“Nuestra Agenda Común” – “Our Common Agenda”

En la apertura de un nuevo periodo de sesiones de la Asamblea General, el  Secretario general de la ONU pide a los Estados miembros que se unan en torno al espíritu del multilateralismo para combatir amenazas comunes como la pandemia del coronavirus o el cambio climático. 

Comparto el informe.

10 SEPTEMBER 2021

Statements by the UN Secretary General, António Guterres, to the General Assembly

Global Crisis Response ‘Too Little, Too Late’, Secretary-General Tells General Assembly ‘Our Common Agenda’ Event, Warning of Instability, Climate Chaos

On almost every front, our world is under enormous stress.  We are not at ease with each other, or our planet.

COVID-19 is a wake-up call — and we are oversleeping.  The pandemic has demonstrated our collective failure to come together and make joint decisions for the common good, even in the face of an immediate, life-threatening global emergency.

This paralysis extends far beyond COVID-19.  From the climate crisis to our suicidal war on nature and the collapse of biodiversity, our global response is too little, too late.  Unchecked inequality is undermining social cohesion, creating fragilities that affect us all.  Technology is moving ahead without guard rails to protect us from its unforeseen consequences.

un.org/sg/en/node/258971

Declaraciones del Secretario General de la ONU, António Guterres, a la Asamblea General

Respuesta a la crisis mundial “Demasiado poco, demasiado tarde”, el secretario general dice a la Asamblea General el evento “Nuestra agenda común”, advertencia de inestabilidad, caos climático

En casi todos los frentes, nuestro mundo está sometido a una tensión enorme. No estamos a gusto el uno con el otro ni con nuestro planeta.

COVID-19 es una llamada de atención y nos estamos quedando dormidos. La pandemia ha demostrado nuestro fracaso colectivo para unirnos y tomar decisiones conjuntas por el bien común, incluso frente a una emergencia global inmediata y potencialmente mortal.

Esta parálisis se extiende mucho más allá de COVID-19. Desde la crisis climática hasta nuestra guerra suicida contra la naturaleza y el colapso de la biodiversidad, nuestra respuesta global es demasiado pequeña y demasiado tarde. La desigualdad desenfrenada está socavando la cohesión social, creando fragilidades que nos afectan a todos. La tecnología avanza sin barandillas que nos protejan de sus consecuencias imprevistas.

La toma de decisiones global se basa en la ganancia inmediata, ignorando las consecuencias a largo plazo de las decisiones, o la indecisión. Las instituciones multilaterales han demostrado ser demasiado débiles y fragmentadas para los desafíos y riesgos mundiales de hoy. Como resultado, corremos el riesgo de un futuro de grave inestabilidad y caos climático.

El año pasado, en la Declaración de los Líderes que marca el septuagésimo quinto aniversario de las Naciones Unidas, me encomendaron que brindara recomendaciones para promover “Nuestro Programa Común”, para abordar estos desafíos para la gobernanza mundial. Hoy, tras un profundo proceso de consulta y reflexión, presento mi respuesta.

Al preparar este informe, nos basamos en un ejercicio de escucha global de un año. Involucramos a los Estados Miembros, los líderes intelectuales, los jóvenes, la sociedad civil, el sistema de las Naciones Unidas y sus numerosos socios. A lo largo de nuestras consultas resonó un mensaje: nuestro mundo necesita más y mejor multilateralismo, basado en una solidaridad más profunda, para hacer frente a las crisis que enfrentamos y revertir las peligrosas tendencias actuales.

Se reconoció ampliamente que nos encontramos en un momento crucial. Los negocios como de costumbre podrían resultar en la ruptura del orden global, en un mundo de crisis perpetua y el ganador se lo lleva todo. O podríamos decidir cambiar de rumbo, anunciando un gran avance hacia un futuro más verde, mejor y más seguro para todos. Este informe representa mi visión, informada por sus contribuciones, de un camino hacia el escenario de gran avance.

Nuestra Agenda Común es ante todo una agenda de acción, diseñada para fortalecer y acelerar la cooperación multilateral, particularmente en torno a la Agenda 2030, y marcar una diferencia tangible en la vida de las personas. Y es una agenda impulsada por la solidaridad: el principio de trabajar juntos, reconociendo que estamos unidos el uno al otro y que ninguna comunidad o país, por poderoso que sea, puede resolver sus desafíos por sí solo. Expondré mi visión de Nuestra Agenda Común bajo cuatro grandes títulos: fortalecimiento de la gobernanza global; centrarse en el futuro; renovar el contrato social; y asegurar unas Naciones Unidas aptas para una nueva era.

En primer lugar, es evidente que la comunidad internacional no está protegiendo nuestros bienes comunes mundiales más preciados: los océanos, la atmósfera, el espacio ultraterrestre y la naturaleza virgen de la Antártida. Tampoco está implementando políticas para apoyar la paz, la salud global, la viabilidad de nuestro planeta y otras necesidades urgentes. En otras palabras, el multilateralismo está fallando en su prueba más básica.

La falta de un programa de vacunación y respuesta global para poner fin a la pandemia de COVID-19 es un ejemplo claro y trágico. Cuanto más tiempo circule el virus entre miles de millones de personas no vacunadas, mayor será el riesgo de que se convierta en variantes más peligrosas que podrían afectar a las poblaciones vacunadas y no vacunadas por igual, con una tasa de mortalidad mucho más alta. Invertir $ 50 mil millones en vacunación ahora podría agregar un estimado de $ 9 billones a la economía mundial en los próximos cuatro años.

Necesitamos un plan de vacunación global inmediato, implementado por un grupo de trabajo de emergencia compuesto por productores de vacunas actuales y potenciales, la Organización Mundial de la Salud (OMS), socios de ACT-Accelerator e instituciones financieras internacionales, para trabajar con las compañías farmacéuticas para al menos duplicar la vacuna. producción y garantizar que las vacunas lleguen al 70% de la población mundial en la primera mitad de 2022.

Asimismo, las recomendaciones del Panel Independiente para la Preparación y Respuesta ante una Pandemia deben ser un punto de partida para reformas urgentes para fortalecer la arquitectura de salud global. La Organización Mundial de la Salud debe estar empoderada y financiada adecuadamente para que pueda desempeñar un papel de liderazgo en la coordinación de la respuesta de emergencia. La seguridad sanitaria mundial y la preparación deben fortalecerse mediante un compromiso político sostenido y un liderazgo al más alto nivel. Los países de ingresos bajos y medianos deben poder desarrollar tecnologías sanitarias y acceder a ellas.

En términos más generales, no podemos permitirnos el lujo de ignorar la alarma que ha hecho sonar la pandemia y el cambio climático galopante. Debemos lanzar una nueva era de políticas audaces y transformadoras en todos los ámbitos. Debemos sacar la cabeza de la arena y enfrentarnos a futuras crisis de salud, shocks financieros y la triple emergencia planetaria del cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación. Necesitamos un salto cualitativo para fortalecer el multilateralismo y adaptarlo a su propósito.

Una de las recomendaciones centrales de mi informe sobre Nuestra Agenda Común es que el mundo debería unirse para considerar todas estas cuestiones y más en una cumbre de alto nivel del futuro. Esta cumbre tendrá como objetivo forjar un nuevo consenso mundial sobre cómo debería ser nuestro futuro y cómo podemos asegurarlo. La cumbre debería incluir una nueva agenda para la paz, que adopte una visión más integral y holística de la seguridad mundial.

La nueva agenda para la paz podría incluir medidas para reducir los riesgos estratégicos de las armas nucleares, la guerra cibernética y las armas autónomas letales; fortalecer la previsión de riesgos futuros y remodelar las respuestas a todas las formas de violencia, incluso por parte de grupos delictivos y en el hogar; invertir en prevención y consolidación de la paz abordando las causas profundas de los conflictos; aumentar el apoyo a las iniciativas regionales que pueden llenar vacíos críticos en la arquitectura mundial de paz y seguridad; y poner a las mujeres y las niñas en el centro de la política de seguridad.

La cumbre también podría incluir temas sobre desarrollo sostenible y acción climática más allá de 2030; un pacto digital global para garantizar que las nuevas tecnologías sean una fuerza para el bien; el uso pacífico y sostenible del espacio ultraterrestre; la gestión de futuras conmociones y crisis; y más. Debe tener en cuenta el contexto más complejo de la gobernanza mundial actual, en el que una serie de agentes estatales y no estatales participan en sistemas abiertos y transparentes que aprovechan las capacidades de todos los interesados pertinentes.

Nuestro objetivo debe ser un multilateralismo más inclusivo y en red para navegar en este panorama complejo y ofrecer soluciones efectivas. Para apoyar nuestros esfuerzos colectivos, pediré a una junta asesora dirigida por eminentes ex Jefes de Estado y de Gobierno que identifiquen los bienes públicos mundiales y potencialmente otras áreas de interés común donde las mejoras de gobernanza son más necesarias, y que proponga opciones sobre cómo lograrlo. . El trabajo comienza ahora y espero su participación activa.

La recuperación desigual de la pandemia ha puesto de manifiesto las deficiencias de nuestro sistema financiero mundial. En los próximos cinco años, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), se proyecta que el crecimiento económico per cápita acumulado en el África subsahariana será alrededor de una cuarta parte de la tasa del resto del mundo. Mientras tanto, tanto la financiación pública como la privada para la acción climática han sido insuficientes durante años, si no décadas.

Para abordar las debilidades y brechas históricas e integrar el sistema financiero mundial con otras prioridades mundiales, propongo cumbres bienales a nivel de Jefes de Estado y de Gobierno, entre el G20, el ECOSOC [Consejo Económico y Social] y los jefes de instituciones financieras internacionales y el Secretario General de las Naciones Unidas. El objetivo primordial de estas cumbres sería crear una economía mundial más sostenible, inclusiva y resistente, incluidos sistemas multilaterales más justos para gestionar el comercio mundial y el desarrollo tecnológico.

Los temas para consideración inmediata podrían incluir financiamiento innovador para abordar la desigualdad y apoyar el desarrollo sostenible; un impulso a la inversión para financiar una transición verde y justa de los combustibles fósiles; y una “alianza de última milla” para llegar a los más rezagados, como parte de los esfuerzos para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Estas cumbres bienales coordinarían esfuerzos para incentivar políticas inclusivas y sostenibles que permitan a los países ofrecer servicios básicos y protección social a sus ciudadanos. Abordarían las prácticas financieras injustas y explotadoras y resolverían las deficiencias de larga data en la arquitectura internacional de la deuda. Los gobiernos nunca más deberían enfrentarse a la elección entre servir a su pueblo o pagar su deuda.

Estas cumbres bienales también aprovecharían los marcos financieros globales para avanzar rápida e inequívocamente en la acción climática y la pérdida de biodiversidad. El objetivo de París todavía está a nuestro alcance, pero necesitamos una gobernanza climática y medioambiental más rápida, ágil y eficaz para limitar el calentamiento global y ayudar a los países más afectados.

La COP26 será un foro vital para acelerar la acción climática. Tengo la intención de convocar a todas las partes interesadas antes del primer balance global del Acuerdo de París en 2023 para considerar otros pasos urgentes. Los Estados miembros ya están preparando un sólido marco de biodiversidad posterior a 2020, la Cumbre de sistemas alimentarios de 2021 y la Cumbre de Estocolmo + 50 sobre el medio ambiente el próximo año. Haré todo lo que esté en mi poder para asegurar que estas sean plataformas para un reinicio fundamental en nuestra relación con la naturaleza.

Todos estos esfuerzos e iniciativas requieren un análisis económico basado en las realidades actuales, en lugar de ideas obsoletas de éxito económico. Debemos corregir un gran punto ciego en la forma en que medimos el progreso y la prosperidad. El producto interno bruto, el PIB, no tiene en cuenta el incalculable daño social y ambiental que puede causar la búsqueda de ganancias.

Mi informe pide nuevas métricas que valoren la vida y el bienestar de muchos por encima de las ganancias a corto plazo para unos pocos. Asimismo, el acceso a financiamiento concesional debe basarse en la vulnerabilidad a riesgos y choques, no en la métrica obsoleta del PIB.

El segundo elemento de mi informe es un nuevo enfoque en los jóvenes del mundo y las generaciones futuras. Estos dos grupos heredarán las consecuencias de nuestras decisiones, pero apenas están representados en la mesa global. Por tanto, tengo la intención de nombrar un enviado especial para las generaciones futuras, para dar peso a los intereses de los que nacerán durante el próximo siglo. Una nueva oficina de la juventud de las Naciones Unidas mejorará el compromiso con los jóvenes en todo nuestro trabajo, de modo que los hombres y mujeres jóvenes de hoy puedan ser diseñadores de su propio futuro.

Mi informe propone medidas sobre educación, formación profesional y aprendizaje permanente, incluida una cumbre de educación transformadora el año próximo, para abordar la crisis del aprendizaje y ampliar las oportunidades y la esperanza para los 1.800 millones de jóvenes del mundo. Pero debemos ir más allá, para hacer pleno uso de nuestra capacidad sin precedentes para predecir y modelar el impacto de las decisiones políticas a lo largo del tiempo.

Por lo tanto, tengo la intención de crear un laboratorio de futuros que trabajará con los gobiernos, el mundo académico, la sociedad civil, el sector privado y otros, reuniendo todo nuestro trabajo en torno a la previsión, las megatendencias y los riesgos. El laboratorio de futuros recopilará y analizará datos, basándose en los mecanismos existentes, incluido el ejercicio anual de alerta temprana del FMI, para emitir informes periódicos sobre megatendencias y riesgos catastróficos.

Para mejorar nuestra preparación para futuras crisis, mi informe recomienda una plataforma de emergencia que se activaría automáticamente en crisis a gran escala, que reúne a líderes de los Estados Miembros, el sistema de las Naciones Unidas, agrupaciones de países clave, instituciones financieras internacionales, partes regionales y la sociedad civil. , sector privado, organismos de investigación y otros.

También creo que necesitamos un organismo intergubernamental que piense más allá de la dinámica geopolítica inmediata para considerar los intereses de toda nuestra familia humana, presentes y futuros. Por lo tanto, mi informe propone que los Estados Miembros consideren la posibilidad de reutilizar el Consejo de Administración Fiduciaria para convertirlo en una plataforma de deliberación en nombre de las generaciones venideras.

Espero que los Estados miembros consideren una declaración sobre las generaciones futuras para apoyar este trabajo. A menos que cambiemos de rumbo, podríamos legar a nuestros hijos y a sus hijos un mundo apenas habitable. Es posible que haya oído hablar del principio de las siete generaciones, según el cual algunas comunidades indígenas toman decisiones basadas en las generaciones desde sus bisabuelos hasta sus bisnietos. Tenemos mucho que aprender de ellos.

En tercer lugar, mi informe recomienda medidas para reconstruir la confianza y la cohesión social a través de un contrato social renovado, anclado en los derechos humanos. Gran parte de nuestro malestar mundial tiene sus raíces en la pobreza persistente, el hambre, la falta de acceso a la atención médica, la educación y la seguridad de los ingresos, y las crecientes desigualdades e injusticias. La mayoría de los miembros de nuestra familia humana, el 55 por ciento, o 4 mil millones de personas, están a un paso de la indigencia, sin protección social alguna.

Los 10 hombres más ricos del mundo vieron aumentar su riqueza combinada en medio billón de dólares desde que comenzó la pandemia. Mientras tanto, enfrentamos la peor crisis laboral desde la Gran Depresión, con cientos de millones de personas sin trabajo o subempleadas. Como siempre, las mujeres son golpeadas de manera desproporcionada.

La reparación del tejido social requiere nuevas iniciativas a nivel nacional y mundial para acelerar el progreso de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, anclada en los derechos humanos y la dignidad para todos. Debemos aprovechar al máximo la conmemoración del septuagésimo quinto aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

La cooperación global solo puede construirse sobre la base de la solidaridad dentro de los países. Por tanto, mi informe propone una serie de medidas para renovar el contrato social entre los gobiernos y las personas, y entre las personas. Debemos aprender de inmediato las lecciones de COVID-19 a través de esfuerzos para brindar cobertura universal de salud, educación, vivienda, trabajo decente y protección de ingresos para todos, en todas partes.

Esto no solo es posible; es una parte esencial de la construcción de sociedades pacíficas, seguras y resilientes basadas en los derechos humanos y la dignidad para todos. Para anclar estos esfuerzos a escala global, propongo una cumbre social mundial en 2025. Esta podría ser una nueva forma de deliberación global que tomaría pasos decisivos a escala global para coordinar esfuerzos a través de las fronteras y estar a la altura de los valores que sustentan la contrato social.

El resultado de la cumbre podría abarcar cuestiones como la protección social universal, la cobertura sanitaria universal, la vivienda adecuada, la educación para todos y el trabajo decente, en el contexto de una economía mundial más justa y equitativa. Daría un fuerte impulso a la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Un nuevo contrato social debe basarse en derechos y oportunidades para todos. En todas las sociedades y sectores, las mujeres y las niñas sufren discriminación y desventajas. En promedio, tienen solo el 75% de los derechos de los hombres y están sistemáticamente excluidos de las oportunidades y la protección social. Esto frena no solo a las mujeres y las niñas, sino a la humanidad en su conjunto.

Por lo tanto, mi informe propone medidas transformadoras para fortalecer la igualdad de género, desde derogar leyes discriminatorias hasta invertir en la economía del cuidado y promulgar planes de respuesta de emergencia para poner fin a la violencia de género. Garantizar la igualdad de derechos y oportunidades para mujeres y niñas es la medida más eficaz que podemos tomar para crear comunidades y sociedades más estables, pacíficas, resilientes y prósperas.

Para reconstruir la cohesión social, también debemos abordar la crisis de confianza entre las personas y las instituciones que las representan y las gobiernan. Las teorías de la conspiración, la desinformación, la desinformación y las mentiras están prosperando en nuestro ecosistema de información rota. La guerra contra la ciencia está matando gente. Debe terminar.

Insto a los Estados miembros, los medios de comunicación y los organismos reguladores a unir fuerzas para explorar nuevas formas de promover la integridad en el discurso público: un consenso respaldado empíricamente en torno a los hechos, la ciencia y el conocimiento. También invito a todos los países a realizar ejercicios de escucha nacional inclusivos, para que sus ciudadanos puedan contribuir a las decisiones que afectan su futuro.

Es hora de revitalizar nuestro pensamiento sobre los derechos humanos de manera más amplia, incluida su aplicación a los problemas fronterizos y nuestras vidas en línea. Hago un llamamiento para que el acceso a Internet sea un derecho humano básico y para que todas las personas adopten medidas para lograrlo de aquí a 2030. E insto a todos los gobiernos a que tomen medidas para garantizar la justicia centrada en las personas, abordar la corrupción, reformar el sistema fiscal internacional y establecer un nueva estructura conjunta sobre integridad financiera y flujos financieros ilícitos. Todas estas son formas fundamentales de reconstruir la confianza del público.

Cuarto y último, las propias Naciones Unidas deben adaptarse para apoyar la visión de Nuestro Programa Común. Las Naciones Unidas son la única institución con poder de convocatoria universal. Por tanto, nuestra Agenda Común debe incluir la mejora de las Naciones Unidas. Necesitamos una ONU 2.0 que pueda ofrecer soluciones multilaterales y más relevantes para todo el sistema a los desafíos del siglo XXI.

Esta transformación se basará en un quinteto de temas transversales: datos; innovación digital; previsión estratégica; ciencia del comportamiento; y orientación al desempeño y resultados. Trataré de restablecer la Junta Asesora Científica del Secretario General para fortalecer el papel de las Naciones Unidas como fuente de datos y pruebas fiables.

Y ampliaré la participación a través de una reunión anual con organizaciones regionales y un nuevo grupo asesor sobre gobiernos locales y regionales, así como un compromiso sistemático con las ciudades, la sociedad civil, los parlamentos y el sector privado. Se pedirá a todas las entidades de las Naciones Unidas que establezcan un centro de coordinación exclusivo para la sociedad civil, a fin de crear un mayor espacio para que la sociedad civil contribuya a nivel nacional y mundial, y dentro de todas las redes y procesos de las Naciones Unidas.

El laboratorio de futuros, un Consejo de Administración Fiduciario reutilizado y mi nuevo enviado para las generaciones futuras garantizarán juntos que las Naciones Unidas tengan mucho mejor en cuenta el impacto intergeneracional de nuestro trabajo. Nuestras finanzas deben asentarse sobre una base más sólida, e invito a los Estados Miembros a considerar mis propuestas al respecto.

Con respecto a cualquier decisión de los Estados Miembros de adaptar los órganos intergubernamentales a las necesidades y realidades de hoy, incluida la reforma del Consejo de Seguridad, la revitalización de la labor de la Asamblea General y el fortalecimiento del ECOSOC, estoy dispuesto a brindar el apoyo necesario.

La gobernanza global puede parecer elevada o abstracta. No lo es. Estas decisiones tienen consecuencias de vida o muerte para usted y sus ciudadanos, desde la calidad del aire que respiramos hasta la posibilidad de ganar un salario digno y el riesgo de contraer una enfermedad mortal. La acción multilateral liderada por Naciones Unidas ha logrado enormes logros en los últimos 76 años, desde prevenir una tercera guerra mundial hasta erradicar la viruela y reparar el agujero en la capa de ozono.

Mi informe debe ser un punto de partida para ideas e iniciativas que se basen en estos logros y los lleven más lejos. Algunas de mis propuestas serán adoptadas por el sistema de las Naciones Unidas. Otros requerirán un debate más amplio y decisiones de los Estados miembros. Les insto a todos a que actúen bajo su responsabilidad conjunta para garantizar que logremos el avance que necesitamos.

Las Naciones Unidas es una organización intergubernamental. Los Estados miembros siempre serán fundamentales para nuestra capacidad colectiva de hacer frente a los desafíos mundiales, con responsabilidades únicas en el sistema multilateral. Pero las soluciones a los desafíos actuales también dependen de la acción de la sociedad civil, el sector privado y otros, en particular los jóvenes, que deben rendir cuentas de sus compromisos y tener un papel significativo en las deliberaciones. Espero recibir noticias suyas y de sus líderes nacionales sobre estas propuestas, durante el debate general y posteriormente.

Soy un ingeniero. Creo en la capacidad infinita de la mente humana para resolver problemas. Cuando trabajamos juntos, no hay límite para lo que podemos lograr. Mi informe sobre Nuestra Agenda Común es un punto de partida para nuestros esfuerzos conjuntos para mejorar la gobernanza global juntos, sobre bases de confianza, solidaridad y derechos humanos, para cumplir las esperanzas y expectativas de las personas a las que servimos.

 

 

 

 

.

.

.

.

A puertas de Yom Kippur / At the gates of Yom Kippur

Estamos a puertas de ingresar al día mas sagrado del calendario Judío, Yom Kippur. Escrito esta en las Sagradas Escrituras.

Levíticos 16
(30) Porque en este día Él hará expiación por ti para limpiarte. Delante del Señor, serás limpiado de todos tus pecados.

En esta oportunidad quiero compartir un poco de lo que enfrentan los ciudadanos Israelíes, la población Judía. Asimismo, deseo conozcan el invaluable trabajo de los jóvenes soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel, salvaguardando la seguridad de los ciudadanos Israelíes tras noches contínuas de ataques a las ciudades, así como ataques a civiles que transitan tranquilamente por las calles.
Israel enfrenta un terrorismo que está enquistado, un terrorismo recompenzado por sus gobernantes, financiado por diferente ONG, un terrorismo respaldado por la República Islámica (gobierno hostil contra su propio pueblo, que se extiende a diferentes naciones, un régimen destructivo para lograr una paz mundial), el terrorismo Árabe palestino.

Dicen que el ser humano tiene un alma, si el mundo tuviera un alma, esa alma sería Israel. 

Recuérdala en tus oraciones.

Deuteronomio 4
(29) Y desde allí buscarás al Señor tu Dios, y lo encontrarás, si lo buscas con todo tu corazón y con toda tu alma.
 
Los Salmos122
(6) Orad por la paz de Jerusalem. Sean prosperados todos los que te aman.
 

 At the gates of Yom Kippur

We are about to enter the holiest day on the Jewish calendar, Yom Kippur. It is written in the Holy Scriptures.

Vayikra – Leviticus – Chapter 16

30For on this day He shall effect atonement for you to cleanse you. Before the Lord, you shall be cleansed from all your sins. לכִּֽי־בַיּ֥וֹם הַזֶּ֛ה יְכַפֵּ֥ר עֲלֵיכֶ֖ם לְטַהֵ֣ר אֶתְכֶ֑ם מִכֹּל֙ חַטֹּ֣אתֵיכֶ֔ם לִפְנֵ֥י יְהוָֹ֖ה תִּטְהָֽרוּ:

This time I want to share a little about what Israeli citizens, the Jewish population, face. Also, I want you to know the invaluable work of the young soldiers of the Israel Defense Forces, safeguarding the security of Israeli citizens after continuous nights of attacks on cities, as well as attacks on civilians who walk quietly on the streets.
Israel faces a terrorism that is entrenched, a terrorism rewarded by its rulers, financed by different NGOs, a terrorism backed by the Islamic Republic (hostile government against its own people, spreading to different nations, a destructive regime to achieve world peace ), Palestinian Arab terrorism.

They say that the human being has a soul, if the world had a soul, that soul would be Israel. 

Remember it in your prayers.

Devarim – Deuteronomy – Chapter 4

29 And from there you will seek the Lord your God, and you will find Him, if you seek Him with all your heart and with all your soul.   כטוּבִקַּשְׁתֶּ֥ם מִשָּׁ֛ם אֶת־יְהֹוָ֥ה אֱלֹהֶ֖יךָ וּמָצָ֑אתָ כִּ֣י תִדְרְשֶׁ֔נּוּ בְּכָל־לְבָֽבְךָ֖ וּבְכָל־נַפְשֶֽׁךָ:

Tehillim – Psalms – Chapter 122

6Request the welfare of Jerusalem; may those who love you enjoy tranquility.   ושַֽׁאֲלוּ שְׁל֣וֹם יְרֽוּשָׁלִָ֑ם יִ֜שְׁלָ֗יוּ אֹֽהֲבָֽיִךְ:
 

FUENTES:

UN RÉGIMEN FUERA DE LA LEY:
UNA CRÓNICA DE LAS ACTIVIDADES DESTRUCTIVAS DE IRÁN.
 
 

La Administración Biden premia a los terroristas: Abbas y Hamás

 

El apoyo financiero de la Autoridad Palestina al terrorismo burla las leyes estadounidenses e israelíes

 
 

 

Yom Kippur – DÍA DE EXPIACIÓN

Bamidbar – Numbers – Chapter 29

7 And on the tenth day of this seventh month, there shall be a holy convocation for you, and you shall afflict your souls. You shall not perform any work.   זוּבֶֽעָשׂוֹר֩ לַחֹ֨דֶשׁ הַשְּׁבִיעִ֜י הַזֶּ֗ה מִקְרָא־קֹ֨דֶשׁ֙ יִֽהְיֶ֣ה לָכֶ֔ם וְעִנִּיתֶ֖ם אֶת־נַפְשֹֽׁתֵיכֶ֑ם כָּל־מְלָאכָ֖ה לֹ֥א תַֽעֲשֽׂוּ:

(7)Y a los diez días de este mes séptimo, tendréis santa convocación, y afligiréis vuestras almas. No realizarás ningún trabajo.

Vayikra – Leviticus – Chapter 23

27 But on the tenth of this seventh month, it is a day of atonement, it shall be a holy occasion for you; you shall afflict yourselves, and you shall offer up a fire offering to the Lord.   כזאַ֡ךְ בֶּֽעָשׂ֣וֹר לַחֹ֩דֶשׁ֩ הַשְּׁבִיעִ֨י הַזֶּ֜ה י֧וֹם הַכִּפֻּרִ֣ים ה֗וּא מִקְרָא־קֹ֨דֶשׁ֙ יִֽהְיֶ֣ה לָכֶ֔ם וְעִנִּיתֶ֖ם אֶת־נַפְשֹֽׁתֵיכֶ֑ם וְהִקְרַבְתֶּ֥ם אִשֶּׁ֖ה לַֽיהֹוָֽה:
28 You shall not perform any work on that very day, for it is a day of atonement, for you to gain atonement before the Lord, your God.   כחוְכָל־מְלָאכָה֙ לֹ֣א תַֽעֲשׂ֔וּ בְּעֶ֖צֶם הַיּ֣וֹם הַזֶּ֑ה כִּ֣י י֤וֹם כִּפֻּרִים֙ ה֔וּא לְכַפֵּ֣ר עֲלֵיכֶ֔ם לִפְנֵ֖י יְהֹוָ֥ה אֱלֹֽהֵיכֶֽם:

(27) Pero el diez de este mes séptimo, es un día de expiación, será una ocasión santa para ustedes; os afligiréis a vosotros mismos, y ofreceréis una ofrenda encendida al Señor.

(28) No realizarás ninguna obra en ese mismo día, porque es un día de expiación, para que obtengas la expiación ante el Señor, tu Dios.