Shabbat Shalom

Tishrei 8, 5781
Septiembre 26, 2020

Torah Reading

Haftarah:

Hosea 14:2-10; Micah 7:18-20

Haazinu in a Nutshell

Deuteronomy 32:1–52

The greater part of the Torah reading of Haazinu (“Listen In”) consists of a 70-line “song” delivered by Moses to the people of Israel on the last day of his earthly life.

Calling heaven and earth as witnesses, Moses exhorts the people, “Remember the days of old / Consider the years of many generations / Ask your father, and he will recount it to you / Your elders, and they will tell you” how G‑d “found them in a desert land,” made them a people, chose them as His own, and bequeathed them a bountiful land. The song also warns against the pitfalls of plenty—“Yeshurun grew fat and kicked / You have grown fat, thick and rotund / He forsook G‑d who made him / And spurned the Rock of his salvation(…)

To Read the full Article:

chabad.org/parshah/jewish/Haazinu-in-a-Nutshell

Shabbat Shalom

Elul 22, 5784

September 11, 2020

Haftarah:

Isaiah 61:10 – 63:9

Nitzavim-Vayelech in a Nutshell

Deut. 29:9–31:30

The Parshah of Nitzavim includes some of the most fundamental principles of the Jewish faith:

The unity of Israel: “You stand today, all of you, before the L‑rd your G‑d: your heads, your tribes, your elders, your officers, and every Israelite man; your young ones, your wives, the stranger in your gate; from your wood-hewer to your water-drawer.”

To Read the full Article:

chabad.org/parshah/jewish/Nitzavim-Vayelech-in-a-Nutshell

Elul 22, 5784

Septiembre 11, 2020

Resumen de la Parashá

Deuteronomio 29:9-31:30

La sección de Nitzavím (firmes) contiene algunos de los principios más fundamentales de la fe judía:

La unión del pueblo judío: “Todos ustedes se encuentran hoy firmes ante Di-s, su Di-s, los jefes de sus tribus, los ancianos, los oficiales, todos los hombres de Israel; los niños, las mujeres, el extraño que vive con ustedes; desde el leñador hasta el aguatero”.

La futura redención(…)

Para Leer el Artículo Completo:

es.chabad.org/jewish/Resumen-de-la-Parash

Artículos Relacionados:

By Yitzi Hurwitz

The Key to Blessing Is Humility and Respect

This week’s parshah is Nitzavim-Vayelech (Nitzavim is always read on the Shabbat before Rosh Hashanah, and Vayelech is either being read together Nitzavim or on the Shabbat after Rosh Hashanah, Shabbat Shuvah). There are therefore many lessons to be found in the parshah pertaining to Rosh Hashanah and the coming year.

The Conduit

In parshat Vayelech, Moses says: “Take this book of the Torah and place it beside the Ark of the covenant of G‑d your G‑d.”

The Talmud cites two opinions as to where the Torah was actually placed. One says (…)

To Read the Full article:

chabad.org/parshah/jewish/The-Key-to-Blessing-Is-Humility-and-Respect

La Clave de la Bendición es la Humildad y el Respeto

La parashá de esta semana es Nitzavim-Vayelech (Nitzavim siempre se lee en Shabat antes de Rosh Hashaná, y Vayelech se lee juntos Nitzavim o en Shabat después de Rosh Hashaná, Shabat Shuvah). Por lo tanto, hay muchas lecciones que se pueden encontrar en la parashá relacionada con Rosh Hashaná y el año que viene.

El  Conducto

En la parashá Vayelej, Moisés dice: “Toma este libro de la Torá y colócalo junto al Arca del pacto de Di-s tu Di-s”.

El Talmud cita dos opiniones sobre dónde se colocó realmente la Torá. Se dice que estaba dentro del Arca junto con las Dos Tablas. El otro dice que estaba en el costado del Arca. Pero según ambas opiniones, tanto la Torá como los Diez Mandamientos estaban en el Lugar Santísimo, la cámara que albergaba el Arca.

El Lugar Santísimo estaba por encima de la naturaleza. El lugar donde se encontraba el Arca fue milagroso; aunque el Arca estaba allí, no ocupaba espacio que pudiera medirse. Las dimensiones naturales del tiempo y el espacio quedaron suspendidas en el Lugar Santísimo.

Los Diez Mandamientos fueron grabados en las Tablas. Cuando grabas letras en piedra, no se le agrega nada. Tantas palabras como grabes, la piedra seguirá siendo del mismo tamaño. Similar al Lugar Santísimo, donde el Arca no ocupaba espacio.

Los Diez Mandamientos también fueron milagrosos. El grabado atravesó toda la piedra, incluso para las letras final mem y samech. Uno era un cuadrado y el otro un círculo, por lo que no había forma natural de que los centros de las letras permanecieran en su lugar. Sin embargo, los centros de piedra de esas letras se suspendieron milagrosamente en su lugar.

Parece que los objetos en el Lugar Santísimo tenían un tema común: milagroso y por encima del espacio y el tiempo.

Entonces, ¿qué estaba haciendo la Torá allí? Con letras escritas con tinta sobre pergamino, las letras ocupaban espacio extra y no había nada de milagroso en ello.

El propósito del Lugar Santísimo (y el Arca y los Diez Mandamientos) no era permanecer escondido. Más bien, estaban allí para que su luz Divina se extendiera al Templo, a Jerusalem y a toda la tierra de Israel. Esto, a su vez, afectó a todo el pueblo Judío y, en última instancia, también a los no Judíos.

Dado que el Lugar Santísimo, el Arca y los Diez Mandamientos estaban por encima de la naturaleza, tenía que haber un intermediario, un conducto, para llevar su luz al mundo natural. La Torá sirvió como conducto. Es la Torá la que trae la luz Divina sobrenatural a nuestras vidas. Cuando guardamos la Torá, difundimos esa luz por todo el mundo, afectando incluso a aquellos que no son Judíos.

Rosh Hashaná

Rosh Hashaná es el Lugar Santísimo del año. Nuestro servicio en Rosh Hashaná va más allá de nuestro entendimiento. Debido a nuestro tremendo temor ante Di-s, nos sentimos pequeños ante Él, como si ni siquiera estuviéramos allí. En Rosh Hashaná, hay una luz divina especial que nos inspira hasta el punto de que estamos dispuestos a sacrificarnos, yendo más allá del entendimiento y por encima de la naturaleza.

Durante el año, nuestro modo de servicio no tiene por qué estar más allá de nuestro entendimiento. Incluso los sacrificios que hacemos son algo de nuestro entendimiento. Sin embargo, en nuestro estado físico mundano, debemos tratar de humillarnos hasta el punto en que seamos nulos, al igual que en Rosh Hashaná. De esta manera, atraemos la luz de Rosh Hashaná a nuestra vida cotidiana, llevándola también por encima de la naturaleza.

Para poder lograr esto, debemos prepararnos y establecer el tono para que esto sea posible. ¿Cómo logramos esto?

Nitzavim comienza con: “Están aquí hoy, todos ustedes (kulchem), ante el Señor su Di-s, sus cabezas, sus tribus … desde sus leñadores hasta sus bebederos”.

“Sus cabezas, sus tribus … desde sus leñadores hasta sus bebederos”, se refieren a los diferentes tipos de Judíos.

Se compara al pueblo Judío con un gran cuerpo. Cada uno de nosotros simboliza una parte diferente del cuerpo. Algunos de nosotros somos cabeza; otros son brazos, piernas, etc. Todos somos necesarios para cumplir nuestra misión nacional. La cabeza conduce, pero no puede hacer mucho sin los brazos, y no puede ir a ningún lado sin las piernas y los pies.

La clave de nuestro éxito es kulchem, “todos ustedes”, estar unidos como uno y vernos unos a otros como igualmente importantes.

En Rosh Hashaná, debido a la grandeza del día y la abrumadora presencia de Di-s, no hay lugar para el ego. Ante Di-s, todos somos igualmente nada.

El Respeto

Si puedes tomar la ausencia de ego de Rosh Hashaná y aplicarla al resto del año, ya sea que te veas como la cabeza o las piernas, anulas tu ego hasta el punto de que no te ves a ti mismo como mejor que el otro. Todos son igualmente importantes. Atraerás la luz de Rosh Hashaná durante todo el año, y con ella vendrán sus bendiciones de salud, satisfacción y sustento.

Es muy importante tratar a las personas con respeto. La arrogancia y hablar mal a las personas son algunos de los rasgos más feos. Nos dividen. La humildad y el respeto son algunos de los rasgos más hermosos. Nos unen.

Cuando estamos unidos, la luz de Di-s nos ilumina y, a través de nosotros, la luz ilumina al mundo entero. A través de la humildad y el respeto por los demás, comenzamos a ver el valor de todos y cómo no estamos completos sin ellos. Cuando estamos unidos, encontramos alegría en nuestra misión. Esta alegría rompe todas las fronteras, especialmente los confines del oscuro exilio. Cuando lo haga, el Mashíaj estará aquí. ¡Que suceda pronto!