Parshat Beshalach

Parshat Beshalach

Shabbat, 13 Shevat, 5779
19 January, 2019
TORAH READING 
Éxodo (13:17 – 17:16)
Judges / Jueces (4:4 – 5:31)

Song of Moses and Miriam

BESHALAJ 15 (1-21)
1Then Moses and the children of Israel sang this song to the Lord, and they spoke, saying, I will sing to the Lord, for very exalted is He; a horse and its rider He cast into the sea. אאָ֣ז יָשִֽׁיר־משֶׁה֩ וּבְנֵ֨י יִשְׂרָאֵ֜ל אֶת־הַשִּׁירָ֤ה הַזֹּאת֙ לַֽיהֹוָ֔ה וַיֹּֽאמְר֖וּ לֵאמֹ֑ר אָשִׁ֤ירָה לַּֽיהֹוָה֙ כִּֽי־גָאֹ֣ה גָּאָ֔ה ס֥וּס וְרֹֽכְב֖וֹ רָמָ֥ה בַיָּֽם:
2The Eternal’s strength and His vengeance were my salvation; this is my God, and I will make Him a habitation, the God of my father, and I will ascribe to Him exaltation. בעָזִּ֤י וְזִמְרָת֙ יָ֔הּ וַֽיְהִי־לִ֖י לִֽישׁוּעָ֑ה זֶ֤ה אֵלִי֙ וְאַנְוֵ֔הוּ אֱלֹהֵ֥י אָבִ֖י וַֽאֲרֹֽמְמֶֽנְהוּ:
3The Lord is a Master of war; the Lord is His Name. גיְהֹוָ֖ה אִ֣ישׁ מִלְחָמָ֑ה יְהֹוָ֖ה שְׁמֽוֹ:
4Pharaoh’s chariots and his army He cast into the sea, and the elite of his officers sank in the Red Sea. דמַרְכְּבֹ֥ת פַּרְעֹ֛ה וְחֵיל֖וֹ יָרָ֣ה בַיָּ֑ם וּמִבְחַ֥ר שָֽׁלִשָׁ֖יו טֻבְּע֥וּ בְיַם־סֽוּף:
5The depths covered them; they descended into the depths like a stone. התְּהֹמֹ֖ת יְכַסְיֻ֑מוּ יָֽרְד֥וּ בִמְצוֹלֹ֖ת כְּמוֹ־אָֽבֶן:
6Your right hand, O Lord, is most powerful; Your right hand, O Lord, crushes the foe. ויְמִֽינְךָ֣ יְהֹוָ֔ה נֶאְדָּרִ֖י בַּכֹּ֑חַ יְמִֽינְךָ֥ יְהֹוָ֖ה תִּרְעַ֥ץ אוֹיֵֽב:
7And with Your great pride You tear down those who rise up against You; You send forth Your burning wrath; it devours them like straw. זוּבְרֹ֥ב גְּאֽוֹנְךָ֖ תַּֽהֲרֹ֣ס קָמֶ֑יךָ תְּשַׁלַּח֙ חֲרֹ֣נְךָ֔ יֹֽאכְלֵ֖מוֹ כַּקַּֽשׁ:
8And with the breath of Your nostrils the waters were heaped up; the running water stood erect like a wall; the depths congealed in the heart of the sea. חוּבְר֤וּחַ אַפֶּ֨יךָ֙ נֶ֣עֶרְמוּ מַ֔יִם נִצְּב֥וּ כְמוֹ־נֵ֖ד נֹֽזְלִ֑ים קָֽפְא֥וּ תְהֹמֹ֖ת בְּלֶב־יָֽם:
9[Because] the enemy said, I will pursue, I will overtake, I will share the booty; my desire will be filled from them; I will draw my sword, my hand will impoverish them. טאָמַ֥ר אוֹיֵ֛ב אֶרְדֹּ֥ף אַשִּׂ֖יג אֲחַלֵּ֣ק שָׁלָ֑ל תִּמְלָאֵ֣מוֹ נַפְשִׁ֔י אָרִ֣יק חַרְבִּ֔י תּֽוֹרִישֵׁ֖מוֹ יָדִֽי:
10You blew with Your wind, the sea covered them; they sank like lead in the powerful waters. ינָשַׁ֥פְתָּ בְרֽוּחֲךָ֖ כִּסָּ֣מוֹ יָ֑ם צָֽלֲלוּ֙ כַּֽעוֹפֶ֔רֶת בְּמַ֖יִם אַדִּירִֽים:
11Who is like You among the powerful, O Lord? Who is like You, powerful in the holy place? Too awesome for praises, performing wonders! יאמִֽי־כָמֹ֤כָה בָּֽאֵלִם֙ יְהֹוָ֔ה מִ֥י כָּמֹ֖כָה נֶאְדָּ֣ר בַּקֹּ֑דֶשׁ נוֹרָ֥א תְהִלֹּ֖ת עֹ֥שֵׂה פֶֽלֶא:
12You inclined Your right hand; the earth swallowed them up. יבנָטִ֨יתָ֙ יְמִ֣ינְךָ֔ תִּבְלָעֵ֖מוֹ אָֽרֶץ:
13With Your loving kindness You led the people You redeemed; You led [them] with Your might to Your holy abode. יגנָחִ֥יתָ בְחַסְדְּךָ֖ עַם־ז֣וּ גּאָ֑לְתָּ נֵהַ֥לְתָּ בְעָזְּךָ֖ אֶל־נְוֵ֥ה קָדְשֶֽׁךָ:
14Peoples heard, they trembled; a shudder seized the inhabitants of Philistia. ידשָֽׁמְע֥וּ עַמִּ֖ים יִרְגָּז֑וּן חִ֣יל אָחַ֔ז יֽשְׁבֵ֖י פְּלָֽשֶׁת:
15Then the chieftains of Edom were startled; [as for] the powerful men of Moab, trembling seized them; all the inhabitants of Canaan melted. טואָ֤ז נִבְהֲלוּ֙ אַלּוּפֵ֣י אֱד֔וֹם אֵילֵ֣י מוֹאָ֔ב יֹֽאחֲזֵ֖מוֹ רָ֑עַד נָמֹ֕גוּ כֹּ֖ל יֽשְׁבֵ֥י כְנָֽעַן:
16May dread and fright fall upon them; with the arm of Your greatness may they become as still as a stone, until Your people cross over, O Lord, until this nation that You have acquired crosses over. טזתִּפֹּ֨ל עֲלֵיהֶ֤ם אֵימָ֨תָה֙ וָפַ֔חַד בִּגְדֹ֥ל זְרֽוֹעֲךָ֖ יִדְּמ֣וּ כָּאָ֑בֶן עַד־יַֽעֲבֹ֤ר עַמְּךָ֙ יְהֹוָ֔ה עַד־יַֽעֲבֹ֖ר עַם־ז֥וּ קָנִֽיתָ:
17You shall bring them and plant them on the mount of Your heritage, directed toward Your habitation, which You made, O Lord; the sanctuary, O Lord, [which] Your hands founded. יזתְּבִאֵ֗מוֹ וְתִטָּעֵ֨מוֹ֙ בְּהַ֣ר נַֽחֲלָֽתְךָ֔ מָכ֧וֹן לְשִׁבְתְּךָ֛ פָּעַ֖לְתָּ יְהֹוָ֑ה מִקְּדָ֕שׁ אֲדֹנָ֖י כּֽוֹנְנ֥וּ יָדֶֽיךָ:
18The Lord will reign to all eternity יחיְהֹוָ֥ה | יִמְלֹ֖ךְ לְעֹלָ֥ם וָעֶֽד:
19When Pharaoh’s horses came with his chariots and his horsemen into the sea, and the Lord brought the waters of the sea back upon them, and the children of Israel walked on dry land in the midst of the sea, יטכִּ֣י בָא֩ ס֨וּס פַּרְעֹ֜ה בְּרִכְבּ֤וֹ וּבְפָֽרָשָׁיו֙ בַּיָּ֔ם וַיָּ֧שֶׁב יְהֹוָ֛ה עֲלֵהֶ֖ם אֶת־מֵ֣י הַיָּ֑ם וּבְנֵ֧י יִשְׂרָאֵ֛ל הָֽלְכ֥וּ בַיַּבָּשָׁ֖ה בְּת֥וֹךְ הַיָּֽם:
20Miriam, the prophetess, Aaron’s sister, took a timbrel in her hand, and all the women came out after her with timbrels and with dances. כוַתִּקַּח֩ מִרְיָ֨ם הַנְּבִיאָ֜ה אֲח֧וֹת אַֽהֲרֹ֛ן אֶת־הַתֹּ֖ף בְּיָדָ֑הּ וַתֵּצֶ֤אןָ כָל־הַנָּשִׁים֙ אַֽחֲרֶ֔יהָ בְּתֻפִּ֖ים וּבִמְחֹלֹֽת:
21And Miriam called out to them, Sing to the Lord, for very exalted is He; a horse and its rider He cast into the sea כאוַתַּ֥עַן לָהֶ֖ם מִרְיָ֑ם שִׁ֤ירוּ לַֽיהֹוָה֙ כִּֽי־גָאֹ֣ה גָּאָ֔ה ס֥וּס וְרֹֽכְב֖וֹ רָמָ֥ה בַיָּֽם:

Canto de Moisés y Miriam

EXÓDO 15 (1- 21)

(1) Entonces Moisés y los hijos de Israel entonaron este cántico al Eterno, diciendo: “Cantaré al Eterno, exaltando Su grandeza. al caballo y al jinete arrojó al mar.

(2) Mi fortaleza es el Eterno, es mi gloria, Él es mi salvación. Es mi Dios y como tal Lo alabaré. Es el Dios de mis padres y como tal Lo ensalzaré.

(3) El Eterno es el Señor de la guerra. Eterno es Su Nombre.

(4) Precipitó en el mar los carros del faraón y su ejército a sus capitanes escogidos los tragó el mar Rojo.

(5)Los abismos lo cubrieron y como si fuera piedras bajaron a las profundidades.

(6) Tu diestra, oh Eterno, magnificada por Tu fuerza, tu diestra, oh Eterno, aniquiló al enemigo.

(7) En la plenitud de Tu poder quebranta, a Tu adversario les enviar Tu luz que los consume como paja,

(8) y con el soplo de Tu aliento se elevaron y se abrieron las aguas, deteniéndose como si fueran muros, se congelaron los abismos en medio del mar.

(9) Dijo el enemigos: Los perseguiré, los alcanzaré y que se separen sus despojos con los que hallaré mi alma, desenvainaré mi espada y los quebrantará mi mano”

(10) pero Tú soplaste con Tu poderoso hálito y el mar los fue cubriendo hasta que se hundieron como plomo en las poderosas aguas.

(11) ¿Quién como Tú, entre los dioses, oh mi Señor?¿Quién como Tú, inmenso en santidad. El más digno de alabanza y hacedor de milagros.

(12) Cuando extendiste Tu diestra, se los tragó la tierra.

(13) Con Tu misericordia guiaste al pueblo que redimiste, Los condujiste a Tu santa morada.

(14) Escucharon otros pueblos y se estremecieron. Se apoderó el temor de los filisteos.

(15) Se angustiaron los principes de Edom, temblaron los valientes de Moab y el miedo dominó a todos los cananeos.

(16) Se abatieron espantados por el poderío de Tu brazo y enmudecerán como la piedra hasta que pase Tu pueblo oh Eterno hasta que pase el pueblo que Tú redimiste.

(17) Los llevarás para que alaben en el monte de Tu Santidad, allí los asentarás. Oh Eterno, en el Santuario que Tus manos prepararon.

(18) Y reinará el Eterno para siempre”

(19) Y penetró el caballo del faraón con su carro y sus jinetes en el mar, y el Eterno hizo tornar sobre ellos las aguas, en tanto que los hijos de Israel habían cruzado el mar en seco.

(20) y María la profetisa, hermana de Aáron, tomó el panderó en la mano y salieron tras ella todas las mujeres con panderos y danzas,

(21) y les exhortó María: “Cantad al Eterno exaltado Su grandeza, pues al caballo y al jinete arrojó al mar”.

Judges Chapter 4

Song of Deborah

4Now Deborah was a woman prophetess, the wife of Lappidoth; she judged Israel at that time. דוּדְבוֹרָה֙ אִשָּׁ֣ה נְבִיאָ֔ה אֵ֖שֶׁת לַפִּיד֑וֹת הִ֛יא שֹׁפְטָ֥ה אֶת־יִשְׂרָאֵ֖ל בָּעֵ֥ת הַהִֽיא:
5And she sat under the palm tree of Deborah, between Ramah and Beth-el, in the mountain of Ephraim; and the children of Israel came up to her for judgment. הוְ֠הִיא יוֹשֶׁ֨בֶת תַּֽחַת־תֹּ֜מֶר דְּבוֹרָ֗ה בֵּ֧ין הָרָמָ֛ה וּבֵ֥ין בֵּֽית־אֵ֖ל בְּהַ֣ר אֶפְרָ֑יִם וַיַּעֲל֥וּ אֵלֶ֛יהָ בְּנֵ֥י יִשְׂרָאֵ֖ל לַמִּשְׁפָּֽט:
6And she sent and called Barak the son of Abinoam out of Kedesh-naphtali. And she said to him, “Indeed the Lord, God of Israel, commanded, ‘Go and draw toward Mount Tabor, and take with you ten thousand men of the children of Naphtali and of the children of Zebulun. ווַתִּשְׁלַ֗ח וַתִּקְרָא֙ לְבָרָ֣ק בֶּן־אֲבִינֹ֔עַם מִקֶּ֖דֶשׁ נַפְתָּלִ֑י וַתֹּ֨אמֶר אֵלָ֜יו הֲלֹ֥א צִוָּ֣ה | יְהֹוָ֣ה אֱלֹהֵֽי־יִשְׂרָאֵ֗ל לֵ֚ךְ וּמָֽשַׁכְתָּ֙ בְּהַ֣ר תָּב֔וֹר וְלָקַחְתָּ֣ עִמְּךָ֗ עֲשֶֹ֚רֶת אֲלָפִים֙ אִ֔ישׁ מִבְּנֵ֥י נַפְתָּלִ֖י וּמִבְּנֵ֥י זְבֻלֽוּן:
7And I shall draw to you, to the brook Kishon, Sisera, the chieftain of Jabin’s army, with his chariots and his multitude; and I will give him into your hand.’ “ זוּמָשַׁכְתִּ֨י אֵלֶ֜יךָ אֶל־נַ֣חַל קִישׁ֗וֹן אֶת־סִֽיסְרָא֙ שַׂר־צְבָ֣א יָבִ֔ין וְאֶת־רִכְבּ֖וֹ וְאֶת־הֲמוֹנ֑וֹ וּנְתַתִּ֖יהוּ בְּיָדֶֽךָ:
8And Barak said to her, “If you will go with me then I shall go, but if you will not go with me, I shall not go.” חוַיֹּ֚אמֶר אֵלֶ֙יהָ֙ בָּרָ֔ק אִם־תֵּלְכִ֥י עִמִּ֖י וְהָלָ֑כְתִּי וְאִם־לֹ֥א תֵלְכִ֛י עִמִּ֖י לֹ֥א אֵלֵֽךְ:
9And she said, “I shall surely go with you, but your glory will not be on the way which you go, for into the hand of a woman will the Lord deliver Sisera.” And Deborah arose and went with Barak to Kedesh. טוַתֹּ֜אמֶר הָלֹ֧ךְ אֵלֵ֣ךְ עִמָּ֗ךְ אֶ֚פֶס כִּי֩ לֹ֨א תִֽהְיֶ֜ה תִּֽפְאַרְתְּךָ֗ עַל־הַדֶּ֙רֶךְ֙ אֲשֶׁ֣ר אַתָּ֣ה הוֹלֵ֔ךְ כִּ֣י בְֽיַד־אִשָּׁ֔ה יִמְכֹּ֥ר יְהֹוָ֖ה אֶת־סִֽיסְרָ֑א וַתָּ֧קָם דְּבוֹרָ֛ה וַתֵּ֥לֶךְ עִם־בָּרָ֖ק קֵֽדְשָׁה:
10And Barak gathered Zebulun and Naphtali to Kedesh; and ten thousand men went up at his feet; and Deborah went up with him. יוַיַּזְעֵ֨ק בָּרָ֜ק אֶת־זְבוּלֻ֚ן וְאֶת־נַפְתָּלִי֙ קֶ֔דְשָׁה וַיַּ֣עַל בְּרַגְלָ֔יו עֲשֶֹ֥רֶת אַלְפֵ֖י אִ֑ישׁ וַתַּ֥עַל עִמּ֖וֹ דְּבוֹרָֽה:
11Now Heber the Kenite had separated from the Kenites, of the children of Hobab the father-in-law of Moses; and he pitched his tent as far as Elon-bezaanannim, which is by Kedesh. יאוְחֶ֚בֶר הַקֵּינִי֙ נִפְרָ֣ד מִקַּ֔יִן מִבְּנֵ֥י חֹבָ֖ב חֹתֵ֣ן משֶׁ֑ה וַיֵּ֣ט אָהֳל֔וֹ עַד־אֵל֥וֹן בְּצַעֲנַנִּ֖ים (כתיב בְּצַעֲנַּ֖יִם) אֲשֶׁ֥ר אֶת־קֶֽדֶשׁ:
12And they told Sisera that Barak, the son of Abinoam, had gone up to Mount Tabor. יבוַיַּגִּ֖דוּ לְסִֽיסְרָ֑א כִּ֥י עָלָ֛ה בָּרָ֥ק בֶּן־אֲבִינֹ֖עַם הַר־תָּבֽוֹר:
13And Sisera gathered all his chariots, nine hundred iron chariots, and all the people that were with him, from Harosheth-goiim, to the brook Kishon. יגוַיַּזְעֵ֨ק סִֽיסְרָ֜א אֶת־כָּל־רִכְבּ֗וֹ תְּשַׁ֚ע מֵאוֹת֙ רֶ֣כֶב בַּרְזֶ֔ל וְאֶת־כָּל־הָעָ֖ם אֲשֶׁ֣ר אִתּ֑וֹ מֵחֲר֥שֶׁת הַגּוֹיִ֖ם אֶל־נַ֥חַל קִישֽׁוֹן:
14And Deborah said to Barak, “Rise, for this is the day which the Lord has given Sisera into your hand. Did not the Lord go out before you?” And Barak went down from Mount Tabor, with ten thousand men after him. ידוַתֹּאמֶר֩ דְּבֹרָ֨ה אֶל־בָּרָ֜ק ק֗וּם כִּ֣י זֶ֚ה הַיּוֹם֙ אֲשֶׁר֩ נָתַ֨ן יְהֹוָ֚ה אֶת־סִֽיסְרָא֙ בְּיָדֶ֔ךָ הֲלֹ֥א יְהֹוָ֖ה יָצָ֣א לְפָנֶ֑יךָ וַיֵּ֚רֶד בָּרָק֙ מֵהַ֣ר תָּב֔וֹר וַעֲשֶֹ֧רֶת אֲלָפִ֛ים אִ֖ישׁ אַחֲרָֽיו:
15And the Lord confused Sisera and all the chariots and all of the camp with the edge of the sword before Barak; and Sisera alighted from his chariot, and fled on foot. טווַיָּ֣הָם יְ֠הֹוָה אֶת־סִֽיסְרָ֨א וְאֶת־כָּל־הָרֶ֧כֶב וְאֶת־כָּל־הַֽמַּחֲנֶ֛ה לְפִי־חֶ֖רֶב לִפְנֵ֣י בָרָ֑ק וַיֵּ֧רֶד סִֽיסְרָ֛א מֵעַ֥ל הַמֶּרְכָּבָ֖ה וַיָּ֥נָס בְּרַגְלָֽיו:
16And Barak pursued the chariots and the camp, to Harosheth-goiim; and all of Sisera’s camp fell by the edge of the sword, not even one was left. טזוּבָרָ֗ק רָדַ֞ף אַחֲרֵ֚י הָרֶ֙כֶב֙ וְאַחֲרֵ֣י הַֽמַּחֲנֶ֔ה עַ֖ד חֲר֣שֶׁת הַגּוֹיִ֑ם וַיִּפֹּ֞ל כָּל־מַחֲנֵ֚ה סִֽיסְרָא֙ לְפִי־חֶ֔רֶב לֹ֥א נִשְׁאַ֖ר עַד־אֶחָֽד:
17And Sisera fled on foot to the tent of Jael, the wife of Heber the Kenite; for there was peace between Jabin the king of Hazor and the house of Heber the Kenite. יזוְסִֽיסְרָא֙ נָ֣ס בְּרַגְלָ֔יו אֶל־אֹ֣הֶל יָעֵ֔ל אֵ֖שֶׁת חֶ֣בֶר הַקֵּינִ֑י כִּ֣י שָׁל֗וֹם בֵּ֚ין יָבִ֣ין מֶֽלֶך־חָצ֔וֹר וּבֵ֕ין בֵּ֖ית חֶ֥בֶר הַקֵּינִֽי:
18And Jael went out to meet Sisera and said to him, “Turn in, my lord, turn in to me; fear not.” And he turned in to her into the tent, and she covered him with a garment. יחוַתֵּצֵ֣א יָעֵל֘ לִקְרַ֣את סִֽיסְרָא֒ וַתֹּ֣אמֶר אֵלָ֗יו סוּרָ֧ה אֲדֹנִ֛י סוּרָ֥ה אֵלַ֖י אַל־תִּירָ֑א וַיָּ֚סַר אֵלֶ֙יהָ֙ הָאֹ֔הֱלָה וַתְּכַסֵּ֖הוּ בַּשְּׂמִיכָֽה:
19And he said to her, “Give me now a little water to drink, for I am thirsty;” and she opened the flask of milk and gave him to drink, and covered him. יטוַיֹּ֧אמֶר אֵלֶ֛יהָ הַשְׁקִינִי־נָ֥א מְעַט־מַ֖יִם כִּ֣י צָמֵ֑אתִי וַתִּפְתַּ֞ח אֶת־נֹ֧אוד הֶחָלָ֛ב וַתַּשְׁקֵ֖הוּ וַתְּכַסֵּֽהוּ:
20And he said to her, “Stand in the doorway of the tent; and it shall be, if any man comes and asks you and says, ‘Is a man here?,’ then you shall say, ‘There is not.’ “ כוַיֹּ֣אמֶר אֵלֶ֔יהָ עֲמֹ֖ד פֶּ֣תַח הָאֹ֑הֶל וְהָיָה֩ אִם־אִ֨ישׁ יָב֜וֹא וּשְׁאֵלֵ֗ךְ וְאָמַ֛ר הֲיֵֽשׁ־פֹּ֥ה אִ֖ישׁ וְאָמַ֥רְתְּ אָֽיִן:
21And Jael, the wife of Heber, took the tent-pin, and placed the hammer in her hand, and came to him stealthily, and thrust the pin into his temple, and it pierced through into the ground; and he was in a deep sleep and weary; and he died. כאוַתִּקַּ֣ח יָעֵ֣ל אֵֽשֶׁת־חֶ֠בֶר אֶת־יְתַ֨ד הָאֹ֜הֶל וַתָּ֧שֶׂם אֶת־הַמַּקֶּ֣בֶת בְּיָדָ֗הּ וַתָּב֚וֹא אֵלָיו֙ בַּלָּ֔אט וַתִּתְקַ֚ע אֶת־הַיָּתֵד֙ בְּרַקָּת֔וֹ וַתִּצְנַ֖ח בָּאָ֑רֶץ וְהֽוּא־נִרְדָּ֥ם וַיָּ֖עַף וַיָּמֹֽת:
22And behold, Barak pursued Sisera, and Jael came out to meet him, and she said to him, “Come and I will show you the man whom you seek,” and he came to her, and behold, Sisera lay dead, and the pin was in his temple. כבוְהִנֵּ֣ה בָרָק֘ רֹדֵ֣ף אֶת־סִֽיסְרָא֒ וַתֵּצֵ֚א יָעֵל֙ לִקְרָאת֔וֹ וַתֹּ֣אמֶר ל֔וֹ לֵ֣ךְ וְאַרְאֶ֔ךָּ אֶת־הָאִ֖ישׁ אֲשֶׁר־אַתָּ֣ה מְבַקֵּ֑שׁ וַיָּבֹ֣א אֵלֶ֔יהָ וְהִנֵּ֚ה סִֽיסְרָא֙ נֹפֵ֣ל מֵ֔ת וְהַיָּתֵ֖ד בְּרַקָּתֽוֹ:
23And God subdued on that day Jabin the king of Canaan, before the children of Israel. כגוַיַּכְנַ֚ע אֱלֹהִים֙ בַּיּ֣וֹם הַה֔וּא אֵ֖ת יָבִ֣ין מֶֽלֶךְ־כְּנָ֑עַן לִפְנֵ֖י בְּנֵ֥י יִשְׂרָאֵֽל:
24And the hand of the children of Israel prevailed constantly harder against Jabin the king of Canaan, until they had destroyed Jabin, king of Canaan. כדוַתֵּ֜לֶךְ יַ֚ד בְּנֵֽי־יִשְׂרָאֵל֙ הָל֣וֹךְ וְקָשָׁ֔ה עַ֖ל יָבִ֣ין מֶֽלֶךְ־כְּנָ֑עַן עַ֚ד אֲשֶׁ֣ר הִכְרִ֔יתוּ אֵ֖ת יָבִ֥ין מֶֽלֶךְ־כְּנָֽעַן:

Judges Chapter 5

1Now Deborah and Barak the son of Abinoam sang on that day, saying. אוַתָּ֣שַׁר דְּבוֹרָ֔ה וּבָרָ֖ק בֶּן־אֲבִינֹ֑עַם בַּיּ֥וֹם הַה֖וּא לֵאמֹֽר:
2“When breaches are made in Israel, when the people offer themselves willingly, bless the Lord. בבִּפְרֹ֚עַ פְּרָעוֹת֙ בְּיִשְׂרָאֵ֔ל בְּהִתְנַדֵּ֖ב עָ֑ם בָּֽרְכ֖וּ יְהֹוָֽה:
3Hear, O kings, give ear, O princes; I, to the Lord I shall sing, I shall sing to the Lord, the God of Israel. גשִׁמְע֣וּ מְלָכִ֔ים הַאֲזִ֖ינוּ רֹֽזְנִ֑ים אָֽנֹכִ֗י לַֽיהֹוָה֙ אָנֹכִ֣י אָשִׁ֔ירָה אֲזַמֵּ֕ר לַֽיהֹוָ֖ה אֱלֹהֵ֥י יִשְׂרָאֵֽל:
4Lord, when You went forth out of Seir, when You marched out of the field of Edom, the earth trembled, the heavens also dripped; also the clouds dripped water. דיְהֹוָ֗ה בְּצֵאתְךָ֚ מִשֵּׂעִיר֙ בְּצַעְדְּךָ֙ מִשְּׂדֵ֣ה אֱד֔וֹם אֶ֣רֶץ רָעָ֔שָׁה גַּם־שָׁמַ֖יִם נָטָ֑פוּ גַּם־עָבִ֖ים נָ֥טְפוּ מָֽיִם:
5The mountains melted at the presence of the Lord, this (was at) Sinai, because of the presence of the Lord, the God of Israel. ההָרִ֥ים נָזְל֖וּ מִפְּנֵ֣י יְהֹוָ֑ה זֶ֣ה סִינַ֔י מִפְּנֵ֕י יְהֹוָ֖ה אֱלֹהֵ֥י יִשְׂרָאֵֽל:
6In the days of Shamgar the son of Anath, in the days of Jael, caravans ceased, and travellers walked on crooked paths. ובִּימֵ֞י שַׁמְגַּ֚ר בֶּן־עֲנָת֙ בִּימֵ֣י יָעֵ֔ל חָדְל֖וּ אֳרָח֑וֹת וְהֹלְכֵ֣י נְתִיב֔וֹת יֵלְכ֕וּ אֳרָח֖וֹת עֲקַלְקַלּֽוֹת:
7The open cities ceased, in Israel they ceased, until I Deborah arose; I arose as a mother in Israel. זחָדְל֧וּ פְרָז֛וֹן בְּיִשְׂרָאֵ֖ל חָדֵ֑לּוּ עַ֚ד שַׁקַּ֙מְתִּי֙ דְּבוֹרָ֔ה שַׁקַּ֥מְתִּי אֵ֖ם בְּיִשְׂרָאֵֽל:
8When they chose new gods, then there was war in the cities; was there seen a shield or a spear (when the) forty thousand (went against) Israel? חיִבְחַר֙ אֱלֹהִ֣ים חֲדָשִׁ֔ים אָ֖ז לָחֶ֣ם שְׁעָרִ֑ים מָגֵ֚ן אִם־יֵֽרָאֶה֙ וָרֹ֔מַח בְּאַרְבָּעִ֥ים אֶ֖לֶף בְּיִשְׂרָאֵֽל:
9My heart is toward the lawgivers of Israel, that offered themselves willingly among the people, (saying,) ‘Bless the Lord.’ טלִבִּי֙ לְחוֹקְקֵ֣י יִשְׂרָאֵ֔ל הַמִּֽתְנַדְּבִ֖ים בָּעָ֑ם בָּרֲכ֖וּ יְהֹוָֽה:
10The riders of white donkeys, those that sit in judgment, and those that walk on the path, tell of it. ירֹכְבֵי֩ אֲתֹנ֨וֹת צְחֹר֜וֹת ישְׁבֵ֧י עַל־מִדִּ֛ין וְהֹלְכֵ֥י עַל־דֶּ֖רֶךְ שִֹֽיחוּ:
11Instead of the noise of adversaries, between the places of drawing water, there they will tell the righteous acts of the Lord, the righteous acts of restoring open cities in Israel. Then the people of the Lord went down to the cities. יאמִקּ֣וֹל מְחַֽצְצִ֗ים בֵּ֚ין מַשְׁאַבִּ֔ים שָׁ֚ם יְתַנּוּ֙ צִדְק֣וֹת יְהֹוָ֔ה צִדְקֹ֥ת פִּרְזֹנ֖וֹ בְּיִשְׂרָאֵ֑ל אָ֛ז יָרְד֥וּ לַשְּׁעָרִ֖ים עַם־יְהֹוָֽה:
12Praise! Praise! Deborah. Praise! Praise! Utter a song. Arise Barak, and capture your captives, son of Abinoam. יבעוּרִ֚י עוּרִי֙ דְּבוֹרָ֔ה ע֥וּרִי ע֖וּרִי דַּבְּרִי־שִׁ֑יר ק֥וּם בָּרָ֛ק וּֽשֲׁבֵ֥ה שֶׁבְיְךָ֖ בֶּן־אֲבִינֹֽעַם:
13Then ruled a remnant among the mighty of the nations; the Lord dominated the strong for me. יגאָ֚ז יְרַ֣ד שָׂרִ֔יד לְאַדִּירִ֖ים עָ֑ם יְהֹוָ֕ה יְרַד־לִ֖י בַּגִּבּוֹרִֽים:
14Out of Ephraim, whose root was against Amalek; after you (will be) Benjamin with your abaters; out of Machir came down officers, and out of Zebulun they that handle the pen of the scribe. ידמִנִּ֣י אֶפְרַ֗יִם שָׁרְשָׁם֙ בַּעֲמָלֵ֔ק אַחֲרֶ֥יךָ בִנְיָמִ֖ין בַּֽעֲמָמֶ֑יךָ מִנִּ֣י מָכִ֗יר יָֽרְדוּ֙ מְחֹ֣קְקִ֔ים וּמִ֨זְּבוּלֻ֔ן מֹשְׁכִ֖ים בְּשֵׁ֥בֶט סֹפֵֽר:
15And the princes of Issachar were with Deborah, as was Issachar with Barak; into the valley they rushed forth with their feet. (But) among the divisions of Reuben, (there were) great resolves of heart. טווְשָׂרַ֚י בְּיִשָּׂשׂכָר֙ עִם־דְּבֹרָ֔ה וְיִשָּׂשׂכָר֙ כֵּ֣ן בָּרָ֔ק בָּעֵ֖מֶק שֻׁלַּ֣ח בְּרַגְלָ֑יו בִּפְלַגּ֣וֹת רְאוּבֵ֔ן גְּדֹלִ֖ים חִקְקֵי־לֵֽב:
16Why do you sit between the borders, to hear the bleatings of the flocks? At the divisions of Reuben, (there are) great searchings of heart. טזלָ֣מָּה יָשַׁ֗בְתָּ בֵּ֚ין הַֽמִּשְׁפְּתַ֔יִם לִשְׁמֹ֖עַ שְׁרִק֣וֹת עֲדָרִ֑ים לִפְלַגּ֣וֹת רְאוּבֵ֔ן גְּדוֹלִ֖ים חִקְרֵי־לֵֽב:
17Gilead abides beyond the Jordan; and Dan, why does he gather into the ships? Asher dwelt at the shore of the seas, and by his breaches he abides. יזגִּלְעָ֗ד בְּעֵ֚בֶר הַיַּרְדֵּן֙ שָׁכֵ֔ן וְדָ֕ן לָ֥מָּה יָג֖וּר אֳנִיּ֑וֹת אָשֵׁ֗ר יָשַׁב֙ לְח֣וֹף יַמִּ֔ים וְעַ֥ל מִפְרָצָ֖יו יִשְׁכּֽוֹן:
18Zebulun is a people that jeopardized their lives to die, as did Naphtali, upon the high places of the field. יחזְבֻל֗וּן עַ֣ם חֵרֵ֥ף נַפְשׁ֛וֹ לָמ֖וּת וְנַפְתָּלִ֑י עַ֖ל מְרוֹמֵ֥י שָׂדֶֽה:
19The kings came and fought; then fought the kings of Canaan in Taanach by the waters of Megiddo; they took no gain of money. יטבָּ֚אוּ מְלָכִים֙ נִלְחָ֔מוּ אָ֚ז נִלְחֲמוּ֙ מַלְכֵ֣י כְנַ֔עַן בְּתַעְנַ֖ךְ עַל־מֵ֣י מְגִדּ֑וֹ בֶּ֥צַע כֶּ֖סֶף לֹ֥א לָקָֽחוּ:
20From heaven they fought; the stars from their courses fought against Sisera. כמִן־שָׁמַ֖יִם נִלְחָ֑מוּ הַכּֽוֹכָבִים֙ מִמְּסִלּוֹתָ֔ם נִלְחֲמ֖וּ עִם־סִיסְרָֽא:
21The brook Kishon swept them away, that ancient brook, the brook Kishon; tread down, O my soul, (their) strength. כאנַ֚חַל קִישׁוֹן֙ גְּרָפָ֔ם נַ֥חַל קְדוּמִ֖ים נַ֣חַל קִישׁ֑וֹן תִּדְרְכִ֥י נַפְשִׁ֖י עֹֽז:
22Then were pounded the heels of the horses by reason of the prancings, the prancings of their mighty ones. כבאָ֥ז הָלְמ֖וּ עִקְּבֵי־ס֑וּס מִֽדַּהֲר֖וֹת דַּהֲר֥וֹת אַבִּירָֽיו:
23‘Curse you Meroz,’ said the messenger of the Lord, ‘curse you bitterly (you) inhabitants thereof,’ because they came not to the aid of the Lord, to the aid of the Lord against the mighty. כגא֣וֹרוּ מֵר֗וֹז אָמַר֙ מַלְאַ֣ךְ יְהֹוָ֔ה אֹ֥רוּ אָר֖וֹר יֹשְׁבֶ֑יהָ כִּ֚י לֹֽא־בָ֙אוּ֙ לְעֶזְרַ֣ת יְהֹוָ֔ה לְעֶזְרַ֥ת יְהֹוָ֖ה בַּגִּבּוֹרִֽים:
24Blessed above women shall Jael, the wife of Heber the Kenite, be; above women in the tent shall she be blessed. כדתְּבֹרַךְ֙ מִנָּשִׁ֔ים יָעֵ֕ל אֵ֖שֶׁת חֶ֣בֶר הַקֵּינִ֑י מִנָּשִׁ֥ים בָּאֹ֖הֶל תְּבֹרָֽךְ:
25Water he requested, (but) milk she gave him: in a lordly bowl she brought him cream. כהמַ֥יִם שָׁאַ֖ל חָלָ֣ב נָתָ֑נָה בְּסֵ֥פֶל אַדִּירִ֖ים הִקְרִ֥יבָה חֶמְאָֽה:
26She put forth her hand to the pin, and her right hand to strike the weary; she struck Sisera, pierced his head, and wounded and penetrated his temple. כויָדָהּ֙ לַיָּתֵ֣ד תִּשְׁלַ֔חְנָה וִֽימִינָ֖הּ לְהַלְמ֣וּת עֲמֵלִ֑ים וְהָלְמָ֚ה סִֽיסְרָא֙ מָחֲקָ֣ה רֹאשׁ֔וֹ וּמָחֲצָ֥ה וְחָלְפָ֖ה רַקָּתֽוֹ:
27At her feet he sank, fell, lay; at her feet he sank (and) fell; where he sank, there he fell down dead. כזבֵּ֣ין רַגְלֶ֔יהָ כָּרַ֥ע נָפַ֖ל שָׁכָ֑ב בֵּ֚ין רַגְלֶ֙יהָ֙ כָּרַ֣ע נָפָ֔ל בַּאֲשֶׁ֣ר כָּרַ֔ע שָׁ֖ם נָפַ֥ל שָׁדֽוּד:
28Through the window the mother of Sisera looked forth, and peered through the window; why is his chariot late in coming? Why tarry the strides of his chariots? כחבְּעַד֩ הַחַלּ֨וֹן נִשְׁקְפָ֧ה וַתְּיַבֵּ֛ב אֵ֥ם סִֽיסְרָ֖א בְּעַ֣ד הָֽאֶשְׁנָ֑ב מַדּ֗וּעַ בֹּשֵׁ֚שׁ רִכְבּוֹ֙ לָב֔וֹא מַדּ֣וּעַ אֶֽחֱר֔וּ פַּעֲמֵ֖י מַרְכְּבוֹתָֽיו:
29The wisest of her princesses answer her, she too returns answers to herself. כטחַכְמ֥וֹת שָׂרוֹתֶ֖יהָ תַּעֲנֶ֑ינָּה אַף־הִ֕יא תָּשִׁ֥יב אֲמָרֶ֖יהָ לָֽהּ:
30‘Are they not finding (and) dividing the spoils? A damsel, two damsels to every man; a spoil of dyed garments to Sisera, a spoil of dyed garments of embroidery; dyed garments of embroidery for the neck of the spoiler.’ להֲלֹ֨א יִמְצְא֜וּ יְחַלְּק֣וּ שָׁלָ֗ל רַ֚חַם רַחֲמָתַ֙יִם֙ לְרֹ֣אשׁ גֶּ֔בֶר שְׁלַ֚ל צְבָעִים֙ לְסִ֣יסְרָ֔א שְׁלַ֥ל צְבָעִ֖ים רִקְמָ֑ה צֶ֥בַע רִקְמָתַ֖יִם לְצַוְּארֵ֥י שָׁלָֽל:
31So may perish all Your enemies, O Lord; but they that love Him (should be) as the sun when he goes forth in his might.” And the land rested forty years. לאכֵּ֠ן יֹאבְד֚וּ כָל־אוֹיְבֶ֙יךָ֙ יְהֹוָ֔ה וְאֹ֣הֲבָ֔יו כְּצֵ֥את הַשֶּׁ֖מֶשׁ בִּגְבֻרָת֑וֹ וַתִּשְׁקֹ֥ט הָאָ֖רֶץ אַרְבָּעִ֥ים שָׁנָֽה:

Canto de Débora

JUECES 4:4 – 5:31

(4) Por entonces juzgaba en Israel Débora (Devora), una profetisa, mujer de Lapidot.

(5) Y se sentaba bajo la palmera de Débora entre Ramá y Bet El en la serranía de Efraín, y los hijos de Israel venían a ella para que los juzgara.

(6) Y ella hizo llamar a Barac, hijo de Abinoam (Avinóam), (que estaba) en Cades Neftalí y le dijo: “¿No ha ordenado el Eterno, Dios de Israel, diciendo: “Anda y avanza hacia el monte Tabor (Tavor), y torna contigo diez mil hombres de los hijos de Neftalí(Naftalí) y de los hijos de Zabulón (Zevulun)”?

(7) Y atraeré al arroyo Cisón (Kíshon) a Sísara, el comandante del ejercito de Jabín, con sus carros y sus múltitudes, y Yo lo entregaré en tu mano”.

(8) Y Barac le respondió: “Si tú vienes conmigo, entonces iré; mas si no vienes conmigo, no iré”.

(9) Entonces ella dijo: “De seguro iré contigo, mas no será tuya la gloria de la jornada que vas a emprender porque el Eterno entregará a Sísara en manos de una mujer” . Y se levantó Débora y fue con Barac a Cades.

(10) Barac convocó a Zabulón y a Neftalí para que se reunieran en Cades, y subieron diez mil hombres en pos de él, y Débora subió con el.

(11) Y Jeber (Jéver) el cineo se había separado de los demás cineos o sea de Jobab (Jovav), cuñado de Moisés, y había emplazado sus tiendas hasta el encinar de Zaanaïm (Elón Betzaanáyím), que está junto a Cades.

(12) Y le dijeron a Sísara que Barac, el hijo de Abinoam había subido al monte Tabor.

(13) Y Sísara reunió todos los carros, novecientos carros de hierro y a toda la gente que estaba con él, desde Jaroset Goïm hasta el arroyo Cisón.

(14) Y Débora le dijo a Barac: “¡Levante, que éste es el día en que el Eterno ha entregado a Sísara en tu mano! ¿Acaso no ha salido el Eterno delante de ti?” De tal suerte, Barac bajó del monte Tabor y diez mil hombres bajaron con él.

(15) Y el Eterno desbarató a Sísara, con todos sus carros y todo su ejército, a filo de espada ante Barac, y Sísara descendió de su carro y huyó.

(16) pero Barac persiguió a los carros y al ejército hasta Joraset Goïm, y todo el ejército de Sísara cayó a filo de espada, no quedando hombre indemne.

(17)Pero Sísara huyó corriendo a la tienda de Jael(Yael), la mujer de Jevér cineo; porque había paz entre Jabín, rey de Jazor(Jatzor), y la casa de Jeber cineo.

(18) Y Jael salió al encuentro de Sísara y le dijo: “¡Entra, señor mío, entra aquí! No temas”. Entonces él entró en la tienda de ella, y ella lo cubrió con una manta.

(19) Y él le dijo: “Dáme, te lo ruego, un poco de agua para beber, porque tengo sed”. Y ella abrió un odre de leche, y le dio de beber y le volvió a tapar.

(20) Y él le dijo: “Quédate en la puerta de la tienda, y será que cuando alguien venga y te pregunte: ¿hay alguien aquí?, tú le contestarás que no”.

(21) Y tomó Jael, la mujer de Jeber, una estaca de la tienda, asió un martillo y fue calladamente hacia él, clavó la estaca en su sien y lo hincó en tierra; porque él había caído en profundo sueño. De tal modo que murió.

(22) Y he aquí que cuando llegó Barac en persecución de Sísara, Jale fue a su encuentro y le dijo: “Ven y te mostraré al hombre a quien buscas”. Y él vino hacia ella y vio a Sísara caído, muerto, con la estaca clavada en la sien.

(23) Así Dios doblegó ese día a Jabín, rey de Canaán, ante los hijos de Israel.

(24) Y la mano de los hijos de Israel prevaleció más y más contra Jabín, rey de Canaán, hasta que destruyeron a Jabín, rey de Canaán.

5(1) Entonces cantaron Débora y Barac, hijo de Abinoam, ese día, diciendo:

(2) Cuando los hombres se dejan crecer sus cabellos en Israel (como para ir a la guerra), cuando el pueblo se brinda voluntariamente, bendecid al Eterno.

(3) ¡Oíd, reyes! ¡Prestad atención, oh príncipes!. Cantaré al Eterno; cantaré alabanzas al Eterno, el Dios de Israel!.

(4) ¡Oh Señor!. Cuando Tú saliste de Seïr (Seyir), cuando marchaste del campo de Edom, la tierra tembló; también los cielos se estremecieron y las nubes derramaron agua.

(5) Las montañas se sacudieron ante la presencia del Eterno, y el mismo Sinaí, ante la presencia del Eterno, el Dios de Israel.

(6) En los días de Samgar, el hijo de Anat, en los días de Jael, los caminos estaban desiertos y los viandantes andaban por senderos desviados.

(7) Desiertos estaban los campos de Israel. Estuvieron desiertos hasta que me levanté yo, Débora. Yo me levanté, una madre para Israel.

(8) Escogieron nuevos dioses y luego hubo guerra ante los portones de las ciudades. ¿Se veía acaso escudo o lanza entre los cuarenta mil de Israel?

(9) Mi corazón está por los jefes de Israel y por los que se ofrecieron voluntariamente entre los pueblos. ¡Bendecid al Eterno!

(10) Los que cabalgáis en asnas blancas, los que os sentáis sobre alfombras y los que andáis por el camino, contadlo,

(11) más alto que la voz de los arqueros, junto a los abrevaderos. allí volverán a contar las acciones justas del Eterno, y también las acciones justas de sus jefes en Israel. ¡Ya baja a las puertas el pueblo del Eterno!

(12) ¡Despierta, despierta, Débora! ¡Despierta, despierta, entona un cántico!. ¡Despierta, Barac, llévate tus cautivos, oh hijo de Abínoam!

(13) Entonces Él hizo que los pequeños derrotarán a los grandes. El Eterno me confirió dominio sobre los poderosos.

(14) De Efraín vinieron aquellos cuya raíz está en Amalec, después de ti, Benjamín, entre tus gentes. De Maquir (Mayir) bajaron los jefes. Y de Zabulón los escribientes. Como fue Isacar, también fue Barac,

(15) y los principes de Isacar(Yisajar) fueron con Débora. Al valle se lanzaron siguiéndolo. Entre las divisiones de Rubén (Reuvén) había muchos corazones decididos.

(16) ¿Por qué pues te sentaste entre los rediles para oír los balidos de los rebaños? En las divisiones de Rubén había corazones cabales.

(17) Galaad (Guilád) permaneció (entre tanto) del otro lado del Jordán y Dan ¿por qué permaneció en los barcos? Aser (Asher) se sentó en la playa del mar y allí se quedó tranquilo.

(18) La de Zabulón es una gente que despreció su vida hasta la muerte, y también Neftalí, sobre las alturas del campo.

(19) Vinieron los reyes y pelearon. Entonces pelearon los reyes de Canaán, en Taanac (Taanaj), junto a las aguas de Meguido.No percibieron por ello dinero alguno.

(20) Desde el cielo pelearon. Las estrellas en su curso pelearon contra Sísara.

(21) El torrente del Cisón, los barrió; ese viejo arroyo, el arroyo Cisón. ¡Aplasta, oh alma mía, a los poderosos!

(22) Entonces piafaban las pezuñas de los caballos, por las cabriolas, las cabriolas de sus valientes.

(23) Maldecid a Meroz, dice el ángel del Eterno, maldecid amargamente a sus habitantes, porque no vinieron a ayudar al Eterno, maldecid amargamente a sus habitantes, porque no vinieron a ayudar al Eterno, a ayudar al Eterno contra los poderosos.

(24) Bendita sea Jale entre las mujeres, la mujer de Jeber el cineo. Sobre las mujeres moradoras en tiendas, sea ella bendita.

(25) Agua pidió; leche le dio ella. En regio vaso le trajo leche cuajada.

(26) Tendió la mano izquierda a la estaca y su mano derecha al martillo de obreros. Y con el martillo hirió a Sísara, golpeándole la estaca contra la cabeza. Sí,  se la perforó a través de la sien.

(27) A sus pies cayó y quedó tendido. A sus pies quedó tendido. Donde cayó, allí mismo quedó muerto.

(28) Desde la ventana, una mujer mira atentamente. Clama la madre de Sísara entre celosías ¿Por qué tarda tanto su carro en venir? ¿Por qué se demora así las ruedas de su carro?

(29) Las más sabias de las damas de la corte responden a sus interrogantes y ella se da a sí misma la respuesta.

(30) ¿ No están hallando despojos y no están repartidas ? Una doncella, dos doncellas para cada hombre. para Sísara un despojo de vestimentas multicolor, un despojo de diversos colores recamado. Dos prendas recamadas para el cuello de cada saqueador; (31) Que así perezcan todos Tus enemigos, oh Señor y que los que Te amen sean como el sol en todo su esplendor. Y la tierra tuvo cuarenta años de descanso.

Miriam: Las panderetas de la Rebelión

La fuerza de las mujeres

¿Cuál fue la contribución de la mujer cantando? ¿Por qué Miriam y las mujeres cantando superaron a los hombres?
Rashi (Éxodo 15:20) explica cómo fue que las mujeres tenían esas panderetas. “Las mujeres virtuosas de esa generación estaban seguras que el Santo Bendito sea haría milagros para su pueblo, por eso prepararon panderetas y bailes (…)

Las Panderetas

Los instrumentos con los que cantaban y alababan a Di-s por los milagros que supieron que vendrían.

Atrapadas en la miseria, las mujeres no perdieron su visión. Lamentando más profundamente que cualquiera, que sus niños fueran asesinados y con su sensibilidad femenina y la de sus colegas masculinos,  las mujeres pudieron encontrar la fuerza para fortificarse y no perder la esperanza.

Las mujeres encontraron el espíritu de  rebelión Miriam . Ellas se rebelaron contra la depresión, que habría sido natural en tales circunstancias. Ellas se rebelaron contra la apatía. Se rebelaron contra la desesperación.

En su agonía, las mujeres prepararon las panderetas. Abanicaron la chispa de anhelar dentro de sus almas estropeadas hasta que creciera en un predominar, la llama inextinguible de fe.

Tan amargo como se volvieron sus vidas , su fe creció más fuerte.

¡Su única preocupación era preparase para cantar con las expresiones apropiadas de alegría por los milagros que estaban seguros que ocurrirían!

Ésta era la fuerza de Miriam. Una fuerza femenina nacida fuera de la amargura; una fe cosida entre la desesperación.

Ésta era la fuerza de las mujeres que dejaron Egipto, provisto con las panderetas y bailes de alegría y fe.

Y ésta es la fuerza de todas las mujeres.

Para leer el artículo completo:

chabad.org/library/jewish/Miriam-Las-panderetas-de-la-Rebelin

LOS SALMOS 68 (12 – 14)

(12) El Señor da la palabra. La mujeres que proclaman las noticias son un gran ejército.

(13) Huyen precipitadamente reyes de ejércitos, y la que se queda en casa reparte los despojos.

(14) Cuando os acostáis entre rediles, las alas de la paloma están cubiertas de plata, y sus plumas brillan como oro.

(15) Cuando el Todopoderoso dispersa reyes allí, cae nieve en el Salmón (Tzalmón).

Fuente de la foto:

https://www.chabad.org/calendar/view/day.htm

chabad.org/jewish/Who-Was-Deborah-the-Nurse

LA BIBLIA

HEBREO – ESPAÑOL

Versión Castellana

Conforme a la tradición judía

Por Moisés Katznelson

Advertisements

La fuerza de las Mujeres

PesajYPoderDeLaMujer500x291-SP

Pesaj y el poder de la mujer

https://www.youtube.com/watch?v=4ZfvPiWML9A

KZVg214238

Miriam: Las panderetas de la Rebelión

La fuerza de las mujeres

Amarga era la cuota diaria de los esclavos judíos en su exilio egipcio. Empezó firmemente como labor forzada y luego degenerada en actos de brutalidad indecible y horror, culminando con el decreto del Faraón de asesinar a todos los infantes masculinos recién nacidos y su posterior baño en la sangre de los niños judíos.

esclavos2

Mientras la labor física era deslomadora, el costo moral era semejante. La unidad familiar estaba aniquilada, las esposas separadas de sus maridos que fueron obligados a permanecer en sus sitios de trabajo en campos muy lejanos. Los judíos estaban desmoralizados y deprimidos, despojados de cualquier vestigio de dignidad o auto-respeto. Bajo el terror diario del látigo del capataz, parecía inútil la espera de un mejor mañana.

esclavismo1-130429141217-phpapp02-thumbnail-4

El corazón de la nación judía también se había embotado, sus mentes entorpecieron y sus cuerpos eran demasiado maltratados para mantener alguna fe.Un grupo de esclavos, sin embargo, no sucumbió, y llevó en sus corazones una chispa inextinguible de optimismo. Ellos retuvieron su dignidad humana, continuaron creyendo en una vida buena. Animando a sus familias diariamente con una fuerza sobrehumana y así permanecían seguros que sus Oraciones se contestarían.Este grupo de esclavos era las mujeres judías.“En mérito de las mujeres virtuosas de esa generación, nuestros antepasados se redimieron de Egipto.

6moises-enMadiam500 copia

Después de un día agotador de labor insoportable, las mujeres pulirían sus espejos y los usaban para embellecerse para sus esposos.Por la noche, las mujeres salían furtivamente, a los campamentos de los hombres llevándoles comida caliente y nutritiva. Calentaban el agua en los campos y bañaban las heridas de sus esposos.

sefora-esposa-de-moi

Las mujeres tuvieron palabras suaves, consoladoras. “No pierdan la esperanza. No seremos esclavos de estos malvados todas nuestras vidas. Tenemos la promesa de Di-s que Él tendrá misericordia de nosotros y nos redimirá.”Muchas mujeres concibieron durante estas visitas, dando a luz a los niños que asegurarían la continuidad del pueblo judío.¿Cómo estas mujeres judías descubrieron sus reservas de esperanza ante una situación tan desesperada?

6moises-enMadiam500

Las mujeres tenían un líder y una maestra para emular.Su nombre era Miriam.El Talmud dice: “Había tres líderes excelentes para Israel. Ellos eran Moisés, Aarón y Miriam”.Mientras Moisés y Aarón eran los líderes para todas las personas, “Miriam era la maestra de las mujeres” . Ella enseñaba con el ejemplo.¿De dónde derivaron su valor y visión?El nombre de Miriam tiene dos significados, ambos ejemplifican las calidades de su carácter.El primero, de la raíz hebrea mar, es “amargura”Miriam estuvo en el momento en que la opresión del destierro había llegado a tocar fondo. “Y ellos [los egipcios] amargaron [vayemareru, de la raíz mar] sus vidas con duro trabajo” (Éxodo 1:14).Nacida en el peor período de opresión del exilio, Miriam sentía la amargura y el dolor de su pueblo. Sus más tempranos años fueron formados por la dolorosa realidad del exilio judío.

Moises, MIrian y Aaróm

Dando testimonio de los asesinatos y del tormento, ella lloró con sus hermanos, mientras rezaba incesantemente sus plegarias, esperando más allá de la esperanza, un futuro mejor.Miriam se expuso personalmente a los decretos del malvado Faraón; nadie podía entender bien la amargura del destierro mejor que Miriam.El otro significado del nombre de Miriam es “rebelión” (de la raíz meri).A pesar de nacer en el periodo más difícil de la opresión, Miriam se rebeló en su más temprana edad contra la mentalidad del esclavo que engolfa a su pueblo.Aunque Miriam sentía agudo dolor, no sucumbiría a temer o desesperar. Ella se expuso a la abyecta crueldad, y no se rendía a la corrupción moral o apatía.

Mirian

Valientemente ella guardó vigilancia de la fe en la promesa de redención. Conocemos a Miriam cuando el nuevo Faraón asciende al trono egipcio. “Allí se levantó un nuevo rey sobre Egipto…Y él habló a las parteras hebreas, el nombre de una era Shifra y el nombre de la otra Pua”.”Y él dijo, ” Cuando ustedes asistan como parteras a las mujeres hebreas y las vean en el taburete de nacimiento, si es un varón, ustedes lo matarán, pero si es una niña, ella vivirá.A pesar de este decreto, “Las parteras temieron a Di-s y no actuaron como el rey de Egipto les ordenó…Y esto ocurrió porque las parteras temieron a Di-s que Él les hizo Casas” (Éxodo 1:8-17).

parteras

Rashi explica que los nombres de las parteras mencionados eran los nombres profesionales de Iojeved y Miriam.Iojeved (la madre de Miriam) se llamó Shifra porque era especialista embelleciendo (de la raíz shafar) y limpiando el recién nacido. Miriam, aunque todavía era una niña, era especialista arrullando (de la raíz pa”a) al recién nacido y calmando con su voz consoladora a niños que lloraban.Según el Midrash, Miriam se llamó Pua debido a otro episodio. “Ella reveló su cara descaradamente (de la raíz hofia) contra el Faraón pronunciando: ¡Desdichado este hombre, cuando Di-s lo vengue!”El Faraón estaba enfurecido con el comentario de Miriam y quiso matarla. Pero, Iojeved lo aplacó:” ¿Le va usted a prestar atención a ella? ¡Es como un niño que no comprende a quien le está hablando, o lo que está diciendo!”Miriam sólo tenía cinco años en ese momento. A pesar de sus años tiernos, Miriam se puso de pie valientemente ante el gobernante más poderoso en la tierra, reprendiéndolo audazmente por su crueldad hacia su pueblo.

pintura2-de-mujer

Ella era Miriam, la madre de la rebelión.Rebelándose contra el statu quo, luchando contra la apatía y la crueldad. Valientemente, ella y su madre desatendieron el decreto de Faraón de asesinar a los niños, incluso se ocuparon de su alimentación, de su comida y las necesidades para la supervivencia.Di-s recompensó a estas mujeres valientes concediéndoles las “Casas”-de ellas surgieron las dinastías de Sacerdocio, Levita y Majestad. Esta posición de liderazgo sólo podría ser ocupada por los descendientes de estas mujeres, con gran fuerza moral y fuertes convicciones, permitiéndoles de este modo que prevalecieran encima de cualquier acto de inmoralidad o injusticia.Otro incidente de la niñez de Miriam también refleja el carácter fuerte y su habilidad de estar de pie contra el statu quo, que a pesar de la situación del momento, encuentra una fe paciente en un futuro más prometedor.El Talmud relata que cuando el Faraón decretó que todos los bebés varones recién nacidos sean lanzados al Rio Nilo, Amram, el padre de Miriam, decidió divorciarse de su esposa. Como el líder preeminente de la generación, Amram estaba dando un ejemplo para todos los otros. Si ningún niño naciera, no se matarían bebés inocentes.Todos los hombres de la generación siguieron el ejemplo de Amram, divorciándose de sus propias esposas.Observando esto, Miriam se acercó a su padre diciendo: “¡Padre! Tu decreto es peor que el del Faraón. ¡El Faraón sólo decretó contra los varones, pero tú estás decretando que nuestro pueblo debe privarse de varones y mujeres!””El Faraón es un hombre malo y por consiguiente es improbable que su decreto siga en pie, pero tú eres virtuoso y tu decreto se llevará a cabo.”Además, el Faraón está haciendo sólo mal en este mundo. Los niños asesinados son inocentes y tienen una porción en el Mundo Venidero. Pero tu decreto los privará del próximo mundo, ¿si un niño nunca nace, cómo puede ganar una porción en el mundo venidero?”Debes volver a casarte con mi Madre. ¡Ella está destinada a dar nacimiento a un hijo que liberará al pueblo de Israel! “Miriam tenía seis años cuando confrontó a su padre. Sus palabras hicieron tan profundo impacto en él que él la llevó ante el Sanhedrin (la Corte Suprema judía) para repetir su petición.Los miembros del Sanhedrin respondieron a Amram, “Usted nos prohibió (a nosotros permanecer casados con nuestras esposas), usted debe permitirlo ahora.”Él dijo, “Debemos volver con nuestras esposas silenciosamente”Ellos contestaron, “¿Y quién les hará saber a todos los judíos que deben volver a casarse con sus esposas? “Amram puso a su esposa en una bonita Jupá (palio nupcial). Aarón y Miriam bailaron y cantaron ante ella, como ante una novia. ¡Miriam cantó repetidamente, “Mi madre está destinada a darle nacimiento a un hijo que liberará a Israel!”Aunque Iojeved tenía 130 años, su juventud volvió milagrosamente y se puso bonita como si tuviera quince años de edad.Incluso los ángeles se unieron a ellos cantando, “la alegre madre de niños. “Después de ver esto, el resto de los hombres judíos volvieron a casarse también con sus esposas. Una generación entera fue transformada, todo gracias al valor y la visión de la joven Miriam que tenía confianza de su profecía.

Исаак_Аскназий_Родители_Моисея

Poco después, Iojeved dio a luz a un hijo y vio que “él era bueno.” ¡En el momento que Moisés nació, la casa entera estaba llena de luz santa de su radiación Divina!. Amram besó a Miriam en su cabeza y le dijo, “¡Mi hija, tu profecía se ha cumplido!”Sin embargo, la felicidad de ese momento estaba destrozada con la cruda realidad de que ese niño varón sería tomado para ser matado.”Y cuando Iojeved no pudo ocultarlo más, lo colocó en una canastita… en la orilla del río. Su hermana (Miriam) estaba de pie a lo lejos, para ver lo que se hacía con él”. (Éxodo 2:3-4)

miriam-mother-baby-moses-GoodSalt-prcas1349

Cuándo ellos llevaron a Moisés al río, la descorazonada Iojeved golpeó a Miriam en la cabeza y dijo: “Mi hija, ¿dónde está ahora tu profecía? “Pero Miriam permanecía obstinada.Ella estaba de pie en el río para ver no si, sino cómo su profecía se desplegaba.Ella, también, sentía el dolor y amargor de su hermano que era llevado fuera de su familia. Pero al mismo tiempo, ella estaba llena de espíritu de rebelión-ella no sucumbiría a la desesperación.Esa era Miriam. Ella abarcó las cualidades duales de sentir por un lado la intensidad del dolor mientras se rebelaba al mismo tiempo contra lo que ella sostenía para intentar descubrir una semilla de fe y anhelo profundo.En el bosquecillo de los arbustos, Miriam vigiló de cerca la vida de su hermano. Ella fue quién dio testimonio a Batia, la hija de Faraón, quien fue a bañarse en el Rio Nilo.

miriam-and-baby-moses-2-1-GoodSalt-prcas1271

Descubriendo así la cesta al borde del río y oyendo los lamentos tristes del niño que estaba adentro, Batia decidió rescatar al niño.Era una Miriam segura de sí misma quién se acercó a Batia para sugerirle que llevara al bebé a lo de una nodriza hebrea. Sin que Batia sepa, Miriam devolvió a Moisés a su propia madre.Moisés permanecía en su casa, mientras absorbía una nutrición espiritual crucial en esos años tiernos hasta que fue destetado. Sólo después de estar provisto con el amor de sus padres y las enseñanzas, Moisés fue transferido al palacio real para empezar su papel como líder y redentor.Miriam estaba allí, de pie en el banco del Nilo, como si todo el futuro de su nación dependiera del destino incierto de ese niño que flotaba en esa pequeña cesta en ese gigantesco río.

moses

Pero nunca le faltó fe en la redención de su pueblo. Como líder de las mujeres, Miriam inculcó esta cualidad en sus corazones doloridos. Y, fue esta cualidad la que dio por resultado que las mujeres virtuosas fueran las proveedoras de la redención.Estamos ahora después de muchas décadas, en las orillas del Mar Rojo.Moisés había crecido, y vuelto de Midian como el redentor Divino designado por su pueblo. Hashem había enviado las diez maravillosas plagas para castigar la crueldad de los egipcios y librar a Su pueblo de la opresión.

10-plagas

Los judíos se marcharon triunfales de Egipto. Luego, como estaban siendo perseguidos por un rey recalcitrante y su ejército, Hashem dividió el mar milagrosamente, salvando así a Su pueblo y ahogando a sus enemigos.Finalmente, después de centenares de años en el exilio, sus enemigos habían quedado absolutamente frustrados y los judíos experimentaron una salvación completa, milagrosa. ¡La prueba que tuvieron que pasar los judíos en Egipto había terminado! Su servidumbre se había acabado y su redención era palpable.Estando de pie en las orillas del Mar Rojo, los iehudim, bajo la dirección de su líder, Moisés, empezaron a cantar el Shirat Haiam, una canción que expresa su gratitud y agradecimiento a Di-s.Y cuando Moisés y su nación concluyeron su canción, algo inexplicable pasó…”Y Miriam la profetisa, la hermana de Aarón, tomó una pandereta en su mano; y todas las mujeres siguieron con las panderetas, bailando. Y Miriam les contestó: ” Cantemos al Rey…” (Éxodo 15:20-21).Moisés y los hombres cantaron su canción.

7paso-mar-rojo600

Y entonces Miriam y las mujeres subieron para cantar la suya.Los hombres cantaron con sus voces. Pero la canción de las mujeres estaba compuesta por la voz, las panderetas y el baile. Los corazones de las mujeres estaban llenos de gran alegría y su canto era más completo.¿Cuál fue la contribución de la mujer cantando? ¿Por qué Miriam y las mujeres cantando superaron a los hombres?Rashi (Éxodo 15:20) explica cómo fue que las mujeres tenían esas panderetas. “Las mujeres virtuosas de esa generación estaban seguras que el Santo Bendito sea haría milagros para su pueblo, por eso prepararon panderetas y bailes.

mariacantando

“Cuando los judíos dejaron Egipto, salieron apresuradamente. Tan apresuradamente, que ni siquiera pudieron terminar la cocción de su pan, y quedó plano como la matzá. Las mujeres no se preocuparon por el sustento físico; ellas estaban seguras que Hashem lo proporcionaría. Ellas vivieron en una dimensión más alta, más allá de la realidad natural. Todavía a pesar de su prisa, las mujeres se tomaron el tiempo para preparar, bien de antemano, algo que sentían sería esencial.Después de centenares de años de amargo exilio- después de dar testimonio de actos de barbarismo absoluto, después de ríos de lágrimas por el despojo de los bebés de sus brazos, después de ver a sus niños cementados vivos en las paredes de ladrillos para llenar las partes perdidas- ¿qué prepararon estas mujeres mientras aun trabajaban como esclavos en Egipto?¿Que pasó por las mentes de estas mujeres que habían visto la aflicción más allá del punto de la decadencia humana? ¿Qué pasó por los corazones de estas mujeres perforándolos y con demasiada angustia para sondear? ¿Qué hizo que sus estropeados, cansados, y torturados cuerpos vencidos soportaran Egipto?

3656968_Imagen_066_copiar__c

Las PanderetasLos instrumentos con los que cantaban y alababan a Di-s por los milagros que supieron que vendrían.Atrapadas en la miseria, las mujeres no perdieron su visión. Lamentando más profundamente que cualquiera que sus niños fueran asesinados y con su sensibilidad femenina y la de sus colegas masculinos pudieron, las mujeres encontrar la fuerza para fortificarse y no perder la esperanza.Las mujeres encontraron el espíritu de Miriam de rebelión. Ellas se rebelaron contra la depresión que habría sido natural en tales circunstancias. Ellas se rebelaron contra la apatía. Se rebelaron contra la desesperación.En su agonía, las mujeres prepararon las panderetas. Abanicaron la chispa de anhelar dentro de sus almas estropeadas hasta que creciera en un predominar, la llama inextinguible de fe.Tan amargo como sus vidas se volvieron, su fe creció más fuerte.¡Cierto más allá de una tira de dude que su Di-s los recordarían, su única preocupación era preparase para cantar con las expresiones apropiadas de alegría para los milagros que estaban seguros que ocurrirían!Ésta era la fuerza de Miriam. Una fuerza femenina nacida fuera de la amargura; una fe cosida entre la desesperación.Ésta era la fuerza de las mujeres que dejaron Egipto, provisto con las panderetas y bailes de alegría y fe.Y ésta es la fuerza de todas las mujeres.

mariacantando

Éxodo 15:20

20 Entonces María, la profetisa, hermana de Aarón, tomó un pandero en su mano, y todas las mujeres salieron detrás de ella con panderos y danzas. 21 Y María repetía:

«Cantad al Eterno exaltando Su grandeza,
pues al caballo y al jinete arrojó al mar.»

20150409_202619

Fuente:

http://www.es.chabad.org/library/article_cdo/aid/639402/jewish/Miriam-Las-panderetas-de-la-Rebelin.htm