Saludos de Fin del Año 2020 de Algunos Presidentes / End of the Year 2020 Greetings from Some presidents

Presidente de Rusia Vladimir Putin: ciudadanos de Rusia, amigos,

El año 2020 terminará en solo unos minutos.

Como lo recibimos hace un año hoy, al igual que las personas de todo el mundo, pensamos y soñamos con cambios para mejorar. Nadie podría haber imaginado en ese entonces qué tipo de pruebas vendrían en nuestro camino.

Ahora, parece que el año saliente ha asumido la carga de muchos años. Fue un año difícil para todos, con preocupaciones y serias dificultades económicas, amargas experiencias y, para algunos, la pérdida de seres queridos.

Sin embargo, el año saliente también estuvo lleno de esperanza de superar la adversidad y de orgullo por quienes mostraron sus mejores cualidades humanas y profesionales. Nos hizo apreciar las relaciones confiables, sinceras y genuinas entre las personas, así como la amistad y la confianza.

Caminamos juntos este año con dignidad, como corresponde a una sola nación que honra las tradiciones de sus antepasados. Estos valores, coraje, compasión y bondad, están en nuestro corazón y en nuestra sangre y se muestran en nuestras obras.

Admiramos a nuestros queridos veteranos, la valiente generación que derrotó el flagelo del nazismo. Contra todo pronóstico, hemos cumplido con nuestro sagrado deber filial y celebramos el 75º aniversario de la Gran Victoria con gratitud y aprecio.

De hecho, el peligroso nuevo virus ha cambiado e incluso trastornado nuestra forma habitual de vida, trabajo y estudio, y nos ha obligado a reconsiderar y ajustar muchos de nuestros planes. Pero así son las cosas y las pruebas son una parte ineludible de la vida.

Nos animan a mirar más de cerca de qué se trata la vida, a escuchar nuestra conciencia, a descartar todo lo mezquino y vanidoso y a apreciar lo verdaderamente importante. Este es el regalo de la vida humana, nuestras familias, madres y padres, abuelos y abuelas, nuestros hijos, sean bebés o adultos maduros, nuestros amigos y colegas. Esto es también ayuda desinteresada y la energía general de las buenas acciones, tanto esfuerzos ambiciosos a nivel nacional como pequeños proyectos locales que no son menos importantes.

Las pruebas y los problemas van y vienen. Siempre ha sido así. Las principales cosas que nos hacen nobles y fuertes, como el amor, la comprensión mutua, la confianza y el apoyo, permanecen con nosotros.

Quisiera desear que las penurias del año saliente se hundan rápidamente en el olvido mientras todo lo que hemos ganado y todo lo mejor que ha salido adelante en cada persona se quede con nosotros para siempre.

Hoy es importante creer en nosotros mismos, no retroceder ante los desafíos y valorar nuestra unidad. Esta es la base de nuestros futuros éxitos compartidos.

Estoy convencido de que juntos superaremos los desafíos a los que nos enfrentamos, restauraremos la vida normal y continuaremos trabajando para lograr los objetivos de Rusia en la próxima tercera década del siglo XXI con renovado vigor.

Amigos,

No todo el mundo se sienta ahora a la mesa de Año Nuevo. Muchas personas permanecen en los hospitales y estoy seguro de que todos sienten el apoyo de sus familiares y amigos. De todo corazón, deseo que ustedes, mis queridos amigos, se recuperen pronto y se vayan a casa lo antes posible.

Lamentablemente, la epidemia aún no ha terminado por completo. La lucha contra él no se detiene ni un minuto. Los médicos y enfermeras, así como los equipos de ambulancias, continúan trabajando con valentía. Muchos de ellos están de servicio esta noche.

Los primeros en responder, nuestros militares en puntos críticos fuera de Rusia, el personal de mantenimiento de la paz y las tripulaciones de combate del Ejército y la Armada también están cumpliendo incansable y responsablemente sus desafiantes misiones.

Gracias a todas aquellas personas que cumplen con sus funciones día y noche bajo cualquier circunstancia, los ciudadanos de Rusia pueden reunirse hoy con seguridad en sus hogares con sus seres queridos, ver el Año Nuevo con planes para el futuro y esperanzas para lo mejor, y hacer sus deseos de Año Nuevo.

Amigos, Aprovechemos estos preciosos momentos para soñar con las mejores cosas de la vida, la paz y la prosperidad, la felicidad y la alegría para todos los que están cerca y son queridos por nosotros, y nuestro país entero.

Quiero agradecerles a cada uno de ustedes, porque estamos juntos. Cuando estamos uno al lado del otro, hombro con hombro, Rusia se convierte en una gran familia.

Les deseo a todos buena salud, fe, esperanza y amor, como personas cercanas y queridas para mí.

¡Les deseo felicidad en el próximo 2021!

¡Feliz Año Nuevo amigos!

 

Le Président de la République Emmanuel Macron a présenté ses vœux aux Françaises et aux Français pour l’année 2021.

Revoir les vœux du Président :

VŒUX 2021 AUX FRANÇAIS.
31 DÉCEMBRE 2020 – SEUL LE PRONONCÉ FAIT FOI

Mes chers compatriotes de l’hexagone, d’outre-mer et de l’étranger,

Ce soir, nous ne vivons pas un 31 décembre comme les autres.

Là où, dans nos villes et nos villages, l’heure est d’habitude aux grands rassemblements, ils sont cette année interdits par l’épidémie : les places de nos communes sont éteintes, nos foyers moins joyeux qu’à l’accoutumée.

elysee.fr/emmanuel-macron/2020/12/31/voeux-2021-aux-francais

El presidente de la República, Emmanuel Macron,

presentó sus deseos a los franceses para el año 2021.

Mis queridos compatriotas en Francia, en el extranjero y en el extranjero,

Esta noche, no vivimos un 31 de diciembre como los demás.

Donde, en nuestros pueblos y ciudades, suele ser hora de grandes concentraciones, este año están prohibidas por la epidemia: las plazas de nuestros municipios están extintas, nuestras casas menos alegres de lo habitual.

Por lo tanto, el año 2020 termina como se ha desarrollado: con esfuerzos y restricciones. Y soy plenamente consciente, por las decisiones que tuve que tomar, de los sacrificios que te pedí.

Estoy sinceramente convencido de que tomamos las decisiones correctas en el momento adecuado y quiero agradecerles por su buena ciudadanía. Desde este espíritu de responsabilidad colectiva con el que hemos salvado tantas vidas y que nos permite hoy soportar mejor que muchos ante la epidemia.

En su nombre, tengo un pensamiento esta noche para las 64.000 víctimas de este virus, sus familias y seres queridos. Padres, amigos, que nos han dejado en los últimos meses.

Sí, este año 2020 ha sido complicado. Nos recordó nuestras vulnerabilidades. Fue aún más injusto para los más frágiles. Pero juntos salimos aún más unidos y habiendo aprendido mucho.

También tengo un pensamiento para todos nuestros compatriotas que viven en la precariedad, a veces en la pobreza, para quienes la crisis que atravesamos dificulta aún más la vida cotidiana.

Quiero agradecer a quienes se movilizaron para cuidar, alimentar, educar, proteger, a todos aquellos que por su trabajo, su compromiso nos permitió estar de pie y juntos durante estos meses difíciles. Y quien esta noche otra vez, lo haga por la Nación.

A nuestros conciudadanos que trabajan en los sectores de la cultura, el deporte, la restauración, la hostelería, el turismo o los eventos, a los estudiantes que han sufrido y están sufriendo aún más que otros, quiero repetirles que estaremos allí.

Evidentemente para conseguir salir de esta situación lo antes posible.

Y permitirles soportar en este período tan duro e injusto para ellos cuando les pedimos que trabajen de otra manera, y en ocasiones incluso que abandonen su actividad.

Esta prueba histórica también reveló la solidez de nuestra Nación.

A pesar de la pandemia, nunca hemos renunciado a perseguir nuestra ambición de progreso para todos mediante la reducción de impuestos, la apertura de nuevos derechos como la licencia para los cuidadores, la extensión de la licencia por paternidad, apoyando, a través de bonificaciones, la conversión de nuestra flota de vehículos, abriendo casas de servicios de Francia en todo el territorio, invirtiendo en nuestra soberanía y nuestra investigación de manera histórica, tomando medidas para producir más en Francia y en Europa.

Nuestros cuidadores no solo se han mantenido, sino que nos hemos embarcado en una profunda transformación e inversiones históricas en nuestra salud, cuya relevancia revelarán los próximos años.

Nuestro país es uno de los que más intervino para proteger y apoyar a los jóvenes, trabajadores y emprendedores. Acepto esto “cueste lo que cueste” porque ha salvado vidas y ha protegido puestos de trabajo. Tendremos que construir juntos las respuestas que no lo conviertan en una carga para las generaciones futuras.

Esta noche, por primera vez, un país, el Reino Unido, abandonará la Unión Europea. Hace unos días cerramos un acuerdo para organizar nuestras futuras relaciones con él defendiendo nuestros intereses, nuestros industriales, nuestros pescadores y nuestra unidad europea. El Reino Unido sigue siendo nuestro vecino, pero también nuestro amigo y aliado. Esta decisión de salir de Europa, este Brexit, ha sido hijo del malestar europeo y de muchas mentiras y falsas promesas. Pero quiero decirte muy claro: nuestro destino es el primero en Europa.

Nuestra soberanía es nacional y haré todo lo posible para recuperar el control de nuestro destino y nuestras vidas. Pero esta soberanía también requiere una Europa más fuerte, más autónoma y más unida. Esto es lo que construimos en 2020.

Porque hemos podido liderar las transformaciones necesarias y fortalecer nuestra credibilidad, hemos podido convencer a Alemania y luego a los demás miembros de la Unión Europea de diseñar un plan de recuperación único y masivo y decidir sobre una deuda común y unida para preparar mejor nuestro futuro comprometiéndonos con la transición ecológica y digital y creando tantos puestos de trabajo como podamos para nuestra juventud.

Sí, este año 2020 no se trata solo de la epidemia a pesar de que ha cambiado nuestras vidas.

En mi opinión, también ha revelado rutas ejemplares que son tantas brújulas para los tiempos venideros.

Nuestro mayor orgullo de hecho son los franceses. Nosotros.