PM Benjamin Netanyahu

El Primer Ministro Netanyahu en pasos adicionales para ayudar a las empresas y a los autónomos: flexibilización de una serie de restricciones regulatorias

El Gabinete, hoy, en una votación telefónica, aprobó las regulaciones de emergencia para extender la validez y posponer la fecha de vencimiento de los permisos reglamentarios de conformidad con la directiva del Primer Ministro Benjamin Netanyahu al Director General de la Oficina del Primer Ministro Ronen Peretz para actuar para completar la flexibilización de un serie de restricciones regulatorias para dueños de negocios.
 
En el marco de las regulaciones, los procesos burocráticos anticipados por los dueños de negocios serán diferidos por dos meses. Entre otras cosas, todas las autorizaciones, permisos y licencias existentes por parte de las autoridades, que se otorgan a los dueños de negocios, se extenderán automáticamente por dos meses. Todas las sanciones monetarias serán pospuestas de manera similar. La decisión fue presentada por el ministro de Justicia, Amir Ohana, y el Ministerio de Justicia, que ayudó en una amplia solución legislativa.

Entre las regulaciones que fueron aprobadas:

  • Las licencias para operar un negocio en todas las autoridades locales se extenderán automáticamente tanto para facilitar las condiciones para las empresas que operan al tiempo que reducen el personal como para facilitar las condiciones para los negocios que se han visto obligados a cerrar temporalmente debido a la situación.
  • Las licencias para operar un negocio emitidas por varias oficinas gubernamentales (como el Servicio de Bomberos y Rescate, el Ministerio de Salud, el Ministerio de Protección Ambiental, etc.) se extenderán automáticamente
  • No será necesario renovar los permisos para la continuación de la actividad en curso. Los permisos se extenderán automáticamente por dos meses.
  • Todos los permisos de importación se renovarán automáticamente, sin la necesidad de un nuevo permiso, para facilitar el flujo de bienes a la economía y evitar la escasez y las demoras

 

The Month Nisan 2020 / El Mes de Nisan 2020

About the Month of Nisan / Sobre el Mes de Nisan

Nisan, the first month on Jewish calendar (according to the Torah), coincides with March-April on the civil calendar. The Torah calls it chodesh ha-aviv—the month of spring, as it marks the beginning of the spring months.

On the first day of Nisan in the year 2448 from creation (1313 BCE), two weeks before the Exodus, G‑d showed Moses the crescent new moon, instructing him regarding the setting of the Jewish calendar and the mitzvah of sanctifying the new month. “This month shall be for you the head of months, the first of the months of the year” (Exodus 12:2). This ushered in the first Jewish month and commenced the lunar calendar that Jews have been following ever since. It was the first mitzvah (“commandment”) given to the newly born nation of Israel, even before the exodus from Egypt.

Passover

It is in this month that we celebrate the eight-day holiday of Passover, from the 15th through the 22nd of Nissan. It commemorates the Jewish people’s miraculous redemption from slavery in Egypt, and the birth of the Jewish nation.

To read the full article:

chabad.org/library/jewish/About-the-Month-of-Nisan

Nisan, el primer mes en el calendario judío (según la Torá), coincide con marzo-abril en el calendario civil. La Torá lo llama chodesh ha-aviv, el mes de primavera, ya que marca el comienzo de los meses de primavera.

En el primer día de Nisan en el año 2448 desde su creación (1313 a. C.), dos semanas antes del Éxodo, Di-s mostró a Moisés la luna nueva creciente, instruyéndole sobre la configuración del calendario judío y la mitzvá de santificar el nuevo mes. . “Este mes será para ti el jefe de los meses, el primero de los meses del año” (Éxodo 12: 2). Esto marcó el comienzo del primer mes judío y comenzó el calendario lunar que los judíos han estado siguiendo desde entonces. Fue la primera mitzvá (“mandamiento”) dada a la nación recién nacida de Israel, incluso antes del éxodo de Egipto.

Pascua

Es en este mes que celebramos los ocho días festivos de la Pascua, (Pesach 2020  cae al anochecer el miércoles 8 de abril y termina al anochecer el jueves 16 de abril). Conmemoramos la milagrosa redención del pueblo judío de la esclavitud en Egipto y el nacimiento de la nación judía.

Observamos el aniversario del éxodo cada año al eliminar toda la levadura de nuestra posesión para esta semana, comer matzá y contar la historia de la redención a nuestros hijos. Al seguir los rituales de la Pascua, tenemos la capacidad de revivir y experimentar la verdadera libertad espiritual que lograron nuestros antepasados. (Para más información, visite nuestro Megasite de Pascua.)Contando Sefirah Pasaron siete semanas, 49 días, desde que los judíos abandonaron Egipto hasta que recibieron la Torá de Di-s al pie del Monte Sinaí, hoy celebrada como la festividad de Shavuot. Se explica que los 49 días que conectan la Pascua con Shavuot corresponden a los 49 impulsos y rasgos del corazón humano. Cada día se vio el refinamiento de una de estas sefirot (“rasgos”), acercando a la gente de Israel un paso más hacia la perfección espiritual. Cada año, desandamos este viaje interior con nuestro “conteo del Omer”. A partir de la segunda noche de Pascua, contamos los días y las semanas para el día festivo de Shavuot, el “Festival de las Semanas”.

La dedicacion

Un año después del éxodo, en cada uno de los primeros 12 días de este mes, otro de los 12 príncipes de Israel trajo ofrendas para inaugurar el Mishkan, el santuario viajero que la gente había construido para Di-s. Hoy en día, en cada uno de estos días leemos la porción de la Torá que detalla los regalos que se trajeron ese día, así como una oración especial de Yehi Ratzon.

Un mes especial

Una mitzvá especial que se puede cumplir solo una vez al año, en cualquier momento durante el mes de Nisan, es recitar el berachah (“bendición” u oración) que se hace al ver un árbol frutal en flor. Muchas personas visitan los jardines botánicos durante este tiempo, para aprovechar la oportunidad de observar esta hermosa mitzvá.

En el Talmud se menciona que, según una tradición, los tres patriarcas del pueblo judío: Abraham (1948–2123 de la creación, 1813–1638 aC), Isaac (2048–2228 de la creación, 1713–1533 aC) y Jacob ( 2108–2255 desde su creación, 1653–1506 aC), todos nacieron y fallecieron en el mes de Nisan.

El Mes Judío

El ciclo lunar

El calendario judío está basado en ciclos lunares. Hacia el comienzo del ciclo, la Luna tiene el aspecto de una fina medialuna. Esa es la señal de que comenzó un nuevo mes judío. Luego, continúa creciendo hasta que alcanza su tamaño máximo, a la mitad del mes, y entonces comienza a disminuir hasta que ya no se la puede ver. La Luna permanece invisible durante aproximadamente dos días y entonces, vuelve a aparecer la fina medialuna y comienza nuevamente el ciclo(…)

Para leer el artículo completo:

es.chabad.org/jewish/El-mes-judo

The holiday of Pesach, or Passover, falls on the Hebrew calendar dates of Nissan 15-22.Pesach 2020 (Passover) falls out at sundown on Wednesday, April 8, and ends at nightfall on Thursday, April 16.

Pesach in the Coming Years

chabad.org/pesach_cdo/aid/jewish/When-Is-Passover-in-2020

Shemot – Exodus – Chapter 12

1 The Lord spoke to Moses and to Aaron in the land of Egypt, saying, אוַיֹּ֤אמֶר יְהֹוָה֙ אֶל־משֶׁ֣ה וְאֶל־אַֽהֲרֹ֔ן בְּאֶ֥רֶץ מִצְרַ֖יִם לֵאמֹֽר:
2 This month shall be to you the head of the months; to you it shall be the first of the months of the year. בהַחֹ֧דֶשׁ הַזֶּ֛ה לָכֶ֖ם רֹ֣אשׁ חֳדָשִׁ֑ים רִאשׁ֥וֹן הוּא֙ לָכֶ֔ם לְחָדְשֵׁ֖י הַשָּׁנָֽה:
3 Speak to the entire community of Israel, saying, “On the tenth of this month, let each one take a lamb for each parental home, a lamb for each household. גדַּבְּר֗וּ אֶל־כָּל־עֲדַ֤ת יִשְׂרָאֵל֙ לֵאמֹ֔ר בֶּֽעָשׂ֖ר לַחֹ֣דֶשׁ הַזֶּ֑ה וְיִקְח֣וּ לָהֶ֗ם אִ֛ישׁ שֶׂ֥ה לְבֵֽית־אָבֹ֖ת שֶׂ֥ה לַבָּֽיִת:
4 But if the household is too small for a lamb, then he and his neighbor who is nearest to his house shall take [one] according to the number of people, each one according to one’s ability to eat, shall you be counted for the lamb. דוְאִם־יִמְעַ֣ט הַבַּ֘יִת֘ מִֽהְי֣וֹת מִשֶּׂה֒ וְלָקַ֣ח ה֗וּא וּשְׁכֵנ֛וֹ הַקָּרֹ֥ב אֶל־בֵּית֖וֹ בְּמִכְסַ֣ת נְפָשֹׁ֑ת אִ֚ישׁ לְפִ֣י אָכְל֔וֹ תָּכֹ֖סּוּ עַל־הַשֶֽׂה:
5 You shall have a perfect male lamb in its [first] year; you may take it either from the sheep or from the goats. השֶׂ֧ה תָמִ֛ים זָכָ֥ר בֶּן־שָׁנָ֖ה יִֽהְיֶ֣ה לָכֶ֑ם מִן־הַכְּבָשִׂ֥ים וּמִן־הָֽעִזִּ֖ים תִּקָּֽחוּ:
6 And you shall keep it for inspection until the fourteenth day of this month, and the entire congregation of the community of Israel shall slaughter it in the afternoon. ווְהָיָ֤ה לָכֶם֙ לְמִשְׁמֶ֔רֶת עַ֣ד אַרְבָּעָ֥ה עָשָׂ֛ר י֖וֹם לַחֹ֣דֶשׁ הַזֶּ֑ה וְשָֽׁחֲט֣וּ אֹת֗וֹ כֹּ֛ל קְהַ֥ל עֲדַת־יִשְׂרָאֵ֖ל בֵּ֥ין הָֽעַרְבָּֽיִם:
7 And they shall take [some] of the blood and put it on the two doorposts and on the lintel, on the houses in which they will eat it. זוְלָֽקְחוּ֙ מִן־הַדָּ֔ם וְנָֽתְנ֛וּ עַל־שְׁתֵּ֥י הַמְּזוּזֹ֖ת וְעַל־הַמַּשְׁק֑וֹף עַ֚ל הַבָּ֣תִּ֔ים אֲשֶׁר־יֹֽאכְל֥וּ אֹת֖וֹ בָּהֶֽם:
8 And on this night, they shall eat the flesh, roasted over the fire, and unleavened cakes; with bitter herbs they shall eat it. חוְאָֽכְל֥וּ אֶת־הַבָּשָׂ֖ר בַּלַּ֣יְלָה הַזֶּ֑ה צְלִי־אֵ֣שׁ וּמַצּ֔וֹת עַל־מְרֹרִ֖ים יֹאכְלֻֽהוּ:
9 You shall not eat it rare or boiled in water, except roasted over the fire its head with its legs and with its innards. טאַל־תֹּֽאכְל֤וּ מִמֶּ֨נּוּ֙ נָ֔א וּבָשֵׁ֥ל מְבֻשָּׁ֖ל בַּמָּ֑יִם כִּ֣י אִם־צְלִי־אֵ֔שׁ רֹאשׁ֥וֹ עַל־כְּרָעָ֖יו וְעַל־קִרְבּֽוֹ:
10 And you shall not leave over any of it until morning, and whatever is left over of it until morning, you shall burn in fire. יוְלֹֽא־תוֹתִ֥ירוּ מִמֶּ֖נּוּ עַד־בֹּ֑קֶר וְהַנֹּתָ֥ר מִמֶּ֛נּוּ עַד־בֹּ֖קֶר בָּאֵ֥שׁ תִּשְׂרֹֽפוּ:
11 And this is how you shall eat it: your loins girded, your shoes on your feet, and your staff in your hand; and you shall eat it in haste it is a Passover sacrifice to the Lord. יאוְכָ֘כָה֘ תֹּֽאכְל֣וּ אֹתוֹ֒ מָתְנֵיכֶ֣ם חֲגֻרִ֔ים נַֽעֲלֵיכֶם֙ בְּרַגְלֵיכֶ֔ם וּמַקֶּלְכֶ֖ם בְּיֶדְכֶ֑ם וַֽאֲכַלְתֶּ֤ם אֹתוֹ֙ בְּחִפָּז֔וֹן פֶּ֥סַח ה֖וּא לַיהֹוָֽה:
12 I will pass through the land of Egypt on this night, and I will smite every firstborn in the land of Egypt, both man and beast, and upon all the gods of Egypt will I wreak judgments I, the Lord. יבוְעָֽבַרְתִּ֣י בְאֶֽרֶץ־מִצְרַ֘יִם֘ בַּלַּ֣יְלָה הַזֶּה֒ וְהִכֵּיתִ֤י כָל־בְּכוֹר֙ בְּאֶ֣רֶץ מִצְרַ֔יִם מֵֽאָדָ֖ם וְעַד־בְּהֵמָ֑ה וּבְכָל־אֱלֹהֵ֥י מִצְרַ֛יִם אֶֽעֱשֶׂ֥ה שְׁפָטִ֖ים אֲנִ֥י יְהֹוָֽה:
13 And the blood will be for you for a sign upon the houses where you will be, and I will see the blood and skip over you, and there will be no plague to destroy [you] when I smite the [people of the] land of Egypt. יגוְהָיָה֩ הַדָּ֨ם לָכֶ֜ם לְאֹ֗ת עַ֤ל הַבָּתִּים֙ אֲשֶׁ֣ר אַתֶּ֣ם שָׁ֔ם וְרָאִ֨יתִי֙ אֶת־הַדָּ֔ם וּפָֽסַחְתִּ֖י עֲלֵכֶ֑ם וְלֹא־יִֽהְיֶ֨ה בָכֶ֥ם נֶ֨גֶף֙ לְמַשְׁחִ֔ית בְּהַכֹּתִ֖י בְּאֶ֥רֶץ מִצְרָֽיִם:
14 And this day shall be for you as a memorial, and you shall celebrate it as a festival for the Lord; throughout your generations, you shall celebrate it as an everlasting statute. ידוְהָיָה֩ הַיּ֨וֹם הַזֶּ֤ה לָכֶם֙ לְזִכָּר֔וֹן וְחַגֹּתֶ֥ם אֹת֖וֹ חַ֣ג לַֽיהֹוָ֑ה לְדֹרֹ֣תֵיכֶ֔ם חֻקַּ֥ת עוֹלָ֖ם תְּחָגֻּֽהוּ:
15 For seven days you shall eat unleavened cakes, but on the preceding day you shall clear away all leaven from your houses, for whoever eats leaven from the first day until the seventh day that soul shall be cut off from Israel. טושִׁבְעַ֤ת יָמִים֙ מַצּ֣וֹת תֹּאכֵ֔לוּ אַ֚ךְ בַּיּ֣וֹם הָֽרִאשׁ֔וֹן תַּשְׁבִּ֥יתוּ שְּׂאֹ֖ר מִבָּֽתֵּיכֶ֑ם כִּ֣י | כָּל־אֹכֵ֣ל חָמֵ֗ץ וְנִכְרְתָ֞ה הַנֶּ֤פֶשׁ הַהִוא֙ מִיִּשְׂרָאֵ֔ל מִיּ֥וֹם הָֽרִאשֹׁ֖ן עַד־י֥וֹם הַשְּׁבִעִֽי:
16 And on the first day there shall be a holy convocation, and on the seventh day you shall have a holy convocation; no work may be performed on them, but what is eaten by any soul that alone may be performed for you. טזוּבַיּ֤וֹם הָֽרִאשׁוֹן֙ מִקְרָא־קֹ֔דֶשׁ וּבַיּוֹם֙ הַשְּׁבִיעִ֔י מִקְרָא־קֹ֖דֶשׁ יִֽהְיֶ֣ה לָכֶ֑ם כָּל־מְלָאכָה֙ לֹא־יֵֽעָשֶׂ֣ה בָהֶ֔ם אַ֚ךְ אֲשֶׁ֣ר יֵֽאָכֵ֣ל לְכָל־נֶ֔פֶשׁ ה֥וּא לְבַדּ֖וֹ יֵֽעָשֶׂ֥ה לָכֶֽם:
17 And you shall watch over the unleavened cakes, for on this very day I have taken your legions out of the land of Egypt, and you shall observe this day throughout your generations, [as] an everlasting statute. יזוּשְׁמַרְתֶּם֘ אֶת־הַמַּצּוֹת֒ כִּ֗י בְּעֶ֨צֶם֙ הַיּ֣וֹם הַזֶּ֔ה הוֹצֵ֥אתִי אֶת־צִבְאֽוֹתֵיכֶ֖ם מֵאֶ֣רֶץ מִצְרָ֑יִם וּשְׁמַרְתֶּ֞ם אֶת־הַיּ֥וֹם הַזֶּ֛ה לְדֹרֹֽתֵיכֶ֖ם חֻקַּ֥ת עוֹלָֽם:
18 In the first [month], on the fourteenth day of the month in the evening, you shall eat unleavened cakes, until the twenty first day of the month in the evening. יחבָּֽרִאשֹׁ֡ן בְּאַרְבָּעָה֩ עָשָׂ֨ר י֤וֹם לַחֹ֨דֶשׁ֙ בָּעֶ֔רֶב תֹּֽאכְל֖וּ מַצֹּ֑ת עַ֠ד י֣וֹם הָֽאֶחָ֧ד וְעֶשְׂרִ֛ים לַחֹ֖דֶשׁ בָּעָֽרֶב:
19 For seven days, leavening shall not be found in your houses, for whoever eats leavening that soul shall be cut off from the community of Israel, both among the strangers and the native born of the land. יטשִׁבְעַ֣ת יָמִ֔ים שְׂאֹ֕ר לֹ֥א יִמָּצֵ֖א בְּבָֽתֵּיכֶ֑ם כִּ֣י | כָּל־אֹכֵ֣ל מַחְמֶ֗צֶת וְנִכְרְתָ֞ה הַנֶּ֤פֶשׁ הַהִוא֙ מֵֽעֲדַ֣ת יִשְׂרָאֵ֔ל בַּגֵּ֖ר וּבְאֶזְרַ֥ח הָאָֽרֶץ:
20 You shall not eat any leavening; throughout all your dwellings you shall eat unleavened cakes.” ככָּל־מַחְמֶ֖צֶת לֹ֣א תֹאכֵ֑לוּ בְּכֹל֙ מֽוֹשְׁבֹ֣תֵיכֶ֔ם תֹּֽאכְל֖וּ מַצּֽוֹת:
21 Moses summoned all the elders of Israel and said to them, “Draw forth or buy for yourselves sheep for your families and slaughter the Passover sacrifice. כאוַיִּקְרָ֥א משֶׁ֛ה לְכָל־זִקְנֵ֥י יִשְׂרָאֵ֖ל וַיֹּ֣אמֶר אֲלֵהֶ֑ם מִֽשְׁכ֗וּ וּקְח֨וּ לָכֶ֥ם צֹ֛אן לְמִשְׁפְּחֹֽתֵיכֶ֖ם וְשַֽׁחֲט֥וּ הַפָּֽסַח:
22 And you shall take a bunch of hyssop and immerse [it] in the blood that is in the basin, and you shall extend to the lintel and to the two doorposts the blood that is in the basin, and you shall not go out, any man from the entrance of his house until morning. כבוּלְקַחְתֶּ֞ם אֲגֻדַּ֣ת אֵז֗וֹב וּטְבַלְתֶּם֘ בַּדָּ֣ם אֲשֶׁר־בַּסַּף֒ וְהִגַּעְתֶּ֤ם אֶל־הַמַּשְׁקוֹף֙ וְאֶל־שְׁתֵּ֣י הַמְּזוּזֹ֔ת מִן־הַדָּ֖ם אֲשֶׁ֣ר בַּסָּ֑ף וְאַתֶּ֗ם לֹ֥א תֵֽצְא֛וּ אִ֥ישׁ מִפֶּֽתַח־בֵּית֖וֹ עַד־בֹּֽקֶר:
23 The Lord will pass to smite the Egyptians, and He will see the blood on the lintel and on the two doorposts, and the Lord will pass over the entrance, and He will not permit the destroyer to enter your houses to smite [you]. כגוְעָבַ֣ר יְהֹוָה֘ לִנְגֹּ֣ף אֶת־מִצְרַ֒יִם֒ וְרָאָ֤ה אֶת־הַדָּם֙ עַל־הַמַּשְׁק֔וֹף וְעַ֖ל שְׁתֵּ֣י הַמְּזוּזֹ֑ת וּפָסַ֤ח יְהֹוָה֙ עַל־הַפֶּ֔תַח וְלֹ֤א יִתֵּן֙ הַמַּשְׁחִ֔ית לָבֹ֥א אֶל־בָּֽתֵּיכֶ֖ם לִנְגֹּֽף:
24 And you shall keep this matter as a statute for you and for your children forever. כדוּשְׁמַרְתֶּ֖ם אֶת־הַדָּבָ֣ר הַזֶּ֑ה לְחָק־לְךָ֥ וּלְבָנֶ֖יךָ עַד־עוֹלָֽם:
25 And it shall come to pass when you enter the land that the Lord will give you, as He spoke, that you shall observe this service. כהוְהָיָ֞ה כִּֽי־תָבֹ֣אוּ אֶל־הָאָ֗רֶץ אֲשֶׁ֨ר יִתֵּ֧ן יְהֹוָ֛ה לָכֶ֖ם כַּֽאֲשֶׁ֣ר דִּבֵּ֑ר וּשְׁמַרְתֶּ֖ם אֶת־הָֽעֲבֹדָ֥ה הַזֹּֽאת:
26 And it will come to pass if your children say to you, What is this service to you? כווְהָיָ֕ה כִּי־יֹֽאמְר֥וּ אֲלֵיכֶ֖ם בְּנֵיכֶ֑ם מָ֛ה הָֽעֲבֹדָ֥ה הַזֹּ֖את לָכֶֽם:
27 you shall say, It is a Passover sacrifice to the Lord, for He passed over the houses of the children of Israel in Egypt when He smote the Egyptians, and He saved our houses. And the people kneeled and prostrated themselves. כזוַֽאֲמַרְתֶּ֡ם זֶֽבַח־פֶּ֨סַח ה֜וּא לַֽיהֹוָ֗ה אֲשֶׁ֣ר פָּ֠סַ֠ח עַל־בָּתֵּ֤י בְנֵֽי־יִשְׂרָאֵל֙ בְּמִצְרַ֔יִם בְּנָגְפּ֥וֹ אֶת־מִצְרַ֖יִם וְאֶת־בָּתֵּ֣ינוּ הִצִּ֑יל וַיִּקֹּ֥ד הָעָ֖ם וַיִּשְׁתַּֽחֲוֽוּ:
28 So the children of Israel went and did; as the Lord commanded Moses and Aaron, so they did. כחוַיֵּֽלְכ֥וּ וַיַּֽעֲשׂ֖וּ בְּנֵ֣י יִשְׂרָאֵ֑ל כַּֽאֲשֶׁ֨ר צִוָּ֧ה יְהֹוָ֛ה אֶת־משֶׁ֥ה וְאַֽהֲרֹ֖ן כֵּ֥ן עָשֽׂוּ:
29 It came to pass at midnight, and the Lord smote every firstborn in the land of Egypt, from the firstborn of Pharaoh who sits on his throne to the firstborn of the captive who is in the dungeon, and every firstborn animal. כטוַיְהִ֣י | בַּֽחֲצִ֣י הַלַּ֗יְלָה וַֽיהֹוָה֘ הִכָּ֣ה כָל־בְּכוֹר֘ בְּאֶ֣רֶץ מִצְרַ֒יִם֒ מִבְּכֹ֤ר פַּרְעֹה֙ הַיּשֵׁ֣ב עַל־כִּסְא֔וֹ עַ֚ד בְּכ֣וֹר הַשְּׁבִ֔י אֲשֶׁ֖ר בְּבֵ֣ית הַבּ֑וֹר וְכֹ֖ל בְּכ֥וֹר בְּהֵמָֽה:
30 And Pharaoh arose at night, he and all his servants and all the Egyptians, and there was a great outcry in Egypt, for there was no house in which no one was dead. לוַיָּ֨קָם פַּרְעֹ֜ה לַ֗יְלָה ה֤וּא וְכָל־עֲבָדָיו֙ וְכָל־מִצְרַ֔יִם וַתְּהִ֛י צְעָקָ֥ה גְדֹלָ֖ה בְּמִצְרָ֑יִם כִּי־אֵ֣ין בַּ֔יִת אֲשֶׁ֥ר אֵֽין־שָׁ֖ם מֵֽת:
31 So he called for Moses and Aaron at night, and he said, “Get up and get out from among my people, both you, as well as the children of Israel, and go, worship the Lord as you have spoken. לאוַיִּקְרָא֩ לְמשֶׁ֨ה וּלְאַֽהֲרֹ֜ן לַ֗יְלָה וַיֹּ֨אמֶר֙ ק֤וּמוּ צּאוּ֙ מִתּ֣וֹךְ עַמִּ֔י גַּם־אַתֶּ֖ם גַּם־בְּנֵ֣י יִשְׂרָאֵ֑ל וּלְכ֛וּ עִבְד֥וּ אֶת־יְהֹוָ֖ה כְּדַבֶּרְכֶֽם:
32 Take also your flocks and also your cattle, as you have spoken, and go, but you shall also bless me.” לבגַּם־צֹֽאנְכֶ֨ם גַּם־בְּקַרְכֶ֥ם קְח֛וּ כַּֽאֲשֶׁ֥ר דִּבַּרְתֶּ֖ם וָלֵ֑כוּ וּבֵֽרַכְתֶּ֖ם גַּם־אֹתִֽי:
33 So the Egyptians took hold of the people to hasten to send them out of the land, for they said, “We are all dead.” לגוַתֶּֽחֱזַ֤ק מִצְרַ֨יִם֙ עַל־הָעָ֔ם לְמַהֵ֖ר לְשַׁלְּחָ֣ם מִן־הָאָ֑רֶץ כִּ֥י אָֽמְר֖וּ כֻּלָּ֥נוּ מֵתִֽים:
34The people picked up their dough when it was not yet leavened, their leftovers bound in their garments on their shoulders. לדוַיִּשָּׂ֥א הָעָ֛ם אֶת־בְּצֵק֖וֹ טֶ֣רֶם יֶחְמָ֑ץ מִשְׁאֲרֹתָ֛ם צְרֻרֹ֥ת בְּשִׂמְלֹתָ֖ם עַל־שִׁכְמָֽם:
35 And the children of Israel did according to Moses’ order, and they borrowed from the Egyptians silver objects, golden objects, and garments. להוּבְנֵֽי־יִשְׂרָאֵ֥ל עָשׂ֖וּ כִּדְבַ֣ר משֶׁ֑ה וַיִּשְׁאֲלוּ֙ מִמִּצְרַ֔יִם כְּלֵי־כֶ֛סֶף וּכְלֵ֥י זָהָ֖ב וּשְׂמָלֹֽת:
36 The Lord gave the people favor in the eyes of the Egyptians, and they lent them, and they emptied out Egypt. לווַֽיהֹוָ֞ה נָתַ֨ן אֶת־חֵ֥ן הָעָ֛ם בְּעֵינֵ֥י מִצְרַ֖יִם וַיַּשְׁאִל֑וּם וַיְנַצְּל֖וּ אֶת־מִצְרָֽיִם:
37 The children of Israel journeyed from Rameses to Succoth, about six hundred thousand on foot, the men, besides the young children. לזוַיִּסְע֧וּ בְנֵֽי־יִשְׂרָאֵ֛ל מֵֽרַעְמְסֵ֖ס סֻכֹּ֑תָה כְּשֵֽׁשׁ־מֵא֨וֹת אֶ֧לֶף רַגְלִ֛י הַגְּבָרִ֖ים לְבַד מִטָּֽף:
38 And also, a great mixed multitude went up with them, and flocks and cattle, very much livestock. לחוְגַם־עֵ֥רֶב רַ֖ב עָלָ֣ה אִתָּ֑ם וְצֹ֣אן וּבָקָ֔ר מִקְנֶ֖ה כָּבֵ֥ד מְאֹֽד:
39 They baked the dough that they had taken out of Egypt as unleavened cakes, for it had not leavened, for they were driven out of Egypt, and they could not tarry, and also, they had not made provisions for themselves. לטוַיֹּאפ֨וּ אֶת־הַבָּצֵ֜ק אֲשֶׁ֨ר הוֹצִ֧יאוּ מִמִּצְרַ֛יִם עֻגֹ֥ת מַצּ֖וֹת כִּ֣י לֹ֣א חָמֵ֑ץ כִּי־גֹֽרְשׁ֣וּ מִמִּצְרַ֗יִם וְלֹ֤א יָֽכְלוּ֙ לְהִתְמַהְמֵ֔הַּ וְגַם־צֵדָ֖ה לֹֽא־עָשׂ֥וּ לָהֶֽם:
40 And the habitation of the children of Israel, that they dwelled in Egypt, was four hundred and thirty years. מוּמוֹשַׁב֙ בְּנֵ֣י יִשְׂרָאֵ֔ל אֲשֶׁ֥ר יָֽשְׁב֖וּ בְּמִצְרָ֑יִם שְׁלשִׁ֣ים שָׁנָ֔ה וְאַרְבַּ֥ע מֵא֖וֹת שָׁנָֽה:
41 It came to pass at the end of four hundred and thirty years, and it came to pass in that very day, that all the legions of the Lord went out of the land of Egypt. מאוַיְהִ֗י מִקֵּץ֙ שְׁלשִׁ֣ים שָׁנָ֔ה וְאַרְבַּ֥ע מֵא֖וֹת שָׁנָ֑ה וַיְהִ֗י בְּעֶ֨צֶם֙ הַיּ֣וֹם הַזֶּ֔ה יָֽצְא֛וּ כָּל־צִבְא֥וֹת יְהֹוָ֖ה מֵאֶ֥רֶץ מִצְרָֽיִם:
42 It is a night of anticipation for the Lord, to take them out of the land of Egypt; this night is the Lord’s, guarding all the children of Israel throughout their generations. מבלֵ֣יל שִׁמֻּרִ֥ים הוּא֙ לַֽיהֹוָ֔ה לְהֽוֹצִיאָ֖ם מֵאֶ֣רֶץ מִצְרָ֑יִם הֽוּא־הַלַּ֤יְלָה הַזֶּה֙ לַֽיהֹוָ֔ה שִׁמֻּרִ֛ים לְכָל־בְּנֵ֥י יִשְׂרָאֵ֖ל לְדֹֽרֹתָֽם:
43 The Lord said to Moses and Aaron, “This is the statute of the Passover sacrifice: No estranged one may partake of it. מגוַיֹּ֤אמֶר יְהֹוָה֙ אֶל־משֶׁ֣ה וְאַֽהֲרֹ֔ן זֹ֖את חֻקַּ֣ת הַפָּ֑סַח כָּל־בֶּן־נֵכָ֖ר לֹא־יֹ֥אכַל בּֽוֹ:
44 And every man’s slave, purchased for his money you shall circumcise him; then he will be permitted to partake of it. מדוְכָל־עֶ֥בֶד אִ֖ישׁ מִקְנַת־כָּ֑סֶף וּמַלְתָּ֣ה אֹת֔וֹ אָ֖ז יֹ֥אכַל בּֽוֹ:
45 A sojourner or a hired hand may not partake of it. מהתּוֹשָׁ֥ב וְשָׂכִ֖יר לֹא־יֹ֥אכַל בּֽוֹ:
46It must be eaten in one house; you shall not take any of the meat out of the house to the outside, neither shall you break any of its bones. מובְּבַ֤יִת אֶחָד֙ יֵֽאָכֵ֔ל לֹֽא־תוֹצִ֧יא מִן־הַבַּ֛יִת מִן־הַבָּשָׂ֖ר ח֑וּצָה וְעֶ֖צֶם לֹ֥א תִשְׁבְּרוּ־בֽוֹ:
47 The entire community of Israel shall make it. מזכָּל־עֲדַ֥ת יִשְׂרָאֵ֖ל יַֽעֲשׂ֥וּ אֹתֽוֹ:
48 And should a proselyte reside with you, he shall make a Passover sacrifice to the Lord. All his males shall be circumcised, and then he may approach to make it, and he will be like the native of the land, but no uncircumcised male may partake of it. מחוְכִֽי־יָג֨וּר אִתְּךָ֜ גֵּ֗ר וְעָ֣שָׂה פֶ֘סַח֘ לַֽיהֹוָה֒ הִמּ֧וֹל ל֣וֹ כָל־זָכָ֗ר וְאָז֙ יִקְרַ֣ב לַֽעֲשׂת֔וֹ וְהָיָ֖ה כְּאֶזְרַ֣ח הָאָ֑רֶץ וְכָל־עָרֵ֖ל לֹא־יֹ֥אכַל בּֽוֹ:
49 There shall be one law for the native and for the stranger who resides in your midst.” מטתּוֹרָ֣ה אַחַ֔ת יִֽהְיֶ֖ה לָֽאֶזְרָ֑ח וְלַגֵּ֖ר הַגָּ֥ר בְּתֽוֹכְכֶֽם:
50 All the children of Israel did; as the Lord had commanded Moses and Aaron, so they did. נוַיַּֽעֲשׂ֖וּ כָּל־בְּנֵ֣י יִשְׂרָאֵ֑ל כַּֽאֲשֶׁ֨ר צִוָּ֧ה יְהֹוָ֛ה אֶת־משֶׁ֥ה וְאֶת־אַֽהֲרֹ֖ן כֵּ֥ן עָשֽׂוּ:
51 It came to pass on that very day, that the Lord took the children of Israel out of the land of Egypt with their legions. נאוַיְהִ֕י בְּעֶ֖צֶם הַיּ֣וֹם הַזֶּ֑ה הוֹצִ֨יא יְהֹוָ֜ה אֶת־בְּנֵ֧י יִשְׂרָאֵ֛ל מֵאֶ֥רֶץ מִצְרַ֖יִם עַל־צִבְאֹתָֽם:

Éxodo 12

(1) Y le dijo el Eterno a Moisés y a Aarón en tierra de Egipto:

(2) “Que sea este mes para vosotros comeinzo de mes. Que sea para vosotros el primer mes del año.

(3) Decid a toda la congregación de Israel : El día décimo de este mes, tomaréis un cordero por cada casa paterna, o sea un cordero por cada familia.

(4) Y si fuera pequeña la familia para el cordero, lo repartirás con la familia vecina a su casa, segun el número de sus almas, calculando la res según lo que cada cual pueda comer.

(5) El cordero (o cabrito) será puro (sin defecto), macho, de un año de edad. Lo tomaréis de los carneros y de las cabras.

(6) Y será guardado por vosotros hasta el día catorce de este mes, y lo inmolará toda la comunidad de Israel al atardecer.

(7) Tomarás la sangre y la pondrán sobre las dos jambas y sobre el dintel de las casas donde lo comerán.

(8) Comerán la carne esa noche, asada al fuego, con pan ázimo (matzot) hierbas amargas (merorim).

(9) No lo comeréis crudo, ni cocido al agua, sino que lo comeréis asado al fuego, con su cabeza, con sus patas y con sus extrañas.

(10) Y no haréis sobrar nada de él hasta la mañana, pues si queda algo lo quemaréis en el fuego mañana.

(11) y así lo comeréis: ceñido vuestros lomos, con los pies calzados y la vara en vuestras manos, y lo comeréis apresuradamente. Es la Pascua (Pésaj), (“paso”) para Mí el Eterno,

(12) pues pasaré por la tierra de Egipto esa noche y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, que sea hombre o animal, y castigaré incluso a todos los dioses de Egipto. Yo, el Eterno.

(13) Y la sangre que mostraréis servirá por señal para que Yo, al verla pase por alto vuestras casas y así no sufrirá la plaga exterminadora con que golpearé a Egipto.

(14) Y conservaréis  la memoria de ese día y lo festejaréis por festividad para el Eterno por todas vuestras generaciones.

(15) Durante siete días comeréis pan ázimo (sin levadura). Ya en el día primero suprimiréis la levadura en vuestras casas. todo el que comiera alimento leudado durante esos siete días será borrado de Israel.

(16) Y el  día primero, tendréis santa convocación que se repitará en el día séptimo. Ningún trabajo haréis esos días, salvo lo concerniente a la comida. Sólo eso será hecho por vosotros.

(17) Y guardaréis el pan ázimo porque ese mismo día Yo sacaré a vuestras huestes de la tierra de Egipto, y guardaréis ese día por todas vuestras generaciones como ley perpetua.

(18) En el mes primero, el día catorce por al tarde, comeréis pan ázimo hasta el día primero, el día catorce por al tarde, comeréis pan ázimo hasta el día veintiuno a la tarde.

(19) Durante siete días, no se hallará levadura en vuestras casas porque el alma de quien comiera alimento leudado será extirpado de la congregación de Israel, tanto el forastero como el natural de la tierra.

(20) No comeréis nada leudado. En todo los lugares donde estáis comeréis pan ázimo” 

(21) Y llamó Moisés a todos los ancianos de Israel y les dijo: “Sacaréis del rebaño corderos según vuestras familias y los sacrificaréis para la Pascua.

(22) Y tomaréis un manojo de isopo, lo mojaréis en la sangre que verteréis en un vaso y salpicaréis esa sangre en el dintel y las dos jambas de las puertas de vuestras casas, de la cuales no saldréis hasta mañana.

(23) Y pasará el Eterno para exterminar a los primogénitos de los egipcios y salteará las casas cuyas puertas estarán manchadas con la sangre.

(24) Y guardaréis ese rito a perpetuidad, para vosotros y para vuestros hijos.

(25) Obsevaréis ese rito como ley cuando lleguéis a la tierra que os dará el Eterno.

(26) Y cuando os pegunten vuestros hijos: ¿Qué significa eso para vosotros?,

(27) les responderéis: sacrificio de pascua es para el Eterno, que pasó de largo por las  casas de los hijos de Israel en Egipto, quedando libradas nuestras casas”. Y se prosternó el pueblo en reverencia.

(28) y los hijos de Israel hicieron como el Eterno les había ordenado a Moisés y Aarón.

(29) Y a medianoche el Eterno hirió a todo primogénito en la tierra de Egipto, desde el primogénito del faraón que estaba en su trono hasta los primogénitos de los presos que estaban en las cárceles y todo primerizo de animal.

(30) Y se levanto el faraón de noche, también sus siervos y todo Egipto, con grandes alaridos de dolor ya que no había casa donde no hubiera un muerto.

(31) Y el faraón llamo a Moisés a a Aarón de noche y les dijo: “Levántate, salid de entre mi pueblo con todos los hijos de Israel e idos, servid al Eterno como pedistéis.

(32) Llevad también vuestras majadas y vuestros vacunos y bendecidme tambien a mí”.

(33) Los egipcios urgían a los hebreos para que se fueran presto porque decían: “Todos nosotros moriremos”.

(34) Y el pueblo de Israel llevó su masa antes de que se fermentara y envolvieron en sus mantos las artesas que al contenían, se las echaron al hombro.

(35) Y los hijos de Israel cumplieron lo ordenado por el Eterno y antes de irse, pidieron a los egipcios en préstamo objetos de plata y de oro y también vestidos.

(36) Y el eterno favoreció al pueblo de Israel a los ojos de los egipcios que les dieron cuanto les pidieron y así fueron despojados.

(37) Y viajaron los hijos de Israel de Rameses a Sucot, unos seiscientos mil hombres en total, sin contar los niños.

(38) Y también mucha gente (presumiblemente conversos) subió con ellos, junto con muchísimos ovinos y vacunos.

(39) y cocieron la masa que habían llevado de Egipto y que en el apuro no dejaron fermentar. Ninguna otra cosa habían podido preparar.

(40) La permanencia de los hijos de Israel en Egipto habái durado cuatrocientos años,

(41) al cabo de los cuales, ese día, salieron todas las huestes del eterno de la tierra de Egipto.

(42) Noche de vigilia fue para el Eterno para sacarlos de la tierra de Egipto, y es noche de vigilia para todos los hijos de Israel a través de sus generaciones.

(43) Y el Eterno les dijo a Moisés y Aarón: “Ésta es ley de la Pascua: Ningún extranjero comerá de ella.

(44) Para que vuestro siervo pueda comer de ella, deberéis circuncidarlo.

(45) El forastero y el jornalero no comerán.

(46) Se comerá todo en cada casa y no sacaréis fuera de ella nada de sus carnes ni quebraréis  hueso alguno.

(47) Toda la congregación de Israel hará la Pascua.

(48) Y cuando viviera con vosotros un extranjero que quisiera comer la Pascua del Eterno, debería ser circuncidado, y entonces podría comerla como si fuera uno de vuestro pueblo, ya que ningún incircunciso podrá comer la Pascua.

(49) Ley única será para el nativo y para el extranjero que vive entre nosotros”.

(50) Y cumplieron todos los hijos de Israel lo que el Eterno había ordenado a Moisés y a Aarón.

(51) Y ese día, el Eterno libró a los hijos de Israel de la tierra de Egipto, por sus huestes.

 

Shabbat HaGadol, “The Great Shabbat.”  / Shabbat HaGadol, “El Gran Shabat” – Comienzo de la Redención

War of the Egyptian Firstborn (1313 BCE)

In a communication to Moses on the 1st of Nissan — two weeks before the ExodusG‑dinstructed the Children of Israel that “On the tenth of this month, every man shall take a lamb for his family, one lamb for each household… It should be held in safekeeping until the 14th of this month; the entire community of Israel shall then slaughter their sacrifices in the afternoon. They shall take the blood and place it on the two doorposts and on the lintel… They shall eat the meat that night, roasted over fire, with matzahs and bitter herbs…” (this was the first Seder, held on the night the Jews left Egypt). “I will pass through Egypt on that night, and I will kill every firstborn in Egypt, man and beast… The blood will be a sign for you on the houses where you are staying; I will see the blood and pass over you — there will not be any deadly plague among you when I strike the land of Egypt.” (Exodus 12:3-13)

To real the full article:

chabad.org/library/jewish/War-of-the-Egyptian-Firstborn

El Shabat que precede a Pesaj es llamado Shabat HaGadol -el Gran Shabat. Existen muchas costumbres especiales relacionadas con este Shabat.
Israel celebró su primer Shabat HaGadol en Egipto, en el décimo día de Nisán, cinco días antes de su redención. En aquel Shabat, los Hijos de Israel recibieron su primera mitzvá (precepto) que rigió únicamente para ese momento y no para las futuras generaciones: En el décimo día de este mes [Nisán]… tomará cada uno un cordero por casa paterna, uno por familia… (Exodo 12:3). Esta mitzvá de preparar un cordero para el sacrificio de Pesaj cuatro días antes de realizar la ofrenda fue especificada sólo en relación con aquel primer Pesaj en Egipto, pero con respecto a los siguientes la Torá no nos ordena proceder de esta forma. Sin embargo, el pueblo de Israel la siguió cumpliendo, dedicando estos días al examen de sus corderos, verificando que no tuvieran ningún defecto que los pudiera invalidar para ser sacrificados.
Grandes milagros tuvieron lugar en favor de los Hijos de Israel en este primer Shabat HaGadol. En aquel día (…)

¿Por qué conmemoramos este milagro el Shabat anterior a Pesaj y no el 10 de Nisán, el día en que realmente ocurrió, tal como menciona la Torá (Exodo 12:3)? (…)

Para continuar leyendo el artículo:

jabad.org.ar//shabat-hagadol-el-comienzo-de-la-redencion

 

Shabbat, 17 Marzo, 2018 / 1 Nisan, 5778

Historia Judía

El Talmud (Rosh HaShaná 10 b-11 a) cita dos opiniones como fecha de la creación del universo por parte de Di-s: de acuerdo con Rabí Eliezer: “El mundo fue creado en Tishrei” (es decir, el sexto día de la creación —el día en que Adán y Eva fueron creados —fue el 1 de Tishrei, celebrado cada año como Rosh HaShaná); de acuerdo con Rabí Iehoshúa: “El mundo fue creado en Nisan”. Como fue interpretado por los Cabalistas y los maestros Jasídicos, el significado profundo de estas dos opiniones es que el mundo físico fue creado en Tishrei, mientras que el “pensamiento” o idea de la creación fue creado en el mes de Nisan.

De acuerdo con el Talmud, los tres Patriarcas del pueblo judío —Abraham (1813-1638 AEC), Isaac (1713-1533 AEC) y Jacob (1653-1506 AEC) —nacieron y murieron en el mes de Nisan.

El primero de Nisan del año 2448 desde la creación (1313 AEC —dos semanas antes del Éxodo), Di-s mostró a Moshé la luna nueva y le dijo “Cuando veas la luna así, santifica [el nuevo mes]”. Esto fue anunciado en el primer mes judío, y comenzó de esta forma el calendario que los judíos han seguido desde entonces.

En el día octavo, tras una práctica de 7 días y un período de iniciación, el Mishkán móvil (“Tabernáculo” o “Santuario”) construido por los Hijos de Israel en el desierto de Sinai fue erigido, Aarón y sus hijos comenzaron a oficiar como sacerdotes, y la Presencia Divina vino a morar en el Mishkán; fueron traídas ofrendas especiales, incluyendo una serie de dones de Najshon ben Aminadav, el Príncipe de la Tribu de Judá (ofrendas similares fueron traídas durante los siguientes doce días por las otras tribus de Israel).

El día en que el Mishkán fue inaugurado (ver arriba), “Nadav y Avihú, los hijos de Aarón, tomaron cada uno su incensario, y pusieron fuego en él, y ofrendaron un fuego extraño ante Di-s, que El no les había ordenado. Un fuego salió de Di-s y los consumió, y ellos murieron ante Di-s” (Levítico 10:1-2)

Leyes y Costumbres:

Hoy es Rosh Jodesh (“Cabeza del Mes”) del mes de Nisan.

Se agregan partes especiales a las plegarias diarias: Se recita Halel (Salmos 113-118) —en su forma “parcial” —siguiendo a la plegaria matutina de Shajarit, y se agrega la plegaria Ialé VeIabó a la Amidá y a las Gracias Después de las Comidas; se dice la plegaria adicional de Musaf (cuando Rosh Jodesh es en Shabat se hacen agregados especiales al Musaf de Shabat. Se omite Tajanun (confesión de los pecados y plegarias similares.

Muchos acostumbran señalar Rosh Jodesh con una comida festiva y reduciendo la actividad laboral. La última costumbre prevalece entre las mujeres, que tienen una afinidad especial con Rosh Jodesh —el mes es el aspecto femenino del Calendario

Una mitzvá especial que sólo se puede cumplir una vez al año, es recitar la berajá(“bendición” o plegaria) hecha al ver árboles frutales en flor: Bendito eres Tú, Di-s, nuestro Di-s, Rey del universo, que no deja que nada falte en Su mundo, y ha creado en él buenas criaturas y buenos árboles con las cuales da placer a la gente. Hoy es la primera oportunidad de decir esta bendición, pero puede ser hecho en cualquier momento durante el mes de Nisan (denominado en la Torá como el “mes de la primavera). Muchos visitan los jardines botánicos durante esta época, para así encontrar la oportunidad de observar esta hermosa mitzvá.

Comenzando hoy, y hasta el 13 de Nisan, recitamos tres versículos (de Números, capítulo 7) que describen las ofrendas hechas por los “príncipes” (nesiim) de las 12 tribus de Israel (ver “El Mishkán inaugurado”). Hoy leemos el donativo traído por Najshon ben Aminadav, el nasí de la tribu de Judá en esta fecha. Mañana leemos sobre el donativo de Isasjar, y así para las 12 tribus. El 13 de Nisan leemos las instrucciones de Di-s a Aarón con respecto al encendido de la menorá, que representa la participación de la tribu sacerdotal de Levi.

A continuación de los versículos del ‘Nasí’ del día recitamos una corta plegaria en la que decimos: “… si yo, Tu siervo, soy de la tribu de…. Cuya sección del Nasí he leído hoy en Tu Torá, que las chispas y santas luminarias que están incluidas en la santidad de esta tribu brillen para mi, para darme comprensión e inteligencia en Tu Torá y en mi temor de Ti, para hacer Tu voluntad todos los días de mi vida…”.

“Diles a los hijos de Israel: Éstas son las fiestas sagradas a las que os convoca el Eterno.

LEVÍTICO 23

Y el Eterno le dijo a Moisés: (2) “Diles a los hijos de Israel: Éstas son las fiestas sagradas a las que os convoca el Eterno. (3) Séis días trabajaras pero el séptimo será el sábado (Shabat, reposo,) de estricto descanso y santa convocación. No harás trabajo alguno en él. Es sábado para el Eterno, en todas vuestras moradas. (4) estás son las festividades sagradas a las que os convoca el Eterno, las que guardaréis a su tiempo. (5) En el primero (nisán), el día catorce, al caer el sol, Pascua (Pésaj) es para el Eterno. (6) Y el día quince del mismo mes es la fiesta del pan ázimo para el Eterno. Durante siete días comerás pan sin levadura . (7) El primer día será de santa convocación: no haréis trabajo servil. (8) Y brindaréis ofrendas ígneas al Eterno esos seis días. El día séptimo es de santa convocación. No haréis trabajo servil”. (9) Y le dijo el Eterno a Moisés:(10) “Diles a los hijos de Israel: Cuando llegué a la tierra que os prometí daros, recogeréis la cosecha y traeréis un ómer de los primeros frutos (primicias) al sacerdote. (11) Y él alzará esa ofrenda, balanceándola ante el Eterno, para que sea acepta. Lo hará a la mañana siguiente del día de descanso. (12) Y ofreceréis ese día un cordero sin tacha, de un año, por holocausto al Eterno, (13) Y su ofrenda vegetal será de dos diezmos de harina de sémola amasada con aceite. Será ofrenda ígnea de olor grato al Eterno y su libación (nésej) de vino será de un cuarto de hin. (14) Y no comeréis pan leudado, ni granos tostado, ni espigas frescas hasta el día de la ofrenda a vuestro Dios. Será ley perpetua para vuestra posteridad en todo vuestras moradas. (15) Y contaréis siete semanas completas desde el día posterior al primer día del Pascua, o sea desde el día que trajisteis el ómer de la ofrenda alzada. (16) Al cumplirse cincuenta días, o sea al día siguiente del plazo de siete semanas, ofreceréis una nueva oblación al Eterno. (17) Para ello, sacaréis de vuestra morada dos panes para ofrenda, alzada en balanceo; será cocidos con dos diezmos de harina de sémola con levadura. Será primicias para el Eterno. (18) Y ofreceréis además del pan siete corderos sin mácula, de un año y un novillo y dos carneros que serán holocausto para el Eterno con la ofrenda vegetal y la libación. Será ofrenda ígnea de olor grato al Eterno. (19) Y luego sacrificaréis un macho cabrío y dos corderos de un año por sacrifico pacífico. (20) Y el sacerdote los alzará, meciéndolos, sobre el pan de las primicias, como ofrenda alzada ante el Eterno; y los panes, junto con los dos corderos consagrados al Eterno serán para los sacerdotes. (21) Y ese día será de santa convocación para vosotros, no haréis trabajo servil. Será ley eterna para vosotros y vuestra posteridad en cualquier lugar donde vivirá. (22) Y en la época de la cosecha, no segarás hasta el límite extremo del campo, ni recogerás las espigas sobrantes. Dejarás todo eso para el pobre y el forastero. Lo ordeno Yo, el Eterno, vuestro Dios”. (23) Y le dijo el Eterno a Moisés:(24) “Diles a los hijos de Israel. El día primero del mes de séptimo (tishrí) será para vosotros día de descanso, de convocación santa y lo conmemorareis al son de trompetas (de cuerno de carnero). (25) Ese día, no haréis trabajo servil y brindaréis al Eterno una ofrenda ígnea”. (26) Y le dijo el Eterno a Moisés; (27) “Y el día diez de ese mes séptimo será de expiación (Yim Kipur), de santa convocación para vosotros. Ayunaréis y brindaréis una ofrenda ígnea al Eterno. (28) No haréis labor alguna ese día de expiación de vosotros ante el Eterno, vuestro Dios. (29) Quien no ayune ese día será extirpado de su pueblo. (30) Quien trabaje ese día, lo borraré del seno de su pueblo. (31) No haréis pues labor alguna. Será estatuto para todas vuestras generaciones, donde quiera que habitéis. (32) Será día de estricto descanso y ayudaréis a partir del crepúsculo vespertino del día siguiente”. (33) Y le dijo el Eterno a Moisés: (34) “Diles a los hijos de Israel: El día quince del mes séptimo será la festividad de las cabañas (Sucot) para el Eterno, que durará siete días. (35) El primer día será de santa convocación: no haréis trabajo servil. (36) Los siete días, brindaréis ofrendas ígneas al Eterno. Al octavo día será de santa convocación para vosotros, presentaréis ofrenda ígnea al Eterno y no haréis trabajo servil. (37) Tales son las festividades del Eterno, de santa convocación, para brindar al Eterno una ofrenda ígnea, un holocausto, una ofrenda vegetal, un sacrificio de animal puro y libaciones, cada día lo que corresponde, (38) aparte de los sábados del Eterno, de vuestros presentes, y vuestros votos y de vuestras donaciones al Eterno. (39) Y el día quince del mes séptimo, al término de la cosecha, celebraréis festividad al Eterno (la fiesta de las cabañas) durante siete días. El primero será de estricto descanso, como así mismo el día octavo. (40) Y tomaréis para vosotros frutos de cidra (árbol cítrico), hojas de palma, ramas de mirto y de sauce del arroyo, y os regocijaréis ante el Eterno, vuestro Dios durante siete días. (41)Será una fiesta de siete días en el año. Ley eterna será para vosotros esta fiesta, para que la celebréis anualmente cada mes séptimo. (42) Viviréis en cabañas esos siete días. Cada nativo de Israel habitará en cabañas, (43) para que vuestra generaciones sepan que hice habitar a los hijos de Israel en tiendas cuando los libré de la tierra de Egipto, yo, el Eterno, vuestro Dios”. (44) Así, Moisés enseño a los hijos de Israel la festividades del Eterno.

DEUTERONOMIO 16

(1) Guardarás el mes de Aviv (Nisán) y celebrarás la Pascua (Pesaj) al Eterno porque en el mes de Aviv, el Eterno te saco de Egipto de noche. (2) Por o tanto, brindarás el sacrificio pascual al Eterno tu Dios de ovejas y vacas, en el lugar que escogerá el Eterno para establecer Su Nombre. (3) No comerás nada leudado. durante siete días comerás pan ácimo, el pan de la pobreza porque saliste de la tierra de Egipto apresuradamente (sin tiempo para leudar), para que te acuerdes siempre del día en que saliste de la tierra de Egipto. (4) No se verá nada leudado dentro de tus límites durante siete días y no quedará hasta la mañana siguiente nada de la carne que sacrificarás a la tarde del primer día. (5) No podrás realizar el sacrificio pascual en las ciudades que te dio el Eterno tu Dios, (6) sino únicamente en el lugar que escogerá el Eterno tu Dios para establecer Su Nombre. Allí ofrecerás el sacrificio al atardecer, a la caída del sol, en el tiempo en que saliste de Egipto. (7) Asarás la carne y la comerás en el ligar que escogerá el Eterno tu Dios y a la mañana siguiente volverás a tus tiendas. (8) Durante seis días comerás pan ácimo en el séptimo, os congregaréis ante el Eterno tu Dios. ese día no trabajarás. (9) Sietes semanas has de contar, a partir del tiempo del comienzo de la cosecha de higo (El Segundo día de pascua). (10) Y observarás la festividad de las semanas (Shavuot, Pentecostés) ante el Eterno tu Dios con una ofrenda voluntaria de tu mano para que te bendiga el Eterno tu Dios. (11) Y te regocijarás ante el Eterno, tu Dios, con tu hijo, tu hija, tu siervo, tu sierva, el levita que mora en tu ciudad, el extranjero, el huérfano y la viuda que esté entre vosotros, en el lugar que escoja el Eterno tu Dios para establecer Su Nombre. (12) Y recordarás que siervo fuiste en Egipto, al cumplir tales preceptos. (13) Celebrarás la festividad de las cabañas (Sucot) durante siete días, una vez recogido el producto de tu era y de tu lagar. (14) Te regocijarás en la celebración tú con tu hijo, tu hija, tu siervo, tu sierva, el levita, el forastero, el huérfano y la viuda que moran contigo. (15) Durante siete días harás la celebración al Eterno tu Dios en el lugar que Él escogerá porque el Eterno te bendecirá en todo cuanto hagas con tus manos. (16) Tres veces por año se presentarán todos los varones de tu pueblo ante el Eterno tu Dios en el lugar que escogerán: en las festividades del pan ácimo, en la se las semanas y en la de las cabañas, y no aparecerán ante el Eterno con las manos vacías. (17) Cada cual traerá lo que su mano le permite dar, conforme a la bendición que le dio el Eterno.

ZACARÍAS 14
(1) He aquí que viene el días del Eterno, en que tu despojo será dividido en medio de ti. (2) Porque reuniré a todas las naciones contra Jerusalén en batalla y la ciudad será tomada, las casas saqueadas, las mujeres violadas y media ciudad irá en cautividad, pero el residuo del pueblo no será cortado de la ciudad. (3) Entonces, avanzará el Eterno y peleará contra esas naciones como cuando pelea en el día de la batalla. (4) Sus pies se posarán ese día sobre el monte de los Olivos que está delante de Jerusalén al oriente. Y el monte de los olivos será partido por el medio, hacia el oriente y hacia el occidente. Se formará un valle muy grande, media montaña se desplazará hacia el norte y media hacia el sur. (5) Huiréis al valle de las montañas porque el valle de las montañas llegará hasta Atzal. Huiréis como huisteis cuando fue el terremoto en los días de Uzías (Uzíyá), rey de Judá. Y vendrá el Eterno, mi Dios y todos los santos (ángeles) con Él. (6) Y acontecerá en aquel día que no habrá luz, sino nubes espesas. (7) Y ése día, se conocerá el Eterno. No será día ni noche. (8) Pero ocurrirá que en ese día, las corrientes de agua saldrán de Jerusalén: la mitad hacia el mar oriental y la otra mitad hacia el mar occidental. Será verano y será invierno. (9) y será el Eterno Rey sobre toda la tierra. En aquel día, el Eterno será Uno y Su Nombre Uno. (10) Toda la tierra se volverá como la Aravá, desde Guerra (Gueva) hasta Ramón al sur de Jerusalén, pero ésta quedará elevada y será habitada en su antiguo lugar, desde el portón de Benjamín (Bin´yamín) hasta el lugar del primer portón, hacia el portón del ángulo y desde la torre de Jannanel hasta los lagares del rey. (11) Allí vivirán los hombres, no habrá más exterminio y Jerusalén estará segura. (12) Y ésta será la plaga con la que el Eterno herirá a todo los pueblos que han guerreado contra Jerusalén. Su carne se consumirá cuando estén parados, sus ojos se consumirán en sus órbitas y su lengua se consumirá en su boca. (13) Sucederá en aquel día, que habrá entre ellos un gran tumulto del Eterno, cada uno se asirá de la mano del prójimo y su mano se levantará contra la mano de su prójimo. (14) Y también Judá peleará contra Jerusalén y serán reunidas las riquezas de todas las naciones vecinas; oro, plata y vestidos en gran abundancia. (15) Y así la plaga del caballo, del mulo, del camello, del asno y de todas las bestias que habrá en esos campos, como esta plaga. (16) Y acontecerá que cada nación que quede de todas las que vinieron contra Jerusalén subirán cada año a adorar al Rey, el Eterno de los Ejércitos, y a guardar las fiestas de las Cabañas (Sucot). (17) Y será que si cualquiera de las familias de la tierra no suben a Jerusalén para adorar al Rey el Eterno de los Ejércitos, sobre ellos no habrá lluvia. (18) Si no suba la familia de Egipto y no venga, no tendrá crecida del Nilo y sufrirá la misma plaga con la que el Eterno herirá a las naciones que no suban a celebrar las fiestas de las Cabañas. (19) Tal será el castigo de Egipto y el de todas las naciones que no suban a celebrar la fiesta de las Cabañas. (20) En aquel día, estará escrito en los cencerros de los caballos:”Consagrado al Eterno”, y las ollas en la Casa del Eterno serán como tazones delante del altar. (21)SÍ, toda olla en Jerusalén y en Judá será consagrada al Eterno de los Ejércitos de modo que todos los que ofrezcan sacrificios, vendrán, tomarán de ellas y cocerán en ellas; en ese día, no habrá más mercaderes en la Casa del Eterno de los Ejércitos.

Reflexión:

Éstas son las fiestas sagradas a las que os convoca el Eterno.

Levítico 23 (3) Séis días trabajaras pero el séptimo será el sábado (Shabat, reposo,) de estricto descanso y santa convocación. No harás trabajo alguno en él. Es sábado para el Eterno, en todas vuestras moradas.

Levítico 23

(5) En el primero (nisán), el día catorce, al caer el sol, Pascua (Pésaj) es para el Eterno. (6) Y el día quince del mismo mes es la fiesta del pan ázimo para el Eterno. Durante siete días comerás pan sin levadura . (7) El primer día será de santa convocación: no haréis trabajo servil. (8) Y brindaréis ofrendas ígneas al Eterno esos seis días. El día séptimo es de santa convocación. No haréis trabajo servil”.

Levítico 23 (23) Y le dijo el Eterno a Moisés:(24) “Diles a los hijos de Israel. El día primero del mes de séptimo (tishrí) será para vosotros día de descanso, de convocación santa y lo conmemorareis al son de trompetas (de cuerno de carnero).

Levítico 23 (27) “Y el día diez de ese mes séptimo será de expiación (Yim Kipur), de santa convocación para vosotros. Ayunaréis y brindaréis una ofrenda ígnea al Eterno. (28) No haréis labor alguna ese día de expiación de vosotros ante el Eterno, vuestro Dios.

Levítico 23 (33) Y le dijo el Eterno a Moisés: (34) “Diles a los hijos de Israel: El día quince del mes séptimo será la festividad de las cabañas (Sucot) para el Eterno, que durará siete días. (35) El primer día será de santa convocación: no haréis trabajo servil. (36) Los siete días, brindaréis ofrendas ígneas al Eterno. Al octavo día será de santa convocación para vosotros, presentaréis ofrenda ígnea al Eterno y no haréis trabajo servil.

Levítico 23 (40) Y tomaréis para vosotros frutos de cidra (árbol cítrico), hojas de palma, ramas de mirto y de sauce del arroyo, y os regocijaréis ante el Eterno, vuestro Dios durante siete días.

¿Estamos celebrando las fiestas a las que nos convoca el Eterno?

Are we celebrating the feasts to which the Eternal calls us?

Quizás digas que estas bajo la gracia

You may say that you are under grace

Quizás digas que las Fiestas Sagradas del Eterno, pertenecen al Antiguo Testamento.

You may say that the Holy Festivals of the Eternal belong to the Old Testament.

¿Acaso decir estar bajo la gracia te da derecho a pervertir las Sagradas Escrituras?

Does being under the grace entitle you to pervert the Holy Scriptures?

¿Acaso el decir Antiguo Testamento a las Sagradas Escrituras, te da derecho llevar a los hijos del Altísimo al error?

Does calling it the Old Testament entitle you to lead the children of the Most High into error?

¿Acaso estas son “fiestas sagradas” al Eterno de los Ejércitos, el Dios Altísimo?

Are these sacred feasts to the Eternal of Hosts, the Most High God?

1(20)La sabiduría grita fuerte en la calle. profiere su voz en las plazas. (21) Llama en la encrucijada de las calles concurridas, a la entrada de los portones, en toda la ciudad, donde profiere sus palabras: (22) ¿Hasta cuando, oh simples, amaréis la simpleza? ¿Y hasta cuando los burladores seguirán complaciéndose en sus burlas, y los insensatos aborreciendo el conocimiento?

 

 

 

 

BEHA-HALOTEJA

Cuando movían el Arca, decía Moisés: “Levántate, oh Eterno, y haz que Tus enemigos se dispersen y quienes te aborrecen huyan de Tu presencia”. (36) Y cuando el Arca se posaba, decía: “Vuélvete, oh Eterno, hacia los millares de millares de Israel”. Números 10(35)

Parasha de la semana: BEHA-HALOTEJA

Números 8(1)- 12(1)

8(1) Y le dijo el Eterno a Moisés: (2) “Dile a Aarón: Cuando enciendas las luces del candelabro, hazlo de modo que alumbren hacia adelante”. (3) Y Aarón así lo hizo, orientando las siete luminarias hacia adelante, conforme a la orden impartida a Moisés por el Eterno. (4) La hechura del candelabro era de oro cincelado a martillo, tanto su tronco como sus flores (glóbulos) conforme al modelo que le había mostrado el Eterno a Moisés.

(5) Y dijo el Eterno a Moisés: (6) “Toma  los levitas de entre los hijos de Israel y purifícalos. (7) Esto harás para purificarlos: harás aspersión de agua pura sobre ellos, les harás pasar navaja sobre toda su carne y les harás lavar sus ropas para así purificarlos. (8) Tomarán un novillo y su oblación de harina de sémola amasada con aceite y otro novillo por ofrenda expiatoria. (9) Y acercarás a los levitas frente al Tabernáculo y reunirás a toda la congregación de los hijos de Israel. (19) Y traerá a los levitas ante el Eterno y los hijos de Israel pondrán sus manos sobre los levitas. (11) Aarón presentará a los levitas ante en Eterno como representante ante Él de los hijos de Israel para servirle. (12) Y los levitas apoyarán sus manos sobre las cabezas de los novillos y brindarán uno de ellos por ofrenda expiatoria y el otro por holocausto al Eterno para hacer expiación. (13) Y presentarán a los levitas ante Aarón y ante sus hijos y los consagrará al Eterno. (14) Separarán a los levitas de entre los hijos de Israel y serán para Mí. (15) Y después, los levitas entrarán al Tabernáculo para el servicio, una vez consagrados para que Me sirvan, (16) por cuanto ellos, entre los hijos de Israel, estarán completamente a Mi servicio, en lugar de los primogénitos de todos los hijos de Israel. (17) Todos los primogénitos de los hijos de Israel eran Míos, tanto hombre como bestia, desde el día en que herí a todo primogénito en la tierra de Egipto santificando para Mí a los primogénitos del pueblo de Israel, (18) pero (por haber ellos adorado al becerro de oro) he tomado para Mí a los levitas en lugar de ellos. (19) De tal modo, he dado  los levitas a Aarón y sus hijos, de entre los hijos de Israel, para oficiar el servicio de los hijos de Israel en el Tabernáculo y para hacer expiación por los hijos de Israel. Así, no morirán los hijos de Israel al acerarse al santuario”. (20) Y así hicieron Moisés y Aarón, y toda la congregación de Israel con los levitas. (21) Los levitas se purificaron, lavaron sus vestidos y Aarón los consagró ante el Eterno y expió por ellos. (22) Y después vinieron los levitas para oficiar en el Tabernáculo, delante de Aarón y sus hijos, tal como el Eterno le había ordenado a Moisés. (23) Y le dijo el Eterno a Moisés: (24) “Respecto a los levitas, desde los veinticinco años de edad para arriba atenderán el servicio del Tabernáculo. (25) Y al llegar a los cincuenta años de edad dejarán de oficiar, (26) pero asistirán a sus hermanos en el Tabernáculo en misión de vigilancia, pero sin atender el servicio. Así harás con los levitas en cuanto a sus funciones”.

9(1) Y le dijo el Eterno a Moisés en el desierto de Sinaí en el primer mes (de Nisán) del segundo año del éxodo de la tierra de Egipto: (2) “Que los hijos de Israel celebren la Pascua en su tiempo señalado. (3) El día catorce de ese mes, al atardecer, la celebraréis en su termino, según sus leyes y sus reglamentos”. (4) Entonces, Moisés les dijo a los hijos de Israel que festejarán la pascua. (5) Y celebraron la Pascua en el primer mes, el día catorce, al atardecer, en el desierto de Sinaí, conforme a lo que el Eterno le había ordenado a Moisés. (6) Pero habían hombres impuros por contacto con cadáveres humanos, que por ello no podían ofrecer el cordero pascual. Con tal motivo, se presentaron ante Moisés y Aarón ese día, (7) y les dijeron: “Somos impuros por el cuerpo muerto de un hombre. ¿Estámos por eso impedidos de brindar la ofrenda al Eterno en su término entre los hijos de Israel?”. (8) Y les respondió Moisés: “Esperad un poco que escucharé lo qué el Eterno disponga al respecto”. (9) Y el Eterno (consultado por Moisés), le dijo: (10) Diles a los hijos de Israel: “Si algún hombre de vosotros o de vuestra generación esté impuro por un cadáver o este alejado (del Tabernáculo), traerá igualmente el cordero de pascua al Eterno. (11) Lo harán al atardecer del día catorce del mes segundo y comerán el cordero con pan ázimo e hierbas amargas. (12) No dejarán sobrantes para el día siguiente, ni quebrantarán hueso alguno. Harán la ofrenda de conformidad con lo prescrito para la Pascua. (13) En cuanto al hombre que esté puro y no esté alejado (de viaje) y que no haga la ofrenda del cordero de pascual, su alma será extirpada del seno de su pueblo. Sobrellevará su pecado por no haber hecho la ofrenda al Eterno en el tiempo fijado. (14) Y si el extranjero que mora entre vosotros quiera también celebrar la Pascua al Eterno, deberá hacerlo conforme al reglamento general, que será el mismo para él y para vosotros”. (15) Y el día en que se inauguró el Tabernáculo, la nube divina cubrió el lugar donde estaba el arca del pacto. Al caer el sol, la nube iluminó la santa morada como si fuera fuego, hasta la mañana siguiente. (16) Y así era siempre: la nube la cubría de día, en tanto que de noche tenía la apariencia de fuego. (17) Y al elevarse la nube, partían los hijos de Israel; y en el lugar en que se detenía, acampaban los hijos de Israel. (18) De tal modo, por orden del Eterno se marchaban los hijos de Israel y también por Su orden acampaban y permanecían acampados mientras que la nube estaba en el Tabernáculo. (19) Cuando la nube permanecía sobre la santa morada, aunque fuera muchos días, los hijos de Israel cuidaban lo concerniente al servicio del Eterno y no emprendían la marcha. (20) Tampoco se movían aunque la nube permaneciera allí. En suma, el Eterno disponía cuándo debían acampar por el tiempo que fuera y cuándo debían ser. (21) En ocasiones, la nube se elevaba (señal de partida) de mañana y en otras se elevaba de noche. (22) O sea dos días, un mes o todo un año, mientras la nube quedaba posaba sobre el Tabernáculo los hijos de Israel no se movían y cuando se levantaba, ellos se movían, (23) A la orden del Eterno acampaban y a Su orden marchaban, cumpliéndose así Su mandato, expresado por intermedio de Moisés.

10(1) Y les dijo el Eterno a Moisés: (2) “Haz para ti dos trompetas de plata, labradas a martillo, para el llamado a la congregación y para que se levante el campamento. (3) Cuando sean tocadas, toda la comunidad se reunirá a la entrada del Tabernáculo. (4) Cuando suene una sola, se congregará solamente los jefes de tribus y de millares. (5) Cuando toquéis estridentemente, emprenderán la marcha los campamentos que acampan al oriente. (6) Cuando toquéis estridentemente por segunda vez, partirán los campamentos que acampan al sur. (7) Para reunir a la congregación, no tocaréis estridentemente. (8) Y los hijos de Aarón serán los encargados de tocar las trompetas. Y eso será estatuto para vosotros a través de todas vuestras generaciones. (9) Cuando estéis a la guerra contra el adversario que os oprime, tocaréis estridentemente las trompetas y el Eterno, vuestro Dios se acordará de vosotros y seréis salvados de vuestros enemigos. (10) En los días de alegría, como en las festividades y principio de mes, tocaréis las trompetas en ocasión de vuestros holocaustos y vuestros sacrificios pacíficos. Os servirán por recordación ante vuestro Dios. Lo ordeno Yo, el Eterno, vuestro Dios”. (11) Y ocurrió el día veinte del mes segundo, del segundo año que la nube se elevó de por encima de la morada del Testimonio. (12) Y los hijos de Israel se pusieron en movimiento, siguiendo a la nube a través del desierto del Sinaí, hasta que la nube se posó en el desierto de Parán. (13) Así los hijos de Israel comenzaron sus jornadas, de acuerdo con el mandato del Eterno por intermedio de Moisés. (14) Encabezada la marcha, el estandarte del campamento de los hijos de Judá, con sus huestes comandadas por Nasón hijo de Aminadab. (15) Y a cargo de las huestes de la tribu de Isacar estaba Nataniel hijo de Zuar. (16) Y mandaba las huestes de la tribu de los hijos de Zabulón Eliab hijo de Helón. (17) Y la santa morada fue desmantelada y su tranporte estaba a cargo de los hijos de Gersón de Merira. (18) Y tras el estandarte del campamento de los hijos de Ruben marchaban las huestes dirigidas por Elisur hijo de Sedeur. (19) Y a cargo de als huestes de los hijos de Simeón estaba Semuliel hijo de Zurisaday. (20) Y Eliasab hijo de Deuel ejercía la jefatura de las huestes de la tribu de los hijos de Gad. 821) Y los coatitas portaban el santuario y en tanto llegaban, los otros levantabanel Tabernáculo. (22) y tras el estandarte del campamento de los hijos de Efraín marchaban sus huestes al comando de Elisama hijo de Amiud. (23) Y mandaban las huestes de las tribus de los hijos de Manasés Gamaliel hijo de Pedasur. (24) Y a cargo de las huestes de la tribu de los hijos de Benjamín estaba Abidán hijo de Gedeoni. (25) Y tras el estandarte del campamento de los hijos de Dan iban las huestes de la retaguardia, al mando de Ahiexer hijo de Amisaday. (26) Y comandaba las huestes de la tribu de los hijos de Aser Pagiel hijo de Ocrán. (27) Y el jefe de las huestes de la tribu de los hijos de Neftalí era Ajira, hijo de Enán. (28) Así marchaban las huestes de los hijos de Israel. (29) Y le dijo Moisés a su suegro, Hobab, hijo de Reúel, midianita: (“Yitro”, jetro suegro de Moisés, mencinado en la escritura, con siete nombres que son: Reúel, Yéter, Yitró, Jobab, Jéber, Queni y Putiel,) “Nosotros iremos hacia el lugar que el Eterno prometio darnos. Ven con nosotros y te favoreceremos, porque el Eterno prometio favorecer a Israel”. (30) Mas su suegro respondió: “No, me iré a mi tierra con mi parentela”. (31) Pero Moisés insistió:”No nos dejes, te lo ruego, porque sabes bién cómo acampar en el desierto y puedes ser nuestro guía. (32) Además, si vienes con nosotros, compartirás los beneficios que nos conceda el Eterno”. (33) Y viajaron desde el monte del Eterno tres jornadas, el Arca del pacto del Eterno iba delante de ellos, en la búsqueda de un lugar de descanso para ellos. (34) Y la nube del Eterno estaba sobre ellos de día durante el viaje. (35) Cuando movían el Arca, decía Moisés: “Levantate, oh Eterno, y haz que Tus enemigos se dispersen y quienes te aborrecen huyan de Tu presencia”. (36) Y cuando el Arca se posaba, decía: “Vuélvete, oh Eterno, hacia los millares de millares de Israel”.

11(1) Y ocurrió que el pueblo se quejó, lo que fue mal visto por el Eterno cuya ira se encendió de tal manera que el fuego hizo estragos en el extremo del campamento. (2) Y el pueblo clamó a Moisés y cuando éste rezó al Eterno, el fuego se desvaneció. (3) Y llamó ese lugar Tabera (incendio) porque el fuego del Eterno había consumido el extremo del campamento. (4) Y la turba que estaba entre ellos (los no hebreos que habían acompañado en el éxodo de Egipto) anheló vivamente carne para comer e incluso los hijos de Israel lloraban amargamente exclamando: “¡Quién nos dará para comer carne! (5) Extrañamos el pescado de balde que comíamos en Egipto, los pepinos, las sandías, los puerros, las cebollas y los ajos, (6) pero ahora nuestras almas están secas sin nada. Sólo hacia el maná pueden dirigirse nuestros ojos”. (7) Y el maná era como la semilla de culantro; su color era como el el del bedelio. (8) Y el pueblo se dispersaba para recogerlo, lo molía con molino de piedra o lo majaba con mortero, lo cocía en ollas y hacía con él tortas, y su sabor era como el del aceite fresco. (9) Y cuando caía el rocío sobre el campamento el maná caía sobre él. (10) Y Moisés oía el llanto de la gente a la entrada de cada tienda y se encendió en sobremanera la cólera del Eterno; también a Moisés eso desagradó mucho, (11) por lo que le dijo el Eterno: “¿Por qué tratas tan mal a Tu siervo? ¿Por qué no he hallado favor a Tus ojos y has echado sobre Mí la carga de todo este pueblo? (12) ¿Acaso he concebido yo a este pueblo? ¿Lo he engendrado yo para que me digas:”Llévalo en tu regazo como la nodriza al infante al que da de mamar, a la tierra que prometiste dar a sus padres?”. (13) ¿De donde he de sacar carne para alimentar a todo este pueblo, que clama a mi implorando: “Danos carne para comer?”. (14) Yo solo, no puedo soportar a todo este pueblo. Es demasiada carga para mí. (15) Si a esto me destinaste, te ruego que me des la muerte y que halle favor a Tus ojos, te ruego que me ahorres esta aflicción”. (16) Entonces, le dijo el Eterno a Moisés: “Reúneme setenta hombres de los ancianos de Israel que son escribientes, llévalos al Tabernáculo de reunión y haz que te acompañen en tu labor. (17) Yo descenderé, hablaré allí contigo y pondré sobre ellos el espíritu (profético) que está sobre ti y entonces ellos compartirán contigo la carga de cuidar y conducir a este pueblo, para que no la soportes tú solo. (18) Y dile al pueblo: “Santificaos para mañana porque comeréis carne, ya que llorasteis en los oídos del Eterno inquiriendo quién os dará carne para comer y alegando que en Egipto estabáis bien. Por lo tanto, el Eterno os dará carne y la comeréis. (19) Pero la comeréis no un día, ni dos, ni cinco, ni diez, ni veinte, (20) sino un mes entero hasta que os salga por la nariz y sea para vosotros repugnante, por menospreciar al Eterno que está con vosotros y por llorar ante Él lamentándoos por haber salido de Egipto”. (21) Y le respondió Moisés: “El pueblo al que pertenezco consta de seiscientos mil caminantes, no obstante lo cual has dicho que yo les daré carne para que coman un mes entero. (22) ¿Acaso si fueran degollados todos los ovinos y todos los vacunos les alcanzará o acaso serían suficientes todos los peces del mar que pudieran reunirse?”. (23) Y le respondió el Eterno a Moisés: “¿Acaso se ha acortado la mano del Eterno? Ya verás si Mi palabra se cumple o no”. (24) Entonces, salió Moisés y refirió al pueblo lo que había asegurado el Eterno y reunió a los setenta hombres entre los ancianos del pueblo y los agrupó alrededor de la tienda. (25) El Eterno descendió en una nube, le habló a Moisés y el espíritu profético se posó sobre ellos. (26) Pero habían quedado en el campamento dos de esos hombres que se llamaban Eldad y Medad. Aunque eran también escribientes, no habían ido al Tabernáculo y profetizaban en el campamento. (27) Entonces, un mozo que los vio corrió a notificar eso a Moisés, diciendo: “Eldad y Medad están profetizando en el campamento”, (28) Y Josué, hijo de Nun, servidor de Moisés desde su adolescencia dijo al oírlo: “Oh mi señor Moisés, impídeselos”, (29) pero Moisés le respondió: “¿Acaso tienes celos por mí? ¡Quiera Dios que todo el pueblo del Eterno profetize y que Él les inspire! (30) Moisés y los ancianos de Israel regresaron al campamento. (31) Y vino un fuerte viento insuflado por el Eterno que trajo codornices desde el mar y las hizo caer junto al campamento, en una extensión de un día de camino hacia uno y otro lado del campamento, en derredor de él. Su acumulación alcanzaba a casi dos codos de altura sobre la faz de la tierra. (32) Y la gente pasó recogiendo codornices todo ese día, toda la noche y todo el día siguiente. El que menos recogió apiló diez jómarim. Y esparcieron las aves alrededor de todo el campamento. (33) Y cuando la carne estaba aún entre sus dientes, el Eterno, en Su ira, causó entre ellos gran matanza. (34) Y se llamó ese lugar Kibrot-hataavá (“sepulcros del deseo”), porque allí fue enterrado el pueblo codicioso. (35) De Kibrot-hataavá fueron a Hazerot y acamparon allí. 12(1) Y Mirian y Aarón hablaron contra Moisés a causa de la mujer cusita (de Cush, Etiopía) que él había tomado por mujer. (2) Y dijeron: “¿Acaso únicamente con Moisés habló el Eterno? También hablo con nosotros”. Y el Eterno oyó eso. (3) Y Moisés era un hombre muy humilde, más que todos los hombres de la tierra. (4) Y de pronto, el Eterno les dijo a Moisés, a Aarón y a Miriam:”Salid los tres al Tabernáculo”. Y los tres salieron. (5) Entonces el Eterno descendió en la columna de la nube y se detuvo en la entrada del Tabernáculo; llamó a Aarón y a Miriam que se aproximaron presurosos. (6) Entonces les dijo:”Escuchad mis palabras. Si hubiera un profeta entre vosotros, Yo, el Eterno, Me haría conocer a él en una visión y le hablaría e sueños. (7) No es así con mi siervo Moisés que Me es fiel en gran manera. (8) Con él hablo cara a cara, en visión clara y con con acertijos y él contempla la imagen del Eterno. ¿Por qué entonces os habéis atrevido a hablar contra Mi siervo Moisés?”. (9) Se encendió la ira del eterno contra ellos y se retiró. (10) Y cuando la nube se retiró del Tabernáculo, he aquí que Miriam se convirtió en leprosa, blanca como nieve y Aarón  (14) Y al ver que estaba leprosa, (11) le imploró a Moisés: “Señor mío, has que no sea castigada por pecado cometido al obrar imprudentemente. (12) No sea ella como muerta. Como el que nace muerto, que al salir del vientre de su madre con su carne medio consumida”. (13) Clamo entonces Moisés al Eterno:”Te ruego, oh Dios, que le devuelvas la salud”. (14) Y le dijo el Eterno a Moisés: “Si su padre le escupiera en el rostro, ¿acaso ella no se avergonzaría siete días? Sea encerrada pues durante siete días fuera del campamento y después será recibida”. (15) Y Miriam fue encerrada durante siete días fuera del campamento y el pueblo no se fue hasta que Miriam fue traída de nuevo (sana), (16) Y después el pueblo se fue de hazerot y acampó en el desierto de Parán.

REFLEXIÓN:

¿Quien diseño el candelabro? ¿De donde sacaron el modelo?

(4) La hechura del candelabro era de oro cincelado a martillo, tanto su tronco como sus flores (glóbulos) conforme al modelo que le había mostrado el Eterno a Moisés.

¿Quien eligió a los levitas? ¿ Porqué? ¿Para qué?

(5) Y dijo el Eterno a Moisés: (6) “Toma  los levitas de entre los hijos de Israel y purifícalos.

(14) Separarán a los levitas de entre los hijos de Israel y serán para Mí.

(17) Todos los primogénitos de los hijos de Israel eran Míos, tanto hombre como bestia, desde el día en que herí a todo primogénito en la tierra de Egipto santificando para Mí a los primogénitos del pueblo de Israel, (18) pero (por haber ellos adorado al becerro de oro) he tomado para Mí a los levitas en lugar de ellos. (19) De tal modo, he dado  los levitas a Aarón y sus hijos, de entre los hijos de Israel, para oficiar el servicio de los hijos de Israel en el Tabernáculo y para hacer expiación por los hijos de Israel.

¿Ordeno el Eterno celebrar la Pascua? ¿Cuando comenzaron a celebrar la Pascua? ¿Un extranjero también podía celebrar la pascua?

9(1) Y le dijo el Eterno a Moisés en el desierto de Sinaí en el primer mes (de Nisán) del segundo año del éxodo de la tierra de Egipto: (2) “Que los hijos de Israel celebren la Pascua en su tiempo señalado. (3) El día catorce de ese mes, al atardecer, la celebraréis en su termino, según sus leyes y sus reglamentos”. (4) Entonces, Moisés les dijo a los hijos de Israel que festejarán la pascua. (5) Y celebraron la Pascua en el primer mes, el día catorce, al atardecer, en el desierto de Sinaí, conforme a lo que el Eterno le había ordenado a Moisés. (14) Y si el extranjero que mora entre vosotros quiera también celebrar la Pascua al Eterno, deberá hacerlo conforme al reglamento general, que será el mismo para él y para vosotros”

(15) Y el día en que se inauguró el Tabernáculo, la nube divina cubrió el lugar donde estaba el arca del pacto. Al caer el sol, la nube iluminó la santa morada como si fuera fuego, hasta la mañana siguiente.

¿Israel era obediente a la orden del Eterno?

(23) A la orden del Eterno acampaban y a Su orden marchaban, cumpliéndose así Su mandato, expresado por intermedio de Moisés.

¿Trompetas de plata?  ¿En que momento debe ser tocadas? ¿Quienes deben tocarlas?

10(1) Y les dijo el Eterno a Moisés: (2) “Haz para ti dos trompetas de plata, labradas a martillo, para el llamado a la congregación y para que se levante el campamento. (3) Cuando sean tocadas, toda la comunidad se reunirá a la entrada del Tabernáculo. (4) Cuando suene una sola, se congregará solamente los jefes de tribus y de millares. (5) Cuando toquéis estridentemente, emprenderán la marcha los campamentos que acampan al oriente. (6) Cuando toquéis estridentemente por segunda vez, partirán los campamentos que acampan al sur. (7) Para reunir a la congregación, no tocaréis estridentemente. (8) Y los hijos de Aarón serán los encargados de tocar las trompetas. Y eso será estatuto para vosotros a través de todas vuestras generaciones.

¿Que tenemos que hacer cuando estamos en guerra y el adversario nos oprima? 

(9) Cuando estéis a la guerra contra el adversario que os oprime, tocaréis estridentemente las trompetas y el Eterno, vuestro Dios se acordará de vosotros y seréis salvados de vuestros enemigos.

¿Cuando estamos alegres, también podemos tocarlas?

(10) En los días de alegría, como en las festividades y principio de mes, tocaréis las trompetas en ocasión de vuestros holocaustos y vuestros sacrificios pacíficos. Os servirán por recordación ante vuestro Dios. Lo ordeno Yo, el Eterno, vuestro Dios”.

¿Cómo estaban organizados, cuando marchaban?

(14) Encabezada la marcha, el estandarte del campamento de los hijos de Judá, con sus huestes comandadas por Nasón hijo de Aminadab.

¿Acaso no es que nosotros comemos de Tu mano?

11(1) Y ocurrió que el pueblo se quejó, lo que fue mal visto por el Eterno cuya ira se encendió de tal manera que el fuego hizo estragos en el extremo del campamento. (2) Y el pueblo clamó a Moisés y cuando éste rezó al Eterno, el fuego se desvaneció. (3) Y llamó ese lugar Tabera (incendio) porque el fuego del Eterno había consumido el extremo del campamento. (4) Y la turba que estaba entre ellos (los no hebreos que habían acompañado en el éxodo de Egipto) anheló vivamente carne para comer e incluso los hijos de Israel lloraban amargamente exclamando: “¡Quién nos dará para comer carne!

(10) Y Moisés oía el llanto de la gente a la entrada de cada tienda y se encendió en sobremanera la cólera del Eterno; también a Moisés eso desagradó mucho, (11) por lo que le dijo el Eterno: “¿Por qué tratas tan mal a Tu siervo? ¿Por qué no he hallado favor a Tus ojos y has echado sobre Mí la carga de todo este pueblo? (12) ¿Acaso he concebido yo a este pueblo? ¿Lo he engendrado yo para que me digas:”Llévalo en tu regazo como la nodriza al infante al que da de mamar, a la tierra que prometiste dar a sus padres?”. (13) ¿De donde he de sacar carne para alimentar a todo este pueblo, que clama a mi implorando: “Danos carne para comer?”

*Moisés pidió ayuda

(14) Yo solo, no puedo soportar a todo este pueblo. Es demasiada carga para mí. (15) Si a esto me destinaste, te ruego que me des la muerte y que halle favor a Tus ojos, te ruego que me ahorres esta aflicción”.

¿Escribientes? ¿Espíritu profético?

(16) Entonces, le dijo el Eterno a Moisés: “Reúneme setenta hombres de los ancianos de Israel que son escribientes, llévalos al Tabernáculo de reunión y haz que te acompañen en tu labor. (17) Yo descenderé, hablaré allí contigo y pondré sobre ellos el espíritu (profético) que está sobre ti y entonces ellos compartirán contigo la carga de cuidar y conducir a este pueblo, para que no la soportes tú solo.

¿Aunque no estén en el Tabernáculo pueden profetizar? ¿Podemos pedir que se levanten los profetas? ¿Acaso hay quienes profetizan y Él no inspira?

(26) Pero habían quedado en el campamento dos de esos hombres que se llamaban Eldad y Medad. Aunque eran también escribientes, no habían ido al Tabernáculo y profetizaban en el campamento.

(27) Entonces, un mozo que los vio corrió a notificar eso a Moisés, diciendo: “Eldad y Medad están profetizando en el campamento”, (28) Y Josué, hijo de Nun, servidor de Moisés desde su adolescencia dijo al oírlo: “Oh mi señor Moisés, impídeselos”, (29) pero Moisés le respondió: “¿Acaso tienes celos por mí? ¡Quiera Dios que todo el pueblo del Eterno profetice y que Él les inspire!

¿Cómo vas a dar de comer a seiscientos mil caminantes?

…, (21) Y le respondió Moisés: “El pueblo al que pertenezco consta de seiscientos mil caminantes, no obstante lo cual has dicho que yo les daré carne para que coman un mes entero. (22) ¿Acaso si fueran degollados todos los ovinos y todos los vacunos les alcanzará o acaso serían suficientes todos los peces del mar que pudieran reunirse?”.

(23) Y le respondió el Eterno a Moisés: “¿Acaso se ha acortado la mano del Eterno? Ya verás si Mi palabra se cumple o no”.

¿Quien es el hombre más humilde de la tierra?

(3) Y Moisés era un hombre muy humilde, más que todos los hombres de la tierra.

¿Cómo habla el Eterno a un profeta? ¿Cómo le habla a su siervo Moisés?

(6) Entonces les dijo:”Escuchad mis palabras. Si hubiera un profeta entre vosotros, Yo, el Eterno, Me haría conocer a él en una visión y le hablaría e sueños. (7) No es así con mi siervo Moisés que Me es fiel en gran manera. (8) Con él hablo cara a cara, en visión clara y con con acertijos y él contempla la imagen del Eterno.

LA BIBLIA

HEBREO – ESPAÑOL

Versión Castellana

Conforme a la tradición judía

Por Moisés Katznelson

Fotos: Google

 

 

 

 

 

 

 

 

Parasha de la semana: Shemini

Levíticos 9-11

Reticencia versus impetuosidad

Tendría que haber sido un día de alegría, pero ocurrió una tragedia.

Tendría que haber sido un día de alegría: los israelitas habían terminado el mishkán, el santuario. Durante siete días, Moshé había hecho las preparaciones para su consagración1 y ahora, en el octavo día –el primero de Nisan,2 a un año del día en el que los israelitas recibieran la primera orden, dos semanas antes del éxodo– el servicio del santuario estaba por comenzar. Los sabios decían que en el cielo era el día de mayor alegría desde la creación.3 (…)

Para leer el artículo completo:

http://es.chabad.org/library/article_cdo/aid/3265283/jewish/Reticencia-versus-impetuosidad.htm

Bendito Almuerzo

Dime que comes y te diré quien eres

(…) ¿Y qué hay acerca la comida propia-mente dicha?- ¿existe algo más íntimo que ingerir algo dentro de su ser y convertirlo en su propia carne, hueso y sangre?

Dígame que, cómo, dónde y con quién come, y le diré quién y qué es.

“Para diferenciar entre el impuro y el puro; entre el animal que puede comerse y el animal que no puede comerse” (Levítico 11:47).

Para diferenciar ‘lehavdil’ en hebreo, esta palabra define la singularidad del hombre como una criatura moral. O en la terminología de la Torá, persona ‘santa’ (…)

Para leer el artículo completo:

http://es.chabad.org/library/article_cdo/aid/1179305/jewish/Bendito-Almuerzo.htm

Tener pezuñas hendidas y rumiar

¿Qué tiene que ver la condición kósher de un animal con ser rumiante y tener las pezuñas hendidas?

La parashá sheminí nos instruye sobre las condiciones que determinan si una especie de animal es kósher, o sea apta para el consumo. Las condiciones son dos: ser rumiante y tener las pezuñas hendidas. Si el animal posee una sola de ellas, no es kósher. Es por eso que el cerdo, por ejemplo, no es kósher; si bien tiene las pezuñas hendidas, no es rumiante y, por lo tanto, está prohibido consumirlo.

Para leer el  artículo completo:

http://es.chabad.org/library/article_cdo/aid/3265459/jewish/Tener-pezuas-hendidas-y-rumiar.htm

http://es.chabad.org/library/article_cdo/aid/1864588/jewish/Todo-acerca-del-Pescado-Kasher.htm