Koraj

Número 16-18

16(1) Pero Coré, hijo de Izhar, hijo de Coat, hijo de Leví, Datán y  Abiram hijos de Eliab, y On, hijo de Pelet de la tribu de Rubén se ensoberbecieron (2) y se levantaron contra Moisés, acompañados por doscientos cincuenta hombres de los hijos de Israel, toda gente de renombre; (3) Se conjuraron contra Moisés y Aarón enrostrándoles: “Os arrogáis demasiado. Toda la congregación es santa y el Eterno está en medio de ella. ¿Por qué entonces os encumbráis sobre el pueblo del Eterno?”. (4) Al oír esto, Moisés se echó rostro a tierra (5) y luego, les dijo a Coré y su gente: “Mañana, el Eterno hará saber quién es Suyo y quien es santo, a quien quiere a Su lado dado que el que sea escogido por Él podrá acercarse a él. (6) Esto haréis vosotros: tomaréis incensarios, (7) prenderéis fuego en ellos y sobre el fuego, pondréis fuego en ellos y sobre el fuego, pondréis el incienso ante el Eterno. Aquel a quien elija el Eterno será santo.  Esto os bastará, hijos de Leví”. (8) Y Moisés le dijo a Coré: “Os ruego que me escuchéis, hijos de Leví. (9) ¿Es poca cosa para vosotros que el Dios de Israel os separará de los demás hijos de Israel para permitiros acercarse a Él al encargaros el servicio de la morada del Eterno y la celebración de los servicios de la morada del Eterno y la celebración de los oficios ante las comunidades? (10) Con ellos os acercaréis a Él, vosotros y vuestro hermano, los hijos de Leví. ¿Pretendéis también el sacerdocio? (11) Ciertamente os conjugaréis contra el Eterno, pero ¿qué culpa tiene Aarón para que murmuréis contra él?” (12) Y Moisés mandó llamar a Datán y a Abiram, hijos de Eliab”. Y al acudir, ellos le dijeron: “No subiremos. (13) ¿Es poca cosa que nos hayas sacado de la tierra que mana leche y miel para traernos a la muerte en el desierto, para engrandeceros como príncipes sobre vosotros? (14) No nos trajiste a una tierra que mana leche y miel, ni nos diste heredad alguna de campos o viñedos. ¿Quieres acaso sacarle los ojos a toda esta gente? ¡No subiremos! (adonde nos mandas)”. (15) Y se airó tanto Moisés que le dijo al Eterno: “No te inclines a la oblación de ellos. No he tomado un solo asno de ellos, ni les he hecho mal alguno”. (16) Y le dijo Moisés a Coré: “Tú y toda tu compañía, venid mañana ante el Eterno; tú, ellos y Aarón”. (17) Y cada uno tomará su incensario, pondrá incienso en él y lo ofrecerán ante el Eterno. Lo ofrecerán tú, tus doscientos cincuenta partidarios y Aarón, cada cual con su incensario”. (18) Cada uno pues, tomó su incensario, prendió fuego en él, e echó incienso y se reunieron a la entrada del Tabernáculo con Moisés y Aarón. (19) Y Coré logro convocar a toda la congregación contra ellos a la entrada del Tabernáculo de reunión, y entonces se apareció la gloria del Eterno a toda la comunidad. (20) Y el Eterno les dijo a Moisés y Aarón: (21) Alejáos de esta gente y los consumiré en un momento”. (22) Entonces Moisés y Aarón se prosternaron rostro a tierra e imploraron: “Oh Dios, Dios de los espíritus de toda carne, ¿por un hombre que peca, castigarás a toda la congregación?” (23) Y el Eterno le respondió a Moisés: (24) “Diles a la congregación: Alegaos de las moradas de Coré, Datán y Abiram” (procurando disuadirlo), (26) y (al no lograrlo) advirtió a la congregación: “Os ruego que os alejéis de las tiendas de estos malvados y que no toquéis nada de sus pertenencias para que no seáis arrastrados con todos sus pecados”. (27) Se apartaron, pues, de las tiendas de Coré, Datán y Abiram y sus alrededores, y salieron Datán y Abiram a la entrada de sus tiendas, con sus mujeres y sus hijos mayores y menores. (28) Y Moisés dijo: “Ahora sabréis que el Eterno me ordenó hacer todas estas cosas y que no fue por mi voluntad que las hice. (29) Si estos hombres mueren de muerte común y su destino es el de los demás hombres, significa que el Eterno no me envió, (30) pero si el Eterno abre la boca del suelo para tragarlos a ellos y sus pertenencias, se bajan vivos al abismo y que a la tierra os cubra, sabréis que esos hombres han provocado al Eterno”. (31) Y apenas pronunció tales palabras, la tierra se abrió bajo los pies (de los rebeldes). (32) Y la tierra abrió su boca y los tragó, junto con sus tiendas y todas sus pertenencias. (33) Ellos y todo lo que les pertenecía fueron cubiertos por la tierra, quedando totalmente eliminados de la congregación. (34) Y todos los demás de Israel se habían alejado precipitadamente al oír a Moisés porque pensaron: “No sea que nos trague la tierra”. (35) Y salió un fuego del Eterno que consumió a los doscientos cincuenta hombres que ofrecían incienso.

17(1) Y le dijo el Eterno a Moisés: (2) “Dile a Eleazar, hijo del sacerdote Aarón, que aparte los incensarios quemados y que disperse el fuego lejos porque están santificados. (3) De los incensarios de estos pecadores contra sus propias almas, haréis laminas con las que revestiréis el altar,  pues se hizo con ellos ofrenda al Eterno, quedando santificados, y servirán de recordación para los hijos de Israel”. (4) Eleazar tomó los incensarios de cobre pulido con los que habían presentado ofrenda los que después fueron quemados y los hizo laminas para revestir el altar, (5) para servir de recordación a los hijos de Israel de que nadie que no sea de la simiente de Aarón deben acercarse a quemar incienso ante el Eterno, como hicieron Coré y su gente, conforme a lo que el Eterno ordenó a Moisés. (6) Pero el día siguiente, toda la congregación de los hijos de Israel murmuraron contra Moisés y contra Aarón diciendo: “Vosotros enviasteis a la muerte al pueblo del Eterno”. (7) Y ocurrió, cuando la congregación se reunió contra Moisés y Aarón, que miraron hacia el Tabernáculo de reunión y vieron que la nube lo cubría, apareciendo la gloria del Eterno. (8) Moisés y Aarón acudieron a la entrada del Tabernáculo. (9) Y le dijo el Eterno a Moisés; (10) “Apártate de la congregación para que Yo los consuma en un momento”. Entonces se prosternaron. (11)  Y le dijo Moisés a Aarón: “Toma el incensario y pon fuego del altar en él, pon incienso y ve enseguida a la congregación para hacer expiación por ellos porque la ira domina al Eterno y la plaga ha comenzado”. (12) Y Aarón tomó un incensario, conforme a lo que le había dicho Moisés. Corrió hacia donde estaba reunida la congregación. Puso el incienso e hizo expiación por el pueblo. (13) Se colocó entre los muertos y los vivos, y la plaga se detuvo; (14) pero a la sazon, habían muerto por la plaga catorce mil setecientos, además de los que habían muerto en el momento de la rebelión de Coré. (15) Y Aarón volvió a donde estaba Moisés, a la entrada del Tabernáculo de reunión, después de haber contenido la plaga. (16) Y dijo el Eterno a Moisés: (17) “Habla a los hijos de Israel y haz que cada jefe de tribu te entregue una vara, una por cada una de las tribus y que escriban en cada vara el nombre de su tribu. (18) Escribirás el nombre de Aarón en la vara de Leví, pues cada vara llevará el nombre de cada jefe de tribu. (19) Pondrás todas en el Tabernáculo, delante del testimonio, donde Yo tengo Mis reuniones contigo. (20) Y Moisés dijo a los hijos de Israel, cuyos jefes le dieron una vara cada uno conforme a sus casas paternas, doce varas en total. Y la vara de Aarón estaba en medio de las demás. (22) Moisés colocó las varas ante el Eterno en el Tabernáculo de reunión. (23) Y al día siguiente, ocurrió que Moisés entró en el Tabernáculo y he aquí que de la vara de Aarón que representaba a la casa de Leví, salía una flor, como así también pimpollos y almendras. (24) Y Moisés saco las varas ante el Eterno y las entregó a los hijos de Israel, una a cada jefe de tribu. (25) Entonces le dijo el Eterno a Moisés: “Pon nuevamente la vara de Aarón ante el testimonio para ser guardada allí como señal contra los hijos de la rebelión y quitarás de Mí sus murmuraciones para que no mueran”. (26) Así lo hizo Moisés, tal como le había ordenado el Eterno. (27) Y los hijos de Israel (angustiados) le dijeron a Moisés: “He aquí que estamos perdidos. Pereceremos todos. (28) Si quienes pretenden aproximarse a la morada del Eterno están condenados a morir, en verdad, hemos de morir todos”.

18(1) Y le dijo el Eterno a Aarón: “Tú, tus hijos y todos los de tu  linaje cargaréis el pecado (de los extraños que inadvertidamente toquen las cosas) sacerdotal. (2) Y a tus hermanos de la tribu de Leví, la tribu de tu padre, los admitirás para que te asistan en el servicio, pero sólo tú y tus hijos estaréis ante la morada del Testimonio. (3) Cuidarás lo relativo al servicio y guardarás toda la tienda pero no se acercarán a tus utensilios santos y al altar para que no mueran ellos, ni muráis vosotros. (4) Estarán a tu servicio y a cargo de Tabernáculo de reunión para todo el servicio y ningún extraño se acercará a vosotros. (5) Y vosotros estaréis a cargo de las cosas santas y del altar, para que no haya más cólera sobre los hijos de Israel. (6) Y he aquí que he tomado a vuestros hermanos del seno del pueblo de Israel, los levitas, como regalo Mío para que efectúen el servicio en el Tabernáculo. Por lo tanto, tú y tus hijos ejerceréis vuestro sacerdocio en todo lo relativo al altar y lo que está detrás del velo, y (Me) serviréis. Para eso os concedí el privilegio de vuestro sacerdocio. El extraño que se aproxime será condenado a muerte”. (8) Y le dijo el Eterno a Aarón: “He aquí que te he asignado la misión del cuidado de las ofrendas que se Me harán de todas las cosas santificadas de los hijos de Israel. Esa responsabilidad te la he dado a ti, al ungirte como sacerdote y a tus hijos, por todas las generaciones. (9) De las cosas santísimas y de las ofrendas ígneas, serán tuyas toda ofrenda pacífica, toda ofrenda expiatoria y toda ofrenda que los hijos de Israel Me brinden. Son santísimas para ti y para tus hijos. (10) En el lugar santísimo las comeréis. Todo varón las comerá. Serán santísimas para ti. (11) Y también serán tuyas las ofrendas alzadas y las ofrendas agitadas de los hijos de Israel. Las he asignado a ti, a tus hijos y a tus hijas, a perpetuidad. Todo el de tu linaje que sea puro las comerá. (12) Y también te he asignado lo mejor de aceite, del mosto, del trigo y de los primeros frutos que ofrendan al Eterno. (13) Todas las primicias que traerán al Eterno serán para ti, las comerán todo hombre puro de tu casa. (14) Toda la ofrenda por anatema será para ti. (15)Todo primerizo de la matriz  de toda carne que sea ofrecido al Eterno, sea de hombre o bestia, será para ti, pero redimirás al primogénito de hombre y al primerizo de animal impuro. (16) Los rescatarás a la edad de un mes por su precio, cinco siclos sagrados de plata (de veinte geras cada uno). (17) Sólo el primerizo del buey, del carnero y de las cabras no redimirás. Son sagrados. Rociarás su sangre en el altar y quemarás su grasa en ofrenda ígnea, de olor grato al Eterno. (18) Su carne será para ti como lo es el pecho que se agita en el balanceo y la pierna derecha. (19)Todas las ofrendas alzadas que los hijos de Israel presenten al Eterno, las he reservado para ti, para tus hijos y para tus hijas a perpetuidad. Es pacto enalterable ante el Eterno para ti y para tu simiente”. (20) Y le dijo también el Eterno a Aarón: “Tú no heredarás sus tierras, ni tendrás porción alguna de ellas. Yo mismo soy tu porción y tu heredad entre los hijos de Israel. (21) Y he aquí que reservo para los hijos de Leví todos los diezmos de Israel en lugar de heredad, por el servicio que presentan, o sea el servicio del Tabernáculo. (22) Los hijos de Israel no se acercarán más al Tabernáculo de reunión, no sea que con ello pequen y mueran. (23) Serán los levitas los encargados del servicio del Tabernáculo de reunión y cargarán los pecados (de los hijos de Israel). Será estatuto perpetuo que entre los hijos de Israel ellos no tendrán heredad. (24) Pero, los diezmos de los hijos de Israel, de sus ofrendas alzadas al Eterno, los doy a los levitas en reemplazo de la heredad Por eso les dije que entre los hijos de Israel no heredarán (tierra)”. (25) Y le dijo el Eterno a Moisés: (26)”A los levitas les dirás: Cuando toméis los diezmos de los hijos de Israel que os asigné por heredad, ofrendaréis al Eterno un diezmo de los diezmos. (27) Este diezmo será considerado como ofrenda vuestra, como el cereal de la era y como el mosto del lagar. (28) De ese modo, vosotros también llevaréis ofrenda al Eterno, de todos los diezmos que tomáis de los hijos de Israel. Tal ofrenda alzada al Eterno, la daréis a Aarón, el sumo sacerdote. (29) Para ello, escogeréis todo lo mejor de las ofrendas santificadas al Eterno”. (30) Y les dirás también: “Cuando hayáis ofrecido lo mejor de ellos, el resto será para vosotros los levitas, como si fuera producto de la era o el lagar. (31) Y lo comeréis con vuestras familias, porque es vuestro salario por el servicio que presentaréis en el Tabernáculo de reunión. (32) Y no sobrellevaréis pecado cuando ofrendéis lo mejor de los diezmos recibidos. Y no profanaréis las cosas santas de los hijos de Israel, no sea que muráis”.

¿Los que se rebelaron contra Moisés eran Levitas y también había gente de renombre?

16(1) Pero Coré, hijo de Izhar, hijo de Coat, hijo de Leví, Datán y  Abiram hijos de Eliab, y On, hijo de Pelet de la tribu de Rubén se ensoberbecieron (2) y se levantaron contra Moisés, acompañados por doscientos cincuenta hombres de los hijos de Israel, toda gente de renombre

¡Al que Tú escoges, se puede acercar a Ti!

16 (4) Al oír esto, Moisés se echó rostro a tierra (5) y luego, les dijo a Coré y su gente: “Mañana, el Eterno hará saber quién es Suyo y quien es santo, a quien quiere a Su lado dado que el que sea escogido por Él podrá acercarse a él.

¿Acaso podemos enojarnos tanto, por ser acusados falsamente y hacerte este pedido?

16(15) Y se airó tanto Moisés que le dijo al Eterno: “No te inclines a la oblación de ellos. No he tomado un solo asno de ellos, ni les he hecho mal alguno”.

¿También te podemos llamar así?

16 (22) Entonces Moisés y Aarón se prosternaron rostro a tierra e imploraron: “Oh Dios, Dios de los espíritus de toda carne(…)

¿También en las pertenencias del pecador, yace el pecado?

16 (23) Y el Eterno le respondió a Moisés: (24) “Diles a la congregación: Alejaos de las moradas de Coré, Datán y Abiram” (procurando disuadirlo), (26) y (al no lograrlo) advirtió a la congregación: “Os ruego que os alejéis de las tiendas de estos malvados y que no toquéis nada de sus pertenencias para que no seáis arrastrados con todos sus pecados”.

¿Acaso se peca contra el alma? ¿Acaso tenemos que tener compasión por nuestra alma?

17 (3) De los incensarios de estos pecadores contra sus propias almas (…)

¿Toda ofrenda consagrada a Ti, es santa?

17 (3) De los incensarios de estos pecadores contra sus propias almas, haréis laminas con las que revestiréis el altar,  pues se hizo con ellos ofrenda al Eterno, quedando santificados, y servirán de recordación para los hijos de Israel”.

¿Qué paso con el pueblo, después que la tierra se tragó a los rebeldes?

17 (6) Pero el día siguiente, toda la congregación de los hijos de Israel murmuraron contra Moisés y contra Aarón diciendo: “Vosotros enviasteis a la muerte al pueblo del Eterno”(…)

¿Otra vez? ¿Entonces que hizo el Di-s Altísimo?

17 (7) Y ocurrió, cuando la congregación se reunió contra Moisés y Aarón, que miraron hacia el Tabernáculo de reunión y vieron que la nube lo cubría, apareciendo la gloria del Eterno. (8) Moisés y Aarón acudieron a la entrada del Tabernáculo. (9) Y le dijo el Eterno a Moisés; (10) “Apártate de la congregación para que Yo los consuma en un momento”.

¿Qué hizo Moisés?

17 (11)  Y le dijo Moisés a Aarón: “Toma el incensario y pon fuego del altar en él, pon incienso y ve enseguida a la congregación para hacer expiación por ellos porque la ira domina al Eterno y la plaga ha comenzado”.

¿Qué hizo Aarón?

(12) Y Aarón tomó un incensario, conforme a lo que le había dicho Moisés. Corrió hacia donde estaba reunida la congregación. Puso el incienso e hizo expiación por el pueblo. (13) Se colocó entre los muertos y los vivos, y la plaga se detuvo; (14) pero a la sazon, habían muerto por la plaga catorce mil setecientos, además de los que habían muerto en el momento de la rebelión de Coré. (15) Y Aarón volvió a donde estaba Moisés, a la entrada del Tabernáculo de reunión, después de haber contenido la plaga.

¿Varas con el nombre de cada tribu?

17 (16) Y dijo el Eterno a Moisés: (17) “Habla a los hijos de Israel y haz que cada jefe de tribu te entregue una vara, una por cada una de las tribus y que escriban en cada vara el nombre de su tribu.

¿Y la vara de la tribu de Leví?

17 (18) Escribirás el nombre de Aarón en la vara de Leví, pues cada vara llevará el nombre de cada jefe de tribu.

¿Qué paso después?

17 (23) Y al día siguiente, ocurrió que Moisés entró en el Tabernáculo y he aquí que de la vara de Aarón que representaba a la casa de Leví, salía una flor, como así también pimpollos y almendras.

¿Dónde está esta vara? ¿Para qué?

17 (25) Entonces le dijo el Eterno a Moisés: “Pon nuevamente la vara de Aarón ante el testimonio para ser guardada allí como señal contra los hijos de la rebelión y quitarás de Mí sus murmuraciones para que no mueran”.

¿Solo Aarón y su linaje pueden tocar los utensilios santos? ¿Qué pasa si le permiten a un extraño tocar los utensilios?

18(1) Y le dijo el Eterno a Aarón: “Tú, tus hijos y todos los de tu  linaje cargaréis el pecado (de los extraños que inadvertidamente toquen las cosas) sacerdotal. (2) Y a tus hermanos de la tribu de Leví, la tribu de tu padre, los admitirás para que te asistan en el servicio, pero sólo tú y tus hijos estaréis ante la morada del Testimonio. (3) Cuidarás lo relativo al servicio y guardarás toda la tienda pero no se acercarán a tus utensilios santos y al altar para que no mueran ellos, ni muráis vosotros

¿Te hiciste un regalo para Ti?

18 (6) Y he aquí que he tomado a vuestros hermanos del seno del pueblo de Israel, los levitas, como regalo Mío para que efectúen el servicio en el Tabernáculo 

¿Quiénes son los encargados de cargar con los pecados?

18 (23) Serán los levitas los encargados del servicio del Tabernáculo de reunión y cargarán los pecados (de los hijos de Israel). Será estatuto perpetuo que entre los hijos de Israel ellos no tendrán heredad.

¿El diezmo de los diezmos?

18 (25) Y le dijo el Eterno a Moisés: (26)”A los levitas les dirás: Cuando toméis los diezmos de los hijos de Israel que os asigné por heredad, ofrendaréis al Eterno un diezmo de los diezmos. 

¿Acaso el sacerdote sobrelleva pecado cuando no ofrenda?

18 (32) Y no sobrellevaréis pecado cuando ofrendéis lo mejor de los diezmos recibidos. Y no profanaréis las cosas santas de los hijos de Israel, no sea que muráis”.

 

Shabat Shalom – Koraj

Hoy

כ”ט סיון תשע”ז

29 Siván 5777

23/ 06/ 2017

PARASHA DE LA SEMANA: KORAJ

Número 16-18

Con el inicio del Shabat, acontece el comienzo de una festividad.

Al encender las velas de Shabat, la mujer dice la siguiente bendición:

Baruj atá Ado-nai, E-lo-he-nu Melej HaOlam asher kideshanu bemitzvotav, vetzivanu lehadlik ner shel Shabat. Bendito eres, Oh Señor, Di-s nuestro, Rey del Universo, que nos has santificado con tus preceptos y nos ordenaste el encendido de las velas de Shabat.Blessed are you, Adonai our God, Sovereign of the universe, who hallows us with mitzvot, commanding us to kindle the light of Shabbat.

 

Bendición para los hijos

bendicion-al-hijo

Con sus manos por encima de la cabeza de cada hijo, dice la siguiente bendición:

They put their hands on the head of their kids, and bless them saying:

For boys / Para los hijos:

Y’simcha Elohim k’Efrayim v’che-Menasheh.

May God make you like Ephraim and Menasheh.

Quiera Di-s hacerte como Efráim y Menashé.

blessing-for-boys_0

For girls / Bendición para las hijas

Y’simeich Elohim k’Sarah, Rivkah, Rachel, v’Leah.

May God make you like Sarah, Rebecca, Rachel and Leah.

Quiera Di-s hacerte como Sará, Rivká Rajel y Leá.

Blessing-for-girls_0

oracion-de-bendicion-a-los-hijos

Despues todos juntos / Then to all children:

Y’varechecha Adonai V’yish’m’recha.
Ya’er Adonai panav eilecha vichuneka.
Yisa Adonai panav eilecha v’yasem l’cha shalom.

May God Bless you and guard you.
May the light of God shine upon you, and may God be gracious to you.
May the presence of God be with you and give you peace.

Que Di-s te bendiga y te proteja, que resplandezca Su Rostro hacia ti                                                                                                                 y te dé gracia, que vuelva Su Rostro hacia ti y te conceda la paz.

blessing-both-children_0

Se llena la copa de Kiddush con vino o jugo de uva y se recita:

4109746-filling-ritual-wine-cup-in-the-sabbath

V’shamru v’nei Yisrael et HaShabbat,    
laasot et HaShabbat l’dorotam
b’rit olam.
Beini uvein b’nei Yisrael
ot hi l’olam,
ki sheishet yamim asah Adonai
et hashamayim v’et haaretz,
uvayom hashvi-i shavat vayinafash.

The people of Israel shall keep Shabbat, observing Shabbat throughout the ages as a covenant for all time.
It shall be a sign for all time between Me and the people of Israel, for in six days Adonai made heaven and earth,
and on the seventh day God ceased from work and was refreshed.

El pueblo de Israel guardarán el Shabat y  observara el Shabat a través de las edades como un pacto de todos los tiempos.
Será una señal para siempre entre mí y los hijos de Israel, porque en seis días hizo Adonai, los cielo y la tierra,
y en el séptimo día Dios cesó de trabajar y reposó.

veshamru_1

La Bendición del vino:

Baruch atah, Adonai Eloheinu, Melech haolam, borei p’ri hagafen.

Praise to You, Adonai our God, Sovereign of the universe, Creator of the fruit of the vine.

Bendito eres tu, Adonai nuestro D-s, Rey del universo, creador del fruto de la vid.

borei-pri-hagafen_5

Lavado de manos

Hamotzí

Se bendice el pan antes de la cena de Shabbat:

jalc3a1-pan

Say this blessing before eating challah before the meal of Shabbat:

Baruch Atah Adonai, Eloheinu Melech haolam,
Hamotzi lechem min haaretz.

Our praise to You, Eternal our God, Sovereign of the universe,
Who brings forth bread from the earth

Bendito eres, Oh Señor, Di-s nuestro, Rey del Universo, que extraes el pan de la tierra.

La cena de Shabat

Fuente de la foto:

http://www.2all.co.il/Web/Sites/makcim/PAGE16.asp

http://cafe.themarker.com/post/2006746/module/blog_post/?plasma=true

http://www.aishlatino.com/sh/csh/48420587.html

 

Koraj – ¿Para qué sirven los rabinos?

Estimados Amigos, comparto la carta del Rabino levy

Estimados lectores:

Esta semana leemos sobre la revuelta de Kóraj y sus seguidores, quienes pusieron en duda el liderazgo de Moshé. Ellos decían: ¿Por qué debemos seguir a un hombre, cuando todos podemos conectarnos directamente con Hashem?

Moshé no supo qué responder a las críticas de Kóraj, pero finalmente Di-s dejo en claro que Moshé era su elegido, abriendo la tierra y tragando a Kóraj y toda su congregación.

Pero, ¿la pregunta de Kóraj no era válida? ¿Acaso necesitamos un intermediario en nuestra relación con Hashem? ¿No es suficiente conectarnos nosotros mismos? ¿Para qué necesitamos rabinos, maestros y líderes?

La verdad es que no es necesario ningún intermediario en nuestra relación con Hashem. En ese punto, Kóraj tenía toda la razón. El problema era su motivación: él en verdad quería el puesto de sacerdote para sí mismo y no toleraba que sus primos, Moshé y Aarón, fueran los líderes.

Lo mismo pasa en muchas comunidades cuando se pone en duda el liderazgo de un rabino o maestro, o cuando critican a un dirigente comunitario. A veces las críticas son justas y necesarias, pero muchas veces están motivadas por la envidia, el rencor y el simple hecho de criticar porque sí.

Es nuestro deber controlar y exigir a nuestros dirigentes, pero debemos siempre asegurarnos que nuestras críticas no sean motivadas por intereses o rencores personales, sino por el bien de la comunidad.

¡Shabat Shalom!

Eli Levy

SHLAJ -LEJA

כ”ב סיון תשע”ז

22 Siván 5777

16/06/ 2017

Parasha: SHLAJ -LEJA

Números 13 – 15

13 (1) Y le dijo el Eterno a Moisés: (2) “Envía a hombres para que exploren la tierra de Canaán (C’naan) que di a los hijos de Israel. De cada tribu, mandaréis a un hombre, el principal de cada tribu”. (3) Y Moisés por mandato del Eterno, envió a los jefes de los hijos de Israel desde el desierto de Parán. (4) Y éstos son sus nombres: de la tribu de Rubén, (Samúa) hijo de Samúa (Shamúa) hijo de Sacur (Zacur); 5 de la tribu de Simeón, Safat (Shafat) hijo de Jorí; (6) de la tribu de Judá, Calef (Calev) hijo de Jefone (Yefuné); (7) de la tribu de Isacar, Igal(Yig´al); (8) de la tribu de Efraín, Oseas (Hoshea) hijo de Nun; (9) de la tribu de Benjamín, Palti hijo de Rafú; (10) de la tribu de Zabulón, Gadiel hijo de Sodí; (11) de la tribu de Manasés, Gadí hijo de Susí; (12) de la tribu de Dan, Amiel hijo de Guemalí; (13) de la tribu de Aser, Setur (Shtur) hijo de Miguel (Mijael); (14) de la tribu de Naftalí, Najbí hijo de Vofsí; (15) de la tribu de Gad, Gueuel hijo de Mají. (16) Tales son los nombres de los hombres que envió Moisés a reconocer la tierra. Y a Oseas, hijo de Nun lo llamó Josué (Yehoshúa). (17) Y envió a sus emisarios para explorar la tierra de Canaán diciéndoles: “Id por allí hacia el sur y subid la montaña, (18) Y ved cómo es la tierra y cómo son quienes la habitan, si son fuertes o débiles, pocos o muchos. (19) Evaluad la tierra cerciorándoos si es buena o mala y mirad las ciudades verificando si son abiertas o fortificadas. (20) Ved qué tal es la tierra, si fértil o estéril, si hay en ella árboles o no los hay y procuraréis traer muestras del fruto de la tierra. A la sazón, los viñedos daban los primeros racimos. (21) Fueron pues a reconocer la tierra, desde el desierto de Sin (Tzin) hasta Rejov, en dirección a Jamat. (22)  Yendo hacia el sur, llegaron a Hebrón (Jevrón), donde moraban Ajimán, Sesay (Sheshay) y Talmay, hijos de Anac. Hebrón había sido fundada siete años antes que Zoan (Tzóan o Tanis) en Egipto. (23) Y llegaron hasta el valle de Escol (Eshcol) y cortaron allí una rama de vid con racimos de uvas, que llevaron entre dos por medio de una pértiga y también granadas e higos. (24) Ese lugar fue llamado valle de Escol, (precisamente) por causa del sarmiento que se llevaron los hijos de Israel (eshcol, racimo). (25) Y se presentaron ante Moisés, Aarón y toda la congregación de los hijos de Israel, en Cades (Cádesh), desierto de Parán, refiriendo lo que habían visto y entregaron el fruto dela tierra. (27) Y le relataron a Moisés: “Fuimos a la tierra donde nos enviaste y de veras, allí mana leche y miel. Éste es el fruto de ella. (28) Pero la gente que mora allí es poderosa. Sus ciudades son fortificadas y muy grandes. Además, hemos visto allí a los hijos de Anac. (29)Los amalecitas viven en la tierra del sur; los hititas (heteos), los jebuseos y los amorreos moran en las montañas y los cananeos habitan junto al mar y en la costas del Jordán” (30) Caleb hizo callar al pueblo (atemorizado) delante de Moisés y dijo: “Hemos de subir para heredar la tierra porque podemos hacerlo”. (31) Pero quienes lo acompañaron arguyeron: “No podemos subir contra esa gente, porque es más fuerte que nosotros”, (32) y dieron un informe desfavorable acerca de la tierra que habían ido a escudriñar para los hijos de Israel, diciendo: “La tierra que hemos ido a explorar devora a sus moradores que son de gran estatura. Son gigantes, hijos de Anac. Ante ellos, nosotros parecíamos langostas, a nuestros ojos y seguramente también a sus ojos.”. 14(1) Entonces se levantó la congregación y alzó sus voces de angustia. La gente lloró esa noche, (2) Y todos los hijos de Israel murmuraron contra Moisés y Aarón y les dijeron: “¡Ojalá hubiéramos muerto en la tierra de Egipto o en este desierto! (3) ¿Para qué nos trajo el Eterno a esta tierra? ¡Para que perezcamos por la espada y para que nuestras mujeres y nuestros hijos se conviertan en presa! (4) ¿No sería mejor para vosotros volver a la tierra de Egipto? Elijámonos otro jefe y que volvamos a Egipto”. (5) Entonces, se postraron Moisés y Aarón delante de la comunidad de los hijos de Israel, (6) y Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone, que estaban entre los emisarios que fueron enviados para explorar la tierra, se rasgaron sus vestidos, (7) y les dijeron a los hijos de Israel: “El país por el que hemos pasado es muy buena tierra. (8) Si el Eterno se compadece entre nosotros, nos dará la tierra que mana leche y miel, (9) pero no os rebeléis contra el Eterno, ni temáis a los pobladores de esa tierra porque los comeremos como pan, ya que el Eterno se ha apartado de ellos para favorecernos. No los temáis”. (10) Pero la muchedumbre trató de apedrearlos y entonces, apareció la gloria del Eterno en el Tabernáculo ante los hijos de Israel. (11) Y le dijo el Eterno a Moisés: “¿Hasta cuándo este pueblo Me seguirá provocando? ¿Hasta cuándo seguirá en su cabeza dura sin creerme a pesar de todas las señales que les mostré? (12) Los castigaré con gran mortalidad y haré de ti un pueblo más grande y poderoso que ellos”. (13) Y Moisés le respondió al Eterno: “Lo sabrán los egipcios de quienes libraste a este pueblo, (14) y también la gente de esa tierra (de Canaán). Todos saben que Tú, el Eterno, te apareces a Tu pueblo cara a cara con Tu nube y Tu columna de nube, de día y de noche. (15) Si matas a Tu pueblo como un sólo hombre, murmurarán los demás pueblos a los que alcanzo Tu fama: (16) “El Eterno mató a Su pueblo en el desierto por Su incapacidad para llevarlo a la tierra prometida2. (17) Por lo tanto, te ruego, Señor mío, cuya fuerza es inmensa, que obre Usted conforme a Su palabra, en el sentido de que (18) el Eterno paciente y misericordioso, perdona el pecado al arrepentido; si bien no lo justifica, pues hace recaer la iniquidad de los padres (no arrepentidos) sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación. (19) Perdona pues la transgresión de este pueblo con Tu gran misericordia, así como lo perdonaste desde Egipto hasta aquí”. (20) Y le contestó el Eterno: “Le perdono accediendo a tu rogativa, (21) pero ten por seguro que por Mi vida y por Mi gloria que cubre toda la tierra, (22) todos los que han visto Mi gloria y los prodigios que les he mostrado en Egipto y en el desierto, y me pusieron a prueba diez veces, desoyéndome, (23) no verán la tierra que a sus padres juré dar. Ninguno de quienes Me han provocado la verá. (24) Pero a Mi siervo Caleb, inspirado por otro espíritu y totalmente leal a Mí, lo llevaré a la tierra que visitó y su simiente la poseerá. (25) Y mañana mismo, os volveré y marcharéis por el desierto, camino del mar rojo”. (26) Y le dijo el Eterno a Moisés y Aarón: (27) “¿Hasta cuándo he de soportar a esta mala gente que murmura contra Mí? He oído todo lo que dicen los hijos de Israel contra Mí. (28) Diles: Por Mi vida que esto haré con vosotros: (29) En este desierto yacerán vuestros cadáveres. Todos los que fueron censados de veinte años para arriba y murmuraron contra Mí. (30) no entrarán en la tierra que os prometí como morada. Sólo Caleb hijo de Jefone y Josué hijo de Nun entrarán. (31) También entrarán vuestros hijos, los que dijisteis que serían botín de extraños. Ellos disfrutarán la tierra que vosotros habéis desdeñado. (32) En cuanto a vosotros, en este desierto quedarán vuestros cadáveres. (33) Pero vuestros hijos errarán en el desierto durante cuarenta años sobrellevando vuestra rebeldía hasta que vuestro cuerpo se extinga en el desierto. (34) Por la cantidad de días que fue explorada la tierra prometida, o sea cuarenta días, un año por cada día, cargaréis vuestra iniquidad y sabréis Mi alejamiento de vosotros. (35) ¡Ay de Mí, el Eterno, si no lo hiciera tal cosa a esta mala gente rebelada contra Mí! En este desierto desaparecerán para siempre”. (36) Y los hombres a quienes Moisés mandó escudriñar la tierra y volvieron con informes malévolos soliviantando a la comunidad, (37) perecieron por la plaga con que los castigó el Eterno. (38) Y sobrevivieron Josué, hijo de Nun y Caleb, hijo de Jefone que habían integrado el grupo que fue a reconocer la tierra. (39) Y Moisés refirió las palabras del Eterno a todos los hijos de Israel que quedaron sumamente afligidos. (40) Madrugaron al día siguiente, subieron a la cima del monte diciendo: “Hemos de ir a la tierra que nos prometió dar el Eterno porque hemos pecado”. (41) Pero Moisés les advirtió: “De nada os valdrá porque habéis transgredido los mandatos del Eterno. (42) No subáis porque el Eterno no está con vosotros. Volveos para que no seáis aniquilados por vuestros enemigos, (43) ya que los amalecitas y los cananeos están allí y caeréis por la espada por cuanto el Eterno, por haber desobedecido, no os acompañará”. (44) Pero ellos se empecinaron en subir a la cima del monte, mas el Arca del pacto del eterno y Moisés no se movieron del campamento, (45) Como resultado, los amalecitas y los cananeos se abatieron sobre los obstinados y los derrotaron completamente, persiguiéndolos hasta Horma. 15(1) Y le dijo el Eterno a Moisés: (2) “Diles a los hijos de Israel: Cuando Lleguéis a la tierra donde habitaréis, que Yo os doy, (3) y Me brindaréis ofrendas ígneas, holocaustos u otros sacrificios, incluso por algún voto o donación o por una festividad reglamentaría, ofrendas de olor grato al Eterno, (4) el oferente presentará una oblación de un diezmo de harina de sémola de harina se sémola amasada con un cuarto de hin de aceite, (5) y vino para la libación, también un cuarto de hin para el holocausto o el sacrificio para  cada cordero. (6) Y para el carnero, oblará dos diezmos de harina de sémola amasada con un tercio de hin de aceite, (7) y presentará un tercio de hin de vino para la libación, olor grato al Eterno. (8)Si ofrece un ternero, ya sea por holocausto, por cumplimiento de un voto o por ofrenda pacífica al Eterno, (9) presentará con el ternero una oblación de tres diezmos de harina de sémola amasada en medio hin de aceite. (10) Y traerás por oblación medio hin de vino como ofrenda ígnea de olor grato al eterno. (11) Así se hará con cada buey, con cada carnero, con cada cordero y con cada cabrito. (12) Esto haréis por cada una de las víctimas, cualesquiera ellas sean. (13) Lo hará cada nativo que presente ofrenda ígnea de olor grato al Eterno. (14) Y si un forastero que mora entre vosotros quiere brindar tales ofrendas, lo hará del mismo modo que lo hacéis vosotros. (15) Una misma ley regirá ante el Eterno para vosotros y para el extranjero. (16) Una misma ley y un mismo reglamento valdrá para vosotros y para el forastero que habitará con vosotros”.

(17) Y le dijo el Eterno a Moisés: (18) “Diles a los hijos de Israel: Cuando hayáis entrado a la tierra adonde os llevo (19) y que comáis su pan,  brindaréis de él ofrenda al Eterno, (20) Como primicia, ofreceréis una torta de vuestra primera horneada de harina por ofrenda alzada, del mismo modo que ofreceréis las primicias de vuestro granero. (21) En todas vuestras generaciones, la primera masa será para el Eterno por ofrenda alzada.

(22) Si por inadvertencia no cumplierais todos los mandamientos que el Eterno dio a Moisés, (23) para vosotros y para todas vuestras generaciones, (24) toda la congregación, en tales casos de transgresiones por error involuntario, deberá ofrecer un novillo por holocausto de olor grato al Eterno, con su oblación y su libación según lo preceptuado y un macho cabrío por expiación. (25) Y el sacerdote hará expiación por toda la congregación de los hijos de Israel y entonces el pecado será perdonado, ya que se incurrió en él por ignorancia y para expiarlo, se brindó la ofrenda (arrepentimiento). (26) Será perdonada toda la congregación de Israel y también los forasteros que habitan entre ellos porque de todo el pueblo fue el pecado involuntario. (27)  Tratándose de cualquier alma que comete pecado por inadvertencia, el pecador traerá una cabra de un año por ofrenda expiatoria. (28) Y el sacerdote hará expiación por él, con lo que la transgresión será perdonada. (29)Habrá una misma ley para el que peca por error, que sea nativo del pueblo de Israel o extranjero, (30) pero cualquiera que peca a sabiendas contra el Eterno, sea nativo o forastero, (31) será completamente extirpado del seno del pueblo, ya que es plenamente responsable de su iniquidad”. (32) Y cuando los hijos de Israel estaban en el desierto, ocurrió que fue hallado un hombre que cortaba leña en el día de Sábado. (33) Y los que lo sorprendieron cortando leña lo trajeron ante Moisés y Aarón y toda la congregación, (34) y lo pusieron en prisión, al no decidirse en el momento lo que habían de hacerse con él. (35) El Eterno, al ser consultado, le dijo a Moisés: “Que muera ese hombre irremisiblemente. Que todo el pueblo lo lapide fuera del campamento”. (36) Lo sacaron fuera del campamento y lo lapidaron, matándolo, como el Eterno lo había ordenado a Moisés.

(37) Y le dijo el Eterno a Moisés: (38) “Dile a los hijos de Israel que se hagan flecos (tzitzit) en los bordes de sus mantos, por todas sus generaciones y que se pongan sobre los flecos del extremo un cordón celeste. (39) Y los flecos servirán para recordar, al verlos, todos los mandamientos del Eterno para cumplirlos y no desviaros de ellos siguiendo a vuestro corazón y a vuestros ojos, los caminos usuales de vuestra idolatría. (40) Os acordaréis así de cumplir Mis mandatos para ser santos ante vuestro Dios. (41) Lo ordeno Yo, el Eterno, vuestro Dios que os libró de la tierra de Egipto para ser vuestro Dios. Yo, el Eterno, vuestro Dios.

LA BIBLIA

HEBREO – ESPAÑOL

Versión Castellana

Conforme a la tradición judía

Por Moisés Katznelson

Fuente de la foto:

https://www.jw.org/

http://www.tallit-shop.com/tallit/rambam-tzitzit/

 

SHABAT SHALOM!

Si dejas de rechazar el Sábado, si te abstienes de dedicarte a tu negocio en Mi día sagrado y consideras el Sábado como un deleite, si consideras honroso el día sagrado del Eterno y lo honras, si no haces tus propios designios ese día, ni que ejerces tu negocio o hablas de él, entonces te deleitarás en el Eterno y te haré cabalgar sobre los lugares elevados de la tierra; te alimentaré con la herencia de Jacob tu padre porque la boca del Eterno la ha dicho así. Isaías 58:13-14

Hoy

כ”ב סיון תשע”ז

22 Siván 5777

16/06/ 2017

Parasha: SHLAJ-LEJA

Números:13-15

Encendido de las velas de Shabat – Guía paso a paso

Cuando el sol se aproxima al horizonte, comienza la magia.

¿Quién enciende?

¿Cuántas velas deben ser encendidas?

¿Qué pasa si no estamos en nuestra casa para la cena del viernes?

Para leer el artículo completo:

http://www.aishlatino.com/sh/csh/Encendido-de-las-velas-de-Shabat–Guia-paso-a-paso.html

Havdalá – Guía paso a paso

Vino, especias y velas. Havdalá es la ceremonia con la que concluye Shabat.

Así como proclamamos la entrada d el Shabat haciendo “Kidush”, así también marcamos la salida del Shabat con “Havdalá”.

1. Lo que necesitarás(…)

Para leer el artículo completo:

http://www.aishlatino.com/sh/csh/Havdala–Guia-paso-a-paso.html

Vídeo:

http://www.jabad.tv/tag/kidush-y-havdala/

 

 

 

Shlaj – Líderes confundidos

Estimados Amigos, comparto la carta del Rabino Eli Levy

Parasha: Shlaj – Leja

Hoy

כ”ב סיון תשע”ז 

22 Siván 5777

16/06/ 2017

Estimados lectores:

Desde chico esta es una de mis parashot favoritas. Siempre imaginé a los doce espías enviados por Moshé a investigar la tierra de Israel como James Bond, con autos lujosos y armas sofisticadas.

Pero a medida que crecí, aprendí que en realidad eran líderes comprometidos con el pueblo de Israel y con Hashem. Alejados del estereotipo superficial del espía británico, todas sus acciones tenían un sentido y una motivación espiritual.

¿Cómo es posible entonces que hayan traicionado a Moshé convenciendo al pueblo de que la tierra era peligrosa y que no convenía conquistarla, lo que llevaría a todos a deambular en el desierto por 40 años?

Del mismo modo que ocurre con los servicios de inteligencia convencionales, dejan de ser efectivos para su país cuando tienen una agenda e intereses propios. Cuando los espías toman decisiones por cuenta propia atentan contra la seguridad del país entero.

Eso pasó con los espías. Ellos eran justos y elevados, disfrutaban de estar en el desierto, recibiendo el maná del cielo, y pudiendo aprender de Moshé directamente. En la tierra de Israel habría que arar, sembrar, cosechar, moler el grano y después de mucho esfuerzo podrían alimentarse, lo que dejaría muy poco tiempo para el crecimiento espiritual. Por eso pensaron que era mejor quedarse en el desierto bajo el manto milagroso de Hashem en forma indefinida.

Pero la gente común pasaba los días sin propósito ya que necesitaba las mitzvot físicas para conectarse con Hashem, las cuales solo podrían realizarse al entrar a la tierra. La voluntad de Hashem era precisamente que entrásemos a la tierra de Israel, que trabajáramos la tierra y la transformásemos en una morada para él. Hashem quiere que habitemos este mundo real y que aquí mismo realicemos nuestras conquistas espirituales y no que nos abstraigamos en un desierto lejos de todo y de todos.

Por eso los espías fueron castigados, por pensar solo en su beneficio espiritual y no, como verdaderos líderes, en el bienestar general de todo el pueblo.

Shabat Shalom.

Rabino Eli Levy

Fuente:

http://www.jabad.org.ar/

Fuente de la foto:

http://www.20il.co.il

¡Viene Shabat! – Bendición de las Velas / Candle Blessing

Si dejas de rechazar el Sábado, si te abstienes de dedicarte a tu negocio en Mi día sagrado y consideras el Sábado como un deleite, si consideras honroso el día sagrado del Eterno y lo honras, si no haces tus propios designios ese día, ni que ejercer tu negocio o hablas de él, entonces te deleitaras en el Eterno y te haré cabalgar sobre los lugares elevados de la tierra; te alimentaré con la herencia de Jacob tu padre porque la boca del Eterno así lo a dicho. Isaías 58:13

Bendición de las Velas / Candle Blessing

Al encender las velas de Shabat, la mujer dice la siguiente bendición (…)

https://ritasibbick.com/tag/bendicion-de-las-velas/

Hermosos artículos de Jabad:

Tu lugar es el desierto. El pan que comes cae del cielo. El cesto donde lo recoges es tu actitud.
Presiona tu cesto fuerte y tu Maná no tendrá un lugar para caer. Mira hacia el cielo y tu canasto siempre estará lleno.
Tienes la comida de hoy frente a ti en la mesa y te preocupas por lo que será mañana, y dices que sólo estás siendo practico. Eso no es ser practico, sino una confusión.

Cada día somos alimentados directamente de Su abierta mano(…)

Para leer el artículo completo:

http://www.jabad.org.ar/biblioteca/de-la-vida/desarollo-personal/nuestro-pan-diario/

http://www.jabad.org.ar/biblioteca/interes-general/di-s-y-el-hombre/una-sola-barra-de-oro/

PARASHA DE LA SEMANA:

https://ritasibbick.com/2017/06/09/beha-haloteja/