The Martyrs of Blois / Los Mártires de Blois

Today In Jewish History

Friday, June 12, 2020

20 Sivan, 5780

The Martyrs of Blois

(circa 1171)

The 20th of Sivan is the anniversary of the martyrdom of the Jews of Blois, victims of the first ritual murder accusation in France, more than 800 years ago.

Blois is a city in France, on the river Loire, not far from Orleans. It is not a large city (its present population is about 25,000), but it has the “distinction” of being one of very few cities in France, or for that matter in all of Europe, where there has been no Jewish community for the past 800 years. Jews simply shunned that horrible place, where the Jewish community was so cruelly destroyed as a result of a false ritual murder accusation in 1171.

To read the full article:

chabad.org/jewish/The-Martyrs-of-Blois

Los Mártires de Blois

El 20 de Sivan es el aniversario del martirio de los judíos de Blois, víctimas de la primera acusación de asesinato ritual en Francia, hace más de 800 años.

Blois es una ciudad en Francia, en el río Loira, no lejos de Orleans. No es una ciudad grande (su población actual es de aproximadamente 25,000), pero tiene la “distinción” de ser una de las pocas ciudades en Francia, o para el caso en toda Europa, donde no ha habido comunidad judía para el últimos 800 años Los judíos simplemente rechazaron ese horrible lugar, donde la comunidad Judía fue cruelmente destruida como resultado de una falsa acusación de asesinato ritual en 1171.

Muchas han sido las falsas acusaciones hechas por los enemigos de los Judíos como una excusa para matarlos y robarlos. Pero ninguno fue más malvado que la acusación de que los Judíos requieren sangre cristiana para el matzoth de Pascua o para otros rituales extraños y ficticios. La primera acusación se hizo en Norwich, Inglaterra, en 1144. Se repitió en varias otras ciudades británicas en años posteriores. Desde allí se extendió a Europa continental, donde el libelo de sangre en Blois fue el primero de muchos en seguir de vez en cuando, hasta los últimos tiempos (caso Beilis en 1911), en prácticamente todas las tierras cristianas. Esta calumnia cruel le costó la vida a cientos, quizás miles, de hombres, mujeres y niños Judíos inocentes. Pero el odio que generó entre los cristianos hacia los Judíos fue una de las principales causas del sufrimiento y la persecución de los Judíos en tierras cristianas a lo largo de los siglos.

La historia de la quema de más de treinta Judíos (cuarenta, según algunos relatos), hombres y mujeres, en Blois fue registrada por el rabino Efraín de Bonn, un gran erudito talmúdico (él era uno de los mosaicistas) y paytan (poeta religioso) , que vivía en ese momento. El rabino Efraín ben Yaakov (nacido en 1132 y muerto alrededor del año 1200) fue testigo también de las terribles masacres perpetradas contra los Judíos por los cruzados. Grabó todas esas tragedias y el heroísmo de los mártires, y compuso oraciones penitenciales y lamentaciones en su memoria. El siguiente relato de los Mártires de Blois está tomado de su obra histórica.

Sucedió en el año 4931 (1171). En ese momento vivían en Blois unos cuarenta Judíos. Uno de ellos, Isaac ben Eleazar, cabalgó hacia el río un jueves, hacia la noche, poco antes de Pesaj. Dio la casualidad de que un sirviente estable cabalgó al mismo tiempo para dar de beber al caballo de su amo. El Judío llevaba en el pecho una piel sin curtir, pero una de las esquinas se había soltado y sobresalía de su abrigo. Cuando, en la penumbra, el caballo del criado vio el lado blanco de la piel, se asustó y saltó hacia atrás, y no pudo ser llevado al agua.

El criado cristiano era un simple campesino, que a menudo había escuchado al sacerdote predicar en la iglesia que los Judíos usaban sangre cristiana para su pascua y vino, advirtiendo a todo su rebaño que vigilara a sus hijos durante la temporada de la Pascua. Ahora, cuando su caballo se asustó, se apresuró a dirigirse a su amo y le dijo: “Escucha, mi señor, lo que hizo un cierto Judío. Mientras cabalgaba detrás de él hacia el río para darle de beber a tu caballo, lo vi tirar un niño cristiano, a quien los Judíos han matado, en el agua. Cuando vi esto me horroricé y me apresuré a regresar rápidamente por miedo a que él también me matara. Incluso el caballo debajo de mí estaba tan asustado por el chapoteo del agua, cuando él arrojó al niño en él, que no bebería! “

El sirviente sabía que su amo se regocijaría por la desgracia de los Judíos, porque odiaba a cierta Judía, influyente en la ciudad. No se equivocó, porque su maestro dijo: “Ahora puedo vengarme de esa mujer y del resto de los Judíos”.

A la mañana siguiente, el maestro cabalgó hasta el gobernante de la ciudad, Theobald, hijo de Theobald, conde de Blois (yerno del rey Luis VII de Francia). Los cristianos lo llamaban “el Bueno”, pero era un hombre malvado y cruel.

Cuando el gobernante escuchó la acusación, se enfureció e hizo que todos los Judíos de Blois fueran capturados y encarcelados, donde todos fueron encadenados. La única excepción fue esa influyente mujer Judía, Dame Pulcelina, a quien el conde admiraba por su sabiduría y belleza. A menudo había podido obtener favores del gobernante para los comerciantes Judíos de Blois. Pero ahora, la esposa del conde (Alix, hija del rey) dio órdenes estrictas a los sirvientes de que no le permitieran hablar con su esposo por temor a que pudiera hacer que él cambiara de opinión.

El gobernante no tenía evidencia contra los Judíos, excepto por ese medio sirviente estable. El conde estaba listo para hacer un trato con los Judíos y liberarlos por una gran suma de dinero de rescate. Envió a un Judío a las comunidades vecinas y les preguntó cuánto darían para liberar a sus hermanos. Los Judíos consultaron con los rehenes encarcelados, y este último aconsejó ofrecer solo cien libras, además de sus deudas no cobradas de los deudores cristianos que suman ciento ochenta libras. Los Judíos en el calabozo les dijeron a sus hermanos en otras comunidades que no pagaran un alto rescate por sus vidas, para que los cristianos no encontraran rentable encarcelar a los Judíos por el rescate.

Sin embargo, nada salió de las negociaciones, porque el Obispo llegó a la escena e insistió en que los Judíos deberían ser condenados a muerte, y que él “probaría” su culpa.

El sacerdote le dijo al conde que hiciera probar al testigo con la prueba del agua, para descubrir si había dicho la verdad. La prueba debía organizarse de la siguiente manera: un enorme tanque se llenaría de agua, y el criado que “vio” al Judío arrojar al niño al río sería puesto en él. Si flotaba, sus palabras eran ciertas; si se hundió, había mentido.

El conde de Blois ordenó que la prueba se llevara a cabo de inmediato. Ahora el sacerdote había arreglado de antemano que el sirviente no se hundiera en el agua. Tal era la justicia en aquellos días. Los Judíos fueron declarados culpables sobre la base de esa prueba de agua y condenados a ser quemados vivos.

A la orden del malvado gobernante, fueron llevados y puestos en una casa de madera alrededor de la cual se colocaron arbustos espinosos. Cuando fueron conducidos, se les dijo: “Pueden salvar sus vidas si abandonan su religión y aceptan la nuestra”. Los Judíos se negaron. Fueron golpeados y torturados para que aceptaran la religión cristiana, pero aún así se negaron. Por el contrario, se animaron mutuamente a permanecer firmes y morir por la santificación del Nombre de Di-s.

Por orden del conde, dos de los principales Judíos, ambos kohanim, el rabino Yechiel, hijo del rabino David haKohen, y el rabino Yekuthiel, hijo del rabino Judah haKohen, fueron tomados y atados a una estaca para ser quemados frente a los demás, así que como para hacer que los demás se conviertan. Ambos eran hombres santos y piadosos de gran aprendizaje de la Torá, siendo discípulos de Rabbeinu Yaakov Tam y Rabbeinu Shmuel ben Meir, el nieto de Rashi. Un tercer Judío prominente, el rabino Judá, hijo de Aarón, también fue atado con ellos a la estaca. Por orden del gobernante, se prendió fuego. El fuego se extendió a los cordones en sus manos para que se rompieran. Los tres Judíos salieron del fuego y llamaron a los cristianos que se habían congregado para verlos morir: “¡Según sus propias leyes, deberían dejarnos en libertad, porque ven que salimos vivos de la prueba del fuego!” Lucharon por salir, pero fueron abrumados y empujados de vuelta a la casa, y la casa fue incendiada. Salieron de nuevo y agarraron a uno de los verdugos y lo arrastraron junto con ellos hacia el fuego. Cuando estaban justo en el fuego, los soldados armados se recuperaron, rescataron al cristiano de sus manos, los mataron con sus espadas y luego arrojaron sus cuerpos al fuego.

Un cierto Judío llamado Rabí Baruch ben David haKohen estaba allí y vio todo esto en ese momento con sus propios ojos. Vivía en el territorio de ese gobernante y había venido allí para acordar los términos para la liberación de los Judíos de Blois, pero desafortunadamente no tuvo éxito. Sin embargo, él llegó a un acuerdo por mil libras para salvar a los otros Judíos de ese maldito gobernante. También salvó los rollos de la Torá y otros libros sagrados.

Esta terrible atrocidad ocurrió el miércoles 20 de Sivan, en el año 4931 (26 de mayo de 1171). Todos los hechos fueron escritos por los Judíos de Orleans, una ciudad cercana a la de los mártires, y dieron a conocer a Rabbeinu Yaakov ben Rabbi Meir, el nieto y el más grande rabino de su época.

También se informó en esa carta que cuando las llamas se elevaron, los mártires comenzaron a cantar al unísono una melodía que comenzó suavemente pero terminó con una voz completa. “Los cristianos vinieron y nos preguntaron: ‘¿Qué tipo de canción es esta, porque nunca hemos escuchado una melodía tan dulce?’ Lo sabíamos bien, porque era el himno Oleinu: “Es nuestro deber alabar al Señor de todos … porque Él no nos ha hecho como las naciones de las tierras …”

El rabino Efraín de Bonn registra el hecho sorprendente, ya que, como lo atestigua el rabino Baruch, dijo que los cuerpos de los mártires no fueron consumidos por el fuego; solo sus almas fueron liberadas. Cuando la multitud lo vio, se sorprendieron y se dijeron unos a otros: “En verdad, estos son santos”. Durante mucho tiempo, no se permitió enterrar a los treinta y un (o treinta y dos) mártires de Blois. Los dejaron al pie de la colina en el mismo lugar donde fueron quemados. Solo más tarde llegaron Judíos y enterraron sus huesos.

El rabino Efraín agrega el angustiado lamento: “Oh hijas de Israel, llorad por las almas que fueron quemadas por la santificación del Nombre, y dejad que vuestros hermanos, toda la Casa de Israel, lamenten la quema”.

Todas las comunidades de Francia, Inglaterra y Renania se encargaron de observar el día 20 de Sivan como un día de luto y ayuno. Esto también fue confirmado por Rabbeinu Yaakov ben Meir, quien les escribió cartas informándoles que era correcto arreglar ese día como un día de ayuno de veinticuatro horas. (Rabbeinu Yaakov Tam murió en la tercera semana después del Kidush Hashem en Blois).

Vayikra – Leviticus – Chapter 19

16 You shall not go around as a gossipmonger amidst your people. You shall not stand by [the shedding of] your fellow’s blood. I am the Lord. טזלֹֽא־תֵלֵ֤ךְ רָכִיל֙ בְּעַמֶּ֔יךָ לֹ֥א תַֽעֲמֹ֖ד עַל־דַּ֣ם רֵעֶ֑ךָ אֲנִ֖י יְהוָֹֽה:

No andarás como chismoso en medio de tu pueblo. No te quedarás junto al derramamiento de la sangre de tu prójimo. Yo soy el Señor

Mishlei – Proverbs – Chapter 10

18 He who covers up hatred has false lips, and he who spreads slander is a fool. יחמְכַסֶּ֣ה שִׂ֖נְאָה שִׂפְתֵי־שָׁ֑קֶר וּמוֹצִ֥א דִ֜בָּ֗ה ה֣וּא כְסִֽיל:

El que encubre el odio tiene labios falsos, y el que difunde la calumnia es un tonto.

Coronavirus Comes for Europe / Coronavirus llega a Europa

The European Union ?

The Italian government was hoping for help from the European Union, but neither the other member states nor the European Union itself has given any at all.

Christine Lagarde, president of the European Central Bank, refused to lower interest rates to help Italy; it was a statement Italian leaders took as a demonstration of contempt. Italian President Sergio Mattarella said that Italy expected “solidarity from the EU institutions,” not “moves that could hinder Italy’s actions”. “Italy,” said Matteo Salvini, leader of the Lega party, “has been given a slap in the face”.

An adviser to French President Emmanuel Macron told a journalist at Le Figaro that the strategy of France was the same as in Germany: the decision was made to “let the epidemic run its course and not try brutally to stop it”. He suggested that the official will was to create “herd immunity”, a term first used in the United Kingdom by Sir Patrick Vallance, the UK government’s chief science adviser. He had said that the aim of the British government was to accept that a significant number of the citizens of a country would be infected, recover, and therefore be immunized. – Guy Millière

¿La Unión Europea?

El gobierno italiano esperaba la ayuda de la Unión Europea, pero ni los otros estados miembros ni la propia Unión Europea han dado ninguna(…)

Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo, se negó a bajar las tasas de interés para ayudar a Italia; fue una declaración que los líderes italianos tomaron como una muestra de desprecio. El presidente italiano, Sergio Mattarella, dijo que Italia esperaba “solidaridad de las instituciones de la UE”, no “medidas que pudieran obstaculizar las acciones de Italia”. “Italia”, dijo Matteo Salvini, líder del partido Lega, “recibió una bofetada”.

(…) Un asesor del presidente francés, Emmanuel Macron, dijo a un periodista en Le Figaro que la estrategia de Francia era la misma que en Alemania: se tomó la decisión de “dejar que la epidemia siguiera su curso y no tratar brutalmente de detenerla”. Sugirió que la voluntad oficial era crear “inmunidad colectiva”, un término utilizado por primera vez en el Reino Unido por Sir Patrick Vallance, el principal asesor científico del gobierno del Reino Unido. Había dicho que el objetivo del gobierno británico era aceptar que un número significativo de los ciudadanos de un país se infectaría, se recuperaría y, por lo tanto, se inmunizaría.

by Guy Millière

Coronavirus Comes for Europe

  • The Italian health system is in appallingly bad condition. There are not enough intensive care units and, as everywhere, the possibility of a major crisis simply was not anticipated. In Italy there are 2.62 acute-care hospital beds per 1,000 residents (by comparison, the number in Germany is 6.06 per 1,000 residents). The Italian health system is entirely governed by the government…. Public hospitals must manage shortages, and when an exceptional situation occurs, rationing care leads to horrific choices.
  • The Italian government was hoping for help from the European Union, but neither the other member states nor the European Union itself has given any at all…. The dismissive attitude of the EU and the other members states seems to have been dictated by the fear of sliding into a situation as calamitous as that of Italy.
  • No country in the European Union has taken a clear, hard look at the danger Europe is facing.

To read the full article:

gatestoneinstitute.org/coronavirus-comes-for-europe

Coronavirus llega a Europa

  • El sistema de salud italiano está en pésimas condiciones. No hay suficientes unidades de cuidados intensivos y, como en todas partes, la posibilidad de una gran crisis simplemente no se anticipó. En Italia hay 2.62 camas de hospital de cuidados agudos por cada 1,000 residentes (en comparación, el número en Alemania es 6.06 por cada 1,000 residentes). El sistema de salud italiano está completamente gobernado por el gobierno … Los hospitales públicos deben gestionar la escasez, y cuando ocurre una situación excepcional, el racionamiento de la atención lleva a opciones horribles.
  • El gobierno italiano esperaba ayuda de la Unión Europea, pero ni los otros estados miembros ni la propia Unión Europea han dado nada … La actitud despectiva de la UE y de los otros estados miembros parece haber sido dictada por el miedo a caer en una situación tan calamitosa como la de Italia.
  • Ningún país de la Unión Europea ha analizado claramente el peligro que enfrenta Europa.

El sistema de salud de Italia se encuentra en un estado de colapso casi total. Hasta hoy, 31,506 personas en Italia han sido infectadas con el coronavirus; de las cuales han muerto 2.503 personas. Los números continúan creciendo. Los hospitales están abrumados. Los médicos tienen que elegir qué persona enferma salvar y qué persona enferma no salvar.

El país se ha cerrado casi por completo. Muchas empresas funcionan a cámara lenta o se han detenido. Los presos están organizando levantamientos. A millones de personas se les ordenó quedarse en casa y solo se les permite salir brevemente para comprar alimentos. La mayoría de las tiendas están cerradas. Se prohíben todas las reuniones públicas, incluso los funerales. Las grandes ciudades parecen pueblos fantasmas.

Ningún otro país occidental se ha visto tan gravemente afectado por la pandemia como Italia. ¿Por qué?

Primero, Italia tiene una población que envejece. La mediana de edad de los italianos es de 47.3 años; uno de cada cuatro italianos tiene más de 65 años. Además, la tasa de natalidad del país es extremadamente baja: 1,29 hijos por mujer. Incluso antes de la pandemia de coronavirus, Italia era un país moribundo. Lamentablemente, el virus ha acelerado el proceso.

En segundo lugar, las autoridades y el personal médico aparentemente subestimaron el peligro. Aunque el gobierno italiano había suspendido los vuelos durante días desde China y Hong Kong desde el 31 de enero, los médicos italianos decían que la enfermedad era solo una “gripe grave”. El 9 de marzo, una epidemióloga, Silvia Stringhini, escribió: “Los medios son tranquilizadores, los políticos son tranquilizadores, mientras que hay poco de qué tranquilizarse”.

Tercero, el sistema de salud italiano está en pésimas condiciones. No hay suficientes unidades de cuidados intensivos y, como en todas partes, la posibilidad de una gran crisis simplemente no se anticipó. En Italia hay 2.62 camas de hospital de cuidados agudos por cada 1,000 residentes (en comparación, el número en Alemania es 6.06 por cada 1,000 residentes). El sistema de salud italiano está completamente administrado por el gobierno. Un servicio público de salud (SSN, Servizio Sanitario Nazionale) paga a los médicos directamente, limita su número y establece el número máximo de pacientes que pueden tratar por año (1,500).

La atención médica administrada por el gobierno siempre termina siendo sobre el gobierno tratando de reducir sus costos en lugar de ayudar a sus ciudadanos. Existen clínicas privadas, pero representan solo una pequeña parte de la atención ofrecida (el sistema público representa el 77% del gasto total en atención médica. (El único país en Europa donde la cifra es mayor es el Reino Unido, donde la cifra es 79). %.) Los hospitales públicos deben gestionar la escasez, y cuando se produce una situación excepcional, el racionamiento de la atención lleva a elecciones horribles. condiciones excepcionales de desequilibrio “y habla de” criterios consensuales de justicia distributiva “para justificar no tratar a ciertos pacientes y dejarlos morir.

En cuarto lugar, y rara vez se menciona, Italia es evidentemente el hogar de una gran comunidad china (más de 300,000), compuesta por personas que llegaron en las últimas dos décadas y que trabajan en el sector textil y del cuero. Muchos de los chinos que viven en Italia son de Wuhan y Wenzhou, y algunos acababan de estar en Wuhan y Wenzhou para el Año Nuevo chino el 25 de enero, cuando las autoridades chinas ya no pudieron ocultar la epidemia. Estos chinos habían regresado a Italia desde China antes de que el gobierno italiano suspendiera los vuelos desde allí. La epidemia surgió en Lombardía; Bérgamo, una de las capitales de la industria textil italiana, fue una de las primeras ciudades afectadas.

Antes de la pandemia, la economía italiana ya estaba en un estado de estancamiento; ahora, cuando la gente se queda en casa y las tiendas cierran, probablemente se hundirá en una recesión. Los bancos italianos, desde mediados de febrero, han perdido el 40% de su valor de mercado. Grandes trastornos financieros parecen en camino.

El gobierno italiano esperaba la ayuda de la Unión Europea, pero ni los otros estados miembros ni la propia Unión Europea han dado ninguna. Maurizio Massari, embajador de Italia en la Unión Europea, dijo en una reciente cumbre europea sobre la pandemia, que Bruselas debería ir más allá del “compromiso y las consultas”, y que Italia necesitaba “acciones rápidas, concretas y efectivas”. No tiene nada

Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo, se negó a bajar las tasas de interés para ayudar a Italia; fue una declaración que los líderes italianos tomaron como una muestra de desprecio. El presidente italiano, Sergio Mattarella, dijo que Italia esperaba “solidaridad de las instituciones de la UE”, no “medidas que pudieran obstaculizar las acciones de Italia”. “Italia”, dijo Matteo Salvini, líder del partido Lega, “recibió una bofetada”.

La actitud despectiva de la UE y de los demás Estados miembros parece haber sido dictada por el miedo a caer en una situación tan calamitosa como la de Italia.

Todos los países europeos tienen una población que envejece, incluso si es menor que la de Italia (la edad media en Alemania es 46.8; en Francia es 41.2; en España es 42.3). Ningún país de la Unión Europea ha analizado claramente el peligro que enfrenta Europa.

Las fronteras entre Francia e Italia no se cerraron a tiempo (solo Austria y Eslovenia cerraron sus fronteras con Italia antes), y los italianos que deseaban ir a Francia no fueron detenidos. Los sistemas de salud de otros países europeos no están mejor preparados que el italiano. En España, existe Insalud (Instituto Nacional de Gestión Sanitaria), una organización equivalente al sistema italiano, y la escasez y la atención racionada son la regla. Los sistemas de seguro de salud alemán (Krankenkassen) y francés (Sécurité Sociale) también operan con los mismos principios que los de Italia y España, y producen resultados similares. Las economías de los principales países de la Unión Europea se encontraban en un estado de estancamiento antes de la pandemia y, al igual que la economía italiana, es probable que también se sumerjan pronto en una recesión.

En el momento de la publicación, 11.826 personas estaban infectadas en España, 7.695 en Francia y 9.360 en Alemania. En España, 533 personas han muerto; en Francia, 148 personas, y en Alemania solo 26. Al igual que en Italia, los números aumentan rápidamente.

El 11 de marzo, la canciller alemana, Angela Merkel, dijo a los periodistas que la acusaban de no hacer nada, “del 60 al 70% de los alemanes se infectarán con el coronavirus”. Lothar Wieler, presidente del Instituto Robert Koch, la agencia gubernamental alemana a cargo de la prevención y el control de enfermedades, agregó que era necesario “evitar sobrecargar los hospitales” y dejar que la epidemia gane terreno lentamente con el tiempo.

Un asesor del presidente francés, Emmanuel Macron, dijo a un periodista en Le Figaro que la estrategia de Francia era la misma que en Alemania: se tomó la decisión de “dejar que la epidemia siguiera su curso y no tratar brutalmente de detenerla”. Sugirió que la voluntad oficial era crear “inmunidad colectiva”, un término utilizado por primera vez en el Reino Unido por Sir Patrick Vallance, el principal asesor científico del gobierno del Reino Unido. Había dicho que el objetivo del gobierno británico era aceptar que un número significativo de los ciudadanos de un país se infectaría, se recuperaría y, por lo tanto, se inmunizaría. Las autoridades francesas y alemanas evidentemente encontraron inspiración en los comentarios de Sir Patrick.

El gobierno británico, enfrentado a las críticas de la Organización Mundial de la Salud, respondió que la “inmunidad colectiva” no era una política establecida, pero ninguna declaración de los gobiernos alemán o francés dijo que la “inmunidad colectiva” no era la política que eligieron.

Umair Haque, el director británico del Havas Media Lab, escribió:

“La inmunidad del rebaño describe cómo se protege a una población de una enfermedad después de la vacunación al detener el germen responsable de la infección que se transmite entre las personas. ¿Dejar que toda una nación sea arrasada por un virus letal para el cual no hay vacuna? ¿Cuánta muerte y caos sería eso?” 

“Europa se ha convertido en el epicentro de la pandemia, con más casos reportados y muertes que el resto del mundo combinado, aparte de China”, señaló Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud. “Ahora se informan más casos cada día de lo que se informó en China en el apogeo de su epidemia”. Lamentablemente, todos los datos disponibles muestran que tiene razón.

El 11 de marzo, el presidente Donald Trump anunció que Estados Unidos suspendería todos los vuelos entre Estados Unidos y Europa, una decisión totalmente justificable para salvar vidas estadounidenses. Al día siguiente, sin embargo, los jefes de la Unión Europea no pudieron resistirse a tratar de atacar al presidente: “La UE desaprueba el hecho de que la decisión de Estados Unidos de imponer una prohibición de viajar se tomó unilateralmente y sin consulta”, dijeron.

Es de esperar que hasta ahora las nociones de “inmunidad colectiva” hayan sido abandonadas, y que la UE vuelva a rescatar para Europa todo lo que pueda.

Italians over 80 ‘will be left to die’ as country overwhelmed by coronavirus

Hardest-hit region drafts new proposals saying who will live and who will die

Coronavirus victims in Italy will be denied access to intensive care if they are aged 80 or more or in poor health should pressure on beds increase, a document prepared by a crisis management unit in Turin proposes.

Some patients denied intensive care will in effect be left to die, doctors fear(…)

To readt he full article:

telegraph.co.uk/italians-80-will-left-die-country-overwhelmed-coronavirus

A las víctimas de coronavirus en Italia se les negará el acceso a cuidados intensivos si tienen 80 años o más o tienen problemas de salud si aumenta la presión sobre las camas, propone un documento preparado por una unidad de gestión de crisis en Turín.

Según los médicos, algunos pacientes a los que se les niega cuidados intensivos se dejarán morir.

La unidad ha elaborado un protocolo, visto por The Telegraph, que determinará qué pacientes reciben tratamiento en cuidados intensivos y cuáles no si hay espacios insuficientes. La capacidad de cuidados intensivos se está agotando en Italia a medida que el coronavirus continúa extendiéndose.

El documento, producido por el departamento de protección civil de la región del Piamonte, uno de los más afectados, dice: “Los criterios para el acceso a la terapia intensiva en casos de emergencia deben incluir la edad de menos de 80 o una puntuación en el índice de comorbilidad de Charlson [ que indica cuántas otras condiciones médicas tiene el paciente] de menos de 5. “

También se considerará la capacidad del paciente para recuperarse de la reanimación.

Un médico dijo: “[Quién vive y quién muere] se decide por edad y por las condiciones de salud [del paciente]. Así es en una guerra.

El documento dice: “El crecimiento de la epidemia actual hace probable que se alcance un punto de desequilibrio entre las necesidades clínicas de los pacientes con COVID-19 y la disponibilidad efectiva de recursos intensivos.

“En caso de que sea imposible proporcionar a todos los pacientes servicios de cuidados intensivos, será necesario aplicar criterios para acceder a un tratamiento intensivo, que depende de los recursos limitados disponibles”.

Agrega: “Los criterios establecen pautas si la situación se vuelve de una naturaleza tan excepcional como para que las elecciones terapéuticas en el caso individual dependan de la disponibilidad de recursos, lo que obliga a los [hospitales] a centrarse en aquellos casos en los que el costo / beneficio relación es más favorable para el tratamiento clínico “.

Luigi Icardi, un concejal de salud en Piamonte, dijo: “Nunca quise ver ese momento. [El documento] será vinculante y establecerá en caso de saturación de las salas un código de precedencia para el acceso a cuidados intensivos, basado en ciertos parámetros como la supervivencia potencial “.

El documento ya está completo y solo se necesita la aprobación de un comité técnico-científico antes de enviarlo a los hospitales. Se espera que los criterios se apliquen en toda Italia, dijeron fuentes del gobierno.

Más de 1,000 personas en Italia han muerto por el virus y el número crece cada día. Más de 15,000 están infectados.

Italia tiene 5.090 camas de cuidados intensivos, que por el momento supera el número de pacientes que las necesitan. También está trabajando para crear una nueva capacidad de camas en clínicas privadas, hogares de ancianos e incluso en tiendas de campaña. Sin embargo, el país también necesita médicos y enfermeras (el gobierno quiere contratarlos) y equipos.

Lombardía sigue siendo la región más crítica. Sin embargo, la situación también es grave en el vecino Piamonte. Aquí, en solo un día, se registraron 180 casos nuevos, mientras que las muertes sumaron 27. La tendencia sugiere que la situación no está por mejorar.

Roberto Testi, presidente del comité técnico-científico de coranavirus para Piedmont, dijo a The Telegraph: “Aquí en Piedmont buscamos retrasar el mayor tiempo posible el uso de estos criterios. En este momento todavía hay lugares de cuidados intensivos disponibles y estamos trabajando para crear más

“Queremos llegar lo más tarde posible al punto en el que tenemos que decidir quién vive y quién muere. Los criterios se relacionan solo con el acceso a cuidados intensivos: aquellos que no tienen acceso a cuidados intensivos recibirán todo el tratamiento posible. En medicina, a veces tenemos que tomar decisiones difíciles, pero es importante tener un sistema sobre cómo tomarlas “.

Mishlei – Proverbs – Chapter 8

1 Will not wisdom call out, and understanding give forth its voice? אהֲלֹֽא־חָכְמָ֥ה תִקְרָ֑א וּ֜תְבוּנָ֗ה תִּתֵּ֥ן קוֹלָֽהּ:
2 At the top of the heights upon the road; at the crossroads she stands. בבְּרֹאשׁ־מְרוֹמִ֥ים עֲלֵי־דָ֑רֶךְ בֵּ֖ית נְתִיב֣וֹת נִצָּֽבָה:
3 Beside the gates, at the entrance of the roof, at the entrance of the portals she cries, גלְיַד־שְׁעָרִ֥ים לְפִי־קָ֑רֶת מְב֖וֹא פְתָחִ֣ים תָּרֹֽנָּה:
4 “To you, O men, I call, and my voice [is] to the children of man. דאֲלֵיכֶ֣ם אִישִׁ֣ים אֶקְרָ֑א וְ֜קוֹלִ֗י אֶל־בְּנֵ֥י אָדָֽם:
5 O simpletons, understand cunning, and you fools, give understanding to your heart. ההָבִ֣ינוּ פְתָאיִ֣ם עָרְמָ֑ה וּ֜כְסִילִ֗ים הָבִ֥ינוּ לֵֽב:
6 Hearken for I will speak noble things, and the opening of my lips shall be right things. ושִׁמְעוּ כִּֽי־נְגִידִ֣ים אֲדַבֵּ֑ר וּמִפְתַּ֥ח שְׂ֜פָתַ֗י מֵישָׁרִֽים:
7 For my palate shall utter truth, and wickedness is an abomination of my lips. זכִּֽי־אֱ֖מֶת יֶהְגֶּ֣ה חִכִּ֑י וְתוֹעֲבַ֖ת שְׂפָתַ֣י רֶֽשַׁע:
8 All the sayings of my lips are with righteousness; there is nothing twisted or crooked in them. חבְּצֶ֥דֶק כָּל־אִמְרֵי־פִ֑י אֵ֥ין בָּ֜הֶ֗ם נִפְתָּ֥ל וְעִקֵּֽשׁ:
9 They are all true to the understanding one, and straight to those who find knowledge. טכֻּלָּ֣ם נְ֖כֹחִים לַמֵּבִ֑ין וִֽ֜ישָׁרִ֗ים לְמֹ֣צְאֵי דָֽעַת:
10 Take my discipline and not silver; knowledge is chosen above gold. יקְחֽוּ־מוּסָרִ֥י וְאַל־כָּ֑סֶף וְ֜דַ֗עַת מֵחָר֥וּץ נִבְחָֽר:
11 For wisdom is better than pearls; all desirable things cannot be compared to it. יאכִּֽי־טוֹבָ֣ה חָ֖כְמָה מִפְּנִינִ֑ים וְכָל־חֲ֜פָצִ֗ים לֹ֣א יִֽשְׁווּ־בָֽהּ:
12 I am wisdom; I dwelt [beside] cunning, and the knowledge of devices I will find. יבאֲֽנִי־חָ֖כְמָה שָׁכַ֣נְתִּי עָרְמָ֑ה וְדַ֖עַת מְזִמּ֣וֹת אֶמְצָֽא:
13 Fear of the Lord is to hate evil, haughtiness, pride, the way of evil, and a perverse mouth; [these] I hate. יגיִֽרְאַ֣ת יְהוָה֘ שְֹֽנֹ֫את רָ֥ע גֵּ֘אָ֤ה וְגָא֨וֹן וְדֶ֣רֶךְ רָ֖ע וּפִ֨י תַהְפֻּכ֬וֹת שָׂנֵֽאתִי:
14 I have counsel and sound wisdom; I am understanding; I have might. ידלִֽי־עֵ֖צָה וְתוּשִׁיָּ֑ה אֲנִ֥י בִ֜ינָ֗ה לִ֣י גְבוּרָֽה:
15 Kings reign with me, and rulers legislate righteousness. טובִּי מְלָכִ֣ים יִמְלֹ֑כוּ וְ֜רוֹזְנִ֗ים יְחֹ֣קְקוּ צֶֽדֶק:
16 Through me princes govern, and nobles, yea, all judges of righteousness. טזבִּי שָׂרִ֣ים יָשֹ֑רוּ וּ֜נְדִיבִ֗ים כָּל־שֹׁ֥פְטֵי צֶֽדֶק:
17 I will love those who love me, and those who seek me eagerly will find me. יזאֲנִי אֹהֲבַ֣יה (אֹהֲבַ֣י) אֵהָ֑ב וּ֜מְשַׁחֲרַ֗י יִמְצָאֻֽנְנִי:
18 Riches and honor are with me, powerful wealth and charity. יחעֽשֶׁר־וְכָב֥וֹד אִתִּ֑י ה֥וֹן עָ֜תֵ֗ק וּצְדָקָֽה:
19 My fruit is better than gold-yea than fine gold- and my produce [is better] than choice silver. יטט֣וֹב פִּ֖רְיִי מֵחָר֣וּץ וּמִפָּ֑ז וּ֜תְבוּאָתִ֗י מִכֶּ֥סֶף נִבְחָֽר:
20 In the way of righteousness I will go, in the midst of the paths of justice. כבְּאֹֽרַח־צְדָקָ֥ה אֲהַלֵּ֑ך בְּ֜ת֗וֹךְ נְתִיב֥וֹת מִשְׁפָּֽט:
21 There is substance to give inheritance to those who love me, and I will fill their treasuries. כאלְהַנְחִ֖יל אֹהֲבַ֥י יֵ֑שׁ וְאֹצְרֹ֖תֵיהֶ֣ם אֲמַלֵּֽא:
22 The Lord acquired me at the beginning of His way, before His works of old. כביְֽהוָ֗ה קָ֖נָנִי רֵאשִׁ֣ית דַּרְכּ֑וֹ קֶ֖דֶם מִפְעָלָ֣יו מֵאָֽז:
23 From the distant past I was enthroned, from the beginning, of those that preceded the earth. כגמֵעוֹלָם נִסַּ֥כְתִּי מֵרֹ֗אשׁ מִקַּדְמֵי־אָֽרֶץ:
24 I was created when there were yet no deeps, when there were no fountains replete with water. כדבְּאֵין־תְּהֹמ֥וֹת חוֹלָ֑לְתִּי בְּאֵ֥ין מַ֜עְיָנ֗וֹת נִכְבַּדֵּי־מָֽיִם:
25 I was created before the mountains were sunk, before the hills; כהבְּטֶ֣רֶם הָרִ֣ים הָטְבָּ֑עוּ לִפְנֵ֖י גְבָע֣וֹת חוֹלָֽלְתִּי:
26 when He had not yet made the land and the outsides and the beginning of the dust of the earth. כועַד־לֹ֣א עָ֖שָׂה אֶ֣רֶץ וְחוּצ֑וֹת וְ֜רֹ֗אשׁ עַפְר֥וֹת תֵּבֵֽל:
27 When He established the heavens, there I was, when He drew a circle over the face of the deep; כזבַּהֲכִינ֣וֹ שָׁ֖מַיִם שָׁ֣ם אָ֑נִי בְּח֥וּקוֹ ח֜֗וּג עַל־פְּנֵ֥י תְהֽוֹם:
28 when He made the skies above firm, when He strengthened the fountains of the deep; כחבְּאַמְּצ֣וֹ שְׁחָקִ֣ים מִמָּ֑עַל בַּ֜עֲז֗וֹז עִינ֥וֹת תְּהֽוֹם:
29 when He gave the sea its boundary, and the water shall not transgress His command, when He established the foundations of the earth כטבְּשֹ֘וּמ֤וֹ לַיָּ֨ם חֻקּ֗וֹ וּ֖מַיִם לֹ֣א יַֽעַבְרוּ־פִ֑יו בְּ֜חוּק֗וֹ מ֣וֹסְדֵי אָֽרֶץ:
30 I was a nursling beside Him, and I was [His] delight every day, playing before Him at all times; לוָֽאֶהְיֶ֥ה אֶצְל֗וֹ אָ֫מ֥וֹן וָֽאֶהְיֶ֣ה שַׁ֖עֲשֻׁעִים י֤וֹם י֑וֹם מְשַׂחֶ֖קֶת לְפָנָ֣יו בְּכָל־עֵֽת:
31 playing in the habitable world of His earth, and [having] my delights with the children of man. לאמְשַׂחֶקֶת בְּתֵבֵ֣ל אַרְצ֑וֹ וְ֜שַׁעֲשֻׁעַ֗י אֶת־בְּנֵ֥י אָדָֽם:
32 And now, my children, hearken to me, and fortunate are those who observe my ways. לבוְעַתָּ֣ה בָ֖נִים שִׁמְעוּ־לִ֑י וְ֜אַשְׁרֵ֗י דְּרָכַ֥י יִשְׁמֹֽרוּ:
33 Hearken to discipline and become wise, and do not put it to naught. לגשִׁמְע֖וּ מוּסָ֥ר וַחֲכָ֗מוּ וְאַל־תִּפְרָֽעוּ:
34 Fortunate is the man who listens to me to watch by my doors day by day, to watch the doorposts of my entrances. לדאַ֥שְֽׁרֵי אָדָם֘ שֹׁמֵ֪עַ֫ לִ֥י לִשְׁקֹ֣ד עַל־דַּ֖לְתֹתַי י֤וֹם י֑וֹם לִ֜שְׁמֹ֗ר מְזוּזֹ֥ת פְּתָחָֽי:
35 For he who has found me has found life, and he has obtained favor from the Lord. להכִּ֣י מצאי (כתיב מָצָ֣אי) מָצָ֣א חַיִּ֑ים וַיָּ֥פֶק רָ֜צ֗וֹן מֵיְהוָֽה:
36 But he who sins against me robs his soul; all who hate me, love death.” לווְֽחֹטְאִי חֹמֵ֣ס נַפְשׁ֑וֹ כָּל־מְ֜שַׂנְאַ֗י אָ֣הֲבוּ מָֽוֶת:
LOS PROBERVIOS 8

(1) ¿No llama la sabiduría y no hace oír su voz la inteligencia?

(2) En las cimas más altas de junto al camino, donde encuentran las sendas, allí está.

(3) Junto a los portones, a la entrada de la ciudad, al entrar en las puertas, grita con vehemencia:

(4) “A vosotros, oh hombres, os llamo, y mi voz es para los hijos de hombres.

(5) (Escuchad) insensatos, comprended la prudencia, y vosotros, oh tontos, sed de corazón comprensivos.

(6) Escuchad, porque diré cosas muy interesantes, y abriré mis labios para aconsejar rectitud.

(7) Porque mi boca dirá verdades, y la maldad es una abominación para mis labios.

(8) Todas las palabras de mi boca muestran justicia. No hay nada perverso o tortuoso en ellas.

(9) Son todas sencillas para el que las comprende, y correctas para los que hallan conocimiento en ellas.

(10) Recibid mi instrucción, y no plata, conocimientos antes que oro fino,

(11) porque la sabiduría es mejor que los rubíes, y todas las cosas deseables no pueden compararse a ella.

(12) Yo, la Sabiduría, habito con la prudencia, y descubro el conocimiento de los artificios.

(13) El temor del Eterno (consiste en) odiar el mal. A la altanería, la arrogancia, el mal camino y la boca perversa yo los odio.

(14) Mío es el consejo y la sana sabiduría. Soy la Inteligencia: el poder es mío.

(15) Por mí reinan los reyes, y los príncipes decretan justicia.

(16) Por mí  gobiernan los príncipes, los nobles y todos los jueces de la tierra.

(17) Amo a quienes me aman, y los que me buscan verdaderamente me hallarán.

(18) Riquezas y honores están conmigo. Sí, riquezas y justicia perdurable.

(19) Mi fruto es mejor que el oro; sí, que el oro fino, y mi fruto vale más que la plata refinada.

(20) Ando en el camino de la justicia, en medio de sus sendas,

(21) para que los que me aman hereden posesiones verdaderas y puedan llenar sus arcas.

(22) El Eterno me hizo como el principio de Su camino, la primera de Sus obras antiguas.

(23) Desde la eternidad fui establecida, desde el principio, antes que la tierra.

(24) Cuando todavía no había abismos fui dada a luz, cuando aún no había manantiales de agua abundante,

(25) antes de que fueran puestas las montañas, antes de que nacieran las colinas,

(26) cuando todavía Él no había hecho la tierra ni los campos ni el principio del polvo.

(27) Cuando estableció los cielos, yo ya estaba allí. Cuando Él puso un circulo sobre la faz del abismo,

(28) cuando afirmó los cielos en lo alto, cuando los manantiales de las profundidades mostraron su poder,

(29) cuando dio al mar Su decreto para que las aguas no transgredieran Su mandamiento, cuando colocó los basamentos de la tierra,

(30) yo estaba junto a Él, como un arquitecto. Y era diariamente Su delicia, jugando siempre delante de Él,

(31) jugando en Su tierra habitable, y complaciéndome en los hijos de hombres.

(32) Ahora pues, oh hijos, escuchadme, porque dichosos son los que guardan mis caminos.

(33) Escuchad la instrucción, y sed sabios, y no la neguéis.

(34) Feliz es el hombre que me escucha, vigilando día a día en mis portones, esperando junto a los montantes de mis puertas.

(35) Porque el que me encuentra hallará la vida y obtendrá el favor del Eterno.

(36) Pero el que me pierde extraviará su propia alma. Todos los que me odian aman la muerte”.