Who Was Elisheva? / ¿Quién fue Elisheva?

By Menachem Posner

Elisheba (or more accurately, Elisheva) appears just once in the Torah, where we read:

And Aaron took to himself for a wife, Elisheba, the daughter of Amminadab, the sister of Nachshon, and she bore him Nadab and Abihu, Elazar and Ithamar

The sages count the prominent and holy men in her family.

  • She was married to Aaron, the high High Priest, and was thus the mother of all kohanim (priests) from Biblical times until today.
  • Her brother-in-law was Moses, the greatest prophet to ever live.
  • Her father was Aminadav, whose lineage traces back to Peretz, son of Judah.3
  • Her brother was Nachshon, the prince of the tribe of Judah, who bravely jumped into the churning waters, catalyzing the miraculous parting of the sea.
  • Her sons were Nadab and Abihu, who died by Divine fire during the inauguration of the Tabernacle, as well as Elazar the High Priest, and Itamar.
  • By extension, we also learn that her grandson was Pinchas the Zealot (son of Elazar), whom G‑d rewarded with priesthood and the “covenant of peace.”

To Read the full Article:

chabad.org/jewish/Who-Was-Elisheva

¿Quién fue Elisheva?

Elisheba (o más exactamente, Elisheva) aparece solo una vez en la Torá, donde leemos:

Y Aarón tomó para sí una esposa, Elisheba, la hija de Amminadab, la hermana de Nachshon, y ella le dio a luz a Nadab y Abihu, Elazar e Itamar.

Los sabios cuentan a los hombres prominentes y santos de su familia.

  • Estaba casada con Aarón, el sumo sacerdote, y por lo tanto era la madre de todos los kohanim (sacerdotes) desde los tiempos bíblicos hasta hoy.
  • Su cuñado era Moisés, el profeta más grande que jamás haya existido.
  • Su padre era Aminadav, cuyo linaje se remonta a Peretz, hijo de Judá.
  • Su hermano era Nachshon, el príncipe de la tribu de Judá, quien valientemente saltó a las agitadas aguas, catalizando la separación milagrosa del mar.
  • Sus hijos fueron Nadab y Abiú, quienes murieron por fuego Divino durante la inauguración del Tabernáculo, así como Elazar el Sumo Sacerdote e Itamar.
  • Por extensión, también nos enteramos de que su nieto era Pinchas el Zelote (hijo de Elazar), a quien Di-s recompensó con el sacerdocio y el “pacto de paz”.

Los sabios reconocieron la singularidad de que su hermano fuera mencionado en el contexto de su matrimonio, y lo usaron para aprender una importante lección para identificar a un cónyuge adecuado. Aaron tomó nota de las buenas cualidades de Nachshon y las tuvo en cuenta al determinar si desea entablar una relación con Elisheva. “La mayoría de los hijos tienden a emular a los hermanos de su madre”  observaron, y los hijos de Elisheva, cada uno santo y justo, ciertamente se reflejaron bien en su tío Nachshon.

¿Pero quién era ella?

Una valiente partera

Nuestra primera pista es la enseñanza talmúdica que identifica a Elisheva y su suegra Yocheved como las “parteras hebreas” que valientemente se enfrentaron a la orden draconiana del faraón de asesinar a todos los bebés nacidos de los hebreos.

Su alegría se vio Empañada por la Tragedia

Era una mujer de fe suprema, a pesar del sufrimiento que soportó. En el tan esperado día de la inauguración del Tabernáculo, los sabios pintan una vívida imagen de la alegría que sintió, describiendo cómo se deleitaba con orgullo, viendo a su esposo y sus cuatro hijos tomar el manto del sacerdocio, como su hermano, representando la tribu real de Judá: Trajo el primero de los regalos principescos ”Luego, sus dos hijos mayores, Nadav y Avihu, entraron en el Lugar Santísimo y “ofrecieron un fuego extraño ante Di-s, que Él no había ordenado”, y el resultado fue que “un incendio salió de Di-s y los consumió, y murieron antes de Di-s “.Las Escrituras nos dicen a Vayidom Aharon, “y Aaron estaba en silencio”.  ¿Y Elisheva? “Su alegría se convirtió en luto y [su rostro se volvió pálido] como una columna de humo” . Uno solo puede imaginar que esto fue aún más doloroso para Elisheva, pero mantuvo su fe.

Reencarnación y Perfección

Los cabalistas nos dicen que su alma se reencarnó como Kimchit, la mujer justa cuya modestia y piedad fueron la razón por la que mereció que siete de sus hijos se convirtieran en sumos sacerdotes.

También se reencarnó como Batsheva, esposa de su sobrino nieto rey David, que en realidad era una encarnación de Aaron. Ambos nombres terminan con sheva, que significa siete, una referencia a los siete atributos Divinos (punto medio).

Pero hay una diferencia. Elisheva se casó con Aaron, la encarnación del primer atributo, jesed, amabilidad, que se asocia con el nombre Divino E-l (la primera parte de su nombre). La amabilidad es esencialmente buena y pura, por eso su unión fue perfecta desde el principio.

Batsheva, sin embargo, se casó con el rey David, que está asociado con el segundo atributo, gevurah, traducido como poder o gravedad. Gevurah proviene de Di-s y tiene un papel que desempeñar, pero primero debe ser “endulzado”. Como sabemos, David y Batsheva sufrieron el castigo divino por su matrimonio. La idea era noble, pero el momento no era el correcto.

Madre de la Realeza

Al observar que la mayor parte de la genealogía de la Torá sigue la línea masculina, el Rebe señala que Elisheva, su suegra (Yocheved) y su nuera (la hija de Putiel, quien se casó con Elazar y dio a luz a Pinchas) son único en que la Torá hace un punto de mencionarlas. Esto se debe a que las fortalezas de un niño son un crédito para su madre, y estos tres hombres influyeron en el desarrollo de la Torá. Moisés, por supuesto, enseñó la mayor parte de la Torá, Elazar enseñó las leyes relativas a los recipientes, y Pinchas contribuyó con las pautas únicas sobre cuándo pueden actuar los extremistas. ¿Cómo es que fueron tan geniales? Porque fueron criados por grandes mujeres.

La Torá se menciona escasamente sobre Elisheva, pero quizás ese sea el punto. Era una mujer de convicción y fe, cuyas acciones hablaban más fuerte que cualquier palabra.