The Martyrs of Blois / Los Mártires de Blois

Today In Jewish History

Friday, June 12, 2020

20 Sivan, 5780

The Martyrs of Blois

(circa 1171)

The 20th of Sivan is the anniversary of the martyrdom of the Jews of Blois, victims of the first ritual murder accusation in France, more than 800 years ago.

Blois is a city in France, on the river Loire, not far from Orleans. It is not a large city (its present population is about 25,000), but it has the “distinction” of being one of very few cities in France, or for that matter in all of Europe, where there has been no Jewish community for the past 800 years. Jews simply shunned that horrible place, where the Jewish community was so cruelly destroyed as a result of a false ritual murder accusation in 1171.

To read the full article:

chabad.org/jewish/The-Martyrs-of-Blois

Los Mártires de Blois

El 20 de Sivan es el aniversario del martirio de los judíos de Blois, víctimas de la primera acusación de asesinato ritual en Francia, hace más de 800 años.

Blois es una ciudad en Francia, en el río Loira, no lejos de Orleans. No es una ciudad grande (su población actual es de aproximadamente 25,000), pero tiene la “distinción” de ser una de las pocas ciudades en Francia, o para el caso en toda Europa, donde no ha habido comunidad judía para el últimos 800 años Los judíos simplemente rechazaron ese horrible lugar, donde la comunidad Judía fue cruelmente destruida como resultado de una falsa acusación de asesinato ritual en 1171.

Muchas han sido las falsas acusaciones hechas por los enemigos de los Judíos como una excusa para matarlos y robarlos. Pero ninguno fue más malvado que la acusación de que los Judíos requieren sangre cristiana para el matzoth de Pascua o para otros rituales extraños y ficticios. La primera acusación se hizo en Norwich, Inglaterra, en 1144. Se repitió en varias otras ciudades británicas en años posteriores. Desde allí se extendió a Europa continental, donde el libelo de sangre en Blois fue el primero de muchos en seguir de vez en cuando, hasta los últimos tiempos (caso Beilis en 1911), en prácticamente todas las tierras cristianas. Esta calumnia cruel le costó la vida a cientos, quizás miles, de hombres, mujeres y niños Judíos inocentes. Pero el odio que generó entre los cristianos hacia los Judíos fue una de las principales causas del sufrimiento y la persecución de los Judíos en tierras cristianas a lo largo de los siglos.

La historia de la quema de más de treinta Judíos (cuarenta, según algunos relatos), hombres y mujeres, en Blois fue registrada por el rabino Efraín de Bonn, un gran erudito talmúdico (él era uno de los mosaicistas) y paytan (poeta religioso) , que vivía en ese momento. El rabino Efraín ben Yaakov (nacido en 1132 y muerto alrededor del año 1200) fue testigo también de las terribles masacres perpetradas contra los Judíos por los cruzados. Grabó todas esas tragedias y el heroísmo de los mártires, y compuso oraciones penitenciales y lamentaciones en su memoria. El siguiente relato de los Mártires de Blois está tomado de su obra histórica.

Sucedió en el año 4931 (1171). En ese momento vivían en Blois unos cuarenta Judíos. Uno de ellos, Isaac ben Eleazar, cabalgó hacia el río un jueves, hacia la noche, poco antes de Pesaj. Dio la casualidad de que un sirviente estable cabalgó al mismo tiempo para dar de beber al caballo de su amo. El Judío llevaba en el pecho una piel sin curtir, pero una de las esquinas se había soltado y sobresalía de su abrigo. Cuando, en la penumbra, el caballo del criado vio el lado blanco de la piel, se asustó y saltó hacia atrás, y no pudo ser llevado al agua.

El criado cristiano era un simple campesino, que a menudo había escuchado al sacerdote predicar en la iglesia que los Judíos usaban sangre cristiana para su pascua y vino, advirtiendo a todo su rebaño que vigilara a sus hijos durante la temporada de la Pascua. Ahora, cuando su caballo se asustó, se apresuró a dirigirse a su amo y le dijo: “Escucha, mi señor, lo que hizo un cierto Judío. Mientras cabalgaba detrás de él hacia el río para darle de beber a tu caballo, lo vi tirar un niño cristiano, a quien los Judíos han matado, en el agua. Cuando vi esto me horroricé y me apresuré a regresar rápidamente por miedo a que él también me matara. Incluso el caballo debajo de mí estaba tan asustado por el chapoteo del agua, cuando él arrojó al niño en él, que no bebería! “

El sirviente sabía que su amo se regocijaría por la desgracia de los Judíos, porque odiaba a cierta Judía, influyente en la ciudad. No se equivocó, porque su maestro dijo: “Ahora puedo vengarme de esa mujer y del resto de los Judíos”.

A la mañana siguiente, el maestro cabalgó hasta el gobernante de la ciudad, Theobald, hijo de Theobald, conde de Blois (yerno del rey Luis VII de Francia). Los cristianos lo llamaban “el Bueno”, pero era un hombre malvado y cruel.

Cuando el gobernante escuchó la acusación, se enfureció e hizo que todos los Judíos de Blois fueran capturados y encarcelados, donde todos fueron encadenados. La única excepción fue esa influyente mujer Judía, Dame Pulcelina, a quien el conde admiraba por su sabiduría y belleza. A menudo había podido obtener favores del gobernante para los comerciantes Judíos de Blois. Pero ahora, la esposa del conde (Alix, hija del rey) dio órdenes estrictas a los sirvientes de que no le permitieran hablar con su esposo por temor a que pudiera hacer que él cambiara de opinión.

El gobernante no tenía evidencia contra los Judíos, excepto por ese medio sirviente estable. El conde estaba listo para hacer un trato con los Judíos y liberarlos por una gran suma de dinero de rescate. Envió a un Judío a las comunidades vecinas y les preguntó cuánto darían para liberar a sus hermanos. Los Judíos consultaron con los rehenes encarcelados, y este último aconsejó ofrecer solo cien libras, además de sus deudas no cobradas de los deudores cristianos que suman ciento ochenta libras. Los Judíos en el calabozo les dijeron a sus hermanos en otras comunidades que no pagaran un alto rescate por sus vidas, para que los cristianos no encontraran rentable encarcelar a los Judíos por el rescate.

Sin embargo, nada salió de las negociaciones, porque el Obispo llegó a la escena e insistió en que los Judíos deberían ser condenados a muerte, y que él “probaría” su culpa.

El sacerdote le dijo al conde que hiciera probar al testigo con la prueba del agua, para descubrir si había dicho la verdad. La prueba debía organizarse de la siguiente manera: un enorme tanque se llenaría de agua, y el criado que “vio” al Judío arrojar al niño al río sería puesto en él. Si flotaba, sus palabras eran ciertas; si se hundió, había mentido.

El conde de Blois ordenó que la prueba se llevara a cabo de inmediato. Ahora el sacerdote había arreglado de antemano que el sirviente no se hundiera en el agua. Tal era la justicia en aquellos días. Los Judíos fueron declarados culpables sobre la base de esa prueba de agua y condenados a ser quemados vivos.

A la orden del malvado gobernante, fueron llevados y puestos en una casa de madera alrededor de la cual se colocaron arbustos espinosos. Cuando fueron conducidos, se les dijo: “Pueden salvar sus vidas si abandonan su religión y aceptan la nuestra”. Los Judíos se negaron. Fueron golpeados y torturados para que aceptaran la religión cristiana, pero aún así se negaron. Por el contrario, se animaron mutuamente a permanecer firmes y morir por la santificación del Nombre de Di-s.

Por orden del conde, dos de los principales Judíos, ambos kohanim, el rabino Yechiel, hijo del rabino David haKohen, y el rabino Yekuthiel, hijo del rabino Judah haKohen, fueron tomados y atados a una estaca para ser quemados frente a los demás, así que como para hacer que los demás se conviertan. Ambos eran hombres santos y piadosos de gran aprendizaje de la Torá, siendo discípulos de Rabbeinu Yaakov Tam y Rabbeinu Shmuel ben Meir, el nieto de Rashi. Un tercer Judío prominente, el rabino Judá, hijo de Aarón, también fue atado con ellos a la estaca. Por orden del gobernante, se prendió fuego. El fuego se extendió a los cordones en sus manos para que se rompieran. Los tres Judíos salieron del fuego y llamaron a los cristianos que se habían congregado para verlos morir: “¡Según sus propias leyes, deberían dejarnos en libertad, porque ven que salimos vivos de la prueba del fuego!” Lucharon por salir, pero fueron abrumados y empujados de vuelta a la casa, y la casa fue incendiada. Salieron de nuevo y agarraron a uno de los verdugos y lo arrastraron junto con ellos hacia el fuego. Cuando estaban justo en el fuego, los soldados armados se recuperaron, rescataron al cristiano de sus manos, los mataron con sus espadas y luego arrojaron sus cuerpos al fuego.

Un cierto Judío llamado Rabí Baruch ben David haKohen estaba allí y vio todo esto en ese momento con sus propios ojos. Vivía en el territorio de ese gobernante y había venido allí para acordar los términos para la liberación de los Judíos de Blois, pero desafortunadamente no tuvo éxito. Sin embargo, él llegó a un acuerdo por mil libras para salvar a los otros Judíos de ese maldito gobernante. También salvó los rollos de la Torá y otros libros sagrados.

Esta terrible atrocidad ocurrió el miércoles 20 de Sivan, en el año 4931 (26 de mayo de 1171). Todos los hechos fueron escritos por los Judíos de Orleans, una ciudad cercana a la de los mártires, y dieron a conocer a Rabbeinu Yaakov ben Rabbi Meir, el nieto y el más grande rabino de su época.

También se informó en esa carta que cuando las llamas se elevaron, los mártires comenzaron a cantar al unísono una melodía que comenzó suavemente pero terminó con una voz completa. “Los cristianos vinieron y nos preguntaron: ‘¿Qué tipo de canción es esta, porque nunca hemos escuchado una melodía tan dulce?’ Lo sabíamos bien, porque era el himno Oleinu: “Es nuestro deber alabar al Señor de todos … porque Él no nos ha hecho como las naciones de las tierras …”

El rabino Efraín de Bonn registra el hecho sorprendente, ya que, como lo atestigua el rabino Baruch, dijo que los cuerpos de los mártires no fueron consumidos por el fuego; solo sus almas fueron liberadas. Cuando la multitud lo vio, se sorprendieron y se dijeron unos a otros: “En verdad, estos son santos”. Durante mucho tiempo, no se permitió enterrar a los treinta y un (o treinta y dos) mártires de Blois. Los dejaron al pie de la colina en el mismo lugar donde fueron quemados. Solo más tarde llegaron Judíos y enterraron sus huesos.

El rabino Efraín agrega el angustiado lamento: “Oh hijas de Israel, llorad por las almas que fueron quemadas por la santificación del Nombre, y dejad que vuestros hermanos, toda la Casa de Israel, lamenten la quema”.

Todas las comunidades de Francia, Inglaterra y Renania se encargaron de observar el día 20 de Sivan como un día de luto y ayuno. Esto también fue confirmado por Rabbeinu Yaakov ben Meir, quien les escribió cartas informándoles que era correcto arreglar ese día como un día de ayuno de veinticuatro horas. (Rabbeinu Yaakov Tam murió en la tercera semana después del Kidush Hashem en Blois).

Vayikra – Leviticus – Chapter 19

16 You shall not go around as a gossipmonger amidst your people. You shall not stand by [the shedding of] your fellow’s blood. I am the Lord. טזלֹֽא־תֵלֵ֤ךְ רָכִיל֙ בְּעַמֶּ֔יךָ לֹ֥א תַֽעֲמֹ֖ד עַל־דַּ֣ם רֵעֶ֑ךָ אֲנִ֖י יְהוָֹֽה:

No andarás como chismoso en medio de tu pueblo. No te quedarás junto al derramamiento de la sangre de tu prójimo. Yo soy el Señor

Mishlei – Proverbs – Chapter 10

18 He who covers up hatred has false lips, and he who spreads slander is a fool. יחמְכַסֶּ֣ה שִׂ֖נְאָה שִׂפְתֵי־שָׁ֑קֶר וּמוֹצִ֥א דִ֜בָּ֗ה ה֣וּא כְסִֽיל:

El que encubre el odio tiene labios falsos, y el que difunde la calumnia es un tonto.

Shabbat Shalom

Friday, June 5, 2020

13 Sivan, 5780

Haftarah:

Judges 13:2-25

Naso in a Nutshell

Numbers 4:21–7:89

Completing the headcount of the Children of Israel taken in the Sinai Desert, a total of 8,580 Levite men between the ages of 30 and 50 are counted in a tally of those who will be doing the actual work of transporting the Tabernacle.

G‑d communicates to Moses the law of the sotah, the wayward wife suspected of unfaithfulness to her husband. Also given is the law of the nazir,

To read the full article:

chabad.org/parshah/jewish/Naso-in-a-Nutshell

Bamidbar – Numbers – Chapter 6

22 The Lord spoke to Moses saying: כבוַיְדַבֵּ֥ר יְהוָֹ֖ה אֶל־משֶׁ֥ה לֵּאמֹֽר:
23 Speak to Aaron and his sons, saying: This is how you shall bless the children of Israel, saying to them: כגדַּבֵּ֤ר אֶל־אַֽהֲרֹן֙ וְאֶל־בָּנָ֣יו לֵאמֹ֔ר כֹּ֥ה תְבָֽרֲכ֖וּ אֶת־בְּנֵ֣י יִשְׂרָאֵ֑ל אָמ֖וֹר לָהֶֽם:
24 “May the Lord bless you and watch over you. כדיְבָֽרֶכְךָ֥ יְהוָֹ֖ה וְיִשְׁמְרֶֽךָ:
25 May the Lord cause His countenance to shine to you and favor you. כהיָאֵ֨ר יְהוָֹ֧ה | פָּנָ֛יו אֵלֶ֖יךָ וִֽיחֻנֶּֽךָּ:
26 May the Lord raise His countenance toward you and grant you peace.” כויִשָּׂ֨א יְהוָֹ֤ה | פָּנָיו֙ אֵלֶ֔יךָ וְיָשֵׂ֥ם לְךָ֖ שָׁלֽוֹם:
27 They shall bestow My Name upon the children of Israel, so that I will bless them. כזוְשָׂמ֥וּ אֶת־שְׁמִ֖י עַל־בְּנֵ֣י יִשְׂרָאֵ֑ל וַֽאֲנִ֖י אֲבָֽרֲכֵֽם:

14, Sivan, 5780Junio 6, 2020

Parasha Naso

Números 4:21 – 7:89

Haftarah:

Judges 13:2-25

Resumen de la Parashá

Números 4:21-7:89

Completando la cuenta de los Hijos de Israel hecha en el Desierto del Sinaí, un total de 8.580 Levitas hombres entre 30 y 50 años son contados para ser aquellos que transportarán el Tabernáculo.

Di-s enseña a Moshe las leyes de la Sotá, una esposa sospechada de haber sido infiel a su marido. También es dada la ley del Nazir

Para leer el artículo completo:

es.chabad.org/jewish/Resumen-de-la-Parash

Números 6(24-26)

(22) Y le dijo el Eterno a Moisés:

(23)”Dile a Aarón y a sus hijos que así bendeciréis a los hijos de Israel.

(24) Que el Eterno te bendiga y te guarde.

(25) Que el Eterno haga resplandecer Su rostro sobre ti y te dé Su merced.

(26) Que el Eterno alce Su faz sobre ti y te dé paz.

(27) Y pondrán Mi nombre sobre los hijos de Israel y los bendeciré”.

Todo el pueblo de Israel comprende una sola alma; solo los cuerpos están separados.