Ezequiel / Ezekiel / יחזקאל

dos palos unidos

Ezequiel 37

Estaba sobre mí la mano del Eterno y el Eterno me Llevo en un espíritu y me dejo en medio del valle que estaba lleno de huesos.

Me hizo pasar junto a ellos y he aquí que eran numerosísimos en el gran valle y he aquí que eran muy secos. Y me preguntó: “Hijo de hombre, ¿podrán vivir esos huesos?”. Y yo le respondí: “¡Oh Dios Eterno! Solo Tú lo sabes”. Entonces me dijo: “Profetiza sobre estos huesos y diles: ¡Oh huesos secos! Escuchad la palabra del Eterno: Así dice Dios el Eterno a estos huesos. He aquí que daré aliento entre vosotros y viviréis. Y pondré sobre vosotros nervios, haré crecer sobre vosotros carne y os cubriré de piel; os infundiré aliento y viviréis, así sabréis que Yo soy el Eterno. Así profetice como me fue ordenado y cuando profetizaba, oí un ruido y he aquí que una conmoción y los huesos se reunieron huesos con huesos. Observe que había nervios sobre ellos y surgió la carne y fueron cubiertos de piel, pero no había aliento en ellos. Entonces me dijo Él: “Profetiza al aliento, profetiza, hijo de hombre y di al aliento, así dice Dios el Eterno: Ven de los cuatro vientos, oh aliento y entra en los muertos para que vivan. Así profetice, como Él me había ordenado y el aliento vino a ellos; vinieron y se pararon sobre sus pies, construyendo un ejército sumamente grande.

Y me dijo Él: “Hijo de hombre, estos  huesos son toda la casa de Israel. He aquí que dicen: “Nuestros huesos están secos y nuestra esperanza perdida. Somos totalmente cortados”. Profetiza pues y diles, así dice Dios el Eterno: He aquí que abriré vuestros sepulcros, oh pueblo Mío y os traeré a la tierra de Israel.

Sabréis que Yo soy el Eterno cuando haya abierto vuestras tumbas y os hecho salir de vuestros sepulcros, oh pueblo mío. Y pondré Mi espíritu en vosotros y viviréis; os pondré en vuestra propia tierra y sabréis que Yo el Eterno he hablado y lo he cumplido, dice el Eterno”.

Y me vino la palabra del Eterno, diciendo: “Y tú, hijo de hombre, tómate un palo y escribe sobre él: “Para Judá y para los hijos de Israel, sus compañeros” y luego toma otro palo y escribe sobre él: “Para José (Yosef), el báculo de Efraín (Efráyim) y de toda la casa de Israel, sus compañeros”. Y júntalos uno con otro como un solo palo para que se unan en tu mano. Y cuando los hijos de tu pueblo te hablen diciendo:” ¿No has de decirnos qué quieres significar con esto?”, les responderás, así dice Dios el Eterno: He aquí que tomaré el palo de José que está en la mano de Efraín y las tribus de Israel sus compañeros, los pondré juntos con el palo de Judá y haré de ellos un solo palo y serán uno en Mi mano. Y los palos donde tú escribiste estarán en tu mano delante de los ojos de ellos. Y les dirás, así dice Dios el Eterno: He aquí que tomaré a los hijos de Israel de entre las naciones adonde fueron y los reuniré de todas partes y los traeré a su propia tierra. Haré de ellos una nación en la tierra sobre las montañas de Israel y un rey será rey de ellos y no serán más dos naciones, ni estarán más divididas en dos reinos, ni se contaminarán más a sí mismos con sus ídolos, ni con sus cosas detestables, ni con ninguna de sus transgresiones sino que Yo los salvaré de todas sus moradas donde han pecado y los purificaré de modo que será Mi pueblo y Yo seré su Dios. Y Mi siervo David será Rey sobre ellos y todos ellos tendrán un pastor, andarán en Mis preceptos, observarán Mis estatutos y los cumplirán. Vivirán en la tierra que Yo le di a Mi siervo Jacob, donde moraron vuestros padres y vivirán allí, ellos y sus hijos y los hijos de sus hijos para siempre y David Mi siervo será príncipe para siempre.

Además haré un pacto de paz con ellos. Será un pacto eterno con ellos, los estableceré, los multiplicaré y pondré Mi santuario en medio de ellos para siempre. Mi morada será sobre ellos, Yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo.

Y las naciones sabrán que Yo soy el Eterno que santifica a Israel, cuando Mi santuario esté en medio de ellos para siempre”

IMG_9697

IMG_9698

Vídeos:

Las Dos Casas de Israel – El Hijo Prodigo

https://www.youtube.com/watch?v=rkJxbq5WFRc

https://www.youtube.com/watch?v=Dw8ZayR3L28

Zacarías / Zechariah / Zechariah

Zacarías 8

(1) Y fue la palabra del Eterno de los Ejércitos, diciendo: (2) Así dice el Eterno de los Ejércitos: “Estoy celoso de Sión con grandes celos. Estoy celoso de ella con gran furia”. (3) Así dice el Eterno: Vuelvo a  Sión y moraré en Jerusalén   Jerusalén será llamada Ir Haémet (Ciudad de la verdad) y la montaña del Eterno de los Ejércitos Har Hacódesh (Montaña santa).

( 4)Así dice el Eterno de los Ejércitos: Se sentarán los ancianos y las ancianas en las plazas de Jerusalén, cada uno con Su báculo de ancianidad en su mano. (5) Y las plazas de las ciudades estarán llenas de mancebos y de muchachas jugando.

(6) Así dice el Eterno de los Ejércitos: “Aunque esto pareciera maravilloso ante los ojos del resto del pueblo en aquellos días, ¿también sería maravillosos ante Mis ojos?” Dice el Eterno de los Ejércitos.

(7) Así dice el Eterno de los Ejércitos: “He aquí que he de salvar a mi pueblo del país del oriente y del occidente. (8) Los traeré y vivirán en medio de Jerusalén; serán Mi pueblo y Yo seré su Dios, en verdad y justicia”.

(9) Así dice el Eterno de los Ejército: “Fortaleced vuestras manos, vosotros que oís en estos días aquellas palabras de boca de los profetas que profetizaban en el día del basamento de la Casa del Eterno de los Ejércitos, el Templo, para que pudiera ser construido”. (10) Porque antes de esos días, no se podía asalariar hombre ni bestia, ni había paz para el que salía o entraba a causa de sus adversarios, por cuanto Yo puse a todos los hombres uno contra otro. (11) Pero ahora no seré para el resto de este pueblo como aquellos días dice el Eterno de los Ejércitos.

(12) Porque como la simiente de la paz, la vid dará frutos, la tierra dará su fruto, el cielo dará su rocío y Yo haré que el resto de este pueblo herede todas esas cosas. (13) Y sucederá que, así como fuisteis una maldición entre las naciones, oh casa de Judá y casa de Israel, así os he de salvar y seréis una bendición. No temáis; dejad que vuestras manos se fortalezcan.

(14) Porque así dice el Eterno de los Ejércitos: Así como Yo me propuse haceros el mal cuando vuestros padres Me provocaron, dice el Eterno de los Ejércitos y Yo no me arrepentí, (15) del mismo modo Me propongo ahora hacer el bien a Jerusalén y a la casa de Judá. No temáis pues.

(16) Estas son las cosas que debéis hacer: Que cada cual diga verdad con su prójimo; ejecutad juicio de verdad y de paz en vuestras puertas; (17) y que nadie de vosotros trame el mal en vuestro corazón contra el prójimo, ni ame los falsos juramentos porque todas estas son cosas que odio, dice el Eterno”.

(18) Y me vino la palabra del Eterno de los Ejércitos, diciendo:

(19) Así dice el Dios de los Ejércitos: “El ayuno del mes cuarto, quinto, séptimo y el ayuno del décimo serán para la casa de Judá alegría, regocijo y festividades. Por lo tanto amad la verdad y la paz.

(20) Así dice el Eterno de los Ejércitos: Acontecerá que vendrán pueblos y moradores de muchas ciudades, (21) y los moradores de una ciudad irán a otra diciendo: Vayamos de prisa para implorar el favor del Eterno y para buscar al Eterno de los Ejércitos. Yo también iré. (22) Sí muchos pueblos y naciones poderosas vendrán para buscar al Eterno de los ejércitos en Jerusalén e implorarán el favor del Eterno.

(23) Así dice el Eterno de los Ejércitos: En aquellos días, ocurrirá que diez hombres de todas las lenguas, de todas las naciones, se asirán de la falda del judío diciendo: Iremos contigo porque hemos sabido que Dios está contigo”.

LA BIBLIA

HEBREO – ESPAÑOL

Versión Castellana

Conforme a la tradición judía

Por Moisés Katznelson