nacer, el hermano de Abraham, con su cántaro sobre el hombro. (16) Y la mujer era de hermosa apariencia y no había conocido varón. (17)El siervo corrió a su encuentro y le dijo:”Te ruego que me des de beber un poco de agua de tu cántaro”. (18) Y ella le contestó:”Bebe, señor mío”, se apresuró a pasarle el cántaro en su mano. (19) y cuando él terminó de beber, ella agregó: ·También a tus camellos sacaré agua hasta que se sacien”.. (20) Y se apresuró a sacar agua del pozo para volcarla en el abrevadero para los camellos. (21) Y el hombre se preguntó, al observarla, si realmente era ella la mujer que buscaba, conforme a los designios del Eterno. (22) Y cuando los camellos terminaron de beber, el hombre tomó un pendiente de oro que pesaba medio siglo y dos brazaletes que pesaban diez, (23) y dijo:”¿De quien eres hija? Te ruego que me digas si hay lugar en la casa de tu padre para que pasemos la noche”. (24) Ella le respondió:” Soy la hija de Betuel, hija de Milca. Cuyo hijo es Nacor”. (25) Y añadió:”También tenemos paja y forraje en abundancia y ciertamente un lugar donde pasar la noche”. (26) Entonces el hombre inclinó respetuosamente su cabeza y se postergó rostro a tierra ante el Eterno, (27) y dijo:”Bendito sea el Eterno, Dios de mi señor Abraham por haberlo colmado de mercedes y por haberme conducido a la casa de los hermanos de mi señor. (28) Y la mujer corrió a la casa de su madre para narrar lo acontecido. (29) Y Rebeca tenía un hermano, cuyo nombre era Labán, y Labán salió corriendo hacia el pozo al encuentro del recién llegado. (30) Y cuando vio el aro y los brazaletes en las manos de su hermana y cuando oyó las palabras que contó Rebeca con relación la hombre y los camellos, (31) le dijo:”Ven, oh bendito del Eterno, ¿por qué te quedas fuera? He limpiado la casa y hay un lugar para los camellos”. (32) Y así entró el hombre a la casa, desató los camellos, les dio forraje y recibió agua para lavarse los pies, él y sus siervos. (33) Y le brindaron comida en abundancia pero dijo: “No comeré hasta haber dicho lo que me ha traído”. Y le dijeron: “Habla pues”. (34) Entonces él dijo: ·Siervo de Abraham soy. (35) Y el Eterno lo ha colmado de mercedes; le ha dado multitudes de rebaños y vacas, plata y oro, siervos y siervas, camellos y asnos. (36) Y Sara tuvo de él un hijo en su vejez. (37) Mi señor me juramento diciendo: “No tomes mujer para mi hijo de las hijas de los cancaneos en cuya tierra vivo, (38) sino que irás a la casa de mi familia y allí tomarás mujer para mi hijo”. (39) Y le dije a mi señor:¿Y si la mujer no quisiera venir conmigo? (40) Y me contesto:”El Eterno, ante Quien anduve, enviará su ángel contigo, orientará tu camino y podrás tomar mujer para mi hijo de mi linaje y de la casa de. Mi padre. (41) Mas si cuando llegues a mi familia no te dan la mujer, quedarás libre del juramento”. (42) Así, pues, vine hoy a la gente y reza:”Oh Eterno, Dios de mi señor Abraham, si Tú orientas mi camino (43) heme aquí al lado de la fuente de las aguas y a la moza que venga para sacar agua le diré: “Te ruego que me des de beber un poco de agua de tus cántaro”; (44) si ella me responde; “Para tus camellos también sacaré agua”, ella será la mujer que el Eterno destinó para el hijo de mi señor. (45) Y apenas dije eso en mi corazón, vi a Rebeca que venía con su cántaro sobre los hombros y se inclino para sacar agua. Le dije entonces:”Te ruego que me des de beber”. (46) Y ella prestamente me alcanzó su cántaro y me dijo:”Bebe, que también a tus camellos daré de beber. (47) Entonces le pregunté de quien es hija y me contestó que es hija de Betuel, hijo de Nacor y de Milca. Y puse el aro en su nariz y los brazaletes en sus manos. (48) me postren rostro tierra para bendecir al Eterno, Dios de mi señor Abraham por haberme guiado en el camino justo para obtener la hija del hermano de mi señor, para su hijo. (49) Y ahora, pues, si estáis dispuestos a hacer misericordia y a ser leales con su señor, aprobadlo y si no, decidme y me volveré a la derecha o a la izquierda”. (50) Y Labán y Betuel respondieron:”Como esto salío del Eterno, nada podemos decir en favor ni en contra. (51) Toma pues a Rebeca, anda y que ella sea mujer para el hijo de tu señor como lo dispuso el Eterno”. (52) Y cuando el siervo de Abraham oyó tales palabras, se arrodilló rostro a tierra ante el Eterno. (53) Y sacó el siervo, alhajas de plata, de oro y vestidos que dio a Rebeca, y también les dio preciosos presentes a su hermano a a la madre de ella. (54) Comieron y bebieron él y los varones que lo acompañaban y pasaron allí la noche. Y al levantarse a la mañana siguiente, él dijo:”Enviadme a mi señor”. (55) pero dijeron el hermano y la madre de Rebeca:”Que la moza se quede con nosotros todavía algunos días, por lo menos diez, y se irá. (56) Mas él les dijo:”No me demoréis pues el Eterno favoreció mi camino; despedidme para que pueda retornar a mi señor”. (57) Entonces dijeron ellos:·Se lo preguntaremos a la joven para que nos conteste ella misma”. (58) Y llamaron a Rebeca y le preguntaron: ¿Quieres ir con este hombre?”. Y ella respondió: “Sí, quiero ir”. (59) Entonces enviaron a rebeca, hermana de ellos, a su nodriza y al siervo de Abraham y sus hombres. (60) bendijeron a Rebeca, diciendo: “Oh hermana nuestra, sé madre de millares y millares y que tu simiente herede los portales de sus enemigos”. (61) Se levantó Rebeca y sus damas de compañía, montaron los caballos y siguieron al hombre que tomó a Rebeca y emprendió el regreso. (62) E Isaac, que moraba en la tierra del Neguev, regresaba por el camino del pozo Beer Lajay Roí (pozo del Viviente que me ve) (63) cuando se detuvo para meditar en el campo al caer la tarde y alzó los ojos, vio a lo lejos que venían camellos. (64) Y Rebeca alzó la vista, vio a Isaac y bajó del camello. (65) Y le preguntó al siervo:”¿Quién es ése que se acerca por el campo hacia nosotros?”, y le respondió el siervo: ”Es mi señor”. Entonces ella tomó su velo y se cubrió. (66) Y el siervo relató a Isaac todo lo acaecido. (67) Entonces Isaac le condujo a la tienda de Sara su madre y tomó a Rebeca que se volvió su mujer. La amó y se consoló de la muerte de su madre gracias a ella.
25 (1) Y nuevamente Abraham tomo una mujer, llamada Cetura. (2) Tuvo de ella a cuantos hijos: a Zimram, Jocsán, Medán, Madián, Isbac y a Súa. (3) Jocsán engendró a Seba y a Dedán; los hijos de Dedán fueron Efa, Efer, Hanoc, Abida y Elda. Todos ellos fueron hijos de Centura. (5) Y Abraham le dio a Isaac todo lo poseía. (6) Y a los hijos de las concubinas, Abraham les dio regalos y los mando lejos de Isaac, al oriente. (7) Y estos son los años que vivió Abraham: ciento setenta y cinco años. (8) Abraham expiró, muriendo en buena vejez, saciado de años y fue reunido con su pueblo. (9) Lo sepultaron sus hijos Isaac e Ismael en la cueva de Macpela, en el campo de efrón, hijo de Zohar el hateo que esta frente a Mamre. (10) Era el campo que Abraham había comprado a los hijos de Het. Allí fueron sepultados Abraham y Sarta su mujer. (11) Y sucedió después de la muerte de Abraham que Dios bendijo a su hijo Isaac, que plantó sus tiendas junto al pozo Beer Lajay Roí.
(12) Y ésta es la genealogía de Ismael, hijo de Abraham, nacido de Agar la egipcia, sierva de Sara. (13) He aquí los hombres de los hijos de Ismael, según sus familias: Nebaiot el primogénito, Cedar, Adbeel y Mibsam; (14) Misma, Duma y Massa; (15) Hadar, Tema, Jetur, Nafis y Cedema. (16) Éstos son pues los nombres de los hijos de Ismael por sus pueblos y sus fortalezas, doce principies conforme a su pueblo. (17) Y estos fueron los años de Ismael: ciento treinta y siete años, y expiró, y a su muerte fue reunido con su pueblo. (18) Y sus descendientes moraron desde Havilá (javilá) hasta Shur que está antes de Egipto, camino a Asiria. En presencia de todos sus hermanos habitó Ismael.

Reflexión:

¿Sabías que esta parasha, es la única que esta con el nombre de una mujer?

¿Sabes cómo se mencionada la edad de Sara?

Cien veinte y siete ….127

¿Porqué?

Por que cuando tenía 100 año, era bella como una joven de 20, y cuando tenia 20 era pura como una niña de  7 años.

¿Sabías que en esta parasha, vemos por primera vez la adquisición de tierras, en toda la Torá?

¿Sabias que Abraham compro las tierras, pagando un precio sobrevalorado? 400 siclos de plata! mucho más de lo que la tierra valía, en ese entonces.

Sabías que el lugar donde Abraham iba a sacrificar a Isaac, es el mismo donde Noe hizo su sacrificio, el mismo donde Cain y Abel hicieron su primer sacrificio?

A este lugar Abraham le puso por nombre Yiret- Proveedor, aun cuando ya tenia otro nombre, Sem (hijo de Noé), le había dado el nombre de Shalem.

¿Sabes que lugar es ?

JERUSALEM

יְרוּשָׁלַיִם

Ierushalaim

Otras fuentes:

https://ritasibbick.com/tag/jebuseos/

Jerusalem 50 años de Reunificación

El secreto de todas las bendiciones

Abraham y Sara tenían una relación muy especial.

Sufrieron infertilidad durante muchos años, fueron inmigrantes abandonando a sus familias, pasaron problemas económicos y hasta terminaron presos juntos.

Se apoyaron mutuamente. Sara le seguía los pasos de Abraham y lo acompañaba cómo cuando decidió abrir una tienda en medio del desierto para alimentar a los viajeros hambrientos. Y Abraham escuchaba el consejo de Sara incluso cuando él pensaba distinto le hacía caso.

La Torá nos dice que Hashem bendijo a Abraham con todo en el final de sus días. No tuvo una vida fácil, pero murió rodeado de hijos y seguidores, con un buen pasar económico y siendo uno de los pocos seres humanos en ver reveladamente a Hashem.

¿Cuál fue el secreto de Abraham para recibir estas bendiciones después de una vida tan dura?

El secreto de su beraja era (…)

Para leer el artículo completo:

El secreto de todas las bendiciones

Por Eli Levy

Eli Levy, es director de Beit Jabad Colegiales – Buenos Aires y es editor de Jabad.com. Dicta clases de judaísmo online. Paraparticipar de las clases pueden contactarlo a rabinolevy@gmail.com.

 

Considerando el Sábado como un deleite

Si dejas de rechazar el Sábado, si te abstienes de dedicarte a tu negocio en Mi día sagrado y consideras el Sábado como un deleite, si consideras honroso el día sagrado del Eterno y lo honras, si no haces tus propios designios ese día, ni que ejerces tu negocio o hablas de él, entonces te deleitarás en el Eterno y te haré cabalgar sobre los lugares elevados de la tierra; te alimentaré con la herencia de Jacob tu padre porque la boca del Eterno la ha dicho así. Isaías 58:13-14

Recibiendo el Shabbat:

En todo hogar judío las mujeres encendemos las velas de Shabbat

Baruj atá Ado-nai, E-lo-he-nu Melej HaOlam asher kideshanu bemitzvotav, vetzivanu lehadlik ner shel Shabat. Bendito eres, Oh Señor, Di-s nuestro, Rey del Universo, que nos has santificado con tus preceptos y nos ordenaste el encendido de las velas de Shabat.

 

LA BENDICIÓN DEL VINO

Baruch atah, Adonai Eloheinu, Melech haolam, borei p’ri hagafen.

Praise to You, Adonai our God, Sovereign of the universe, Creator of the fruit of the vine.

Bendito eres tu, Adonai nuestro D-s, Rey del universo, creador del fruto de la vid.

borei-pri-hagafen_5

Al regresar de la sinagoga, se procede a bendecir el vino (Kidush) y se dice la siguiente bendición:

Iom HaShishí:
Vaijulu hashamaim vehaaretz vejol tzevaam. Vaijal E-lo-him baiom hashevií melajtó asher assá, vayishbot baiom hashevií micol melajtó asher assá. Vaivarej E-lo-him et iom hashevií vaicadesh otó, ki vo Shabat micol melajtó, asher bará E-lo-him laasot.
Savrí Maranán:
Baruj Atá A-do-nai, E-lo-he-nu Melej HaOlam, boré perí hagafen.
Baruj atá Ado-nai, E-lo-he-nu Melej HaOlam, asher kideshanu bemitzvotav veratsá vanu, veshabat codshó beahavá uveratzón hinjilanu, zicarón lemaasé Bereshit, tejilá lemicrae kodesh, zéjer litziat mitzráyim, veShabat kodshejá beahavá uveratzón hinjaltanu.
Baruj Atá A-do-nai, mecadesh HaShabat.
Día sexto:
Terminaron (de ser creados) los cielos y la tierra, y todos sus ejércitos. Y terminó Di-s en el día séptimo la obra que había hecho, y descansó en el día séptimo de toda la creación que hizo. Y bendijo Di-s el día séptimo, y lo consagró, porque en él reposó de toda Su obra, que había creado Di-s para hacer.
Atención señores:
Bendito eres, Oh Señor, Di-s nuestro, Rey del Universo, que creas el fruto de la vid.
Bendito eres, Oh Señor, Di-s nuestro, Rey del Universo, que nos santificaste con Tus preceptos y te deleitaste con nosotros; y con amor y agrado nos has impartido Tu Santo Shabat, en conmemoración de la obra de la creación, pues él es el primero de los días de Santa Convocación, recuerdo del Éxodo de Egipto y Tu Shabat Santo nos has impartido con amor y agrado. Bendito eres, Oh Señor, que santificas el Shabat.

Bendición a los Hijos

Luego del Kidush, los padres bendicen a sus hijos vivenciando así, la milenaria tradición. Con sus manos por encima de la cabeza de cada hijo, dice la siguiente bendición:

La bendición para los varones es:

Iesimejá E-lo-him keEfraim uke Menashé.
Iebarejejá A-do-nai Veishmereja, Iaer A-do-nai Panav Eleja Vijuneka, Isá A-do-nai Panav Eleja Veiasem Lejá Shalom.
Quiera Di-s hacerte como Efráim y Menashé.
Que Di-s te bendiga y te proteja, que resplandezca Su Rostro hacia ti y te dé gracia, que vuelva Su Rostro hacia ti y te conceda la paz.

La bendición para las mujeres es:

Iesimejá E-lo-him keSará, Rivká Rajel veLeá.
Iebarejejá A-do-nai Veishmereja, Iaer A-do-nai Panav Eleja Vijuneka, Isá A-do-nai Panav Eleja Veiasem Lejá Shalom.
Quiera Di-s hacerte como Sará, Rivká Rajel y Leá.
Que Di-s te bendiga y te proteja, que resplandezca Su Rostro hacia ti y te dé gracia, que vuelva Su Rostro hacia ti y te conceda la paz.

Netilat Iadaim

Se lavan las manos como prescribe la halajá, antes de comer pan, y se bendice:

Baruj Atá A-do-nai, E-lo-he-nu Melej HaOlam asher kideshanu bemitzvotav vetzivanu al netilat iadaim. Bendito eres, Oh Señor, Di-s nuestro, Rey del Universo, que nos has santificado con tus preceptos y nos ordenaste la ablución de las manos.

Hamotzí

Se toman dos panes (jalot) y se bendice:

Baruj Atá A-do-nai, E-lo-he-nu Melej HaOlam HaMotzí Lejem Min HaAretz. Bendito eres, Oh Señor, Di-s nuestro, Rey del Universo, que extraes el pan de la tierra.

Se canta el Salmo 92 y 93 – Los Salmos de Shabbat

Salmo 92

Cántico. Para el día Sábado (Shabat, descanso). (2) Es cosa buena alabar al Eterno y cantar alabanzas a Tu Nombre, oh Altísimo, (3) declarando Tu benevolencia por la mañana, y tu fidelidad por las noches, (4) con un instrumento de diez cuerdas, y con un arpa y con el dulce son de la lira. (5) Porque Tú, Oh Eterno, me has alegrado con Tu labor, exaltaré las obras de Tus manos. (6) ¡Cuán grande son Tus obras, oh Eterno! Y Tus pensamientos son muy profundos como la hierba. (7) El que es bruto no sabe, y el tonto no comprende esto. (8) Cuando los inicuos florecen como la hierba, y cuando los obradores de maldad proliferan, es cuando más pueden ser destruidos. (9) Pero Tú, oh Eterno, está en lo alto para siempre. (10) Porque he aquí que Tus enemigos, oh Eterno, tus enemigos perecerán. Todos los obradores de iniquidad serán esparcidos. (11) Pero a mi honra Tú la has exaltado como el cuerno del uro. Soy ungido con rico óleo. (12) Mis ojos han reparado en los que me acechan. Mis oídos han escuchado el deseo de los inicuos que se levantan contra mí. (13) El justo florecerá como palmera. Crecerá como un centro en el Líbano. (14) Plantados (los justos) en la Casa del Eterno, florecerán en los atrios de nuestro Dios. (15) Producirán todavía fruto en edad avanzada. Serán vigorosos y de abundantes frutos, (16) para declarar que el Eterno es recto. Es mi roca en la que no hay injusticia.

Salmo 93

(1) El Eterno reina. revestido es de majestad. el Eterno está vestido: Se ha ceñido de fortaleza. El mundo está establecido para que no pueda moverse. (2) Tu trono está establecido desde antiguo. Tú eres desde la eternidad. (3) Se han levantado los torrentes, oh Eterno. la crecientes han elevado su voz. Las inundaciones hacen oír su estruendo. (4) Sobre la voz de muchas aguas, las poderosas olas del mar, el Eterno desde lo alto muestra Su poder. (5) Tus testimonios son muy seguros. La santidad orna Tu casa, Oh Eterno, para siempre.

lavado de manos

Bendición de los hijos

Noche de viernes

Encendido de las velas

 

Shabbat Shalom

Vaiera – “Y la bendición se convirtió en juramento”

Hoy
י”ד חשון תשע”ח
14 Jeshván 5778
03/11/2017

Parashá: Vaiera

Bereshit (Genesis) 18 – 22

Resumen de la Parashá

Génesis 18:1-22:24

Di-s se revela a sí mismo a Avraham tres días después de la circuncisión del primer judío a la edad de 99 años; pero Avraham se retira rápidamente del encuentro para preparar una comida para tres invitados que aparecen en el calor del desierto. Uno de los tres, que son ángeles disfrazados de hombres, anuncia que, exactamente en un año, la infértil Sara dará a luz a un hijo. Sara se ríe.

Avraham suplica a Di-s para salvar la perversa ciudad de Sdom. Dos de los tres ángeles disfrazados arriban a la ciudad perdida (…)

Resumen de la Parashá

“Y vio, y he aquí había un carnero… y lo elevó como holocausto en lugar de su hijo” (Bereshit 22:14-18)

(…) UN SEGUNDO LLAMADO
A continuación de ofrendar al carnero, lo llamó un ángel por segunda vez y dijo2: “He jurado, es la palabra de Hashem, que por cuanto has hecho esta cosa, y no negaste a tu hijo, a tu único, que bendecir He de bendecir y multiplicar He de multiplicar a tu simiente…” Vemos aquí que la ofrenda causó que Hashem jure cumplir las bendiciones con las que lo bendijo.
Se plantea aquí un interrogante: ¿por qué aparece el juramento sólo luego de que elevó la ofrenda del carnero y no fue suficiente con la disposición previa a ofrendar a su hijo como sacrificio, tal cual la orden de Hashem? Además, debemos entender ¿por qué dijo Abraham por cada acción “que sea Tu Voluntad que esto sea como que lo hubiera realizado con mi hijo”?

Para leer ela artículo completo:

La bendición se convirtió en juramento

Di-s le dijo: “Deja de llorar, porque tus oraciones han sido escuchadas”. Y continúan siendo oídas.

Rajel la Matriarca

Ishmael e Itzjak diferían en dos aspectos significativos:

Ishamel vino al mundo en forma natural, mientras que el nacimiento de Itzjak fue al

go sobrenatural
Ishmael fue circuncidado a los trece años, el año del “daat” (conciencia), mientras que Itzjak lo hizo a los ocho días de vida, una edad en la que la persona no tiene conciencia de lo que está ocurriendo.
En otras palabras, Ishmael representa una relación racional con Di-s, basada en el entendimiento humano. Itzjak representa un enlace sobrenatural.

El contraste entre Itzjak e Ishmael

 

Fuente de la foto:

Shabbat