The Jewish Month of Kislev / El Mes Judío de Kislev

Friday, November 9, 2018
1 Kislev, 5770

Jewish History

Winter

To read the full article:

chabad.org/day

Friday, November 9, 2018
1 Kislev, 5770

Parasha Toldot – Génesis 25:19-28:9

Historia judia

Invierno
Según el Talmud, el mes de Kislev marca el inicio de la temporada de invierno en Tierra Santa y es el tercer mes de la “Temporada de las lluvias”.

La recuperación de Rebe (1977)

Por primera vez desde que sufrió un ataque cardíaco cinco semanas antes, en la víspera de Shemini Atzeret, el Rebe salió de su oficina en 770 Eastern Parkway y regresó a su hogar, lo que indica su recuperación. Jasidim se regocijó por la buena noticia (…)

Leyes y costumbres

Rosh Chodesh observancias
Hoy es el segundo de los dos días de Rosh Chodesh (“Cabeza del mes”) para el mes de Kislev (cuando un mes tiene 30 días, el último día del mes y el primer día del mes y el primer día del mes siguiente, será el Rosh Chodesh del mes siguiente).

Se añaden porciones especiales a las oraciones diarias: Hallel (Salmos 113-118) se recita, en su forma “parcial”, después de la oración matutina de Shacharit, y la oración Yaaleh V’yavo se agrega a Amidah y Gracias después de las comidas; se dice la oración adicional de Musaf (cuando Rosh Chodesh es Shabbat, se hacen adiciones especiales al Shabbat Musaf). Tachnun (confesión de pecados) y oraciones similares se omiten.

Muchos tienen la costumbre de marcar a Rosh Chodesh con una comida festiva y una actividad laboral reducida. Esta última costumbre prevalece entre las mujeres, que tienen una afinidad especial con Rosh Chodesh, siendo el mes el aspecto femenino del calendario judío.

Pensamiento diario

Lavar su ropa y cambiar
¿Quién eres tú? ¿Puedes cambiar quién eres?

En el exterior yacen tus pensamientos, las palabras que pronuncias y las cosas que haces. Esas son las formas en que te vistes, tu interfaz con el mundo.

En el interior se encuentra una cierta forma de percibir el mundo, y las emociones y sentimientos que fluyen de esa percepción. Esos eres tú mismo.

El cambio real solo puede ocurrir cuando la percepción interna cambia. Pero no somos maestros en ese lugar. No podemos mandarnos a nosotros mismos a percibir lo que está más allá de nosotros, a sentirnos de manera diferente a lo que sentimos o comprender lo que no podemos entender.

Así que aquí hay una estrategia que funciona: así como podemos lavar nuestra ropa y bañar nuestra piel, también podemos enfocar nuestros pensamientos, guiar nuestras palabras y limpiar nuestro acto. Ignore, por el momento, que una tormenta sucia se desata dentro. Una vez que se restregó lo suficiente para dejar pasar la luz, finalmente su ser interior despertará a esa luz.

Esto es lo que Moisés le dijo a su pueblo en su último día juntos: “Las cosas ocultas están en manos de Di-s. Pero las cosas externas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para hacer lo que se necesita hacer “.

El Mes Judío de Kislev

Kislev es el noveno mes en el calendario judío, contando desde Nissan. Es mejor conocido por la festividad de Januca, que comienza el 25 de Kislev. El mensaje de Januca es el poder eterno de la luz sobre la oscuridad, el bien sobre el mal. Además de conmemorar la milagrosa victoria del pequeño ejército judío sobre el poderoso imperio sirio-griego, Janucá celebra el milagro del aceite. Cuando los judíos buscaron encender la menorah del Templo después de la guerra, encontraron solo una pequeña jarra de aceite puro. Milagrosamente, el suministro de un día se quemó durante ocho días, y los sabios instituyeron el festival de Januca de ocho días, en el que encendemos la menorah todas las noches.

En este mes celebramos la redención del rabino Schneur Zalman de Liadi, el fundador de Chabad Jassidism, quien había sido encarcelado por cargos falsos por el régimen zarista. Estas acusaciones reflejaban las acusaciones espirituales presentadas contra él por enseñar abiertamente los conocimientos más profundos de la Torá. El 19 de Kislev, fue liberado, allanando el camino tanto física como espiritualmente para continuar enseñando el jasidismo. Este día se conoce como el “Año Nuevo de Jasidismo”.

Toldot

Resumen de la Parashá, Análisis en profundidad y muhco más

chabad.org/Toldot

Cuidar el Honor

Cerca de la casa de Rabí Ieshaiahu de Praga, se paraba un hombre ciego que vendía galletitas en la vía pública. Durante los crudos días del invierno estaba de pie durante horas hasta que vendía toda su mercadería, además temiendo de las autoridades ya que no contaba con el permiso correspondiente para hacerlo.

Cierta vez le fue confiscada la producción por dicha razón y el pobre hombre se dirigió a Rabí Ieshaiahu, volcando delante de él su corazón.

A partir de ese momento (…)

Para leer el artículo completo:

chabad.org/jewish/Cuidar-el-Honor

Fuente:

chabad.org/Kislev

Advertisements

Love at First Sight: Five Biblical Examples / Amor a Primera Vista: Cinco Ejemplos Bíblicos

By Yitzchak Ginsburgh

The more impetuous a relationship’s beginning, the more difficult it may be to stabilize it later. This is illustrated by the five primary examples of love at first sight described in the Bible.

The first of these, that of Adam for Eve, is implied in the account of their creation. The following four — that of Rebeccafor Isaac (Genesis 24:64-65), of Jacob for Rachel (ibid. 29), of David for Abigail (I Samuel 25), and of David for Bathsheba (II Samuel 12) — are described explicitly. These five, in their historical order, are descending examples of how the intensity of love at first sight can be focused into mature, rooted love. This ability to relate to another person with deep, concentrated attachment is known as da’at (“knowledge”).

1) Adam and Eve

When G‑d created Eve and presented her to Adam, Adam exclaimed: “This time, bone of my bones and flesh of my flesh! This one shall be called ‘woman,’ for she was taken from man” (Genesis 2:23). Spontaneously saying “this time,” he expressed his delight and emotional arousal — his love at first sight — for his newfound mate.

2) Rebecca and Isaac

Before Rebecca even saw Isaac, she had agreed, with devotion and self-sacrifice, to be betrothed to him. On her way to meet him, she saw a man approaching in the field and knew intuitively that it must be him. She experienced such intense emotions of love at her first sight of him that she nearly fell off her camel. By virtue of having so completely bound herself to him beforehand, her soul was able to recognize (know) him as her true soul mate even before they had formally met.

3) Jacob and Rachel(…)

To reat the full article:

Cuanto más impetuoso sea el comienzo de una relación, más difícil será estabilizarla más tarde. Esto se ilustra con los cinco ejemplos principales de amor a primera vista descritos en la Biblia.

El primero de ellos, el de Adán para Eva, está implícito en el relato de su creación. Los cuatro siguientes: El de Rebecca para Isaac (Génesis 24: 64-65), de Jacob para Raquel (ibíd. 29), de David para Abigail (I Samuel 25) y de David para Betsabé (II Samuel 12) se describe explícitamente. Estos cinco, en su orden histórico, son ejemplos descendentes de cómo la intensidad del amor a primera vista puede enfocarse en un amor maduro y arraigado. Esta capacidad de relacionarse con otra persona con un apego profundo y concentrado se conoce como da’at (“conocimiento”).

2) Rebecca e Isaac

Antes de que Rebecca incluso viera a Isaac, ella había aceptado, con devoción y auto sacrificio, estar comprometida con él. En su camino para encontrarse con él, vio a un hombre que se acercaba al campo y supo intuitivamente que debía ser él. Ella experimentó emociones de amor tan intensas a primera vista de él que casi se cayó de su camello. En virtud de haberse unido tan completamente a él de antemano, su alma fue capaz de reconocerlo (conocerlo) como su verdadera alma gemela incluso antes de que se conocieran formalmente.

3) Jacob y Rachel

En la Cabalá, la pareja que más que cualquier otra personifica el amor entre Di-s y el pueblo de Israel, y ejemplifica, también, el estado ideal de amor manifiesto entre marido y mujer, es Jacob y Raquel, cuya relación es también la El ejemplo prototípico de amor romántico de Torah.

Como Isaac, Jacob sabía que iba a casarse con la hija de su pariente. Cuando llegó al pozo cerca de Haran, los pastores le dijeron que la doncella que se acercaba era Rachel, la hija de su tío Labán. Su amor a primera vista le permitió hacer girar sin ayuda la roca que cubría el pozo en el que los pastores daban de beber a sus rebaños, para permitir que los rebaños de Rachel bebieran. Y lloró, porque sintió que no merecería ser enterrado con ella (Rashi en Génesis 29:11) y que habría dificultades y demoras antes de que pudieran casarse.

Sin embargo, su da’at no fue lo suficientemente completo como para ser inmune al engaño. Solo sabía que venía a casarse con una de las hijas de Labán; Como no sabía cuál, su preparación psicológica era condicional. Por lo tanto, Labán pudo engañarlo dándole a Lea primero, en lugar de Raquel. A pesar de la intensidad de su amor por Rachel, en su noche de bodas no sabía con quién se estaba casando.

En ambos casos (2 y 3), las partes estaban preparadas psicológicamente para encontrarse con sus almas gemelas, por lo que los eventos se desarrollaron con relativa facilidad. La preparación psicológica para un evento sirve como “guardia” mental o escudo protector, que controla y dirige las emociones intensas del corazón.

4) David y Avigail

En contraste, el rey David no estaba preparado psicológicamente para ninguna de sus confrontaciones con el amor a primera vista.

Cuando conoció a Abigail, estaba en camino de vengarse de la ingratitud y mezquindad extremas de su esposo Naval. Al verla, se enamoró y quiso casarse con ella. Al no haber sido preparado para su encuentro, su amor a primera vista al principio no tenía nada de madurez.

Pero Abigail, la “mujer de buena inteligencia” (I Samuel 25: 3) lo convenció de que no debían casarse hasta que fuera el momento adecuado. Siendo una profetisa, sabía que David fallaría con Betsabé, y logró convencerlo de que esperara para no fallar también en su caso (Talmud, Megilah 14b). Con su sabiduría y encanto, logró calmar sus emociones, permitiendo que su acercamiento a su relación fuera guiado por su da’at.

5) David y Betsabé

Sin embargo, en el caso de Betsabé, la mente de David no solo no pudo controlar sus emociones sino que se subordinó a ellas. Aunque estaba predestinada a ser su esposa, actuó por impulso y no pudo esperar a que la llevara hasta que el momento estuviera maduro (Talmud, Sanhedrin 107a). Una vez que ella quedó embarazada, él dispuso que su esposo fuera asesinado en la batalla para poder casarse con ella. Este es claramente el nivel más bajo de da’at que puede acompañar la experiencia de amor a primera vista.

Excepciones que instruyen la regla

Uno no debe esperar ser golpeado con un intenso sentimiento de predestinación cuando se encuentra por primera vez con su cónyuge predestinado. Como regla general, la experiencia amorosa de la pareja crece y se desarrolla a medida que la nutren juntos a lo largo de sus vidas.

No obstante, cada regla tiene sus excepciones, y por eso encontramos estos ejemplos en la Torá de la experiencia intensa conocida como amor a primera vista. De hecho, Di-s mismo se “enamoró” de su visión original del pueblo judío que realiza con devoción su voluntad en la tierra. Según nuestros sabios, este amor a primera vista es lo que motivó a Di-s a crear el mundo (Bereshit Rabá 8: 7; Zohar Chadash 121c).

Es importante recordar, sin embargo, que este fenómeno es la excepción que confirma la regla.

Hay trece reglas generales mediante las cuales se pueden extraer inferencias lógicas de acuerdo con la Torá. Uno de estos es el siguiente: “Cuando se selecciona un caso particular incluido en un caso general para informarnos sobre algo novedoso [es decir, una excepción], se lo señala no solo para instruirnos con respecto a sí mismo, sino que debe aplicarse A todo el caso general “.

En otras palabras, cada excepción nos dice algo sobre la regla que de otro modo no habríamos conocido. En nuestro caso, la experiencia excepcional de amor a primera vista es una manifestación gráfica de la intensidad y el romance que el amor en desarrollo logra también. Lo contrario también es cierto: si la experiencia del amor a primera vista es real, eventualmente logrará la estabilidad y el arraigo del amor en desarrollo.

Los ejemplos de amor a primera vista son, por lo tanto, instructivos incluso para la mayoría de las parejas, que no experimentan tanta intensidad al comienzo de su relación. En lugar de sentir que su amor es de alguna manera deficiente o poco romántico, deberían ver ejemplos de amor a primera vista como portentos esclarecedores de la intensidad con la que su amor debería desarrollarse, y esperamos que lo haga.

Aquellas parejas que experimentan amor a primera vista deben sentirse afortunadas de que su relación haya sido bendecida con una gran intensidad desde el principio. Al mismo tiempo, sin embargo, deben ser conscientes de que cuanto más impetuoso sea el comienzo de una relación, más difícil será estabilizarla después. Aun así, con el esfuerzo necesario, la oleada inicial de amor genuino a primera vista se asentará nuevamente en la “regla” y echará raíces en las esencias más profundas de la pareja. De esta manera, el amor de la pareja se desarrollará y crecerá orgánicamente, al igual que en el caso más común de desarrollar el amor.

Por supuesto, no todos los casos de lo que pasa por amor a primera vista son genuinos. Si la experiencia excepcional no conlleva nada de la “regla”, si no contiene una semilla de amor maduro y estable, probablemente no sea más que un enamoramiento que se disipará tan rápido como apareció.

Experimentando el amor a primera vista

Reconocer el alma gemela de uno depende de sentir la raíz del alma compartida. Este es el tipo de visión más fundamental que existe.

Normalmente, el amor nace en el corazón solo después de que el destello de percepción inicial, a través de la meditación deliberada, haya madurado en el útero de la mente hasta convertirse en una idea completamente desarrollada y se haya asimilado a la propia visión del mundo. Al igual que el embarazo físico requiere tiempo, también lo hace este proceso, ya que la mentalidad que prevalecía antes de la introducción de la nueva visión debe enfrentarlo. Dado que la mente y sus patrones de pensamiento no están completamente refinados y rectificados, la introducción de un nuevo elemento de verdad requiere que la estructura mental anterior sea completamente reevaluada y reconstruida en su luz, y esto requiere tiempo.

Excepcionalmente, sin embargo, uno puede experimentar el amor a “primera vista”; El amor puede aparecer simultáneamente con la visión inicial, sin el lapso de tiempo que se requiere típicamente para desarrollarse y dar frutos.

Esto puede suceder de una de dos maneras:

Si el amor se caracteriza por la falta de conciencia de sí mismo y la no orientación de sí mismo (bitul) que acompaña al destello de percepción, apenas se experimenta como una “emoción” en el sentido convencional de la palabra. De esta manera, puede brillar con el brillo de la original intuición. Se puede decir que la esencia de tal experiencia de amor está contenida dentro del ojo de la mente, como si el corazón se hubiera “elevado” a los ojos.

Alternativamente, la semilla del amor puede desarrollarse en el útero de la mente antes de nacer en el corazón, pero sin requerir el prolongado período de tiempo habitual, o de hecho, en cualquier momento. Aquí, la emoción del amor se experimenta como un atributo del corazón, pero la mente de uno es tan refinada que la emoción fluye a través de ella de forma libre y natural. El yo no produce “fricción” para retardar el nacimiento de las emociones de la mente.

Hemos comparado el nacimiento del amor desde la percepción seminal depositada y alimentada en el vientre de la mente hasta la concepción y el nacimiento de un niño, y comparamos aún más el amor a primera vista con la concepción y el parto sin un período intermedio de embarazo. Esta ausencia de un período de gestación será la norma en el futuro.

En la era mesiánica, tanto la relación entre marido y mujer como la relación entre Di-s y el pueblo judío será de constante enamoramiento a primera vista. Paradójicamente, este continuo estado de pasión romántica se integrará completamente con el amor estable y estable que caracteriza las relaciones experimentadas.

El anticipo del mundo venidero en este mundo es Shabat (Talmud, Berachot 57b). Shabat está esencialmente por encima de la conciencia de tiempo normal de los seis días de la creación. Durante los seis días de la semana (que corresponden a las seis emociones del corazón), la realidad está consciente y enfocada en sí misma. En Shabat, la conciencia de la realidad creada regresa a su fuente en el plan Divino, y las emociones ascienden al nivel de la visión de la mente.

En Shabat, Di-s revive el amor a primera vista, tal como lo hizo antes de la creación. Y dado que el mundo se está creando continuamente a partir de la conciencia de Di-s, en Shabat también nosotros podemos experimentar el amor a primera vista. Ambos podemos recuperar nuestra inspiración con la vida en general y enamorarnos de nuevo con nuestros cónyuges.

Rebecca of the Bible / Rebecca de la Biblia

By Mendel Adelman

Rebecca (Rivkah in Hebrew), the second of four Jewish matriarchs, was the wife of Isaac. She gave birth to Esau and Jacob, and was instrumental in Jacob receiving the special birthright blessings from his father.

Birth of Rebecca

Rebecca was born in Haran to Bethuel,1 Abraham’s nephew. She was raised there with her brother, Laban. Although her father and brother were steeped in idol worship and immorality, she remained unaffected. The sages likened her stalwart ability to rise above her environment to a rose growing among thorns.

Rebecca was a mature and independent girl. One day, she decided that, for the first time, she would personally travel to the well to fetch water3 . She had maids who could have done it, but for some reason, that day she decided to go herself. On her first day at the well, she was approached by a man leading a long caravan of camels. He asked her if she would give him water to drink.

To read the full article:

chabad.org/library/Rebecca-of-the-Bible

Llegada de Eliezer

Rebecca (Rivkah en hebreo), la segunda de las cuatro matriarcas judías, fue la esposa de Isaac. Ella dio a luz a Esaú y a Jacob, y fue fundamental para que Jacob recibiera las bendiciones especiales de derecho de nacimiento de su padre.

Nacimiento de Rebecca

Rebecca nació en Harán a Betuel,  sobrina de Abraham. Fue criada allí con su hermano, Labán. Aunque su padre y su hermano estaban impregnados de la adoración de ídolos y la inmoralidad, ella no se vio afectada. Los sabios compararon su capacidad incondicional de elevarse por encima de su entorno a una rosa que crece entre las espinas.

Rebecca era una chica madura e independiente. Un día, decidió que, por primera vez, viajaría personalmente al pozo para buscar agua. Ella tenía criadas que podrían haberlo hecho, pero por alguna razón, ese día decidió ir ella misma. En su primer día en el pozo, fue abordada por un hombre que conducía una larga caravana de camellos. Él le preguntó si le daría agua para beber.

Rebecca no solo fue a buscar agua para él, sino que también llenó y rellenó incansablemente los abrevaderos, permitiendo que los camellos del hombre bebieran hasta llenarse. Mientras se acercaba al pozo para sacar agua de él, el agua se levantó para saludarla.

Tan pronto como terminó, el hombre le dio un costoso anillo en la nariz y dos brazaletes. Cuando le preguntó su nombre y si su familia tenía una habitación en la que él pudiera pasar la noche, ella respondió que ella era Rebecca, hija de Bethuel y bisnieta de Nahor. También le ofreció al hombre un lugar para dormir y paja para sus camellos. Una vez que aceptó con gratitud, Rebecca corrió a su casa para informar a su familia de su nuevo invitado.

La propuesta de matrimonio

Cuando Labán se enteró de que había llegado un hombre rico y le regaló joyas caras a su hermana, salió corriendo a saludarlo. Prepararon una habitación para Eliezer, vaciándola de ídolos para él.

Más tarde, cuando la familia se sentó a la mesa, les contó cuál era el propósito de su visita. Él relató que él era un siervo de Abraham, su pariente. Le habían enviado a buscar una esposa para el hijo de su maestro, Isaac, a quien Abraham le había legado todas sus posesiones.

Explicó que había venido al pozo y le oró a Di-s para que lo ayudara a encontrar a la mujer adecuada para Isaac. Eliezer decidió que le pediría a Di-s que le mostrara quién estaba destinado a ser la esposa de Isaac. La señal sería que le pediría a las mujeres del pozo que le dieran agua para beber, y la que no solo le dio agua, sino que también cuidaba a sus camellos, sería la esposa adecuada para Isaac. Milagrosamente, la primera mujer que le pidió lo hizo. Además, el agua subía cuando se acercaba, otra señal segura de que ella era especial.

Al escuchar eso, Labán y Bethuel acordaron que Rebbeca debería regresar con Eliezer para convertirse en la esposa de Isaac. En agradecimiento, Eliezer presentó regalos a Rebecca y su familia.

A la mañana siguiente, cuando Eliezer se preparaba para irse, la madre de Labán y Rebeca comenzó a negociar con él. Desearon que Rebecca permaneciera con ellos por un año, o por lo menos diez meses, antes de irse con su futuro marido. Eliezer insistió en que ella regresaría con él en ese momento, no en otro año. Decidieron preguntarle a Rebecca y permitirle tomar su propia decisión con respecto a su futuro.

Sin dudarlo, determinó que estaba lista para encontrarse con Isaac. Incluso le dijo a su familia que si intentaban evitar que se fuera, ella se iría sin su consentimiento. Rebecca y sus doncellas acompañaron a Eliezer de regreso a la tierra de Canaán.

 Matrimonio con Isaac

Cuando Rebecca vio a Isaac por primera vez, él estaba de pie en el campo, orando. Al verlo, Rebecca se deslizó fuera de su camello y se cubrió con su velo. Ella supo de inmediato que había tomado la decisión correcta.

Rebecca se casó con Isaac, y los tres milagros que ocurrieron durante la vida de Sarah fueron renovados. Encendería velas el viernes por la tarde y durarían toda la semana; el pan que ella horneaba se mantendría fresco de una semana a otra; y una nube de gloria se cernía sobre su tienda. Esto trajo a Isaac mucho consuelo.

 Nacimiento de Esaú y Jacob.

Desafortunadamente, Rebecca fue estéril y durante años permaneció sin hijos. Finalmente, Isaac y Rebecca oraron a Di-s por los niños. Milagrosamente, sus oraciones fueron contestadas y Rebecca quedó embarazada.

Su embarazo estaba lejos de ser normal. Cada vez que ella caminaba por una sala de estudio o lugar de aprendizaje, el bebé dentro de ella luchaba y pateaba. Sin embargo, ¡lo mismo sucedería cuando pasara por una casa de idolatría! Su dolor solo aumentó a medida que el embarazo continuó, y eventualmente se volvió insoportable. El sufrimiento fue tan intenso que comenzó a lamentar el deseo de tener hijos.

Abrumada y confundida, Rebecca fue a la academia de Shem y Ever para buscar consejo. Le pasaron un mensaje de Di-s a ella de que en realidad tenía gemelos. Cada uno lucharía el otro, y el más mayor serviría al más menor. Eventualmente se convertirían en los progenitores de grandes naciones opuestas.

Satisfecha con el conocimiento de que su sufrimiento tenía un propósito y que daría grandes frutos, Rebecca regresó a casa con renovada energía. La profecía que recibió se cumplió, y dio a luz a gemelos. El mayor estaba cubierto de pelo rojo y se llamaba Esaú. El más joven salió agarrando el talón de su hermano mayor y se llamó Jacob

La primogenitura

Cuando los dos hijos de Rebecca crecieron, cada uno eligió diferentes caminos. Esaú se convirtió en un cazador, mientras que Jacob no quería nada más que sentarse y estudiar.

Un día, Esaú volvió a casa del campo, hambriento y exhausto. Encontró a Jacob cocinando una olla de estofado de lentejas para su padre mientras lloraba a Abraham. Exigió comer el guiso. Jacob estuvo de acuerdo, pero solo a condición de que Esaú le otorgue a Jacob el derecho de nacimiento debido al hermano mayor. Esaú aceptó la estipulación y tragó el guiso de lentejas.

La vida en Gerar

Una hambruna golpeó la tierra de Canaán. Isaac estaba dispuesto a irse a Egipto como Abraham había hecho, pero Di-s le dijo que se quedara en Canaán. Así que en cambio, él llevó a su familia a la tierra de Gerar.

Cuando le preguntaron por Rebecca, le preocupaba que los habitantes de Gerar pudieran matarlo si supieran que ella era su esposa ya que Rebecca era muy hermosa y todos la deseaban. En cambio, él les dijo que ella era su hermana.

Al cabo de un rato, Isaac se calmó, sus preocupaciones se disiparon y volvió a vivir con Rebecca. Abimelec, el rey de Gerar, los vio actuando como pareja, y reprendió a Isaac por engañar a todos para que pensaran que Rebeca era su hermana y no su esposa. Sin embargo, envió un decreto real para que nadie dañara a Isaac.

Después de vivir en Gerar por algún tiempo, Isaac y su familia se mudaron a Be’er Sheba

Las bendiciones

Cuando Isaac se hizo viejo y ciego, deseó bendecir a su hijo mayor. Llamó a Esaú y le ordenó que preparara un plato de carne, por lo que Esaú tomó su arco y flecha para cazar algunos animales.

Cuando Rebecca escuchó los procedimientos, supo que tenía que actuar. Ella era consciente de que Esaú le había vendido la primogenitura a Jacob antes, y era él quien realmente merecía las bendiciones.

Ella le dijo a Jacob que tomara una de sus cabras y la matara. Jacob debía preparar la carne en un plato para su padre, y tomar la piel peluda y cubrirse con ella. Ella cosió las pieles juntas como mangas para sus brazos y alrededor de su cuello. De esa manera, Jacob podría engañar a su padre ciego para que lo bendiga en lugar de a Esaú.

Jacob no estaba entusiasmado con su plan. Le preocupaba que si lo descubrían, Isaac lo maldeciría. Rebecca apaciguó sus temores, incluso yendo tan lejos como para prometerle que aceptaría cualquier maldición que recibiera en su lugar. Con esa seguridad, Jacob siguió adelante con las instrucciones de su madre.

Su plan funcionó, y Jacob recibió las bendiciones.

 Muerte

Rebecca falleció mientras su hijo Jacob residía en Beth-El. La enterraron en Kiryat Arba, en la cueva del entierro donde también habían enterrado Abraham y Sara.

 Personalidad

La Cabalá identifica a Rebecca con el atributo de Binah, entendiendo. Era una persona reflexiva que sabía que tenía que usar todo lo que le rodeaba para siempre. Tenía una capacidad única para encontrar el potencial en todo y maximizarlo. Al igual que el petróleo, al mismo tiempo podía flotar sobre sus alrededores y, sin embargo, penetrarlos profundamente

Shabbat Shalom – Shabbat Mevarchim

Shabbat, November 3, 2018
25 Cheshvan, 5779

This Shabbat is Shabbat Mevarchim (“the Shabbat that blesses” the new month): a special prayer is recited blessing the Rosh Chodesh (“Head of the Month”) of upcoming month of Kislev, which falls on Thursday and Friday of next week.

Prior to the blessing, we announce the precise time of the molad, the “birth” of the new moon. Click here for molad times.

It is a Chabad custom to recite the entire book of Psalms before morning prayers, and to conduct farbrengens (chassidic gatherings) in the course of the Shabbat.

Links: On the Significance of Shabbat Mevarchim; Tehillim (the Book of Psalms); The Farbrengen

To read the full article:

chabad.org/calendar/day

Bendice Nuevo Mes

Este Shabat es Shabbat Mevarchim (“el Shabat que bendice” el nuevo mes): se recita una oración especial para bendecir a Rosh Chodesh (“Jefe del Mes”) del próximo mes de Kislev, que se celebra el jueves y viernes de la próxima semana.

Antes de la bendición, anunciamos el momento preciso de la molada, el “nacimiento” de la luna nueva.

Haga clic aquí para tiempos Molad.

chabad.org/Molad-Times

Es una costumbre de Jabad recitar todo el libro de los Salmos antes de las oraciones de la mañana, y llevar a cabo farbrengens (reuniones jasídicas) en el curso del Shabat.

Enlaces: Sobre el significado de Shabbat Mevarchim; Tehillim (el Libro de los Salmos); El farbrengen

Estudio diario

Chumash Parshat Chayei Sarah, 7ma parte (Génesis 25: 12-25: 18)
Salmos: capitulo 119, versos 1-96
Tanya Iggeret HaKodesh, Epístola 31
Rambam 3 capítulos, 1 capítulo, Sefer Hamitzvot
Hayom Yom Hoy en día Hayom Yom

Pensamiento diario

Dos amores
¿Cómo puedes alcanzar el amor de un Di-s infinito? A través del amor de tus semejantes.

Es por eso que el rabino Chanina ben Dosa diría: “Si le gustas a la gente, a Di-s también le gustas”.

¿Cómo lo supo?

Porque sabía que si a la gente le gustas, debe ser que te gustan. Tu amor es genuino, y el amor genuino siempre es correspondido.

Y él sabía que cuando tienes un amor genuino en tu corazón por todas las personas, entonces llegarás a tener un amor genuino por Di-s.

Y ese amor también es recíproco.

Shabbat Shalom

Friday, October 12 / 3 Cheshvan

Amigos les deseo  Shabbat Shalom, a cada uno de ustedes, casa por casa, familia por familia, SHABBAT SHALOM!

Comparto la carta del Rabino Eli, desde la bella Argentina.

Una generación supera a la otra

Por Eli Levy

Estimados lectores:

Noaj fue un justo en su generación.

En su generación fue un justo, en otra no sabemos. O quizás en otra hubiese sido más renombrado todavía.

Ese es el debate de los comentaristas.

Un líder se debe adaptar a su generación, escuchar lo que necesita la gente, estar atento a los cambios y liderar para encontrar la mejor forma de influenciar para el bien.

Tenemos la tendencia a medir a nuestros líderes de la Torá, el Tanaj, la Mishna, etc. Con los valores y parámetros de nuestro tiempo. Pero el mundo va avanzando, y la transformación debe ser hacia adelante.

Lo que era bueno para Noaj, ya no era suficiente para Abraham y el máximo peldaño para Abraham era el primero para Moshe, en cada generación.

Lo que logró Noaj en su generación, fue el paso para que toda la humanidad pueda avanzar a la civilización.

¡Shabat Shalom!

Rabino Eli Levy

Fuente:

 

Haazinu

Septiembre 22, 2018

TSHREI, 13

Parasha  Ha´Azinu

Deuteronomio 32

Haazinu Haftarah

II Samuel 22: 1 – 51

Devarim – Deuteronomio – Chapter 32

1And Moses went, and he spoke the following words to all Israel. אוַיֵּ֖לֶךְ משֶׁ֑ה וַיְדַבֵּ֛ר אֶת־הַדְּבָרִ֥ים הָאֵ֖לֶּה אֶל־כָּל־יִשְׂרָאֵֽל:
2He said to them, “Today I am one hundred and twenty years old. I can no longer go or come, and the Lord said to me, “You shall not cross this Jordan.” בוַיֹּ֣אמֶר אֲלֵהֶ֗ם בֶּן־מֵאָה֩ וְעֶשְׂרִ֨ים שָׁנָ֤ה אָֽנֹכִי֙ הַיּ֔וֹם לֹֽא־אוּכַ֥ל ע֖וֹד לָצֵ֣את וְלָב֑וֹא וַֽיהֹוָה֙ אָמַ֣ר אֵלַ֔י לֹ֥א תַֽעֲבֹ֖ר אֶת־הַיַּרְדֵּ֥ן הַזֶּֽה:
3The Lord, your God He will cross before you; He will destroy these nations from before you so that you will possess them. Joshua he will cross before you, as the Lord has spoken. גיְהֹוָ֨ה אֱלֹהֶ֜יךָ ה֣וּא | עֹבֵ֣ר לְפָנֶ֗יךָ הֽוּא־יַשְׁמִ֞יד אֶת־הַגּוֹיִ֥ם הָאֵ֛לֶּה מִלְּפָנֶ֖יךָ וִֽירִשְׁתָּ֑ם יְהוֹשֻׁ֗עַ ה֚וּא עֹבֵ֣ר לְפָנֶ֔יךָ כַּֽאֲשֶׁ֖ר דִּבֶּ֥ר יְהֹוָֽה:
4And the Lord will do to them, as He did to the Amorite kings, Sihon and Og, and to their land, [all of] which He destroyed. דוְעָשָׂ֤ה יְהֹוָה֙ לָהֶ֔ם כַּֽאֲשֶׁ֣ר עָשָׂ֗ה לְסִיח֥וֹן וּלְע֛וֹג מַלְכֵ֥י הָֽאֱמֹרִ֖י וּלְאַרְצָ֑ם אֲשֶׁ֥ר הִשְׁמִ֖יד אֹתָֽם:
5And [when] the Lord delivers them before you, you shall do to them according to all the commandment that I have commanded you. הוּנְתָנָ֥ם יְהֹוָ֖ה לִפְנֵיכֶ֑ם וַֽעֲשִׂיתֶ֣ם לָהֶ֔ם כְּכָ֨ל־הַמִּצְוָ֔ה אֲשֶׁ֥ר צִוִּ֖יתִי אֶתְכֶֽם:
6Be strong and courageous! Neither fear, nor be dismayed of them, for the Lord, your God He is the One Who goes with you. He will neither fail you, nor forsake you.” וחִזְק֣וּ וְאִמְצ֔וּ אַל־תִּֽירְא֥וּ וְאַל־תַּֽעַרְצ֖וּ מִפְּנֵיהֶ֑ם כִּ֣י | יְהֹוָ֣ה אֱלֹהֶ֗יךָ ה֚וּא הַֽהֹלֵ֣ךְ עִמָּ֔ךְ לֹ֥א יַרְפְּךָ֖ וְלֹ֥א יַֽעַזְבֶֽךָּ:
7And Moses called Joshua and said to him in the presence of all Israel, “Be strong and courageous! For you shall come with this people to the land which the Lord swore to their forefathers to give them. And you shall apportion it to them as an inheritance. זוַיִּקְרָ֨א משֶׁ֜ה לִֽיהוֹשֻׁ֗עַ וַיֹּ֨אמֶר אֵלָ֜יו לְעֵינֵ֣י כָל־יִשְׂרָאֵל֘ חֲזַ֣ק וֶֽאֱמָץ֒ כִּ֣י אַתָּ֗ה תָּבוֹא֙ אֶת־הָעָ֣ם הַזֶּ֔ה אֶל־הָאָ֕רֶץ אֲשֶׁ֨ר נִשְׁבַּ֧ע יְהֹוָ֛ה לַֽאֲבֹתָ֖ם לָתֵ֣ת לָהֶ֑ם וְאַתָּ֖ה תַּנְחִילֶ֥נָּה אוֹתָֽם:
8The Lord He is the One Who goes before you; He will be with you; He will neither fail you, nor forsake you. Do not fear, and do not be dismayed.” חוַֽיהֹוָ֞ה ה֣וּא | הַֽהֹלֵ֣ךְ לְפָנֶ֗יךָ ה֚וּא יִֽהְיֶ֣ה עִמָּ֔ךְ לֹ֥א יַרְפְּךָ֖ וְלֹ֥א יַֽעַזְבֶ֑ךָּ לֹ֥א תִירָ֖א וְלֹ֥א תֵחָֽת:
9Then Moses wrote this Torah, and gave it to the priests, the descendants of Levi, who carried the ark of the covenant of the Lord, and to all the elders of Israel. טוַיִּכְתֹּ֣ב משֶׁה֘ אֶת־הַתּוֹרָ֣ה הַזֹּאת֒ וַיִּתְּנָ֗הּ אֶל־הַכֹּֽהֲנִים֙ בְּנֵ֣י לֵוִ֔י הַנֹּ֣שְׂאִ֔ים אֶת־אֲר֖וֹן בְּרִ֣ית יְהֹוָ֑ה וְאֶל־כָּל־זִקְנֵ֖י יִשְׂרָאֵֽל:
10Then, Moses commanded them, saying, “At the end of [every] seven years, at an appointed time, in the Festival of Succoth, [after] the year of release, יוַיְצַ֥ו משֶׁ֖ה אוֹתָ֣ם לֵאמֹ֑ר מִקֵּ֣ץ | שֶׁ֣בַע שָׁנִ֗ים בְּמֹעֵ֛ד שְׁנַ֥ת הַשְּׁמִטָּ֖ה בְּחַ֥ג הַסֻּכּֽוֹת:
11When all Israel comes to appear before the Lord, your God, in the place He will choose, you shall read this Torah before all Israel, in their ears. יאבְּב֣וֹא כָל־יִשְׂרָאֵ֗ל לֵֽרָאוֹת֙ אֶת־פְּנֵי֙ יְהֹוָ֣ה אֱלֹהֶ֔יךָ בַּמָּק֖וֹם אֲשֶׁ֣ר יִבְחָ֑ר תִּקְרָ֞א אֶת־הַתּוֹרָ֥ה הַזֹּ֛את נֶ֥גֶד כָּל־יִשְׂרָאֵ֖ל בְּאָזְנֵיהֶֽם:
12Assemble the people: the men, the women, and the children, and your stranger in your cities, in order that they hear, and in order that they learn and fear the Lord, your God, and they will observe to do all the words of this Torah. יבהַקְהֵ֣ל אֶת־הָעָ֗ם הָֽאֲנָשִׁ֤ים וְהַנָּשִׁים֙ וְהַטַּ֔ף וְגֵֽרְךָ֖ אֲשֶׁ֣ר בִּשְׁעָרֶ֑יךָ לְמַ֨עַן יִשְׁמְע֜וּ וּלְמַ֣עַן יִלְמְד֗וּ וְיָֽרְאוּ֙ אֶת־יְהֹוָ֣ה אֱלֹֽהֵיכֶ֔ם וְשָֽׁמְר֣וּ לַֽעֲשׂ֔וֹת אֶת־כָּל־דִּבְרֵ֖י הַתּוֹרָ֥ה הַזֹּֽאת:
13And their children, who did not know, will hear and learn to fear the Lord, your God, all the days that you live on the land, to which you are crossing the Jordan, to possess. יגוּבְנֵיהֶ֞ם אֲשֶׁ֣ר לֹא־יָֽדְע֗וּ יִשְׁמְעוּ֙ וְלָ֣מְד֔וּ לְיִרְאָ֖ה אֶת־יְהֹוָ֣ה אֱלֹֽהֵיכֶ֑ם כָּל־הַיָּמִ֗ים אֲשֶׁ֨ר אַתֶּ֤ם חַיִּים֙ עַל־הָ֣אֲדָמָ֔ה אֲשֶׁ֨ר אַתֶּ֜ם עֹֽבְרִ֧ים אֶת־הַיַּרְדֵּ֛ן שָׁ֖מָּה לְרִשְׁתָּֽהּ:
14And the Lord said to Moses, “Behold, your days are approaching [for you] to die. Call Joshua and stand in the Tent of Meeting, and I will inspire him. So Moses and Joshua went, and stood in the Tent of Meeting. ידוַיֹּ֨אמֶר יְהֹוָ֜ה אֶל־משֶׁ֗ה הֵ֣ן קָֽרְב֣וּ יָמֶ֘יךָ֘ לָמוּת֒ קְרָ֣א אֶת־יְהוֹשֻׁ֗עַ וְהִתְיַצְּב֛וּ בְּאֹ֥הֶל מוֹעֵ֖ד וַֽאֲצַוֶּ֑נּוּ וַיֵּ֤לֶךְ משֶׁה֙ וִֽיהוֹשֻׁ֔עַ וַיִּתְיַצְּב֖וּ בְּאֹ֥הֶל מוֹעֵֽד:
15And the Lord appeared in the Tent, in a pillar of cloud. The pillar of cloud stood at the entrance to the Tent. טווַיֵּרָ֧א יְהֹוָ֛ה בָּאֹ֖הֶל בְּעַמּ֣וּד עָנָ֑ן וַיַּֽעֲמֹ֛ד עַמּ֥וּד הֶֽעָנָ֖ן עַל־פֶּ֥תַח הָאֹֽהֶל:
16And the Lord said to Moses: Behold, you are [about to] lie with your forefathers, and this nation will rise up and stray after the deities of the nations of the land, into which they are coming. And they will forsake Me and violate My covenant which I made with them. טזוַיֹּ֤אמֶר יְהֹוָה֙ אֶל־משֶׁ֔ה הִנְּךָ֥ שֹׁכֵ֖ב עִם־אֲבֹתֶ֑יךָ וְקָם֩ הָעָ֨ם הַזֶּ֜ה וְזָנָ֣ה | אַֽחֲרֵ֣י | אֱלֹהֵ֣י נֵֽכַר־הָאָ֗רֶץ אֲשֶׁ֨ר ה֤וּא בָא־שָׁ֨מָּה֙ בְּקִרְבּ֔וֹ וַֽעֲזָבַ֕נִי וְהֵפֵר֙ אֶת־בְּרִיתִ֔י אֲשֶׁ֥ר כָּרַ֖תִּי אִתּֽוֹ:
17And My fury will rage against them on that day, and I will abandon them and hide My face from them, and they will be consumed, and many evils and troubles will befall them, and they will say on that day, ‘Is it not because our God is no longer among us, that these evils have befallen us?’ יזוְחָרָ֣ה אַפִּ֣י ב֣וֹ בַיּֽוֹם־הַ֠ה֠וּא וַֽעֲזַבְתִּ֞ים וְהִסְתַּרְתִּ֨י פָנַ֤י מֵהֶם֙ וְהָיָ֣ה לֶֽאֱכֹ֔ל וּמְצָאֻ֛הוּ רָע֥וֹת רַבּ֖וֹת וְצָר֑וֹת וְאָמַר֙ בַּיּ֣וֹם הַה֔וּא הֲלֹ֗א עַ֣ל כִּי־אֵ֤ין אֱלֹהַי֙ בְּקִרְבִּ֔י מְצָא֖וּנִי הָֽרָע֥וֹת הָאֵֽלֶּה:
18And I will hide My face on that day, because of all the evil they have committed, when they turned to other deities. יחוְאָֽנֹכִ֗י הַסְתֵּ֨ר אַסְתִּ֤יר פָּנַי֙ בַּיּ֣וֹם הַה֔וּא עַ֥ל כָּל־הָֽרָעָ֖ה אֲשֶׁ֣ר עָשָׂ֑ה כִּ֣י פָנָ֔ה אֶל־אֱלֹהִ֖ים אֲחֵרִֽים:
19And now, write for yourselves this song, and teach it to the Children of Israel. Place it into their mouths, in order that this song will be for Me as a witness for the children of Israel. יטוְעַתָּ֗ה כִּתְב֤וּ לָכֶם֙ אֶת־הַשִּׁירָ֣ה הַזֹּ֔את וְלַמְּדָ֥הּ אֶת־בְּנֵֽי־יִשְׂרָאֵ֖ל שִׂימָ֣הּ בְּפִיהֶ֑ם לְמַ֨עַן תִּֽהְיֶה־לִּ֜י הַשִּׁירָ֥ה הַזֹּ֛את לְעֵ֖ד בִּבְנֵ֥י יִשְׂרָאֵֽל:
20When I bring them to the land which I have sworn to their forefathers [to give them], a land flowing with milk and honey, they will eat and be satisfied, and live on the fat [of the land]. Then, they will turn to other deities and serve them, provoking Me and violating My covenant. כ כִּֽי־אֲבִיאֶ֜נּוּ אֶל־הָֽאֲדָמָ֣ה | אֲשֶׁר־נִשְׁבַּ֣עְתִּי לַֽאֲבֹתָ֗יו זָבַ֤ת חָלָב֙ וּדְבַ֔שׁ וְאָכַ֥ל וְשָׂבַ֖ע וְדָשֵׁ֑ן וּפָנָ֞ה אֶל־אֱלֹהִ֤ים אֲחֵרִים֙ וַֽעֲבָד֔וּם וְנִ֣אֲצ֔וּנִי וְהֵפֵ֖ר אֶת־בְּרִיתִֽי:
21And it will be, when they will encounter many evils and troubles, this song will bear witness against them, for it will not be forgotten from the mouth of their offspring. For I know their inclination what they [are planning] to do today, [even] before I bring them in to the land which I have sworn [to give them].” כאוְהָיָ֠ה כִּֽי־תִמְצֶ֨אןָ אֹת֜וֹ רָע֣וֹת רַבּוֹת֘ וְצָרוֹת֒ וְ֠עָֽנְתָ֠ה הַשִּׁירָ֨ה הַזֹּ֤את לְפָנָיו֙ לְעֵ֔ד כִּ֛י לֹ֥א תִשָּׁכַ֖ח מִפִּ֣י זַרְע֑וֹ כִּ֧י יָדַ֣עְתִּי אֶת־יִצְר֗וֹ אֲשֶׁ֨ר ה֤וּא עֹשֶׂה֙ הַיּ֔וֹם בְּטֶ֣רֶם אֲבִיאֶ֔נּוּ אֶל־הָאָ֖רֶץ אֲשֶׁ֥ר נִשְׁבָּֽעְתִּי:
22And Moses wrote this song on that day, and taught it to the children of Israel. כבוַיִּכְתֹּ֥ב משֶׁ֛ה אֶת־הַשִּׁירָ֥ה הַזֹּ֖את בַּיּ֣וֹם הַה֑וּא וַיְלַמְּדָ֖הּ אֶת־בְּנֵ֥י יִשְׂרָאֵֽל:
23And He commanded Joshua the son of Nun, and said: “Be strong and courageous! For you shall bring the children of Israel to the land that I have sworn to them, and I will be with you.” כגוַיְצַ֞ו אֶת־יְהוֹשֻׁ֣עַ בִּן־נ֗וּן וַיֹּ֘אמֶר֘ חֲזַ֣ק וֶֽאֱמָץ֒ כִּ֣י אַתָּ֗ה תָּבִיא֙ אֶת־בְּנֵ֣י יִשְׂרָאֵ֔ל אֶל־הָאָ֖רֶץ אֲשֶׁר־נִשְׁבַּ֣עְתִּי לָהֶ֑ם וְאָֽנֹכִ֖י אֶֽהְיֶ֥ה עִמָּֽךְ:
24And it was, when Moses finished writing the words of this Torah in a scroll, until their very completion, כדוַיְהִ֣י | כְּכַלּ֣וֹת משֶׁ֗ה לִכְתֹּ֛ב אֶת־דִּבְרֵ֥י הַתּוֹרָֽה־הַזֹּ֖את עַל־סֵ֑פֶר עַ֖ד תֻּמָּֽם:
25that Moses commanded the Levites, who carried the ark of the covenant of the Lord, saying: כהוַיְצַ֤ו משֶׁה֙ אֶת־הַֽלְוִיִּ֔ם נֹֽשְׂאֵ֛י אֲר֥וֹן בְּרִֽית־יְהֹוָ֖ה לֵאמֹֽר:
26“Take this Torah scroll and place it along side the ark of covenant of the Lord, your God, and it will be there as a witness. כולָקֹ֗חַ אֵ֣ת סֵ֤פֶר הַתּוֹרָה֙ הַזֶּ֔ה וְשַׂמְתֶּ֣ם אֹת֔וֹ מִצַּ֛ד אֲר֥וֹן בְּרִֽית־יְהֹוָ֖ה אֱלֹֽהֵיכֶ֑ם וְהָֽיָה־שָׁ֥ם בְּךָ֖ לְעֵֽד:
27For I know your rebellious spirit and your stubbornness. Even while I am alive with you today you are rebelling against the Lord, and surely after my death! כזכִּ֣י אָֽנֹכִ֤י יָדַ֨עְתִּי֙ אֶת־מֶרְיְךָ֔ וְאֶת־עָרְפְּךָ֖ הַקָּשֶׁ֑ה הֵ֣ן בְּעוֹדֶ֩נִּי֩ חַ֨י עִמָּכֶ֜ם הַיּ֗וֹם מַמְרִ֤ים הֱיִתֶם֙ עִם־יְהֹוָ֔ה וְאַ֖ף כִּי־אַֽחֲרֵ֥י מוֹתִֽי:
28Assemble to me all the elders of your tribes and your officers, and I will speak these words into their ears, and I will call upon the heaven and the earth as witnesses against them. כחהַקְהִ֧ילוּ אֵלַ֛י אֶת־כָּל־זִקְנֵ֥י שִׁבְטֵיכֶ֖ם וְשֹֽׁטְרֵיכֶ֑ם וַֽאֲדַבְּרָ֣ה בְאָזְנֵיהֶ֗ם אֵ֚ת הַדְּבָרִ֣ים הָאֵ֔לֶּה וְאָעִ֣ידָה בָּ֔ם אֶת־הַשָּׁמַ֖יִם וְאֶת־הָאָֽרֶץ:
29For I know that after my death, you will surely become corrupted, and deviate from the way which I had commanded you. Consequently, the evil will befall you at the end of days, because you did evil in the eyes of the Lord, to provoke Him to anger through the work of your hands. כטכִּ֣י יָדַ֗עְתִּי אַֽחֲרֵ֤י מוֹתִי֙ כִּֽי־הַשְׁחֵ֣ת תַּשְׁחִת֔וּן וְסַרְתֶּ֣ם מִן־הַדֶּ֔רֶךְ אֲשֶׁ֥ר צִוִּ֖יתִי אֶתְכֶ֑ם וְקָרָ֨את אֶתְכֶ֤ם הָֽרָעָה֙ בְּאַֽחֲרִ֣ית הַיָּמִ֔ים כִּי־תַֽעֲשׂ֤וּ אֶת־הָרַע֙ בְּעֵינֵ֣י יְהֹוָ֔ה לְהַכְעִיס֖וֹ בְּמַֽעֲשֵׂ֥ה יְדֵיכֶֽם:
30Then, Moses spoke into the ears of the entire assembly of Israel the words of the following song, until their completion. לוַיְדַבֵּ֣ר משֶׁ֗ה בְּאָזְנֵי֙ כָּל־קְהַ֣ל יִשְׂרָאֵ֔ל אֶת־דִּבְרֵ֖י הַשִּׁירָ֣ה הַזֹּ֑את עַ֖ד תֻּמָּֽם:

Porción de la semana: Deuteronomio 32

32 (1) ¡Escuchad, oh cielos y hablaré; que oiga la tierra las palabras de mi boca!

(2) Mi enseñanza caerá sobre vosotros como la lluvia y mi palabra fluirá como el rocío, como llovizna sobre los tiernos brotes y como aguacero sobre la hierba.

(3) Cuando invoquen el Nombre del Eterno, glorificad a nuestro Dios. (4) Él es la Roca y Sus obras son perfectas, como perfecto son Sus juicios, Su fidelidad y Su rectitud.

(5) La corrupción no es de Él sino de Sus hijos, integrantes de una generación perversa y torcida.

(6) ¿Así pagaréis al Eterno, oh pueblo ruin e insensato? ¿Acaso no es Él el padre que te crio, te hizo pueblo entre los pueblos y te estableció?

(7) Acuérdate de los días antiguos. Piensa en los años de tantas generaciones, oh Israel. Pregunta a tu padre y te lo dirá. Pregunta a tus ancianos y te lo dirán.

(8) Cuando el Dios Supremo dio a cada pueblo su heredad, dividió a los hijos del hombre y fijo los límites de los pueblos conforme al número de los hijos de Israel.

(9) Y Su pueblo es posesión Suya. Jacob es Su heredad.

(10) Lo halló en un desierto, en la mayor soledad y lo amparó, le enseñó Su camino y lo cuidó como a la niña de Sus ojos,

(11) como el águila que agita su nido, revolotea sobre su cría, extiende sus alas y toma a sus polluelos entre sus plumas.

(12) Así lo guio el Eterno sin la ayuda de ningún Dios extraño.

(13) Lo condujo a las alturas de la tierra para que comiera del fruto de los campos y le dio a sorber miel de la roca y aceite de la dura peña.

(14) le dio crema batida de vaca y leche de oveja, con la grosura de los corderos, de los carneros de Basán y machos cabríos con la flor del trigo. Y bebió la espumosa sangre de la uva.

(15) Pero Jesurún (Yeshurún, el pueblo de Israel), al engordar, se encabritó. Al cubrirse de gordura, abandonó a Dios su Creador y se olvidó de la Roca de su salvación.

(16) Lo provocaron celándolo con dioses extraños, con abominaciones que causaron Su gran ira.

(17) Ofrecieron sacrificios a demonios que no son Dios, a dioses que no conocían, a nuevos dioses vecinos a quienes tus padres nunca reverenciaron.

(18) No te acordaste de la Roca que te había sustentado y te olvidaste de Dios que te hizo nacer.

(19) Y cuando el Eterno lo vio, se burló de ellos, por la provocación de sus hijos y sus hijas.

(20) Entonces dijo: “Esconderé Mi rostro de ellos y veré como terminarán porque es una generación perversa de hijos impíos.

(21) Con sus vanidades, suscitaron Mi cólera y Mis celos de dioses que no son tales. Por eso, Yo los provocaré con cualquier pueblo sin importancia.

(22) Las llamas del fuego de Mi ira llegarán hasta el abismo más profundo, abrasarán la tierra y las bases mismas de las montañas.

(23) Agotaré los males que puedo causarles y dirigiré contra ellos todas Mis saetas.

(24) Serán aniquilados por el hambre, por el calor sofocante y por la gran destrucción. Enviaré contra ellos hasta los dientes de las bestias salvajes y el veneno de los reptiles que se arrastran en el polvo.

(25) La espada los exterminará por fuera y el espanto los consumirá por dentro, tanto el mancebo como a la doncella, tanto al niño de pecho como al hombre canoso.

(26) Dije para Mí que los esparciría por todos los confines hasta desaparecer todo recuerdo de ellos entre los hombres.

(27) si no fuera por el enemigo, pronto a pelear encarnecidamente contra ellos, ensoberbecido por la victoria, se atribuirá el mérito a sí mismo y no al Eterno.

(28) Son un pueblo mal aconsejado y carente de entendimiento.

(29) Si fueran sabios, comprenderían esto y sabrían al fin que les espera.

(30) ¿Cómo pueden uno solo perseguir a un millar, y dos hacer huir a una multitud, sin contar con el apoyo de la Roca, con la ayuda decisiva del Eterno?

(31) La roca de ellos no es como la Roca nuestra, pero son jueces nuestros.

(32) El vino de ellos es de la viña de Sodoma Y Gomorra. Sus uvas son como hiel y sus racimos son amargos.

(33) Ponzoña de serpiente es su vino, veneno mortal de áspides.

(34) ¿Acaso no tengo esto bien guardado entre Mis tesoros?

(35) Mía es la venganza y la recompensa, para cuando tropiece el pie. Y el día de su calamidad está cercano; las cosas que sobrevendrán se aproximan rápidamente.

(36) El Eterno hará justicia a Su pueblo y se apiadará de él cuando haya agotado Sus castigos.

(37) Entonces dirá Él: “¿Dónde están sus dioses, la roca en quién confiaron?

(38) ¿Quién comió la grosura de sus sacrificios y quien bebió el vino de sus libaciones? Que acudan en vuestra ayuda y os protejan.

(39) Ved pues que la Roca soy Yo, solamente Yo y ningún otro Dios Me acompaña. Yo doy la muerte y doy la vida. Yo hiero y curo; nadie puede librarse de Mi mano.

(40) Alzo Mi mano al cielo jurando por Mi vida eterna

(41) que cuando afile Mi espada relampagueante y que en Mi mano tome juicio, Me vengaré de Mis enemigos y de quienes Me aborrecen.

(42) Haré que Mis saetas se embriaguen de sangre y que Mi espada se harte de carne. Fluirá en abundancia la sangre de los muertos, de los cautivos y de las cabezas de los jefes enemigos”

(43) “Exaltad, oh pueblos, al pueblo Suyo, porque Él vengará la sangre de Sus siervos y castigará a Sus adversarios; hará la expiación de la tierra y de Su pueblo”.

(44) Vino Moisés y entonó todo ese cántico en los oídos del pueblo, él y Josué hijo de Nun. (45) Moisés concluyó sus enseñanzas a todo Israel diciendo: (46) “Poned vuestro corazón en todas las palabras que hoy puse como testimonio ante vosotros y comunicadlas a vuestros hijos para que también cumplan todos los mandatos de esta Ley;

(47) pues no son cosa vana para vosotros: son vuestra vida. Por ellas podréis prolongar vuestros días en la tierra que heredaréis cuando hayáis cruzado el Jordán”.

(48) Y le dijo el Eterno a Moisés ese mismo día: (49) “Sube a este monte Abarim (Avarim) – el monte Nebo (N’vá),  – en la tierra de Moab (Moav), frente a Jericó (Yerijó) y contempla la tierra de Canaán, que doy a los hijos de Israel por heredad; (50) muere en esta montaña para reunirte con tu pueblo como Aarón, tu hermano murió en el monte Or (Hor) para reunirse con su pueblo, (51) por cuanto prevaricasteis contra Mí, entre los hijos de Israel ante el manantial de Meribá Cades (Merivat Cadesh), en el desierto de Sin (Tzin), al no santificarme entre los hijos de Israel. (52) Sin embargo, contemplarás de lejos la tierra que doy a los hijos de Israel, a la cual no podrás entrar”.

Haazinu Haftarah

Shamuel II – II Samuel _ Chapter 22

1And David spoke to the Lord the words of this song, on the day that the Lord delivered him from the hand of all his enemies, and from the hand of Saul; אוַיְדַבֵּ֚ר דָּוִד֙ לַֽיהֹוָ֔ה אֶת־דִּבְרֵ֖י הַשִּׁירָ֣ה הַזֹּ֑את בְּיוֹם֩ הִצִּ֨יל יְהֹוָ֥ה אֹת֛וֹ מִכַּ֥ף כָּל־אֹיְבָ֖יו וּמִכַּ֥ף שָׁאֽוּל:
2And he said, “The Lord is my rock and my fortress, and a rescuer to me. בוַיֹּאמַ֑ר יְהֹוָ֛ה סַֽלְעִ֥י וּמְצֻדָתִ֖י וּמְפַלְטִי־לִֽי:
3God is my rock, under whom I take cover; My shield, and the horn of my salvation, my support, and my refuge; [He is] my savior Who saves me from violence. גאֱלֹהֵ֥י צוּרִ֖י אֶחֱסֶה־בּ֑וֹ מָגִנִּ֞י וְקֶ֣רֶן יִשְׁעִ֗י מִשְׂגַּבִּי֙ וּמְנוּסִ֔י מֹשִׁעִ֕י מֵחָמָ֖ס תֹּשִׁעֵֽנִי:
4With praise, I call to the Lord, for from my enemies I shall be saved. דמְהֻלָּ֖ל אֶקְרָ֣א יְהֹוָ֑ה וּמֵאֹיְבַ֖י אִוָּשֵֽׁעַ:
5For the pains of death have encompassed me; streams of scoundrels would affright me. הכִּ֥י אֲפָפֻ֖נִי מִשְׁבְּרֵי־מָ֑וֶת נַחֲלֵ֥י בְלִיַּ֖עַל יְבַעֲתֻֽנִי:
6Bands of [those that shall inherit] the nether world have surrounded me; the snares of death confronted me. וחֶבְלֵ֥י שְׁא֖וֹל סַבֻּ֑נִי קִדְּמֻ֖נִי מֹֽקְשֵׁי־מָֽוֶת:
7When I am in distress, I call upon the Lord, yes I call upon my God: and out of His abode He hears my voice, and my cry enters His ears. זבַּצַּר־לִי֙ אֶקְרָ֣א יְהֹוָ֔ה וְאֶל־אֱלֹהַ֖י אֶקְרָ֑א וַיִּשְׁמַ֚ע מֵהֵֽיכָלוֹ֙ קוֹלִ֔י וְשַׁוְעָתִ֖י בְּאָזְנָֽיו:
8Then the earth shook and quaked, the [very] foundations of heaven did tremble; and they were shaken when he was angered. חוַיִּתְגָּעַ֚שׁ (כתיב וִַתְגָּעַ֚שׁ) וַתִּרְעַשׁ֙ הָאָ֔רֶץ מוֹסְד֥וֹת הַשָּׁמַ֖יִם יִרְגָּ֑זוּ וַיִּֽתְגָּעֲשׁ֖וּ כִּֽי־חָ֥רָה לֽוֹ:
9Smoke went up in His nostrils, and fire out of His mouth did devour; coals flamed forth from Him. טעָלָ֚ה עָשָׁן֙ בְּאַפּ֔וֹ וְאֵ֥שׁ מִפִּ֖יו תֹּאכֵ֑ל גֶּחָלִ֖ים בָּעֲר֥וּ מִמֶּֽנּוּ:
10And He bent the heavens and He came down; and thick darkness was under His feet. יוַיֵּ֥ט שָׁמַ֖יִם וַיֵּרַ֑ד וַעֲרָפֶ֖ל תַּ֥חַת רַגְלָֽיו:
11And He rode upon a cherub and did fly; He was seen upon the wings of the wind. יאוַיִּרְכַּ֥ב עַל־כְּר֖וּב וַיָּעֹ֑ף וַיֵּרָ֖א עַל־כַּנְפֵי־רֽוּחַ:
12And He fixed darkness about Him as booths; gathering of waters, thick clouds of the skies. יבוַיָּ֥שֶׁת ח֛שֶׁךְ סְבִיבֹתָ֖יו סֻכּ֑וֹת חַֽשְׁרַת־מַ֖יִם עָבֵ֥י שְׁחָקִֽים:
13From the brightness before Him flamed forth coals of fire. יגמִנֹּ֖גַהּ נֶגְדּ֑וֹ בָּעֲר֖וּ גַּחֲלֵי־אֵֽשׁ:
14The Lord thundered from heaven; and the Most High gave forth His voice. ידיַרְעֵ֥ם מִן־שָׁמַ֖יִם יְהֹוָ֑ה וְעֶלְי֖וֹן יִתֵּ֥ן קוֹלֽוֹ:
15And He sent out arrows and He scattered them, lightning and He discomfited them. טווַיִּשְׁלַ֥ח חִצִּ֖ים וַיְפִיצֵ֑ם בָּרָ֖ק וַיָּהֹֽם (כתיב וַיָּהֹֽמם) :
16And the depths of the sea appeared; the foundations of the world were laid bare, by the rebuke of the Lord and the blast of the breath of His nostrils. טזוַיֵּֽרָאוּ֙ אֲפִ֣קֵי יָ֔ם יִגָּל֖וּ מֹסְד֣וֹת תֵּבֵ֑ל בְּגַעֲרַ֣ת יְהֹוָ֔ה מִנִּשְׁמַ֖ת ר֥וּחַ אַפּֽוֹ:
17He sent from on high [and] He took me; He drew me out of many waters. יזיִשְׁלַ֥ח מִמָּר֖וֹם יִקָּחֵ֑נִי יַֽמְשֵׁ֖נִי מִמַּ֥יִם רַבִּֽים:
18He delivered me from my mighty enemy; from them that hated me; for they were too powerful for me. יחיַצִּילֵ֕נִי מֵאֹיְבִ֖י עָ֑ז מִשּׂ֣נְאַ֔י כִּ֥י אָמְצ֖וּ מִמֶּֽנִי:
19They confronted me on the day of my calamity; but the Lord was a support to me. יטיְקַדְּמֻ֖נִי בְּי֣וֹם אֵידִ֑י וַיְהִ֧י יְהֹוָ֛ה מִשְׁעָ֖ן לִֽי:
20And He brought me forth into a wide place; He delivered me because He took delight in me. כוַיֹּצֵ֥א לַמֶּרְחָ֖ב אֹתִ֑י יְחַלְּצֵ֖נִי כִּי־חָ֥פֵֽץ בִּֽי:
21The Lord rewarded me according to my righteousness; According to the cleanness of my hands He recompensed me. כאיִגְמְלֵ֥נִי יְהֹוָ֖ה כְּצִדְקָתִ֑י כְּבֹ֥ר יָדַ֖י יָשִׁ֥יב לִֽי:
22For I have kept the ways of the Lord and have not wickedly departed from [the commandments of] my God. כבכִּ֥י שָׁמַ֖רְתִּי דַּרְכֵ֣י יְהֹוָ֑ה וְלֹ֥א רָשַׁ֖עְתִּי מֵאֱלֹהָֽי:
23For all His ordinances were before me; and [as for] His statutes, I did not depart from it. כגכִּ֥י כָל־מִשְׁפָּטָ֖יו (כתיב מִשְׁפָּטָ֖ו) לְנֶגְדִּ֑י וְחֻקֹּתָ֖יו לֹא־אָס֥וּר מִמֶּֽנָּה:
24And I was single-hearted toward Him, and I kept myself from my iniquity. כדוָאֶהְיֶ֥ה תָמִ֖ים ל֑וֹ וָאֶשְׁתַּמְּרָ֖ה מֵעֲו‍ֹנִֽי:
25And the Lord has recompensed me according to my righteousness; according to my cleanness before His eyes. כהוַיָּ֧שֶׁב יְהֹוָ֛ה לִ֖י כְּצִדְקָתִ֑י כְּבֹרִ֖י לְנֶ֥גֶד עֵינָֽיו:
26With a kind one, You show Yourself kind. With an upright mighty man, You show Yourself upright. כועִם־חָסִ֖יד תִּתְחַסָּ֑ד עִם־גִּבּ֥וֹר תָּמִ֖ים תִּתַּמָּֽם:
27With a pure one, You show Yourself pure; But with a perverse one, You deal crookedly. כזעִם־נָבָ֖ר תִּתָּבָ֑ר וְעִם־עִקֵּ֖שׁ תִּתַּפָּֽל:
28And the humble people You do deliver; But Your eyes are upon the haughty [in order] to humble them. כחוְאֶת־עַ֥ם עָנִ֖י תּוֹשִׁ֑יעַ וְעֵינֶ֖יךָ עַל־רָמִ֥ים תַּשְׁפִּֽיל:
29For You are my lamp, O’ Lord; And the Lord does light my darkness. כטכִּֽי־אַתָּ֥ה נֵירִ֖י יְהֹוָ֑ה וַיהֹוָ֖ה יַגִּ֥יהַּ חָשְׁכִּֽי:
30For by You I run upon a troop; By my God I scale a wall. לכִּ֥י בְכָ֖ה אָר֣וּץ גְּד֑וּד בֵּאלֹהַ֖י אֲדַלֶּג־שֽׁוּר:
31[He is] the God Whose way is perfect; The word of the Lord is tried; He is a shield unto all them that trust in him. לאהָאֵ֖ל תָּמִ֣ים דַּרְכּ֑וֹ אִמְרַ֚ת יְהֹוָה֙ צְרוּפָ֔ה מָגֵ֣ן ה֔וּא לְכֹ֖ל הַחֹסִ֥ים בּֽוֹ:
32For who is God, save the Lord? And who is a rock, save our God? לבכִּ֥י מִי־אֵ֖ל מִבַּלְעֲדֵ֣י יְהֹוָ֑ה וּמִ֥י צ֖וּר מִֽבַּלְעֲדֵ֥י אֱלֹהֵֽינוּ:
33God is He who has fortified me with strength; and He looseth perfectly my path. לגהָאֵ֥ל מָעוּזִּ֖י חָ֑יִל וַיַּתֵּ֥ר תָּמִ֖ים דַּרְכִּֽי (כתיב דַּרְכִּֽו) :
34He makes my feet like hinds; And sets me upon my high places. לדמְשַׁוֶּ֥ה רַגְלַ֖י (כתיב רַגְלַ֖יו) כָּאַיָּל֑וֹת וְעַ֥ל בָּמוֹתַ֖י יַעֲמִדֵֽנִי:
35He trains my hand for war, so that mine arms do bend a brass bow. להמְלַמֵּ֥ד יָדַ֖י לַמִּלְחָמָ֑ה וְנִחַ֥ת קֶֽשֶׁת־נְחוּשָׁ֖ה זְרֹעֹתָֽי:
36And You have given me the shield of Your salvation; And You have increased Your modesty for me. לווַתִּתֶּן־לִ֖י מָגֵ֣ן יִשְׁעֶ֑ךָ וַעֲנֹתְךָ֖ תַּרְבֵּֽנִי:
37You have enlarged my step[s] beneath me; And my ankles have not slipped. לזתַּרְחִ֥יב צַעֲדִ֖י תַּחְתֵּ֑נִי וְלֹ֥א מָעֲד֖וּ קַרְסֻלָּֽי:
38I have pursued my enemies and have destroyed them; Never turning back until they were consumed. לחאֶרְדְּפָ֥ה אֹיְבַ֖י וָאַשְׁמִידֵ֑ם וְלֹ֥א אָשׁ֖וּב עַד־כַּלּוֹתָֽם:
39And I have consumed them, and I have crushed them that they cannot rise; Yes, they are fallen under my feet. לטוָאֲכַלֵּ֥ם וָאֶמְחָצֵ֖ם וְלֹ֣א יְקוּמ֑וּן וַֽיִּפְל֖וּ תַּ֥חַת רַגְלָֽי:
40For You have girded me with strength for the battle; You have subdued under me those that rose up against me. מוַתַּזְרֵ֥נִי חַ֖יִל לַמִּלְחָמָ֑ה תַּכְרִ֥יעַ קָמַ֖י תַּחְתֵּֽנִי:
41And of my enemies You have given me the back of their necks; them that hate me, that I may cut them off. מאוְאֹ֣יְבַ֔י תַּ֥תָּה לִּ֖י עֹ֑רֶף מְשַׂנְאַ֖י וָאַצְמִיתֵֽם:
42They looked about, but there was no one to save them; [Even] to the Lord, but He answered them not. מביִשְׁע֖וּ וְאֵ֣ין משִׁ֑יעַ אֶל־יְהֹוָ֖ה וְלֹ֥א עָנָֽם:
43Then I ground them as the dust of the earth, as the mud of the streets I did tread upon them, I did stamp them down. מגוְאֶשְׁחָקֵ֖ם כַּעֲפַר־אָ֑רֶץ כְּטִיט־חוּצ֥וֹת אֲדִקֵּ֖ם אֶרְקָעֵֽם:
44And You have allowed me to escape from the contenders amongst my people; You shall keep me as head of nations; a people whom I have not known serve me. מדוַֽתְּפַלְּטֵ֔נִי מֵרִיבֵ֖י עַמִּ֑י תִּשְׁמְרֵ֙נִי֙ לְרֹ֣אשׁ גּוֹיִ֔ם עַ֥ם לֹא־יָדַ֖עְתִּי יַעַבְדֻֽנִי:
45Strangers lie to me; as soon as their ears hear, they obey me. מהבְּנֵ֥י נֵכָ֖ר יִתְכַּֽחֲשׁוּ־לִ֑י לִשְׁמ֥וֹעַ אֹ֖זֶן יִשָּׁ֥מְעוּ לִֽי:
46The strangers will wilt, and become lame from their bondage. מובְּנֵ֥י נֵכָ֖ר יִבֹּ֑לוּ וְיַחְגְּר֖וּ מִמִּסְגְּרוֹתָֽם:
47The Lord lives, and blessed be my Rock; And exalted be the God, [who is] my rock of salvation. מזחַי־יְהֹוָ֖ה וּבָר֣וּךְ צוּרִ֑י וְיָרֻ֕ם אֱלֹהֵ֖י צ֥וּר יִשְׁעִֽי:
48The God who takes vengeance for me; And brings down peoples under me. מחהָאֵ֕ל הַנֹּתֵ֥ן נְקָמֹ֖ת לִ֑י וּמֹרִ֥יד עַמִּ֖ים תַּחְתֵּֽנִי:
49And that brings me forth from my enemies; And above those that rise against me, You have lifted me; from the violent man You deliver me. מטוּמוֹצִיאִ֖י מֵאֹֽיְבָ֑י וּמִקָּמַי֙ תְּר֣וֹמְמֵ֔נִי מֵאִ֥ישׁ חֲמָסִ֖ים תַּצִּילֵֽנִי:
50Therefore I will give thanks to You, O’ Lord, among the nations, and to your name I will sing praises. נעַל־כֵּ֛ן אוֹדְךָ֥ יְהֹוָ֖ה בַּגּוֹיִ֑ם וּלְשִׁמְךָ֖ אֲזַמֵּֽר:
51He gives great salvation to His king, and He performs kindness to His anointed; to David and to his seed, forevermore. נאמִגְדּ֖וֹל (כתיב מִגְדֹּ֖יל) יְשׁוּע֣וֹת מַלְכּ֑וֹ וְעֹֽשֶׂה־חֶ֧סֶד לִמְשִׁיח֛וֹ לְדָוִ֥ד וּלְזַרְע֖וֹ עַד־עוֹלָֽם:

Haazinu Haftarah

II Samuel 22(1) Y David habló al Eterno las palabras de estee cántico en el día en que el Eterno  le libró de la mano de todos sus enemigos y de la mano de Sául, (2) y dijo: el Eterno es mi roca, mi fortaleza y mi libertador.

(3) En el Dios que es mi roca, en Él me refugio. Es mi escudo y mi cuerno de salvación, mi alta torre y mi refugio, Salvador mío, tú me salvas de la violencia.

(4) Alabado es el Eterno, a Quien clamo, y soy salvado de mis enemigos.

(5) Porque me cercaron las olas de la muerte; me acometieron torrentes de maldad.

(6) La ligaduras del Sheol (morada de los muertos) me rodearon; me amenazaron las trampas de la muerte.

(7) En mi aflicción llamé al Eterno, Sí, llamé a mi Dios y me oyó desde Su templo, mí clamor entró a sus oídos.

(8) Entonces se sacudió la tierra y tembló. Temblaron los cimientos del cielo. Se sacudieron al impulso de Su ira.

(9) Humo se eleva de Sus narices y fuego de Su boca devoraba. Ascuas se encendían en Él.

(10) Inclinó también los cielos y descendió, densa tinieblas había bajo Sus pies.

(11) Y montó sobre un querubín. Y voló. Sí, fue visto sobre las alas del viento.

(12) Y puso tinieblas por pabellones, en Su torno acumulación de aguas, densas nubes de los cielos.

(13) Por el resplandor de Él emanaba, se encendieron ascuas ardientes.

(14) Tronó el Eterno desde el cielo, y el Altísimo hizo resonar Su voz.

(15) Lanzó sus dardos y los dispersó a mis enemigos y también relámpagos y los desconcertó.

(16) Aparecieron los canales del mar, quedando al descubierto los basamentos del mundo por la represión del Eterno, con el aliento de sus narices.

(17) Él vino desde lo alto, me tomó y me libró de muchas aguas.

(18) me zafó de mis enemigos más fuertes, de los que me odiaban porque eran demasiado poderosos para mí.

(19) me afrentarón en el día de mi calamidad pero el Eterno fue un sostén para mí.

(20) me llevó además a un lugar grande. Librandome porque yo le era propicio.

(21) El Eterno me premió conforme a mi justicia. Conforme a la limpieza de mis manos me recompensó.

(22) Por cuanto yo he guardado los caminos del Eterno y no me he apartado malévolamente de mi Dios.

(23) Por cuanto todos Sus mandamientos estaban ante mí y por ser Sus estatutos, no me aparté de ellos.

(24) Y yo he sido recto para con Él y me guardé de mi iniquidad.

(25) Por tanto, el Eterno me ha galardonado conforme a mi rectitud, de acuerdo con mi limpieza delante de Sus ojos.

(26) Con los misericordioso, Tú Te muestras misericordioso, con el hombre recto te muestras recto.

(27) Con los puros, te muestras puro, y con el malvado, te muestras astutamente sútil,

(28) Y a los afligidos Tu salvas, pero Tus ojos están sobre los arrogantes para que los puedas humillar.

(29) Porque Tú eres mi antorcha, oh Eterno y el Eterno ilumina mi oscuridad.

(30) Pues por Ti embisto a una tropa, por mi Dios escalo un muro.

(31) En cuanto a Dios, Su camino es perfecto. La palabra del Eterno es probada. Es un escudo para todos los que se refugian en Él.

(32) Porque ¿Quién es Dios, fuera de Él? ¿ Y quién es una roca, fuera de Él?

(33) El Dios que es mi fortaleza inexpugnable y que despeja mi camino.

(34) que pone mis pies como los de una gacela y me coloca sobre mis alturas;

(35) que adiestra mis manos para la guerra para que pueda doblar el arco de bronce con mis brazos.

(36) También me has dado Tu escudo de salvación y Tu complacencia me ha hecho grande.

(37) Has alargado mis pasos debajo de mí, y mis pies no han resbalado.

(38) he perseguido mis enemigos y los he destruido, y no descansé hasta que estuvieran consumidos.

(39) Y los he consumido y herido de tal manera que no puedan levantarse más. Sí, han caído bajo mis pies.

(40) Por cuanto me has dotado de fuerza para la batalla. has sometido debajo de mí a los que se levantaron contra mí.

(41) También has hecho que mis enemigos vuelvan sus espaldas ante mí; sí, los que me odian, para que yo pueda eliminarlos.

(42) Ellos miraron pero no había nadie quien los salvara. Acudieron al Eterno pero Él no les respondió.

(43) Entonces los golpeé hasta dejarlos tan pequeño como el polvo de la tierra. Los sacudí como el barro de las calles y los hollé.

(44) También me has librado de las contiendas de mi pueblo. Me has guardado para ser cabeza de las naciones. Un pueblo al que no conocía me sirve.

(45) Los hijos de los extranjeros me lisonjean servilmente. Apenas oyen algo de mí, me obedecen.

(46) Los hijos del extranjero desaparecen y vienen temblando de donde están recluidos.

(47) Viva el Eterno y bendita sea mi Roca. Exaltado sea Dios, mi Roca de salvación.

(48) el Dios que toma venganza por mí e inclina a los pueblos debajo de mí.

(49) Y que me saca adelante de mis enemigos. Sí, Tú me levantas por encima de los que se levantan contra mí. Tú me libras del hombre violento.

(59) Por tanto, he de agradecerte a Ti, oh Eterno, entre las naciones, y entonaré alabanzas a Tu Nombre.

(51)  Torre de salvación es Él para Su rey, y muestra misericordia a Su ungido, a David y a su progenitura para siempre.

The greater part of the Torah reading of Haazinu (“Listen In”) consists of a 70-line “song” delivered by Moses to the people of Israel on the last day of his earthly life.

Calling heaven and earth as witnesses, Moses exhorts the people, “Remember the days of old / Consider the years of many generations / Ask your father, and he will recount it to you / Your elders, and they will tell you” how G‑d “found them in a desert land,” made them a people(…)

To read the full article:

www.chabad.org/parshah/jewish/Haazinu-in-a-Nutshell

La mayor parte de la lectura de la Torá de Haazinu (“Escuchen”) consiste en una “canción” de 70 líneas entregada por Moisés al pueblo de Israel en el último día de su vida terrenal.

Llamando al cielo y a la tierra como testigos, Moisés exhorta al pueblo:

“Recuerda los días de antaño / Considera los años de muchas generaciones / Pregúntale a tu padre, y él te lo contará a ti / a Tus mayores, y ellos te dirán” cómo G- “los encontró en una tierra desértica”, los hizo un pueblo, los eligió como suyos y les legó una tierra generosa.

La canción también advierte contra las trampas de la abundancia: “Yeshurun ​​engordó y pateó / Has engordado, grueso y rotundo / Él abandonó a Di-s que lo hizo / Y despreció la Roca de su salvación” – y las terribles calamidades que causarían resultados, que Moisés describe como Di-s “escondiendo Su rostro”. Sin embargo, al final, él promete: Di-s vengará la sangre de Sus siervos, y se reconciliará con Su pueblo y su tierra.

La parashá concluye con las instrucciones de Di-s a Moisés para que ascienda a la cima del monte Nebo, desde donde contemplará la tierra prometida antes de morir en la montaña. “Porque verás la tierra opuesta a ti; pero no irás allí, a la tierra que daré a los hijos de Israel “.

 

Fuentes:

www.chabad.org

 

Shabbat Shalom

Friday, Septiembre 14, 2018

5 Tishrei, 5779
Parasha   Vayelech  
Devarim – Deuteronomio 31 (1-30)
ENCENDIDO DE VELAS

Barúj ata A-do-nái E-lo-héinu mélej haolámashér kidshánu bemitzvotáv vetzivánu lehadlik ner shel Shabat Kodesh

Bendito eres Tú, Di-s, nuestro Señor, Rey del Universo, Quien nos santificó con Sus preceptos y nos ordenó encender las velas del sagrado Shabat

KABALAT SHABAT: Dando la bienvenida al Shabat

Después del encendido de velas los miembros de la familia van la sinagoga para las oraciones de minjá, Kabalat Shabat 

Seis capítulos de Salmos dan comienzo al Kabalat Shabat 
en la mayoría de los rituales, cantidad que representa a  los días de la Creación. Al concluir los seis capítulos se dice leja dodi likrat cala, penei Shabat nekablá – Ven mi bien amado, al encuentro de la novia,  el  Shabat está llegando, vamos a recibirlo – que fue compuesto por Rabí Shlomó Alkabetz. El último párrafo, Boi Beshalom  bienvenida seas -, se dice de pie y girando los cuerpos y los rostros hacia la entrada de la sinagoga (casi siempre para el lado oeste, opuesto al arón hakodesh – arca sagrada – que se encuentra en el este), como si esperáramos la llegada de la novia, que es la reina de Shabat.

Para continuar leyendo:

Devarim – Deuterono mio – Chapter 31

And Moses went, and he spoke the following words to all Israel. אוַיֵּ֖לֶךְ משֶׁ֑ה וַיְדַבֵּ֛ר אֶת־הַדְּבָרִ֥ים הָאֵ֖לֶּה אֶל־כָּל־יִשְׂרָאֵֽל:
2He said to them, “Today I am one hundred and twenty years old. I can no longer go or come, and the Lord said to me, “You shall not cross this Jordan.” בוַיֹּ֣אמֶר אֲלֵהֶ֗ם בֶּן־מֵאָה֩ וְעֶשְׂרִ֨ים שָׁנָ֤ה אָֽנֹכִי֙ הַיּ֔וֹם לֹֽא־אוּכַ֥ל ע֖וֹד לָצֵ֣את וְלָב֑וֹא וַֽיהֹוָה֙ אָמַ֣ר אֵלַ֔י לֹ֥א תַֽעֲבֹ֖ר אֶת־הַיַּרְדֵּ֥ן הַזֶּֽה:
3The Lord, your God He will cross before you; He will destroy these nations from before you so that you will possess them. Joshua he will cross before you, as the Lord has spoken. גיְהֹוָ֨ה אֱלֹהֶ֜יךָ ה֣וּא | עֹבֵ֣ר לְפָנֶ֗יךָ הֽוּא־יַשְׁמִ֞יד אֶת־הַגּוֹיִ֥ם הָאֵ֛לֶּה מִלְּפָנֶ֖יךָ וִֽירִשְׁתָּ֑ם יְהוֹשֻׁ֗עַ ה֚וּא עֹבֵ֣ר לְפָנֶ֔יךָ כַּֽאֲשֶׁ֖ר דִּבֶּ֥ר יְהֹוָֽה:
4And the Lord will do to them, as He did to the Amorite kings, Sihon and Og, and to their land, [all of] which He destroyed. דוְעָשָׂ֤ה יְהֹוָה֙ לָהֶ֔ם כַּֽאֲשֶׁ֣ר עָשָׂ֗ה לְסִיח֥וֹן וּלְע֛וֹג מַלְכֵ֥י הָֽאֱמֹרִ֖י וּלְאַרְצָ֑ם אֲשֶׁ֥ר הִשְׁמִ֖יד אֹתָֽם:
5And [when] the Lord delivers them before you, you shall do to them according to all the commandment that I have commanded you. הוּנְתָנָ֥ם יְהֹוָ֖ה לִפְנֵיכֶ֑ם וַֽעֲשִׂיתֶ֣ם לָהֶ֔ם כְּכָ֨ל־הַמִּצְוָ֔ה אֲשֶׁ֥ר צִוִּ֖יתִי אֶתְכֶֽם:
6Be strong and courageous! Neither fear, nor be dismayed of them, for the Lord, your God He is the One Who goes with you. He will neither fail you, nor forsake you.” וחִזְק֣וּ וְאִמְצ֔וּ אַל־תִּֽירְא֥וּ וְאַל־תַּֽעַרְצ֖וּ מִפְּנֵיהֶ֑ם כִּ֣י | יְהֹוָ֣ה אֱלֹהֶ֗יךָ ה֚וּא הַֽהֹלֵ֣ךְ עִמָּ֔ךְ לֹ֥א יַרְפְּךָ֖ וְלֹ֥א יַֽעַזְבֶֽךָּ:
7And Moses called Joshua and said to him in the presence of all Israel, “Be strong and courageous! For you shall come with this people to the land which the Lord swore to their forefathers to give them. And you shall apportion it to them as an inheritance. זוַיִּקְרָ֨א משֶׁ֜ה לִֽיהוֹשֻׁ֗עַ וַיֹּ֨אמֶר אֵלָ֜יו לְעֵינֵ֣י כָל־יִשְׂרָאֵל֘ חֲזַ֣ק וֶֽאֱמָץ֒ כִּ֣י אַתָּ֗ה תָּבוֹא֙ אֶת־הָעָ֣ם הַזֶּ֔ה אֶל־הָאָ֕רֶץ אֲשֶׁ֨ר נִשְׁבַּ֧ע יְהֹוָ֛ה לַֽאֲבֹתָ֖ם לָתֵ֣ת לָהֶ֑ם וְאַתָּ֖ה תַּנְחִילֶ֥נָּה אוֹתָֽם:
8The Lord He is the One Who goes before you; He will be with you; He will neither fail you, nor forsake you. Do not fear, and do not be dismayed.” חוַֽיהֹוָ֞ה ה֣וּא | הַֽהֹלֵ֣ךְ לְפָנֶ֗יךָ ה֚וּא יִֽהְיֶ֣ה עִמָּ֔ךְ לֹ֥א יַרְפְּךָ֖ וְלֹ֥א יַֽעַזְבֶ֑ךָּ לֹ֥א תִירָ֖א וְלֹ֥א תֵחָֽת:
9Then Moses wrote this Torah, and gave it to the priests, the descendants of Levi, who carried the ark of the covenant of the Lord, and to all the elders of Israel. טוַיִּכְתֹּ֣ב משֶׁה֘ אֶת־הַתּוֹרָ֣ה הַזֹּאת֒ וַיִּתְּנָ֗הּ אֶל־הַכֹּֽהֲנִים֙ בְּנֵ֣י לֵוִ֔י הַנֹּ֣שְׂאִ֔ים אֶת־אֲר֖וֹן בְּרִ֣ית יְהֹוָ֑ה וְאֶל־כָּל־זִקְנֵ֖י יִשְׂרָאֵֽל:
10Then, Moses commanded them, saying, “At the end of [every] seven years, at an appointed time, in the Festival of Succoth, [after] the year of release, יוַיְצַ֥ו משֶׁ֖ה אוֹתָ֣ם לֵאמֹ֑ר מִקֵּ֣ץ | שֶׁ֣בַע שָׁנִ֗ים בְּמֹעֵ֛ד שְׁנַ֥ת הַשְּׁמִטָּ֖ה בְּחַ֥ג הַסֻּכּֽוֹת:
11When all Israel comes to appear before the Lord, your God, in the place He will choose, you shall read this Torah before all Israel, in their ears. יאבְּב֣וֹא כָל־יִשְׂרָאֵ֗ל לֵֽרָאוֹת֙ אֶת־פְּנֵי֙ יְהֹוָ֣ה אֱלֹהֶ֔יךָ בַּמָּק֖וֹם אֲשֶׁ֣ר יִבְחָ֑ר תִּקְרָ֞א אֶת־הַתּוֹרָ֥ה הַזֹּ֛את נֶ֥גֶד כָּל־יִשְׂרָאֵ֖ל בְּאָזְנֵיהֶֽם:
12Assemble the people: the men, the women, and the children, and your stranger in your cities, in order that they hear, and in order that they learn and fear the Lord, your God, and they will observe to do all the words of this Torah. יבהַקְהֵ֣ל אֶת־הָעָ֗ם הָֽאֲנָשִׁ֤ים וְהַנָּשִׁים֙ וְהַטַּ֔ף וְגֵֽרְךָ֖ אֲשֶׁ֣ר בִּשְׁעָרֶ֑יךָ לְמַ֨עַן יִשְׁמְע֜וּ וּלְמַ֣עַן יִלְמְד֗וּ וְיָֽרְאוּ֙ אֶת־יְהֹוָ֣ה אֱלֹֽהֵיכֶ֔ם וְשָֽׁמְר֣וּ לַֽעֲשׂ֔וֹת אֶת־כָּל־דִּבְרֵ֖י הַתּוֹרָ֥ה הַזֹּֽאת:
13And their children, who did not know, will hear and learn to fear the Lord, your God, all the days that you live on the land, to which you are crossing the Jordan, to possess. יגוּבְנֵיהֶ֞ם אֲשֶׁ֣ר לֹא־יָֽדְע֗וּ יִשְׁמְעוּ֙ וְלָ֣מְד֔וּ לְיִרְאָ֖ה אֶת־יְהֹוָ֣ה אֱלֹֽהֵיכֶ֑ם כָּל־הַיָּמִ֗ים אֲשֶׁ֨ר אַתֶּ֤ם חַיִּים֙ עַל־הָ֣אֲדָמָ֔ה אֲשֶׁ֨ר אַתֶּ֜ם עֹֽבְרִ֧ים אֶת־הַיַּרְדֵּ֛ן שָׁ֖מָּה לְרִשְׁתָּֽהּ:
14And the Lord said to Moses, “Behold, your days are approaching [for you] to die. Call Joshua and stand in the Tent of Meeting, and I will inspire him. So Moses and Joshua went, and stood in the Tent of Meeting. ידוַיֹּ֨אמֶר יְהֹוָ֜ה אֶל־משֶׁ֗ה הֵ֣ן קָֽרְב֣וּ יָמֶ֘יךָ֘ לָמוּת֒ קְרָ֣א אֶת־יְהוֹשֻׁ֗עַ וְהִתְיַצְּב֛וּ בְּאֹ֥הֶל מוֹעֵ֖ד וַֽאֲצַוֶּ֑נּוּ וַיֵּ֤לֶךְ משֶׁה֙ וִֽיהוֹשֻׁ֔עַ וַיִּתְיַצְּב֖וּ בְּאֹ֥הֶל מוֹעֵֽד:
15And the Lord appeared in the Tent, in a pillar of cloud. The pillar of cloud stood at the entrance to the Tent. טווַיֵּרָ֧א יְהֹוָ֛ה בָּאֹ֖הֶל בְּעַמּ֣וּד עָנָ֑ן וַיַּֽעֲמֹ֛ד עַמּ֥וּד הֶֽעָנָ֖ן עַל־פֶּ֥תַח הָאֹֽהֶל:
16And the Lord said to Moses: Behold, you are [about to] lie with your forefathers, and this nation will rise up and stray after the deities of the nations of the land, into which they are coming. And they will forsake Me and violate My covenant which I made with them. טזוַיֹּ֤אמֶר יְהֹוָה֙ אֶל־משֶׁ֔ה הִנְּךָ֥ שֹׁכֵ֖ב עִם־אֲבֹתֶ֑יךָ וְקָם֩ הָעָ֨ם הַזֶּ֜ה וְזָנָ֣ה | אַֽחֲרֵ֣י | אֱלֹהֵ֣י נֵֽכַר־הָאָ֗רֶץ אֲשֶׁ֨ר ה֤וּא בָא־שָׁ֨מָּה֙ בְּקִרְבּ֔וֹ וַֽעֲזָבַ֕נִי וְהֵפֵר֙ אֶת־בְּרִיתִ֔י אֲשֶׁ֥ר כָּרַ֖תִּי אִתּֽוֹ:
17And My fury will rage against them on that day, and I will abandon them and hide My face from them, and they will be consumed, and many evils and troubles will befall them, and they will say on that day, ‘Is it not because our God is no longer among us, that these evils have befallen us?’ יזוְחָרָ֣ה אַפִּ֣י ב֣וֹ בַיּֽוֹם־הַ֠ה֠וּא וַֽעֲזַבְתִּ֞ים וְהִסְתַּרְתִּ֨י פָנַ֤י מֵהֶם֙ וְהָיָ֣ה לֶֽאֱכֹ֔ל וּמְצָאֻ֛הוּ רָע֥וֹת רַבּ֖וֹת וְצָר֑וֹת וְאָמַר֙ בַּיּ֣וֹם הַה֔וּא הֲלֹ֗א עַ֣ל כִּי־אֵ֤ין אֱלֹהַי֙ בְּקִרְבִּ֔י מְצָא֖וּנִי הָֽרָע֥וֹת הָאֵֽלֶּה:
18And I will hide My face on that day, because of all the evil they have committed, when they turned to other deities. יחוְאָֽנֹכִ֗י הַסְתֵּ֨ר אַסְתִּ֤יר פָּנַי֙ בַּיּ֣וֹם הַה֔וּא עַ֥ל כָּל־הָֽרָעָ֖ה אֲשֶׁ֣ר עָשָׂ֑ה כִּ֣י פָנָ֔ה אֶל־אֱלֹהִ֖ים אֲחֵרִֽים:
19And now, write for yourselves this song, and teach it to the Children of Israel. Place it into their mouths, in order that this song will be for Me as a witness for the children of Israel. יטוְעַתָּ֗ה כִּתְב֤וּ לָכֶם֙ אֶת־הַשִּׁירָ֣ה הַזֹּ֔את וְלַמְּדָ֥הּ אֶת־בְּנֵֽי־יִשְׂרָאֵ֖ל שִׂימָ֣הּ בְּפִיהֶ֑ם לְמַ֨עַן תִּֽהְיֶה־לִּ֜י הַשִּׁירָ֥ה הַזֹּ֛את לְעֵ֖ד בִּבְנֵ֥י יִשְׂרָאֵֽל:
20When I bring them to the land which I have sworn to their forefathers [to give them], a land flowing with milk and honey, they will eat and be satisfied, and live on the fat [of the land]. Then, they will turn to other deities and serve them, provoking Me and violating My covenant. כ כִּֽי־אֲבִיאֶ֜נּוּ אֶל־הָֽאֲדָמָ֣ה | אֲשֶׁר־נִשְׁבַּ֣עְתִּי לַֽאֲבֹתָ֗יו זָבַ֤ת חָלָב֙ וּדְבַ֔שׁ וְאָכַ֥ל וְשָׂבַ֖ע וְדָשֵׁ֑ן וּפָנָ֞ה אֶל־אֱלֹהִ֤ים אֲחֵרִים֙ וַֽעֲבָד֔וּם וְנִ֣אֲצ֔וּנִי וְהֵפֵ֖ר אֶת־בְּרִיתִֽי:
21And it will be, when they will encounter many evils and troubles, this song will bear witness against them, for it will not be forgotten from the mouth of their offspring. For I know their inclination what they [are planning] to do today, [even] before I bring them in to the land which I have sworn [to give them].” כאוְהָיָ֠ה כִּֽי־תִמְצֶ֨אןָ אֹת֜וֹ רָע֣וֹת רַבּוֹת֘ וְצָרוֹת֒ וְ֠עָֽנְתָ֠ה הַשִּׁירָ֨ה הַזֹּ֤את לְפָנָיו֙ לְעֵ֔ד כִּ֛י לֹ֥א תִשָּׁכַ֖ח מִפִּ֣י זַרְע֑וֹ כִּ֧י יָדַ֣עְתִּי אֶת־יִצְר֗וֹ אֲשֶׁ֨ר ה֤וּא עֹשֶׂה֙ הַיּ֔וֹם בְּטֶ֣רֶם אֲבִיאֶ֔נּוּ אֶל־הָאָ֖רֶץ אֲשֶׁ֥ר נִשְׁבָּֽעְתִּי:
22And Moses wrote this song on that day, and taught it to the children of Israel. כבוַיִּכְתֹּ֥ב משֶׁ֛ה אֶת־הַשִּׁירָ֥ה הַזֹּ֖את בַּיּ֣וֹם הַה֑וּא וַיְלַמְּדָ֖הּ אֶת־בְּנֵ֥י יִשְׂרָאֵֽל:
23And He commanded Joshua the son of Nun, and said: “Be strong and courageous! For you shall bring the children of Israel to the land that I have sworn to them, and I will be with you.” כגוַיְצַ֞ו אֶת־יְהוֹשֻׁ֣עַ בִּן־נ֗וּן וַיֹּ֘אמֶר֘ חֲזַ֣ק וֶֽאֱמָץ֒ כִּ֣י אַתָּ֗ה תָּבִיא֙ אֶת־בְּנֵ֣י יִשְׂרָאֵ֔ל אֶל־הָאָ֖רֶץ אֲשֶׁר־נִשְׁבַּ֣עְתִּי לָהֶ֑ם וְאָֽנֹכִ֖י אֶֽהְיֶ֥ה עִמָּֽךְ:
24And it was, when Moses finished writing the words of this Torah in a scroll, until their very completion, כדוַיְהִ֣י | כְּכַלּ֣וֹת משֶׁ֗ה לִכְתֹּ֛ב אֶת־דִּבְרֵ֥י הַתּוֹרָֽה־הַזֹּ֖את עַל־סֵ֑פֶר עַ֖ד תֻּמָּֽם:
25that Moses commanded the Levites, who carried the ark of the covenant of the Lord, saying: כהוַיְצַ֤ו משֶׁה֙ אֶת־הַֽלְוִיִּ֔ם נֹֽשְׂאֵ֛י אֲר֥וֹן בְּרִֽית־יְהֹוָ֖ה לֵאמֹֽר:
26“Take this Torah scroll and place it along side the ark of covenant of the Lord, your God, and it will be there as a witness. כולָקֹ֗חַ אֵ֣ת סֵ֤פֶר הַתּוֹרָה֙ הַזֶּ֔ה וְשַׂמְתֶּ֣ם אֹת֔וֹ מִצַּ֛ד אֲר֥וֹן בְּרִֽית־יְהֹוָ֖ה אֱלֹֽהֵיכֶ֑ם וְהָֽיָה־שָׁ֥ם בְּךָ֖ לְעֵֽד:
27For I know your rebellious spirit and your stubbornness. Even while I am alive with you today you are rebelling against the Lord, and surely after my death! כזכִּ֣י אָֽנֹכִ֤י יָדַ֨עְתִּי֙ אֶת־מֶרְיְךָ֔ וְאֶת־עָרְפְּךָ֖ הַקָּשֶׁ֑ה הֵ֣ן בְּעוֹדֶ֩נִּי֩ חַ֨י עִמָּכֶ֜ם הַיּ֗וֹם מַמְרִ֤ים הֱיִתֶם֙ עִם־יְהֹוָ֔ה וְאַ֖ף כִּי־אַֽחֲרֵ֥י מוֹתִֽי:
28Assemble to me all the elders of your tribes and your officers, and I will speak these words into their ears, and I will call upon the heaven and the earth as witnesses against them. כחהַקְהִ֧ילוּ אֵלַ֛י אֶת־כָּל־זִקְנֵ֥י שִׁבְטֵיכֶ֖ם וְשֹֽׁטְרֵיכֶ֑ם וַֽאֲדַבְּרָ֣ה בְאָזְנֵיהֶ֗ם אֵ֚ת הַדְּבָרִ֣ים הָאֵ֔לֶּה וְאָעִ֣ידָה בָּ֔ם אֶת־הַשָּׁמַ֖יִם וְאֶת־הָאָֽרֶץ:
29For I know that after my death, you will surely become corrupted, and deviate from the way which I had commanded you. Consequently, the evil will befall you at the end of days, because you did evil in the eyes of the Lord, to provoke Him to anger through the work of your hands. כטכִּ֣י יָדַ֗עְתִּי אַֽחֲרֵ֤י מוֹתִי֙ כִּֽי־הַשְׁחֵ֣ת תַּשְׁחִת֔וּן וְסַרְתֶּ֣ם מִן־הַדֶּ֔רֶךְ אֲשֶׁ֥ר צִוִּ֖יתִי אֶתְכֶ֑ם וְקָרָ֨את אֶתְכֶ֤ם הָֽרָעָה֙ בְּאַֽחֲרִ֣ית הַיָּמִ֔ים כִּי־תַֽעֲשׂ֤וּ אֶת־הָרַע֙ בְּעֵינֵ֣י יְהֹוָ֔ה לְהַכְעִיס֖וֹ בְּמַֽעֲשֵׂ֥ה יְדֵיכֶֽם:
30Then, Moses spoke into the ears of the entire assembly of Israel the words of the following song, until their completion. לוַיְדַבֵּ֣ר משֶׁ֗ה בְּאָזְנֵי֙ כָּל־קְהַ֣ל יִשְׂרָאֵ֔ל אֶת־דִּבְרֵ֖י הַשִּׁירָ֣ה הַזֹּ֑את עַ֖ד תֻּמָּֽם:
31(1)Y Moisés fue y dijo estas palabras a todo Israel: (2) “Hoy cumplo ciento veinte años. Ya no puedo salir ni entrar”. Además me dijo el Eterno: “Tú no cruzarás el Jordán”. (3) El Eterno tu Dios marchará delante de tí, oh Israel, exterminará a esos pueblos delante de ti como lo prometió y Josué (Yehoshúa) estará al frente de ti. (4) Y el Eterno hará con ellos lo que hizo con Sijón y con Og, reyes amorreos y con sus respectivas tierras. (5) Y te los entregaré ante tu faz para que hagas con ellos conforme a las órdenes que te di. (6) Esforzaos pues y sed valientes. No les temas, porque el Eterno tu Dios está contigo y no te abandonará”. (7) Y Moisés llamó a Josué y le dijo antes los ojos de todo Israel: “Sé fuerte y valiente porque debes ir con este pueblo a la tierra que el Eterno juró a tus padres que les dará: tú harás que este pueblo la herede. (8) El Eterno marchará delante de ti. Estarás contigo y no te abandonará. No temas pues, ni ser desanimes”. (9) Y escribió Moisés esta Ley y la entregó a los sacerdotes levitas que portaban el Arca del Pacto del Eterno y a todos los ancianos de Israel. (10) Y les ordenó Moisés: “Al cabo de siete años, en el año de la remisión de las deudas por préstamos, en la fiesta de los tabernáculos (Sucot), (11)cuando todo Israel sea convocado ante el Eterno tu Dios en el lugar que Él escogerá (por santuario) leerás esta Ley ante Israel para que todos la oigan. (12) Reunirás para ello a toda la gente: hombres, mujeres, niños y forasteros para que aprenda a temer al Eterno vuestro Dios y observen todos los preceptos de etsa ley. (13) Y sus hijos que no la conocen escucharán y aprenderán también a temer al Eterno vuestro Dios todos los días que viváis en la tierra que vais a poseer allende el Jordán”. (14)Y le dijo el Eterno a Moisés: “He aquí que se aproxima el día de tu muerte. Llama a Josué y esperad a la entrada del tabernáculo de reunión donde Yo le impondré Mis cargos”. y Moisés y Josué fueron al tabernáculo, (15) donde el Eterno se les apareció en medio de una columna de nube,a la entrada del santuario. (16) Entonces le dijo el Eterno a Moisés: “He aquí que yacerás con tus padres este pueblo se alzará prostituyéndose tras los dioses extraños del país donde entrará, Me abandonará y romperá el pacto que establecí con él. (17) ese día se encenderá Mi cólera contra ellos, los abandonaré, les ocultaré Mi rostro y será aniquilados por la multitud de males que les sobrevendrán, de manera que dirán a la sazón: “Ciertamente nos ocurre esta desgracia por no estar nuestro Dios entre nosotros”. (18) Y ese día, Yo les ocultaré Mi rostro por las abominaciones en que incurrirán volviéndose a otros dioses. (19) y ahora escribe este cántico para enseñarlo a los hijos de Israel poniéndolo en su boca como testimonio Mío contra ellos, (20) ya que cuando los traiga a la tierra prometida a sus padres, tierra que mana leche y miel, una vez que se sacien y engorden, se volverán a otros dioses y les servirán, quebrantando Mi Pacto y provocándome. (21) Y ocurrirá que cuando tantos males y desgracias les sobrevengan, este cántico será testimonio contra ellos porque lo que ha de suceder no será olvidado por su simiente. Sé lo que acontecerá poque conozco la índole de este pueblo aun antes de que ingrese a la tierra que le prometí”. (22) Y Moisés escribió este cántico ese mismo día y lo enseño a los hijos de Israel. (23) Y le ordenó a Josué hijo de Nun: “Sé fuerte y animoso porque tú conducirás a los hijos de Israel a la tierra que les prometí y yo estaré contigo”. (24) ocurrió cuando Moisés terminó de escribir las palabras de esta Ley en un libro hasta completarlo, (25) que ordenó a los levitas que portaban al Arca del pacto del Eterno: (26) “Tomad este libro de la Ley y ponedlo en el Arca del pacto del Eterno, vuestro Dios para que este allí como testimonio contra ti, oh Israel, (27) por cuanto conozco tu rebeldía y tu dura cerviz. Si estando yo vivo con vosotos habéis sido rebeldes para con el Eterno, ¡cuánto más lo seréis después de mi muerte! (28) Congregadme a todos los ancianos de vuestras tribus y a los oficiales de justicia para que diga estas palabras a sus oídos y llame al cielo y a la tierra como testigos contra ellos; (29) por cuanto sé que después de mi muerte, os corromperéis y os apartaréis del camino que os fijé y la desgracia os acaecerá hasta el fin de los días por vuestra impiedad a los ojos del Eterno; Su ira recaerá sobre toda obra de vuestras manos”. (30) Y entonó Moisés ante los oídos de toda la congregación de Israel este cántico, hasta terminarlo.

LA BIBLIA

HEBREO – ESPAÑOL

Versión Castellana

Conforme a la tradición judía

Por Moisés Katznelson