SHABBAT SHALOM

Tammuz 17, 5779
July 20, 2019
Números 22:2 – 25:9
Haftarah:

Micah 5:6 – 6:8

Miqueas (5:6 – 6:8)

Jewish History

Moses Breaks Tablets (1313BCE)

The Talmud (Taanit 28b) lists five tragic events in Jewish history that occurred on Tammuz 17, on account of which a fast was instituted on this day (see Laws & Customs“).

Fast Day Postponed
To mourn the breaching of Jerusalem’s walls and the other tragic events that occurred on this day (see “Today in Jewish History”) and repent and rectify their causes, Tammuz 17 was instituted as a fast day. This year, however, the actual fast is held tomorrow (Sunday), due to the holiness of Shabbat

To Read the full article:

www.chabad.org/calendar/

Historia Judía

Moisés rompe la Tablas (1313 aC)
El Talmud (Taanit 28b) enumera cinco eventos trágicos en la historia judía que ocurrieron en Tammuz 17, debido a que un ayuno fue instituido en este día.

Día de ayuno pospuesto

Para lamentar la ruptura de los muros de Jerusalem y los otros eventos trágicos ocurridos en este día y arrepentirse y rectificar sus causas, Tammuz 17 fue instituido como un día de ayuno. Este año, sin embargo, el ayuno actual se lleva a cabo mañana (domingo), debido a la santidad de Shabat.

“Tres semanas” comienzan

El 17 de Tammuz también marca el comienzo del período de luto de las tres semanas que culmina el 9 de Av., Que conmemora la conquista de Jerusalem, la destrucción del Templo Sagrado y la dispersión del pueblo judío.

Bodas y otros eventos alegres no se llevan a cabo durante este período; Al igual que los dolientes, no nos cortamos el cabello y varias actividades placenteras son limitadas o prohibidas. (Consulte el Código de derecho judío (Shulchan Aruch) o un rabino calificado).

El Lubavitcher Rebbe instó a que las Tres Semanas sean un momento de mayor donación de caridad y estudio de la Torá (de acuerdo con el versículo (Isaías 1:27), “Sión será redimida con justicia y los que retornen por caridad”), particularmente el estudio de aquellas partes de la Torá que tratan con las leyes y el significado más profundo del Templo Sagrado.

Michah – Micah – Chapter 5

6 And the remnant of Jacob shall be in the midst of many peoples-like dew sent by the Lord, like torrents of rain upon vegatation that does not hope for any man and does not wait for the sons of men. ווְהָיָ֣ה | שְׁאֵרִ֣ית יַֽעֲקֹ֗ב בְּקֶ֙רֶב֙ עַמִּ֣ים רַבִּ֔ים כְּטַל֙ מֵאֵ֣ת יְהֹוָ֔ה כִּרְבִיבִ֖ים עֲלֵי־עֵ֑שֶׂב אֲשֶׁ֚ר לֹֽא־יְקַוֶּה֙ לְאִ֔ישׁ וְלֹ֥א יְיַחֵ֖ל לִבְנֵ֥י אָדָֽם:
7 And the remnant of Jacob shall be among the nations, in the midst of many peoples-like a lion among the beasts of the forest, like a young lion among the flocks of sheep, which, if it passes through, treads down and tears in pieces, and no one [can] save anything. זוְהָיָה֩ שְׁאֵרִ֨ית יַֽעֲקֹ֜ב בַּגּוֹיִ֗ם בְּקֶ֙רֶב֙ עַמִּ֣ים רַבִּ֔ים כְּאַרְיֵה֙ בְּבַֽהֲמ֣וֹת יַ֔עַר כִּכְפִ֖יר בְּעֶדְרֵי־צֹ֑אן אֲשֶׁ֧ר אִם עָבַ֛ר וְרָמַ֥ס וְטָרַ֖ף וְאֵ֥ין מַצִּֽיל:
8 Your hand shall be raised above your oppressors, and all your enemies shall be destroyed. חתָּרֹ֥ם יָדְךָ֖ עַל־צָרֶ֑יךָ וְכָל־אֹֽיְבֶ֖יךָ יִכָּרֵֽתוּ:
9 And it shall come to pass on that day, says the Lord, that I will cut your horses out of your midst, and I will destroy your chariots. טוְהָיָ֚ה בַיּֽוֹם־הַהוּא֙ נְאֻם־יְהֹוָ֔ה וְהִכְרַתִּ֥י סוּסֶ֖יךָ מִקִּרְבֶּ֑ךָ וְהַֽאֲבַדְתִּ֖י מַרְכְּבֹתֶֽיךָ:
10 And I will destroy the cities of your land, and I will break down all your fortresses. יוְהִכְרַתִּ֖י עָרֵ֣י אַרְצֶ֑ךָ וְהָֽרַסְתִּ֖י כָּל־מִבְצָרֶֽיךָ:
11 And I will destroy sorcery from your hand, and you will have no soothsayers. יאוְהִכְרַתִּ֥י כְשָׁפִ֖ים מִיָּדֶ֑ךָ וּֽמְעֽוֹנְנִ֖ים לֹ֥א יִֽהְיוּ־לָֽךְ:
12 And I will destroy your graven images and your monuments from your midst, and you shall no longer prostrate yourself to your handiwork. יבוְהִכְרַתִּ֧י פְסִילֶ֛יךָ וּמַצֵּֽבוֹתֶ֖יךָ מִקִּרְבֶּ֑ךָ וְלֹֽא־תִשְׁתַּֽחֲוֶ֥ה ע֖וֹד לְמַֽעֲשֵׂ֥ה יָדֶֽיךָ:
13 And I will uproot your asherim from your midst, and I will destroy your enemies. יגוְנָֽתַשְׁתִּ֥י אֲשֵׁירֶ֖יךָ מִקִּרְבֶּ֑ךָ וְהִשְׁמַדְתִּ֖י עָרֶֽיךָ:
14 And in anger and fury I will execute vengeance upon the nations who have paid no heed. ידוְעָשִׂ֜יתִי בְּאַ֧ף וּבְחֵמָ֛ה נָקָ֖ם אֶת־הַגּוֹיִ֑ם אֲשֶׁ֖ר לֹ֥א שָׁמֵֽעוּ:

Michah – Micah – Chapter 6

1 Hear now what the Lord says; Rise; contend with the mountains, and may the hills hear My voice. אשִׁמְעוּ־נָ֕א אֵ֥ת אֲשֶֽׁר־יְהֹוָ֖ה אֹמֵ֑ר קוּם רִ֣יב אֶת־הֶֽהָרִ֔ים וְתִשְׁמַ֥עְנָה הַגְּבָע֖וֹת קוֹלֶֽךָ:
2 Hear ye, O mountains, the controversy of the Lord; and you mighty ones, the foundations of the earth; for the Lord has a controversy with His people, and with Israel He shall contend. בשִׁמְע֚וּ הָרִים֙ אֶת־רִ֣יב יְהֹוָ֔ה וְהָאֵֽתָנִ֖ים מֹ֣סְדֵי אָ֑רֶץ כִּ֣י רִ֚יב לַֽיהֹוָה֙ עִם־עַמּ֔וֹ וְעִם־יִשְׂרָאֵ֖ל יִתְוַכָּֽח:
3 O My people, what have I done, and how have I wearied you? Testify against Me. געַמִּ֛י מֶֽה־עָשִׂ֥יתִי לְךָ֖ וּמָ֣ה הֶלְאֵתִ֑יךָ עֲנֵ֥ה בִֽי:
4 For I brought you up out of the land of Egypt and redeemed you from the house of slavery, and I sent before you Moses, Aaron, and Miriam. דכִּ֚י הֶעֱלִתִ֙יךָ֙ מֵאֶ֣רֶץ מִצְרַ֔יִם וּמִבֵּ֥ית עֲבָדִ֖ים פְּדִיתִ֑יךָ וָֽאֶשְׁלַ֣ח לְפָנֶ֔יךָ אֶת־מֹשֶׁ֖ה אַֽהֲרֹ֥ן וּמִרְיָֽם:
5 My people, remember now what Balak king of Moab planned, and what Balaam the son of Beor answered him. From Shittim to Gilgal, may you recognize the righteous deeds of the Lord. העַמִּ֗י זְכָר־נָא֙ מַה־יָּעַ֗ץ בָּלָק֙ מֶ֣לֶךְ מוֹאָ֔ב וּמֶה־עָנָ֥ה אֹת֖וֹ בִּלְעָ֣ם בֶּן־בְּע֑וֹר מִן־הַשִּׁטִּים֙ עַד־הַגִּלְגָּ֔ל לְמַ֥עַן דַּ֖עַת צִדְק֥וֹת יְהֹוָֽה:
6 With what shall I come before the Lord, bow before the Most High God? Shall I come before Him with burnt offerings, with yearling calves? ובַּמָּה֙ אֲקַדֵּ֣ם יְהֹוָ֔ה אִכַּ֖ף לֵֽאלֹהֵ֣י מָר֑וֹם הַֽאֲקַדְּמֶ֣נּוּ בְעוֹל֔וֹת בַּֽעֲגָלִ֖ים בְּנֵ֥י שָׁנָֽה:
7 Will the Lord be pleased with thousands of rams, with myriad streams of oil? Shall I give my firstborn for my transgression, the fruit of my body for the sin of my soul? זהֲיִרְצֶ֚ה יְהֹוָה֙ בְּאַלְפֵ֣י אֵילִ֔ים בְּרִֽבְב֖וֹת נַֽחֲלֵי־שָׁ֑מֶן הַֽאֶתֵּ֚ן בְּכוֹרִי֙ פִּשְׁעִ֔י פְּרִ֥י בִטְנִ֖י חַטַּ֥את נַפְשִֽׁי:
8 He has told you, O man, what is good, and what the Lord demands of you; but to do justice, to love loving-kindness, and to walk discreetly with your God. חהִגִּ֥יד לְךָ֛ אָדָ֖ם מַה־טּ֑וֹב וּמָה־יְהֹוָ֞ה דּוֹרֵ֣שׁ מִמְּךָ֗ כִּ֣י אִם־עֲשׂ֚וֹת מִשְׁפָּט֙ וְאַ֣הֲבַת חֶ֔סֶד וְהַצְנֵ֥עַ לֶ֖כֶת עִם־אֱלֹהֶֽיךָ:

MIQUEAS 5 (6 – 14)

(6) El resto de Jacob (Yacoob) estará en medio de muchos pueblos, como rocío del Eterno, como aguaceros sobre la hierba que no son buscados por el hombre, ni esperados en las manos de los hijos de hombre.
(7) Y estará el resto de Jacob entre las naciones, en medio de muchos pueblos, como león entre las bestias del bosque, como un leoncillo entre los rebaños de ovejas, el cual, si pasa entre ellos, hace estragos sin que nadie los libre.
(8) Que se levante Tu mano sobre Tus adversarios y que sean cortados Tus enemigos.
(9) Y ocurrirá en aquel día, dice el Eterno, que cortaré tus caballos de en medio de ti y destruiré tus carros.
(10) Cortaré las ciudades de tu tierra y derribaré todas tus fortalezas.
(11) Cortaré las hechicerías de tu mano y no tendrás más agoreros.
(12) Cortaré tus imágenes esculpidas y tus columnas de en medio de ti y no adorarás más la obra de tus manos.
(13) Haré un montón de tus aceras (deidades paganas femeninas) en medio de ti y destruiré a tus enemigos.
(14) Tomaré venganza en ira y cólera sobre las naciones porque no me escucharon.

MIQUEAS 6

(1) Escucha lo que dice el Eterno: Levantáos, contended entre las montañas. Que las colinas oigan vuestra voz.
(2) Escuchad, oh montañas el pleito del Eterno. Y también vosotras, oh rocas duraderas, basamentos de la tierra porque el Eterno tiene un pleito con su pueblo y Él tendrá querella con Israel.
(3) ¡Oh pueblo mío! ¿Qué te he hecho? ¿Y en que te he molestado? Respóndeme.
(4) Porque te saqué de la tierra de Egipto, te redimí de la casa de la esclavitud y envié ante ti a Moisés , a Aharón (Aharón) y a María (Miryam).
(5) ¡Oh pueblo Mío! Recuerda lo que tramaba Balac, rey de Moab (Moav) y como le respondió Balaam (Bil´am) hijo de Peor, desde Shitim hasta Guilgal para que conozcáis la justicia del Eterno.
(6) “¿Con qué me presentaré ante el Eterno y me prosternaré ante Dios en lo alto? ¿Debo ir ante Él con holocaustó, con  becerros de un año?
(7) ¿Acaso el Eterno se complacerá con miles de carneros, o con diez millares de ríos de aceite? ¿Debo dar a mi primogénito por mi transgresión, el fruto de mi cuerpo por el pecado de mi alma?”
(8) Se te ha dicho, oh hombre qué es bueno y qué requiere de ti el Eterno: sólo hacer justicia, amar la misericordia y andar humildemente ante tu Dios

Fuente:

LA BIBLIA

HEBREO – ESPAÑOL

Versión Castellana

Conforme a la tradición judía

Por Moisés Katznelson

Advertisements

Shabbat Shalom

Tammuz 10, 5779
July 13, 2019

PARASHA CHUKAT  

NÚMEROS 19(1) – 22(1)

Bamidbar – Numbers – Chapter 20

7 The Lord spoke to Moses, saying: זוַיְדַבֵּ֥ר יְהֹוָ֖ה אֶל־משֶׁ֥ה לֵּאמֹֽר:
8 “Take the staff and assemble the congregation, you and your brother Aaron, and speak to the rock in their presence so that it will give forth its water. You shall bring forth water for them from the rock and give the congregation and their livestock to drink.” חקַ֣ח אֶת־הַמַּטֶּ֗ה וְהַקְהֵ֤ל אֶת־הָֽעֵדָה֙ אַתָּה֙ וְאַֽהֲרֹ֣ן אָחִ֔יךָ וְדִבַּרְתֶּ֧ם אֶל־הַסֶּ֛לַע לְעֵֽינֵיהֶ֖ם וְנָתַ֣ן מֵימָ֑יו וְהֽוֹצֵאתָ֙ לָהֶ֥ם מַ֨יִם֙ מִן־הַסֶּ֔לַע וְהִשְׁקִיתָ֥ אֶת־הָֽעֵדָ֖ה וְאֶת־בְּעִירָֽם:
9 Moses took the staff from before the Lord as He had commanded him. טוַיִּקַּ֥ח משֶׁ֛ה אֶת־הַמַּטֶּ֖ה מִלִּפְנֵ֣י יְהֹוָ֑ה כַּֽאֲשֶׁ֖ר צִוָּֽהוּ:
10 Moses and Aaron assembled the congregation in front of the rock, and he said to them, “Now listen, you rebels, can we draw water for you from this rock?” יוַיַּקְהִ֜לוּ משֶׁ֧ה וְאַֽהֲרֹ֛ן אֶת־הַקָּהָ֖ל אֶל־פְּנֵ֣י הַסָּ֑לַע וַיֹּ֣אמֶר לָהֶ֗ם שִׁמְעוּ־נָא֙ הַמֹּרִ֔ים הֲמִן־הַסֶּ֣לַע הַזֶּ֔ה נוֹצִ֥יא לָכֶ֖ם מָֽיִם:
11 Moses raised his hand and struck the rock with his staff twice, when an abundance of water gushed forth, and the congregation and their livestock drank. יאוַיָּ֨רֶם משֶׁ֜ה אֶת־יָד֗וֹ וַיַּ֧ךְ אֶת־הַסֶּ֛לַע בְּמַטֵּ֖הוּ פַּֽעֲמָ֑יִם וַיֵּֽצְאוּ֙ מַ֣יִם רַבִּ֔ים וַתֵּ֥שְׁתְּ הָֽעֵדָ֖ה וּבְעִירָֽם:
12 The Lord said to Moses and Aaron, “Since you did not have faith in Me to sanctify Me in the eyes of the children of Israel, therefore you shall not bring this assembly to the Land which I have given them. יבוַיֹּ֣אמֶר יְהֹוָה֘ אֶל־משֶׁ֣ה וְאֶל־אַֽהֲרֹן֒ יַ֚עַן לֹא־הֶֽאֱמַנְתֶּ֣ם בִּ֔י לְהַ֨קְדִּישֵׁ֔נִי לְעֵינֵ֖י בְּנֵ֣י יִשְׂרָאֵ֑ל לָכֵ֗ן לֹ֤א תָבִ֨יאוּ֙ אֶת־הַקָּהָ֣ל הַזֶּ֔ה אֶל־הָאָ֖רֶץ אֲשֶׁר־נָתַ֥תִּי לָהֶֽם:

Números 20 (8 – 12)

(7) Y le dijo el Eterno a Moisés:

(8) “Toma la vara, reúne a la comunidad y a tu hermano Aarón y hablale a la peña ante la vista de ellos porque de la roca manará agua que dará a la gente y a los animales”.

(9) Y Moisés tomó la vara de ante el Eterno, como Él le había ordenado.

(10) Moisés y Aaron reunieron a la congregación delante de la peña y les dijo: “Oíd ahora, rebeldes. ¿Podré hacer brotar agua de esta peña?”.

(11) Y levantó Moises su mano y con la vara, golpeó la peña dos veces y comenzó a salir de ella agua en abundancia; la congregación y os animales bebieron entonces hasta saciarse.

(12) Y le dijo el Eterno a Moisés: “Por cuanto no creísteis en Mí, glorificándome a los ojos de los hijos de Israel, no haréis entrar a este pueblo a la tierra que les prometí”.

Readings for Chukat

Tammuz 10, 5779
July 13, 2019
Haftarah:

Judges 11:1-33

Parsha Jukat

10 Tamuz, 5779
Julio 13, 2019
Haftarah:

Judges 11:1-33

Recordemos bendecir a nuestros hijos:

La bendición para las mujeres es:

Iesimejá E-lo-him keSará, Rivká Rajel veLeá.
Iebarejejá A-do-nai Veishmereja, Iaer A-do-nai Panav Eleja Vijuneka, Isá A-do-nai Panav Eleja Veiasem Lejá Shalom.
Quiera Di-s hacerte como Sará, Rivká Rajel y Leá.
Que Di-s te bendiga y te proteja, que resplandezca Su Rostro hacia ti y te dé gracia, que vuelva Su Rostro hacia ti y te conceda la paz.

 

 

Parshat Beshalach

Parshat Beshalach

Shabbat, 13 Shevat, 5779
19 January, 2019
TORAH READING 
Éxodo (13:17 – 17:16)
Judges / Jueces (4:4 – 5:31)

Song of Moses and Miriam

BESHALAJ 15 (1-21)
1Then Moses and the children of Israel sang this song to the Lord, and they spoke, saying, I will sing to the Lord, for very exalted is He; a horse and its rider He cast into the sea. אאָ֣ז יָשִֽׁיר־משֶׁה֩ וּבְנֵ֨י יִשְׂרָאֵ֜ל אֶת־הַשִּׁירָ֤ה הַזֹּאת֙ לַֽיהֹוָ֔ה וַיֹּֽאמְר֖וּ לֵאמֹ֑ר אָשִׁ֤ירָה לַּֽיהֹוָה֙ כִּֽי־גָאֹ֣ה גָּאָ֔ה ס֥וּס וְרֹֽכְב֖וֹ רָמָ֥ה בַיָּֽם:
2The Eternal’s strength and His vengeance were my salvation; this is my God, and I will make Him a habitation, the God of my father, and I will ascribe to Him exaltation. בעָזִּ֤י וְזִמְרָת֙ יָ֔הּ וַֽיְהִי־לִ֖י לִֽישׁוּעָ֑ה זֶ֤ה אֵלִי֙ וְאַנְוֵ֔הוּ אֱלֹהֵ֥י אָבִ֖י וַֽאֲרֹֽמְמֶֽנְהוּ:
3The Lord is a Master of war; the Lord is His Name. גיְהֹוָ֖ה אִ֣ישׁ מִלְחָמָ֑ה יְהֹוָ֖ה שְׁמֽוֹ:
4Pharaoh’s chariots and his army He cast into the sea, and the elite of his officers sank in the Red Sea. דמַרְכְּבֹ֥ת פַּרְעֹ֛ה וְחֵיל֖וֹ יָרָ֣ה בַיָּ֑ם וּמִבְחַ֥ר שָֽׁלִשָׁ֖יו טֻבְּע֥וּ בְיַם־סֽוּף:
5The depths covered them; they descended into the depths like a stone. התְּהֹמֹ֖ת יְכַסְיֻ֑מוּ יָֽרְד֥וּ בִמְצוֹלֹ֖ת כְּמוֹ־אָֽבֶן:
6Your right hand, O Lord, is most powerful; Your right hand, O Lord, crushes the foe. ויְמִֽינְךָ֣ יְהֹוָ֔ה נֶאְדָּרִ֖י בַּכֹּ֑חַ יְמִֽינְךָ֥ יְהֹוָ֖ה תִּרְעַ֥ץ אוֹיֵֽב:
7And with Your great pride You tear down those who rise up against You; You send forth Your burning wrath; it devours them like straw. זוּבְרֹ֥ב גְּאֽוֹנְךָ֖ תַּֽהֲרֹ֣ס קָמֶ֑יךָ תְּשַׁלַּח֙ חֲרֹ֣נְךָ֔ יֹֽאכְלֵ֖מוֹ כַּקַּֽשׁ:
8And with the breath of Your nostrils the waters were heaped up; the running water stood erect like a wall; the depths congealed in the heart of the sea. חוּבְר֤וּחַ אַפֶּ֨יךָ֙ נֶ֣עֶרְמוּ מַ֔יִם נִצְּב֥וּ כְמוֹ־נֵ֖ד נֹֽזְלִ֑ים קָֽפְא֥וּ תְהֹמֹ֖ת בְּלֶב־יָֽם:
9[Because] the enemy said, I will pursue, I will overtake, I will share the booty; my desire will be filled from them; I will draw my sword, my hand will impoverish them. טאָמַ֥ר אוֹיֵ֛ב אֶרְדֹּ֥ף אַשִּׂ֖יג אֲחַלֵּ֣ק שָׁלָ֑ל תִּמְלָאֵ֣מוֹ נַפְשִׁ֔י אָרִ֣יק חַרְבִּ֔י תּֽוֹרִישֵׁ֖מוֹ יָדִֽי:
10You blew with Your wind, the sea covered them; they sank like lead in the powerful waters. ינָשַׁ֥פְתָּ בְרֽוּחֲךָ֖ כִּסָּ֣מוֹ יָ֑ם צָֽלֲלוּ֙ כַּֽעוֹפֶ֔רֶת בְּמַ֖יִם אַדִּירִֽים:
11Who is like You among the powerful, O Lord? Who is like You, powerful in the holy place? Too awesome for praises, performing wonders! יאמִֽי־כָמֹ֤כָה בָּֽאֵלִם֙ יְהֹוָ֔ה מִ֥י כָּמֹ֖כָה נֶאְדָּ֣ר בַּקֹּ֑דֶשׁ נוֹרָ֥א תְהִלֹּ֖ת עֹ֥שֵׂה פֶֽלֶא:
12You inclined Your right hand; the earth swallowed them up. יבנָטִ֨יתָ֙ יְמִ֣ינְךָ֔ תִּבְלָעֵ֖מוֹ אָֽרֶץ:
13With Your loving kindness You led the people You redeemed; You led [them] with Your might to Your holy abode. יגנָחִ֥יתָ בְחַסְדְּךָ֖ עַם־ז֣וּ גּאָ֑לְתָּ נֵהַ֥לְתָּ בְעָזְּךָ֖ אֶל־נְוֵ֥ה קָדְשֶֽׁךָ:
14Peoples heard, they trembled; a shudder seized the inhabitants of Philistia. ידשָֽׁמְע֥וּ עַמִּ֖ים יִרְגָּז֑וּן חִ֣יל אָחַ֔ז יֽשְׁבֵ֖י פְּלָֽשֶׁת:
15Then the chieftains of Edom were startled; [as for] the powerful men of Moab, trembling seized them; all the inhabitants of Canaan melted. טואָ֤ז נִבְהֲלוּ֙ אַלּוּפֵ֣י אֱד֔וֹם אֵילֵ֣י מוֹאָ֔ב יֹֽאחֲזֵ֖מוֹ רָ֑עַד נָמֹ֕גוּ כֹּ֖ל יֽשְׁבֵ֥י כְנָֽעַן:
16May dread and fright fall upon them; with the arm of Your greatness may they become as still as a stone, until Your people cross over, O Lord, until this nation that You have acquired crosses over. טזתִּפֹּ֨ל עֲלֵיהֶ֤ם אֵימָ֨תָה֙ וָפַ֔חַד בִּגְדֹ֥ל זְרֽוֹעֲךָ֖ יִדְּמ֣וּ כָּאָ֑בֶן עַד־יַֽעֲבֹ֤ר עַמְּךָ֙ יְהֹוָ֔ה עַד־יַֽעֲבֹ֖ר עַם־ז֥וּ קָנִֽיתָ:
17You shall bring them and plant them on the mount of Your heritage, directed toward Your habitation, which You made, O Lord; the sanctuary, O Lord, [which] Your hands founded. יזתְּבִאֵ֗מוֹ וְתִטָּעֵ֨מוֹ֙ בְּהַ֣ר נַֽחֲלָֽתְךָ֔ מָכ֧וֹן לְשִׁבְתְּךָ֛ פָּעַ֖לְתָּ יְהֹוָ֑ה מִקְּדָ֕שׁ אֲדֹנָ֖י כּֽוֹנְנ֥וּ יָדֶֽיךָ:
18The Lord will reign to all eternity יחיְהֹוָ֥ה | יִמְלֹ֖ךְ לְעֹלָ֥ם וָעֶֽד:
19When Pharaoh’s horses came with his chariots and his horsemen into the sea, and the Lord brought the waters of the sea back upon them, and the children of Israel walked on dry land in the midst of the sea, יטכִּ֣י בָא֩ ס֨וּס פַּרְעֹ֜ה בְּרִכְבּ֤וֹ וּבְפָֽרָשָׁיו֙ בַּיָּ֔ם וַיָּ֧שֶׁב יְהֹוָ֛ה עֲלֵהֶ֖ם אֶת־מֵ֣י הַיָּ֑ם וּבְנֵ֧י יִשְׂרָאֵ֛ל הָֽלְכ֥וּ בַיַּבָּשָׁ֖ה בְּת֥וֹךְ הַיָּֽם:
20Miriam, the prophetess, Aaron’s sister, took a timbrel in her hand, and all the women came out after her with timbrels and with dances. כוַתִּקַּח֩ מִרְיָ֨ם הַנְּבִיאָ֜ה אֲח֧וֹת אַֽהֲרֹ֛ן אֶת־הַתֹּ֖ף בְּיָדָ֑הּ וַתֵּצֶ֤אןָ כָל־הַנָּשִׁים֙ אַֽחֲרֶ֔יהָ בְּתֻפִּ֖ים וּבִמְחֹלֹֽת:
21And Miriam called out to them, Sing to the Lord, for very exalted is He; a horse and its rider He cast into the sea כאוַתַּ֥עַן לָהֶ֖ם מִרְיָ֑ם שִׁ֤ירוּ לַֽיהֹוָה֙ כִּֽי־גָאֹ֣ה גָּאָ֔ה ס֥וּס וְרֹֽכְב֖וֹ רָמָ֥ה בַיָּֽם:

Canto de Moisés y Miriam

EXÓDO 15 (1- 21)

(1) Entonces Moisés y los hijos de Israel entonaron este cántico al Eterno, diciendo: “Cantaré al Eterno, exaltando Su grandeza. al caballo y al jinete arrojó al mar.

(2) Mi fortaleza es el Eterno, es mi gloria, Él es mi salvación. Es mi Dios y como tal Lo alabaré. Es el Dios de mis padres y como tal Lo ensalzaré.

(3) El Eterno es el Señor de la guerra. Eterno es Su Nombre.

(4) Precipitó en el mar los carros del faraón y su ejército a sus capitanes escogidos los tragó el mar Rojo.

(5)Los abismos lo cubrieron y como si fuera piedras bajaron a las profundidades.

(6) Tu diestra, oh Eterno, magnificada por Tu fuerza, tu diestra, oh Eterno, aniquiló al enemigo.

(7) En la plenitud de Tu poder quebranta, a Tu adversario les enviar Tu luz que los consume como paja,

(8) y con el soplo de Tu aliento se elevaron y se abrieron las aguas, deteniéndose como si fueran muros, se congelaron los abismos en medio del mar.

(9) Dijo el enemigos: Los perseguiré, los alcanzaré y que se separen sus despojos con los que hallaré mi alma, desenvainaré mi espada y los quebrantará mi mano”

(10) pero Tú soplaste con Tu poderoso hálito y el mar los fue cubriendo hasta que se hundieron como plomo en las poderosas aguas.

(11) ¿Quién como Tú, entre los dioses, oh mi Señor?¿Quién como Tú, inmenso en santidad. El más digno de alabanza y hacedor de milagros.

(12) Cuando extendiste Tu diestra, se los tragó la tierra.

(13) Con Tu misericordia guiaste al pueblo que redimiste, Los condujiste a Tu santa morada.

(14) Escucharon otros pueblos y se estremecieron. Se apoderó el temor de los filisteos.

(15) Se angustiaron los principes de Edom, temblaron los valientes de Moab y el miedo dominó a todos los cananeos.

(16) Se abatieron espantados por el poderío de Tu brazo y enmudecerán como la piedra hasta que pase Tu pueblo oh Eterno hasta que pase el pueblo que Tú redimiste.

(17) Los llevarás para que alaben en el monte de Tu Santidad, allí los asentarás. Oh Eterno, en el Santuario que Tus manos prepararon.

(18) Y reinará el Eterno para siempre”

(19) Y penetró el caballo del faraón con su carro y sus jinetes en el mar, y el Eterno hizo tornar sobre ellos las aguas, en tanto que los hijos de Israel habían cruzado el mar en seco.

(20) y María la profetisa, hermana de Aáron, tomó el panderó en la mano y salieron tras ella todas las mujeres con panderos y danzas,

(21) y les exhortó María: “Cantad al Eterno exaltado Su grandeza, pues al caballo y al jinete arrojó al mar”.

Judges Chapter 4

Song of Deborah

4Now Deborah was a woman prophetess, the wife of Lappidoth; she judged Israel at that time. דוּדְבוֹרָה֙ אִשָּׁ֣ה נְבִיאָ֔ה אֵ֖שֶׁת לַפִּיד֑וֹת הִ֛יא שֹׁפְטָ֥ה אֶת־יִשְׂרָאֵ֖ל בָּעֵ֥ת הַהִֽיא:
5And she sat under the palm tree of Deborah, between Ramah and Beth-el, in the mountain of Ephraim; and the children of Israel came up to her for judgment. הוְ֠הִיא יוֹשֶׁ֨בֶת תַּֽחַת־תֹּ֜מֶר דְּבוֹרָ֗ה בֵּ֧ין הָרָמָ֛ה וּבֵ֥ין בֵּֽית־אֵ֖ל בְּהַ֣ר אֶפְרָ֑יִם וַיַּעֲל֥וּ אֵלֶ֛יהָ בְּנֵ֥י יִשְׂרָאֵ֖ל לַמִּשְׁפָּֽט:
6And she sent and called Barak the son of Abinoam out of Kedesh-naphtali. And she said to him, “Indeed the Lord, God of Israel, commanded, ‘Go and draw toward Mount Tabor, and take with you ten thousand men of the children of Naphtali and of the children of Zebulun. ווַתִּשְׁלַ֗ח וַתִּקְרָא֙ לְבָרָ֣ק בֶּן־אֲבִינֹ֔עַם מִקֶּ֖דֶשׁ נַפְתָּלִ֑י וַתֹּ֨אמֶר אֵלָ֜יו הֲלֹ֥א צִוָּ֣ה | יְהֹוָ֣ה אֱלֹהֵֽי־יִשְׂרָאֵ֗ל לֵ֚ךְ וּמָֽשַׁכְתָּ֙ בְּהַ֣ר תָּב֔וֹר וְלָקַחְתָּ֣ עִמְּךָ֗ עֲשֶֹ֚רֶת אֲלָפִים֙ אִ֔ישׁ מִבְּנֵ֥י נַפְתָּלִ֖י וּמִבְּנֵ֥י זְבֻלֽוּן:
7And I shall draw to you, to the brook Kishon, Sisera, the chieftain of Jabin’s army, with his chariots and his multitude; and I will give him into your hand.’ “ זוּמָשַׁכְתִּ֨י אֵלֶ֜יךָ אֶל־נַ֣חַל קִישׁ֗וֹן אֶת־סִֽיסְרָא֙ שַׂר־צְבָ֣א יָבִ֔ין וְאֶת־רִכְבּ֖וֹ וְאֶת־הֲמוֹנ֑וֹ וּנְתַתִּ֖יהוּ בְּיָדֶֽךָ:
8And Barak said to her, “If you will go with me then I shall go, but if you will not go with me, I shall not go.” חוַיֹּ֚אמֶר אֵלֶ֙יהָ֙ בָּרָ֔ק אִם־תֵּלְכִ֥י עִמִּ֖י וְהָלָ֑כְתִּי וְאִם־לֹ֥א תֵלְכִ֛י עִמִּ֖י לֹ֥א אֵלֵֽךְ:
9And she said, “I shall surely go with you, but your glory will not be on the way which you go, for into the hand of a woman will the Lord deliver Sisera.” And Deborah arose and went with Barak to Kedesh. טוַתֹּ֜אמֶר הָלֹ֧ךְ אֵלֵ֣ךְ עִמָּ֗ךְ אֶ֚פֶס כִּי֩ לֹ֨א תִֽהְיֶ֜ה תִּֽפְאַרְתְּךָ֗ עַל־הַדֶּ֙רֶךְ֙ אֲשֶׁ֣ר אַתָּ֣ה הוֹלֵ֔ךְ כִּ֣י בְֽיַד־אִשָּׁ֔ה יִמְכֹּ֥ר יְהֹוָ֖ה אֶת־סִֽיסְרָ֑א וַתָּ֧קָם דְּבוֹרָ֛ה וַתֵּ֥לֶךְ עִם־בָּרָ֖ק קֵֽדְשָׁה:
10And Barak gathered Zebulun and Naphtali to Kedesh; and ten thousand men went up at his feet; and Deborah went up with him. יוַיַּזְעֵ֨ק בָּרָ֜ק אֶת־זְבוּלֻ֚ן וְאֶת־נַפְתָּלִי֙ קֶ֔דְשָׁה וַיַּ֣עַל בְּרַגְלָ֔יו עֲשֶֹ֥רֶת אַלְפֵ֖י אִ֑ישׁ וַתַּ֥עַל עִמּ֖וֹ דְּבוֹרָֽה:
11Now Heber the Kenite had separated from the Kenites, of the children of Hobab the father-in-law of Moses; and he pitched his tent as far as Elon-bezaanannim, which is by Kedesh. יאוְחֶ֚בֶר הַקֵּינִי֙ נִפְרָ֣ד מִקַּ֔יִן מִבְּנֵ֥י חֹבָ֖ב חֹתֵ֣ן משֶׁ֑ה וַיֵּ֣ט אָהֳל֔וֹ עַד־אֵל֥וֹן בְּצַעֲנַנִּ֖ים (כתיב בְּצַעֲנַּ֖יִם) אֲשֶׁ֥ר אֶת־קֶֽדֶשׁ:
12And they told Sisera that Barak, the son of Abinoam, had gone up to Mount Tabor. יבוַיַּגִּ֖דוּ לְסִֽיסְרָ֑א כִּ֥י עָלָ֛ה בָּרָ֥ק בֶּן־אֲבִינֹ֖עַם הַר־תָּבֽוֹר:
13And Sisera gathered all his chariots, nine hundred iron chariots, and all the people that were with him, from Harosheth-goiim, to the brook Kishon. יגוַיַּזְעֵ֨ק סִֽיסְרָ֜א אֶת־כָּל־רִכְבּ֗וֹ תְּשַׁ֚ע מֵאוֹת֙ רֶ֣כֶב בַּרְזֶ֔ל וְאֶת־כָּל־הָעָ֖ם אֲשֶׁ֣ר אִתּ֑וֹ מֵחֲר֥שֶׁת הַגּוֹיִ֖ם אֶל־נַ֥חַל קִישֽׁוֹן:
14And Deborah said to Barak, “Rise, for this is the day which the Lord has given Sisera into your hand. Did not the Lord go out before you?” And Barak went down from Mount Tabor, with ten thousand men after him. ידוַתֹּאמֶר֩ דְּבֹרָ֨ה אֶל־בָּרָ֜ק ק֗וּם כִּ֣י זֶ֚ה הַיּוֹם֙ אֲשֶׁר֩ נָתַ֨ן יְהֹוָ֚ה אֶת־סִֽיסְרָא֙ בְּיָדֶ֔ךָ הֲלֹ֥א יְהֹוָ֖ה יָצָ֣א לְפָנֶ֑יךָ וַיֵּ֚רֶד בָּרָק֙ מֵהַ֣ר תָּב֔וֹר וַעֲשֶֹ֧רֶת אֲלָפִ֛ים אִ֖ישׁ אַחֲרָֽיו:
15And the Lord confused Sisera and all the chariots and all of the camp with the edge of the sword before Barak; and Sisera alighted from his chariot, and fled on foot. טווַיָּ֣הָם יְ֠הֹוָה אֶת־סִֽיסְרָ֨א וְאֶת־כָּל־הָרֶ֧כֶב וְאֶת־כָּל־הַֽמַּחֲנֶ֛ה לְפִי־חֶ֖רֶב לִפְנֵ֣י בָרָ֑ק וַיֵּ֧רֶד סִֽיסְרָ֛א מֵעַ֥ל הַמֶּרְכָּבָ֖ה וַיָּ֥נָס בְּרַגְלָֽיו:
16And Barak pursued the chariots and the camp, to Harosheth-goiim; and all of Sisera’s camp fell by the edge of the sword, not even one was left. טזוּבָרָ֗ק רָדַ֞ף אַחֲרֵ֚י הָרֶ֙כֶב֙ וְאַחֲרֵ֣י הַֽמַּחֲנֶ֔ה עַ֖ד חֲר֣שֶׁת הַגּוֹיִ֑ם וַיִּפֹּ֞ל כָּל־מַחֲנֵ֚ה סִֽיסְרָא֙ לְפִי־חֶ֔רֶב לֹ֥א נִשְׁאַ֖ר עַד־אֶחָֽד:
17And Sisera fled on foot to the tent of Jael, the wife of Heber the Kenite; for there was peace between Jabin the king of Hazor and the house of Heber the Kenite. יזוְסִֽיסְרָא֙ נָ֣ס בְּרַגְלָ֔יו אֶל־אֹ֣הֶל יָעֵ֔ל אֵ֖שֶׁת חֶ֣בֶר הַקֵּינִ֑י כִּ֣י שָׁל֗וֹם בֵּ֚ין יָבִ֣ין מֶֽלֶך־חָצ֔וֹר וּבֵ֕ין בֵּ֖ית חֶ֥בֶר הַקֵּינִֽי:
18And Jael went out to meet Sisera and said to him, “Turn in, my lord, turn in to me; fear not.” And he turned in to her into the tent, and she covered him with a garment. יחוַתֵּצֵ֣א יָעֵל֘ לִקְרַ֣את סִֽיסְרָא֒ וַתֹּ֣אמֶר אֵלָ֗יו סוּרָ֧ה אֲדֹנִ֛י סוּרָ֥ה אֵלַ֖י אַל־תִּירָ֑א וַיָּ֚סַר אֵלֶ֙יהָ֙ הָאֹ֔הֱלָה וַתְּכַסֵּ֖הוּ בַּשְּׂמִיכָֽה:
19And he said to her, “Give me now a little water to drink, for I am thirsty;” and she opened the flask of milk and gave him to drink, and covered him. יטוַיֹּ֧אמֶר אֵלֶ֛יהָ הַשְׁקִינִי־נָ֥א מְעַט־מַ֖יִם כִּ֣י צָמֵ֑אתִי וַתִּפְתַּ֞ח אֶת־נֹ֧אוד הֶחָלָ֛ב וַתַּשְׁקֵ֖הוּ וַתְּכַסֵּֽהוּ:
20And he said to her, “Stand in the doorway of the tent; and it shall be, if any man comes and asks you and says, ‘Is a man here?,’ then you shall say, ‘There is not.’ “ כוַיֹּ֣אמֶר אֵלֶ֔יהָ עֲמֹ֖ד פֶּ֣תַח הָאֹ֑הֶל וְהָיָה֩ אִם־אִ֨ישׁ יָב֜וֹא וּשְׁאֵלֵ֗ךְ וְאָמַ֛ר הֲיֵֽשׁ־פֹּ֥ה אִ֖ישׁ וְאָמַ֥רְתְּ אָֽיִן:
21And Jael, the wife of Heber, took the tent-pin, and placed the hammer in her hand, and came to him stealthily, and thrust the pin into his temple, and it pierced through into the ground; and he was in a deep sleep and weary; and he died. כאוַתִּקַּ֣ח יָעֵ֣ל אֵֽשֶׁת־חֶ֠בֶר אֶת־יְתַ֨ד הָאֹ֜הֶל וַתָּ֧שֶׂם אֶת־הַמַּקֶּ֣בֶת בְּיָדָ֗הּ וַתָּב֚וֹא אֵלָיו֙ בַּלָּ֔אט וַתִּתְקַ֚ע אֶת־הַיָּתֵד֙ בְּרַקָּת֔וֹ וַתִּצְנַ֖ח בָּאָ֑רֶץ וְהֽוּא־נִרְדָּ֥ם וַיָּ֖עַף וַיָּמֹֽת:
22And behold, Barak pursued Sisera, and Jael came out to meet him, and she said to him, “Come and I will show you the man whom you seek,” and he came to her, and behold, Sisera lay dead, and the pin was in his temple. כבוְהִנֵּ֣ה בָרָק֘ רֹדֵ֣ף אֶת־סִֽיסְרָא֒ וַתֵּצֵ֚א יָעֵל֙ לִקְרָאת֔וֹ וַתֹּ֣אמֶר ל֔וֹ לֵ֣ךְ וְאַרְאֶ֔ךָּ אֶת־הָאִ֖ישׁ אֲשֶׁר־אַתָּ֣ה מְבַקֵּ֑שׁ וַיָּבֹ֣א אֵלֶ֔יהָ וְהִנֵּ֚ה סִֽיסְרָא֙ נֹפֵ֣ל מֵ֔ת וְהַיָּתֵ֖ד בְּרַקָּתֽוֹ:
23And God subdued on that day Jabin the king of Canaan, before the children of Israel. כגוַיַּכְנַ֚ע אֱלֹהִים֙ בַּיּ֣וֹם הַה֔וּא אֵ֖ת יָבִ֣ין מֶֽלֶךְ־כְּנָ֑עַן לִפְנֵ֖י בְּנֵ֥י יִשְׂרָאֵֽל:
24And the hand of the children of Israel prevailed constantly harder against Jabin the king of Canaan, until they had destroyed Jabin, king of Canaan. כדוַתֵּ֜לֶךְ יַ֚ד בְּנֵֽי־יִשְׂרָאֵל֙ הָל֣וֹךְ וְקָשָׁ֔ה עַ֖ל יָבִ֣ין מֶֽלֶךְ־כְּנָ֑עַן עַ֚ד אֲשֶׁ֣ר הִכְרִ֔יתוּ אֵ֖ת יָבִ֥ין מֶֽלֶךְ־כְּנָֽעַן:

Judges Chapter 5

1Now Deborah and Barak the son of Abinoam sang on that day, saying. אוַתָּ֣שַׁר דְּבוֹרָ֔ה וּבָרָ֖ק בֶּן־אֲבִינֹ֑עַם בַּיּ֥וֹם הַה֖וּא לֵאמֹֽר:
2“When breaches are made in Israel, when the people offer themselves willingly, bless the Lord. בבִּפְרֹ֚עַ פְּרָעוֹת֙ בְּיִשְׂרָאֵ֔ל בְּהִתְנַדֵּ֖ב עָ֑ם בָּֽרְכ֖וּ יְהֹוָֽה:
3Hear, O kings, give ear, O princes; I, to the Lord I shall sing, I shall sing to the Lord, the God of Israel. גשִׁמְע֣וּ מְלָכִ֔ים הַאֲזִ֖ינוּ רֹֽזְנִ֑ים אָֽנֹכִ֗י לַֽיהֹוָה֙ אָנֹכִ֣י אָשִׁ֔ירָה אֲזַמֵּ֕ר לַֽיהֹוָ֖ה אֱלֹהֵ֥י יִשְׂרָאֵֽל:
4Lord, when You went forth out of Seir, when You marched out of the field of Edom, the earth trembled, the heavens also dripped; also the clouds dripped water. דיְהֹוָ֗ה בְּצֵאתְךָ֚ מִשֵּׂעִיר֙ בְּצַעְדְּךָ֙ מִשְּׂדֵ֣ה אֱד֔וֹם אֶ֣רֶץ רָעָ֔שָׁה גַּם־שָׁמַ֖יִם נָטָ֑פוּ גַּם־עָבִ֖ים נָ֥טְפוּ מָֽיִם:
5The mountains melted at the presence of the Lord, this (was at) Sinai, because of the presence of the Lord, the God of Israel. ההָרִ֥ים נָזְל֖וּ מִפְּנֵ֣י יְהֹוָ֑ה זֶ֣ה סִינַ֔י מִפְּנֵ֕י יְהֹוָ֖ה אֱלֹהֵ֥י יִשְׂרָאֵֽל:
6In the days of Shamgar the son of Anath, in the days of Jael, caravans ceased, and travellers walked on crooked paths. ובִּימֵ֞י שַׁמְגַּ֚ר בֶּן־עֲנָת֙ בִּימֵ֣י יָעֵ֔ל חָדְל֖וּ אֳרָח֑וֹת וְהֹלְכֵ֣י נְתִיב֔וֹת יֵלְכ֕וּ אֳרָח֖וֹת עֲקַלְקַלּֽוֹת:
7The open cities ceased, in Israel they ceased, until I Deborah arose; I arose as a mother in Israel. זחָדְל֧וּ פְרָז֛וֹן בְּיִשְׂרָאֵ֖ל חָדֵ֑לּוּ עַ֚ד שַׁקַּ֙מְתִּי֙ דְּבוֹרָ֔ה שַׁקַּ֥מְתִּי אֵ֖ם בְּיִשְׂרָאֵֽל:
8When they chose new gods, then there was war in the cities; was there seen a shield or a spear (when the) forty thousand (went against) Israel? חיִבְחַר֙ אֱלֹהִ֣ים חֲדָשִׁ֔ים אָ֖ז לָחֶ֣ם שְׁעָרִ֑ים מָגֵ֚ן אִם־יֵֽרָאֶה֙ וָרֹ֔מַח בְּאַרְבָּעִ֥ים אֶ֖לֶף בְּיִשְׂרָאֵֽל:
9My heart is toward the lawgivers of Israel, that offered themselves willingly among the people, (saying,) ‘Bless the Lord.’ טלִבִּי֙ לְחוֹקְקֵ֣י יִשְׂרָאֵ֔ל הַמִּֽתְנַדְּבִ֖ים בָּעָ֑ם בָּרֲכ֖וּ יְהֹוָֽה:
10The riders of white donkeys, those that sit in judgment, and those that walk on the path, tell of it. ירֹכְבֵי֩ אֲתֹנ֨וֹת צְחֹר֜וֹת ישְׁבֵ֧י עַל־מִדִּ֛ין וְהֹלְכֵ֥י עַל־דֶּ֖רֶךְ שִֹֽיחוּ:
11Instead of the noise of adversaries, between the places of drawing water, there they will tell the righteous acts of the Lord, the righteous acts of restoring open cities in Israel. Then the people of the Lord went down to the cities. יאמִקּ֣וֹל מְחַֽצְצִ֗ים בֵּ֚ין מַשְׁאַבִּ֔ים שָׁ֚ם יְתַנּוּ֙ צִדְק֣וֹת יְהֹוָ֔ה צִדְקֹ֥ת פִּרְזֹנ֖וֹ בְּיִשְׂרָאֵ֑ל אָ֛ז יָרְד֥וּ לַשְּׁעָרִ֖ים עַם־יְהֹוָֽה:
12Praise! Praise! Deborah. Praise! Praise! Utter a song. Arise Barak, and capture your captives, son of Abinoam. יבעוּרִ֚י עוּרִי֙ דְּבוֹרָ֔ה ע֥וּרִי ע֖וּרִי דַּבְּרִי־שִׁ֑יר ק֥וּם בָּרָ֛ק וּֽשֲׁבֵ֥ה שֶׁבְיְךָ֖ בֶּן־אֲבִינֹֽעַם:
13Then ruled a remnant among the mighty of the nations; the Lord dominated the strong for me. יגאָ֚ז יְרַ֣ד שָׂרִ֔יד לְאַדִּירִ֖ים עָ֑ם יְהֹוָ֕ה יְרַד־לִ֖י בַּגִּבּוֹרִֽים:
14Out of Ephraim, whose root was against Amalek; after you (will be) Benjamin with your abaters; out of Machir came down officers, and out of Zebulun they that handle the pen of the scribe. ידמִנִּ֣י אֶפְרַ֗יִם שָׁרְשָׁם֙ בַּעֲמָלֵ֔ק אַחֲרֶ֥יךָ בִנְיָמִ֖ין בַּֽעֲמָמֶ֑יךָ מִנִּ֣י מָכִ֗יר יָֽרְדוּ֙ מְחֹ֣קְקִ֔ים וּמִ֨זְּבוּלֻ֔ן מֹשְׁכִ֖ים בְּשֵׁ֥בֶט סֹפֵֽר:
15And the princes of Issachar were with Deborah, as was Issachar with Barak; into the valley they rushed forth with their feet. (But) among the divisions of Reuben, (there were) great resolves of heart. טווְשָׂרַ֚י בְּיִשָּׂשׂכָר֙ עִם־דְּבֹרָ֔ה וְיִשָּׂשׂכָר֙ כֵּ֣ן בָּרָ֔ק בָּעֵ֖מֶק שֻׁלַּ֣ח בְּרַגְלָ֑יו בִּפְלַגּ֣וֹת רְאוּבֵ֔ן גְּדֹלִ֖ים חִקְקֵי־לֵֽב:
16Why do you sit between the borders, to hear the bleatings of the flocks? At the divisions of Reuben, (there are) great searchings of heart. טזלָ֣מָּה יָשַׁ֗בְתָּ בֵּ֚ין הַֽמִּשְׁפְּתַ֔יִם לִשְׁמֹ֖עַ שְׁרִק֣וֹת עֲדָרִ֑ים לִפְלַגּ֣וֹת רְאוּבֵ֔ן גְּדוֹלִ֖ים חִקְרֵי־לֵֽב:
17Gilead abides beyond the Jordan; and Dan, why does he gather into the ships? Asher dwelt at the shore of the seas, and by his breaches he abides. יזגִּלְעָ֗ד בְּעֵ֚בֶר הַיַּרְדֵּן֙ שָׁכֵ֔ן וְדָ֕ן לָ֥מָּה יָג֖וּר אֳנִיּ֑וֹת אָשֵׁ֗ר יָשַׁב֙ לְח֣וֹף יַמִּ֔ים וְעַ֥ל מִפְרָצָ֖יו יִשְׁכּֽוֹן:
18Zebulun is a people that jeopardized their lives to die, as did Naphtali, upon the high places of the field. יחזְבֻל֗וּן עַ֣ם חֵרֵ֥ף נַפְשׁ֛וֹ לָמ֖וּת וְנַפְתָּלִ֑י עַ֖ל מְרוֹמֵ֥י שָׂדֶֽה:
19The kings came and fought; then fought the kings of Canaan in Taanach by the waters of Megiddo; they took no gain of money. יטבָּ֚אוּ מְלָכִים֙ נִלְחָ֔מוּ אָ֚ז נִלְחֲמוּ֙ מַלְכֵ֣י כְנַ֔עַן בְּתַעְנַ֖ךְ עַל־מֵ֣י מְגִדּ֑וֹ בֶּ֥צַע כֶּ֖סֶף לֹ֥א לָקָֽחוּ:
20From heaven they fought; the stars from their courses fought against Sisera. כמִן־שָׁמַ֖יִם נִלְחָ֑מוּ הַכּֽוֹכָבִים֙ מִמְּסִלּוֹתָ֔ם נִלְחֲמ֖וּ עִם־סִיסְרָֽא:
21The brook Kishon swept them away, that ancient brook, the brook Kishon; tread down, O my soul, (their) strength. כאנַ֚חַל קִישׁוֹן֙ גְּרָפָ֔ם נַ֥חַל קְדוּמִ֖ים נַ֣חַל קִישׁ֑וֹן תִּדְרְכִ֥י נַפְשִׁ֖י עֹֽז:
22Then were pounded the heels of the horses by reason of the prancings, the prancings of their mighty ones. כבאָ֥ז הָלְמ֖וּ עִקְּבֵי־ס֑וּס מִֽדַּהֲר֖וֹת דַּהֲר֥וֹת אַבִּירָֽיו:
23‘Curse you Meroz,’ said the messenger of the Lord, ‘curse you bitterly (you) inhabitants thereof,’ because they came not to the aid of the Lord, to the aid of the Lord against the mighty. כגא֣וֹרוּ מֵר֗וֹז אָמַר֙ מַלְאַ֣ךְ יְהֹוָ֔ה אֹ֥רוּ אָר֖וֹר יֹשְׁבֶ֑יהָ כִּ֚י לֹֽא־בָ֙אוּ֙ לְעֶזְרַ֣ת יְהֹוָ֔ה לְעֶזְרַ֥ת יְהֹוָ֖ה בַּגִּבּוֹרִֽים:
24Blessed above women shall Jael, the wife of Heber the Kenite, be; above women in the tent shall she be blessed. כדתְּבֹרַךְ֙ מִנָּשִׁ֔ים יָעֵ֕ל אֵ֖שֶׁת חֶ֣בֶר הַקֵּינִ֑י מִנָּשִׁ֥ים בָּאֹ֖הֶל תְּבֹרָֽךְ:
25Water he requested, (but) milk she gave him: in a lordly bowl she brought him cream. כהמַ֥יִם שָׁאַ֖ל חָלָ֣ב נָתָ֑נָה בְּסֵ֥פֶל אַדִּירִ֖ים הִקְרִ֥יבָה חֶמְאָֽה:
26She put forth her hand to the pin, and her right hand to strike the weary; she struck Sisera, pierced his head, and wounded and penetrated his temple. כויָדָהּ֙ לַיָּתֵ֣ד תִּשְׁלַ֔חְנָה וִֽימִינָ֖הּ לְהַלְמ֣וּת עֲמֵלִ֑ים וְהָלְמָ֚ה סִֽיסְרָא֙ מָחֲקָ֣ה רֹאשׁ֔וֹ וּמָחֲצָ֥ה וְחָלְפָ֖ה רַקָּתֽוֹ:
27At her feet he sank, fell, lay; at her feet he sank (and) fell; where he sank, there he fell down dead. כזבֵּ֣ין רַגְלֶ֔יהָ כָּרַ֥ע נָפַ֖ל שָׁכָ֑ב בֵּ֚ין רַגְלֶ֙יהָ֙ כָּרַ֣ע נָפָ֔ל בַּאֲשֶׁ֣ר כָּרַ֔ע שָׁ֖ם נָפַ֥ל שָׁדֽוּד:
28Through the window the mother of Sisera looked forth, and peered through the window; why is his chariot late in coming? Why tarry the strides of his chariots? כחבְּעַד֩ הַחַלּ֨וֹן נִשְׁקְפָ֧ה וַתְּיַבֵּ֛ב אֵ֥ם סִֽיסְרָ֖א בְּעַ֣ד הָֽאֶשְׁנָ֑ב מַדּ֗וּעַ בֹּשֵׁ֚שׁ רִכְבּוֹ֙ לָב֔וֹא מַדּ֣וּעַ אֶֽחֱר֔וּ פַּעֲמֵ֖י מַרְכְּבוֹתָֽיו:
29The wisest of her princesses answer her, she too returns answers to herself. כטחַכְמ֥וֹת שָׂרוֹתֶ֖יהָ תַּעֲנֶ֑ינָּה אַף־הִ֕יא תָּשִׁ֥יב אֲמָרֶ֖יהָ לָֽהּ:
30‘Are they not finding (and) dividing the spoils? A damsel, two damsels to every man; a spoil of dyed garments to Sisera, a spoil of dyed garments of embroidery; dyed garments of embroidery for the neck of the spoiler.’ להֲלֹ֨א יִמְצְא֜וּ יְחַלְּק֣וּ שָׁלָ֗ל רַ֚חַם רַחֲמָתַ֙יִם֙ לְרֹ֣אשׁ גֶּ֔בֶר שְׁלַ֚ל צְבָעִים֙ לְסִ֣יסְרָ֔א שְׁלַ֥ל צְבָעִ֖ים רִקְמָ֑ה צֶ֥בַע רִקְמָתַ֖יִם לְצַוְּארֵ֥י שָׁלָֽל:
31So may perish all Your enemies, O Lord; but they that love Him (should be) as the sun when he goes forth in his might.” And the land rested forty years. לאכֵּ֠ן יֹאבְד֚וּ כָל־אוֹיְבֶ֙יךָ֙ יְהֹוָ֔ה וְאֹ֣הֲבָ֔יו כְּצֵ֥את הַשֶּׁ֖מֶשׁ בִּגְבֻרָת֑וֹ וַתִּשְׁקֹ֥ט הָאָ֖רֶץ אַרְבָּעִ֥ים שָׁנָֽה:

Canto de Débora

JUECES 4:4 – 5:31

(4) Por entonces juzgaba en Israel Débora (Devora), una profetisa, mujer de Lapidot.

(5) Y se sentaba bajo la palmera de Débora entre Ramá y Bet El en la serranía de Efraín, y los hijos de Israel venían a ella para que los juzgara.

(6) Y ella hizo llamar a Barac, hijo de Abinoam (Avinóam), (que estaba) en Cades Neftalí y le dijo: “¿No ha ordenado el Eterno, Dios de Israel, diciendo: “Anda y avanza hacia el monte Tabor (Tavor), y torna contigo diez mil hombres de los hijos de Neftalí(Naftalí) y de los hijos de Zabulón (Zevulun)”?

(7) Y atraeré al arroyo Cisón (Kíshon) a Sísara, el comandante del ejercito de Jabín, con sus carros y sus múltitudes, y Yo lo entregaré en tu mano”.

(8) Y Barac le respondió: “Si tú vienes conmigo, entonces iré; mas si no vienes conmigo, no iré”.

(9) Entonces ella dijo: “De seguro iré contigo, mas no será tuya la gloria de la jornada que vas a emprender porque el Eterno entregará a Sísara en manos de una mujer” . Y se levantó Débora y fue con Barac a Cades.

(10) Barac convocó a Zabulón y a Neftalí para que se reunieran en Cades, y subieron diez mil hombres en pos de él, y Débora subió con el.

(11) Y Jeber (Jéver) el cineo se había separado de los demás cineos o sea de Jobab (Jovav), cuñado de Moisés, y había emplazado sus tiendas hasta el encinar de Zaanaïm (Elón Betzaanáyím), que está junto a Cades.

(12) Y le dijeron a Sísara que Barac, el hijo de Abinoam había subido al monte Tabor.

(13) Y Sísara reunió todos los carros, novecientos carros de hierro y a toda la gente que estaba con él, desde Jaroset Goïm hasta el arroyo Cisón.

(14) Y Débora le dijo a Barac: “¡Levante, que éste es el día en que el Eterno ha entregado a Sísara en tu mano! ¿Acaso no ha salido el Eterno delante de ti?” De tal suerte, Barac bajó del monte Tabor y diez mil hombres bajaron con él.

(15) Y el Eterno desbarató a Sísara, con todos sus carros y todo su ejército, a filo de espada ante Barac, y Sísara descendió de su carro y huyó.

(16) pero Barac persiguió a los carros y al ejército hasta Joraset Goïm, y todo el ejército de Sísara cayó a filo de espada, no quedando hombre indemne.

(17)Pero Sísara huyó corriendo a la tienda de Jael(Yael), la mujer de Jevér cineo; porque había paz entre Jabín, rey de Jazor(Jatzor), y la casa de Jeber cineo.

(18) Y Jael salió al encuentro de Sísara y le dijo: “¡Entra, señor mío, entra aquí! No temas”. Entonces él entró en la tienda de ella, y ella lo cubrió con una manta.

(19) Y él le dijo: “Dáme, te lo ruego, un poco de agua para beber, porque tengo sed”. Y ella abrió un odre de leche, y le dio de beber y le volvió a tapar.

(20) Y él le dijo: “Quédate en la puerta de la tienda, y será que cuando alguien venga y te pregunte: ¿hay alguien aquí?, tú le contestarás que no”.

(21) Y tomó Jael, la mujer de Jeber, una estaca de la tienda, asió un martillo y fue calladamente hacia él, clavó la estaca en su sien y lo hincó en tierra; porque él había caído en profundo sueño. De tal modo que murió.

(22) Y he aquí que cuando llegó Barac en persecución de Sísara, Jale fue a su encuentro y le dijo: “Ven y te mostraré al hombre a quien buscas”. Y él vino hacia ella y vio a Sísara caído, muerto, con la estaca clavada en la sien.

(23) Así Dios doblegó ese día a Jabín, rey de Canaán, ante los hijos de Israel.

(24) Y la mano de los hijos de Israel prevaleció más y más contra Jabín, rey de Canaán, hasta que destruyeron a Jabín, rey de Canaán.

5(1) Entonces cantaron Débora y Barac, hijo de Abinoam, ese día, diciendo:

(2) Cuando los hombres se dejan crecer sus cabellos en Israel (como para ir a la guerra), cuando el pueblo se brinda voluntariamente, bendecid al Eterno.

(3) ¡Oíd, reyes! ¡Prestad atención, oh príncipes!. Cantaré al Eterno; cantaré alabanzas al Eterno, el Dios de Israel!.

(4) ¡Oh Señor!. Cuando Tú saliste de Seïr (Seyir), cuando marchaste del campo de Edom, la tierra tembló; también los cielos se estremecieron y las nubes derramaron agua.

(5) Las montañas se sacudieron ante la presencia del Eterno, y el mismo Sinaí, ante la presencia del Eterno, el Dios de Israel.

(6) En los días de Samgar, el hijo de Anat, en los días de Jael, los caminos estaban desiertos y los viandantes andaban por senderos desviados.

(7) Desiertos estaban los campos de Israel. Estuvieron desiertos hasta que me levanté yo, Débora. Yo me levanté, una madre para Israel.

(8) Escogieron nuevos dioses y luego hubo guerra ante los portones de las ciudades. ¿Se veía acaso escudo o lanza entre los cuarenta mil de Israel?

(9) Mi corazón está por los jefes de Israel y por los que se ofrecieron voluntariamente entre los pueblos. ¡Bendecid al Eterno!

(10) Los que cabalgáis en asnas blancas, los que os sentáis sobre alfombras y los que andáis por el camino, contadlo,

(11) más alto que la voz de los arqueros, junto a los abrevaderos. allí volverán a contar las acciones justas del Eterno, y también las acciones justas de sus jefes en Israel. ¡Ya baja a las puertas el pueblo del Eterno!

(12) ¡Despierta, despierta, Débora! ¡Despierta, despierta, entona un cántico!. ¡Despierta, Barac, llévate tus cautivos, oh hijo de Abínoam!

(13) Entonces Él hizo que los pequeños derrotarán a los grandes. El Eterno me confirió dominio sobre los poderosos.

(14) De Efraín vinieron aquellos cuya raíz está en Amalec, después de ti, Benjamín, entre tus gentes. De Maquir (Mayir) bajaron los jefes. Y de Zabulón los escribientes. Como fue Isacar, también fue Barac,

(15) y los principes de Isacar(Yisajar) fueron con Débora. Al valle se lanzaron siguiéndolo. Entre las divisiones de Rubén (Reuvén) había muchos corazones decididos.

(16) ¿Por qué pues te sentaste entre los rediles para oír los balidos de los rebaños? En las divisiones de Rubén había corazones cabales.

(17) Galaad (Guilád) permaneció (entre tanto) del otro lado del Jordán y Dan ¿por qué permaneció en los barcos? Aser (Asher) se sentó en la playa del mar y allí se quedó tranquilo.

(18) La de Zabulón es una gente que despreció su vida hasta la muerte, y también Neftalí, sobre las alturas del campo.

(19) Vinieron los reyes y pelearon. Entonces pelearon los reyes de Canaán, en Taanac (Taanaj), junto a las aguas de Meguido.No percibieron por ello dinero alguno.

(20) Desde el cielo pelearon. Las estrellas en su curso pelearon contra Sísara.

(21) El torrente del Cisón, los barrió; ese viejo arroyo, el arroyo Cisón. ¡Aplasta, oh alma mía, a los poderosos!

(22) Entonces piafaban las pezuñas de los caballos, por las cabriolas, las cabriolas de sus valientes.

(23) Maldecid a Meroz, dice el ángel del Eterno, maldecid amargamente a sus habitantes, porque no vinieron a ayudar al Eterno, maldecid amargamente a sus habitantes, porque no vinieron a ayudar al Eterno, a ayudar al Eterno contra los poderosos.

(24) Bendita sea Jale entre las mujeres, la mujer de Jeber el cineo. Sobre las mujeres moradoras en tiendas, sea ella bendita.

(25) Agua pidió; leche le dio ella. En regio vaso le trajo leche cuajada.

(26) Tendió la mano izquierda a la estaca y su mano derecha al martillo de obreros. Y con el martillo hirió a Sísara, golpeándole la estaca contra la cabeza. Sí,  se la perforó a través de la sien.

(27) A sus pies cayó y quedó tendido. A sus pies quedó tendido. Donde cayó, allí mismo quedó muerto.

(28) Desde la ventana, una mujer mira atentamente. Clama la madre de Sísara entre celosías ¿Por qué tarda tanto su carro en venir? ¿Por qué se demora así las ruedas de su carro?

(29) Las más sabias de las damas de la corte responden a sus interrogantes y ella se da a sí misma la respuesta.

(30) ¿ No están hallando despojos y no están repartidas ? Una doncella, dos doncellas para cada hombre. para Sísara un despojo de vestimentas multicolor, un despojo de diversos colores recamado. Dos prendas recamadas para el cuello de cada saqueador; (31) Que así perezcan todos Tus enemigos, oh Señor y que los que Te amen sean como el sol en todo su esplendor. Y la tierra tuvo cuarenta años de descanso.

Miriam: Las panderetas de la Rebelión

La fuerza de las mujeres

¿Cuál fue la contribución de la mujer cantando? ¿Por qué Miriam y las mujeres cantando superaron a los hombres?
Rashi (Éxodo 15:20) explica cómo fue que las mujeres tenían esas panderetas. “Las mujeres virtuosas de esa generación estaban seguras que el Santo Bendito sea haría milagros para su pueblo, por eso prepararon panderetas y bailes (…)

Las Panderetas

Los instrumentos con los que cantaban y alababan a Di-s por los milagros que supieron que vendrían.

Atrapadas en la miseria, las mujeres no perdieron su visión. Lamentando más profundamente que cualquiera, que sus niños fueran asesinados y con su sensibilidad femenina y la de sus colegas masculinos,  las mujeres pudieron encontrar la fuerza para fortificarse y no perder la esperanza.

Las mujeres encontraron el espíritu de  rebelión Miriam . Ellas se rebelaron contra la depresión, que habría sido natural en tales circunstancias. Ellas se rebelaron contra la apatía. Se rebelaron contra la desesperación.

En su agonía, las mujeres prepararon las panderetas. Abanicaron la chispa de anhelar dentro de sus almas estropeadas hasta que creciera en un predominar, la llama inextinguible de fe.

Tan amargo como se volvieron sus vidas , su fe creció más fuerte.

¡Su única preocupación era preparase para cantar con las expresiones apropiadas de alegría por los milagros que estaban seguros que ocurrirían!

Ésta era la fuerza de Miriam. Una fuerza femenina nacida fuera de la amargura; una fe cosida entre la desesperación.

Ésta era la fuerza de las mujeres que dejaron Egipto, provisto con las panderetas y bailes de alegría y fe.

Y ésta es la fuerza de todas las mujeres.

Para leer el artículo completo:

chabad.org/library/jewish/Miriam-Las-panderetas-de-la-Rebelin

LOS SALMOS 68 (12 – 14)

(12) El Señor da la palabra. La mujeres que proclaman las noticias son un gran ejército.

(13) Huyen precipitadamente reyes de ejércitos, y la que se queda en casa reparte los despojos.

(14) Cuando os acostáis entre rediles, las alas de la paloma están cubiertas de plata, y sus plumas brillan como oro.

(15) Cuando el Todopoderoso dispersa reyes allí, cae nieve en el Salmón (Tzalmón).

Fuente de la foto:

https://www.chabad.org/calendar/view/day.htm

chabad.org/jewish/Who-Was-Deborah-the-Nurse

LA BIBLIA

HEBREO – ESPAÑOL

Versión Castellana

Conforme a la tradición judía

Por Moisés Katznelson

Dónde dice que debemos celebrar Shabbat? Como celebramos Shabbat? / Where does it say we should celebrate Shabbat? How do we celebrate Shabbat?

SALMO 92

Cántico. Para el día Sábado (Shabat, descanso).

(2) Es cosa buena alabar al Eterno y cantar alabanzas a Tu Nombre, oh Altísimo,

(3) declarando Tu benevolencia por la mañana, y tu fidelidad por las noches,

(4) con un instrumento de diez cuerdas, y con un arpa y con el dulce son de la lira.

(5) Porque Tú, Oh Eterno, me has alegrado con Tu labor, exaltaré las obras de Tus manos.

(6) ¡Cuán grande son Tus obras, oh Eterno! Y Tus pensamientos son muy profundos como la hierba.

(7) El que es bruto no sabe, y el tonto no comprende esto.

(8) Cuando los inicuos florecen como la hierba, y cuando los obradores de maldad proliferan, es cuando más pueden ser destruidos.

(9) Pero Tú, oh Eterno, está en lo alto para siempre.

(10) Porque he aquí que Tus enemigos, oh Eterno, tus enemigos perecerán. Todos los obradores de iniquidad serán esparcidos.

(11) Pero a mi honra Tú la has exaltado como el cuerno del uro. Soy ungido con rico óleo.

(12) Mis ojos han reparado en los que me acechan. Mis oídos han escuchado el deseo de los inicuos que se levantan contra mí.

(13) El justo florecerá como palmera. Crecerá como un centro en el Líbano.

(14) Plantados (los justos) en la Casa del Eterno, florecerán en los atrios de nuestro Dios.

(15) Producirán todavía fruto en edad avanzada. Serán vigorosos y de abundantes frutos,

(16) para declarar que el Eterno es recto. Es mi roca en la que no hay injusticia.

Tehilim – Psalma – Chapter 92

1A song with musical accompaniment for the Sabbath day. אמִזְמ֥וֹר שִׁ֜֗יר לְי֣וֹם הַשַּׁבָּֽת:
2It is good to give thanks to the Lord, and to sing to Your name, O Most High. בט֗וֹב לְהֹד֥וֹת לַֽיהֹוָ֑ה וּלְזַמֵּ֖ר לְשִׁמְךָ֣ עֶלְיֽוֹן:
3To declare in the morning Your kindness and Your faith at night. גלְהַגִּ֣יד בַּבֹּ֣קֶר חַסְדֶּ֑ךָ וֶֽ֜אֱמוּנָֽתְךָ֗ בַּלֵּילֽוֹת:
4Upon a ten-stringed harp and upon a psaltery, with speech upon a harp. דעֲלֵֽי־עָ֖שׂוֹר וַֽעֲלֵי־נָ֑בֶל עֲלֵ֖י הִגָּי֣וֹן בְּכִנּֽוֹר:
5For You have made me happy O Lord, with Your work; with the work of Your hands I shall exult. הכִּ֚י שִׂמַּחְתַּ֣נִי יְהֹוָ֣ה בְּפָֽעֳלֶ֑ךָ בְּמַֽעֲשֵׂ֖י יָדֶ֣יךָ אֲרַנֵּֽן:
6How great are Your works, O Lord! Your thoughts are very deep. ומַה־גָּֽדְל֣וּ מַֽעֲשֶׂ֣יךָ יְהֹוָ֑ה מְ֜אֹ֗ד עָֽמְק֥וּ מַחְשְׁבֹתֶֽיךָ:
7A boorish man does not know; neither does a fool understand this. זאִ֣ישׁ בַּ֖עַר לֹ֥א יֵדָ֑ע וּ֜כְסִ֗יל לֹֽא־יָבִ֥ין אֶת־זֹֽאת:
8When the wicked flourish like grass, and all workers of violence blossom, only to be destroyed to eternity. חבִּפְרֹ֚חַ רְשָׁעִ֨ים | כְּֽמ֥וֹ עֵ֗שֶׂב וַ֖יָּצִיצוּ כָּל־פֹּ֣עֲלֵי אָ֑וֶן לְהִשָּֽׁמְדָ֥ם עֲדֵי־עַֽד:
9But You remain on high forever, O Lord. טוְאַתָּ֥ה מָ֜ר֗וֹם לְעֹ֘לָ֥ם יְהֹוָֽה:
10For behold Your enemies, O Lord, for behold Your enemies will perish; all workers of violence will scatter. יכִּ֚י הִנֵּ֪ה אֹֽיְבֶ֡יךָ | יְֽהוָ֗ה כִּֽי־הִנֵּ֣ה אֹֽיְבֶ֣יךָ יֹאבֵ֑דוּ יִ֜תְפָּֽרְד֗וּ כָּל־פֹּ֥עֲלֵי אָֽוֶן:
11But You have raised my horn like that of a wild ox; to soak me with fresh oil. יאוַתָּ֣רֶם כִּרְאֵ֣ים קַרְנִ֑י בַּ֜לֹּתִ֗י בְּשֶׁ֣מֶן רַֽעֲנָֽן:
12My eye has gazed upon those who stare at me [with envy]; when evildoers rise up against me, my ears hear [them]. יבוַתַּבֵּ֥ט עֵינִ֗י בְּשׁ֫וּרָ֥י בַּקָּמִ֣ים עָלַ֣י מְרֵעִ֑ים תִּשְׁמַ֥עְנָה אָזְנָֽי:
13The righteous one flourishes like the palm; as a cedar in Lebanon he grows. יגצַדִּיק כַּתָּמָ֣ר יִפְרָ֑ח כְּאֶ֖רֶז בַּלְּבָנ֣וֹן יִשְׂגֶּֽה:
14Planted in the house of the Lord, in the courts of our God they will flourish. ידשְׁתוּלִים בְּבֵ֣ית יְהֹוָ֑ה בְּחַצְר֖וֹת אֱלֹהֵ֣ינוּ יַפְרִֽיחוּ:
15They will yet grow in old age; fat and fresh will they be. טוע֖וֹד יְנוּב֣וּן בְּשֵׂיבָ֑ה דְּשֵׁנִ֖ים וְרַֽעֲנַנִּ֣ים יִֽהְיֽוּ:
16To declare that the Lord is upright, my rock in Whom there is no injustice. טזלְהַגִּיד כִּֽי־יָשָׁ֣ר יְהֹוָ֑ה צ֜וּרִ֗י וְֽלֹא־עַוְלָ֥תָה(כתיב עַלָ֥תָה) בּֽוֹ:
SALMO 93

(1) El Eterno reina. Revestido es de majestad. El Eterno está vestido: Se ha ceñido de fortaleza. El mundo está establecido para que no pueda moverse.

(2) Tu trono está establecido desde antiguo. Tú eres desde la eternidad.

(3) Se han levantado los torrentes, oh Eterno. la crecientes han elevado su voz. Las inundaciones hacen oír su estruendo.

(4) Sobre la voz de muchas aguas, las poderosas olas del mar, el Eterno desde lo alto muestra Su poder.

(5) Tus testimonios son muy seguros. La santidad orna Tu casa, Oh Eterno, para siempre.

Tehilim – Psalma – Chapter 92

1The Lord has reigned; He has attired Himself with majesty; yea the Lord has attired Himself, He has girded Himself with might. The world also is established that it cannot be moved. איְהֹוָ֣ה מָלָךְ֘ גֵּא֪וּת לָ֫בֵ֥שׁ לָבֵ֣שׁ יְ֖הֹוָה עֹ֥ז הִתְאַזָּ֑ר אַף־תִּכּ֥וֹן תֵּ֜בֵ֗ל בַּל־תִּמּֽוֹט:
2Your throne is established of old; You are from everlasting. בנָכ֣וֹן כִּסְאֲךָ֣ מֵאָ֑ז מֵ֖עוֹלָ֣ם אָֽתָּה:
3The rivers have raised, O Lord, the rivers have raised their voice; the rivers have raised their depths. גנָֽשְׂא֚וּ נְהָר֨וֹת | יְהֹוָ֗ה נָֽשְׂא֣וּ נְהָר֣וֹת קוֹלָ֑ם יִשְׂא֖וּ נְהָר֣וֹת דָּכְיָֽם:
4More than the voices of great waters and more than the mightiest breakers of the sea, is the Lord mighty on high. דמִקֹּל֨וֹת | מַ֚יִם רַבִּ֗ים אַדִּירִ֣ים מִשְׁבְּרֵי־יָ֑ם אַדִּ֖יר בַּמָּר֣וֹם יְהֹוָֽה:
5Your testimonies are very faithful to Your house, the dwelling of holiness, O Lord, to the length of days. העֵֽדֹתֶ֨יךָ | נֶֽאֶמְנ֬וּ מְאֹ֗ד לְבֵֽיתְךָ֥ נָֽאֲוָה־קֹ֑דֶשׁ יְ֜הֹוָ֗ה לְאֹ֣רֶךְ יָמִֽים:

Génesis 2(1-3) Y fueron acabados los cielos, la tierra y todas sus huestes.

(2)Y habiendo terminado Dios el día séptimo, la obra que había hecho, descansó el día séptimo de todo el trabajo realizado.

(3) y Dios bendijo el séptimo día y lo santificó porque en él descansó de toda la obra que había creado.

Bereishit – Genesis – Chapter 2

1Now the heavens and the earth were completed and all their host. אוַיְכֻלּ֛וּ הַשָּׁמַ֥יִם וְהָאָ֖רֶץ וְכָל־צְבָאָֽם:
2And God completed on the seventh day His work that He did, and He abstained on the seventh day from all His work that He did. בוַיְכַ֤ל אֱלֹהִים֙ בַּיּ֣וֹם הַשְּׁבִיעִ֔י מְלַאכְתּ֖וֹ אֲשֶׁ֣ר עָשָׂ֑ה וַיִּשְׁבֹּת֙ בַּיּ֣וֹם הַשְּׁבִיעִ֔י מִכָּל־מְלַאכְתּ֖וֹ אֲשֶׁ֥ר עָשָֽׂה:
3And God blessed the seventh day and He hallowed it, for thereon He abstained from all His work that God created to do. גוַיְבָ֤רֶךְ אֱלֹהִים֙ אֶת־י֣וֹם הַשְּׁבִיעִ֔י וַיְקַדֵּ֖שׁ אֹת֑וֹ כִּ֣י ב֤וֹ שָׁבַת֙ מִכָּל־מְלַאכְתּ֔וֹ אֲשֶׁר־בָּרָ֥א אֱלֹהִ֖ים לַֽעֲשֽׂוֹת:

Éxodo 16(22)Y en el sexto día recogieron pan doble, dos omer por cada uno,  todos los jefes de las congregaciones se presentaron ante Moisés para contarle el acontecimiento.

(23) Y les explicó Moisés: “Esto es lo que dijo el Eterno: Mañana es día de descanso (sábado, Shabat), día santo para el Eterno.

Shemot – Exodus – Chapter 16

22It came to pass on the sixth day that they gathered a double portion of bread, two omers for [each] one, and all the princes of the community came and reported [it] to Moses. כבוַיְהִ֣י | בַּיּ֣וֹם הַשִּׁשִּׁ֗י לָֽקְט֥וּ לֶ֨חֶם֙ מִשְׁנֶ֔ה שְׁנֵ֥י הָעֹ֖מֶר לָֽאֶחָ֑ד וַיָּבֹ֨אוּ֙ כָּל־נְשִׂיאֵ֣י הָֽעֵדָ֔ה וַיַּגִּ֖ידוּ לְמשֶֽׁה:
23So he said to them, That is what the Lord spoke, Tomorrow is a rest day, a holy Sabbath to the Lord. Bake whatever you wish to bake, and cook whatever you wish to cook, and all the rest leave over to keep until morning. כגוַיֹּ֣אמֶר אֲלֵהֶ֗ם ה֚וּא אֲשֶׁ֣ר דִּבֶּ֣ר יְהֹוָ֔ה שַׁבָּת֧וֹן שַׁבַּת־קֹ֛דֶשׁ לַֽיהֹוָ֖ה מָחָ֑ר אֵ֣ת אֲשֶׁר־תֹּאפ֞וּ אֵפ֗וּ וְאֵ֤ת אֲשֶׁר־תְּבַשְּׁלוּ֙ בַּשֵּׁ֔לוּ וְאֵת֙ כָּל־הָ֣עֹדֵ֔ף הַנִּ֧יחוּ לָכֶ֛ם לְמִשְׁמֶ֖רֶת עַד־הַבֹּֽקֶר:

Éxodo 20(8)Te acordarás del día de reposo (Shabbat, Sábado) para santificarlo.

(9)Seis días trabajarás y harás toda tu labor,

(10) pero el día séptimo, sábado, lo consagrarás al Eterno, tu Dios y ese día no harás labor alguna, ni tú, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu animal, ni el extranjero que esté en tu casa,

(11) porque es seis días hizo el Eterno los cielos, la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos y descansó el día séptimo; por eso bendijo el día sábado y lo santificó.

Shemot – Exodus – Chapter 20

8Remember the Sabbath day to sanctify it. חזָכוֹר֩ אֶת־י֨וֹם הַשַּׁבָּ֜ת לְקַדְּשׁ֗וֹ:
9Six days may you work and perform all your labor, טשֵׁ֣שֶׁת יָמִ֣ים תַּֽעֲבֹד֘ וְעָשִׂ֣יתָ כָל־מְלַאכְתֶּךָ֒:
10but the seventh day is a Sabbath to the Lord, your God; you shall perform no labor, neither you, your son, your daughter, your manservant, your maidservant, your beast, nor your stranger who is in your cities. יוְי֨וֹם הַשְּׁבִיעִ֜י שַׁבָּ֣ת | לַֽיהֹוָ֣ה אֱלֹהֶ֗יךָ לֹ֣א תַֽעֲשֶׂ֣ה כָל־מְלָאכָ֡ה אַתָּ֣ה | וּבִנְךָ֣־וּ֠בִתֶּךָ עַבְדְּךָ֨ וַֽאֲמָֽתְךָ֜ וּבְהֶמְתֶּ֗ךָ וְגֵֽרְךָ֙ אֲשֶׁ֣ר בִּשְׁעָרֶ֔יךָ:
11For [in] six days the Lord made the heaven and the earth, the sea and all that is in them, and He rested on the seventh day. Therefore, the Lord blessed the Sabbath day and sanctified it. יאכִּ֣י שֵֽׁשֶׁת־יָמִים֩ עָשָׂ֨ה יְהֹוָ֜ה אֶת־הַשָּׁמַ֣יִם וְאֶת־הָאָ֗רֶץ אֶת־הַיָּם֙ וְאֶת־כָּל־אֲשֶׁר־בָּ֔ם וַיָּ֖נַח בַּיּ֣וֹם הַשְּׁבִיעִ֑י עַל־כֵּ֗ן בֵּרַ֧ךְ יְהֹוָ֛ה אֶת־י֥וֹם הַשַּׁבָּ֖ת וַֽיְקַדְּשֵֽׁהוּ:

Éxodo 31(12)Y le dijo el Eterno a Moisés:

(13) Diles a los hijos de Israel: Ciertamente guardaréis Mis sábados porque es señal del Pacto entre Yo y vosotros y por vuestras generaciones, para recordar siempre que Yo soy el Eterno, vuestro santificador.

(14) Y guardaréis el sábado, pues santo es para vosotros.

Shemot – Exodus – Chapter 31

12The Lord spoke to Moses, saying: יבוַיֹּ֥אמֶר יְהֹוָ֖ה אֶל־משֶׁ֥ה לֵּאמֹֽר:
13“And you, speak to the children of Israel and say: ‘Only keep My Sabbaths! For it is a sign between Me and you for your generations, to know that I, the Lord, make you holy. יגוְאַתָּ֞ה דַּבֵּ֨ר אֶל־בְּנֵ֤י יִשְׂרָאֵל֙ לֵאמֹ֔ר אַ֥ךְ אֶת־שַׁבְּתֹתַ֖י תִּשְׁמֹ֑רוּ כִּי֩ א֨וֹת הִ֜וא בֵּינִ֤י וּבֵֽינֵיכֶם֙ לְדֹרֹ֣תֵיכֶ֔ם לָדַ֕עַת כִּ֛י אֲנִ֥י יְהֹוָ֖ה מְקַדִּשְׁכֶֽם:
14Therefore, keep the Sabbath, for it is a sacred thing for you. Those who desecrate it shall be put to death, for whoever performs work on it, that soul will be cut off from the midst of its people. ידוּשְׁמַרְתֶּם֙ אֶת־הַשַּׁבָּ֔ת כִּ֛י קֹ֥דֶשׁ הִ֖וא לָכֶ֑ם מְחַֽלֲלֶ֨יהָ֙ מ֣וֹת יוּמָ֔ת כִּ֗י כָּל־הָֽעֹשֶׂ֥ה בָהּ֙ מְלָאכָ֔ה וְנִכְרְתָ֛ה הַנֶּ֥פֶשׁ הַהִ֖וא מִקֶּ֥רֶב עַמֶּֽיהָ:

Levíticos 23(3 ) Seis días trabajarán, pero el séptimo será sábado (Shabbat, reposos), de estricto descanso y santa convocación. No harás trabajo alguno en él. Es sábado para el Eterno, en todas tus moradas.

Vayikra – Leviticus – Chapter 23

3[For] six days, work may be performed, but on the seventh day, it is a complete rest day, a holy occasion; you shall not perform any work. It is a Sabbath to the Lord in all your dwelling places. גשֵׁ֣שֶׁת יָמִים֘ תֵּֽעָשֶׂ֣ה מְלָאכָה֒ וּבַיּ֣וֹם הַשְּׁבִיעִ֗י שַׁבַּ֤ת שַׁבָּתוֹן֙ מִקְרָא־קֹ֔דֶשׁ כָּל־מְלָאכָ֖ה לֹ֣א תַֽעֲשׂ֑וּ שַׁבָּ֥ת הִוא֙ לַֽיהֹוָ֔ה בְּכֹ֖ל מֽוֹשְׁבֹֽתֵיכֶֽם:

Deuteronomio 5:12 Guardarás el día de descanso (Shabbat, sábado) para santificarlo, como el Eterno, tu Dios te ha mandado . (13) Seis días trabajaras y en ellos harás tus obras, (14) pero el día septimo es de descanso para el Eterno, tu Dios. En él no harás trabajo alguno, ni tampoco tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu ganado, ni tu asno, ni el forastero que habita dentro de tus puertas. tu siervo y tu sierva descansarán como tú. Acuérdate de que fuiste siervo en la tierra de Egipto y que el Eterno tu Dios te sacó de allí con mano poderosa y brazo extendido. Por consiguiente, el Eterno tu Dios, te ordena que guardes el día de descanso.

Devarim – Deuteronomy – Chapter 5

12Keep the Sabbath day to sanctify it, as the Lord your God commanded you. יבשָׁמ֛וֹר אֶת־י֥וֹם הַשַּׁבָּ֖ת לְקַדְּשׁ֑וֹ כַּֽאֲשֶׁ֥ר צִוְּךָ֖ יְהֹוָ֥ה אֱלֹהֶֽיךָ:
13Six days may you work, and perform all your labor, יגשֵׁ֤שֶׁת יָמִים֙ תַּֽעֲבֹ֔ד וְעָשִׂ֖יתָ כָּל־מְלַאכְתֶּֽךָ:
14but the seventh day is a Sabbath to the Lord your God; you shall perform no labor, neither you, your son, your daughter, your manservant, your maidservant, your ox, your donkey, any of your livestock, nor the stranger who is within your cities, in order that your manservant and your maidservant may rest like you. ידוְיוֹם֙ הַשְּׁבִיעִ֔י שַׁבָּ֖ת לַֽיהֹוָ֣ה אֱלֹהֶ֑יךָ לֹא־תַֽעֲשֶׂ֨ה כָל־מְלָאכָ֜ה אַתָּ֣ה | וּבִנְךָֽ־וּבִתֶּ֣ךָ וְעַבְדְּךָֽ־וַֽאֲמָתֶ֗ךָ וְשֽׁוֹרְךָ֤ וַֽחֲמֹֽרְךָ֙ וְכָל־בְּהֶמְתֶּ֔ךָ וְגֵֽרְךָ֙ אֲשֶׁ֣ר בִּשְׁעָרֶ֔יךָ לְמַ֗עַן יָנ֛וּחַ עַבְדְּךָ֥ וַֽאֲמָֽתְךָ֖ כָּמֽוֹךָ:
15And you shall remember that you were a slave in the land of Egypt, and that the Lord your God took you out from there with a strong hand and with an outstretched arm; therefore, the Lord, your God, commanded you to observe the Sabbath day. טווְזָֽכַרְתָּ֗ כִּ֣י עֶ֤בֶד הָיִ֨יתָ֙ בְּאֶ֣רֶץ מִצְרַ֔יִם וַיֹּצִ֨אֲךָ֜ יְהֹוָ֤ה אֱלֹהֶ֨יךָ֙ מִשָּׁ֔ם בְּיָ֥ד חֲזָקָ֖ה וּבִזְרֹ֣עַ נְטוּיָ֑ה עַל־כֵּ֗ן צִוְּךָ֙ יְהֹוָ֣ה אֱלֹהֶ֔יךָ לַֽעֲשׂ֖וֹת אֶת־י֥וֹם הַשַּׁבָּֽת:

Isaías 56(1-2) Así dice el Eterno: Guardad la justicia y haced lo que es recto porque Mi salvación está próxima y Mi justicia será revelada. (2) Feliz es el hombre que hace esto y el hijo del hombre que a ello se asiere, guardándose de profanar el sábado y que guarde su mano de toda obra mala.

Yeshayahu – Isaiah – Chapter 56

1So says the Lord, “Keep justice and practice righteousness, for My salvation is near to come, and My benevolence to be revealed.” אכֹּה אָמַ֣ר יְהֹוָ֔ה שִׁמְר֥וּ מִשְׁפָּ֖ט וַֽעֲשׂ֣וּ צְדָקָ֑ה כִּֽי־קְרוֹבָ֚ה יְשֽׁוּעָתִי֙ לָב֔וֹא וְצִדְקָתִ֖י לְהִגָּלֽוֹת:
2Fortunate is the man who will do this and the person who will hold fast to it, he who keeps the Sabbath from profaning it and guards his hand from doing any evil. באַשְׁרֵ֚י אֱנוֹשׁ֙ יַֽעֲשֶׂה־זֹּ֔את וּבֶן־אָדָ֖ם יַֽחֲזִ֣יק בָּ֑הּ שֹׁמֵ֚ר שַׁבָּת֙ מֵֽחַלְּל֔וֹ וְשֹׁמֵ֥ר יָד֖וֹ מֵֽעֲשׂ֥וֹת כָּל־רָֽע:

Isaías 58:13 Si dejas de rechazar el Sábado, si te abstienes de dedicarte a tu negocio en Mi día sagrado y consideras el Sábado como un deleite, si consideras honroso el día sagrado del Eterno y lo honras, si no haces tus propios designios ese día, ni que ejerzas  tu negocio o hablas de él,

(14) entonces te deleitaras en el Eterno y te haré cabalgar sobre los lugares elevados de la tierra; te alimentaré con la herencia de Jacob tu padre porque la boca del Eterno así lo a dicho.

Yeshayahu – Isaiah – Chapter 58

13If you restrain your foot because of the Sabbath, from performing your affairs on My holy day, and you call the Sabbath a delight, the holy of the Lord honored, and you honor it by not doing your wonted ways, by not pursuing your affairs and speaking words. יגאִם־תָּשִׁ֚יב מִשַּׁבָּת֙ רַגְלֶ֔ךָ עֲשׂ֥וֹת חֲפָצֶ֖יךָ בְּי֣וֹם קָדְשִׁ֑י וְקָרָ֨אתָ לַשַּׁבָּ֜ת עֹ֗נֶג לִקְד֚וֹשׁ יְהֹוָה֙ מְכֻבָּ֔ד וְכִבַּדְתּוֹ֙ מֵֽעֲשׂ֣וֹת דְּרָכֶ֔יךָ מִמְּצ֥וֹא חֶפְצְךָ֖ וְדַבֵּ֥ר דָּבָֽר:

Isaías 66(23) Y acontecerá que de una luna nueva a otra y de un sábado a otro, toda criatura vendrá a reverenciarme, dice el Eterno.

Yeshayahu – Isaiah – Chapter 66

23And it shall be from new moon to new moon and from Sabbath to Sabbath, that all flesh shall come to prostrate themselves before Me,” says the Lord. כגוְהָיָ֗ה מִֽדֵּי־חֹ֙דֶשׁ֙ בְּחָדְשׁ֔וֹ וּמִדֵּ֥י שַׁבָּ֖ת בְּשַׁבַּתּ֑וֹ יָב֧וֹא כָל־בָּשָֹ֛ר לְהִשְׁתַּֽחֲו‍ֹ֥ת לְפָנַ֖י אָמַ֥ר יְהֹוָֽה:

Jeremías 17(24) Y ocurrirá, si me escucháis diligentemente, dice el Eterno, no pasando carga alguna por los portales de esta ciudad el día sábado, sino santificando el día de descanso sin hacer trabajo alguno,

(25) que entrarán por los portones de esta ciudad reyes y príncipes que se sentarán sobre el trono de David, vendrán en carros y caballos, ellos y sus príncipes, los hombres de Judá y los moradores de Jerusalén y esta ciudad será habitada para siempre.

(26)Y vendrán de las ciudades de Judá y de los lugares enredador de Jerusalén, de las tierras de Benjamín y de la llanura, de las montañas y del sur, trayendo holocausto y sacrificio, ofrendas vegetales e incienso y trayendo sacrificios de agradecimiento a la Casa del Eterno.

(27) Pero si no Me escucháis para santificar el día sábado y que lleváis cargas y entráis por los portones de Jerusalén el día sábado, entonces prenderé fuego a dichos portales y devoraré los palacios de Jerusalén y no será apagado.

Yirmiyahu – Jeremiah – Chapter 17 (24 – 27)

24And it shall be if you hearken to Me, says the Lord, not to bring any burden into the gates of this city on the Sabbath day and to hallow the Sabbath day not to perform any labor thereon, כדוְ֠הָיָה אִם־שָׁמֹ֨עַ תִּשְׁמְע֚וּן אֵלַי֙ נְאֻם־יְהֹוָ֔ה לְבִלְתִּ֣י | הָבִ֣יא מַשָּׂ֗א בְּשַֽׁעֲרֵ֛י הָעִ֥יר הַזֹּ֖את בְּי֣וֹם הַשַּׁבָּ֑ת וּלְקַדֵּשׁ֙ אֶת־י֣וֹם הַשַּׁבָּ֔ת לְבִלְתִּ֥י עֲשׂוֹת־בּ֖וֹ (כתיב בֹּ֖ה) כָּל־מְלָאכָֽה:
25Then shall there enter into the gates of this city kings and princes sitting on David’s throne, riding in chariots and with horses, they and their princes, the men of Judah and the inhabitants of Jerusalem, and this city shall be inhabited forever. כהוּבָ֣אוּ בְשַֽׁעֲרֵ֣י הָעִ֣יר הַזֹּ֡את מְלָכִ֣ים | וְשָׂרִ֡ים יֹֽשְׁבִים֩ עַל־כִּסֵּ֨א דָוִ֜ד רֹֽכְבִ֣ים | בָּרֶ֣כֶב וּבַסּוּסִ֗ים הֵמָּה וְשָׂ֣רֵיהֶ֔ם אִ֥ישׁ יְהוּדָ֖ה וְיֹֽשְׁבֵ֣י יְרֽוּשָׁלִָ֑ם וְיָֽשְׁבָ֛ה הָֽעִ֥יר־הַזֹּ֖את לְעוֹלָֽם:
26And they shall come from the cities of Judah and from the environs of Jerusalem and from the land of Benjamin and from the lowland and from the mountain and from the Negev, bringing burnt offerings and sacrifices and meal-offerings and frankincense, and those bringing thanksgiving offerings to the house of the Lord. כווּבָ֣אוּ מֵֽעָֽרֵי־יְ֠הוּדָה וּמִסְּבִיב֨וֹת יְרֽוּשָׁלִַ֜ם וּמֵאֶ֣רֶץ בִּנְיָמִ֗ן וּמִן־הַשְּׁפֵלָ֚ה וּמִן־הָהָר֙ וּמִן־הַנֶּ֔גֶב מְבִאִ֛ים עֹלָ֥ה וְזֶ֖בַח וּמִנְחָ֣ה וּלְבוֹנָ֑ה וּמְבִאֵ֥י תוֹדָ֖ה בֵּ֥ית יְהֹוָֽה:
27And if you will not hearken to Me to hallow the Sabbath day and not to carry burdens and to come into the gates of Jerusalem on the Sabbath, I will kindle a fire in her gates, and it will consume the palaces of Jerusalem, and it will not be quenched. כזוְאִם־לֹ֨א תִשְׁמְע֜וּ אֵלַ֗י לְקַדֵּשׁ֙ אֶת־י֣וֹם הַשַּׁבָּ֔ת וּלְבִלְתִּ֣י | שְׂאֵ֣ת מַשָּׂ֗א וּבֹ֛א בְּשַֽׁעֲרֵ֥י יְרֽוּשָׁלִַ֖ם בְּי֣וֹם הַשַּׁבָּ֑ת וְהִצַּ֧תִּי אֵ֣שׁ בִּשְׁעָרֶ֗יהָ וְאָֽכְלָ֛ה אַרְמְנ֥וֹת יְרֽוּשָׁלִַ֖ם וְלֹ֥א תִכְבֶּֽה:

Ezequiel 20(19 )Yo soy Dios el Eterno. Andad en Mis estatutos, guardad Mis preceptos y cumplidlos.

(20) Y santificad Mis días de descanso (sábado) y ellos serán señal entre Yo y vosotros para que sepáis que Yo soy el Eterno Vuestro Dios.

Yechezkel – Ezekiel – Chapter 20

19I am the Lord your God: walk in My statutes, and keep My ordinances and fulfill them. יטאֲנִי֙ יְהֹוָ֣ה אֱלֹֽהֵיכֶ֔ם בְּחֻקּוֹתַ֖י לֵ֑כוּ וְאֶת־מִשְׁפָּטַ֥י שִׁמְר֖וּ וַֽעֲשׂ֥וּ אוֹתָֽם:
20And keep My Sabbaths holy so that they be a sign between Me and you, that you may know that I am the Lord your God.’ כוְאֶת־שַׁבְּתוֹתַ֖י קַדֵּ֑שׁוּ וְהָי֚וּ לְאוֹת֙ בֵּינִ֣י וּבֵֽינֵיכֶ֔ם לָדַ֕עַת כִּ֛י אֲנִ֥י יְהֹוָ֖ה אֱלֹהֵיכֶֽם:

Nehemías 13(18) ¿No es lo mismo que hicieron vuestros padres, haciendo recaer la ira De Dios sobre nosotros y sobre esta ciudad? ¿Queréis acarrear aún más males sobre Israel profanando el sábado?

Nechemiah – Nehemiah – Chapter 13

18Did not your ancestors do this, and our God brought upon us all this calamity, and upon this city, and you are increasing the wrath upon Israel by profaning the Sabbath?” יחהֲל֨וֹא כֹ֚ה עָשׂוּ֙ אֲבֹ֣תֵיכֶ֔ם וַיָּבֵ֨א אֱלֹהֵ֜ינוּ עָלֵ֗ינוּ אֵת כָּל־הָרָעָ֣ה הַזֹּ֔את וְעַ֖ל הָעִ֣יר הַזֹּ֑את וְאַתֶּ֞ם מֽוֹסִיפִ֚ים חָרוֹן֙ עַל־יִשְׂרָאֵ֔ל לְחַלֵּ֖ל אֶת־הַשַּׁבָּֽת:

chabad.org

LA BIBLIA

HEBREO – ESPAÑOL

Versión Castellana

Conforme a la tradición judía

Por Moisés Katznelson

Melave Malka – Guía paso a paso

Melave Malka significa “Escoltar a la Reina”, la Reina Shabat. Ella entró el viernes por la noche con toda su gloria, y ahora la acompañamos a salir con la misma majestuosidad.

Tenemos una fiesta.

Supongo que puedes llamarla “Banquete Honorífico” de Shabat, porque su existencia proclama: hey, hemos logrado algo aquí. Fue increíble.

Y queremos hacerlo de nuevo.

Guía paso a paso(…)

Para leer ela rtículo completo:

http://www.aishlatino.com/sh/csh/Melave-Malka.html?s=rab

Havdalá – Guía paso a paso

Vino, especies y velas. havdalá es la ceremonia con la que concluye Shabat.

Así como proclamamos la entrada d el Shabat haciendo “Kidush”, así también marcamos la salida del Shabat con “Havdalá”.

1. Lo que necesitarás:

  • Una vela doble (o dos velas pegadas con sus mechas juntas)
  • Copa de vino o jugo de uvas
  • Especias (los clavos de olor funcionan bien)
  • Un Pedazo de papel aluminio (o un plato) para que la vela gotee, y para extinguir la llama

2. Shabat termina cuando tres estrellas de tamaño mediano son visibles a primera vista en el cielo de la noche. Este tiempo varía de acuerdo a la ubicación y temporada.

3. Si el tiempo de finalización del Shabat ha pasado, uno puede recitar las siguientes palabras y comenzar a hacer actividades de “la semana”: (…)

Baruj ha-mavdil bein kodesh le-jol.

Bendito es Quien divide entre lo sagrado y lo mundano.

Para leer el artículo completo:

http://www.aishlatino.com/sh/csh/Havdala–Guia-paso-a-paso.html?s=rab

Seis Tipos de Perfección

¡Tengo el tipo perfecto para vos!”. Perfección es lo que anhelamos cuando buscamos un marido, un médico o una niñera. Aquellos que han vivido bastante nos dirán que el único lugar para la perfección está en la búsqueda de perfeccionarse a sí mismo. ¿Pero, qué es “perfección”? ¿Tiene algún significado más allá de “lo que yo quiero” (o pienso que quiero)?

Esta semana concluimos—en el ciclo anual de la lectura de la Torá—el libro de Génesis, también llamado por nuestros Sabios “el libro de los justos”. El Génesis es la historia de una serie de individuos perfectos: Adám (hecho “a imagen y semejanza de Di-s”), Noaj (que en la Torá es llamado “un hombre justo”), Abraham (descripto como “el querido de Di-s”), Isaac (la “ofrenda perfecta”), Iaakov (la “persona íntegra”) y Iosef (“el justo”). ¿Qué tipo de perfección ejemplifican estas personalidades?

Para leer el artículo completo:

es.chabad/jewish/Seis-Tipos-de-Perfeccin

 

Shabbat Shalom – Parshat Vaiejí

14 Tevet, 5779

Dicembre 22, 2018

Parasha Vaiejí

Génesis 47:28-50:26

Génesis 2(1) Y fueron acabados los cielos, la tierra y todas tus huestes.

(2) Y habiendo terminado Dios al día séptimo la obra que había hecho, descansó el día séptimo de todo el trabajo realizados.

(3) Y Dios bendijo el séptimo día y lo santificó porque en él descansó de toda la obra que había creado.

Éxodo 16(22) Y en el sexto día recogieron pan doble, dos omer por cada uno,  todos los jefes de las congregaciones se presentaron ante Moisés para contarle el acontecimiento.

(23) Y les explicó Moisés: “Esto es lo que dijo el Eterno: Mañana es día de descanso (sábado, Shabat), día santo para el Eterno.

Deuteronomio 5(12) Guardarás el día de descanso (Shabat, sábado) para santificarlo, como el Eterno, tu Dios te ha mandado.

(13) Seis días trabajaras y en ellos harás tus obras,

(14) pero el día séptimo es de descanso para el Eterno tu Dios. En él no harás trabajo alguno, ni tampoco tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu ganado, ni tu asno, ni el forastero que habita dentro de tus puertas. Tu siervo y tu sierva descansarán como tú.

(15) Acuérdate de que fuiste siervo en la tierra de Egipto y que el Eterno tu Dios te sacó de allí con mano poderosa y brazo extendido. Por consiguiente, el Eterno tu Dios, te ordena que guardes el día de descanso.

Resumen de la Parsha:

Iaacov vive los últimos 17 años de su vida en Egipto. Antes de fallecer, pide a Iosef que jure que lo enterrará en la Tierra Santa. Luego bendice a los dos hijos de Iosef, Menashe y Efraim, elevándolos al nivel de sus propios hijos, como progenitores de tribus en la nación de Israel.

El patriarca desea revelar el final de los días a sus hijos, pero es impedido por Di-s. Iaacov bendice a sus hijos, asignando a cada uno su rol como tribu: Iehuda producirá líderes, legisladores y reyes; los sacerdotes provendrán de Leví, sabios de Isajar, navegantes de Zvulún, maestros de escuela de Shimón, soldados de Gad, jueces de Dan y cosechadores de olivas de Asher. Reuben es advertido por haber “confundido el matrimonio de su padre”; Shimón y Leví por la masacre de Shjem y el plan contra Iosef. Naftalí es dotado con la velocidad de un ciervo, Biniamín con la ferocidad del lobo y Iosef es bendecido con belleza y fertilidad.

Para continuar leyendo:

chabad.org/jewish/Resumen-de-la-Parasha

Vaiejí: El Cierre de la Era patriarcal

Genesis 47: – 50:26

La doceava y última sección del libro de Génesis relata el último período en la vida de Jacob y la sucesión de su hijo José. Jacob vivió (Vaiejí, “y él vivió” en Hebreo) los últimos 17 años de su vida en Egipto. Además de dedicarse a la educación moral continua de sus descendientes, Jacob organizó a su familia en tribus para prepararla para su destino espiritual, (…)

Para continuar leyendo:

chabad.org/jewish/Vaiej

No somos todos iguales

Por Eli Levy

Estimados lectores:

Agradezco a Hashem todos los días por mis cuatro hijos, dos varones y dos nenas. Cada uno de ellos con otra personalidad. El mayor es extrovertido y muy social, el que sigue es tímido y sensible, las bebas una es muy curiosa y dormilona y la otra hiperactiva.

No hay dos seres humanos iguales, no hay dos hijos iguales, no todos necesitamos lo mismo.

Culminamos con las bendiciones de Iaakov a cada uno de sus hijos .

No hizo una bendición general, sino que cada una de las tribus recibe su bendición acorde a su personalidad y característica (…)

Para coontinuar leyendo:

chabad.org/jewish/No-somos-todos-iguales

Fuente de la foto:
enlacejudio/judaismo-abc-doce-shevatim-las-doce-tribus-de-israel

Light Six

Tzvi Freeman

Both the Ancient Greeks and ancient Jews obsessed over wisdom, understanding, and knowledge. But here are six issues on which the Ancient Greeks and Jews disagreed:

  1. Intellect brought many Ancient Greek philosophers to realize that there is a supreme G‑d, which is Intellect. Jews live with only one G‑d, and He is beyond everything, including intellect.
  2. Intellect illuminates the good and the bad, life and death, but cannot tell you what you should choose.
    The Jewish G‑d tells us “choose life.”
  3. Aristotle understood that G‑d could not be concerned with us puny beings.
    The Jew feels G‑d’s concern for the cry of every small creature, finds His breath in every leaf of a tree and experiences His goodness in every drop of rain (…)

To read the full article:

chabad.org/jewish/Light-Six

Tanto los antiguos Griegos como los antiguos Judíos se obsesionaban con la sabiduría, la comprensión y el conocimiento. Pero aquí hay seis temas en los que los Griegos antiguos y los Judíos no estaban de acuerdo:

  1. El intelecto llevó a muchos filósofos Griegos antiguos a darse cuenta de que existe un Di-s supremo, que es el intelecto. Los Judíos viven con un solo Di-s, y Él está más allá de todo, incluido el intelecto.
  2. El intelecto ilumina lo bueno y lo malo, la vida y la muerte, pero no puede decirte qué debes elegir. El Di-s judío nos dice “elige la vida”.
  3. Aristóteles entendió que Di-s no podía preocuparse por nosotros, seres insignificantes.El Judío siente la preocupación de Di-s por el llanto de cada pequeña criatura, encuentra su aliento en cada hoja de un árbol y experimenta su bondad en cada gota de lluvia.
  4. Aristóteles entendió que el tiempo y el espacio siempre han sido, y todo es como es porque debe ser así. Los judíos saben que nada debe ser y que todo es posible, porque en el comienzo, Di-s creó los cielos y la tierra.
  5. Para los Griegos, las bellas ideas eran un fin en sí mismas. Para los Judíos, las bellas ideas son un medio para una vida hermosa como nuestro Creador nos hizo vivir.
  6. Los antiguos Griegos estaban seguros de que los Judíos se asimilarían a su cultura. Hoy, 2.157 años después, los judíos celebran Januca.

Shabbat, December 8, 2018

30 Kislev, 5779

Chanukah Day 6
Rosh Chodesh Tevet
To read the full article:

chabad.org/calendar/day

VAYISHLAJ

Bereshit – Genesis – Chapter 32(4) – 34(31)

1And Laban arose early in the morning and kissed his sons and daughters and blessed them, and Laban went and returned to his place. אוַיַּשְׁכֵּ֨ם לָבָ֜ן בַּבֹּ֗קֶר וַיְנַשֵּׁ֧ק לְבָנָ֛יו וְלִבְנוֹתָ֖יו וַיְבָ֣רֶךְ אֶתְהֶ֑ם וַיֵּ֛לֶךְ וַיָּ֥שָׁב לָבָ֖ן לִמְקֹמֽוֹ:
2And Jacob went on his way, and angels of God met him. בוְיַֽעֲקֹ֖ב הָלַ֣ךְ לְדַרְכּ֑וֹ וַיִּפְגְּעוּ־ב֖וֹ מַלְאֲכֵ֥י אֱלֹהִֽים:
3And Jacob said when he saw them, “This is the camp of God,” and he named the place Mahanaim. גוַיֹּ֤אמֶר יַֽעֲקֹב֙ כַּֽאֲשֶׁ֣ר רָאָ֔ם מַֽחֲנֵ֥ה אֱלֹהִ֖ים זֶ֑ה וַיִּקְרָ֛א שֵֽׁם־הַמָּק֥וֹם הַה֖וּא מַֽחֲנָֽיִם:
4Jacob sent angels ahead of him to his brother Esau, to the land of Seir, the field of Edom. דוַיִּשְׁלַ֨ח יַֽעֲקֹ֤ב מַלְאָכִים֙ לְפָנָ֔יו אֶל־עֵשָׂ֖ו אָחִ֑יו אַ֥רְצָה שֵׂעִ֖יר שְׂדֵ֥ה אֱדֽוֹם:
5And he commanded them, saying, “So shall you say to my master to Esau, ‘Thus said your servant Jacob, “I have sojourned with Laban, and I have tarried until now. הוַיְצַ֤ו אֹתָם֙ לֵאמֹ֔ר כֹּ֣ה תֹֽאמְר֔וּן לַֽאדֹנִ֖י לְעֵשָׂ֑ו כֹּ֤ה אָמַר֙ עַבְדְּךָ֣ יַֽעֲקֹ֔ב עִם־לָבָ֣ן גַּ֔רְתִּי וָֽאֵחַ֖ר עַד־עָֽתָּה:
6And I have acquired oxen and donkeys, flocks, manservants, and maidservants, and I have sent to tell [this] to my master, to find favor in your eyes.’ “ ווַֽיְהִי־לִי֙ שׁ֣וֹר וַֽחֲמ֔וֹר צֹ֖אן וְעֶ֣בֶד וְשִׁפְחָ֑ה וָֽאֶשְׁלְחָה֙ לְהַגִּ֣יד לַֽאדֹנִ֔י לִמְצֹא־חֵ֖ן בְּעֵינֶֽיךָ:
7The angels returned to Jacob, saying, “We came to your brother, to Esau, and he is also coming toward you, and four hundred men are with him.” זוַיָּשֻׁ֨בוּ֙ הַמַּלְאָכִ֔ים אֶל־יַֽעֲקֹ֖ב לֵאמֹ֑ר בָּ֤אנוּ אֶל־אָחִ֨יךָ֙ אֶל־עֵשָׂ֔ו וְגַם֙ הֹלֵ֣ךְ לִקְרָֽאתְךָ֔ וְאַרְבַּע־מֵא֥וֹת אִ֖ישׁ עִמּֽוֹ:
8Jacob became very frightened and was distressed; so he divided the people who were with him and the flocks and the cattle and the camels into two camps. חוַיִּירָ֧א יַֽעֲקֹ֛ב מְאֹ֖ד וַיֵּ֣צֶר ל֑וֹ וַיַּ֜חַץ אֶת־הָעָ֣ם אֲשֶׁר־אִתּ֗וֹ וְאֶת־הַצֹּ֧אן וְאֶת־הַבָּקָ֛ר וְהַגְּמַלִּ֖ים לִשְׁנֵ֥י מַֽחֲנֽוֹת:
9And he said, “If Esau comes to one camp and strikes it down, the remaining camp will escape.” טוַיֹּ֕אמֶר אִם־יָב֥וֹא עֵשָׂ֛ו אֶל־הַמַּֽחֲנֶ֥ה הָאַחַ֖ת וְהִכָּ֑הוּ וְהָיָ֛ה הַמַּֽחֲנֶ֥ה הַנִּשְׁאָ֖ר לִפְלֵיטָֽה:
10And Jacob said, “O God of my father Abraham and God of my father Isaac, the Lord, Who said to me, ‘Return to your land and to your birthplace, and I will do good to you.’ יוַיֹּ֘אמֶר֘ יַֽעֲקֹב֒ אֱלֹהֵי֙ אָבִ֣י אַבְרָהָ֔ם וֵֽאלֹהֵ֖י אָבִ֣י יִצְחָ֑ק יְהֹוָ֞ה הָֽאֹמֵ֣ר אֵלַ֗י שׁ֧וּב לְאַרְצְךָ֛ וּלְמֽוֹלַדְתְּךָ֖ וְאֵיטִ֥יבָה עִמָּֽךְ:
11I have become small from all the kindnesses and from all the truth that You have rendered Your servant, for with my staff I crossed this Jordan, and now I have become two camps. יאקָטֹ֜נְתִּי מִכֹּ֤ל הַֽחֲסָדִים֙ וּמִכָּל־הָ֣אֱמֶ֔ת אֲשֶׁ֥ר עָשִׂ֖יתָ אֶת־עַבְדֶּ֑ךָ כִּ֣י בְמַקְלִ֗י עָבַ֨רְתִּי֙ אֶת־הַיַּרְדֵּ֣ן הַזֶּ֔ה וְעַתָּ֥ה הָיִ֖יתִי לִשְׁנֵ֥י מַֽחֲנֽוֹת:
12Now deliver me from the hand of my brother, from the hand of Esau, for I am afraid of him, lest he come and strike me, [and strike] a mother with children. יבהַצִּילֵ֥נִי נָ֛א מִיַּ֥ד אָחִ֖י מִיַּ֣ד עֵשָׂ֑ו כִּֽי־יָרֵ֤א אָֽנֹכִי֙ אֹת֔וֹ פֶּן־יָב֣וֹא וְהִכַּ֔נִי אֵ֖ם עַל־בָּנִֽים:
13And You said, ‘I will surely do good with you, and I will make your seed [as numerous] as the sand of the sea, which cannot be counted because of multitude.'” יגוְאַתָּ֣ה אָמַ֔רְתָּ הֵיטֵ֥ב אֵיטִ֖יב עִמָּ֑ךְ וְשַׂמְתִּ֤י אֶת־זַרְעֲךָ֙ כְּח֣וֹל הַיָּ֔ם אֲשֶׁ֥ר לֹֽא־יִסָּפֵ֖ר מֵרֹֽב:
14So he lodged there on that night, and he took from what came into his hand a gift for his brother Esau: ידוַיָּ֥לֶן שָׁ֖ם בַּלַּ֣יְלָה הַה֑וּא וַיִּקַּ֞ח מִן־הַבָּ֧א בְיָד֛וֹ מִנְחָ֖ה לְעֵשָׂ֥ו אָחִֽיו:
15Two hundred she goats and twenty he goats, two hundred ewes and twenty rams, טועִזִּ֣ים מָאתַ֔יִם וּתְיָשִׁ֖ים עֶשְׂרִ֑ים רְחֵלִ֥ים מָאתַ֖יִם וְאֵילִ֥ים עֶשְׂרִֽים:
16Thirty nursing camels with their young, forty cows and ten bulls, twenty she donkeys and ten he donkeys. טזגְּמַלִּ֧ים מֵֽינִיק֛וֹת וּבְנֵיהֶ֖ם שְׁלשִׁ֑ים פָּר֤וֹת אַרְבָּעִים֙ וּפָרִ֣ים עֲשָׂרָ֔ה אֲתֹנֹ֣ת עֶשְׂרִ֔ים וַעְיָרִ֖ם עֲשָׂרָֽה:
17And he gave into the hands of his servants each herd individually, and he said to his servants, “Pass on ahead of me and make a space between one herd and another herd.” יזוַיִּתֵּן֙ בְּיַד־עֲבָדָ֔יו עֵ֥דֶר עֵ֖דֶר לְבַדּ֑וֹ וַיֹּ֤אמֶר אֶל־עֲבָדָיו֙ עִבְר֣וּ לְפָנַ֔י וְרֶ֣וַח תָּשִׂ֔ימוּ בֵּ֥ין עֵ֖דֶר וּבֵ֥ין עֵֽדֶר:
18And he commanded the first one, saying, “When my brother Esau meets you, and asks you, saying, ‘To whom do you belong, and where are you going, and for whom are these before you?’ יחוַיְצַ֥ו אֶת־הָֽרִאשׁ֖וֹן לֵאמֹ֑ר כִּ֣י יִפְגָֽשְׁךָ֞ עֵשָׂ֣ו אָחִ֗י וּשְׁאֵֽלְךָ֙ לֵאמֹ֔ר לְמִי־אַ֨תָּה֙ וְאָ֣נָה תֵלֵ֔ךְ וּלְמִ֖י אֵ֥לֶּה לְפָנֶֽיךָ:
19You shall say, ‘[I belong] to your servant Jacob; it is a gift sent to my master, to Esau, and behold, he himself is behind us.'” יטוְאָֽמַרְתָּ֙ לְעַבְדְּךָ֣ לְיַֽעֲקֹ֔ב מִנְחָ֥ה הִוא֙ שְׁלוּחָ֔ה לַֽאדֹנִ֖י לְעֵשָׂ֑ו וְהִנֵּ֥ה גַם־ה֖וּא אַֽחֲרֵֽינוּ:
20And he commanded also the second one, also the third one, also all those who followed the herds, saying, “In this manner shall you speak to Esau when you meet him. כוַיְצַ֞ו גַּ֣ם אֶת־הַשֵּׁנִ֗י גַּ֚ם אֶת־הַשְּׁלִישִׁ֔י גַּ֚ם אֶת־כָּל־הַהֹ֣לְכִ֔ים אַֽחֲרֵ֥י הָֽעֲדָרִ֖ים לֵאמֹ֑ר כַּדָּבָ֤ר הַזֶּה֙ תְּדַבְּר֣וּן אֶל־עֵשָׂ֔ו בְּמֹצַֽאֲכֶ֖ם אֹתֽוֹ:
21And you shall say, ‘Also, behold, your servant Jacob is behind us.’ ” For he said, “I will appease his anger with the gift that is going before me, and afterwards I will see his face, perhaps he will favor me.” כאוַֽאֲמַרְתֶּ֕ם גַּ֗ם הִנֵּ֛ה עַבְדְּךָ֥ יַֽעֲקֹ֖ב אַֽחֲרֵ֑ינוּ כִּֽי־אָמַ֞ר אֲכַפְּרָ֣ה פָנָ֗יו בַּמִּנְחָה֙ הַֽהֹלֶ֣כֶת לְפָנָ֔י וְאַֽחֲרֵי־כֵן֙ אֶרְאֶ֣ה פָנָ֔יו אוּלַ֖י יִשָּׂ֥א פָנָֽי:
22So the gift passed on before him, and he lodged that night in the camp. כבוַתַּֽעֲבֹ֥ר הַמִּנְחָ֖ה עַל־פָּנָ֑יו וְה֛וּא לָ֥ן בַּלַּֽיְלָה־הַה֖וּא בַּמַּֽחֲנֶֽה:
23And he arose during that night, and he took his two wives and his two maidservants and his eleven children, and he crossed the ford of [the] Jabbok. כגוַיָּ֣קָם | בַּלַּ֣יְלָה ה֗וּא וַיִּקַּ֞ח אֶת־שְׁתֵּ֤י נָשָׁיו֙ וְאֶת־שְׁתֵּ֣י שִׁפְחֹתָ֔יו וְאֶת־אַחַ֥ד עָשָׂ֖ר יְלָדָ֑יו וַיַּֽעֲבֹ֕ר אֵ֖ת מַֽעֲבַ֥ר יַבֹּֽק:
24And he took them and brought them across the stream, and he took across what was his. כדוַיִּ֨קָּחֵ֔ם וַיַּֽעֲבִרֵ֖ם אֶת־הַנָּ֑חַל וַיַּֽעֲבֵ֖ר אֶת־אֲשֶׁר־לֽוֹ:
25And Jacob was left alone, and a man wrestled with him until the break of dawn. כהוַיִּוָּתֵ֥ר יַֽעֲקֹ֖ב לְבַדּ֑וֹ וַיֵּֽאָבֵ֥ק אִישׁ֙ עִמּ֔וֹ עַ֖ד עֲל֥וֹת הַשָּֽׁחַר:
26When he saw that he could not prevail against him, he touched the socket of his hip, and the socket of Jacob’s hip became dislocated as he wrestled with him. כווַיַּ֗רְא כִּ֣י לֹ֤א יָכֹל֙ ל֔וֹ וַיִּגַּ֖ע בְּכַף־יְרֵכ֑וֹ וַתֵּ֨קַע֙ כַּף־יֶ֣רֶךְ יַֽעֲקֹ֔ב בְּהֵאָֽבְק֖וֹ עִמּֽוֹ:
27And he (the angel) said, “Let me go, for dawn is breaking,” but he (Jacob) said, “I will not let you go unless you have blessed me.” כזוַיֹּ֣אמֶר שַׁלְּחֵ֔נִי כִּ֥י עָלָ֖ה הַשָּׁ֑חַר וַיֹּ֨אמֶר֙ לֹ֣א אֲשַׁלֵּֽחֲךָ֔ כִּ֖י אִם־בֵּֽרַכְתָּֽנִי:
28So he said to him, “What is your name?” and he said, “Jacob.” כחוַיֹּ֥אמֶר אֵלָ֖יו מַה־שְּׁמֶ֑ךָ וַיֹּ֖אמֶר יַֽעֲקֹֽב:
29And he said, “Your name shall no longer be called Jacob, but Israel, because you have commanding power with [an angel of] God and with men, and you have prevailed.” כטוַיֹּ֗אמֶר לֹ֤א יַֽעֲקֹב֙ יֵֽאָמֵ֥ר עוֹד֙ שִׁמְךָ֔ כִּ֖י אִם־יִשְׂרָאֵ֑ל כִּֽי־שָׂרִ֧יתָ עִם־אֱלֹהִ֛ים וְעִם־אֲנָשִׁ֖ים וַתּוּכָֽל:
30And Jacob asked and said, “Now tell me your name,” and he said, “Why is it that you ask for my name?” And he blessed him there. לוַיִּשְׁאַ֣ל יַֽעֲקֹ֗ב וַיֹּ֨אמֶר֙ הַגִּֽידָה־נָּ֣א שְׁמֶ֔ךָ וַיֹּ֕אמֶר לָ֥מָּה זֶּ֖ה תִּשְׁאַ֣ל לִשְׁמִ֑י וַיְבָ֥רֶךְ אֹת֖וֹ שָֽׁם:
31And Jacob named the place Peniel, for [he said,] “I saw an angel face to face, and my soul was saved.” לאוַיִּקְרָ֧א יַֽעֲקֹ֛ב שֵׁ֥ם הַמָּק֖וֹם פְּנִיאֵ֑ל כִּֽי־רָאִ֤יתִי אֱלֹהִים֙ פָּנִ֣ים אֶל־פָּנִ֔ים וַתִּנָּצֵ֖ל נַפְשִֽׁי:
32And the sun rose for him when he passed Penuel, and he was limping on his thigh. לבוַיִּזְרַח־ל֣וֹ הַשֶּׁ֔מֶשׁ כַּֽאֲשֶׁ֥ר עָבַ֖ר אֶת־פְּנוּאֵ֑ל וְה֥וּא צֹלֵ֖עַ עַל־יְרֵכֽוֹ:
33Therefore, the children of Israel may not eat the displaced tendon, which is on the socket of the hip, until this day, for he touched the socket of Jacob’s hip, in the hip sinew. לגעַל־כֵּ֡ן לֹא־יֹֽאכְל֨וּ בְנֵֽי־יִשְׂרָאֵ֜ל אֶת־גִּ֣יד הַנָּשֶׁ֗ה אֲשֶׁר֙ עַל־כַּ֣ף הַיָּרֵ֔ךְ עַ֖ד הַיּ֣וֹם הַזֶּ֑ה כִּ֤י נָגַע֙ בְּכַף־יֶ֣רֶךְ יַֽעֲקֹ֔ב בְּגִ֖יד הַנָּשֶֽׁה:

Next Chapter 33:

chabad.org/bible/

32(4) Y Jacob envió mensajeros delante de Esaú, su hermano, a la tierra de Seir, al campo de Edom.

(5) Y les encomendo que le dijeran: “Así dijo tu siervo Jacob: Con Labán he estado, permaneciendo allí hasta ahora,

(6) adquirí bueyes, asnos, rebaños de ovejas, siervos y siervas y he enviado a avisar a mi señor, para hallar gacia a sus ojos”.

(7) Y volvieron los mensajeros a Jacob y le dijeron: “Fuimos a tu hermano Esaú y también viene a tu encuentro, con cuatrocientos hombres”.

(8) Entonces temió mucho Jacob y dividió a la gente que le acompañaba y también las ovejas, los vacunos y los camellos, en dos campamentos.

(9) y Dijo: “Si viniera Esaú a un campamento y lo atacara, el campamento restante podría huir”.

(10) Y Jacob rezó: “Oh Dios de mi padre Abraham y de mi padre Isaac, oh Eterno, que me dijiste que tornaría a mi tierra y a mi familia porque serías conmigo,

(11) indigno soy de todas las benevolencias y de la lealtad que demostraste para con Tu siervo, pues con mi báculo pasé el Jordán y ahora me repartiré en dos campamentos.

(12) Sálvame ahora de manos de mi hermano, de Esaú, pues temo que venga e hiera a la madre junto con los hijos.

(13) Tú me prometiste que me favorecerías y pondrías a mi simiente como arena del mar, que no puede ser contada por lo numerosa que és”.

(14) Pasó allí la noche, tomó de lo que le venía a la mano como presente para su hermano Esaú:

(15) doscientas cabras, veinte cabritos, doscientas ovejas, veine carneros,

(16) treinta camellos paridas con sus crías, cuarenta vacas, diez toros, veinte asnas y diez borricos,

(17) y entregó en manos de sus siervos cada rebaño por separado y les dijo: “Pasad delante de mí y dejad un buen espacio entre rebaño y rebaño”.

(18) Y le ordenó el primer: “Cuando mi hermano Esaú te encuentre y te pregunte: “¿De quién eres?.

(19) Le responderás: “De tu siervo Jacob, es un presente enviado a mi señor Esaú, y he aquí que él tambien viene detras de nosotros”.

(20) Y mandó también al segundo, al tercero y a todos los que marchaban tras los rebaños para que dijeran lo mismo que el primero ante Esaú.

(21) Y diréis también: “He aquí él también viene detrás de nosotros”. Porque dijo Jacob para sí: “Aplacaré su ira con el presente que va delante de mí y sólo después, veré su rostro. Quizá entonces me acepte”.

(22) Y pasó el presente delante de él y se alejó esa noche en el campamento.

(23) Todaví de noche, se levantó y tomó a sus dos mujeres, a sus dos siervas y a sus once hijos y les hizo cruzar el vado de Jacob.

(24) Además de ellos, Jacob  hizo cruzar todo lo que poseía.

(25) Y Jacob se quedó sólo, y lucho un varón con él hasta el amanecer.

(26) Y cuando el hombre vio que no podía vencerlo, le presionó en el sitio del ancaje de su muslo en su lucha contra él y se descoyuntó el muslo.

(27) Y dijo: “Suéltame porque llegó el alba”. Jacob le contestó: “No te despediré si no me bendices”.

(28) Entonces le preguntó : “¿Cómo te llamas?”. Y respondió él: “Jacob”.

(29) Y le dijo: “Tu nombre ya no será Jacob sino Israel porque has luchado con el angél de Dios y también con hombres y has prevalecido”.

(30) Y le preguntó Jacob: “Dime, por favor Tu Nombre”. Y el respondió: “¿Por qué preguntas por Mi Nombre?”. Y lo bendijo allí.

(31) Y Jacob llamó a ese lugar peine porque dijo: “He visto al ángel De Dios cara a cara y fue salvada mi alma”. (32) Ya brillaba el sol cuando salio de Peniel y cojeaba a causa de su muslo.

(32) Por esto, hasta el día de hoy, no comen los hijos de Israel el tendón que se contrajo, el cual está en el encaje del mismo, porque él había tocado en el encaje del muslo de Jacob, en el tendón que se contrajo.

33(1) Y Jacob alzo los ojos y vió que venía Esa con cuatrocientos hombres. Repartió entonces los niños entre Lea y Raquel y las dos siervas.

(2) Puso primero a las siervas y a sus niños, a Lea y sus niños detrás, y a Raquel y José en último lugar.

(3) Y él pasó delante de ellos y se inclino a la tierra siete veces mientras se acercaba a su hermano.

(4) Esaú corrió a su encuentro, lo abrazó, se echó sobre su cuello y lo besó mientras lloraban.

(5) Alzó los ojos y vio a las mujeres y a los niños y preguntó: “¿Quiénes son éstos para ti?”. Y Jacob respondió: “Son los niños con que Dios ha hecho merced a tu siervo”.

(6) Entonces se aproximaron las siervas con los niños y se posternaron.

(7) Y se acercó tambien Lea, sus niños y sea arrodillaron, y después se acercaron José y Raquel y también se posternaron.

(8) y dijo esa: “¿ Qué significa todo este campamento que se me ha presentado?”. Y contestó: “Para hallar gracia a los ojos de. mi señor”.

(9) Y dijo Esaú: “Yo ya tengo mucho, hermano mío. Guarda para ti lo que es tuyo”.

(10) E insistió Jacob: “Si he hallado gracia ante tus ojos, te ruego que aceptes el presente de mis manos por cuanto he visto tu rostro como si hubiera visto el rostro de un ángel  y tú te cpmplaciste en mí.

(11) Hazme el favor de aceptar esta bendición que te he traído”. Insistió hasta que Esaú aceptó.

(12) Y agregó: “Pongámonos en marcha y yo iré contigo”.

(13) Y añadió: “Mi señor sabe que los niños son tiernos y que los ovinos y vacunos con cría estan conmigo. si se los apresura un sólo día, morirán todas las ovejas.

(14) Que mi señor pase pues delante de su siervo y yo lo seguiré lentamente, conforme al paso del ganado y de su siervo y yo seguiré lentamente, conforme al paso del ganado y de los niños hasta que alcance a mi señor en Seis”.

(15) Y respondió Esaú: Permíteme entonces que una parte de la gente que viene conmigo vaya contigo”. Mas dijo Jacob: “¿Para qué eso? ¡Que halle yo gracia a los ojos de mi señor!”.

(16) De tal modo, Esaú retornó ese día por su camino a Seir,

(17) y Jacob marchó a Sucot y construyó para sí una casa: hizo cabañas paras su ganado, por lo cual llamó al lugar Sucot.

(18) Y llegó Jacob en paz a la ciudad de Siquem que está en la tierra de Canaán cuando regresó de Padan-aram. Acampó frente a la ciudad.

(19) Y adquirió la parte del campo donde acampó a los hijos de Hamor, padre de Siquem por cien monedas.

(20) Y erigió allí un altar y lo llamó Dios es el Dios de Israel (El-Elohé- Israel).

34(1) Dina, la hija de Lea había dado a luz a Jacob, salió para ver a las hijas de aquella tierra.

(2) Y Siquem, hijo de heveo Hamor, gobernante de esa tierra, la vio y la tomó; yació con ella y la deshonró.

(3) Y su alma se apegó a Dina, hija de Jacob; amó a la joven y le habló cariñosamente.

(4) Y Siquem habló con su padre Hamor y le dijo: “Tómame a esta joven por mujer”.

(5) Y se enteró jacob que Siquem había mancillado a Dina su hija. Sus hijos estaban con su ganado en el campo y jacob permaneció en silencio hasta que regresaron.

(6) Y Hamor, padre de Siquem vino a Jacob para hablarle.

(7) y los hijos de Jacob vinieron del campo cuando lo supieron; estaban encolerizados, porque Siquem había cometido una ofensa contra Israel al violar a la hija de Jacob, cosa que no se debía hacer.

(8) Pero Hamor habló con ellos y les dijo: “El alma de mi hijo Siquem se complace en vuestra hija. Os ruego que la deis a él por mujer.

(9) Emparentad con nosotros: nos daréis a vuestras hijas y vosotros tomaréis las nuestras.

(10) Y vosotros viviréis con vosotros y la tierra estará a vuestra disposición. Podréis ir en ella donde os plazca y adquirir las posesiones que queráis en ella”.

(11) y Siquem dijo al padre y a los hermanos de ella. “Que halle gracia ante vuestros ojos y les daré lo que me pidáis.

(12) Cargad sobre mí la dote que queráis, que daré cuanto me digáis pero dadme a ña muchacha por mujer”.

(13) Y los hijos de Jacob respondieron a Siquem y a su padre Hamor engañosamente por cuanto Dina había sido mancillada:

(14) “No podemos dar nuestra hermana a varón que tenga prepucio porque es afrenta para nosotros.

(15) Sólo consentiremos si fuerais como nosotros, ósea que entre vosotros se circuncide todo varón.

(16) Entonces sí os daremos nuestras hijas y nosotros tomaremos las vuestras, residiremos con vosotros y seremos un sólo pueblo.

(17) Pero si no nos escucháis para serc circuncidados, nos llevaremos a nuestra hija y no nos escucháis para ser circuncisos, nos llevaremos a nuestra hija y nos iremos”.

(18) Y tales palabras fueron buenas a los ojos de Hamor y a los ojos de Siquem, hijo de Hamor.

(19) Y el joven no demoró en hacerse aquello porque se deleitaba en la hija de Jacob y él era el más honorable de la familia de su padre.

(20) Y amor y siguen su hijo volvieron al portal de la ciudad y anunciaron a los varones de ella.

(21) “Estos varones son pacíficos con nosotros y residirán en el país, negociarán con él porque la tierra es amplia. a sus hijas tomaremos por mujeres y a ellos les daremos las nuestras.

(22) Con una sola condición ellos consentirán residir entre nosotros paras er un sólo pueblo: que  entre nosotros sea circuncidado todo varón, como lo están ellos.

(23) Sus ganados, sus bienes y todas sus bestias serán nuestros. Sólo debemos hacer lo que pidén y habitarán con nosotros”.

(24) Y todos los que salían por el portal de la ciudad prestaron atención a Hamor y a su hijo Siquem; todo varón que salía por el portal de la ciudad fue circuncidado.

(25) Pero sucedió al tercer día, cuando todavía estaban con dolores, que dos de los hijos de Jacob, Simón y Leví, hermanos de Dina, tomaron sus respectivas espadas y entraron en la ciudad confinada y mataron a todos los  varones.

(26) También a Hamor y a su hijo Siquem los mataron a filo de espada; sacaron a Dina de la casa de Siquem y se fueron.

(27) Luego la ciudad fue saqueada por los hijos de Jacob porque su hermana había sido mancillada.

(28) Se llevaron sus rebaños, sus vacas, sus asnos y los demás bienes que había.

(29) Y además de los bienes, se llevaron en cautiverio a los niños y a las mujeres. todo fuer obado de las casas.

(30) Pero jacob les dijo a Simón y a Leví: “Me habéis hecho aborrecible ante los habitantes de esta tierra, los cancaneos y los pereceos. teniendo yo poca gente, se juntarán contí y seré destruido junto con mi familia”.

(31) Pero ellos les respondieron: “¿Es que puede tolerarse que nuestra hermana sea tratada como una ramera?”.

Preparativos de Jacob para su encuentro con Esaú, su hermano:

  • Regalos
  • Oración 
  • Guerra

 Regalos de Jacob para Esaú:

32(4) Y Jacob envió mensajeros delante de Esaú, su hermano, a la tierra de Seir, al campo de Edom.

(5) Y les encomendo que le dijeran: “Así dijo tu siervo Jacob: Con Labán he estado, permaneciendo allí hasta ahora,

(6) adquirí bueyes, asnos, rebaños de ovejas, siervos y siervas y he enviado a avisar a mi señor, para hallar gacia a sus ojos”.

Jacob se preparó para la guerra.

(8) Entonces temió mucho Jacob y dividió a la gente que le acompañaba y también las ovejas, los vacunos y los camellos, en dos campamentos.

(9) y Dijo: “Si viniera Esaú a un campamento y lo atacara, el campamento restante podría huir”.

Jacob oró a D-s

(10) Y Jacob rezó: “Oh Dios de mi padre Abraham y de mi padre Isaac, oh Eterno, que me dijiste que tornaría a mi tierra y a mi familia porque serías conmigo,

(11) indigno soy de todas las benevolencias y de la lealtad que demostraste para con Tu siervo, pues con mi báculo pasé el Jordán y ahora me repartiré en dos campamentos.

(12) Sálvame ahora de manos de mi hermano, de Esaú (…)

Jacob recibe el nombre de Israel

25) Y Jacob se quedó sólo, y lucho un varón con él hasta el amanecer.

(26) Y cuando el hombre vio que no podía vencerlo, le presionó en el sitio del ancaje de su muslo en su lucha contra él y se descoyuntó el muslo.

(27) Y dijo: “Suéltame porque llegó el alba”. Jacob le contestó: “No te despediré si no me bendices”.

(28) Entonces le preguntó : “¿Cómo te llamas?”. Y respondió él: “Jacob”.

(29) Y le dijo: “Tu nombre ya no será Jacob sino Israel porque has luchado con el angél De Dios y también con hombres y has prevalecido”.

(30) Y le preguntó Jacob: “Dime, por favor Tu Nombre”. Y el respondió: “¿Por qué preguntas por Mi Nombre?”. Y lo bendijo allí.

Cuando decimos D-s de Jacob y cuando decimos D-s de Israel:

Isaías 44(1) Y ahora oye, oh Jacob, siervo mío, e Israel a quien he escogido.

Cuando decimos D-s de Jacob, decimos el D-s de Tu siervo Jacob.

Éxodo 4(22) mas tú le diras al faraón: Así dijo el Eterno: mi hijo primogénito es Israel.

Cuando decimos D-s de Israel, decimos el D-s de tu hijo Israel

Esaú, que significa Edom(Roma)

33(1) Y Jacob alzo los ojos y vió que venía Esaú con cuatrocientos hombres. Repartió entonces los niños entre Lea y Raquel y las dos siervas.

Dios de Israel (El-Elohé- Israel)

(17) y Jacob marchó a Sucot y construyó para sí una casa: hizo cabañas paras su ganado, por lo cual llamó al lugar Sucot.

(18) Y llegó Jacob en paz a la ciudad de Siquem que está en la tierra de Canaán cuando regresó de Padan-aram. Acampó frente a la ciudad.

(19) Y adquirió la parte del campo donde acampó a los hijos de Hamor, padre de Siquem por cien monedas.

(20) Y erigió allí un altar y lo llamó Dios es el Dios de Israel (El-Elohé- Israel).

Dina, la única hija de Jacob

34(1) Dina, la hija de Lea había dado a luz a Jacob, salió para ver a las hijas de aquella tierra.

(2) Y Siquem, hijo de heveo Hamor, gobernante de esa tierra, la vio y la tomó; yació con ella y la deshonró.

Dinah: The Woman Who Made a Difference

Cuando Dinah abandonó el campamento de su familia para encontrarse con las mujeres locales, fue secuestrada y violada por Shechem (un príncipe con el mismo nombre que la ciudad). La Torá describe los calculados pasos de Siquem: la vio, la secuestró, se acostó con ella y la afligió. ¿Cuál es la diferencia entre “acostarse con ella” y “afligirla”? Rashi cita el Midrash y explica que abusó de ella tanto de una manera convencional (“mentirosa”) como de una manera poco convencional (“aflicción”). Pero tal vez la Torá también describe el abuso físico y emocional que Dinah experimentó con Shechem.

Cualquier mujer que haya experimentado abuso sexual entiende la profundidad de la aflicción desatada de un simple acto de violación. Rompe el tejido mismo de nuestra dignidad femenina y requiere mucha curación concentrada para restaurar nuestro sentido de autoestima. Dinah, una princesa en la casa de Jacob, fue violada y afligida(…)

Mi opinión:

Respecto a la oración de Jacob y la agresión sexual que sufrió Dina, la única hija de Jacob.

Génesis 32(10-12)

10) Y Jacob rezó: “Oh Dios de mi padre Abraham y de mi padre Isaac, oh Eterno, que me dijiste que tornaría a mi tierra y a mi familia porque serías conmigo,

(11) indigno soy de todas las benevolencias y de la lealtad que demostraste para con Tu siervo, pues con mi báculo pasé el Jordán y ahora me repartiré en dos campamentos.

(12) Sálvame ahora de manos de mi hermano, de Esaú (…)

¿En este tiempo, acaso  podriamos llamar  al “otro campamento”,  al resto de Israel esparcida entre las naciones? El “otro campamento”,  ese que está en manos de Esaú (Roma), atrapado en la idolatría. La Israel, que se pregunta: ¿ porqué estoy frente a estos ídolo y a la vez mi corazón late tan fuerte cuando escucho de Israel, Jerusalem, sus alabanzas  a D-s?

¿Acaso estas almas no clamaran al Eterno, “Sálvame de las manos de Esaú!? Me prometiste que un día retornaría!  Líberame de la idolatría!

¿Quién los ayudara?

¿Dónde irán?

¿Quién los rescatará?

Ezequiel 34(6) Mis ovejas erraron por todas las montañas y sobre cada colina; sí, sobre toda la faz de la tierra se dispersaron Mis ovejas y no hubo quien las buscara. (7) Por lo tanto, oh pastores, escuchad la palabra del Eterno: (8) Por mi vida, dice el Eterno, que Mis ovejas por haber sido presas de todas las vestias del campo, por no tener pastor y porque Mis pastores no buscaron Mis ovejas sino que se apacentaron así mismos y no las alimentaron(…)

(17) Y en cuanto  a ti oh rebaño Mío, así dice el Eterno: He aquí que juzgo entre ganado y ganado, entre carneros y machos cabríos. (18) ¿Os parece acaso poca cosa el que hayáis alimentado con buenos pastos para que pisoteéis la hierba que quedó, ni os basta que bebáis aguas claras para que enturbiéis las sobras con nuestros pies? (19) Y en cuanto a Mis ovejas, comen lo que pisoteasteis y beben lo que enturbiasteis con vuestros pies(…)

(20) Por consiguiente, así les dice Dios el Eterno: he aquí que Yo mismo juzgaré entre el ganado gordo y el ganado flaco.

(21) Porque empujáis con el flanco y las espaldas y acometéis a todos los animales flacos con vuestros cuernos,

(22) por tanto Yo salvaré a Mi rebaño, no serán más un apresa y juzgaré entre ovejas. (23) Pondré un pastor sobre ellas que las apacentará: Mi siervo David las apacentarás y será su pastor. (24) Y Yo el Eterno seré Su Dios y Mi siervo David se volverá príncipe entre ellas. Yo el Eterno lo he dicho(…)

¿Acaso este mensaje no es para  los que son llamados por el Nombre de Israel y que salieron de la fuente de Judá, los que se consideran de la ciudad santa?

¿Acaso este mensaje no es para el “otro campamento”, Israel esparcido entre las naciones?

Dina, la única hija de Jacob

34(1) Dina, la hija de Lea había dado a luz a Jacob, salió para ver a las hijas de aquella tierra.

(2) Y Siquem, hijo de heveo Hamor, gobernante de esa tierra, la violó y la tomó; yació con ella y la deshonró.

Acaso en este tiempo más “civilizados”, nosotros mantenemos el mismo patron de conducta ante un caso de violación?

Los que ante el conocimiento de la agresión y/o violación de una persona  permanecemos  indiferentes, callamos  y los que decidimos hacer justicia con nuestras manos. Como lo hicieron  los hermanos de Dina, al no ver  justicia para su hermana, decidieron toma la justicia con sus manos.

¿No es acaso hacer Justicia  tener Misericordia, Amor para con nosotros y para con nuestro prójimo?

PROVERBIOS 21:21

El que va tras la justicia y la misericordia halla la vida, prosperidad y honra.

“El mundo es un lugar peligroso, no a causa de los que hacen el mal, sino a causa de aquellos que los miran y no hacen nada” – Albert Einstein

“Yo juré que jamás me quedaría callado cuando los seres humanos soportaran sufrimiento y humillación. Siempre tenemos que tomar partido. La neutralidad ayuda al opresor, jamás a la víctima. El silencio le da aliento al que atormenta, jamás al que sufre el tormento” – Elie Wiesel

FUENTES:

https://es.chabad.org

chaba/jewish/Luchando-con-los-ngeles

chabad.org/theJewishWoman/Dinah-The-Woman-Who-Made-a-Difference

Ezequiel 34

https://ritasibbick.com/2018/11/18/yechezkel-ezekiel-ezequiel-chapter-34/