Tehillim – Psalms – Los Salmos

Tehillim – Psalms – Chapter 111

1 Hallelujah, I shall thank the Lord with all my heart with the counsel of the upright and [in] the congregation. אהַֽלְלוּיָ֨הּ | אוֹדֶ֣ה יְ֖הֹוָה בְּכָל־לֵבָ֑ב בְּס֖וֹד יְשָׁרִ֣ים וְעֵדָֽה:
2 Great are the works of the Lord, available to all who desire them. בגְּדֹלִים מַֽעֲשֵׂ֣י יְהֹוָ֑ה דְּ֜רוּשִׁ֗ים לְכָל־חֶפְצֵיהֶֽם:
3 Majesty and splendor are His work, and His righteousness endures forever. גהֽוֹד־וְהָדָ֥ר פָּֽעֳל֑וֹ וְ֜צִדְקָת֗וֹ עֹמֶ֥דֶת לָעַֽד:
4 He made a memorial for His wonders; the Lord is gracious and merciful. דזֵ֣כֶר עָ֖שָׂה לְנִפְלְאוֹתָ֑יו חַנּ֖וּן וְרַח֣וּם יְהֹוָֽה:
5 He gave food to those who fear Him; He remembers His covenant forever. הטֶרֶף נָתַ֣ן לִֽירֵאָ֑יו יִזְכֹּ֖ר לְעוֹלָ֣ם בְּרִיתֽוֹ:
6 The strength of His works He related to His people, to give them the inheritance of the nations. וכֹּ֣חַ מַֽ֖עֲשָׂיו הִגִּ֣יד לְעַמּ֑וֹ לָתֵ֥ת לָ֜הֶ֗ם נַֽחֲלַ֥ת גּוֹיִֽם:
7 The works of His hands are truth and justice; all His commandments are faithful. זמַֽעֲשֵׂ֣י יָ֖דָיו אֱמֶ֣ת וּמִשְׁפָּ֑ט נֶֽ֜אֱמָנִ֗ים כָּל־פִּקּוּדָֽיו:
8 Steadfast forever, made in truth and uprightness. חסְמוּכִים לָעַ֣ד לְעוֹלָ֑ם עֲ֜שׂוּיִ֗ם בֶּֽאֱמֶ֥ת וְיָשָֽׁר:
9 He sent redemption to His people; He commanded His covenant forever; His name is holy and awesome. טפְּד֚וּת | שָׁ֘לַ֚ח לְעַמּ֗וֹ צִוָּ֣ה לְעוֹלָ֥ם בְּרִית֑וֹ קָד֖וֹשׁ וְנוֹרָ֣א שְׁמֽוֹ:
10 The beginning of wisdom is the fear of the Lord; good understanding to all who perform them; his praise endures forever. ירֵ֘אשִׁ֚ית חָכְמָ֨ה | יִרְאַ֬ת יְהֹוָ֗ה שֵׂ֣כֶל ט֖וֹב לְכָל־עֹֽשֵׂיהֶ֑ם תְּ֜הִלָּת֗וֹ עֹמֶ֥דֶת לָעַֽד:

Los Salmos 111

(1) ¡Aleluya! Alabaré al Eterno con todo mi corazón, en el consejo de los rectos, y en la congregación.

(2) Grandes son las obras del Eterno, e investigadas por todos los que se complacen en ella.

(3) Su trabajo es gloria y majestad, y su justicia perdura para siempre.

(4) Hizo un recordatorio por sus obras maravillosas. El Eterno es benevolente y lleno de compasión.

(5) Alimenta a quienes le temen. Siempre se acordará de Su Pacto.

(6) Él declaró a Su pueblo el poder de Sus obras, al darles la herencia de las naciones.

(7) Las obras de Sus manos son verdad y justicia. Todos Sus preceptos son verdaderos.

(8) Fueron establecidos para siempre. Fueron hechos en verdad y rectitud.

(9) Él ha enviado la redencion de Su pueblo. Él ha ordenado Su Pacto para siempre. Sagrado y terrible es Su Nombre.

(10) El temor del Eterno es el principio de la sabiduría. Buen entendimiento tienen todos los que cumplen (Sus mandamientos). Su alabanza perdura para siempre.

Tehillim – Psalms – Chapter 112

1 Hallelujah. Praiseworthy is the man who fears the Lord, who greatly desires His commandments. אהַֽלְלוּיָ֨הּ | אַשְׁרֵי־אִ֖ישׁ יָרֵ֣א אֶת־יְהֹוָ֑ה בְּ֜מִצְו‍ֹתָ֗יו חָפֵ֥ץ מְאֹֽד:
2 His seed will be mighty in the land, a generation of upright ones, which shall be blessed. בגִּבּ֣וֹר בָּאָרֶץ יִֽהְיֶ֣ה זַרְע֑וֹ דּ֖וֹר יְשָׁרִ֣ים יְבֹרָֽךְ:
3 Wealth and riches will be in his house, and his righteousness endures forever. גהוֹן־וָעֹ֥שֶׁר בְּבֵית֑וֹ וְ֜צִדְקָת֗וֹ עֹמֶ֥דֶת לָעַֽד:
4 He shone a light in the darkness for the upright, [for He is] gracious and merciful and righteous. דזָ֘רַ֚ח בַּחֹ֣שֶׁךְ א֣וֹר לַיְשָׁרִ֑ים חַנּ֖וּן וְרַח֣וּם וְצַדִּֽיק:
5 Good is the man who is gracious and lends, who conducts his affairs with moderation. הט֣וֹב אִ֖ישׁ חוֹנֵ֣ן וּמַלְוֶ֑ה יְכַלְכֵּ֖ל דְּבָרָ֣יו בְּמִשְׁפָּֽט:
6 For he will never falter; for an everlasting memorial will the righteous man be. וכִּֽי־לְ֖עוֹלָם לֹ֣א יִמּ֑וֹט לְזֵ֥כֶר ע֜וֹלָ֗ם יִֽהְיֶ֥ה צַדִּֽיק:
7He will not fear bad news; his heart is steadfast, trusting in the Lord. זמִשְּׁמוּעָ֣ה רָ֖עָה לֹ֣א יִירָ֑א נָ֘כ֥וֹן לִ֜בּ֗וֹ בָּטֻ֥חַ בַּֽיהֹוָֽה:
8 His heart is steadfast, he will not fear until he sees in his adversaries. חסָמ֣וּךְ לִ֖בּוֹ לֹ֣א יִירָ֑א עַ֖ד אֲשֶׁר־יִרְאֶ֣ה בְצָרָֽיו:
9 He distributed, he gave to the needy; his charity endures forever, his horn will be raised with glory. טפִּזַּ֚ר | נָ֘תַ֚ן לָאֶֽבְיוֹנִ֗ים צִ֖דְקָתוֹ עֹמֶ֣דֶת לָעַ֑ד קַ֜רְנ֗וֹ תָּר֥וּם בְּכָבֽוֹד:
10 A wicked man will see and become angry; he will gnash his teeth and melt; the desire of the wicked will be lost. ירָשָׁ֚ע יִרְאֶ֨ה | וְכָעָ֗ס שִׁנָּ֣יו יַֽחֲרֹ֣ק וְנָמָ֑ס תַּֽאֲוַ֖ת רְשָׁעִ֣ים תֹּאבֵֽד:

Los Salmos 112

(1) Aleluya! Feliz es el hombre que teme al Eterno, Que se complace mucho en sus mandamientos.

(2) Su simiente será poderosa sobre la tierra. La generación de los rectos será bendecida.

(3) Dinero y riqueza hay en su casa. Y su mérito perdura para siempre.

(4) Para los rectos resplandece como una luz en las tinieblas. Es benevolente y lleno de compasión y justo.

(5) Bien le va al hombre que obra con bondad y da en préstamo, y conduce sus negocios con rectitud.

(6) Porque nunca será movido. El justo será recordado eternamente.

(7) No temerá las malas noticias. Su corazón es firme, y confía en el Eterno.

(8) Su corazón eta asegurado. Nada temerá, porque verá a sus enemigos vencidos.

(9) Ha esparcido y ha dado a los pobres. Su justicia perdura para siempre. Su trompeta será exaltada con honor.

(10) El malvado verá, y se irritará. hará crujir sus dientes y se esfumará. El deseo de los inicuos perecerá.

Tehillim – Psalms – Chapter 113

1 Hallelujah! Praise, you servants of the Lord, praise the name of the Lord. אהַֽלְלוּיָ֨הּ | הַֽ֖לְלוּ עַבְדֵ֣י יְהֹוָ֑ה הַֽ֜לְלוּ אֶת־שֵׁ֥ם יְהֹוָֽה:
2 May the name of the Lord be blessed from now and to eternity. ביְהִ֚י שֵׁ֣ם יְהֹוָ֣ה מְבֹרָ֑ךְ מֵֽ֜עַתָּ֗ה וְעַד־עוֹלָֽם:
3 From the rising of the sun until its setting, the name of the Lord is praised. גמִמִּזְרַח־שֶׁ֥מֶשׁ עַד־מְבוֹא֑וֹ מְ֜הֻלָּ֗ל שֵׁ֣ם יְהֹוָֽה:
4The Lord is high over all nations; upon the heavens is His glory. דרָ֖ם עַל־כָּל־גּוֹיִ֥ם | יְהֹוָ֑ה עַ֖ל הַשָּׁמַ֣יִם כְּבוֹדֽוֹ:
5 Who is like the Lord, our God, Who dwells on high, המִי כַּֽיהֹוָ֣ה אֱלֹהֵ֑ינוּ הַמַּגְבִּיהִ֥י לָשָֽׁבֶת:
6 Who lowers [His eyes] to look in the heavens and the earth? והַמַּשְׁפִּילִ֥י לִרְא֑וֹת בַּשָּׁמַ֥יִם וּבָאָֽרֶץ:
7He lifts the pauper up from the dust, from the dungheap He raises up the needy, זמְקִימִ֣י מֵֽעָפָ֣ר דָּ֑ל מֵֽ֜אַשְׁפֹּ֗ת יָרִ֥ים אֶבְיֽוֹן:
8 To seat [him] with princes, with the princes of His people. חלְהֽוֹשִׁיבִ֥י עִם־נְדִיבִ֑ים עִ֜֗ם נְדִיבֵ֥י עַמּֽוֹ:
9 He seats the barren woman of the house as a happy mother of children. Hallelujah! טמֽוֹשִׁיבִ֨י | עֲקֶ֬רֶת הַבַּ֗יִת אֵֽם־הַבָּנִ֥ים שְׂמֵחָ֗ה הַֽלְלוּיָֽהּ:

Los Salmos 113

(1) ¡Aleluya! ¡Alabad, oh siervos del Eterno, alabad el Nombre del Eterno!

(2) Bendito sea el Nombre del Eterno, desde ahora y hasta la eternidad.

(3) desde la salida del sol hasta su puesta será alabado el Nombre del Eterno.

(4) El Eterno está por encima de todas las naciones. Su gloria está sobre los cielos.

(5) ¿Quién es como el Eterno nuestro Dios, que está entronizado en lo alto,

(6) que mira desde el cielo a la tierra?

(7) ¿Quién levanta a los pobres del polvo, y al necesitado del muladar,

(8) para que pueda ponerlo al lado de príncipes, con los príncipes de Su pueblo?

(9) ¿Quién hace sentarse a la mujer estéril en medio de familia, como gozosa madre de hijos? ¡Aleluya!

Tehillim – Psalms – Chapter 114

1 When Israel left Egypt, the house of Jacob [left] a people of a strange tongue, אבְּצֵ֣את יִשְׂרָאֵ֣ל מִמִּצְרָ֑יִם בֵּ֥ית יַֽ֜עֲקֹ֗ב מֵעַ֥ם לֹעֵֽז:
2 Judah became His holy nation, Israel His dominion. בהָֽיְתָ֣ה יְהוּדָ֣ה לְקָדְשׁ֑וֹ יִ֜שְׂרָאֵ֗ל מַמְשְׁלוֹתָֽיו:
3 The sea saw and fled; the Jordan turned backward. גהַיָּ֣ם רָאָה וַיָּנֹ֑ס הַ֜יַּרְדֵּ֗ן יִסֹּ֥ב לְאָחֽוֹר:
4The mountains danced like rams, hills like young sheep. דהֶ֣הָרִים רָֽקְד֣וּ כְאֵילִ֑ים גְּ֜בָע֗וֹת כִּבְנֵי־צֹֽאן:
5 What frightens you, O sea, that you flee? O Jordan, that you turn backward? המַה־לְּךָ֣ הַ֖יָּם כִּ֣י תָנ֑וּס הַ֜יַּרְדֵּ֗ן תִּסֹּ֥ב לְאָחֽוֹר:
6 You mountains, that you dance like rams; you hills, like young sheep? והֶ֣הָֽרִים תִּרְקְד֣וּ כְאֵילִ֑ים גְּ֜בָע֗וֹת כִּבְנֵי־צֹֽאן:
7 From before the Master, Who created the earth, from before the God of Jacob, זמִלִּפְנֵ֣י אָ֖דוֹן ח֣וּלִי אָ֑רֶץ מִ֜לִּפְנֵ֗י אֱל֣וֹהַּ יַֽעֲקֹֽב:
8 Who transforms the rock into a pond of water, the flint into a fountain of water. חהַהֹֽפְכִ֣י הַ֖צּוּר אֲגַם־מָ֑יִם חַ֜לָּמִ֗ישׁ לְמַעְיְנוֹ־מָֽיִם:

Los Salmos 114

(1) Cuando Israel salió de Egipto, la casa de Jacob de un pueblo de lengua extraña,

(2) Judá fue Su Santuario, e Israel Su dominio.

(3) El mar lo vio y huyó. Retrocedió el Jordán.

(4) Saltaron las montañas como carneros, y las colinas como corderos.

(5) ¿Qué te duele, oh mar que huyes? ¿Y a ti Jordán, que retrocedes?

(6) ¿Y a ti, montaña, que saltáis como carnero?¿Y a ti colinas, (que brincáis) como corderos?

(7) ¡Tiembla, oh tierra, ante la Presencia del Señor, ante la Presencia del Dios de Jacob,

(8) que transformó la roca en un estanque de agua, al pedernal en una fuente de agua!

Tehillim – Psalms – Chapter 115

1 Not for us, O Lord, not for us, but for Your name give honor, for Your kindness and for Your truthfulness. אלֹ֚א לָ֥נוּ יְהֹוָה֘ לֹ֪א לָ֥֫נוּ כִּ֣י לְ֖שִׁמְךָ תֵּ֣ן כָּב֑וֹד עַל־חַ֜סְדְּךָ֗ עַל־אֲמִתֶּֽךָ:
2 Why should the nations say, “Where is your God now?” בלָמָּה יֹֽאמְר֣וּ הַגּוֹיִ֑ם אַיֵּה־נָ֜֗א אֱלֹֽהֵיהֶֽם:
3 But our God is in heaven; whatever He wishes, He does. גוֵֽאלֹהֵ֥ינוּ בַשָּׁמָ֑יִם כֹּ֖ל אֲשֶׁר־חָפֵ֣ץ עָשָֽׂה:
4 Their idols are silver and gold, the handiwork of man. דעֲצַבֵּיהֶם כֶּ֣סֶף וְזָהָ֑ב מַֽ֜עֲשֵׂ֗ה יְדֵ֣י אָדָֽם:
5 They have a mouth but they do not speak; they have eyes but they do not see. הפֶּ֣ה לָ֖הֶם וְלֹ֣א יְדַבֵּ֑רוּ עֵינַ֥יִם לָ֜הֶ֗ם וְלֹ֣א יִרְאֽוּ:
6 They have ears but they do not hear; they have a nose but they do not smell. ואָזְנַ֣יִם לָ֖הֶם וְלֹ֣א יִשְׁמָ֑עוּ אַ֥ף לָ֜הֶ֗ם וְלֹ֣א יְרִיחֽוּן:
7 Their hands-but they do not feel; their feet-but they do not walk; they do not murmur with their throat. זיְדֵיהֶ֚ם | וְלֹ֬א יְמִישׁ֗וּן רַ֖גְלֵיהֶם וְלֹ֣א יְהַלֵּ֑כוּ לֹֽא־יֶ֜הְגּ֗וּ בִּגְרוֹנָֽם:
8 Like them shall be those who make them, all who trust in them. חכְּמוֹהֶם יִֽהְי֣וּ עֹשֵׂיהֶ֑ם כֹּ֖ל אֲשֶׁר־בֹּטֵ֣חַ בָּהֶֽם:
9 Israel, trust in the Lord; He is their help and their shield. טיִשְׂרָאֵל בְּטַ֣ח בַּֽיהֹוָ֑ה עֶזְרָ֖ם וּמָֽגִנָּ֣ם הֽוּא:
10 House of Aaron, trust in the Lord; He is their help and their shield. יבֵּ֣ית אַֽ֖הֲרֹן בִּטְח֣וּ בַֽיהֹוָ֑ה עֶזְרָ֖ם וּמָֽגִנָּ֣ם הֽוּא:
11 Those who fear the Lord, trust in the Lord; He is their help and their shield. יאיִרְאֵ֣י יְ֖הֹוָה בִּטְח֣וּ בַֽיהֹוָ֑ה עֶזְרָ֖ם וּמָֽגִנָּ֣ם הֽוּא:
12 The Lord, Who remembered us, will bless; He will bless the house of Israel; He will bless the house of Aaron. יביְהֹוָה֘ זְכָרָ֪נוּ יְבָ֫רֵ֥ךְ יְ֖בָרֵךְ אֶת־בֵּ֣ית יִשְׂרָאֵ֑ל יְ֜בָרֵ֗ךְ אֶת־בֵּ֥ית אַֽהֲרֹֽן:
13 He will bless those who fear the Lord, the small together with the great. יגיְבָרֵךְ יִרְאֵ֣י יְהֹוָ֑ה הַ֜קְּטַנִּ֗ים עִם־הַגְּדֹלִֽים:
14 May the Lord add upon you, upon you and upon your children. ידיֹסֵ֣ף יְהֹוָ֣ה עֲלֵיכֶ֑ם עֲ֜לֵיכֶ֗ם וְעַל־בְּנֵיכֶֽם:
15 Blessed are you to the Lord, the Maker of heaven and earth. טובְּרוּכִ֣ים אַ֖תֶּם לַֽיהֹוָ֑ה עֹ֜שֵׂ֗ה שָׁמַ֥יִם וָאָֽרֶץ:
16 The heavens are heavens of the Lord, but the earth He gave to the children of men. טזהַשָּׁמַיִם שָׁ֖מַיִם לַֽיהֹוָ֑ה וְ֜הָאָ֗רֶץ נָתַ֥ן לִבְנֵי־אָדָֽם:
17 Neither will the dead praise God, nor all those who descend to the grave. יזלֹֽא־הַמֵּתִ֥ים יְהַֽלְלוּ־יָ֑הּ וְ֜לֹ֗א כָּל־יֹֽרְדֵ֥י דוּמָֽה:
18 But we shall bless God from now until everlasting, Hallelujah! יחוַֽאֲנַ֚חְנוּ | נְבָ֘רֵ֚ךְ יָ֗הּ מֵֽעַתָּ֥ה וְעַד־עוֹלָ֗ם הַֽלְלוּיָֽהּ:

Los Salmos 115

(1) ¡No a nosotros, oh Eterno, no a nosotros, sino a Tu Nombre concede gloria, por Tu misericordia, y por Tu verdad!

(2) ¿Por qué han de decir las naciones: “¿Dónde está ahora el Dios de ellos?”.

(3) Pero nuestro Dios está en el cielo; lo que quiera, lo hace.

(4) (En cambio) los ídolos de ellos son de plata y de oro, obra de manos de hombres.

(5) Tienen bocas, pero no hablan. Ojos tienen, pero no ven.

(6)Tienen oídos, pero no oyen. Narices tienen, pero no huelen.

(7) Tienen manos, pero no palpan. Pies tienen, pero no camina. Ni tampoco hablan con sus gargantas.

(8)Quienes lo hacen serán como ellos. Sí, cada uno que confíe en ellos.

(9)¡Oh casa de Aarón, confía en el Eterno! Él ayuda y ampara.

(11) Vosotros que teméis al Eterno, confía en el Eterno. Él ayuda y ampara.

(11) Vosotros que teméis al Eterno, confiad en el Eterno. Él es (verdadero) asistente y protector.

(12) El Eterno nos ha tenido presente. Bendecirá a la casa de Israel. Bendecirá a la casa de Aarón.

(13) Bendecirá a los que temen al Eterno, tanto los humildes como los encumbrados.

(14) El Eterno os incrementa cada vez más, a vosotros y a vuestros hijos.

(15) Bendecid al Eterno, que hizo el cielo y la tierra.

(16) Los cielos son los cielos del Eterno, pero la tierra la dio a los hijos de hombre.

(17) Los muertos no alaban al Eterno, ni nadie que baja a la región del silencio.

(18) Pero nosotros bendeciremos al Eterno, desde ahora hasta la eternidad. ¡Aleluya!

Tehillim – Psalms – Chapter 117

1 Praise the Lord, all nations, laud Him, all peoples. אהַֽלְל֣וּ אֶת־יְ֖הֹוָה כָּל־גּוֹיִ֑ם שַׁ֜בְּח֗וּהוּ כָּל־הָֽאֻמִּֽים:
2 For His kindness has overwhelmed us, and the truth of the Lord is eternal. Hallelujah! בכִּ֥י גָ֘בַ֚ר עָלֵ֨ינוּ | חַסְדּ֗וֹ וֶֽאֱמֶת־יְהֹ֘וָ֥ה לְ֜עוֹלָ֗ם הַֽלְלוּיָֽהּ:

Los Salmo 117

(1) Alabad al Eterno todas las naciones. Alabadle, todos los pueblos,

(2) porque Su misericordia es grande para nosotros, y la verdad del Eterno perdura para siempre. ¡Aleluya!

Tehillim – Psalms – Chapter 118

1 Give thanks to the Lord because He is good, for His kindness is eternal. אהוֹד֣וּ לַֽיהֹוָ֣ה כִּי־ט֑וֹב כִּ֖י לְעוֹלָ֣ם חַסְדּֽוֹ:
2 Israel shall now say, “For His kindness is eternal.” ביֹֽאמַר־נָ֥א יִשְׂרָאֵ֑ל כִּ֖י לְעוֹלָ֣ם חַסְדּֽוֹ:
3 The house of Aaron shall now say, “For His kindness is eternal.” גיֹאמְרוּ נָ֥א בֵּֽית־אַֽהֲרֹ֑ן כִּ֖י לְעוֹלָ֣ם חַסְדּֽוֹ:
4 Those who fear the Lord shall now say, “For His kindness is eternal.” דיֹ֣אמְרוּ נָ֖א יִרְאֵ֣י יְהֹוָ֑ה כִּ֖י לְעוֹלָ֣ם חַסְדּֽוֹ:
5 From the straits I called God; God answered me with a vast expanse. המִן־הַ֖מֵּצַֽר קָרָ֣אתִי יָּ֑הּ עָ֜נָ֗נִי בַּמֶּרְחָ֣ב יָֽהּ:
6The Lord is for me; I shall not fear. What can man do to me? ויְהֹוָ֣ה לִ֖י לֹ֥א אִירָ֑א מַה־יַּֽעֲשֶׂ֖ה לִ֣י אָדָֽם:
7 The Lord is for me with my helpers, and I shall see [revenge] in my enemies. זיְהֹוָ֣ה לִ֖י בְּעֹֽזְרָ֑י וַֽ֜אֲנִ֗י אֶרְאֶ֥ה בְשֹֽׂנְאָֽי:
8 It is better to take shelter in the Lord than to trust in man. חט֗וֹב לַֽחֲס֥וֹת בַּֽיהֹוָ֑ה מִ֜בְּטֹ֗חַ בָּֽאָדָֽם:
9 It is better to take shelter in the Lord than to trust in princes. טט֗וֹב לַֽחֲס֥וֹת בַּֽיהֹוָ֑ה מִ֜בְּטֹ֗חַ בִּנְדִיבִֽים:
10 All nations surrounded me; in the name of the Lord that I shall cut them off. יכָּל־גּוֹיִ֥ם סְבָב֑וּנִי בְּשֵׁ֥ם יְ֜הֹוָ֗ה כִּ֣י אֲמִילַֽם:
11 They encircled me, yea they surrounded me; in the name of the Lord that I shall cut them off. יאסַבּ֥וּנִי גַם־סְבָב֑וּנִי בְּשֵׁ֥ם יְ֜הֹוָ֗ה כִּ֣י אֲמִילַֽם:
12 They encircled me like bees; they were extinguished like a thorn fire; in the name of the Lord that I shall cut them off. יבסַבּ֚וּנִי כִדְבֹרִ֗ים דֹּ֖֣עֲכוּ כְּאֵ֣שׁ קוֹצִ֑ים בְּשֵׁ֥ם יְ֜הֹוָ֗ה כִּ֣י אֲמִילַֽם:
13 You pushed me to fall, but the Lord helped me. יגדָּחֹ֣ה דְחִיתַ֣נִי לִנְפֹּ֑ל וַ֖יהֹוָ֣ה עֲזָרָֽנִי:
14 The might and the cutting power of God was my salvation. ידעָזִּ֣י וְזִמְרָ֣ת יָ֑הּ וַֽיְהִי־לִ֜֗י לִֽישׁוּעָֽה:
15 A voice of singing praises and salvation is in the tents of the righteous; the right hand of the Lord deals valiantly. טוק֚וֹל | רִנָּ֬ה וִֽישׁוּעָ֗ה בְּאָֽהֳלֵ֥י צַדִּיקִ֑ים יְמִ֥ין יְ֜הֹוָ֗ה עֹ֣שָׂה חָֽיִל:
16 The right hand of the Lord is exalted; the right hand of the Lord deals valiantly. טזיְמִ֣ין יְ֖הֹוָה רֽוֹמֵמָ֑ה יְמִ֥ין יְ֜הֹוָה עֹ֣שָׂה חָֽיִל:
17 I shall not die but I shall live and tell the deeds of God. יזלֹֽא־אָמ֥וּת כִּֽי־אֶֽחְיֶ֑ה וַֽ֜אֲסַפֵּ֗ר מַֽ֘עֲשֵׂ֥י יָֽהּ:
18 God has chastised me, but He has not delivered me to death. יחיַסֹּ֣ר יִסְּרַ֣נִּי יָּ֑הּ וְ֜לַמָּ֗וֶת לֹ֣א נְתָנָֽנִי:
19 Open for me the gates of righteousness; I shall enter them and thank God. יטפִּתְחוּ־לִ֥י שַֽׁעֲרֵי־צֶ֑דֶק אָֽבֹא־בָ֜֗ם א֘וֹדֶ֥ה יָֽהּ:
20 This is the Lord’s gate; the righteous will enter therein. כזֶֽה־הַשַּׁ֥עַר לַֽיהֹוָ֑ה צַ֜דִּיקִ֗ים יָ֘בֹ֥אוּ בֽוֹ:
21 I shall thank You because You answered me, and You were my salvation. כאא֣וֹדְךָ כִּ֥י עֲנִיתָ֑נִי וַתְּהִי־לִ֜֗י לִֽישׁוּעָֽה:
22 The stone that the builders rejected became a cornerstone. כבאֶבֶן מָֽאֲס֣וּ הַבּוֹנִ֑ים הָֽ֜יְתָ֗ה לְרֹ֣אשׁ פִּנָּֽה:
23 This was from the Lord; it is wondrous in our eyes. כגמֵאֵ֣ת יְ֖הֹוָה הָ֥יְתָה זֹּ֑את הִ֖יא נִפְלָ֣את בְּעֵינֵֽינוּ:
24 This is the day that the Lord made; we shall exult and rejoice thereon. כדזֶֽה־הַ֖יּוֹם עָשָׂ֣ה יְהֹוָ֑ה נָגִ֖ילָה וְנִשְׂמְחָ֣ה בֽוֹ:
25 Please, O Lord, save now! Please, O Lord, make prosperous now! כהאָֽנָּ֣א יְ֖הֹוָה הוֹשִׁ֣יעָה נָּ֑א אָֽנָּ֥א יְ֜הֹוָ֗ה הַצְלִ֘יחָ֥ה נָּֽא:
26 Blessed be he who has come in the name of the Lord; we have blessed you in the name of the Lord. כובָּר֣וּךְ הַ֖בָּא בְּשֵׁ֣ם יְהֹוָ֑ה בֵּֽ֜רַכְנוּכֶ֗ם מִבֵּ֥ית יְהֹוָֽה:
27 The Lord is God, and He gave us light. Bind the sacrifice with ropes until [it is brought to] the corners of the altar. כזאֵ֚ל | יְהֹוָה֘ וַיָּ֪אֶר לָ֥֫נוּ אִסְרוּ־חַ֥ג בַּֽעֲבֹתִ֑ים עַ֖ד קַרְנ֣וֹת הַמִּזְבֵּֽחַ:
28 You are my God and I shall thank You; the God of my father, and I shall exalt You. כחאֵלִ֣י אַתָּ֣ה וְאוֹדֶ֑ךָּ אֱ֜לֹהַ֗י אֲרֽוֹמְמֶֽךָּ:
29 Give thanks to the Lord because He is good, for His kindness is eternal. כטהוֹד֣וּ לַיהֹוָ֣ה כִּ֖י ט֑וֹב כִּ֖י לְעוֹלָ֣ם חַסְדּֽוֹ:

Salmo 118

(1) Agradeced al Eterno, porque Él es bueno y Su misericordia perdura para siempre.

(2) Diga pues Israel ahora que Su misericordia perdura para siempre.

(3) Diga ahora la casa de Aarón que Su misericordia perdura para siempre.

(4) Digan ahora los que temen al Eterno que Su misericordia perdura para siempre.

(4) Digan ahora los que temen al Eterno que Su misericordia perdura para siempre.

(5) Desde mis aperturas invoqué al Eterno. Él me respondió poniéndome en libertad.

(6) El Eterno es para mí. No temeré. ¿Qué podrá hacerme el hombre?

(7) El Eterno es para mí como mi auxiliador, por lo que miraré (triunfante) a los que me odian.

(8) Es mejor refugiarse en el Eterno que confiar en el hombre.

(9) Es mejor refugiarse en el Eterno que confiar en príncipes.

(10)Todas las naciones me rodean. Verdaderamente en el Nombre del Eterno yo las cortaré.

(12) Me rodean como abejas. Son apagadas como fuego de espinos.

(13) Tú me acometiste para que yo cayera, pero el Eterno me ayudó.

(14) El Eterno es mi fortaleza y (motivo de mí) cántico. Se ha tornado en mi salvación.

(15) la voz del regocijo y de la salvación está en las tiendas de los justos. La diestra del Eterno es exaltada. La diestra del Eterno actúa valerosamente.

(17) Yo no moriré sino que viviré, y referiré las obras del Eterno.

(18) El Eterno me ha castigado duramente, pero no me ha entregado a la muerte.

(19) Ábreme los portones de la justicia, que yo entraré por ellos y alabaré al Eterno.

(20) Éste es el portón del Eterno. Los justos entrarán por él.

(21) Yo Te alabaré, porque Tú me has respondido, y te has tornado en mi salvación.

(22) La piedra que rechazaron los constructores ha venido a ser la piedra fundamental.

(23) Esto es obra del Eterno. Prodigioso es ante nuestros ojos.

(24) Éste es el día (en) que ha hecho (maravillas) el Eterno. Nos regocijaremos en él.

(25) Te rogamos, oh Eterno, que nos salves ahora. Te rogamos, oh Eterno, que nos hagas prosperar ahora.

(26) Bendito sea el que viene en el Nombre del Eterno. Os bendecimos desde la Casa del Eterno.

(27) El Eterno es Dios, y nos ha dado la Luz. Ordenad la procesión festiva con ramas, hasta los cuernos del altar.

(28) Tú eres mi Dios, y Te agradeceré. Tú eres mi Dios. Yo Te exaltaré.

(29) Alabad al Eterno, porque es benevolence y Su misericordia perdura para siempre.

El Rey David y los Salmos / King David and the Psalms

King David and the Psalms

Not as a great warrior or mighty king did David win the everlasting love of our people, and indeed of all peoples on earth, but as the author of the Book of Psalms (Tehillim), the sweetest poetry of Israel.

King David was a link in the continued transmission of the Torah, being the spiritual successor to the prophet Samuel. He surrounded himself with a group of prophets and scholars and together they studied the Torah. He thought nothing of the comforts of life that his regal palace could offer him, and unlike other kings he would rise before the sun to pray and chant psalms of praise to G‑d, the King of all kings (…)

To read the full article:

jewish/King-David-and-the-Psalms

No como un gran guerrero o un rey poderoso, David ganó el amor eterno de nuestro pueblo, y de todos los pueblos de la tierra, sino como el autor del Libro de los Salmos (Tehilim), la poesía más dulce de Israel.

El Rey David fue un enlace en la continua transmisión de la Torá, siendo el sucesor espiritual del profeta Samuel. Se rodeó de un grupo de profetas y eruditos y juntos estudiaron la Torá. No pensaba en las comodidades de la vida que su palacio real podría ofrecerle y, a diferencia de otros reyes, se levantaba antes del sol para orar y cantar Salmos de alabanza a Di-s, el Rey de todos los reyes.

Los Salmos son himnos de alabanza al Todopoderoso Di-s, Creador del Universo. Hablan de la grandeza de Di-s, su bondad y misericordia; Su poder y justicia. David derrama su corazón en estos Salmos y confiesa su más sincera y pura confianza en Di-s solo. Muchos de los Salmos son oraciones y súplicas a Di-s, que el rey David oró en tiempos de angustia. Algunos Salmos contienen buenos consejos, que muestran el camino de la verdadera felicidad a través de la virtud y el cumplimiento de los mandamientos de Di-s.

Por lo tanto, los Salmos reflejan todos los variados incidentes que pueden ocurrir en la vida, tanto para el individuo como para toda la nación judía. De hecho, en la historia de David -su exilio, persecución, luchas y eventual triunfo- el pueblo judío, colectivamente e individualmente, encuentra un ejemplo y una profecía de su propia vida. No es de extrañar que el Libro de los Salmos haya servido a lo largo de los siglos como una fuente ilimitada de inspiración, coraje y esperanza.

No todos los Salmos fueron compuestos por el rey David. Algunos fueron compuestos por Adán, Sem, Abraham, Moisés y otros. El rey David los recogió todos y añadió los Salmos propios que había compuesto por inspiración divina.

El Libro de los Salmos se divide en cinco partes, paralelas a los Cinco Libros de Moisés. Se subdivide en siete partes, una para cada día de la semana, y luego se divide en 30 divisiones, para cada día del mes. Muchos judíos tienen la costumbre de decir una porción de los Salmos todos los días después de las oraciones de la mañana, completando así todos los Salmos en el transcurso de una semana o un mes.

Tehillim is recited by Jewish people collectively and individually, as the desire occurs to offer praise and thanksgiving to G-d; or alternatively, in times of crisis and need, as a form of supplication, and even as a venue to express regret for sin.

Tehilim es recitado por el pueblo judío de forma colectiva e individual, a medida que se presenta el deseo de ofrecer alabanza y acción de gracias a Di-s; o alternativamente, en tiempos de crisis y necesidad, como una forma de súplica, e incluso como un lugar para expresar arrepentimiento por el pecado.

Tehilim Psalms

https://www.chabad.org/library/bible_cdo/aid/16222

Fuente de la foto:
https://www.temple.org.il/single-post/2016/12/26/שמואל-הנביא

¿Quién escribió el libro de los Salmos? / Who Wrote the Book of Psalms?

Question:

I was always under the impression that King David was the author of the book of Psalms (Tehillim). But as I read through the psalms, I saw that many of them are attributed to other composers: Moses, Asaph, Heiman, and others. What’s the deal?

Answer:

A quick perusal through the Book of Psalms will reveal numerous chapters attributed to various great personalities. The Talmud enumerates ten authors other than King David. “David composed the Book of Psalms through ten elders: Adam, Melchizedek, Abraham,1 Moses, Heiman, Yedutun, Asaph, and the three sons of Korach.”2 Furthermore, according to the Midrash, Jacob recited psalms during his 20-year stay in Laban’s home.3

Clearly, many psalms were composed and recited many generations before King David, yet Psalms is popularly known as the book of King David! The Talmud states that Rabbi Meir would say, “All the praises stated in the book of Psalms were recited by David, as it is stated: ‘The prayers of David, son of Yishai, are ended (kalu).’4 Do not read kalu; rather, read kol elu, ‘all of these’”—which indicates that the entire book of Psalms consists of the prayers of King David.5 To paraphrase the Yiddish words of Rabbi Shmuel of Lubavitch, “The other said the words of Psalms, but he expressed them.

To read the full article:

Who-Wrote-the-Book-of-Psalms.

Pregunta:

Siempre tuve la impresión de que el Rey David era el autor del libro de Salmos (Tehilim). Pero al leer los Salmos, vi que muchos de ellos se atribuyen a otros compositores: Moisés, Asaf, Heiman y otros. ¿Cual es el trato?

Respuesta:

Una lectura rápida a través del Libro de los Salmos revelará numerosos capítulos atribuidos a varias grandes personalidades. El Talmud enumera diez autores además del Rey David. “David compuso el Libro de los Salmos por diez ancianos: Adán, Melquisedec, Abraham,  Moisés, Heiman, Yedutún, Asaf y los tres hijos de Coré” . Además, según el Midrash, Jacob recitó salmos durante sus 20 años que estuvo en la casa de Laban.

Claramente, muchos Salmos fueron compuestos y recitados muchas generaciones antes del Rey David, ¡sin embargo, los Salmos se conocen popularmente como el libro del Rey David! El Talmud declara que el rabino Meir diría, “Todas las alabanzas declaradas en el libro de los Salmos fueron recitadas por David, como se afirma: ‘Las oraciones de David, hijo de Yishai, han terminado (kalu)’.  No lea kalu; más bien, lee kol elu, ‘todos estos’ “, lo que indica que todo el libro de Salmos consiste en las oraciones del Rey David. Parafraseando las palabras yiddish del rabino Shmuel de Lubavitch,” el otro dijo las palabras de Salmos, pero él los expresó.”

Para aclarar este enigma, primero debemos apreciar adecuadamente la estatura única de los Salmos. Es el único libro en Tanaj que se compara con la Torá misma. Más que una colección de bellas canciones compuestas por varios autores, se considera la “Biblia de la Oración”. Así como toda la Torá tiene su fuente en los cinco libros de Moisés, la oración en el judaísmo se origina en los cinco libros de Salmos. Para todas las generaciones, Salmos otorga a cada judío, ya sea un gran sabio o un simple, la capacidad de expresar y articular mejor la súplica y la acción de gracias a su Creador.

¿Por qué, de todos los grandes líderes de la historia, Dios ordenó al Rey David, el “Dulce Cantante de Israel” , que sea el que redactó las canciones de alabanza desde el principio de los tiempos y legara a la nación judía el regalo de la oración? 

Porque durante toda su vida, el rey David estuvo inmerso en la constante recitación de los Salmos. En tiempos de problemas y éxito, como un fugitivo perseguido y como el rey victorioso en el pináculo de la realeza y la grandeza,  sus labios nunca dejaron de cantar las alabanzas de Di-s.

Aunque muchos salmos fueron originalmente compuestos por otros, fue el recital del Rey David el que los estableció como canciones inmortales de alabanza.

 

Atribuid al Eterno, oh hijos de poderosos! Atribuid al Eterno la gloria y la fuerza! Atribuid al Eterno la gloria debida a Su Nombre!

LOS SALMOS

29(1) Salmo de David. Atribuid al Eterno, oh hijos de poderosos, atribuid al Eterno gloria y fuerza. (2) Atribuid al Eterno la gloria debida a Su Nombre. Adorad al Eterno en la belleza de Su santidad. (3) La voz del Eterno es sobre las aguas. Truena el Dios de la gloria. está el Eterno sobre muchas aguas. (4) La voz del Eterno es poderosa, la voz del Eterno es plena de majestad. (5)La voz del Eterno rompe los cedros. Sí, la voz del Eterno rompe en pedazos los cedros del Líbano. (6) Los hace saltar como becerros, al Líbano y a Sirión como  un joven. (7) La voz del Eterno taja con llamas de fuego. (8)La voz del Eterno estremece el desierto. El Eterno sacude el desierto de Cades (Cadesh). (9) La voz del Eterno hace parir a las siervas y desnuda los bosques. Y en Su Templo todo dice: “¡Gloria!”. (10) El Eterno se sentó entronizado en el diluvio. Se sienta como rey para siempre. (11) El Eterno dará fuerza a Su pueblo. El Eterno bendecirá a Su pueblo con la Paz.

47 (1) Para el director del coro. Salmo de los hijos de Coro. (2) ¡Batid las manos todos los pueblos! Aclamad a Dios con la voz del triunfo, (3) porque el Eterno es terriblemente elevado, un gran Rey sobre toda la tierra. (4) Domina a los pueblos debajo de nosotros, y a las naciones debajo de nuestros pies. (5) Escoge nuestra heredad para nosotros. Es la gloria de Jacob, a quien Él amó. Selá. (6) Dios ha subido entre aclamaciones. El Eterno subió al son de la trompeta. (7) Cantad alabanzas a Dios, cantad alabanzas. Cantad alabanzas a nuestro Rey, cantad alabanzas. (8) Porque Dios es el Rey de toda la tierra, cantadle alabanzas en sentidos cánticos; (9) Dios reina sobre las naciones. Dios se sienta sobre Su santo trono. (10) Los príncipes de los pueblos se han reunido (ante) el pueblo de Abraham (Avraham). Porque a Dios pertenecen los escudos de la tierra. Él es exaltado en gran manera.

SalmoS 97(1) El Eterno reina. Regocíjese la tierra. Alégrese la multitud de las islas. (2)Nubes y tinieblas hay alrededor de Él. La rectitud y la justiciaron son el basamento de Su trono. (3)Un fuego va delante de Él, y quema a Sus adversarios en derredor. (4) Sus relámpagos iluminaron el mundo. La tierra los vio y tembló. (5) Las montañas se derritieron como cera ante la presencia del Eterno, ante la Presencia del Señor de toda la tierra. (6) Los cielos declaraban Su justicia, y todos los que adoran imágenes esculpidas, que se jactan de cosas de nada. Inclínense ante Él todos los dioses. (8) Sión oyó y se alegró, y las hijas de Judá  se alborozaron, por causa de Tus juicios, oh Eterno. (9) Porque Tú, oh Eterno, eres el más alto sobre toda la tierra. Tú eres exaltado mucho más alto que todos los dioses. (10) Vosotros que amáis al Eterno, odiad el mal. Él preservas las almas de Sus fieles, librándolos de la mano de los malvados. (11) Para los justos se difunde la luz, y la alegría para los rectos de corazón. (12) Alegraos en el Eterno, oh justos, y alabad Su santo Nombre.

Salmos 98(1) Cantad al Eterno un nuevo cántico, porque Él ha hecho cosas maravillosas. su diestra y Su santo brazo obraron salvación de Su parte. (2) El Eterno ha dado a conocer Su salvación. Su justicia ha revelado Él ante la vista de las naciones. (3) Él se ha acordado de Su misericordia y de Su fidelidad hacia la Casa de Israel. Todos los confines de la tierra han visto la salvación de nuestro Dios. (4) Gritad jubilosamente al Eterno, toda la tierra. prorrumpid en alabanzas y cantad vuestra alegría. (5) Cantad alabanzas al Eterno con la lira. Con la lira y la voz de salmodia. (6) Con trompetas y al son de la corneta aclamad al Rey, el Eterno. (7) Ruja el mar y todo lo que él contiene; el mundo, y todo lo que en él mora. (8) Batan las manos los torrentes y canten jubilosamente las montañas (9) ante el Eterno, porque Él ha venido para juzgar la tierra. Juzgará al mundo con justicia, y a los pueblos con equidad.

Salmos 99(1) El Eterno reina. ¡Tiemblen los pueblos! Él está entronizado sobre los querubines. estremézcase la tierra. (2) Grande es el Eterno en Sión, y está sobre todos los pueblos. (3) Alaben ellos Tu Nombre por grande y terrible. Santo es. (4) (Su fuerza es) la fuerza del  Rey que ama la justicia. Tú has establecido la equidad. Tú has ejecutado justicia y rectitud en Jacob. (5) Exaltad al Eterno nuestro Dios, y prosternaos ante Su escabel. Santo es. (6) Moisés y Aarón entre Sus sacerdotes, y Samuel (Shamuel) entre los que invocan Su Nombre, llamaron al Eterno, y él les respondió. (7) Les habló en la columna de nubes. Ellos guardaron Sus testimonios, y el estatuto que Él les dio. (8) ¡Oh! Eterno, Dios nuestro! Tú les respondiste. Dios compasivo fuiste Tú para ellos, aunque Te tomaste venganza cuando se descarriaron. (9) Exaltad al Eterno nuestro Dios, y adoradle en Su monte, porque el Eterno nuestro Dios es santo.

Salmos 100(1) Salmos de alabanza. Gritad jubilosamente al Eterno, toda la tierra. (2) Servid al Eterno con alegría. presentaos ante Su Presencia cantando. (3) Sabed que el Eterno es Dios, El que nos hizo, y nosotros somos Suyos, Su pueblo, y el rebaño de Su dehesa. (4) Entrad por Sus portones con agradecimiento, y penetrad en Sus atrios con alabanzas. Alabadle y bendecid Su Nombre, (5) porque el Eterno es benevolence. Su misericordia perdura para siempre, y Su fidelidad se mantiene para todas las generaciones.

Salmos 145 (1)  Salmo de alabanza, de David. Yo te exaltaré, Dio mío, oh Rey, y bendeciré Tu Nombre para siempre. (2) cada día te bendeciré, y alabaré Tu Nombre para siempre. (3) Grandioso es el Eterno, y digno de ser alabado. Y su grandeza es inmensa. (4) Una generación referirá Tus obras a la otra, y declarará Tus prodigiosos actos. (5) La gloriosa hermosura de Tu majestad y Tus prodigiosas obras he de ponderar. (6) Y hablarán los hombres del poder de Tus tremendas hazañas, y yo diré de Tu grandeza. (7) Difundirán la fama de Tu gran benevolencia y cantarán a Tu rectitud. (8) El Eterno es lleno de gracia y de compasión. Lento en iras y de gran misericordia. (9) El Eterno es bueno para todos, y Su benevolencia está presente en todas Sus obras. (10) Todas Tus obras te alabarán, oh Eterno, y Tus fieles Te bendecirán. (11) Hablarán de la gloria de Tu reino, y conversarán de Tu poder. (12) Darán a conocer a los hijos de hombres Sus poderosas hazañas, y la gloria de la majestad de Su reino. (13) Tu reino es un reino para todas las épocas, y Tu dominio perdura por todas las generaciones. (14) El Eterno sostiene a todos los que caen, y levanta a todos los que son derribados. (15) Los ojos de todos te esperan, y Tú les das su alimento a su debido tiempo. (16) Tú abres Tu mano, y satisfaces a toda cosa viviente con favor. (17) El Eterno es justo en todos Sus caminos y benevolence en todas Sus obras. (18) El Eterno se acerca a todos los que Le llaman, a todos los que le invocan en verdad. (19) Él cumplirá los deseos de los que Le temen. Oirá su clamor y los lavará. (20) El Eterno preserva a todos los que le aman, pero a todos los inicuos los destruirá, (21) Mi boca dirá la alabanza del Eterno. Y bendiga toda carne Su santo Nombre para siempre.

LOS SALMOS 66 – 68

66 (1)Para el director de coro. Cántico. Salmo. ¡Aclame a Dios toda la tierra! (2) Cantad alabanzas a la gloria de Su nombre. Haced gloriosa Su alabanza. (3) Decid a Dios:” ¡Qué tremenda es Tu obra! Por la grandeza de Tu poder Tus enemigos se dispersarán ante Ti. (4) Toda la tierra Te adora y Te cantará alabanzas. Cantarán alabanzas a Tu Nombre”. Selá. (5) Venid, y mirad las obras De Dios. Es terrible en Su acción para con los hijos de los hombres. (6) Convirtió el mar en tierra seca. Fueron por el río a pie. ¡Alborocémonos en Él! (7) Su poder domina para siempre. Sus ojos vigilan a las naciones. No se vanaglorien los rebeldes. Selá. (8) Bendecid a nuestro Dios, oh pueblos, y haced que la voz de Su alabanza sea oída. (9) Él dio vida a nuestra alma, y no tolera que nuestro pie sea movido. (10) Porque Tú, oh Dios, nos has sometido a prueba. Nos refinaste como se refina la plata. (11)Nos metiste en la red. Ceñiste nuestros lomos. (12) Hiciste subir hombres sobre nuestras cabezas. Pasamos por el fuego y por el agua. Pero Tú nos sacaste a la abundancia. (13) Vendré a Tu casa con holocausto y cumpliré los votos que Te hice, (14) que profirieron mis labios y pronunció mi boca cuando estaba en angustia. (15) Te ofreceré holocausto de animales cebados, con el dulce incienso de carneros. Te santificaré bueyes y machos cabríos. Selá. (16) Venid y escuchad todos los que temen a Dios, porque yo declararé lo que Él hizo por mi alma. (17) Clamé a Él con mi boca, y ensalzado fue con mi lengua. (18) Si yo hubiese albergado iniquidad en mi corazón, el Señor no me habría escuchado. (19) Pero ciertamente Dios me escucho. Atendió la voz de mi plegaria. (20) Bendito sea Dios, que no desecho mi plegaria, ni apartó Su piedad de mí.

67 (1) Para el director del coro, con instrumentos de cuerdas. Salmo. Cántico. (2) Tenga Dios piedad de nosotros, y bendigamos. Resplandezca Su rostro hacia nosotros, Selá, (3) para que Tu camino sea conocido sobre la tierra, y Tu salvación entre las naciones. (4) Alábente los pueblos. oh Dios. Alábente los pueblos, todos ellos. (5) Regocíjense las naciones y entonen cánticos de alborozo. Porque Tú juzgarás a los pueblos con equidad, y conducirás a las naciones sobre la tierra. Selá. (6) Alábente pueblos. oh Dios. alábente los pueblos, todos ellos. (7) La tierra ha brindado su fruto. Bendíganos Dios, nuestro propio Dios. (8)Bendigamos Dios, y témanle todos los confines de la tierra.

68 (1)Para el director del coro. salmo de David. Cántico. (2) Levántese Dios, dispérsense Sus enemigos y huyan ante Él los que Le odian. (3) Como se esfuma el humo, así que se esfumen ellos. Como la cera que deslíe ante el fuego, así perezca el impío ante la Presencia de Dios, (4) mas regocíjense los justos y sean exaltados ante Dios. Sí, alégrense con júbilo. (5) Cantad a Dios, cantad alabanzas a Su Nombre. Exaltad al que cabalga sobre los cielos, cuyo Nombre es el Eterno, y enaltecedle ante Él. (6) Padre de los huérfanos, y juez de las viudas es Dios en Su santa morada. (7) Dios hace que el solitario viva en una casa, y libra a los prisioneros dándoles prosperidad. Los rebeldes habitan en la tierra seca. (8) Oh Dios, cuando ibas delante de Tu pueblo, cuando marchabas por el desierto, Selá, (9) la tierra temblaba y los cielos se inclinaban ante la presencia de Dios. Hasta el Sinaí temblaba ante la presencia de Dios, el Dios de Israel. (10) Una lluvia de bendiciones derramaste, oh Dios. Cuando Tu herencia estaba cansada, Tú la reanimabas. (11) Tu rebaño se estableció allí y Tú preparaste Tu bondad para los humildes, oh Dios. (12) El Señor da la palabra. Las mujeres que proclaman las noticias son un gran ejercito. (13) Huyen precipitadamente reyes de ejércitos, y la que se queda en casa reparte los despojos. (14) Cuando os acostáis entre los rediles, las alas de la paloma están cubiertas de plata, y sus plumas brillan como el oro. (15) Cuando el Todopoderoso dispersa reyes allí, cae nieve en el Salmón (Tzalmón). (16) Una montaña de Dios es la montaña de Basan (Bashán). Una montaña de picos es la montaña de Basán. (17) ¿Por qué miráis de reojo, oh montaña de picos, a la montaña que Dios escogió por morada Suya? Sí, el Eterno vivirá allí para siempre. (18) Los carros de Dios son miríadas, millares, millares sobre millares. el Señor es entre ellos, como en el Sinaí, en santidad (19) Ascendiste alto. Llevaste cautivos al cautiverio. Recibiste presentes de hombres. Sí, también entre los rebeldes, para que Dios el Eterno morara allí. (20) Bendito sea el Señor, día a día, que sobrelleva nuestra carga. Es el Dios de nuestra salvación. Selá. (21) Dios es para nosotros un Dios de libertad. Y a Dios el Señor pertenece lo relativo a la muerte. (22) Ciertamente Dios herirá la cabeza de Sus enemigos, la mollera cabelluda del que insiste en sus pecados. (23) El Señor dijo: “Los haré volver de Basan. Los haré volver de las profundidades del mar, (24) para que tu pie pueda vadear la sangre y la lengua de tus perros tengan su porción de tus enemigos”. (25) Se han visto tus caminos, oh Dios, los caminos de mi Dios, mi Rey, en santidad. (26) Los cantares van delante y detrás de ellos los tañedores, en medio de doncellas que tocan panderos: (27) “Bendecid a Dios todas las congregaciones. (Bendecid) al Señor, vosotros que sois de la fuente de Israel”, (28) Allí está Benjamín (Bin´yamín), el más joven que los gobierna. Los príncipes de Judá forman su consejo. Y los príncipes de Zabulón (Z´vulun) y los príncipes de Neftalí (Naftalí). (29) Tu Dios ha ordenado tu fuerza. Sé fuerte, Oh Dios, Tú que has trabajado por nosotros. (30) A Tu Templo Jerusalén, los reyes Te traerán presentes. (31) espanta a las fieras de los cañaverales, la multitud de toros, con los becerros de los pueblos. Cada cual se somete con piezas de plata. Él ha esparcido a los pueblos que se deleitan en guerras. (32)Saldrán príncipes de Egipto (Mitzráyim). De Etiopía (Cush) se apresurará a extender sus manos a Dios. (33) Cantad a Dios, oh reinos de la tierra. cantad alabanzas al Señor, Selá, (34) al que cabalga sobre los cielos de los cielos, que están desde antiguo. He aquí que Él hace resonar Su voz, una voz poderosa. (35) Reconoced la fuerza De Dios. Su majestad es sobre Israel, y Su fuerza esta en los cielos. (36) Terrible es Dios fuera de los lugares santos. El Dios de Israel otorga fuerza y poder al pueblo. Bendito sea Dios.

 

Los Salmos

Salmo 107

“Alabad al Eterno, porque es benevolente y Su misericordia perdura para siempre”. (2) Así digan los redimidos del Eterno, a quienes Él libro de la mano del adversario, (3) y reunió de las tierras, desde el oriente hasta el occidente, y desde el norte, y desde el mar. (4) Vagaron por el desierto donde nada había. No encontraron morada alguna. (5) hambrientos y sedientos, sus almas desfallecieron. (6) Entonces clamaron al Eterno en medio de sus tribulaciones, y Él los libró de sus aperturas. (7) Y los condujo por un camino derecho, para que pudieran ir a una ciudad habitada. (8) Alaben ellos al Eterno por Su misericordia y Sus obras maravillosas para con los hijos de los hombres, (9) porque satisfizo el alma ansiosa, y al alma hambrienta, Él la llenó de bien. (10) estaban sentados en tinieblas y en la sombra de la muerte, cautivos por la aflicción y por hierro, (11) porque se habían rebelado contra las palabras de Dios y habían desoído e consejo del Altísimo. (12) Por lo tanto Él humilló el corazón de ellos con trabajos. Tropezaron y no hubo quien los ayudara. (13) Clamaron al Eterno en medio de sus padecimientos, y Él los salvó, (14) Sacándolos de las tinieblas y de la sombra de la muerte y rompiendo sus cadenas. (15) Alaben ellos al Eterno por Su misericordia y por Sus obras maravillosas para con los hijos de hombre, (16) porque Él rompió los portones de bronce y cortó las barras de hierro aprisionadoras (17) Enloquecidos por el camino de sus transgresiones, y afligidos a causa de sus iniquidades, (18) sus almas aborrecían toda clase de alimento, y se acercaban a los portones de la muerte. (19) Clamaron pues al Eterno en medio de sus tribulaciones, y Él los salvó. (20) Envió Su palabra y los sanó, y los libró de sus tumbas. (21) Alaben ellos al Eterno por Su misericordia y por sus obras maravillosas para los hijos de los hombres, (22) y ofrezcan los sacrificios de alabanzas declaren Sus obras cantando. (23) Los que bajan al mar en barcos, los que trafican en las grandes aguas, (24)vieron las obras del Eterno y sus maravillas en las profundidades. (25) Porque Él ordeno, y se levanta el viento tormentoso que levanta las olas, (26)las que ascienden al cielo y bajan a los abismos. Su alma se derrite por causa del mal. (27) Van de un lado a otro y tambalean como un borracho, y toda su sabiduría es tragada. (28) Claman (los marineros) al Eterno en su aflicción, y Él los saca de aperturas. (29) Aquieta la tormenta, de manera que las olas se aplacan. (30) Entonces se alegran porque las olas se aquietaron, y Él los conduce a su deseado puerto. (31) Alaben ellos al Eterno por Su misericordia y por Sus obras maravillosas para con los hijos de hombre. (32) Exáltenle también ante la congregación del pueblo, y alábenle en el consejo de los ancianos. (33) Él convirtió los ríos en un desierto, y los manantiales en tierra sedienta, (34) y una tierra fructífera en un erial salitroso, por la maldad de quienes moran allí.(35) Torna un desierto en un estanque de agua, y una tierra seca en manantiales, (36) y allí hace residir al hambriento, y establecen una ciudad para habitar, (37) y siembran los campos, y plantan viñedos, que rinden frutos abundantes. (38) Él también los bendice, de modo que se multiplican en gran manera, y no tolera que su ganado decrezca. (39) Y otra vez son disminuidos y abatidos, a causa de la opresión del mal y de los padecimientos. (40) Él derramó desprecio sobre los príncipes, y hace que vaguen en el desierto sin caminos. (41) Pero levanta al necesitado de la miseria y hace que su familia sea como un rebaño. (42) Lo ve el resto y se alegra, y todo la iniquidad cierra su boca. (43) El que sea sensato observe estas cosas, y considere las compasiones del Eterno.

Salmo 108

Cántico. Salmo de David. (2) Mi corazón está firme, oh Dios. Yo cantaré alabanzas con mi gloria. (3) Despierten el salterio y la lira. Yo despertaré al alba. (4) Te alabaré, oh Eterno, entre los pueblos, y Te cantaré alabanzas entre las naciones, (5)porque Tu misericordia es grande sobre los cielos, y Tu verdad alcanza hasta ellos. (6) Sé exaltado, oh Dios, sobre los cielos, y sea Tu gloria sobre toda la tierra. (7) Para que Tu amado sea librado, salva con Tu diestra, y respóndeme. (8) Dios habló en Su santidad para que yo me alegre, para que yo divida Siquem (Sh´jem) y mida el valle de Sucot. (9) Gaad (Guilád) es mía. Manasés es mía. Efraín es también la defensa de mi cabeza. Judá es mi cetro. (10) Moab es la vasija en que me lavo (los pies). Sobre Edom arrojo mi zapato. A filistea le grito. (11) ¿Quién me traerá a la ciudad fortificada? ¿Quién me conducirá a Edom? (12) ¿Acaso no nos has arrojado, oh Dios? Y Tú no acompañas, oh Dios, nuestros ejércitos. (13) Auxílianos contra el adversario, porque vana es la ayuda del hombre. (14) Con Dios podremos luchar con valentía, porque Él es Quien pisotea a nuestros adversarios.

Salmo 109

Para el director del coro. Salmo de David. ¡ Oh Dios de mi alabanza, no guardes silencio! (2) Porque la boca del inicuo y la boca del falso se han abierto contra mí. Me han hablado con lengua mentirosa. (3) Y me acorralaron con palabras de odio. Y pelearon contra mí sin causa. (4) A cambio de mi amor son mis adversarios. Pero yo soy todo plegaria. (5) Ellos me han devuelto mal por bien, y odio por mi amor. (6) (Y esta plegaria Te dirán:) “Pon Tú un hombre malvado sobre él, y tómele su diestra un adversario. (7) Cuando sea juzgado, que lo condenen. Y que se convierta su plegaria en pecado. (8) Sean pocos sus días. Que se encargue otro de él. (9) Sean sus hijos huérfanos, y su mujer viuda. (10) Sean sus hijos vagabundos, y pidan limosna, y busquen su pan en los sitios desolados. (11) Sáquenle sus acreedores todo o que tiene, y despójenle extraños del fruto de su trabajo. (12) No haya nadie que se muestre bondadoso con él, ni se muestre compasivo con sus huérfanos. (13) Sea su posteridad cortada. En al generación siguiente sea borrado su nombre. (14) Sea la iniquidad de sus padres cortada por el Eterno, y no sea borrado el pecado de su madre. (15) Comparezcan ellos delante del Eterno continuamente, para que Él corte la memoria de ellos de la tierra. (16) Por cuanto no se acordó de hacer el bien, sino que persiguió al pobre y al menesteroso, y estuvo siempre pronto para matar al desvalido. (17) Sí, amó la maldición y ésta se volvió sobre él, y no se complacía en bendecir, lo que estaba lejos de él. (18) Se vestía también de maldición como si fuera su vestimenta, y ella entró como agua en sus entrañas, y como aceite en sus huesos. (19) Que le sea como la indumentaria que viste, y como el ceñidor con que se ciñe continuamente”. (20) Todo eso quisieran pedirle al Eterno mis adversarios, y los que hablan mal contra mi alma. (21) Pero Tú, oh Dios el Señor, trataras conmigo por Tu nombre, porque grande es Tu misericordia. Y me librarás.(22) Porque soy pobre y necesitado, y mi corazón está herido dentro de mí. (23) me he convertido en una sombra que se alarga y me ha estremecido como la langosta. (24) Mis rodillas tiemblan de tanto ayuno, y mi carne está disminuida y no tiene grosura. (25) Me he vuelto un oprobio para ellos. Cuando me ven, sacuden la cabeza. (26) ¡Ayúdame, oh Eterno, Dios mío! ¡Sálvame conforme a Tu misericordia, (27) para que sepan que esa es Tu mano , y que Tú, oh Eterno, lo has hecho! (28) maldigan ellos, pero Tú bendecirás. Cuando se levanten, serán avergonzados, más Tu siervo se regocijará. (29) mis adversarios, se vestirá de confusión, y se pondrán su propia vergüenza como manto.(30) Prorrumpiré en grandes alabanzas al Eterno con mi boca. Sí, le alabaré entre la multitud, (31) porque se pone a la diestra del pobre, para salvarle de los que juzgan su alma.

Salmo 110

Salmo de David. El Eterno le dijo a mi señor: “Siéntate a Mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por escabel de tus pies”. (2) Enviará el Eterno desde Sión la vara de tu poder: “Gobierna en medio de tus enemigos” (3) Tu pueblo se ofrece voluntariamente en el día de tu poder, en adornos de santidad, desde el seno del alba. Tuyo es el rocío de tu juventud. (4) El Eterno ha jurado, y no se arrepentirá: “Tú eres un sacerdote para siempre, como lo fue Melquisedec (Malki Tzédec)”. (5) El Señor a tu diestra aplasta reyes en el día de Su ira. (6) Él juzgará entre las naciones. Las llenará de cadáveres. Aplastará la cabeza sobre la ancha tierra. (7) beberá del torrente del camino. Por tanto levantará la cabeza. (7) beberá del torrente del camino. Por tanto levantará la cabeza.

Salmo 111

(1) ¡Aleluyá! Alabaré al Eterno con todo mi corazón, en el consejo de los rectos, y en la congregación. (2) Grandes son las obras del Eterno, e investigadas por todos los que se complacen en ella. (3) Su trabajo es gloria y majestad, y su justicia perdura por siempre. (4) Hizo un recordatorio por sus obras maravillosas. El Eterno es benevolente y lleno de compasión. (5) Alimenta a quienes le temen. Siempre se acodará de su pacto. (6) Él declaró a Su pueblo el poder de Sus obras, Al darles la herencia de las naciones. (7) Las obras de Sus manos son verdad y justicia. Todos Sus preceptos son verdaderos. (8) Fueron establecidos para siempre. Fueron hechos verdad y rectitud. (9) Él ha enviado la redención a Su pueblo. Él ha ordenado Su pacto para siempre. Sagrado y terrible es Su nombre. (10) El temor del Eterno es el principio de la sabiduría. Buen entendimiento tienen todos los que cumplen (Sus mandamientos). Su alabanza perdura por siempre.

 

Salmo 112

¡Aleluya! Feliz es el hombre que teme al Eterno, Que se complace mucho en Sus mandamientos. (2) Su simiente será poderosa sobre la tierra. La generación de los rectos será bendecida. (3) Dinero y riqueza hay en su casa. Y su mérito perdura por siempre. (4) Para los rectos resplandece como una luz en las tinieblas. Es benevolente y lleno de compasión y justo. (5) Bien le va al hombre que obra con bondad y da préstamo, y conduce sus negocios con rectitud. (6) Porque nunca será movido. El justo será recordado eternamente. (7) No temerá ls las noticias. Su corazón es firme, y confía en el Eterno. (8) Su corazón está asegurado. Nada temerá, porque verá a sus enemigos (vencidos). (9) Ha esparcido y ha dado a los pobres. Su justicia perdura para siempre. Su trompeta será exaltada con honor. (10) El malvado verá, y se irritará. Hará crujir sus dientes y se esfumará. el deseo de los inicuos perecerá.

Salmo 113

¡Aleluya! ¡Alabad, oh siervos del Eterno, alabad el Nombre del Eterno! (2) Bendito sea el Nombre del Eterno, desde ahora y hasta la eternidad. (3) Desde la salida del sol hasta su puesta será alabado el Nombre del Eterno. (4) El Eterno está por encima de todas las naciones. Su gloria está sobre los cielos. (5) ¿Quien es como el Eterno nuestro Dios, que esta entronizado en lo alto, (6) que mira desde el cielo a la tierra? ¿Quien levanta a los pobres del polvo, y al necesitado del muladar, (8) para que pueda ponerlo al lado de príncipes, con los príncipes de Su pueblo? (9) ¿Quién hace sentarse a la mujer estéril en medio de familia, como gozosa madre de hijos? ¡Aleluya!

Salmo 114

(1) Cuando Israel salió de Egipto, la casa de Jacob de un pueblo de lengua extraña, (2) Judá fue Su Santuario, e Israel Su dominio. (3) El mar lo vio y huyó. Retrocedió el Jordán . (4) Saltaron las montañas como carneros, y ls colinas como corderos. (5) ¿Qué te duele, oh mar que huyes? ¿Y a ti, Jordán, que retrocedes? (6) ¿Y a ti, montañas, que saltáis como carnero? ¿Y a ti, colinas, (que brincáis) como corderos? (7) ¡Tiembla, oh tierra, ante la Presencia del Señor, ante la Presencia del Dios de Jacob, (8) que transformó la roca en un estanque de agua, al pedernal en una fuente de agua!

Salmo 115

¡No a nosotros, oh Eterno, no a nosotros, sino a Tu Nombre concede gloria, por Tu misericordia, y por Tu verdad! (2) ¿Por qué han de decir las naciones: ”¿Dónde está ahora el Dios de ellos?”. (3) mas nuestro Dios está en los cielos, y ha hecho cuanto quiso. (4) (En cambio) los ídolos de ellos son de plata y oro, obra de manos de hombres. (5) Tienen bocas, pero no hablan. Ojos tienen, pero no ven. (6) Tienen oídos, pero no oyen. Narices tienen, pero no huelen.  (7) Tienen manos, pero no palpan. Pies tienen, pero no caminan. Ni tampoco hablan con sus gargantas. (8) Quienes los hacen serán con ellos. Sí, cada uno que confíe en ellos. (9) ¡Oh Israel, confía en el Eterno! Él es (verdadero) auxiliador y escudo. (10) ¡Oh casa de Aarón, confía en el Eterno! Él ayuda y ampara. (11) Vosotros que teméis al eterno, confía en el Eterno. Él es (verdadero) asistente y protector. (12) El Eterno nos ha tenido presente. Bendecirá a la casa de Israel . Bendecirá a la casa de Aarón. (13) Bendecirá a los que temen al Eterno, tanto los humildes como los encumbrados. (14) El Eterno os incrementa cada vez más, a vosotros a vuestros hijos. (15) Bendecid al Eterno, que hizo el cielo y la tierra. (16) Los cielos son los cielos del Eterno, pero la tierra la dio a los hijos de hombre. (17) Los muertos no alabaran al Eterno, ni nadie que baja a la región del silencio. (18) Pero nosotros bendeciremos al Eterno, desde ahora hasta la eternidad. ¡Aleluya!

Salmo 116

Me complace que el Eterno escuche mi voz y mis suplicas, (2) porque inclinó Su oido hacia mí. Por lo tanto le llamaré todos mis días. (3) me rodearon las cuerdas de la muerte, y me atenazaron las aperturas del sheol . Encontré penurias y tristeza (por doquier), (4) e invoqué el Nombre del Eterno:” ¡Oh Eterno, te ruego que me libres!” (5)Lleno de gracia y de justicia es el Eterno. Sí, nuestro Dios es compasivo. (6) El Eterno preserva a los simples. Yo era humilde, y Él me salvó. (7) Vuelve, oh alma mía, a tu descanso, porque el Eterno se ha comportado bondadosamente contigo. (8) Porque Tú libraste mi alma de la muerte, mis ojos de las lágrimas, y mis pies de los tropezones. (9) Yo andaré ante el Eterno en la tierra de los vivos. (10) Yo confiaba aun cuando decía: “Estoy muy afligido”. (11) Decía en mi apresuramiento. “Todos los hombres son mentirosos”. (12) ¿Cómo podré retribuir al Eterno todas las bondades que tuvo para conmigo? (13) Alzaré la copa de la salvación y llamaré el Nombre del Eterno. (14) Cumpliré mis votos al Eterno, ante la presencia de todo Su pueblo. (15) Preciosa ante la vista del Eterno es la muerte de Sus piadosos fieles. (16) Te lo ruego, oh Eterno, porque yo soy Tu siervo. Soy Tu siervo, el hijo de Tu sierva. Tu aflojaste mis ligaduras. (17) Te ofreceré el sacrificio de las alabanzas, e invocaré el Nombre del Eterno. (18) Cumpliré mis votos al Eterno. Sí, ante la presencia de todo Su pueblo, (19) en los atrios de la Casa del Eterno, en medio de ti, oh Jerusalén. ¡Aleluya!

Salmo 117

Alabad al Eterno, todas las naciones. Alabadle, todos los pueblos, (2) porque Su misericordia es grande para con nosotros, y la verdad del Eterno perdura para siempre. ¡Aleluya!

Salmo 118

(1) Agradeced al Eterno, porque Él es bueno y Su misericordia perdura para siempre. (2) Diga pues Israel ahora que Su misericordia perdura para siempre. (3) Diga ahora la casa de Aarón que Su misericordia perdura para siempre. (4) Digan ahora los que temen al Eterno que Su misericordia perdura para siempre. (5) Desde mis aperturas invoqué al Eterno. El me respondió poniéndome en libertad. (6) El Eterno es para mí. No temeré. ¿Qué podrá hacerme el hombre? (7) El Eterno es para mí como mi auxiliador, por lo que miraré (triunfante) a los que me odian. (8) Es mejor refugiarse en el Eterno que confiar en el hombre. (9) Es mejor refugiarse en el Eterno que confiar en príncipes. (10) Todas las naciones me rodean. Verdaderamente en el Nombre del Eterno yo las cortaré. (11) Me rodean, sí me rodean. Verdaderamente en el Nombre del Eterno yo las cortaré. (12) me rodean como abejas. Son apagadas como fuego de espinos. (13) Tú me acometiste para que yo cayera, pero el Eterno me ayudó. (14) El Eterno es mi fortaleza y (motivo de mí) cántico. Se ha tornado en mi salvación. (15) La voz del regocijo y de la salvación está en las tiendas de los justos. La diestra del Eterno actúa valerosamente.  (16) La diestra del Eterno es exaltada.  (17) Yo no moriré sino que viviré, y referiré las obras del Eterno. (18) El Eterno me ha castigado duramente, pero no me ha entregado a la muerte. (19) Ábreme los portones de la justicia, que yo entraré por ellos y alabaré al Eterno. (20) Éste es el portón del Eterno. Los justos entrarán por él. (21) Yo Te alabaré, porque Tú me has respondido, y te has tornado en mi salvación. (22) La piedra que rechazaron los constructores ha venido a ser la piedra fundamental. (23) Esto es obra del Eterno. Prodigioso es ante nuestros ojos.  (24) Éste es el día (en) que ha hecho (maravillas) el Eterno. Nos regocijaremos en él. (25) Te rogamos , oh Eterno, que nos salves ahora. Te rogamos, oh Eterno, que nos hagas prosperar ahora. (26) Bendito sea el que viene en el Nombre del Eterno. Os bendecimos desde la casa del Eterno.(27) El Eterno es Dios, y nos ha dado la luz. Ordenad la procesión festiva con ramas, hasta los cuernos del altar. (28) Tú eres mi Dios, y te agradeceré. Tú eres mi Dios. Yo te exaltaré. (29) Alabad al Eterno, porque su benevolencia y Su misericordia perdura para siempre.

 

¡¡Bendecid al Eterno, oh alma mía!!

Salmo 101

(1) Salmo de David. Cantaré por Tu misericordia y Tu justicia, oh Eterno. Te cantaré alabanzas. (2) Cuidaré el camino de la integridad. ¿Cuando vendrás Tú a mí? Yo andaré dentro de mi casa en la integridad de mi corazón. (3) No pondré ninguna cosa mala delante de mis ojos. Odio el hacer cosas tortuosas. eso no se me pegará. (4) El corazón perverso se alejará de mí. No conoceré cosas malas. (5) Al que calumnie secretamente a su prójimo, yo le destruiré. Al que es altanero de ojos y arrogante de corazón no le toleraré. (6) Mis ojos están sobre los fieles de la tierra, para que puedan morar conmigo. El que anduvo en el camino de la integridad me ha de servir. (7) El que obra engaño no morará dentro de mi casa. El que dice falsedades no será establecido delante de mis ojos. (8) Día a día destruiré a todos los malvados de la tierra. Exterminaré a todos los obradores de iniquidad de la ciudad del Eterno.

Salmo 102

Plegaria del afligido, cuando desfallece y vuelca su queja ante el Eterno. (2) ¡Oh Eterno, escucha mi plegaria, y llegue mi clamor a Ti! (3) No me ocultes Tu rostro en el día de la aflicción. Inclina Tu oido a mi. Cuando llamo de día respóndeme prestamente, (4) porque mis días son consumidos como humo, y mis huesos son quemados como en un horno. (5) Mi corazón es hollado como la hierba y se marchita, y me olvido de comer pan. (6) A causa de la voz de mis suspiros, mis huesos se pegan a mi carne. (7) Soy como un pelicano del desierto. Me he convertido en un búho de los lugares desolados. (8) Vigilo, y me he convertido en gorrión que está solo sobre el tejado. (9) Mis enemigos me provocan todo el día, y me insultan como enloquecidos. (10) Porque he comido cenizas como el pan y mezclado mi bebida con lágrimas, (11) a causa de Tu indignación y Tu ira. Porque Tú me has tomado y me has arrojado. (12) Mis días son como una sombra que se estira, y estoy marchito como hierba. (13) Pero, Tú, oh Eterno, te sientas entronizado para siempre, y Tu Nombre es para todas las generaciones. (14) Tú te levantarás y tendrás compasión de Sión, porque es tiempo de ser benevolente con ella, pues ha llegado el tiempo fijado. (15) Por cuanto Tus siervos se complacen en sus piedras, y aman su polvo. (16) Así las naciones temerán el Nombre del Eterno, y todos los reyes de la tierra Tu gloria. (17) Cuando el Eterno haya construido Sión, cuando Él haya aparecido en Su gloria, (18) cuando Él haya considerado la plegaria del desvalido y no haya despreciado su plegaria, (19) esto será escrito para la generación futura, y un pueblo que será creado alabará al Eterno. (20) Porque Él ha mirado hacia abajo desde lo alto de Su santuario. Desde el cielo contempló el Eterno la tierra, (21) para oír el lamento del prisionero, para liberar a los que están condenados a muerte, (22) para que los hombres hablen del Nombre del Eterno en Sión, y de Su alabanza en Jerusalén. (23) (Todo esto)cuando los pueblos sean reunidos, y (también) los reinos, para servir al Eterno. (24) Él debilitó mi fuerza en el camino. Acortó mis días. (25) Yo digo: “Oh Dios mío, no me lleves en medio de mis días, Tú cuyos años perduran a través de todas las generaciones. (26) Desde antiguo Tú pusiste los basamentos de la tierra, y los cielos son la obra de Tus manos. (27)Ellos perecerán, pero Tú perdurarás. Sí, todos ellos se gastarán como una vestidura. Como tal Tú los cambiarás, y ellos pasarán. (28) Pero Tú eres siempre el mismo, y Tus años no tienen fin. (29) Los hijos de Tus siervos morarán seguros, y su simiente será establecida delante de Ti”.

Salmo 103

(1) Salmo de David. bendice al Eterno, oh alma mía. Y todo lo que hay dentro de mí bendiga Su santo Nombre . (2) Bendice al Eterno, oh alma mía y no olvides todos Sus beneficios. (3) (Él es) Quien perdona todas tus iniquidades, Quien cura todas tus enfermedades, (4) Quien libra tu vida del hoyo, Quien te rodea con amor y tierna misericordia, (5) Quien satisface tu vejez con cosas hermosas, para que tu juventud sea renovada como el águila. (6) El Eterno ejecuta justicia, actos de justicia para los oprimidos. (7) Dio a conocer Sus caminos a Moisés, y Sus acciones a los hijos de Israel. (8) El Eterno lleno es de compasión y de gracias, lento en ira, y abundante en misericordia. (9) No contenderá siempre, ni albergará ira para siempre. (10) no nos ha hecho conforme a nuestros pecados, ni nos ha dado lo que merecíamos por nuestras iniquidades, (11)porque así como el cielo es alto sobre la tierra, así de grande es Su misericordia para con los que Te temen. (12) Tanto como dista al oriente del occidente, Él ha alejado de nosotros nuestras transgresiones, (13) Como un padre que tiene compasión de sus hijos, así tiene el Eterno compasión de los que Le temen. (14) Porque Él conoce nuestra fragilidad. Se acuerda que somos polvo. (15) En cuanto al hombre sus días son como la hierba. Como una flor del campo, así florece. (16) Porque el viento pasa sobre él y desaparece, y del lugar donde estaba no se sabe más. (17) Pero la misericordia del Eterno es desde la eternidad hasta la eternidad para los que le temen, y Su justicia para los hijos de los hijos, (18) para los que cumplen Su pacto, y los que se acuerdan de Sus preceptos cumpliéndolos. (19) El Eterno estableció Su trono en los cielos, y Su reino gobierna a todos (los pueblos). (20) Bendecid al Eterno, oh ángeles Suyos, poderosos en fuerzas, que cumplen Su palabra, escuchando la voz de Su palabra. (21) Bendecid al Eterno, oh ejércitos Suyos, ministros Suyos, que hacéis Su voluntad. (22) Bendigan al Eterno toda Sus obras, en todos los lugares de Su dominio. Bendecid al Eterno, oh alma mía.

Salmo 104

(1) Bendecid al Eterno, oh alma mía. ¡Oh Eterno, Dios mío, cuando grande eres!Tú eres revestido de gloria y majestad, (2) Te cubres con luz como si fuera un manto, extiendes los cielos como una cortina , (3) colocas las vigas de Tus cámaras superiores en las aguas, haces de las nubes Tu carro de guerra, andas sobre las alas del viento, (4) haces de los vientos Tus mensajeros, del fuego flamígero Tus ministros. (5) Tú estableciste la tierra sobre sus fundamentos para que no fuera nunca movida. (6)Tú la cubriste con el mar profundo como una vestimenta. Las aguas desbordaron las montañas. (7) Ante Tu represión huyeron. A la voz de Tu trueno se apresuraron en irse. (8) Se levantaron las montañas y se hundieron los valles, hasta el lugar que Tú estableciste para ellos. (9)Pusiste un límite para que no pasaran de allí (aguas) y no volvieran a cubrir la tierra. (10) Tú envías manantial a los valles, que corren entre las montañas. (11) Dan de beber a cada bestia del campo. Los asnos monteses apagan su sed. (12) Al lado de ellos viven las aves del cielo, que cantan entre las ramas. (13) ) (Eres el) que riega las montañas desde Tus cámaras superiores. la tierra está llena del fruto de Tus obras. (14) (Eres el) que hace que crezca la hierba para el ganado, y la verdura para el servicio del hombre, y el grano para sacar el pan d ella tierra, (15) y el vino que alegra el corazón del hombre, poniéndole el rostro más brillante que el aceite y el pan que fortalece el corazón del hombre. (16) Los árboles del Eterno tienen amplia fronda. Son los cerros del Líbano, que Él plantó, (17) donde los pájaros hacen sus nidos. En cuanto a la cigüeña , los abetos de su casa. (18) Las latas montañas son para las cabras monteses. Las rocas son refugio de los conejos. (19) Eres el que constituyó la luna para (fijar) los tiempos. El sol conoce (el tiempo de) su puesta. (20) Haces las tinieblas, y es de noche cuando todas las bestias del bosque se ponen en movimiento. (21) Los leoncillos rugen tras su presa, y buscan su alimento De Dios. (22) Cuando se levanta el sol se recogen y se echan en sus guaridas. (23) El hombre va tras su trabajo y su labor hasta el anochecer. (24) ¡Cuán múltiples son Tus obras, oh Eterno! En sabiduría los has hecho a todos. La tierra está llena de Tus criaturas. (25) He allí el mar, grande y anchuroso, donde se mueven innumerables seres, criaturas vivas, pequeñas y grandes. (26) Allí van los barcos. Allí está el leviatán, a quien Tú formaste para que jugueteara allí. (27) Todos ellos Te esperan, para que puedas alimentarlos a su debido tiempo. (28) Les das el alimento; y lo recogen. Abres Tu mano, y ellos quedan satisfechos. (29) ocultes Tu rostro, y ellos se esfuman. Les retiras el aliento, y perecen, volviendo al polvo. (30)Envías Tu aliento y con él son creados, y así Tú renuevas la faz de la tierra. (31) Él mira la tierra, y ella se estremece. Él toca las montañas, y de ellas sale humo. (33) Cantaré al Eterno mientras viva. Cantaré alabanzas a mi Dios mientras yo tenga ser. (34) Sea mi melodía dulce para Él. En cuanto a mí, me alegraré en el Eterno. (35) Cesen los pecadores de la tierra, y los inicuos no sean más. Bendecid al Eterno, oh alma mía. ¡Aleluya (Aleluyá, alabad a Dios)!

Salmo 105

(1) Alabad al Eterno, invocad Su nombre. Dad a conocer Sus acciones entre los pueblos. (2) Cantadle, cantadle alabanzas, hablad de Sus obras maravillosas. (3) Gloriaos en Su santo nombre. Regocíjese el corazón de los que buscan al Eterno. (4) Buscad al Eterno y Su fuerza. Buscad Su rostro continuamente. (5) Acordaos de las maravillosas obras que Él ha hecho, de Sus portentos, y de los juicios de Su boca, (6) oh simiente de Abraham Su siervo, oh hijos de Jacob Sus escogidos. (7) Él es el Eterno nuestro Dios. Sus juicios están en toda la tierra. (8) Se acordó de Su Pacto para siempre, la palabra que ordenó para mil generaciones. (9) (el Pacto) que hizo con Abraham y Su juramento a Isaac (Yitzjac), (10) y estableció a Jacob por estatuto, a Israel por Pacto eterno, (11) diciendo:”A ti te daré la tierra de Canaán (C´naán), lo que te ha tocado por herencia”. (12) Cuando no eran más que unos pocos en número, muy pocos, y extranjeros con ellos, (13) y cuando iban de nación en nación, de un reino a otro pueblo, (14) Él no toleraba que hombre alguno procediera mal. Por ellos reprobaba a los reyes: (15) “No toquéis a Mis ungidos, y no hagáis daño a Mis profetas”. (16) y Él hizo venir el hambre sobre la tierra. Quebró totalmente el báculo de pan. (17) Envió a un hombre ante ellos. José (Yosef) fue vendido como esclavo. (18) Sus pies fueron lacerados con grillos, y su cuerpo fue aprisionado con hierro, (19) hasta el tiempo en que se cumplió su palabra. La palabra del Eterno  lo puso a prueba. (20) El rey ordenó que le soltaran. El propio gobernante de pueblo le puso en libertad. (21) le puso por amo de su casa y administrador de todas sus posesiones, (22) para atar a sus príncipes a su voluntad, y enseñar sabiduría a sus ancianos. (23) Israel también vino a Egipto, y Jacob habitó como extranjero en la tierra de Cam. (24) y Él hizo que Su pueblo se incrementara en gran manera, haciendolo poderoso para sus adversarios. (25) Hizo que el corazón de ellos odiara a Su pueblo, para traer a Sus siervos con astucia. (26) Mandó a Moisés Su siervo, y a Aarón, a quienes Él había elegido. (27) Obraron ellos Sus señales y maravillas en la tierra de Cam. (28) Envío tinieblas, y todo quedó oscuro, y no se rebelaron contra Su palabra. (29) Convirtió sus aguas en sangre, y mató a sus peces. (30) Aparecieron ranas a montones, hasta en las recamarás reales. (31) Habló, y vinieron miradas de tábanos, y piojos en todos sus terminas. (32) les dio granizo por lluvia, y fuego flamígero en su tierra. (33) Hirió también sus viñas y sus higueras, y destrozó los árboles de sus lindes. (34) Habló  y vino la langosta, y oruga sin número, (35) que comieron cada hierba en la tierra. (36) Hirió también a todo primogénito en al tierra, los primeros frutos de todo el vigor de ellos, (37) Y sacó a Su pueblo con plata y oro. No hubo nadie que tropezara entre Sus tribus. (38) Egipto de alegró cuando se fueron, por el temor de lo que había sucedido por ellos. (39) El extendió una nube por pantalla, y fuego para dar luz de noche. (40) Ellos pidieron, y Él trajo codornices, y les dio en abundancia el pan del cielo. (41) Abrió la roca, y surgieron aguas de ella, que corrieron y formaron un río en el sequedal. (42) Porque Él se acordó de Su santa palabra, dada a Abraham Su siervo. (43) Y condujo a su pueblo con alegría, pues Sus escogidos cantaban. (44) Y Él les dio las tierras de las naciones, y ellos tomaron la albor de los pueblos en posesión, (45) para que guardaran Sus estatutos y observaran Sus leyes.

 

Salmo 106

(1) ¡Aleluya!Alabad al Eterno, porque Él es benevolente, Su misericordia perdura por siempre.(2) ¡Quien puede expresar las portentosas acciones del Eterno o hacer oír toda Su alabanza? (3) Felices son los que guardan justicia y proceden con rectitud en todo tiempo. (4) Acuérdate de mí, oh Eterno, cuando favorezca a Tu pueblo. Piensa en mí, en la salvación de Tu parte, (5) para que yo pueda contemplar la prosperidad de Tus elegidos y regocijarme en la alegría de tu Nación y gloriarme con Tu heredad. (6) Hemos pecado con nuestros padres. Hemos obrado con iniquidad. Nos hemos comportado con maldad.  (7) Nuestros padres en Egipto no prestaron atención a Tus maravillas. No sea cortaron de la multitud de Tus compasiones, sino que fueron rebeldes en el mar, en el Mar Rojo (Suf). (8) Sin embargo, Él los salvó, por consideración a Su nombre, para que Su inmenso poder fuese conocido. (9)Reprendió al mar Rojo, que se secó, y los condujo por las profundidades, como se fuera por un desierto. (10) y los salvó de la mano de los que les odiaban, y los libró de la mano del enemigo. (11) Y las aguas cubrieron a sus adversarios. No quedó ninguno de ellos. (12) Entonces ellos creyeron en Sus palabras y Le cantaron alabanzas. (13) mas pronto olvidaron Sus prodigios. No esperaron Su consejo, (14) sino que ansiaron demasiadas cosas en el desierto y pusieron a prueba a Dios allí. (15) Y él les dio lo que le habían pedido, pero envió flaqueza a sus almas. (16) También tuvieron envidia de Moisés en el campamento, y de Aarón, el consagrado del eterno. (17) Se abrió la tierra y se tragó a Datán, y cubrió la compañía de Abiram (Aviram). (18) El fuego también se encendió en medio de ellos, y la llama consumió a los inicuos. (19) Hicieron un becerro de Horeb (Jórev), y adoraron una imagen fundida. (20) De tal modo cambiaron Su gloria por la semenjanza de un buey que come hierba. (21) Olvidaron a Dios su salvador, que había hecho tan grandes cosas en Egipto, (22) obras prodigiosas en la tierra de Cam, y cosas terribles junto al mar Rojo. (23) Dijo entonces que los destruiría, y si no hubiese intercedido Moisés Su escogido ante Él en la brecha para aplacar Su ira, Él los habría destruido. (24) Además, se burlaron de l tierra deseada, y no creyeron en Su palabra. (25) Y murmuraron en sus tiendas, y no escucharon la voz del Eterno. (26) Por lo tanto, Él juró, con respecto de ellos, que los derribaría en el desierto, (27) y que arrojaría su simiente entre las naciones, y los dispersaría en las tierras. (28) Además, se allegaría a Baal Peor y comieron los sacrificios de los muertos. (29) Así Le provocaron con Sus actos, y estalló la plaga entre ellos. (30) Entonces se levantó Fineas (Pinjás) y ejecuto juicio , y así se detuvo la plaga. (31) y eso fue considerado justicia, de generación en generación, para siempre. (32) le airaron también en las aguas de Meribá, y le fue mal a Moisés a causa de ellos. (33) Porque amargaron su espíritu, y habló con rudeza. (34) Ellos no destruyeron a los pueblos, como les había ordenado el Eterno, (35) sino que se mezclaron con las naciones, y aprendieron sus obras, (36) Sirvieron a sus ídolos, que se convirtieron en trampa para ellos. (37) Sí, sacrificaron a sus hijos y a sus hijas a los demonios, (38) y derramaron sangre inocente, o sea la sangre de sus hijos y de sus hijas, a quienes sacrificaron a los ídolos de Canaán. Y la tierra quedo contaminada con sangre. (39) De tal manera se contaminaron sus obras y se descarriaron en sus acciones. (40) Por lo tanto se encendió la ira del eterno contra Su pueblo, y Él aborreció Su heredad. (41) Y Él los entregó en la mano de las naciones, y los que les odiaban gobernaron sobre ellos. (42) Sus enemigos también los oprimieron, y fueron dominados bajo su mano. (43) Muchas veces Él los entregó, pero ellos siguieron rebeldes y se hundieron aún más en sus iniquidades. (44) Sin embargo, él reparó en sus aflicciones cuando escucho su clamor. (45) Se acordó de Su Pacto y se arrepintió conforme a la multitud de Sus compasiones. (46) Se acordó de Su pacto y se arrepintió conforme a la multitud de Sus compasiones. (46) Hizo que fuesen compadecidos los que fueron llevados en cautiverio. (47) Sálvanos, oh Eterno, Dios nuestro, y reúnenos de entre las naciones, para que alabemos Tu santo nombre y triunfemos alabándote. (48) Bendito sea el Eterno, dios de Israel, desde la eternidad hasta la eternidad, y diga todo el pueblo: “Amén. Aleluya!. 

Reflexión:

¿Sabes como se destruye malvados?

101 (8) Día a día destruiré a todos los malvados de la tierra. Exterminaré a todos los obradores de iniquidad de la ciudad del Eterno.

 Ayudándolos a ser buenos, ayudándolos a retornar al buen camino, así como un día nosotros lo hicimos y estamos en ese proceso.