Shabbat Shalom

Lectura de la Tora

Shlaj / Enviar: Números 13:1 – 15:41

Haftarah:

Joshua 2:1-24

Números 15(37-41)
37 Y le dijo el Eterno a Moisés:
38 “Dile a los hijos de Israel que se hagan flecos (Tzitzit) en los bordes de sus mantos, por todas sus generaciones y que se pongan sobre los flecos del extremo un cordón celeste.
39 Y los flecos os servirán para recordar, al verlos, todos los mandamientos del Eterno para cumplirlos y no desviaros de ellos siguiendo a vuestro corazón y a vuestros ojos, los caminos usuales de vuestras idolatrías.
40 Os acordaréis así de cumplir Mis mandatos para ser santos ante vuestro Dios.
41 Lo rodeno Yo el Eterno, vuestro Dios que os libro de la tierra de Egipto para ser vuestro Dios. Yo, el Eterno, vuestro Dios.

Friday, June 19, 2020

27 Sivan, 5780

Haftarah:

Joshua 2:1-24

Bamidbar – Numbers – Chapter 15

37 The Lord spoke to Moses, saying: לזוַיֹּ֥אמֶר יְהֹוָ֖ה אֶל־משֶׁ֥ה לֵּאמֹֽר:
38 Speak to the children of Israel and you shall say to them that they shall make for themselves fringes on the corners of their garments, throughout their generations, and they shall affix a thread of sky blue [wool] on the fringe of each corner. לחדַּבֵּ֞ר אֶל־בְּנֵ֤י יִשְׂרָאֵל֙ וְאָֽמַרְתָּ֣ אֲלֵהֶ֔ם וְעָשׂ֨וּ לָהֶ֥ם צִיצִ֛ת עַל־כַּנְפֵ֥י בִגְדֵיהֶ֖ם לְדֹֽרֹתָ֑ם וְנָֽתְנ֛וּ עַל־צִיצִ֥ת הַכָּנָ֖ף פְּתִ֥יל תְּכֵֽלֶת:
39 This shall be fringes for you, and when you see it, you will remember all the commandments of the Lord to perform them, and you shall not wander after your hearts and after your eyes after which you are going astray. לטוְהָיָ֣ה לָכֶם֘ לְצִיצִת֒ וּרְאִיתֶ֣ם אֹת֗וֹ וּזְכַרְתֶּם֙ אֶת־כָּל־מִצְוֹ֣ת יְהֹוָ֔ה וַֽעֲשִׂיתֶ֖ם אֹתָ֑ם וְלֹֽא־תָת֜וּרוּ אַֽחֲרֵ֤י לְבַבְכֶם֙ וְאַֽחֲרֵ֣י עֵֽינֵיכֶ֔ם אֲשֶׁר־אַתֶּ֥ם זֹנִ֖ים אַֽחֲרֵיהֶֽם:
40 So that you shall remember and perform all My commandments and you shall be holy to your God. מלְמַ֣עַן תִּזְכְּר֔וּ וַֽעֲשִׂיתֶ֖ם אֶת־כָּל־מִצְו‍ֹתָ֑י וִֽהְיִיתֶ֥ם קְדשִׁ֖ים לֵאלֹֽהֵיכֶֽם:
41 I am the Lord, your God, Who took you out of the land of Egypt to be your God; I am the Lord, your God. מאאֲנִ֞י יְהֹוָ֣ה אֱלֹֽהֵיכֶ֗ם אֲשֶׁ֨ר הוֹצֵ֤אתִי אֶתְכֶם֙ מֵאֶ֣רֶץ מִצְרַ֔יִם לִֽהְי֥וֹת לָכֶ֖ם לֵֽאלֹהִ֑ים אֲנִ֖י יְהֹוָ֥ה אֱלֹֽהֵיכֶֽם:

We Are G‑d’s Partners in Creation

The name of a parshah symbolizes and encapsulates the central theme of the parshah.1This week’s parshah is traditionally called “Shelach.” We have a rule that “tradition of Israelis Torah.” Meaning, that the traditions of Israel have the weight of Torah, sometimes even taken into consideration when making a Torah ruling. Therefore, the name Shelach is Torah and we must take a lesson from it.

What is the lesson we are meant to learn from the name Shelach? And how does this name encapsulate the theme of our parshah?

To read the full article:
chabad.org/jewish/We-Are-Gds-Partners-in-Creation

Somos Socios de Di-s en la Creación

El nombre de una parashá simboliza y encapsula el tema central de la parashá. La parashá de esta semana se llama tradicionalmente “Shelach”. Tenemos una regla que dice que “la tradición de Israel es la Torá”. Es decir, que las tradiciones de Israel tienen el peso de la Torá, a veces incluso se tienen en cuenta al emitir un fallo de la Torá. Por lo tanto, el nombre de Shelach es Torá y debemos aprender una lección.

¿Cuál es la lección que debemos aprender del nombre Shelach? ¿Y cómo encapsula este nombre el tema de nuestra parashá?

La palabra Shelach significa “Enviar”. Es el comienzo de la historia de los espías que fueron enviados por Moisés, el líder de Israel, para espiar la Tierra de Israel. Esta parece ser una historia sobre lo que ocurrió mientras los espías exploraban la Tierra. ¿Cómo, entonces, puede ser simbólico de la parashá? Especialmente cuando la parashá termina con la mitzvá de tzitzit, que simboliza todas las mitzvot, como dice: “Y lo verás [el tzitzit] y recordarás todas las mitzvot de Di-s”. ¿Cómo puede conectarse una historia del pasado y ser simbólica de todas las mitzvot que estamos obligados a hacer hasta el infinito?En otras palabras, ¿cuál es la eterna lección que se debe extraer de esta historia que debe aplicarse a cada mitzvá que hacemos los Judíos?

Otra pregunta: La historia de los espías comienza, “Y Di-s habló con Moisés para decir [” laimor “]. Envía por ti mismo …” Rashi explica, “[Envía los espías] a tu discreción. No estoy mandándote, si quieres, envía “. En otras palabras, esta declaración “Envía por ti mismo” es solo para Moisés. Cuando dice laimor, generalmente significa que Moisés debería decirlo al pueblo judío. ¿Cuál es el mensaje aquí para todo el pueblo Judío?

Para entender esto, primero debemos entender el pecado de los espías. Moisés les dijo que inspeccionaran la tierra, y cuando regresaron, informaron sobre lo que vieron. ¿Cuál fue, entonces, su pecado?

Moisés los envió a descubrir cuál sería la mejor manera de conquistar la tierra. No tenía dudas de si lo conquistarían o no. Di-s dijo que nos daría la tierra, así que era algo seguro. Pero hay una regla que tratamos de no confiar en los milagros. Al menos trata de hacer las cosas de forma natural, con la menor cantidad de milagros posible. Los espías debían explorar la mejor ruta para capturar la tierra, con la menor cantidad de milagros necesarios. Sin embargo, cuando dieron su informe, llegaron a la conclusión de que “no podemos ir a la nación porque es más fuerte que nosotros”.  Ese fue el pecado. Di-s dijo claramente que nos daría la tierra. Simplemente fueron enviados para encontrar la mejor manera de ingresar a la Tierra. Fracasaron cuando llegaron a la conclusión de que “no podemos conquistarlo”. No se dieron cuenta de que no se trataba de si lo conquistaríamos o no, sino de cómo lo conquistaríamos.

Esta es la primera lección de Shelach, con respecto a cada mitzvá. Tenemos que darnos cuenta de que es Di-s quien nos dio las mitzvot. De hecho, no hay duda de si podemos cumplir nuestra misión o no. Debemos hacer nuestra “exploración”, haciendo un recipiente a través del cual Di-s pueda actuar.

Usted puede preguntar: ¿Qué pasa con una persona como yo, que está paralizada y encerrada en un cuerpo que no puede hacer mitzvot? O, ¿qué pasa con una persona que está cautiva, como en los gulags rusos del pasado, incapaz de hacer mitzvot? En esos casos, incluso con un sacrificio total, uno no podría hacer mitzvot.

En ese caso, Di-s claramente no quiere que él haga la mitzvá. Es como una mitzvá que solo puede hacer una mujer, como contar los días anteriores a la mikvá, que no es aplicable a los hombres, o la mitzvá de la circuncisión, que no es aplicable a las mujeres. Lo mismo es cierto para una persona que se encuentra en una de las situaciones mencionadas anteriormente. Las mitzvot que físicamente no puede hacer simplemente no son aplicables a él.

La Torá habla sobre circunstancias ordinarias, y en circunstancias normales, un Judío tiene que verse a sí mismo como capaz. No debe convencerse de lo contrario.

La segunda lección que podemos aprender de aquí que se aplica a cada mitzvá es que, aparte de la intención específica que debemos tener con cada mitzvá, también debemos tener en cuenta que estamos haciendo esto simplemente porque es lo que Di-s quiere. Y eso es lo que decimos en la bendición antes de mitzvot: “Que nos santificó con sus mandamientos, y nos ordenó …”

Ahora podemos entender por qué la parashá que tiene la mitzvá de tzitzit, que simboliza todas las mitzvot, se llama Shelach. El mensaje de Shelach pertenece y es un pre-requisito para cada mitzvá.

Shelach es Moisés enviando a los espías en preparación para entrar a Tierra Santa. La idea de Tierra Santa es infundir lo físico con santidad. Eso es lo que sucede cuando hacemos una mitzvá, infundimos con santidad el objeto físico utilizado en el desempeño de la mitzvá. En cierto modo, estamos creando muchos mini-Israels, haciendo que lo físico sea sagrado.

Esto se dice específicamente a Moisés, porque cada uno de nosotros tiene un poco de Moisés dentro de nosotros. Es este pedacito de Moisés el que nos da la fuerza para lograr la fusión de lo mundano y lo santo, lo Divino y lo físico, el cielo y la tierra.

Esto es quizás lo que laimor significa aquí. El mensaje de Shelach pertenece a todos y cada uno de nosotros, y por lo tanto, debe ser transmitido al pueblo Judío. Es este mensaje de Shelach el tema de nuestra parashá.

Sin embargo, todavía nos queda una pregunta: si el mensaje de Shelach es tan importante y fundamental para todas nuestras mitzvot, ¿por qué Di-s lo hace dependiente de la elección de la persona, ya que Rashi explicó que dependía de Moisés si o no enviar a los espias? ¿Por qué no lo convirtió en un requisito previo obligatorio?

El objetivo de nuestra Torá y mitzvot es atraer a Dios a lo físico. Como explica el Midrash, que el logro único que se logró con la entrega de la Torá es que ahora “arriba puede descender abajo, y abajo puede ascender arriba”.

Arriba, descendiendo, se entiende como Di-s atraído hacia la creación. Pero, ¿cómo asciende realmente lo de abajo?

La norma es que Di-s es el dador y nosotros somos el receptor. Recibimos toda nuestra existencia de Él. Si dejara de dar, si dejara de crearnos, simplemente (Dios no lo quiera) dejaríamos de existir.

Para nosotros ascender arriba significaría que nosotros también, por así decirlo, nos convertimos en dadores como Di-s. Como dicen nuestros sabios, “Nos convertimos en socios de Di-s en la creación”. Y como el Talmud cuenta sobre un famoso debate entre los sabios, que una voz vino del cielo diciendo que el rabino Eliezer tenía razón, y los sabios respondieron: “La Torá no está en los cielos”. Di-s dijo entonces: “Mis hijos fueron victoriosos sobre mí, mis hijos fueron victoriosos sobre mí”. Estamos en la posición “arriba”. Tenemos el poder de afectar y dar a la Torá.

Las palabras “Mis hijos salieron victoriosos sobre mí” muestran la asociación entre Di-s y el pueblo Judío, porque, como en una asociación real, a veces la opinión de un compañero gana, y en otras ocasiones, prevalece el enfoque del otro compañero.

Para lograr esto, Di-s hizo nuestra elección. Porque, si Él hubiera hecho del mensaje de Shelach una obligación, entonces, por definición, estaríamos en la posición de recepción. Esto se debe a que estaríamos haciendo Su mandamiento, convirtiéndonos en los receptores, y no hay forma de salir de esa posición.

Al hacer nuestra elección, Di-s nos puso en la posición anterior. Y dado que el mensaje de Shelach es para todas las mitzvot, tenemos la capacidad de afectar cada mitzvah y toda la creación. Ascendemos arriba.

Que merezcamos ser los socios que Di-s quiere, y afectar al mundo hasta el punto de que se convierta en un verdadero hogar para Él. Esto marcará el comienzo de la llegada de Moshiach. Que venga pronto.

Nos llaman Judíos porque somos el pueblo de Judea – PM Benjamin Netanyahu

El primer ministro Benjamin Netanyahu: “Admito que estoy muy conmovido. Estamos aquí, en Gush Etzion, un lugar del que fuimos expulsados en la Guerra de la Independencia. Aquí estamos en un día histórico con otro gran logro para el Estado de Israel, en el que hemos trabajado enormemente.

Oficina del Primer Ministro:
Hoy, Estados Unidos adoptó una política importante que corrige un error histórico cuando la administración Trump rechazó claramente la falsa afirmación de que los asentamientos israelíes en Judea y Samaria son inherentemente ilegales según el derecho internacional.

Esta política refleja una verdad histórica: que el pueblo Judío no es colonialista extranjero en Judea y Samaria. De hecho, nos llaman Judíos porque somos el pueblo de Judea.

La política de la Administración Trump también es correcta al afirmar que aquellos que han negado categóricamente cualquier base legal para los asentamientos no solo niegan la verdad, la historia y la realidad sobre el terreno,

Ezra – Chapter 5

8 Let it be known to the king that we went to the province of Judea, to the House of the great God, and it is built of marble, and wood is laid in the walls, and this work was done quickly, and they succeeded with it. חיְדִ֣יעַ | לֶֽהֱוֵ֣א לְמַלְכָּ֗א דִּֽי־אֲזַ֜לְנָא לִיה֚וּד מְדִֽינְתָּא֙ לְבֵית֙ אֱלָהָ֣א רַבָּ֔א וְה֚וּא מִתְבְּנֵא֙ אֶ֣בֶן גְּלָ֔ל וְאָ֖ע מִתְּשָׂ֣ם בְּכֻתְלַיָּ֑א וַֽעֲבִ֥ידְתָּא דָ֛ךְ אָסְפַּ֥רְנָא מִתְעַבְדָ֖א וּמַצְלַ֥ח בְּיֶדְהֹֽם:

ESDRAS 5:8

 Sea notorio al rey, que fuimos a la provincia de Judea, a la Casa del gran Dios, la cual se edifica de piedra de mármol; y los maderos son puestos en las paredes, y la obra se hace aprisa, y prospera en sus manos.

Daniel – Chapter 5

5 Then Daniel was brought in before the king. The king raised his voice and said to Daniel, “You are Daniel, who is of the exiles of Judea, whom my father brought from Judea. יגבֵּאדַ֙יִן֙ דָּֽנִיֵּ֔אל הֻעַ֖ל קֳדָ֣ם מַלְכָּ֑א עָנֵ֨ה מַלְכָּ֜א וְאָמַ֣ר לְדָֽנִיֵּ֗אל אַנְתְּ־ (כתיב אַנְתְּה) ה֚וּא דָֽנִיֵּאל֙ דִּֽי־מִן־בְּנֵ֚י גָֽלוּתָא֙ דִּ֣י יְה֔וּד דִּ֥י הַיְתִ֛י מַלְכָּ֥א אַ֖בִי מִן־יְהֽוּד:

Daniel 5:13

Entonces Daniel fue traído delante del rey. Y habló el rey, y dijo a Daniel: ¿Eres tú aquel Daniel de los hijos de la cautividad de Judá, que mi padre trajo de Judea?

Yirmiyahu – Jeremiah – Chapter 40

11 And also, all the Jews who [were] in Moab and among the children of Ammon and in Edom and who [were] in all the lands, heard that the king of Babylon had given Judah a remnant and that he had appointed over them Gedaliah the son of Ahikam the son of Shaphan. יאוְגַ֣ם כָּל־הַיְּהוּדִ֡ים אֲשֶׁר־בְּמוֹאָ֣ב | וּבִבְנֵֽי־עַמּ֨וֹן וּבֶֽאֱד֜וֹם וַֽאֲשֶׁ֚ר בְּכָל־הָֽאֲרָצוֹת֙ שָֽׁמְע֔וּ כִּֽי־נָתַ֧ן מֶֽלֶךְ־בָּבֶ֛ל שְׁאֵרִ֖ית לִֽיהוּדָ֑ה וְכִי֙ הִפְקִ֣יד עֲלֵיהֶ֔ם אֶת־גְּדַלְיָ֖הוּ בֶּן־אֲחִיקָ֥ם בֶּן־שָׁפָֽן

Jeremias 40:11

Y asimismo todos los judíos que estaban en Moab, y entre los hijos de Amón, y en Edom, y los que estaban en todas las tierras, cuando oyeron decir cómo el rey de Babilonia había dejado algunos en Judea, y que había puesto sobre ellos a Gedalías hijo de Ahicam, hijo de Safán,

Ezra – Chapter 7

7 Because of this, before the king and his seven advisors you are sent to search out Judea and Jerusalem according to the law of your God, which is in your hand. ידכָּל־קֳבֵ֗ל דִּי֩ מִן־קֳדָ֨ם מַלְכָּ֜א וְשִׁבְעַ֚ת יַֽעֲטֹ֙הִי֙ שְׁלִ֔יחַ לְבַקָּרָ֥ה עַל־יְה֖וּד וְלִירֽוּשְׁלֶ֑ם בְּדַ֥ת אֱלָהָ֖ךְ דִּ֥י בִידָֽךְ:

Esdras 7: 14

Porque de parte del rey y de sus siete consultores eres enviado a inquirir a Judea y a Jerusalén, conforme a la ley de tu Dios que está en tu mano;