Los violines de Auschwitz y el Estado Judío

por Valerie Greenfeld

Estos violines, que llegaron desde Auschwitz a Israel, expresan la esperanza del pueblo judío de retornar a su patria.

(…) Cada violín tiene una historia y un espíritu que sobrevivió. Weinstein explicó que uno de sus violines estaba “en un vagón ferroviario desde Drancy hacia Auschwitz. Durante el viaje, el propietario arrojó el violín por la ventana y gritó: “Atrápenlo, porque en el lugar al que voy no tendrá una oportunidad”. Eventualmente, el violín llegó a manos de Weinstein para ser restaurado(…)

La presencia judía en Israel se extiende miles de años hacia atrás

El Estado de Israel renació en mayo de 1948, pero para el pueblo judío esta tierra fue su patria ya 3000 años antes. La prueba física de esto fue exhibida en el Museo de la Biblia en Washington D.C. La prueba de que los judíos vivieron en la Tierra Santa durante el período del Segundo Templo, el siglo I AEC, es un pergamino que contiene pasajes de la historia de Iaakov, quien iba a encontrarse con su hermano Esav (Génesis 32:3:6), tal como está escrito en los Rollos del Mar Muerto.

Las monedas de la revolución de Bar Kojva, del año 132 EC, prueban que los judíos permanecieron en Israel después de la caída del Segundo Templo en manos de los romanos. A pesar de que el general romano Julio Severo prohibió que los judíos entraran a Jerusalem, los símbolos judíos en las monedas representan al Kodesh HaKodashim, el Arca del Pacto y la inscripción: “Por la liberación de Jerusalem”, de los años 132/133 EC, probando su existencia en Jerusalem. En ese momento, los romanos, al igual que algunos islamistas modernos, intentaron borrar la conexión entre los judíos y Jerusalem renombrando a la ciudad Aelia Capitiolina y construyendo sobre las ruinas de Jerusalem. El emperador Adriano cambió el nombre de Judea por Siria Palestina.

Durante más de 2000 años, sin importar en dónde vivieron los judíos, el foco de sus plegarias siempre fue en dirección al este, hacia Jerusalem. Como un sistema de GPS, el alma judía busca el camino para acercarse a la santidad en donde se reúne con su Creador, en el Templo Sagrado. El Salmo (137:5) advierte: “Si olvidara a Jerusalem, entonces que mi mano derecha olvide su fuerza”. La identidad judía está directa e inexplicablemente conectada con Jerusalem y al recordar este lugar sagrado los judíos abrazan su esencia interna. De generación en generación durante miles de años, los judíos se mantuvieron firmes en su anhelo por el retorno de todos los judíos en el exilio a su patria. Tres veces al día rezamos en dirección a Jerusalem, suplicando nuestro retorno a Tzión. Al finalizar el Séder de Pésaj, exclamamos: “¡El próximo año en Jerusalem!”. Y en la jupá, uno de los momentos más felices de nuestra vida, recordamos nuestro anhelo por retornar a Jerusalem. Sólo entonces el pueblo judío podrá ser uno con Dios.

El sonido del violín del Holocausto es el llanto del alma colectiva del pueblo judío expresando su dolor y su gratitud a los judíos que sufrieron por el derecho a la autodeterminación y a la libertad. Si estos violines pudieron encontrar su camino desde Auschwitz hasta Israel, entonces existe la esperanza de que también el pueblo judío en el exilio encuentre la unidad y sea redimido y restaurado. ¡Am Israel Jai!

Para leer el artículo completo:

Los-violines-de-Auschwitz-y-el-Estado-Judio.

Master Violin Maker Amnon Weinstein rescued 26 violins from dust and despair and the tragedy of the holocaust. He brought them back to life and today one can hear them in concerts and events, see them in exhibitions, and experience their stories in lectures and films.

Master Violin Maker Amnon Weinstein, rescató 26 violines del polvo y la desesperación y la tragedia del holocausto. Él los devolvió a la vida y hoy se los puede escuchar en conciertos y eventos, verlos en exposiciones y experimentar sus historias en conferencias y películas.

More: http://www.shlomomintzviolin.com

lazos-de-los-judios-con-jerusalem-el-monte-del-templo-basados-en-la-biblia-y-la-historia/

Advertisements

Perú en la época del Holocausto

Una entrevista al Prof. León Trahtemberg.

¿Cómo definiría la posición del estado peruano en la Segunda Guerra Mundial respecto a la población judía, ya sea a nivel interno o externo?

A nivel interno hubo poca actividad hostil hacia los judíos por parte de la población peruana que más bien se mostró hospitalaria.

El problema radicaba en algunos sectores intelectuales y políticos que se identificaban con el nazismo, el racismo, así como algunos sectores católicos antisemitas, todos ellos con fuerte influencia en la prensa y Cancillería dirigida por Carlos Concha (1937-1945) y luego Afredo Solf y Muro (1939-1944) de quienes dependía el visado de pasaportes. Así la posición del Estado peruano presidido por Oscar R. Benavides y luego Manuel Prado Ugarteche fue hostil a la inmigración de judíos. Solo unos 500 de los 11 millones que buscaba refugio lograron inmigrar al Perú entre 1939-1945.

¿Qué hechos en concreto podría calificarse como políticas antisemitas y qué consecuencias tuvieron?

Como se observa en la vergonzosa circular de 1938 (Oscar R. Benavides-Carlos Concha) que se ratificó varias veces durante el gobierno de Manuel Prado y su canciller Alfredo Solf y Muro, el gobierno peruano dio instrucciones precisas a sus cónsules para negarle la visa a los judíos que fugaban del horror nazi, e inclusive aquellos que obtenían alguna visa tuvieron que sortear infinidad de obstáculos para poder entrar finalmente al Perú.

Dice el documento del 9/9/1938: ”En consecuencia, cumplo instrucciones del señor Ministro del Roman al manifestarle que debe negar el visado de pasaporte, aunque fuera para clase de turista, agentes viajeros u otros a los individuos de cualquier nacionalidad cuyo origen judío se reconozca por ese consulado en razón de los nombres que lleven, de las señales étnicas que ostenten o de cualquier información verídica que pudiera haber llegado a su conocimiento. Desde este momento, pues, los consulados de la República en el extranjero deben considerar prohibida excepciones de ningún género la inmigración judía al Perú”.

Si fuera el caso, ¿Cuándo los diplomáticos peruanos se comportaron de espaldas al pueblo judío?

Basta con leer las instrucciones de la Cancillería para entender cómo eran las cosas. Es más, hay infinidad de testimonios sobre funcionarios de Migraciones y cancillería que extorsionaban a los judíos para reconocer la validez de alguna visa o permiso de ingreso al Perú, así fuera de tránsito hacia Bolivia.

Uno de los casos antisemitas más sonados fue la respuesta negativa del gobierno de Prado al pedido del Congreso Judío mundial para que el Perú, al igual que otros países del mundo, aceptaran admitir niños judíos huérfanos de guerra que iban a ser integrantes mantenidos y educados por cuenta de los judíos residentes en el Perú. El gobierno peruano, a través del canciller Dr. Solf y Muro, rechazó en 1944 el pedido de admitir 200 niños judíos de 4 a 10 años de edad que luego murieron en Auschwitz.

Existe documentación acerca de peruanos judíos fallecidos en Auschwitz. En un libro “La inmigración judía al Perú” se menciona a 22 peruanos. ¿Posee los nombres de ellos? – Cuando estuve en Israel encontré en la Biblioteca del Museo del Holocausto un libro de Serger Klarsfeld “L. memorial de la deportación des juifs de France”, Paris 1978, en cuyo balance por nacionalidades figuran 22 peruanos en convoyes de Drancy a Auschwitz. Eran 22 los judíos peruanos que estaban en Europa y fueron detenidos por los nazis que murieron en Auschwitz, entre ellos Jaime y Rosita Lindow (convoyes 71 y 75) y Joseh y Matilde Baruch (convoy 75).

¿Qué reflexión se puede colegir de la actitud del Estado peruano en la II Guerra Mundial, a propósito del aniversario de la liberación de Auschwitz y el fin de la conflagración mundial?

La población nativa del Perú ha sido víctima sistemática del racismo y la discriminación de parte de las clases dominantes procedentes de España,  Inglaterra, Francia, etc. Que nunca vieron  la integración nacional como un valor y discriminaron a los nativos peruanos y a los grupos étnicos y religiosos minoritarios, incluyendo a los judíos.

Muchos de quienes gobernaron o manejaron desde el costado a los gobiernos del Perú han sido herederos de la tradición aristocrática y racista europea y quisieron imponerla en el Perú aprovechando su ventaja académica o económica inicial. Esa es la gente contra la cual luego se rebelaron Juan Velasco y Alberto Fujimori (…)

 Fuente:

Entrevista de la revista “Caretas” , efectuada al destacado intelectual y educador León Trahtemberg.

Fuente de la foto:

Facebook Israel en Chile

https://www.facebook.com/