Ten Days of Repentance / Diez días de arrepentimiento

Wednesday, September 12, 2018

The 10-day period beginning on Rosh Hashanah and ending on Yom Kippur is known as the “Ten Days of Repentance”; this is the period, say the sages, of which the prophet speaks when he proclaims (Isaiah 55:6) “Seek G-d when He is to be found; call on Him when He is near.” Psalm 130, Avinu Malkeinu and other special inserts and additions are included in our daily prayers during these days.

The Baal Shem Tov instituted the custom of reciting three additional chapters of Psalms each day, from the 1st of Elul until Yom Kippur (on Yom Kippur the remaining 36 chapters are recited, thereby completing the entire book of Psalms). Click below for today’s three Psalms.

Yeshayahu – Isaiah 55:6

Seek the Lord when He is found, call Him when He is near. ודִּרְשׁ֥וּ יְהֹוָ֖ה בְּהִמָּצְא֑וֹ קְרָאֻ֖הוּ בִּֽהְיוֹת֥וֹ קָרֽוֹב:

Tehillim – Psalms – Chapter 130

1A song of ascents. From the depths I have called You, O Lord. אשִׁ֥יר הַֽמַּֽעֲל֑וֹת מִמַּֽעֲמַקִּ֖ים קְרָאתִ֣יךָ יְהֹוָֽה:
2O Lord, hearken to my voice; may Your ears be attentive to the voice of my supplications. באֲדֹנָי֘ שִׁמְעָ֪ה בְק֫וֹלִ֥י תִּֽהְיֶ֣ינָה אָ֖זְנֶיךָ קַשֻּׁב֑וֹת לְ֜ק֗וֹל תַּֽחֲנוּנָֽי:
3O God, if You keep [a record of] iniquities, O Lord, who will stand? גאִם־עֲו‍ֹנ֥וֹת תִּשְׁמָר־יָ֑הּ אֲ֜דֹנָ֗י מִ֣י יַֽעֲמֹֽד:
4For forgiveness is with You, in order that You be feared. דכִּֽי־עִמְּךָ֥ הַסְּלִיחָ֑ה לְ֜מַעַ֗ן תִּוָּרֵֽא:
5I hoped, O Lord; yea, my soul hoped, and I wait for His word. הקִוִּ֣יתִי יְ֖הֹוָה קִוְּתָ֣ה נַפְשִׁ֑י וְלִדְבָ֘ר֥וֹ הוֹחָֽלְתִּי:
6My soul is to the Lord among those who await the morning, those who await the morning. ונַפְשִׁ֥י לַֽאדֹנָ֑י מִשֹּֽׁמְרִ֥ים לַ֜בֹּ֗קֶר שֹֽׁמְרִ֥ים לַבֹּֽקֶר:
7Israel, hope to the Lord, for kindness is with the Lord and much redemption is with Him. זיַחֵ֥ל יִשְׂרָאֵ֗ל אֶל־יְהֹ֫וָה כִּֽי־עִם־יְהֹוָ֥ה הַחֶ֑סֶד וְהַרְבֵּ֖ה עִמּ֣וֹ פְדֽוּת:
8And He will redeem Israel from all their iniquities. חוְהוּא יִפְדֶּ֣ה אֶת־יִשְׂרָאֵ֑ל מִ֜כֹּ֗ל עֲוֹֽנוֹתָֽיו:

To read the full article:

https://www.chabad.org/calendar/view/day.htm

Diez días de arrepentimiento

El período de 10 días que comienza en Rosh Hashaná y termina en Yom Kippur se conoce como los “Diez Días de Arrepentimiento”; este es el período, dicen los sabios, de que habla el profeta cuando proclama (Isaías 55: 6) “Busca a Di-s cuando se lo encuentre, llamadle cuando esté cerca”. El salmo 130, Avinu Malkeinu y otras inserciones y adiciones especiales se incluyen en nuestras oraciones diarias durante estos días.

El Baal Shem Tov instituyó la costumbre de recitar tres capítulos adicionales de Salmos cada día, desde el 1 de Elul hasta Yom Kippur (en Yom Kippur se recitan los 36 capítulos restantes, completando así el libro entero de Salmos).

Isaías 55.6

Buscad al Eterno mientras pueda ser hallado. Llamadle mientras este cerca.

Salmo 130

(1) Cántico de las ascensiones. Desde las profundidades Te he llamado, oh Eterno. (2) Señor escucha mi voz. Presten Tus oídos atención a mis súplicas. (3) Si tú marcaras las iniquidades, oh Señor, ¿quién podría mantenerse de pie? (4) Pero contigo hay perdón, para que seas temido. (5) Espera al Eterno. Mi alma Le ansia, y en Su palabra confío. (6) Mi corazón espera al Señor, más que los guardianes esperan la mañana. (7) Oh Israel, confía en el Eterno, porque con el Eterno hay misericordia, y con Él hay redención en gran sumo. (8) Y Él redimirá a Israel de todas sus iniquidades.

Rosh Hashaná – El llanto del niño

Por Eli Levy

Estimados lectores:

Este domingo con la puesta del sol recibimos el año nuevo judío, Rosh Hashaná.

Mientras que el año nuevo secular se festeja con fuegos artificiales y brindis a la medianoche, en este día recordamos que fuimos creados por las propias manos de Di-s e insuflados con un alma divina. Vivimos Rosh Hashaná como un reencuentro con nuestro Padre y Rey celestial, el Todopoderoso. Por ello la plegaria de Avinu Malkenu (Padre nuestro, Rey nuestro) es central en la liturgia de Rosh Hashaná y Iom Kipur.

Hay una anécdota que ilustra esta idea a la perfección.

Un hombre era tan pobre que no podía enviar a sus hijos a estudiar a la escuela, por lo que decidió enseñarles el mismo en su casa. Para que la educación sea efectiva decidió ser muy estricto durante las horas de estudio y al terminar las clases volvía a ser un padre amoroso. Cierto día vio a sus hijos llorar y les preguntó: ¿Por qué sufren, hijos míos? Porque nuestro maestro nos castiga demasiado, respondieron con la voz entrecortada por el llanto. Habla con él –agregaron – para que sea más misericordioso.

En Rosh Hashaná tocamos el shofar que representa este llanto infantil entrecortado y profundo, un llamado a nuestro Padre, pidiéndole que sea dulce con nosotros, que cambie del trono de la justicia al trono de la misericordia y que nos colme de bendiciones y abundancia en el año entrante.

Quien tiene hijos sabe que cuando ellos lloran hacemos lo que sea para calmarlos y contenerlos. Nada moviliza más que el llanto de un bebé. Por eso, este Rosh Hashana aprovechemos para escuchar el shofar y orar por un año bueno y dulce.

Por mi parte, les deseo a todos ustedes un año de crecimiento material y espiritual, con salud, abundancia, energías renovadas y bendiciones en todos los aspectos de la vida.

¡Ketivá Vejatimá tová, shaná tová umetuká! ¡Que sean inscriptos y sellados en el libro de la vida y que tengan un año bueno y dulce!

Shabat Shalom

Rabino Eli Levy

Fuente:

http://www.es.chabad.org/library/article_cdo/aid/3451527/jewish/Rosh-Hashan-El-llanto-del-nio.htm#comments