“Omar built the Dome of the Rock sanctuary to serve as a house of prayer for the Jews” / “Omar construyó el santuario la Cúpula de la Roca para servir como casa de oración para los Judíos

Shifting Sands Of Temple Mount ‘Status Quo’

Here’s a little-known fact: The Dome of the Rockthe magnificent structure that stands atop the site of the Holy of Holies – was originally built up not for Muslims; rather, it, or its precursor, was built for the Jewish people.
How do we know this? We rely on the late Chief Rabbi Shlomo Goren, and on a Byzantine historian from the 7th century.

Rabbi Goren, in his classic work The Temple Mount, wrote that the silver-domed Al-Aksa Mosque, at the Mount’s southern end opposite the gold Dome of the Rock, points southward toward Mecca and was built as a Muslim house of prayer.

“At the request of the Jews,” Rabbi Goren continues, “Omar built the Dome of the Rock sanctuary to serve as a house of prayer for the Jews. This was after the Jews showed him the site where the Holy Temple had stood – and it does not point to Mecca.”

Most certainly one of Rabbi Goren’s sources was the Byzantine historian Theophanes. Written in Greek and translated into English in 1839, the following relevant passage from Theophanes was cited by English historian Guy Le Strange in his 1890 work History of Jerusalem Under the Moslems (p.11):

“In this year [635 C.E.], Omar began to restore the Temple at Jerusalem, for the building, in truth, no longer then stood firmly founded, but had fallen to ruin. Now when Omar inquired the cause, the Jews answered saying, ‘Unless thou throw down the Cross, which stands on the Mt. of Olives, the building of the Temple will never be firmly founded.’ Thereupon Omar threw down the Cross at that place, in order that the building [of the Temple] might be made firm…”

To read the full article:

Temple Mount

Aquí tiene un hecho poco conocido: La Cúpula de la Rocala magnífica estructura que se encuentra encima de la sede del Santo de los Santos – fue construido originalmente no para los musulmanes; más bien, él, o su precursor, fue construido para el Pueblo Judío.

¿Cómo sabemos esto? Confiamos en el último rabí, el Gran Rabino Shlomo Goren, y en un historiador bizantino del siglo séptimo.

El Rabino Goren, en su obra clásica El Monte del Templo, escribió que la mezquita de Al-Aksa la cúpula de plata, en el extremo sur del monte frente a la Cúpula de la Roca de oro apunta hacia el sur hacia la Meca y fue construido como una casa musulmana de la oración.

“A petición de los Judíos,” El Rabino Goren continúa, “Omar construyó el santuario la Cúpula de la Roca para servir como casa de oración para los Judíos. Esto fue después de que los Judios le mostraron el lugar donde el Santo Templo había estado – y no apunta a la Meca “.

Sin duda alguna una de las fuentes del Rabino Goren fue el historiador bizantino Teófanes. Escrito en griego y traducida al Inglés en 1839, el siguiente pasaje pertinente de Teófanes fue citado por el historiador Inglés Guy Le Strange en su 1890 obra Historia de Jerusalén Bajo los musulmanes (P.11):

“En este año [635 CE], Omar comenzó a restaurar el Templo de Jerusalén, porque la construcción, a la verdad, ya no yacía de pie con firmeza, porque había caído en la ruina. Ahora, cuando Omar preguntó la causa, los Judios contestaron diciendo: “A menos que usted tire abajo la Cruz, que se encuentra en el monte de los Olivos, la construcción del Templo nunca estará firmemente establecida”. Por eso, Omar derribó la Cruz en ese lugar, con el fin de que el edificio [del templo] pudiera hacerse firme …”

Así vemos que la Cúpula de la Roca, o su precursor por varias décadas, fue construido no para los musulmanes, sino para los Judíos, y se suponía incluso ser una versión “más firmemente fundada” del Templo Sagrado.

Qué irónico que este es el verdadero fondo del edificio que ahora simboliza, en todo el mundo, el control musulmán del sitio más sagrado del judaísmo – y la prohibición de la oración judía allí.

Funcionarios israelíes han prometido en repetidas ocasiones en los últimos tiempos, a instancias de la presión desde fuera y dentro, no cambiar el “status quo” en el Monte del Templo. Es claro para todos lo que esto significa exactamente?

En primer lugar, hay que explicar que los aspectos halájicos de visitar el Monte del Templo están más allá del alcance de este artículo. El tema es un asunto de controversia entre los rabinos que lideran, y las opiniones van desde “prohibido porque conduce al derramamiento de sangre”, “prohibido porque somos impuros”, “permitido si conoce los límites y las precauciones halájicas,” a “importante hacerlo  para mantener el lugar sagrado para el pueblo judío “.

Cuando los diplomáticos israelíes, estadounidenses, y otros hablan de mantener el status quo, por lo general significa que a los musulmanes se les debe permitir la entrada libre para el culto o jugar al fútbol en sus patios, mientras que el acceso judío debe seguir siendo restringido.

Sin embargo, algunos recientes antecedentes históricos está en orden, lo que demuestra que lo que la gente piensa que es el “status quo” en realidad no es eso en absoluto. Por un lado, qué tan lejos debemos ir para cuando se refiere al “status quo”?

Hay mucha evidencia histórica que dice que los  Judíos hasta hace tres siglos históricamente oraban en el Lugar Santo con relativa libertad. Maimónides, por ejemplo, escribió que él hizo una fiesta anual para conmemorar su visita a Jerusalén, ocasión en la que “oró en la Gran y Santa Casa.” Muchos creen que esto es una clara referencia al sitio del Templo Sagrado, y que se refirió a ella por la misma frase que recitamos en el comienzo de la tercera bendición (Rajem) en la Acción de Gracias después de las comidas. (El Rambam también sostuvo que en la actualidad, el sitio del Templo no está absolutamente prohibido para la entrada, sino (“Leyes de la Casa Elegida 7: 7)”. Nadie puede entrar en él, excepto a los lugares que uno está autorizado a entrar “

Por lo tanto, debemos contemplar la posibilidad de que los Judios oraron en el Monte del Templo en varias ocasiones desde la destrucción. Ciertamente, sin embargo, ya que alrededor del 1600, la oración judía no se ha celebrado en el Lugar Santo. Este fue el “status quo” – hasta la Guerra de los Seis Días de 1967.

Esta guerra milagrosa provocó la unificación de Jerusalén, nuestra vuelta al Muro Occidental, y, por primera vez desde Bar Kojba, el control judío sobre el sitio del Templo Sagrado. Una de las primeras cosas que Israel hizo con este premio fue, por iniciativa del entonces ministro de Defensa Moshe Dayán, a renunciar a la mayor parte de él, dándole el control día a día de vuelta al Waqf musulmán (fondo religioso).

Aún así, sin embargo, se aseguraron algunos derechos de visita judías. De hecho, Dayán instituyó las siguientes reglas después de la Guerra de los Seis Días (basado en la investigación por el experto en Jerusalén y miembro del Consejo Asesor Mantenga Jerusalén Nadav Shragai):

  1. A Judíos se les permite visitar el Monte del Templo, pero prohibido orar allí.

  2. A La policía de Israel mantener la ley y el orden en el recinto sagrado.

  3. La soberanía y la ley israelí se aplica al Monte del Templo, asi como a las otras partes de Jerusalén.

Otras reglas añadidas posteriormente estipulaban que Judíos y otros no musulmanes entraran en el monte sólo a través de la Puerta de los Magrebíes, ubicado en el centro de la pared occidental, y que las banderas no pueden ser desplegadas en el monte.

La situación hoy sería apenas reconocible incluso a Dayan. Por un lado, las “visitas de judíos sin restricciones” han sido sustituidas por los estrictos horarios: Los Judíos pueden ascender durante tres horas por la mañana y otra por la tarde, sólo cinco días a la semana. Incluso estas pocas horas se retiran con frecuencia del itinerario judío cuando la incitación árabe y el malestar presagia la violencia en la zona.

Además, Judíos religiosos no pueden visitar en grupos grandes, y muchas veces se ven obligados a esperar durante horas hasta que los de delante de ellos en línea han completado sus visitas. Incluso entonces, con frecuencia no están permitidos ea seguir adelante.

¿Quieres agitar una bandera? Si se trata de una bandera de Hamas o de la Autoridad palestina, no hay problema; la prohibición sólo se aplica en el caso de banderas israelíes.

Por lo tanto, cuando Israel es presionado para que mantenga el “status quo” en el Monte del Templo, se debe responder: “Bien – vamos a tomar el ‘status quo’ según lo establecido por Moshe Dayan en 1967” – el restablecimiento de la soberanía israelí completa al sitio Santo, plena autoridad a la policía de Israel a actuar para mantener la ley y el orden, y la opción de accesibilidad judía completo.

Esto es crucial, no sólo por el bien de enfatizar y actualizar los derechos y obligaciones judías intrínsecas e históricas del Monte, y no sólo con el fin de garantizar la libertad de religión para todos. La mayoría esencialmente, es un paso clave para garantizar la integridad de Jerusalén y su fortalecimiento como la capital Eterna de Israel y el pueblo judío.

Por favor visite nuestro sitio web, http://www.keepjerusalem.org, para mantener informado de la evolución de Jerusalén y para ver cómo puede ayudar a preservar una Jerusalén unida bajo soberanía israelí siempre.

La Cupula de la Roca fue construido para el pueblo Judio-

Fuente de las fotos: Google

JAYE – SARA


23 (1) Y Sara vivió ciento veintisiete años; estos fueron los años de la vida de Sara. (2) Murió en Quiriat-Arba, o sea Hebrón, en la tierra de Canaán y vino Abraham a hacer duelo de Sara y a llorarla. (3) Abraham se levantó del duelo de su mujer y les dijo a los hijos de Het: (4) “Yo soy forastero y morador de paso entre vosotros. Dadme una posesión para que pueda sepultar a mi muerta”. (5) le respondieron los hijos de Het: (6) “Escúchanos, señor, tú eres un príncipe de Dios en medio de nosotros; puedes enterrar a tu muerta en el mejor sitio de nuestros sepulcros, pues nadie de nosotros te lo impedirá, para que puedas enterrar a tu muerta”. (7) Se levantó Abraham y se inclinó respetuosamente ante la gente de Het diciendo: “Si es vuestra voluntad sepultar a mi muerta, os ruego que intercedáis ante Efrón, hijo de Zohar, (9) para que me ceda la cueva de Macpela que tiene al extremo de su campo, que me la dé por su valor en plata como sepultura de propiedad mía, en medio de vosotros”. (10) A la sazón, Efrón estaba sentado en medio de los hijos de Het y finalmente respondió en presencia de todo su pueblo, incluso de quienes estaban en la entrada de la ciudad, diciendo: (11) “No, señor mío, te doy el campo entero y la cueva que está en él. En presencia de los hijos de mi pueblo te la doy, sepulta en paz a tu muerta”. (12) Y Abraham se inclinó de nuevo respetuosamente ante el pueblo de esa tierra, (13) y le dijo Efrón en presencia del pueblo de la tierra;”Sólo te pido que me escuches. Te daré por el campo su valor en dinero, acéptalo y yo enterraré a mi muerta allí”. (14) Entonces le contestó Efrón a Abraham: (15) “Señor mío, escúchame, la tierra vale cuatrocientos siglos de plata, pero ¿qué es esto entre tú y yo? Entierra pues a tu muerta”. (16) Concertado así el convenio entre Abraham y Efrón, Abraham le pagó a Efrón el dinero que le había dicho ante la presencia de los heteos, cuatrocientos siglos de plata de buena ley entre mercaderes. (17) De tal modo que quedó asegurado para Abraham el campo de Efrón, que esta en Macpela, junto a Mamre, tanto el campo como la cueva que está en él y todo árbol que había en el campo. (18) Todo esto lo compró Abraham ante los hijos de Het y de todos los que entran por la puerta de la ciudad. (19) Y Abraham sepultó a Sara, su mujer, en la cueva del campo de Macpela, frente a Mamre, ósea Hebrón, en la tierra de Canaám. (20) Quedó pues formaliza la compra del campo de los hijos de Het y de la sepultura que Abraham había elegido allí.
24(1) Y Abraham era anciano, entrado en días y el Eterno le había bendecido en todo. (2) Le dijo Abraham al siervo más antiguo de su casa, el que gobernaba todas sus posesiones: “Te ruego que pongas tu mano debajo de mi muslo, (3) y te juramentaré por el Eterno, Dios de los cielos y de la tierra que no tomarás para mi hijo una mujer de las hijas de los cananeos entre quienes habito, (4) sino que irás a mi tierra y a mi familia y tomarás allí mujer para mi hijo”. (4) sino que irás a mi tierra y a mi familia y tomarás allí mujer para mi hijo”. (5) Y le respondió el siervo:”¿y si la mujer no quiere seguirme a esta tierra? ¿Haré de tal modo que tu hijo retorne a la tierra de donde saliste?”. (6) Entonces le dijo Abraham:”¡Guárdate de que mi hijo vuelva allá! (7) El Eterno, Dios de los cielos, que me sacó de la casa de mi padre, de mi tierra natal y me juró que daría esta tierra a mi simiente, Él enviará un ángel delante de ti para que puedas tomar de allí mujer para mi hijo, (8) pero si la mujer no quisiera seguirte, quedaría dispensado de este juramento, solamente que no lleves allá a mi hijo”. (9) Y el siervo puso su mano debajo del muslo de Abraham, su amo, y juró que cumpliría lo dicho. (10) Y el siervo tomó diez camellos de la manada de su amo y se fue llevando consigo los bienes más preciados de su amo. Se encaminó a Mesopotamia, a la ciudad de Nacor. (11) E hizo arrollador a sus camellos fuera de la ciudad, al atardecer, en las cercanías de un pozo de agua adonde habitualmente iban las mujeres buscar agua. (12) Y rezó: “Oh Eterno, Dios de mi señor Abraham, haz que este día ante mí sea de misericordia para mi señor Abraham. (13) He aquí que estoy junto al pozo de agua y las hijas de los hombres de la ciudad vienen para recoger agua. (14) Y la moza a quien le dijera:”Inclina por favor tu cántaro para que yo beba”, y ella respondiera:”Bebe, y también daré de beber a tus camellos”, que sea ésta la destinada para Isaac, como merced a mi amo Abraham”. (15) apenas terminó de rezar cuando apareció Rebeca, hija de Betuel, hijo de milla, mujer de Nacer, el hermano de Abraham, con su cántaro sobre el hombro. (16) Y la mujer era de hermosa apariencia y no había conocido varón. (17)El siervo corrió a su encuentro y le dijo:”Te ruego que me des de beber un poco de agua de tu cántaro”. (18) Y ella le contestó:”Bebe, señor mío”, se apresuró a pasarle el cántaro en su mano. (19) y cuando él terminó de beber, ella agregó: ·También a tus camellos sacaré agua hasta que se sacien”.. (20) Y se apresuró a sacar agua del pozo para volcarla en el abrevadero para los camellos. (21) Y el hombre se preguntó, al observarla, si realmente era ella la mujer que buscaba, conforme a los designios del Eterno. (22) Y cuando los camellos terminaron de beber, el hombre tomó un pendiente de oro que pesaba medio siglo y dos brazaletes que pesaban diez, (23) y dijo:”¿De quien eres hija? Te ruego que me digas si hay lugar en la casa de tu padre para que pasemos la noche”. (24) Ella le respondió:” Soy la hija de Betuel, hija de Milca. Cuyo hijo es Nacor”. (25) Y añadió:”También tenemos paja y forraje en abundancia y ciertamente un lugar donde pasar la noche”. (26) Entonces el hombre inclinó respetuosamente su cabeza y se postergó rostro a tierra ante el Eterno, (27) y dijo:”Bendito sea el Eterno, Dios de mi señor Abraham por haberlo colmado de mercedes y por haberme conducido a la casa de los hermanos de mi señor. (28) Y la mujer corrió a la casa de su madre para narrar lo acontecido. (29) Y Rebeca tenía un hermano, cuyo nombre era Labán, y Labán salió corriendo hacia el pozo al encuentro del recién llegado. (30) Y cuando vio el aro y los brazaletes en las manos de su hermana y cuando oyó las palabras que contó Rebeca con relación la hombre y los camellos, (31) le dijo:”Ven, oh bendito del Eterno, ¿por qué te quedas fuera? He limpiado la casa y hay un lugar para los camellos”. (32) Y así entró el hombre a la casa, desató los camellos, les dio forraje y recibió agua para lavarse los pies, él y sus siervos. (33) Y le brindaron comida en abundancia pero dijo: “No comeré hasta haber dicho lo que me ha traído”. Y le dijeron: “Habla pues”. (34) Entonces él dijo: ·Siervo de Abraham soy. (35) Y el Eterno lo ha colmado de mercedes; le ha dado multitudes de rebaños y vacas, plata y oro, siervos y siervas, camellos y asnos. (36) Y Sara tuvo de él un hijo en su vejez. (37) Mi señor me juramento diciendo: “No tomes mujer para mi hijo de las hijas de los cancaneos en cuya tierra vivo, (38) sino que irás a la casa de mi familia y allí tomarás mujer para mi hijo”. (39) Y le dije a mi señor:¿Y si la mujer no quisiera venir conmigo? (40) Y me contesto:”El Eterno, ante Quien anduve, enviará su ángel contigo, orientará tu camino y podrás tomar mujer para mi hijo de mi linaje y de la casa de. Mi padre. (41) Mas si cuando llegues a mi familia no te dan la mujer, quedarás libre del juramento”. (42) Así, pues, vine hoy a la gente y reza:”Oh Eterno, Dios de mi señor Abraham, si Tú orientas mi camino (43) heme aquí al lado de la fuente de las aguas y a la moza que venga para sacar agua le diré: “Te ruego que me des de beber un poco de agua de tus cántaro”; (44) si ella me responde; “Para tus camellos también sacaré agua”, ella será la mujer que el Eterno destinó para el hijo de mi señor. (45) Y apenas dije eso en mi corazón, vi a Rebeca que venía con su cántaro sobre los hombros y se inclino para sacar agua. Le dije entonces:”Te ruego que me des de beber”. (46) Y ella prestamente me alcanzó su cántaro y me dijo:”Bebe, que también a tus camellos daré de beber. (47) Entonces le pregunté de quien es hija y me contestó que es hija de Betuel, hijo de Nacor y de Milca. Y puse el aro en su nariz y los brazaletes en sus manos. (48) me postren rostro tierra para bendecir al Eterno, Dios de mi señor Abraham por haberme guiado en el camino justo para obtener la hija del hermano de mi señor, para su hijo. (49) Y ahora, pues, si estáis dispuestos a hacer misericordia y a ser leales con su señor, aprobadlo y si no, decidme y me volveré a la derecha o a la izquierda”. (50) Y Labán y Betuel respondieron:”Como esto salío del Eterno, nada podemos decir en favor ni en contra. (51) Toma pues a Rebeca, anda y que ella sea mujer para el hijo de tu señor como lo dispuso el Eterno”. (52) Y cuando el siervo de Abraham oyó tales palabras, se arrodilló rostro a tierra ante el Eterno. (53) Y sacó el siervo, alhajas de plata, de oro y vestidos que dio a Rebeca, y también les dio preciosos presentes a su hermano a a la madre de ella. (54) Comieron y bebieron él y los varones que lo acompañaban y pasaron allí la noche. Y al levantarse a la mañana siguiente, él dijo:”Enviadme a mi señor”. (55) pero dijeron el hermano y la madre de Rebeca:”Que la moza se quede con nosotros todavía algunos días, por lo menos diez, y se irá. (56) Mas él les dijo:”No me demoréis pues el Eterno favoreció mi camino; despedidme para que pueda retornar a mi señor”. (57) Entonces dijeron ellos:·Se lo preguntaremos a la joven para que nos conteste ella misma”. (58) Y llamaron a Rebeca y le preguntaron: ¿Quieres ir con este hombre?”. Y ella respondió: “Sí, quiero ir”. (59) Entonces enviaron a rebeca, hermana de ellos, a su nodriza y al siervo de Abraham y sus hombres. (60) bendijeron a Rebeca, diciendo: “Oh hermana nuestra, sé madre de millares y millares y que tu simiente herede los portales de sus enemigos”. (61) Se levantó Rebeca y sus damas de compañía, montaron los caballos y siguieron al hombre que tomó a Rebeca y emprendió el regreso. (62) E Isaac, que moraba en la tierra del Neguev, regresaba por el camino del pozo Beer Lajay Roí (pozo del Viviente que me ve) (63) cuando se detuvo para meditar en el campo al caer la tarde y alzó los ojos, vio a lo lejos que venían camellos. (64) Y Rebeca alzó la vista, vio a Isaac y bajó del camello. (65) Y le preguntó al siervo:”¿Quién es ése que se acerca por el campo hacia nosotros?”, y le respondió el siervo: ”Es mi señor”. Entonces ella tomó su velo y se cubrió. (66) Y el siervo relató a Isaac todo lo acaecido. (67) Entonces Isaac le condujo a la tienda de Sara su madre y tomó a Rebeca que se volvió su mujer. La amó y se consoló de la muerte de su madre gracias a ella.
25 (1) Y nuevamente Abraham tomo una mujer, llamada Cetura. (2) Tuvo de ella a cuantos hijos: a Zimram, Jocsán, Medán, Madián, Isbac y a Súa. (3) Jocsán engendró a Seba y a Dedán; los hijos de Dedán fueron Efa, Efer, Hanoc, Abida y Elda. Todos ellos fueron hijos de Centura. (5) Y Abraham le dio a Isaac todo lo poseía. (6) Y a los hijos de las concubinas, Abraham les dio regalos y los mando lejos de Isaac, al oriente. (7) Y estos son los años que vivió Abraham: ciento setenta y cinco años. (8) Abraham expiró, muriendo en buena vejez, saciado de años y fue reunido con su pueblo. (9) Lo sepultaron sus hijos Isaac e Ismael en la cueva de Macpela, en el campo de efrón, hijo de Zohar el hateo que esta frente a Mamre. (10) Era el campo que Abraham había comprado a los hijos de Het. Allí fueron sepultados Abraham y Sarta su mujer. (11) Y sucedió después de la muerte de Abraham que Dios bendijo a su hijo Isaac, que plantó sus tiendas junto al pozo Beer Lajay Roí.
(12) Y ésta es la genealogía de Ismael, hijo de Abraham, nacido de Agar la egipcia, sierva de Sara. (13) He aquí los hombres de los hijos de Ismael, según sus familias: Nebaiot el primogénito, Cedar, Adbeel y Mibsam; (14) Misma, Duma y Massa; (15) Hadar, Tema, Jetur, Nafis y Cedema. (16) Éstos son pues los nombres de los hijos de Ismael por sus pueblos y sus fortalezas, doce principies conforme a su pueblo. (17) Y estos fueron los años de Ismael: ciento treinta y siete años, y expiró, y a su muerte fue reunido con su pueblo. (18) Y sus descendientes moraron desde Havilá (javilá) hasta Shur que está antes de Egipto, camino a Asiria. En presencia de todos sus hermanos habitó Ismael.

Reflexión:

¿Sabías que esta parasha, es la única que esta con el nombre de una mujer?

¿Sabes cómo se mencionada la edad de Sara?

Cien veinte y siete ….127

¿Porqué?

Por que cuando tenía 100 año, era bella como una joven de 20, y cuando tenia 20 era pura como una niña de  7 años.

¿Sabías que en esta parasha, vemos por primera vez la adquisición de tierras, en toda la Torá?

¿Sabias que Abraham compro las tierras, pagando un precio sobrevalorado? 400 siclos de plata! mucho más de lo que la tierra valía, en ese entonces.

Sabías que el lugar donde Abraham iba a sacrificar a Isaac, es el mismo donde Noe hizo su sacrificio, el mismo donde Cain y Abel hicieron su primer sacrificio?

A este lugar Abraham le puso por nombre Yiret- Proveedor, aun cuando ya tenia otro nombre, Sem (hijo de Noé), le había dado el nombre de Shalem.

¿Sabes que lugar es ?

JERUSALEM

יְרוּשָׁלַיִם

Ierushalaim

Otras fuentes:

https://ritasibbick.com/tag/jebuseos/

Jerusalem 50 años de Reunificación