El hombre no vive sólo de pan sino de todo lo que sale de la boca del Eterno.

Deuteronomio 8(1) Cumplirás cada mandamiento que te prescribo hoy para que vivas, que te multipliques y entres a conquistar la tierra que el Eterno juró dar a tus padres. (2) Te acordarás de todo el camino que el Eterno te hizo seguir en estos cuarenta años en el desierto para ponerte a prueba, para saber qué había en tu corazón, o sea, si cumplirías Sus mandatos o los desobedecerías. (3) Te afligió, te hizo sufrir hambre y te dio maná para comer, algo que ni tú, ni tus padres conocían, para hacerte saber que el hombre no vive sólo de pan sino de todo lo que sale de la boca del Eterno.

DEUTERONOMIO 8

(1) Cumplirás cada mandamiento que te prescribo hoy para que vivas, que te multipliques y entres a conquistar la tierra que el Eterno juró dar a tus padres. (2) Te acordarás de todo el camino que el Eterno te hizo seguir en estos cuarenta años en el desierto para ponerte a prueba, para saber qué había en tu corazón, o sea, si cumplirías Sus mandatos o los desobedecerías. (3) Te afligió, te hizo sufrir hambre y te dio maná para comer, algo que ni tú, ni tus padres conocían, para hacerte saber que el hombre no vive sólo de pan sino de todo lo que sale de la boca del Eterno. (4) Tu vestimentas no se pudrió sobre ti y tu pie no se hinchó en esos cuarenta años. (5) También sabrás en tu corazón que, así como el hombre reprende a su hijo, el Eterno tu Dios te reprende a ti. (6) Por lo tanto, has de guardar los mandatos del Eterno tu Dios para ir en Sus caminos y temerle. (7) Ahora, el Eterno tu Dios te lleva a una tierra buena de cursos de agua y manantial que brotan de valles profundos y de montañas; (8) tierra pródiga en trigo, cebada, viñas, higueras y granados; tierra de olivares, de aceite y de miel; (9) tierra que te brinda pan sin escasez. Nada te faltará en esta tierra, en cuyas piedras hay hierro y de cuyas montañas podrás sacar cobre. (10) Cuando hayas comido y te hayas saciado, bendecirás al Eterno tu Dios por la buena tierra que te dio. (11) ten sumo cuidado de no olvidar al Eterno tu Dios cumpliendo Sus leyes, Sus estatutos y sus preceptos que hoy te ordeno guardar, (12) no sea que, bien comido y saciado, con buenas casas edificadas, (13) con abundancia de vacadas y de rebaños, con el incremento de plata, oro y otros bienes, (14) se ensoberbezca tu corazón y olvides al Eterno tu Dios que te libró de la tierra de Egipto, la casa de la servidumbre. (15) Y te condujo por el desierto grande y terrible , plagado por víboras ardientes y escorpiones, un erial carente de agua, de donde empero, Él extrajo para ti agua de la roca dura, (16) y te dio también maná para comer en el desierto, cosa que no conocieron tus padres a fin de humillarte y ponerte a prueba, para tu bien futuro, (17) y para que no dijeras en tu corazón: “Por mi fuerza y el poder  de mi mano he logrado riqueza”, (18) sino que te acordarás del Eterno tu Dios, pues Él es Quien te da el poder para ganar riquezas, conforme al pacto que estableció con tus padres. (19) Y ocurrirá que si te olvidas del Eterno tu Dios, para ir en pos de otros dioses, servirlos y prosternarte ante ellos, ten por seguro hoy que pereceréis. (20) Como los pueblos que el Eterno hace morir ante vosotros, así pereceréis vosotros por haber desobedecido la voz del Eterno vuestro Dios.

Deutronomio 8 (7) Ahora, el Eterno tu Dios te lleva a una tierra buena de cursos de agua y manantial que brotan de valles profundos y de montañas; (8) tierra pródiga en trigo, cebada, viñas, higueras y granados; tierra de olivares, de aceite y de miel; (9) tierra que te brinda pan sin escasez. Nada te faltará en esta tierra, en cuyas piedras hay hierro y de cuyas montañas podrás sacar cobre.(10) Cuando hayas comido y te hayas saciado, bendecirás al Eterno tu Dios por la buena tierra que te dio. (11) ten sumo cuidado de no olvidar al Eterno tu Dios cumpliendo Sus leyes, Sus estatutos y sus preceptos que hoy te ordeno guardar, (12) no sea que, bien comido y saciado, con buenas casas edificadas, (13) con abundancia de vacadas y de rebaños, con el incremento de plata, oro y otros bienes, (14) se ensoberbezca tu corazón y olvides al Eterno tu Dios que te libró de la tierra de Egipto, la casa de la servidumbre.

Deuteronomio 8 (9) tierra que te brinda pan sin escasez. Nada te faltará en esta tierra, en cuyas piedras hay hierro y de cuyas montañas podrás sacar cobre.

Deuteronomio 8 (13) con abundancia de vacadas y de rebaños, con el incremento de plata, oro y otros bienes,

Deuteronomio 8 (12) no sea que, bien comido y saciado, con buenas casas edificadas, (13) con abundancia de vacadas y de rebaños, con el incremento de plata, oro y otros bienes, (14) se ensoberbezca tu corazón y olvides al Eterno tu Dios que te libró de la tierra de Egipto, la casa de la servidumbre.

Deuterinomio 8(17) y para que no dijeras en tu corazón: “Por mi fuerza y el poder  de mi mano he logrado riqueza”, (18) sino que te acordarás del Eterno tu Dios, pues Él es Quien te da el poder para ganar riquezas, conforme al pacto que estableció con tus padres

Isaías 35

(1) Se alegrará el desierto y la tierra árida. Y el desierto se regocijará y florecerá como una rosa. (2) Florecerá con abundancia y se alborozará con vivo gozo y cántico. Le será dada la gloria del Líbano, también la excelencia del Carmel y de Sarón. Verán la gloria del Eterno, la majestad de nuestro Dios. (3) Fortaleced las manos débiles y haced firmes las rodillas temblorosas. (4) Decid a los de corazón temeroso:”Sed fuertes. No temáis”. He aquí que vuestro Dios vendrá vengativo. Pero con la recompensa de Dios vendrá para salvaros. (5) Serán abiertos los ojos de los ciegos y los oídos de los sordos serán destapados. (6) El cojo saltará como un gamo y cantará la lengua, porque en el yermo irrumpirán las aguas y las corrientes en el desierto. (7) La tierra árida se convertirá en estanque y fluirán aguas de la tierra sedienta. En el cubil de los chacales donde éstos duermen, se criarán caes y juncos. (8) Y habrá allí un camino que será llamado camino de santidad. Los impuros no pasarán por allí. Los caminantes, por torpes que sean, no errarán el camino. (9) Ningún león  estará allí, ni bestia feroz subirá allí. No se encontrarán aquellos allí pero  los redimidos caminarán por acá. (10) Volverán los rescatados del Eterno y vendrán con cánticos a Sión; habrá alegría eterna sobre sus cabezas. Gozo y regocijo tendrán y el dolor y la angustia huirán de ellos.

Fuente de las fotos:
Advertisements