The Months of the Hebrew Calendar – TEVET

About the Month of Tevet

Tevet is the 10th month on the Jewish calendar, counting from Nissan. Its name, which is mentioned in the book of Esther, was acquired in Babylonia, and shares a root with the Hebrew word tov, meaning “good.”

This month begins with the last days of Chanukah. By internalizing the message of the ever-increasing lights of the menorah—reminding us of the power of good over evil—we are able to reveal the good that is hidden in our lives and in the world around us.

To read the full article:

chabad.org/jewish/About-the-Month-of-Tevet

Sobre el mes de Tevet

Tevet es el décimo mes en el calendario Judío, contando desde Nissan. Su nombre, que se menciona en el libro de Ester, se adquirió en Babilonia y comparte una raíz con la palabra Hebrea tov, que significa “bueno”.

Este mes comienza con los últimos días de Januca. Al interiorizar el mensaje de las luces cada vez mayores de la menorá (recordándonos el poder del bien sobre el mal) podemos revelar el bien que está oculto en nuestras vidas y en el mundo que nos rodea. 

El 10 de Tevet es un día rápido, que conmemora el inicio del sitio de Jerusalén en el año 3336 (425 aC), que llevó a la destrucción del primer Beit Hamikdash (Templo Sagrado) dos años y medio después. el noveno de Av.

En un día de ayuno, el atributo Divino de la misericordia es capaz de ser llevado a este mundo. Al ayunar por la destrucción del Templo, uno “endulza” la ira de Di-s con Israel, la causa de la destrucción. Nuestros sabios explican: “Toda generación por la cual el Templo no se reconstruye, es como si el Templo hubiera sido destruido por esa generación”. Como tal, un día de ayuno no es realmente un día triste, sino un día oportuno. Es un día en el que estamos facultados para arreglar la causa de esa primera destrucción, para que termine nuestro largo exilio y nos encontremos viviendo en los tiempos mesiánicos. Que eso sea muy pronto.

11 Facts About the Month of Tevet Every Jew Should Know

By Menachem Posner

1. Tevet Is in the Winter

The 10th month on the Jewish calendar, Tevet occurs in the wintertime. In fact, the entire winter season is sometimes called tekufat (season of) Tevet in Jewish tradition.

2. Tevet Always Has 29 Days

The two months preceding Tevet (Cheshvan and Kislev) can each have either 29 or 30 days, depending on the year. From Tevet and onward, things are simple. Tevet has 29 and Shevat has 30, establishing a pattern of alternating months that continues for the rest of the year.

3. Chanukah Bleeds Into Tevet

Chanukah begins on Kislev 25 and continues for 8 days. This means that the final few days of Chanukah extend into Tevet, an otherwise dreary and ordinary month. In the event that the first day of Tevet is on Shabbat, this Shabbat is one of the few times when three Torah scrolls are removed from the ark during morning services. The Torah portion of the week (Mikeitz) is read from one scroll, the Rosh Chodesh reading is read from the second, and the Chanukah portion is read from the third. The Grace After Meals for that Shabbat (which includes additions for Shabbat, Rosh Chodesh, and Chanukah) is also the longest of the year.

4. Esther Was Taken to the Palace

In the Book of Esther we read that Esther was taken to King Ahasuerus’s palace “in the 10th month, which is the month of Tevet.”1 The Talmud explains that the month of Tevet was a particularly opportune time, since the cold causes “the body to take pleasure from the body [of another]

To Read the full article:

chabad.org/library/jewish/11-Facts-About-the-Month-of-Tevet-Every-Jew-Should-Know

11 datos sobre el mes de Tevet que todo Judío debe saber

1. Tevet está en el invierno

El décimo mes en el calendario judío, Tevet ocurre en el invierno. De hecho, toda la temporada de invierno a veces se llama tekufat (temporada de) Tevet en la tradición judía.

 2. Tevet siempre tiene 29 días

Los dos meses anteriores a Tevet (Cheshvan y Kislev) pueden tener cada uno 29 o 30 días, dependiendo del año. Desde Tevet y en adelante, las cosas son simples. Tevet tiene 29 y Shevat tiene 30, estableciendo un patrón de meses alternos que continúa durante el resto del año.

3. Januca sangra en Tevet

Janucá comienza en Kislev 25 y continúa durante 8 días. Esto significa que los últimos días de Januca se extienden a Tevet, un mes ordinario y de otro modo triste. En el caso de que el primer día de Tevet sea en Shabat, este Shabat es una de las pocas ocasiones en que se retiran del arca tres rollos de la Torá durante los servicios de la mañana. La porción de la Torá de la semana (Mikeitz) se lee de un rollo, la lectura de Rosh Chodesh se lee de la segunda y la porción de Januca se lee de la tercera. El Grace After Meals para ese Shabat (que incluye adiciones para Shabat, Rosh Chodesh y Januca) también es el más largo del año.

4. Esther fue llevada al palacio

En el Libro de Ester leemos que Ester fue llevada al palacio del rey Asuero “en el décimo mes, que es el mes de Tevet”.  El Talmud explica que el mes de Tevet fue un momento particularmente oportuno, ya que el frío causa “el Cuerpo para disfrutar del cuerpo [de otro].

Discover the inner meaning of this teaching

 5. El asedio a Jerusalem comenzó

Incluso antes de que recibiera el nombre de Tevet, cuando era conocido simplemente como el décimo mes, este era un momento significativo en la historia judía: “En el décimo mes, el décimo del mes, Nabucodonosor, el rey de Babilonia, llegó, él y todo su ejército, contra Jerusalem, y acamparon contra él, y construyeron obras de asedio a su alrededor.

Learn more about this siege and its lasting significance

 6. El décimo día del mes es un día rápido

El Libro de Zacarías nos dice que cuatro días de ayuno se convertirán en días de “alegría y alegría y buenos festivales” en la era de Moshiach, incluido “el décimo ayuno”, una referencia al 10º Día de Tevet. En este día, el pueblo judío lamenta la destrucción de Jerusalem, el resultado del asedio que comenzó ese día. Desde el amanecer hasta el anochecer, no se consumen alimentos ni bebidas y se recitan oraciones adicionales.

What Is 10 Tevet and How Is It Observed?

7. También sucedieron otros dos eventos trágicos

La tradición nos dice que el ayuno de 10 Tevet conmemora otros dos eventos trágicos.

El 8 de Tevet, a instancias de Ptolemy de Egipto, la Torá fue traducida al griego, lo que marcó un marcado declive de la espiritualidad Judía, la Torá ahora percibida como un libro más de sabiduría en la gran biblioteca de Ptolemy’.

Tevet 9 es el yahrtzeit de Ezra el Escribano, el líder espiritual de los judíos que regresaron a la Tierra de Israel desde Babilonia y reconstruyeron el Templo en Jerusalén. La muerte de este gran líder, que dejó una huella indeleble en la vida y la observancia de los judíos, se lamentó profundamente.

Sin embargo, se declaró un solo ayuno para los tres eventos para que el mes no estuviera lleno de tristeza y luto.

Learn more about Ezra the Scribe

8. Los agentes no fueron enviados desde Jerusalem

En los tiempos del Templo, al comienzo de cada mes Judío que contenía un día festivo, los agentes fueron enviados desde Jerusalem para notificar al pueblo judío en cada comunidad de cuándo había comenzado el mes, para que supieran cuándo observar el día festivo. Pero no se enviaron corredores al inicio de Tevet. Como el ayuno sería abolido algún día, no se consideraba vinculante en ese momento y no justificaba una notificación especial.

Learn more about the start of the Jewish month

9. Tevet significa “Hundimiento”

El pueblo judío adoptó el nombre “Tevet” durante el exilio babilónico. Se cree que connota hundimiento o inmersión. Es posible que esto esté relacionado con el hecho de que las fuertes lluvias invernales convierten gran parte del Medio Oriente en un pantano fangoso en esta época del año.

Learn why the Jewish months have Babylonian names

10. El Mazal de Tevet es la cabra.

Cada mes Judío está asociado con el símbolo del zodiaco que es dominante en ese momento. El símbolo de Tevet es el gedi (cabra o capricornio).

Watch: The Kabbalah of the Zodiac of Tevet

11. Tevet 5 es especial en Jabad

El quinto día de Tevet está marcado con celebraciones en Chabad, ya que es la fecha en que un juez federal de los EE. UU. Dictaminó que la extensa biblioteca dejada por el sexto Lubavitcher Rebe, el rabino Yosef Yitzchak Schneerson, de memoria justa, pertenecía a la comunidad, reconociendo el La extraordinaria naturaleza de un Rebe como figura comunitaria.

Read up on the events and significance of this day

Jewish Months

The Months of the Hebrew Calendar

Ever since G‑d took out us out of Egypt, the Jewish people have been keeping track of time—and celebrating the festivals—according to the lunar calendar, which contains 12 (or 13) months. Every month is either 29 or 30 days long, beginning (and ending) on a special day known as Rosh Chodesh(“The Head of the Month”). The months were once declared by a beit din (rabbinical court) after the new moon had been sighted, but now follow a predetermined calendar.

To read the full article:

chabad.org/library/jewish/Jewish-Months

 

Advertisements

Rebecca of the Bible / Rebecca de la Biblia

By Mendel Adelman

Rebecca (Rivkah in Hebrew), the second of four Jewish matriarchs, was the wife of Isaac. She gave birth to Esau and Jacob, and was instrumental in Jacob receiving the special birthright blessings from his father.

Birth of Rebecca

Rebecca was born in Haran to Bethuel,1 Abraham’s nephew. She was raised there with her brother, Laban. Although her father and brother were steeped in idol worship and immorality, she remained unaffected. The sages likened her stalwart ability to rise above her environment to a rose growing among thorns.

Rebecca was a mature and independent girl. One day, she decided that, for the first time, she would personally travel to the well to fetch water3 . She had maids who could have done it, but for some reason, that day she decided to go herself. On her first day at the well, she was approached by a man leading a long caravan of camels. He asked her if she would give him water to drink.

To read the full article:

chabad.org/library/Rebecca-of-the-Bible

Llegada de Eliezer

Rebecca (Rivkah en hebreo), la segunda de las cuatro matriarcas judías, fue la esposa de Isaac. Ella dio a luz a Esaú y a Jacob, y fue fundamental para que Jacob recibiera las bendiciones especiales de derecho de nacimiento de su padre.

Nacimiento de Rebecca

Rebecca nació en Harán a Betuel,  sobrina de Abraham. Fue criada allí con su hermano, Labán. Aunque su padre y su hermano estaban impregnados de la adoración de ídolos y la inmoralidad, ella no se vio afectada. Los sabios compararon su capacidad incondicional de elevarse por encima de su entorno a una rosa que crece entre las espinas.

Rebecca era una chica madura e independiente. Un día, decidió que, por primera vez, viajaría personalmente al pozo para buscar agua. Ella tenía criadas que podrían haberlo hecho, pero por alguna razón, ese día decidió ir ella misma. En su primer día en el pozo, fue abordada por un hombre que conducía una larga caravana de camellos. Él le preguntó si le daría agua para beber.

Rebecca no solo fue a buscar agua para él, sino que también llenó y rellenó incansablemente los abrevaderos, permitiendo que los camellos del hombre bebieran hasta llenarse. Mientras se acercaba al pozo para sacar agua de él, el agua se levantó para saludarla.

Tan pronto como terminó, el hombre le dio un costoso anillo en la nariz y dos brazaletes. Cuando le preguntó su nombre y si su familia tenía una habitación en la que él pudiera pasar la noche, ella respondió que ella era Rebecca, hija de Bethuel y bisnieta de Nahor. También le ofreció al hombre un lugar para dormir y paja para sus camellos. Una vez que aceptó con gratitud, Rebecca corrió a su casa para informar a su familia de su nuevo invitado.

La propuesta de matrimonio

Cuando Labán se enteró de que había llegado un hombre rico y le regaló joyas caras a su hermana, salió corriendo a saludarlo. Prepararon una habitación para Eliezer, vaciándola de ídolos para él.

Más tarde, cuando la familia se sentó a la mesa, les contó cuál era el propósito de su visita. Él relató que él era un siervo de Abraham, su pariente. Le habían enviado a buscar una esposa para el hijo de su maestro, Isaac, a quien Abraham le había legado todas sus posesiones.

Explicó que había venido al pozo y le oró a Di-s para que lo ayudara a encontrar a la mujer adecuada para Isaac. Eliezer decidió que le pediría a Di-s que le mostrara quién estaba destinado a ser la esposa de Isaac. La señal sería que le pediría a las mujeres del pozo que le dieran agua para beber, y la que no solo le dio agua, sino que también cuidaba a sus camellos, sería la esposa adecuada para Isaac. Milagrosamente, la primera mujer que le pidió lo hizo. Además, el agua subía cuando se acercaba, otra señal segura de que ella era especial.

Al escuchar eso, Labán y Bethuel acordaron que Rebbeca debería regresar con Eliezer para convertirse en la esposa de Isaac. En agradecimiento, Eliezer presentó regalos a Rebecca y su familia.

A la mañana siguiente, cuando Eliezer se preparaba para irse, la madre de Labán y Rebeca comenzó a negociar con él. Desearon que Rebecca permaneciera con ellos por un año, o por lo menos diez meses, antes de irse con su futuro marido. Eliezer insistió en que ella regresaría con él en ese momento, no en otro año. Decidieron preguntarle a Rebecca y permitirle tomar su propia decisión con respecto a su futuro.

Sin dudarlo, determinó que estaba lista para encontrarse con Isaac. Incluso le dijo a su familia que si intentaban evitar que se fuera, ella se iría sin su consentimiento. Rebecca y sus doncellas acompañaron a Eliezer de regreso a la tierra de Canaán.

 Matrimonio con Isaac

Cuando Rebecca vio a Isaac por primera vez, él estaba de pie en el campo, orando. Al verlo, Rebecca se deslizó fuera de su camello y se cubrió con su velo. Ella supo de inmediato que había tomado la decisión correcta.

Rebecca se casó con Isaac, y los tres milagros que ocurrieron durante la vida de Sarah fueron renovados. Encendería velas el viernes por la tarde y durarían toda la semana; el pan que ella horneaba se mantendría fresco de una semana a otra; y una nube de gloria se cernía sobre su tienda. Esto trajo a Isaac mucho consuelo.

 Nacimiento de Esaú y Jacob.

Desafortunadamente, Rebecca fue estéril y durante años permaneció sin hijos. Finalmente, Isaac y Rebecca oraron a Di-s por los niños. Milagrosamente, sus oraciones fueron contestadas y Rebecca quedó embarazada.

Su embarazo estaba lejos de ser normal. Cada vez que ella caminaba por una sala de estudio o lugar de aprendizaje, el bebé dentro de ella luchaba y pateaba. Sin embargo, ¡lo mismo sucedería cuando pasara por una casa de idolatría! Su dolor solo aumentó a medida que el embarazo continuó, y eventualmente se volvió insoportable. El sufrimiento fue tan intenso que comenzó a lamentar el deseo de tener hijos.

Abrumada y confundida, Rebecca fue a la academia de Shem y Ever para buscar consejo. Le pasaron un mensaje de Di-s a ella de que en realidad tenía gemelos. Cada uno lucharía el otro, y el más mayor serviría al más menor. Eventualmente se convertirían en los progenitores de grandes naciones opuestas.

Satisfecha con el conocimiento de que su sufrimiento tenía un propósito y que daría grandes frutos, Rebecca regresó a casa con renovada energía. La profecía que recibió se cumplió, y dio a luz a gemelos. El mayor estaba cubierto de pelo rojo y se llamaba Esaú. El más joven salió agarrando el talón de su hermano mayor y se llamó Jacob

La primogenitura

Cuando los dos hijos de Rebecca crecieron, cada uno eligió diferentes caminos. Esaú se convirtió en un cazador, mientras que Jacob no quería nada más que sentarse y estudiar.

Un día, Esaú volvió a casa del campo, hambriento y exhausto. Encontró a Jacob cocinando una olla de estofado de lentejas para su padre mientras lloraba a Abraham. Exigió comer el guiso. Jacob estuvo de acuerdo, pero solo a condición de que Esaú le otorgue a Jacob el derecho de nacimiento debido al hermano mayor. Esaú aceptó la estipulación y tragó el guiso de lentejas.

La vida en Gerar

Una hambruna golpeó la tierra de Canaán. Isaac estaba dispuesto a irse a Egipto como Abraham había hecho, pero Di-s le dijo que se quedara en Canaán. Así que en cambio, él llevó a su familia a la tierra de Gerar.

Cuando le preguntaron por Rebecca, le preocupaba que los habitantes de Gerar pudieran matarlo si supieran que ella era su esposa ya que Rebecca era muy hermosa y todos la deseaban. En cambio, él les dijo que ella era su hermana.

Al cabo de un rato, Isaac se calmó, sus preocupaciones se disiparon y volvió a vivir con Rebecca. Abimelec, el rey de Gerar, los vio actuando como pareja, y reprendió a Isaac por engañar a todos para que pensaran que Rebeca era su hermana y no su esposa. Sin embargo, envió un decreto real para que nadie dañara a Isaac.

Después de vivir en Gerar por algún tiempo, Isaac y su familia se mudaron a Be’er Sheba

Las bendiciones

Cuando Isaac se hizo viejo y ciego, deseó bendecir a su hijo mayor. Llamó a Esaú y le ordenó que preparara un plato de carne, por lo que Esaú tomó su arco y flecha para cazar algunos animales.

Cuando Rebecca escuchó los procedimientos, supo que tenía que actuar. Ella era consciente de que Esaú le había vendido la primogenitura a Jacob antes, y era él quien realmente merecía las bendiciones.

Ella le dijo a Jacob que tomara una de sus cabras y la matara. Jacob debía preparar la carne en un plato para su padre, y tomar la piel peluda y cubrirse con ella. Ella cosió las pieles juntas como mangas para sus brazos y alrededor de su cuello. De esa manera, Jacob podría engañar a su padre ciego para que lo bendiga en lugar de a Esaú.

Jacob no estaba entusiasmado con su plan. Le preocupaba que si lo descubrían, Isaac lo maldeciría. Rebecca apaciguó sus temores, incluso yendo tan lejos como para prometerle que aceptaría cualquier maldición que recibiera en su lugar. Con esa seguridad, Jacob siguió adelante con las instrucciones de su madre.

Su plan funcionó, y Jacob recibió las bendiciones.

 Muerte

Rebecca falleció mientras su hijo Jacob residía en Beth-El. La enterraron en Kiryat Arba, en la cueva del entierro donde también habían enterrado Abraham y Sara.

 Personalidad

La Cabalá identifica a Rebecca con el atributo de Binah, entendiendo. Era una persona reflexiva que sabía que tenía que usar todo lo que le rodeaba para siempre. Tenía una capacidad única para encontrar el potencial en todo y maximizarlo. Al igual que el petróleo, al mismo tiempo podía flotar sobre sus alrededores y, sin embargo, penetrarlos profundamente

VAYE – SARA

Génesis 23(1) Y Sara vivió ciento veintisiete años; estos fueron los años de la vida de Sara. (2) Murió en Quiriat-Arba, o sea Hebrón, en la tierra de Canaán y vino Abraham a hacer duelo de Sara y a llorarla. (3)Abraham se levantó del duelo de su mujer y les dijo a los hijos de Het: (4) “Yo soy forastero y morador de paso entre vosotros, dadme una posesión por sepultura para que pueda enterrar a mi muerta”. (5) Le respondieron los hijos de Het: (6) “Escuchanos, señor, tú eres un príncipe de Dios en medio de nosotros; puedes enterrar a tu muerta en el mejor sitio de nuestros sepulcros, pues nadie de nosotros te lo impedirá, para que puedas enterrar a tu muerta”. (7) Se levantó Abraham y se inclinó respetuosamente ante la gente de Het diciendo; (8) “Si es vuestra voluntad sepultar a mi muerta, os ruego que intercedáis ante Efrón, hijo de Zohar, (9) para que me ceda la cueva de Macpela que tiene el extremo de su campo, que me la dé por su valor en plata como sepultura de propiedad mía en medio de vosotros”. (10) A la sazón, Efrón estaba sentado en medio de los hijos de Het y finalmente respondió en presencia de todo su pueblo, incluso de quienes estaban en la entrada de la ciudad, diciendo: (11) “No señor mío, te doy el campo entero y la cueva que esta en él. En presencia de los hijos de mi pueblo te la doy, sepulta en paz a tu muerta”. (12) Y Abraham se inclinó de nuevo respetuosamente ante el pueblo de esa tierra, (13) y le dijo a Efrón en presencia del pueblo de la tierra: “Sólo te pido que me escuches. Te daré por el campo su valor en dinero, acéptalo y yo podré enterrar a mi muerta allí”. (14) Entonces le contestó Efrón a Abraham: (15) “Señor mío, escúchame, la tierra vale cuatrocientos siglos de plata, pero ¿qué es esto entre tu y yo? Entierra pues a tu muerta”. (16) Concertado así el convenio entre Abraham y efrón, Abraham le pagó a efrón el dinero que le había dicho  ante la presencia de los heteos, cuatrocientos ciclos de plata de buena ley entre mercaderes. (17) De tal modo que quedó asegurado para Abraham el campo de Efrén, que está en Macpela, junto a Mamre, tanto el campo como la cueva que está en él y todo árbol que había en el campo. (18) Todo esto lo compró Abraham ante los ojos de los heteos y de todos los que entran por la puerta de la ciudad. (19) Y Abraham sepultó a Sara, su mujer, en la cueva del campo de Macpela, frente a Mamre, o sea Hebrón, en la tierra de Canaán. (20) Quedó pues formalizada la compra del campo de los hijos de Het y de la sepultura que Abraham había elegido allí.

By Nechama Golding

Cave of the Patriarchs (Me’arat Hamachpelah)

One of the most famous pieces of real estate on earth is the Cave of Machpelah (also known as the “Cave of the Patriarchs“) in the southern Israeli city of Hebron.

Machpelah means “doubled” in Hebrew. One reason given is that four prestigious couples are buried there: Adam and Eve, Abraham and Sarah, Isaac and Rebecca, and Jacob and Leah. (Our matriarch Rachel was buried elsewhere.)

Spiritual Significance of the Cave of the Patriarchs

During our nation’s long, painful journey through history, the holy resting places of our righteous forbearers have served as spiritual oases. The resting place of our Patriarchs and Matriarchs, the founders of our nation, has been a place where Jews have gone to pray from the earliest of times.

In the earliest instance, the Torah tells us that Caleb, one of the twelve scouts that Mosessent to reconnoiter the Land of Canaan, made a personal detour to Hebron. The Talmudtells that he wished to pray at the cave where Abraham, Sarah, Isaac, Rebecca, Jacob and Leah are buried. He beseeched the Patriarchs and Matriarchs to intercede with G‑d to have mercy on his soul and save him from succumbing to the evil plot hatched by the other spies.

To read the full article:

chabad.org/Cave-of-the-Patriarchs-Mearat-Hamachpelah

Uno de los lugares más famosas de la tierra es la Cueva de Machpelah (también conocida como la “Cueva de los Patriarcas”) en la ciudad de Hebrón, en el sur de Israel.

Machpelah significa “dobles”, en hebreo. Una razón dada es que cuatro parejas prestigiosas están enterradas allí: Adán y Eva, Abraham y Sara, Isaac y Rebeca, y Jacob y Leah. (Nuestra matriarca Rachel fue enterrada en otro lugar.)

Significado espiritual de la cueva de los patriarcas

Durante el largo y doloroso viaje a través de la historia de nuestra nación, los santos lugares de descanso de nuestros justos antecesores han servido como oasis espirituales. El lugar de descanso de nuestros Patriarcas y Matriarcas, los fundadores de nuestra Nación, ha sido un lugar donde los judíos han ido a orar desde los tiempos más remotos.

En el primer momento, la Torá nos dice que Caleb, uno de los doce exploradores que Moisés envió para reconocer la Tierra de Canaán, hizo un desvío personal a Hebrón. El Talmud dice que deseaba orar en la cueva donde están enterrados Abraham, Sarah, Isaac, Rebecca, Jacob y Leah. Les rogó a los Patriarcas y Matriarcas que intercedieran ante Di-s para que tuvieran misericordia de su alma y lo salvaran de sucumbir al malvado complot de los otros espías.

Este es un modelo que seguimos hasta el día de hoy cuando visitamos los lugares de descanso de las personas santas para invocar la misericordia de Di-s en tiempos difíciles.

El Zohar relata que la Cueva de Machpelah no es especial en virtud de los que descansan allí, sino porque es la puerta de entrada al Jardín del Edén. Adán, el primer hombre, reconoció la singularidad de la ubicación cuando vio un rayo de luz que emanaba de la zona. Por lo tanto, cavó la cueva como un lugar de enterramiento para él y su esposa. Después de que Adán y Eva fueron enterrados allí, se ocultó la luz.

Años más tarde, Abraham descubrió el secreto una vez más cuando tropezó erróneamente en la cueva (ver Datos interesantes, para la historia completa). Decidió que también quería ser enterrado allí, en la entrada al Jardín del Edén.

Nuestras oraciones de hoy, especialmente en este lugar santo, la puerta de entrada al mundo de las almas, pueden hacer que nuestros padres y madres oren una vez más en nuestro nombre.

Historia de Me’arat Hamachpelah

Como se relata en Génesis, Abraham compró la cueva y el campo circundante como un lugar de enterramiento para su esposa, Sarah, convirtiéndose en el primer terreno en Tierra Santa en convertirse en la posesión legal del pueblo judío. Esto tuvo lugar en 1677 BCE.

Abraham, cuando murió, también fue enterrado allí, al igual que Isaac y su esposa, Rebecca. Lea fue enterrada allí, y antes de que Jacob muriera en Egipto, en 1523 BCE, hizo que José le prometiera que lo sacaría de Egipto y lo enterraría con sus padres en la Cueva de Machpela. Y de hecho, hicieron un viaje especial para hacerlo.

194 años después, un año después de que los judíos se fueron de Egipto, Caleb se convirtió en el primer judío registrado en hacer el viaje a su lugar de descanso y orar (ver Significado espiritual). Fue seguido por innumerables otros a lo largo de los siglos.

El gran edificio de piedra imponente que se levanta hoy sobre la cueva fue construido por Herodes en el siglo primero antes de BCE. (De hecho, este edificio, con muros de piedra de 6 pies de espesor, es la única estructura herodiana completamente intacta).

La cueva donde se encuentran nuestros Patriarcas y Matriarcas está debajo de esta estructura. Alrededor de la década de 1490, el acceso a la cueva se cerró y permanece cerrado hasta el día de hoy.

Como descendientes del hijo de Abraham, Ismael, los árabes también veneran el sitio de la tumba de Abraham. Se desconoce exactamente cuándo construyeron por primera vez una mezquita dentro de los muros herodianos. El complejo fue tomado por los cruzados en 1100, pero menos de cien años después, se convirtió nuevamente en una mezquita.

A fines del siglo XIV, los gobernantes musulmanes prohibieron a los judíos ingresar al sitio, pero se les permitió acercarse tan cerca como la quinta grada, en una escalera en el sureste. En algún momento esto fue cambiado a la séptima grada.

Ha habido una comunidad judía en Hebrón durante siglos. A lo largo de las generaciones, los judíos rezarían en la Cueva de Machpelah, aunque solo pudieran ir al séptima grada. Esta antigua comunidad judía fue destruida en la masacre de 1929 cuando los árabes asaltaron el barrio judío y asesinaron a muchos judíos. El gobierno británico obligó a todos los sobrevivientes a abandonar la ciudad.

Después de la Guerra de los Seis Días, el área quedó bajo control israelí y la restricción que limita a los judíos finalmente se eliminó. Los judíos regresaron a Hebrón y se restableció una sinagoga en la Cueva de nuestros patriarcas.

 La cueva de los patriarcas hoy

En 1995, los Acuerdos del río Wye le dieron al waqf (un cuerpo administrativo musulmán) el control de la mayor parte de la Cueva de Machpelah, incluida toda la sección sureste, que contiene los cenotaphs (monumentos) de Isaac y Rebecca (“Ohel Yitzchak”). Esta es también el área que contiene la única entrada conocida a la Cueva, y que posiblemente se encuentra directamente sobre la Cueva misma. Los judíos rezan en las otras secciones del edificio la mayor parte del año, y solo se les permite visitar Ohel Yitzchak diez días al año. Uno de ellos es el Shabat de Chayei Sarah, cuando leemos la parte de la Torá que describe la compra de la Cueva por parte de Abraham. Decenas de miles de visitantes convergen en Hebrón durante este fin de semana para experimentar este Shabat juntos.

La Cueva de Machpelah está abierta a turistas y visitantes todos los días. Muchos autobuses de Egged (equipados con ventanas a prueba de balas) viajan todos los días desde las principales ciudades de Israel a Kiryat Arba, la comunidad judía contigua. Algunos continúan hacia el área judía de Hebrón y la Cueva de Machpelah. Si desea caminar desde Kiryat Arba a Hebrón, es recomendable hacerlo solo con un guardia armado.

Una estancia de Shabat en Hebrón, o la comunidad judía contigua de Kiryat Arba, es una experiencia realmente edificante y hermosa. Las oraciones del viernes por la noche en la sinagoga de la Cueva de Machpelah son increíblemente hermosas. Pasar tiempo en este lugar sagrado entre todos los diferentes tipos de judíos es realmente inspirador. Si necesita alojamiento en Shabbat, o si necesita algún tipo de ayuda mientras se encuentra en Hebron, asegúrese de comunicarse con el rabino Danny y Batsheva Cohen, la cálida pareja que dirige las operaciones de Jabad en esta ciudad santa.

Haga clic aquí para ponerse en contacto con ellos.

Chabad-of-Hebron

 Datos de Me’arat Hamachpelah

  • Según el midrash, Abraham, que era residente de Hebrón, tuvo un encuentro sobrenatural en el sitio de la Cueva de Machpelah. Fue después de su circuncisión y recibió a tres ángeles (disfrazados de humanos) como invitados. Un becerro que quería servirles huyó, y mientras lo perseguía, tropezó con esta cueva. Reconoció las tumbas de Adán y Eva. Las velas estaban encendidas y había una fragancia especial. Vio la entrada al Jardín del Edén.
  • Nadie ha entrado nunca en las Cuevas de los Patriarcas, que se encuentran bajo tierra. La leyenda cuenta que ninguno de los que se atrevieron a volver a intentarlo. Solo un judío, el rabino Abraham Azulai, el kabbalista conocido como el “Chesed l’Avraham”, se sabe que descendió a la cueva y salió con vida. La historia tuvo lugar hace aproximadamente trescientos años. El sultán turco había tirado su espada por error en la cueva. Después de que varios soldados del Sultán fueron bajados para recuperarlo, solo para morir bajo tierra, el Sultán ordenó a la comunidad judía que suministrara un voluntario que recuperaría la espada. Si no, todos serían asesinados. El rabino Azulai, que entonces era anciano, resolvió el dilema ofreciéndose como voluntario para descender él mismo. Cuando recuperó la espada con éxito, los judíos de Hebrón celebraron. Los siguientes siete días y noches, el rabino Azulai pasó enseñando a sus estudiantes secretos kabbalísticos. Una semana después de haber sido bajado a la cueva, murió y fue enterrado en el cementerio judío de Hebrón.
  • Según las fuentes de Midrashic, cuando Jacob murió, Esaú trató de impedir que los hijos de Jacob enterraran a su padre en la Cueva de Machpelah. Mientras que Naftali,  corrió a Egipto para recuperar la escritura de Machpelah para demostrar su propiedad, el hijo sordo y mudo de Dan, Hushim, vio la conmoción y cortó la cabeza de Esaú. Llegó a la cueva y se posó en el seno de su padre Isaac, donde permanece enterrado hasta hoy.

 

 

 

 

Yeshayahu – Isaiah – Isaías – Chapter 44

1And now, hearken, Jacob My servant, and Israel whom I have chosen. אוְעַתָּ֥ה שְׁמַ֖ע יַֽעֲקֹ֣ב עַבְדִּ֑י וְיִשְׂרָאֵ֖ל בָּחַ֥רְתִּי בֽוֹ:
2So said the Lord your Maker, and He Who formed you from the womb shall aid you. Fear not, My servant Jacob, and Jeshurun whom I have chosen. בכֹּֽה־אָמַ֨ר יְהֹוָ֥ה עֹשֶׂ֛ךָ וְיֹֽצֶרְךָ֥ מִבֶּ֖טֶן יַעְזְרֶ֑ךָּ אַל־תִּירָא֙ עַבְדִּ֣י יַֽעֲקֹ֔ב וִֽישֻׁר֖וּן בָּחַ֥רְתִּי בֽוֹ:
3As I will pour water on the thirsty and running water on dry land, I will pour My spirit on your seed and My blessing on your offspring. גכִּ֚י אֶצָּק־מַ֙יִם֙ עַל־צָמֵ֔א וְנֽוֹזְלִ֖ים עַל־יַבָּשָׁ֑ה אֶצֹּ֚ק רוּחִי֙ עַל־זַרְעֶ֔ךָ וּבִרְכָתִ֖י עַל־צֶֽאֱצָאֶֽיךָ:
4And they shall sprout among the grass like willows on rivulets of water. דוְצָֽמְח֖וּ בְּבֵ֣ין חָצִ֑יר כַּֽעֲרָבִ֖ים עַל־יִבְלֵי־מָֽיִם:
5This one shall say, “I am the Lord’s,” and this one shall call himself by the name of Jacob, and this one shall write [with] his hand, “To the Lord,” and adopt the name Israel. הזֶ֚ה יֹאמַר֙ לַֽיהֹוָ֣ה אָ֔נִי וְזֶ֖ה יִקְרָ֣א בְשֵׁם־יַֽעֲקֹ֑ב וְזֶ֗ה יִכְתֹּ֚ב יָדוֹ֙ לַֽיהֹוָ֔ה וּבְשֵׁ֥ם יִשְׂרָאֵ֖ל יְכַנֶּֽה:
6So said the Lord, the King of Israel and his Redeemer the Lord of Hosts, “I am first and I am last, and besides Me there is no God. וכֹּֽה־אָמַ֨ר יְהֹוָ֧ה מֶֽלֶךְ־יִשְׂרָאֵ֛ל וְגֹֽאֲל֖וֹ יְהֹוָ֣ה צְבָא֑וֹת אֲנִ֚י רִאשׁוֹן֙ וַֽאֲנִ֣י אַֽחֲר֔וֹן וּמִבַּלְעָדַ֖י אֵ֥ין אֱלֹהִֽים:
7And who will call [that he is] like Me and will tell it and arrange it for Me, since My placing the ancient people, and the signs and those that will come, let them tell for themselves. זוּמִֽי־כָמ֣וֹנִי יִקְרָ֗א וְיַגִּידֶ֚הָ וְיַעְרְכֶ֙הָ֙ לִ֔י מִשּׂוּמִ֖י עַם־עוֹלָ֑ם וְאֽוֹתִיּ֛וֹת וַֽאֲשֶׁ֥ר תָּבֹ֖אנָה יַגִּ֥ידוּ לָֽמוֹ:
8Fear not and be not dismayed; did I not let you hear it from then, and I told [it] and you are My witnesses; is there a God besides Me? And there is no rock I did not know. חאַל־תִּפְחֲדוּ֙ וְאַל־תִּרְה֔וּ הֲלֹ֥א מֵאָ֛ז הִשְׁמַעְתִּ֥יךָ וְהִגַּ֖דְתִּי וְאַתֶּ֣ם עֵדָ֑י הֲיֵ֚שׁ אֱל֙וֹהַּ֙ מִבַּלְעָדַ֔י וְאֵ֥ין צ֖וּר בַּל־יָדָֽעְתִּי:
9Those who form idols are all of them vanity, and their treasures are of no avail, and they are their witnesses; they neither see nor hear, nor do they know, so that they be ashamed. טיֹֽצְרֵי־פֶ֚סֶל כֻּלָּם֙ תֹּ֔הוּ וַֽחֲמֽוּדֵיהֶ֖ם בַּל־יוֹעִ֑ילוּ וְעֵֽדֵיהֶ֣ם הֵ֗מָּה בַּל־יִרְא֛וּ וּבַל־יֵֽדְע֖וּ לְמַ֥עַן יֵבֹֽשׁוּ:
10Who formed a god or molded an image, being of no avail? ימִֽי־יָצַ֥ר אֵ֖ל וּפֶ֣סֶל נָסָ֑ךְ לְבִלְתִּ֖י הוֹעִֽיל:
11Behold, all his colleagues shall be ashamed, and they are smiths-of man. Let all of them gather, let them stand, they shall fear, they shall be ashamed together. יאהֵ֚ן כָּל־חֲבֵרָיו֙ יֵבֹ֔שׁוּ וְחָֽרָשִׁ֥ים הֵ֖מָּה מֵֽאָדָ֑ם יִתְקַבְּצ֚וּ כֻלָּם֙ יַֽעֲמֹ֔דוּ יִפְחֲד֖וּ יֵבֹ֥שׁוּ יָֽחַד:
12The ironsmith [makes] an axe, and he works with coal, and with sledge hammers he fashions it; and he made it with his strong arm; yea he is hungry, and he has no strength, he did not drink water and he becomes faint. יבחָרַ֚שׁ בַּרְזֶל֙ מַֽעֲצָ֔ד וּפָעַל֙ בַּפֶּחָ֔ם וּבַמַּקָּב֖וֹת יִצְּרֵ֑הוּ וַיִּפְעָלֵ֙הוּ֙ בִּזְר֣וֹעַ כֹּח֔וֹ גַּם־רָעֵב֙ וְאֵ֣ין כֹּ֔חַ לֹא־שָׁ֥תָה מַ֖יִם וַיִּעָֽף:
13The carpenter stretched out a line, he beautifies it with a saw; he fixes it with planes, and with a compass he rounds it, and he made it in the likeness of a man, like the beauty of man to sit [in] the house. יגחָרַ֣שׁ עֵצִים֘ נָ֣טָה קָו֒ יְתָֽאֲרֵ֣הוּ בַשֶּׂ֔רֶד יַֽעֲשֵׂ֙הוּ֙ בַּמַּקְצֻע֔וֹת וּבַמְּחוּגָ֖ה יְתָֽאֳרֵ֑הוּ וַֽיַּֽעֲשֵׂ֙הוּ֙ כְּתַבְנִ֣ית אִ֔ישׁ כְּתִפְאֶ֥רֶת אָדָ֖ם לָשֶׁ֥בֶת בָּֽיִת:
14To hew for himself cedars, and he took an ilex and an oak and he reenforced it with forest trees; he planted a sapling, and rain makes it grow. ידלִכְרָת־ל֣וֹ אֲרָזִ֔ים וַיִּקַּ֚ח תִּרְזָה֙ וְאַלּ֔וֹן וַיְאַמֶּץ־ל֖וֹ בַּֽעֲצֵי־יָ֑עַר נָטַ֥ע אֹ֖רֶן וְגֶ֥שֶׁם יְגַדֵּֽל:
15And it was for man to ignite, and he took from them and warmed himself; he even heated [the oven] and baked bread; he even made a god and prostrated himself, he made a graven image and bowed to them. טווְהָיָ֚ה לְאָדָם֙ לְבָעֵ֔ר וַיִּקַּ֚ח מֵהֶם֙ וַיָּ֔חָם אַף־יַשִּׂ֖יק וְאָ֣פָה לָ֑חֶם אַ֚ף־יִפְעַל־אֵל֙ וַיִּשְׁתָּ֔חוּ עָשָׂ֥הוּ פֶ֖סֶל וַיִּסְגָּד־לָֽמוֹ:
16Half of it he burnt with fire, on half of it he ate meat, he roasted a roast and became sated; he even warmed himself and said, “Aha, I am warm, I see fire.” טזחֶצְיוֹ֙ שָׂרַ֣ף בְּמוֹ־אֵ֔שׁ עַל־חֶצְיוֹ֙ בָּשָׂ֣ר יֹאכֵ֔ל יִצְלֶ֥ה צָלִ֖י וְיִשְׂבָּ֑ע אַף־יָחֹם֙ וְיֹאמַ֣ר הֶאָ֔ח חַמּוֹתִ֖י רָאִ֥יתִי אֽוּר:
17And what is left over from it he made for a god, for his graven image; he kneels to it and prostrates himself and prays to it, and he says, “Save me, for you are my god.” יזוּשְׁאֵ֣רִית֔וֹ לְאֵ֥ל עָשָׂ֖ה לְפִסְל֑וֹ יִסְגָּד־ (כתיב יִסְגָּוד־) ל֚וֹ וְיִשְׁתַּ֙חוּ֙ וְיִתְפַּלֵּ֣ל אֵלָ֔יו וְיֹאמַר֙ הַצִּילֵ֔נִי כִּ֥י אֵלִ֖י אָֽתָּה:
18Neither do they know nor do they understand, for their eyes are bedaubed from seeing, their hearts from understanding. יחלֹ֥א יָֽדְע֖וּ וְלֹ֣א יָבִ֑ינוּ כִּ֣י טַ֚ח מֵֽרְאוֹת֙ עֵֽינֵיהֶ֔ם מֵֽהַשְׂכִּ֖יל לִבֹּתָֽם:
19And he does not give it thought, and he has neither knowledge nor understanding to say, “Half of it I burnt with fire, and I even baked bread on its coals, I roasted meat and ate. And what was left over from it, shall I make for an abomination, shall I bow to rotten wood?” יטוְלֹֽא־יָשִׁ֣יב אֶל־לִבּ֗וֹ וְלֹ֨א דַ֥עַת וְלֹֽא־תְבוּנָה֘ לֵאמֹר֒ חֶצְי֞וֹ שָׂרַ֣פְתִּי בְמוֹ־אֵ֗שׁ וְ֠אַף אָפִ֚יתִי עַל־גֶּֽחָלָיו֙ לֶ֔חֶם אֶצְלֶ֥ה בָשָׂ֖ר וְאֹכֵ֑ל וְיִתְרוֹ֙ לְתֽוֹעֵבָ֣ה אֶֽעֱשֶׂ֔ה לְב֥וּל עֵ֖ץ אֶסְגּֽוֹד:
20[To] a provider [made] of ashes, a deceived heart has perverted him, and he shall not save his soul, and he shall not say, “Is there not falsehood in my right hand?” כרֹעֶ֣ה אֵ֔פֶר לֵ֥ב הוּתַ֖ל הִטָּ֑הוּ וְלֹֽא־יַצִּ֚יל אֶת־נַפְשׁוֹ֙ וְלֹ֣א יֹאמַ֔ר הֲל֥וֹא שֶׁ֖קֶר בִּֽימִינִֽי:
21Remember these, O Jacob; and Israel, for you are My servant; I formed you that you be a servant to Me, Israel, do not forget Me. כאזְכָר־אֵ֣לֶּה יַֽעֲקֹ֔ב וְיִשְׂרָאֵ֖ל כִּ֣י עַבְדִּי־אָ֑תָּה יְצַרְתִּ֚יךָ עֶֽבֶד־לִי֙ אַ֔תָּה יִשְׂרָאֵ֖ל לֹ֥א תִנָּשֵֽׁנִי:
22I erased your transgressions like a thick cloud, and like a cloud have I erased your sins; return to Me for I have redeemed you. כבמָחִ֚יתִי כָעָב֙ פְּשָׁעֶ֔יךָ וְכֶֽעָנָ֖ן חַטֹּאתֶ֑יךָ שׁוּבָ֥ה אֵלַ֖י כִּ֥י גְאַלְתִּֽיךָ:
23Sing, ye heavens, for the Lord has done [this], shout, ye lowest parts of the earth; ye mountains, burst out in song, the forest and all trees therein; for the Lord has redeemed Jacob, and with Israel shall He be glorified. כגרָנּ֨וּ שָׁמַ֜יִם כִּֽי־עָשָׂ֣ה יְהֹוָ֗ה הָרִ֙יעוּ֙ תַּחְתִּיּ֣וֹת אָ֔רֶץ פִּצְח֚וּ הָרִים֙ רִנָּ֔ה יַ֖עַר וְכָל־עֵ֣ץ בּ֑וֹ כִּֽי־גָאַ֚ל יְהֹוָה֙ יַֽעֲקֹ֔ב וּבְיִשְׂרָאֵ֖ל יִתְפָּאָֽר:
24So said the Lord, your Redeemer, and the One Who formed you from the womb, “I am the Lord Who makes everything, Who stretched forth the heavens alone, Who spread out the earth from My power. כדכֹּֽה־אָמַ֚ר יְהֹוָה֙ גֹּֽאֲלֶ֔ךָ וְיֹֽצֶרְךָ֖ מִבָּ֑טֶן אָֽנֹכִ֚י יְהֹוָה֙ עֹ֣שֶׂה כֹּ֔ל נֹטֶ֚ה שָׁמַ֙יִם֙ לְבַדִּ֔י רֹקַ֥ע הָאָ֖רֶץ מֵי מֵֽאִתִּֽי (כתיב אִתִּֽי) :
25Who frustrates the signs of imposters, and diviners He makes mad; He turns the wise backwards, and makes their knowledge foolish. כהמֵפֵר֙ אֹת֣וֹת בַּדִּ֔ים וְקֹֽסְמִ֖ים יְהוֹלֵ֑ל מֵשִׁ֧יב חֲכָמִ֛ים אָח֖וֹר וְדַעְתָּ֥ם יְסַכֵּֽל:
26He fulfills the word of His servant, and the counsel of His messenger He completes; Who says of Jerusalem, “It shall be settled,” and of the cities of Judah, “They shall be built, and its ruins I will erect.” כומֵקִים֙ דְּבַ֣ר עַבְדּ֔וֹ וַֽעֲצַ֥ת מַלְאָכָ֖יו יַשְׁלִ֑ים הָֽאֹמֵ֨ר לִירוּשָׁלִַ֜ם תּוּשָׁ֗ב וּלְעָרֵ֚י יְהוּדָה֙ תִּבָּנֶ֔ינָה וְחָרְבוֹתֶ֖יהָ אֲקוֹמֵֽם:
27Who says to the deep, “Be dry, and I will dry up your rivers.” כזהָאֹמֵ֥ר לַצּוּלָ֖ה חֳרָ֑בִי וְנַֽהֲרֹתַ֖יִךְ אוֹבִֽישׁ:
28Who says of Cyrus, “He is My shepherd, and all My desire he shall fulfill,” and to say of Jerusalem, “It shall be built, and the Temple shall be founded.” כחהָֽאֹמֵ֚ר לְכ֙וֹרֶשׁ֙ רֹעִ֔י וְכָל־חֶפְצִ֖י יַשְׁלִ֑ם וְלֵאמֹ֚ר לִירוּשָׁלִַ֙ם֙ תִּבָּנֶ֔ה וְהֵיכָ֖ל תִּוָּסֵֽד:

Fuente:

www.chabad.org/bible

44(1) Y ahora oye, oh Jacob, siervo Mío, e Israel, a quien he escogido. (2) Así dice el Eterno que te hizo, te formo desde el seno y quien te ayudará: No temas, oh Jacob, siervo Mío, ni Tú, Jesurún (Yeshurún, el pueblo de Israel) a quien he escogido, (3) porque derramaré agua sobre la tierras sedienta y torrentes sobre la tierra seca. Verteré Mi espíritu sobre tu primogenitura y Mi bendición sobre tu descendencia. (4) Y brotarán entre la hierba como sauce junto a los cursos de agua. (5) Uno dirá: “Soy del Eterno”, otro se llamará por el nombre de Jacob y otro escribirá  con su mano al Eterno y se apellidará con el nombre de Israel. (6) Así dice el Eterno, el Rey de Israel y su Redentor el Eterno de los Ejércitos: “Yo soy el primero y Yo soy el último; aparte de mí, no hay Dios. (7) ¿Y quién como Yo puede proclamarlo? Que lo declare y lo aclare delante de Mí como yo lo he hecho desde que escogí al pueblo antiguo.  Que declaré las cosas que suceden y las que ocurrirán. (8) No temáis, ni tengáis miedo. ¿No os lo había anunciado desde antiguo? Vosotros sois Mis testigos: ¿Hay un Dios aparte de Mí? No, no hay otra Roca. No conozco ninguna otra. (9) Los que se hacen una imagen esculpida son todos vanidad, sus obras preciadas no les aprovechan y sus propios testigos no ven, no saben para que se avergüencen. (10) ¿Quién ha fabricado un dios o labrado una imagen que valga para alguna cosa? (11) He aquí que todos los individuos serán abochornados. Y esos artesanos más hábiles que los hombres, ¡júntense, preséntense! (12) El herrero hace un hacha, la trabaja en las ascuas, le da forma con martillo y la trabaja con su fuerte brazo. Pero, si esta hambriento, pierde su vigor. Si no bebe agua, desfacelle. (13) El carpintero extiende la regla, traza la marca con un buril, da la forma con cinceles, marca con el compás y hace algo semejante a la figura de un hombre, conforme a la belleza de un hombre para vivir en la casa. (14) Corta para él cetros, toma una encina, un roble y escoge para sí entre los árboles del bosque. Planta una haya y la lluvia la nutre. (15) Luego, un hombre lo usa como combustible y toma de él para calentarse. Lo enciende y cuece pan. Hace un dios y lo adora. Hace una imagen esculpida y se postra ante ella. (16) Quema la mitad en el fuego. Con la mitad come carne. Prepara asado y queda satisfecho. Se calienta y dice: “¡Ah! Siento calor. He visto el fuego”. (17) Con el resto se hace un dios, un ídolo; se postrará ante él, lo adora y le eleva preces. Y dice: ” Líbrame, porque tú eres mi dios”. (18) No saben, ni entienden, porque sus ojos fueron cerrados para que no puedan ver. Y sus corazones no pueden comprender. (19) Nadie recapacita en su corazón, ni hay conocimiento ni comprensión para decir: “He quemado la mitad en el fuego. También he cocido pan sobre las ascuas. He asado carne y la he comido. ¿Haré entonces del resto una abominación? ¿He de postrarme ante la rama de un árbol?”. (20) Revuelve las cenizas y un corazón engañoso le ha extraviado de modo que no puede librar su alma, ni decir: “¿No hay una mentira en mi mano derecha?”. (21) Recuerda tales cosas, oh Jacob e Israel, porque eres Mi siervo. ¡Oh Israel, no debes olvidarme! (22) He borrado tus transgresiones como si fuera una nube espesa y como si tus pecados fueran una nube. Vuelve a Mí porque te he redimido. (23) Cantad, oh cielos porque el Eterno lo ha hecho. Los lugares más bajos de la tierra griten. Tanto las montañas entonen cánticos como el bosque y todo árbol que hay en él. Por cuanto el Eterno ha redimido a Jacob y se ha glorificado en Israel. (24) Así dice el Eterno, tu Redentor, el que te formó desde el seno: Yo soy el Eterno que hace todas las cosas; que expande los cielos por sí solo; que extiende la tierra también solo; (25) que frustra las señales de los impostores y hace enloquecer a los adivinadores, que entontece a los sabios inutilizando sus conocimientos; (26) que confirma la palabra de Su siervo y lleva a cabo el consejo de Sus mensajeros; que dice de Jerusalem : “Será despoblada” y de las ciudades de Judá: “Serán reconstruidas y volveré a levantar lo desolado”; (27) que dice al profundo (mar) : “Sécate y secaré tus ríos”; (28)  que dice de Ciro (Coresh): “Es Mi pastor y realizará todos Mis deseos” y que dice de Jerusalem: “será reconstruida”. Y al templo: “Serán puestos tus cimientos”.

(18) No saben, ni entienden, porque sus ojos fueron cerrados para que no puedan ver. Y sus corazones no pueden comprender. (19) Nadie recapacita en su corazón, ni hay conocimiento ni comprensión para decir: “He quemado la mitad en el fuego. También he cocido pan sobre las ascuas. He asado carne y la he comido. ¿Haré entonces del resto una abominación? ¿He de postrarme ante la rama de un árbol?”. (20) Revuelve las cenizas y un corazón engañoso le ha extraviado de modo que no puede librar su alma, ni decir: “¿No hay una mentira en mi mano derecha?”. (21) Recuerda tales cosas, oh Jacob e Israel, porque eres Mi siervo. ¡Oh Israel, no debes olvidarme! (22) He borrado tus transgresiones como si fuera una nube espesa y como si tus pecados fueran una nube. Vuelve a Mí porque te he redimido. (23) Cantad, oh cielos porque el Eterno lo ha hecho. Los lugares más bajos de la tierra griten. Tanto las montañas entonen cánticos como el bosque y todo árbol que hay en él. Por cuanto el Eterno ha redimido a Jacob y se ha glorificado en Israel. (24) Así dice el Eterno, tu Redentor, el que te formó desde el seno: Yo soy el Eterno que hace todas las cosas; que expande los cielos por sí solo; que extiende la tierra también solo; (25) que frustra las señales de los impostores y hace enloquecer a los adivinadores, que entontece a los sabios inutilizando sus conocimientos;

LA BIBLIA

HEBREO – ESPAÑOL

Versión Castellana

Conforme a la tradición judía

Por Moisés Katznelson

Fuentes d ela foto:

www.chabad.org/Isaiah-The-Prophet

Waving the Four Kinds: A Pictorial Guide / Guia Ilustrada

Levítico 23(39) Y el día quince del mes séptimo, al termino de la cosecha, celebraréis festividad al Eterno (la fiesta de las cabañas) durante siete días. El primero será de estricto descanso, como así mismo el día octavo. (40) Y tomaréis para vosotros frutos de cidra (árbol cítrico), hojas de palma, ramas de mirto y de sauce del arroyo, y os regocijaréis ante el Eterno, vuestro Dios durante siete días. (41) Será una fiesta al Eterno de siete días en el año. Ley eterna será para vosotros estas fiesta , para que la celebréis anualmente cada mes séptimo. (42) Viviréis en cabañas esos siete días. Cada nativo de Israel habitará en cabáñas, (43) para que vuestras generaciones sepan que hice habitar a los hijos de Israel en tiendas cuando los libré de la tierra de Egipto, Yo, el Eterno, vuestro Dios”. (44) Así, Moisés enseñó a los hijos de Israel las festividades del Eterno.

Waving the Four Kinds: A Pictorial Guide

Stand facing east. Take the lulav in your right hand and recite the blessing al netilat lulav.”  Take the etrog in your left hand. If it is the first day of Sukkot (or the first time you are observing the mitzvah this year), recite the blessing Shehecheyanu.” Bring the etrog and lulav together. Wave them three times to and fro in each direction. Each time the four species are brought back, their lower tips should touch the chest (over the heart).

Stand de pie hacia el este. Tome el lulav con la mano derecha y recite la bendición “al netilat lulav”. Tome el etrog en su mano izquierda. Si es el primer día de Sucot (o la primera vez que observas la mitzvá este año), recita la bendición “Shehecheyanu”. Junta el etrog y el lulav. Agítelos tres veces de un lado a otro en cada dirección. Cada vez que las cuatro especies regresan, sus puntas inferiores deben tocar el pecho (sobre el corazón).

To read the full article:

chabad.org/library/jewish/Pictorial-Guide

The Holy Temple: an Anthology / El Santo Templo: Una Antología

For 830 years — from 833 to 423 BCE and again from 349 BCE to 69 CE — there stood an edifice upon a Jerusalem hilltop which served as the point of contact between heaven and earth. So central was this edifice to our lives as Jews that nearly two-thirds of the mitzvot(commandments of the Torah) are contingent upon its existence. Its destruction is regarded as the greatest tragedy of our history, and its rebuilding will mark the ultimate redemption — the restoration of harmony within G‑d‘s creation and between G‑d and His creation.

Maimonides writes: “The location of the Altar [in the Holy Temple] is very exactly defined… It is a commonly-held tradition that the place whereDavid and Solomon built the Altar on the threshing floor of Arona, is the very place where Abraham built an altar and bound Isaac upon it; this is where Noah built [an altar] when he came out from the Ark; this is where Cain and Abel brought their offerings; this is where Adam the First Man offered a korban when he was created — and it is from [the earth of] this place that he was created….”

To read the full article:

https://www.chabad.org/jewish/The-Holy-Temple-an-Anthology

Durante 830 años, desde 833 hasta 423 aC y nuevamente desde 349 aC hasta 69 dC, se erigió un edificio sobre una colina en Jerusalén que sirvió como punto de contacto entre el cielo y la tierra. Tan central fue este edificio para nuestras vidas como judíos, que casi dos tercios de las mitzvot (mandamientos de la Torá) dependen de su existencia. Su destrucción es considerada como la mayor tragedia de nuestra historia, y su reconstrucción marcará la redención final: la restauración de la armonía dentro de la creación de Di-s y entre Di-s y Su creación.

Maimonides escribe: “La ubicación del Altar [en el Templo Sagrado] está muy exactamente definida … Es una tradición común que el lugar donde David y Salomón construyeron el Altar en la era de Arona, es el mismo lugar donde Abraham construyó un altar y ató a Isaac sobre él, aquí es donde Noé construyó [un altar] cuando salió del Arca, aquí es donde Caín y Abel trajeron sus ofrendas, aquí es donde Adán el Primer Hombre ofreció un korban cuando él fue creado – y es de [la tierra de] este lugar que fue creado … “

Aquí veníamos, tres veces al año, en Pesaj, Shavuot y Sucot, trayendo con nosotros ofrendas a Di-s, y trayéndonos para “ver y ser vistos por la faz de la Tierra”. Aquí la Presencia Divina era manifiesta: este era el arquetipo de la “morada de Di-s en el mundo físico” que es el propósito de la creación.

Los maestros jasídicos nos dicen que cada año en Shabat Chazon – “Shabat de la Visión”, como se llama el Shabat que precede al Noveno de Av, el día en que se lamenta la destrucción de ambos Templos – a cada uno se le otorga una visión del Tercer Templo . Puede que no lo veamos con nuestros ojos físicos, pero nuestras almas lo ven y están impregnadas de la determinación y el poder de liberarse de nuestro estado actual de galut (exilio y desplazamiento espiritual) y restaurar la presencia Divina manifiesta en nuestro mundo.

Los diecisiete ensayos e historias en esta antología exploran la importancia del Santo Templo como el “hogar” y “lugar” Divino, como la “puerta del cielo” para el servicio del hombre a Di-s, y como la máxima encarnación de Di-s. deseo de crear vida y esfuerzo de la humanidad para santificarlo:

 

Herzl y el Sionismo

Biniamín Zeev Herzl (1860-1904 )

“En Basilea fundé el Estado Judío…Quizás dentro de cinco años, seguro dentro de cincuenta, todos lo sabrán.”

Teodoro (Biniamín Zeev) Herzl, el visionario
del sionismo moderno, nació en Budapest en 1860. Fue educado en el espíritu del Iluminismo germano-judío de la época, aprendiendo a valorar la cultura secular. En 1878 su familia se trasladó a Viena y en 1884 Herzl obtuvo su doctorado en Derecho de la Universidad de Viena. Se convirtió en escritor, dramaturgo y periodista. Herzl fue el corresponsal en París del in uyente periódico liberal vienés Neue Freie Presse.

Herzl tropezó por primera vez con el antisemitismo, que transformaría su vida y el destino de los judíos en el siglo XX mientras estudiaba en la Universidad de Viena (1882). Más tarde, durante su estadía en París como periodista, se enfrentó directamente con el problema. En aquel entonces Herzl consideraba al problema judío como una cuestión de carácter social y escribió un drama, El Gueto (…)

Para leer el artículo completo:

http://mfa.gov.il/MFA_Graphics/MFA%20Gallery/Documents%20languages/herzl-sp.pdf