Israel Necesita A Netanyahu

Deuteronomio 17(15)

Pondrás sobre ti al rey que escoja el Eterno tu Dios. Será uno de tus hermanos, no un varón extraño que no sea tu hermano, (…)

Israel Necesita A Netanyahu Más De Lo Que Netanyahu Necesita A Israel

Por: Ron Jager

Al tratar de entender las inminentes elecciones israelíes del martes 17 de septiembre, las segundas elecciones nacionales en el corto período de seis meses, puedo decir con certeza que el presidente de Israel, Sr. Rivlin, le pedirá una vez más a Benjamín Netanyahu que forme el próximo gobierno. Ni el ataque de los medios de comunicación las 24 horas del día, los 7 días de la semana, demonizando el carácter de Netanyahu y su familia, su estilo de vida, los supuestos cargos de corrupción, sus peleas de coalición, ni el reflejo de los medios de comunicación partidistas de culpar a Netanyahu por todo lo que está mal en Israel cambiarán esta predicción.

Como dijo el ex embajador de Israel en Estados Unidos, Michael Oren: “Nuestra economía es excelente, nuestras relaciones exteriores nunca han sido mejores, y estamos seguros de que lo conocemos, el mundo lo conoce, incluso nuestros enemigos lo conocen”.

El Primer Ministro Netanyahu se destaca como un verdadero estadista y líder político de clase mundial que disfruta de relaciones superiores con el presidente Trump, el presidente Putin y otros jefes de naciones de todo el mundo.

Netanyahu ha forjado alianzas estratégicas con la mayoría de las naciones musulmanas sunitas de Oriente Medio, a la vez que ha transformado militar y económicamente a Israel en una superpotencia regional.

Esto es lo que permitirá a Netanyahu ser reelegido y continuar liderando a Israel en un futuro previsible. Los ciudadanos de Israel quieren una mano firme al volante, y no renunciarán temerariamente a la estabilidad que tanto les ha costado ganar en sus vidas.

Desde el punto de vista político, Netanyahu ha sido un “maestro artesano” que sabe lo que el electorado israelí necesita y quiere y, sobre todo, ha sido un líder político increíblemente eficaz.

En el Israel de hoy, Netanyahu es percibido como un líder pragmático que conoce los horrores de la guerra y hará todo lo posible para prevenir el estallido de la guerra a menos que sea absolutamente necesario. Netanyahu ha mantenido con éxito la disuasión de Israel intacta, permitiendo a las Fuerzas de Defensa de Israel ejecutar miles de ataques aéreos contra instalaciones iraníes, militantes proxy iraníes y fuerzas militares en Líbano, Siria, Irak, Sudán, y la lista continúa.

Las implicaciones de que Israel sea un entorno relativamente seguro para vivir y criar familias han dado a los israelíes una sensación de estabilidad y normalidad que se ha ganado con tanto esfuerzo.

Netanyahu cree en el libre mercado y ha puesto en marcha políticas económicas que han aumentado el nivel de vida a un nivel nunca antes visto. Israel ha atraído sin excepción a todas las mayores empresas tecnológicas del mundo para establecerse en el Estado judío pagando salarios que avergonzarían a Silicon Valley.

En Israel se puede comprar casi de todo, gran parte de la población es propietaria de viviendas, incluso entre las comunidades árabes y ultraortodoxas israelíes. La mayoría de los israelíes vuelan al extranjero para ir de vacaciones varias veces al año, siendo el shekel israelí la moneda más fuerte del mundo frente al dólar estadounidense. Israel se ha convertido en un líder mundial en tecnología, producción de alimentos, irrigación agrícola, seguridad cibernética, purificación de agua, y la lista continúa.

Más allá de todos los hechos y logros indiscutibles de Benjamín Netanyahu enumerados anteriormente, lo que sus principales oponentes políticos, desde el partido de centro-izquierda y el partido de izquierda, parecen pasar por alto o elegir deliberadamente ignorar es la razón más importante que asegurará la reelección de Netanyahu; recuerdos traumáticos persistentes del período del Acuerdo de Oslo y las consiguientes campañas de terror palestino que causan carnicería y muerte en las calles de las ciudades israelíes.

El Acuerdo de Oslo, también conocido como los Acuerdos de Oslo, fue un acuerdo firmado entre el Estado de Israel y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) el 13 de septiembre de 1993, destinado a poner fin de manera efectiva al conflicto israelí-palestino por medio de concesiones territoriales y facilitar la creación de la Autoridad Palestina.

El Acuerdo de Oslo fue negociado y firmado por los partidos políticos de centroizquierda e izquierda de Israel con el apoyo inquebrantable y entusiasta de los medios de comunicación israelíes. Desde sus inicios, los Acuerdos de Oslo dieron lugar a un aumento del terror palestino que condujo a la campaña de terror sin precedentes de los terroristas suicidas contra los ciudadanos de Israel entre los años 1995 y 2004.

Para leer el artículo completo:

Israel necesita a Netanyahu más de lo que Netanyahu necesita a Israel