BEHA-HALOTEJA

Cuando movían el Arca, decía Moisés: “Levántate, oh Eterno, y haz que Tus enemigos se dispersen y quienes te aborrecen huyan de Tu presencia”. (36) Y cuando el Arca se posaba, decía: “Vuélvete, oh Eterno, hacia los millares de millares de Israel”. Números 10(35)

Parasha de la semana: BEHA-HALOTEJA

Números 8(1)- 12(1)

8(1) Y le dijo el Eterno a Moisés: (2) “Dile a Aarón: Cuando enciendas las luces del candelabro, hazlo de modo que alumbren hacia adelante”. (3) Y Aarón así lo hizo, orientando las siete luminarias hacia adelante, conforme a la orden impartida a Moisés por el Eterno. (4) La hechura del candelabro era de oro cincelado a martillo, tanto su tronco como sus flores (glóbulos) conforme al modelo que le había mostrado el Eterno a Moisés.

(5) Y dijo el Eterno a Moisés: (6) “Toma  los levitas de entre los hijos de Israel y purifícalos. (7) Esto harás para purificarlos: harás aspersión de agua pura sobre ellos, les harás pasar navaja sobre toda su carne y les harás lavar sus ropas para así purificarlos. (8) Tomarán un novillo y su oblación de harina de sémola amasada con aceite y otro novillo por ofrenda expiatoria. (9) Y acercarás a los levitas frente al Tabernáculo y reunirás a toda la congregación de los hijos de Israel. (19) Y traerá a los levitas ante el Eterno y los hijos de Israel pondrán sus manos sobre los levitas. (11) Aarón presentará a los levitas ante en Eterno como representante ante Él de los hijos de Israel para servirle. (12) Y los levitas apoyarán sus manos sobre las cabezas de los novillos y brindarán uno de ellos por ofrenda expiatoria y el otro por holocausto al Eterno para hacer expiación. (13) Y presentarán a los levitas ante Aarón y ante sus hijos y los consagrará al Eterno. (14) Separarán a los levitas de entre los hijos de Israel y serán para Mí. (15) Y después, los levitas entrarán al Tabernáculo para el servicio, una vez consagrados para que Me sirvan, (16) por cuanto ellos, entre los hijos de Israel, estarán completamente a Mi servicio, en lugar de los primogénitos de todos los hijos de Israel. (17) Todos los primogénitos de los hijos de Israel eran Míos, tanto hombre como bestia, desde el día en que herí a todo primogénito en la tierra de Egipto santificando para Mí a los primogénitos del pueblo de Israel, (18) pero (por haber ellos adorado al becerro de oro) he tomado para Mí a los levitas en lugar de ellos. (19) De tal modo, he dado  los levitas a Aarón y sus hijos, de entre los hijos de Israel, para oficiar el servicio de los hijos de Israel en el Tabernáculo y para hacer expiación por los hijos de Israel. Así, no morirán los hijos de Israel al acerarse al santuario”. (20) Y así hicieron Moisés y Aarón, y toda la congregación de Israel con los levitas. (21) Los levitas se purificaron, lavaron sus vestidos y Aarón los consagró ante el Eterno y expió por ellos. (22) Y después vinieron los levitas para oficiar en el Tabernáculo, delante de Aarón y sus hijos, tal como el Eterno le había ordenado a Moisés. (23) Y le dijo el Eterno a Moisés: (24) “Respecto a los levitas, desde los veinticinco años de edad para arriba atenderán el servicio del Tabernáculo. (25) Y al llegar a los cincuenta años de edad dejarán de oficiar, (26) pero asistirán a sus hermanos en el Tabernáculo en misión de vigilancia, pero sin atender el servicio. Así harás con los levitas en cuanto a sus funciones”.

9(1) Y le dijo el Eterno a Moisés en el desierto de Sinaí en el primer mes (de Nisán) del segundo año del éxodo de la tierra de Egipto: (2) “Que los hijos de Israel celebren la Pascua en su tiempo señalado. (3) El día catorce de ese mes, al atardecer, la celebraréis en su termino, según sus leyes y sus reglamentos”. (4) Entonces, Moisés les dijo a los hijos de Israel que festejarán la pascua. (5) Y celebraron la Pascua en el primer mes, el día catorce, al atardecer, en el desierto de Sinaí, conforme a lo que el Eterno le había ordenado a Moisés. (6) Pero habían hombres impuros por contacto con cadáveres humanos, que por ello no podían ofrecer el cordero pascual. Con tal motivo, se presentaron ante Moisés y Aarón ese día, (7) y les dijeron: “Somos impuros por el cuerpo muerto de un hombre. ¿Estámos por eso impedidos de brindar la ofrenda al Eterno en su término entre los hijos de Israel?”. (8) Y les respondió Moisés: “Esperad un poco que escucharé lo qué el Eterno disponga al respecto”. (9) Y el Eterno (consultado por Moisés), le dijo: (10) Diles a los hijos de Israel: “Si algún hombre de vosotros o de vuestra generación esté impuro por un cadáver o este alejado (del Tabernáculo), traerá igualmente el cordero de pascua al Eterno. (11) Lo harán al atardecer del día catorce del mes segundo y comerán el cordero con pan ázimo e hierbas amargas. (12) No dejarán sobrantes para el día siguiente, ni quebrantarán hueso alguno. Harán la ofrenda de conformidad con lo prescrito para la Pascua. (13) En cuanto al hombre que esté puro y no esté alejado (de viaje) y que no haga la ofrenda del cordero de pascual, su alma será extirpada del seno de su pueblo. Sobrellevará su pecado por no haber hecho la ofrenda al Eterno en el tiempo fijado. (14) Y si el extranjero que mora entre vosotros quiera también celebrar la Pascua al Eterno, deberá hacerlo conforme al reglamento general, que será el mismo para él y para vosotros”. (15) Y el día en que se inauguró el Tabernáculo, la nube divina cubrió el lugar donde estaba el arca del pacto. Al caer el sol, la nube iluminó la santa morada como si fuera fuego, hasta la mañana siguiente. (16) Y así era siempre: la nube la cubría de día, en tanto que de noche tenía la apariencia de fuego. (17) Y al elevarse la nube, partían los hijos de Israel; y en el lugar en que se detenía, acampaban los hijos de Israel. (18) De tal modo, por orden del Eterno se marchaban los hijos de Israel y también por Su orden acampaban y permanecían acampados mientras que la nube estaba en el Tabernáculo. (19) Cuando la nube permanecía sobre la santa morada, aunque fuera muchos días, los hijos de Israel cuidaban lo concerniente al servicio del Eterno y no emprendían la marcha. (20) Tampoco se movían aunque la nube permaneciera allí. En suma, el Eterno disponía cuándo debían acampar por el tiempo que fuera y cuándo debían ser. (21) En ocasiones, la nube se elevaba (señal de partida) de mañana y en otras se elevaba de noche. (22) O sea dos días, un mes o todo un año, mientras la nube quedaba posaba sobre el Tabernáculo los hijos de Israel no se movían y cuando se levantaba, ellos se movían, (23) A la orden del Eterno acampaban y a Su orden marchaban, cumpliéndose así Su mandato, expresado por intermedio de Moisés.

10(1) Y les dijo el Eterno a Moisés: (2) “Haz para ti dos trompetas de plata, labradas a martillo, para el llamado a la congregación y para que se levante el campamento. (3) Cuando sean tocadas, toda la comunidad se reunirá a la entrada del Tabernáculo. (4) Cuando suene una sola, se congregará solamente los jefes de tribus y de millares. (5) Cuando toquéis estridentemente, emprenderán la marcha los campamentos que acampan al oriente. (6) Cuando toquéis estridentemente por segunda vez, partirán los campamentos que acampan al sur. (7) Para reunir a la congregación, no tocaréis estridentemente. (8) Y los hijos de Aarón serán los encargados de tocar las trompetas. Y eso será estatuto para vosotros a través de todas vuestras generaciones. (9) Cuando estéis a la guerra contra el adversario que os oprime, tocaréis estridentemente las trompetas y el Eterno, vuestro Dios se acordará de vosotros y seréis salvados de vuestros enemigos. (10) En los días de alegría, como en las festividades y principio de mes, tocaréis las trompetas en ocasión de vuestros holocaustos y vuestros sacrificios pacíficos. Os servirán por recordación ante vuestro Dios. Lo ordeno Yo, el Eterno, vuestro Dios”. (11) Y ocurrió el día veinte del mes segundo, del segundo año que la nube se elevó de por encima de la morada del Testimonio. (12) Y los hijos de Israel se pusieron en movimiento, siguiendo a la nube a través del desierto del Sinaí, hasta que la nube se posó en el desierto de Parán. (13) Así los hijos de Israel comenzaron sus jornadas, de acuerdo con el mandato del Eterno por intermedio de Moisés. (14) Encabezada la marcha, el estandarte del campamento de los hijos de Judá, con sus huestes comandadas por Nasón hijo de Aminadab. (15) Y a cargo de las huestes de la tribu de Isacar estaba Nataniel hijo de Zuar. (16) Y mandaba las huestes de la tribu de los hijos de Zabulón Eliab hijo de Helón. (17) Y la santa morada fue desmantelada y su tranporte estaba a cargo de los hijos de Gersón de Merira. (18) Y tras el estandarte del campamento de los hijos de Ruben marchaban las huestes dirigidas por Elisur hijo de Sedeur. (19) Y a cargo de als huestes de los hijos de Simeón estaba Semuliel hijo de Zurisaday. (20) Y Eliasab hijo de Deuel ejercía la jefatura de las huestes de la tribu de los hijos de Gad. 821) Y los coatitas portaban el santuario y en tanto llegaban, los otros levantabanel Tabernáculo. (22) y tras el estandarte del campamento de los hijos de Efraín marchaban sus huestes al comando de Elisama hijo de Amiud. (23) Y mandaban las huestes de las tribus de los hijos de Manasés Gamaliel hijo de Pedasur. (24) Y a cargo de las huestes de la tribu de los hijos de Benjamín estaba Abidán hijo de Gedeoni. (25) Y tras el estandarte del campamento de los hijos de Dan iban las huestes de la retaguardia, al mando de Ahiexer hijo de Amisaday. (26) Y comandaba las huestes de la tribu de los hijos de Aser Pagiel hijo de Ocrán. (27) Y el jefe de las huestes de la tribu de los hijos de Neftalí era Ajira, hijo de Enán. (28) Así marchaban las huestes de los hijos de Israel. (29) Y le dijo Moisés a su suegro, Hobab, hijo de Reúel, midianita: (“Yitro”, jetro suegro de Moisés, mencinado en la escritura, con siete nombres que son: Reúel, Yéter, Yitró, Jobab, Jéber, Queni y Putiel,) “Nosotros iremos hacia el lugar que el Eterno prometio darnos. Ven con nosotros y te favoreceremos, porque el Eterno prometio favorecer a Israel”. (30) Mas su suegro respondió: “No, me iré a mi tierra con mi parentela”. (31) Pero Moisés insistió:”No nos dejes, te lo ruego, porque sabes bién cómo acampar en el desierto y puedes ser nuestro guía. (32) Además, si vienes con nosotros, compartirás los beneficios que nos conceda el Eterno”. (33) Y viajaron desde el monte del Eterno tres jornadas, el Arca del pacto del Eterno iba delante de ellos, en la búsqueda de un lugar de descanso para ellos. (34) Y la nube del Eterno estaba sobre ellos de día durante el viaje. (35) Cuando movían el Arca, decía Moisés: “Levantate, oh Eterno, y haz que Tus enemigos se dispersen y quienes te aborrecen huyan de Tu presencia”. (36) Y cuando el Arca se posaba, decía: “Vuélvete, oh Eterno, hacia los millares de millares de Israel”.

11(1) Y ocurrió que el pueblo se quejó, lo que fue mal visto por el Eterno cuya ira se encendió de tal manera que el fuego hizo estragos en el extremo del campamento. (2) Y el pueblo clamó a Moisés y cuando éste rezó al Eterno, el fuego se desvaneció. (3) Y llamó ese lugar Tabera (incendio) porque el fuego del Eterno había consumido el extremo del campamento. (4) Y la turba que estaba entre ellos (los no hebreos que habían acompañado en el éxodo de Egipto) anheló vivamente carne para comer e incluso los hijos de Israel lloraban amargamente exclamando: “¡Quién nos dará para comer carne! (5) Extrañamos el pescado de balde que comíamos en Egipto, los pepinos, las sandías, los puerros, las cebollas y los ajos, (6) pero ahora nuestras almas están secas sin nada. Sólo hacia el maná pueden dirigirse nuestros ojos”. (7) Y el maná era como la semilla de culantro; su color era como el el del bedelio. (8) Y el pueblo se dispersaba para recogerlo, lo molía con molino de piedra o lo majaba con mortero, lo cocía en ollas y hacía con él tortas, y su sabor era como el del aceite fresco. (9) Y cuando caía el rocío sobre el campamento el maná caía sobre él. (10) Y Moisés oía el llanto de la gente a la entrada de cada tienda y se encendió en sobremanera la cólera del Eterno; también a Moisés eso desagradó mucho, (11) por lo que le dijo el Eterno: “¿Por qué tratas tan mal a Tu siervo? ¿Por qué no he hallado favor a Tus ojos y has echado sobre Mí la carga de todo este pueblo? (12) ¿Acaso he concebido yo a este pueblo? ¿Lo he engendrado yo para que me digas:”Llévalo en tu regazo como la nodriza al infante al que da de mamar, a la tierra que prometiste dar a sus padres?”. (13) ¿De donde he de sacar carne para alimentar a todo este pueblo, que clama a mi implorando: “Danos carne para comer?”. (14) Yo solo, no puedo soportar a todo este pueblo. Es demasiada carga para mí. (15) Si a esto me destinaste, te ruego que me des la muerte y que halle favor a Tus ojos, te ruego que me ahorres esta aflicción”. (16) Entonces, le dijo el Eterno a Moisés: “Reúneme setenta hombres de los ancianos de Israel que son escribientes, llévalos al Tabernáculo de reunión y haz que te acompañen en tu labor. (17) Yo descenderé, hablaré allí contigo y pondré sobre ellos el espíritu (profético) que está sobre ti y entonces ellos compartirán contigo la carga de cuidar y conducir a este pueblo, para que no la soportes tú solo. (18) Y dile al pueblo: “Santificaos para mañana porque comeréis carne, ya que llorasteis en los oídos del Eterno inquiriendo quién os dará carne para comer y alegando que en Egipto estabáis bien. Por lo tanto, el Eterno os dará carne y la comeréis. (19) Pero la comeréis no un día, ni dos, ni cinco, ni diez, ni veinte, (20) sino un mes entero hasta que os salga por la nariz y sea para vosotros repugnante, por menospreciar al Eterno que está con vosotros y por llorar ante Él lamentándoos por haber salido de Egipto”. (21) Y le respondió Moisés: “El pueblo al que pertenezco consta de seiscientos mil caminantes, no obstante lo cual has dicho que yo les daré carne para que coman un mes entero. (22) ¿Acaso si fueran degollados todos los ovinos y todos los vacunos les alcanzará o acaso serían suficientes todos los peces del mar que pudieran reunirse?”. (23) Y le respondió el Eterno a Moisés: “¿Acaso se ha acortado la mano del Eterno? Ya verás si Mi palabra se cumple o no”. (24) Entonces, salió Moisés y refirió al pueblo lo que había asegurado el Eterno y reunió a los setenta hombres entre los ancianos del pueblo y los agrupó alrededor de la tienda. (25) El Eterno descendió en una nube, le habló a Moisés y el espíritu profético se posó sobre ellos. (26) Pero habían quedado en el campamento dos de esos hombres que se llamaban Eldad y Medad. Aunque eran también escribientes, no habían ido al Tabernáculo y profetizaban en el campamento. (27) Entonces, un mozo que los vio corrió a notificar eso a Moisés, diciendo: “Eldad y Medad están profetizando en el campamento”, (28) Y Josué, hijo de Nun, servidor de Moisés desde su adolescencia dijo al oírlo: “Oh mi señor Moisés, impídeselos”, (29) pero Moisés le respondió: “¿Acaso tienes celos por mí? ¡Quiera Dios que todo el pueblo del Eterno profetize y que Él les inspire! (30) Moisés y los ancianos de Israel regresaron al campamento. (31) Y vino un fuerte viento insuflado por el Eterno que trajo codornices desde el mar y las hizo caer junto al campamento, en una extensión de un día de camino hacia uno y otro lado del campamento, en derredor de él. Su acumulación alcanzaba a casi dos codos de altura sobre la faz de la tierra. (32) Y la gente pasó recogiendo codornices todo ese día, toda la noche y todo el día siguiente. El que menos recogió apiló diez jómarim. Y esparcieron las aves alrededor de todo el campamento. (33) Y cuando la carne estaba aún entre sus dientes, el Eterno, en Su ira, causó entre ellos gran matanza. (34) Y se llamó ese lugar Kibrot-hataavá (“sepulcros del deseo”), porque allí fue enterrado el pueblo codicioso. (35) De Kibrot-hataavá fueron a Hazerot y acamparon allí. 12(1) Y Mirian y Aarón hablaron contra Moisés a causa de la mujer cusita (de Cush, Etiopía) que él había tomado por mujer. (2) Y dijeron: “¿Acaso únicamente con Moisés habló el Eterno? También hablo con nosotros”. Y el Eterno oyó eso. (3) Y Moisés era un hombre muy humilde, más que todos los hombres de la tierra. (4) Y de pronto, el Eterno les dijo a Moisés, a Aarón y a Miriam:”Salid los tres al Tabernáculo”. Y los tres salieron. (5) Entonces el Eterno descendió en la columna de la nube y se detuvo en la entrada del Tabernáculo; llamó a Aarón y a Miriam que se aproximaron presurosos. (6) Entonces les dijo:”Escuchad mis palabras. Si hubiera un profeta entre vosotros, Yo, el Eterno, Me haría conocer a él en una visión y le hablaría e sueños. (7) No es así con mi siervo Moisés que Me es fiel en gran manera. (8) Con él hablo cara a cara, en visión clara y con con acertijos y él contempla la imagen del Eterno. ¿Por qué entonces os habéis atrevido a hablar contra Mi siervo Moisés?”. (9) Se encendió la ira del eterno contra ellos y se retiró. (10) Y cuando la nube se retiró del Tabernáculo, he aquí que Miriam se convirtió en leprosa, blanca como nieve y Aarón  (14) Y al ver que estaba leprosa, (11) le imploró a Moisés: “Señor mío, has que no sea castigada por pecado cometido al obrar imprudentemente. (12) No sea ella como muerta. Como el que nace muerto, que al salir del vientre de su madre con su carne medio consumida”. (13) Clamo entonces Moisés al Eterno:”Te ruego, oh Dios, que le devuelvas la salud”. (14) Y le dijo el Eterno a Moisés: “Si su padre le escupiera en el rostro, ¿acaso ella no se avergonzaría siete días? Sea encerrada pues durante siete días fuera del campamento y después será recibida”. (15) Y Miriam fue encerrada durante siete días fuera del campamento y el pueblo no se fue hasta que Miriam fue traída de nuevo (sana), (16) Y después el pueblo se fue de hazerot y acampó en el desierto de Parán.

REFLEXIÓN:

¿Quien diseño el candelabro? ¿De donde sacaron el modelo?

(4) La hechura del candelabro era de oro cincelado a martillo, tanto su tronco como sus flores (glóbulos) conforme al modelo que le había mostrado el Eterno a Moisés.

¿Quien eligió a los levitas? ¿ Porqué? ¿Para qué?

(5) Y dijo el Eterno a Moisés: (6) “Toma  los levitas de entre los hijos de Israel y purifícalos.

(14) Separarán a los levitas de entre los hijos de Israel y serán para Mí.

(17) Todos los primogénitos de los hijos de Israel eran Míos, tanto hombre como bestia, desde el día en que herí a todo primogénito en la tierra de Egipto santificando para Mí a los primogénitos del pueblo de Israel, (18) pero (por haber ellos adorado al becerro de oro) he tomado para Mí a los levitas en lugar de ellos. (19) De tal modo, he dado  los levitas a Aarón y sus hijos, de entre los hijos de Israel, para oficiar el servicio de los hijos de Israel en el Tabernáculo y para hacer expiación por los hijos de Israel.

¿Ordeno el Eterno celebrar la Pascua? ¿Cuando comenzaron a celebrar la Pascua? ¿Un extranjero también podía celebrar la pascua?

9(1) Y le dijo el Eterno a Moisés en el desierto de Sinaí en el primer mes (de Nisán) del segundo año del éxodo de la tierra de Egipto: (2) “Que los hijos de Israel celebren la Pascua en su tiempo señalado. (3) El día catorce de ese mes, al atardecer, la celebraréis en su termino, según sus leyes y sus reglamentos”. (4) Entonces, Moisés les dijo a los hijos de Israel que festejarán la pascua. (5) Y celebraron la Pascua en el primer mes, el día catorce, al atardecer, en el desierto de Sinaí, conforme a lo que el Eterno le había ordenado a Moisés. (14) Y si el extranjero que mora entre vosotros quiera también celebrar la Pascua al Eterno, deberá hacerlo conforme al reglamento general, que será el mismo para él y para vosotros”

(15) Y el día en que se inauguró el Tabernáculo, la nube divina cubrió el lugar donde estaba el arca del pacto. Al caer el sol, la nube iluminó la santa morada como si fuera fuego, hasta la mañana siguiente.

¿Israel era obediente a la orden del Eterno?

(23) A la orden del Eterno acampaban y a Su orden marchaban, cumpliéndose así Su mandato, expresado por intermedio de Moisés.

¿Trompetas de plata?  ¿En que momento debe ser tocadas? ¿Quienes deben tocarlas?

10(1) Y les dijo el Eterno a Moisés: (2) “Haz para ti dos trompetas de plata, labradas a martillo, para el llamado a la congregación y para que se levante el campamento. (3) Cuando sean tocadas, toda la comunidad se reunirá a la entrada del Tabernáculo. (4) Cuando suene una sola, se congregará solamente los jefes de tribus y de millares. (5) Cuando toquéis estridentemente, emprenderán la marcha los campamentos que acampan al oriente. (6) Cuando toquéis estridentemente por segunda vez, partirán los campamentos que acampan al sur. (7) Para reunir a la congregación, no tocaréis estridentemente. (8) Y los hijos de Aarón serán los encargados de tocar las trompetas. Y eso será estatuto para vosotros a través de todas vuestras generaciones.

¿Que tenemos que hacer cuando estamos en guerra y el adversario nos oprima? 

(9) Cuando estéis a la guerra contra el adversario que os oprime, tocaréis estridentemente las trompetas y el Eterno, vuestro Dios se acordará de vosotros y seréis salvados de vuestros enemigos.

¿Cuando estamos alegres, también podemos tocarlas?

(10) En los días de alegría, como en las festividades y principio de mes, tocaréis las trompetas en ocasión de vuestros holocaustos y vuestros sacrificios pacíficos. Os servirán por recordación ante vuestro Dios. Lo ordeno Yo, el Eterno, vuestro Dios”.

¿Cómo estaban organizados, cuando marchaban?

(14) Encabezada la marcha, el estandarte del campamento de los hijos de Judá, con sus huestes comandadas por Nasón hijo de Aminadab.

¿Acaso no es que nosotros comemos de Tu mano?

11(1) Y ocurrió que el pueblo se quejó, lo que fue mal visto por el Eterno cuya ira se encendió de tal manera que el fuego hizo estragos en el extremo del campamento. (2) Y el pueblo clamó a Moisés y cuando éste rezó al Eterno, el fuego se desvaneció. (3) Y llamó ese lugar Tabera (incendio) porque el fuego del Eterno había consumido el extremo del campamento. (4) Y la turba que estaba entre ellos (los no hebreos que habían acompañado en el éxodo de Egipto) anheló vivamente carne para comer e incluso los hijos de Israel lloraban amargamente exclamando: “¡Quién nos dará para comer carne!

(10) Y Moisés oía el llanto de la gente a la entrada de cada tienda y se encendió en sobremanera la cólera del Eterno; también a Moisés eso desagradó mucho, (11) por lo que le dijo el Eterno: “¿Por qué tratas tan mal a Tu siervo? ¿Por qué no he hallado favor a Tus ojos y has echado sobre Mí la carga de todo este pueblo? (12) ¿Acaso he concebido yo a este pueblo? ¿Lo he engendrado yo para que me digas:”Llévalo en tu regazo como la nodriza al infante al que da de mamar, a la tierra que prometiste dar a sus padres?”. (13) ¿De donde he de sacar carne para alimentar a todo este pueblo, que clama a mi implorando: “Danos carne para comer?”

*Moisés pidió ayuda

(14) Yo solo, no puedo soportar a todo este pueblo. Es demasiada carga para mí. (15) Si a esto me destinaste, te ruego que me des la muerte y que halle favor a Tus ojos, te ruego que me ahorres esta aflicción”.

¿Escribientes? ¿Espíritu profético?

(16) Entonces, le dijo el Eterno a Moisés: “Reúneme setenta hombres de los ancianos de Israel que son escribientes, llévalos al Tabernáculo de reunión y haz que te acompañen en tu labor. (17) Yo descenderé, hablaré allí contigo y pondré sobre ellos el espíritu (profético) que está sobre ti y entonces ellos compartirán contigo la carga de cuidar y conducir a este pueblo, para que no la soportes tú solo.

¿Aunque no estén en el Tabernáculo pueden profetizar? ¿Podemos pedir que se levanten los profetas? ¿Acaso hay quienes profetizan y Él no inspira?

(26) Pero habían quedado en el campamento dos de esos hombres que se llamaban Eldad y Medad. Aunque eran también escribientes, no habían ido al Tabernáculo y profetizaban en el campamento.

(27) Entonces, un mozo que los vio corrió a notificar eso a Moisés, diciendo: “Eldad y Medad están profetizando en el campamento”, (28) Y Josué, hijo de Nun, servidor de Moisés desde su adolescencia dijo al oírlo: “Oh mi señor Moisés, impídeselos”, (29) pero Moisés le respondió: “¿Acaso tienes celos por mí? ¡Quiera Dios que todo el pueblo del Eterno profetice y que Él les inspire!

¿Cómo vas a dar de comer a seiscientos mil caminantes?

…, (21) Y le respondió Moisés: “El pueblo al que pertenezco consta de seiscientos mil caminantes, no obstante lo cual has dicho que yo les daré carne para que coman un mes entero. (22) ¿Acaso si fueran degollados todos los ovinos y todos los vacunos les alcanzará o acaso serían suficientes todos los peces del mar que pudieran reunirse?”.

(23) Y le respondió el Eterno a Moisés: “¿Acaso se ha acortado la mano del Eterno? Ya verás si Mi palabra se cumple o no”.

¿Quien es el hombre más humilde de la tierra?

(3) Y Moisés era un hombre muy humilde, más que todos los hombres de la tierra.

¿Cómo habla el Eterno a un profeta? ¿Cómo le habla a su siervo Moisés?

(6) Entonces les dijo:”Escuchad mis palabras. Si hubiera un profeta entre vosotros, Yo, el Eterno, Me haría conocer a él en una visión y le hablaría e sueños. (7) No es así con mi siervo Moisés que Me es fiel en gran manera. (8) Con él hablo cara a cara, en visión clara y con con acertijos y él contempla la imagen del Eterno.

LA BIBLIA

HEBREO – ESPAÑOL

Versión Castellana

Conforme a la tradición judía

Por Moisés Katznelson

Fotos: Google

 

 

 

 

 

 

 

 

Éxodo 11 – 12

11 (1) Y le dijo el Eterno a Moisés: “Todavía mandaré una plaga más sobre faraón y Egipto, y después, os dejará ir e incluso os echará. (2) Habla ahora a los oídos del pueblo para que cada hombre (hebreo) pida a su vecino (egipcio) y cada mujer (hebrea) a su vecina (egipcia) utensilios de plata y oro”. (3) El Eterno había hecho que el pueblo (hebreo) hallara gracias a los ojos de los egipcios, y aun el mismo Moisés fue apreciado y respetado por los servidores del faraón y el pueblo (egipcio).

(4) Y dijo Moisés: “Así dijo el Eterno: Como a medianoche pasaré por la tierra de Egipto, (5) y morirá todo primogénito, desde el primogénito del faraón que se sienta en el trono hasta el primogénito de la sierva que está detrás del molino y todo primerizo de animal. (6) Y habrá clamor tan grande en toda la tierra de Egipto como nunca lo hubo antes y no lo habrá después. (7) Pero entre los hijos de Israel, tanto hombres como animales, ni siquiera ladrará un perro, para que sepáis la diferencia que hace el Eterno entre Egipto y Su pueblo Israel. (8) Y todos tus siervos se posternarán ante Mí, diciendo: Sal tú con todo tu pueblo que está a tus pies y después saldré de tu tierra”. Y se retiró Moisés enfurecido del palacio del faraón.

(9) Ya el Eterno le había dicho a Moisés: “El faraón no os escuchará, para que se multipliquen Mis prodigios en al tierra de Egipto”. (10) Y Moisés y Aarón habían ejecutado esos prodigios ante el faraón, cuyo corazón endureció el Eterno, de manera que se resistía a dejar salir a los hijos de Israel del país.

12 (1) Y le dijo el Eterno a Moisés y a Aarón en tierra de Egipto: (2) “Que sea este mes para vosotros comienzo del mes. Que sea para vosotros el primer mes del año. (3) Decid a toda la congregación de Israel: El día décimo de este mes, tomaréis un cordero por cada casa paterna, o sea un cordero por cada familia. (4) Y si fuera pequeña la familia para el cordero, la repartirá con la familia vecina a su casa, según el número de sus almas, calculando la res según lo que cada cual pueda comer. (5) El cordero (o cabrito) será puro (sin defecto), macho, de un año de edad. Lo tomaréis de los carneros y de las cabras. (6) Y será guardado por vosotros hasta el día catorce de este mes, y lo inmolará toda la comunidad de Israel al atardecer. (7) Tomarán la sangre y la pondrán sobre las jambas y sobre el dintel de las casas donde lo comerán. (8) Comerán la carne esa noche, asada al fuego, con pan ázimo (matzot) y hierbas amargas (merorim). (9) No lo comeréis crudo, ni cocido en el agua, sino asado al fuego, con su cabeza, con sus patas y con sus entrañas. (10) Y no haréis sobrar nada de él hasta la mañana, pues si quedara algo, lo quemaréis en el fuego a la mañana. (11) Y así lo comeréis: ceñidos vuestros lomos, con los pies calzados y la vara en vuestra mano, y lo comeréis apresuradamente. Es la Pascua (Pésaj, paso) para Mí, el Eterno, (12) pues pasaréis por la tierra de Egipto esa noche y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, que sea hombre o animal, y castigaré incluso a todos los dioses de Egipto. Yo, el Eterno. (13) Y la sangre que mostraréis servirá por señal para que Yo, al verla, pase por alto vuestras casas y así no sufriréis la plaga exterminadora con que golpearé a la tierra de Egipto. (14) Y conservarías ese día y lo festejaréis por festividad para el Eterno por todas vuestras generaciones. (15) Durante siete días comeréis pan ázimo (sin levadura). Ya en el día primero suprimiréis la levadura  en vuestras casas. Todo el que comiera alimento leudado durante esos siete días será borrado de Israel. (16) Y en el día primero, tendréis santa convocación, que se repetirá en el día séptimo. Ningún trabajo haréis esos días, salvo lo concerniente a la comida: Sólo eso será hecho por vosotros. (17) Y guardaréis el pan ázímo porque ese mismo día Yo sacaré a vuestras huestes de la tierra de Egipto, y guardaréis ese día por todas vuestras generaciones como ley perpetua. (18) En el mes primero, el día catorce por la tarde, comeréis pan ázimo hasta el día veintiuno a la tarde. (19) Durante siete días, no se hallará levadura en vuestras casas porque el alma de quien comiera alimento leudado será extirpada de la congregación de Israel, tanto el forastero como el natural de la tierra. (20) No comeréis nada leudado. En todo los lugares donde estáis, comeréis pan ázimo”.

(21) Y llamó Moisés a todos los ancianos de Israel y les dijo: “Sacaréis del rebaño corderos según vuestras familias y los sacrificaréis para la pascua. (22) Y tomaréis un manojo de hisopo, lo mojaréis en la sangre que verteréis en un vaso y salpicaréis esa sangre en el dintel y las dos jambas de la puerta de vuestra casa, de las cuales no saldréis hasta mañana. (23) Y pasará el Eterno para exterminar a los primogénitos de los  egipcios y saltara las casas cuyas puertas estarán manchadas con la sangre. (24) Y guardaréis ese rito a perpetuidad, para vosotros y para vuestros hijos. (25) Observaréis ese rito como una ley cuando lleguéis a la tierra que os dará el Eterno. (26) Y cuando os pregunten vuestros hijos: ¿Qué significa eso para vosotros?. (27) Les responderéis: Sacrificio de Pascua es para el Eterno, que pasó de largo por las casas de los hijos de Israel en Egipto cuando hirió a los egipcios, quedando libradas nuestras casas” Y se prosternó el pueblo en reverencia. (28) Y los hijos de Israel hicieron como el Eterno les había ordenado a Moisés y a Aarón.

(29) Y a medianoche el Eterno hirió a todo primogénito en la tierra de Egipto, desde el primogénito del faraón que estaba en su trono hasta los primogénitos de los presos que estaban en la cárcel y todo primerizo de animal. (30) Y se levantó el faraón de noche, también sus siervos y todo Egipto, con grandes alaridos de dolor ya que no había casa donde no hubiera un muerto. (31) Y el faraón llamó  a Moisés y a Aarón de noche  y les dijo: “Levantaos, salid de entre mi pueblo con todos los hijos de Israel e idos, servid al Eterno como pedisteis. (32) Llevad también vuestras majadas y vuestros vacunos y bendecidme también a mí”. (33) Y los egipcios urgían a los hebreos para que se fueran prestos porque decían: “Todos nosotros moriremos”. (34) Y el pueblo de Israel llevó su masa antes de que se fermentara y envolviendo en sus mantos las artesas que la contenían, se las echaron al hombro. (35) Y los hijos de Israel cumplieron lo ordenado por el Eterno y antes de irse, pidieron a los egipcios en préstamo objetos de plata y oro y también vestidos. (36) Y el Eterno favoreció al pueblo de Israel a los ojos de los egipcios que les dieron cuanto les pidieron y así fueron despojados. (37) Viajaron los hijos de Israel de Rameses a Sucot, unos seiscientos mil hombres en total, sin contar los niños. (38) Y también mucha gente (presumiblemente conversos) subió con ellos, junto con muchísimos ovinos y vacunos. (39) Y cocieron la masa que habían llevado de Egipto y que en el apuro no dejaron fermentar. Ninguna otra cosa habían podido preparar. (40) La permanencia de los hijos de Israel en Egipto había durado cuatrocientos treinta años, (41) al cabo de los cuales, ese día salieron todas las huestes del Eterno de la tierra de Egipto. (42) Noche de vigilia fue para  el Eterno para sacarlos de la tierra de Egipto, y es noche de vigilia para todos los hijos de Israel a través de sus generaciones.

(43) Y el Eterno les dijo a Moisés y Aarón: “Ésta es la ley de la Pascua: Ningún extranjero comerá de ella. (44) Para que vuestros siervos puedan comer de ella, deberéis circuncidarlo. (45) El forastero y el jornalero no la comerán. (46) Se comerá toda en casa y no sacaréis nada fuera de ella nada de sus carnes ni quebraréis hueso alguno. (47) Toda la congregación de Israel hará la Pascua. (48) Y cuando viviera con vosotros un extranjero que quisiera comer la Pascua del Eterno, debería ser circuncidado, y entonces podría comerla como si fuera uno de vuestro pueblo, ya que ningún incircunciso podrá comer la Pascua. (49) Ley única será para el nativo y para el extranjero que viva entre vosotros”. (50) Y cumplieron todos los hijos de Israel lo que el Eterno había ordenado a Moisés y Aarón.

(51) Y ese día, el Eterno libró a los hijos de Israel de la tierra de Egipto por sus huestes.

REFLEXIÓN:

¿Quién está en control? ¿El Eterno de los Ejércitos o el hombre?

Éxodo 11 – 12

11 (1) Y le dijo el Eterno a Moisés: “Todavía mandaré una plaga más sobre faraón y Egipto, y después, os dejará ir e incluso os echará.

(9) Ya el Eterno le había dicho a Moisés: “El faraón no os escuchará, para que se multipliquen Mis prodigios en la tierra de Egipto”. (10) Y Moisés y Aarón habían ejecutado esos prodigios ante el faraón, cuyo corazón endureció el Eterno, de manera que se resistía a dejar salir a los hijos de Israel del país.

¿Quién hace qué hallemos gracia a los ojos de nuestro prójimo?

 (3) El Eterno había hecho que el pueblo (hebreo) hallara gracias a los ojos de los egipcios, y aun al mismo Moisés fue apreciado y respetado por los servidores del faraón y el pueblo (egipcio).

(36) Y el Eterno favoreció al pueblo de Israel a los ojos de los egipcios que les dieron cuanto les pidieron y así fueron despojados.

¿Acaso quiere decir que el Eterno hace diferencia entre Israel y otras Naciones?

(6) Y habrá clamor tan grande en toda la tierra de Egipto como nunca lo hubo antes y no lo habrá después.  (7) Pero entre los hijos de Israel, tanto hombres como animales, ni siquiera ladrará un perro, para que sepáis la diferencia que hace el Eterno entre Egipto y Su pueblo Israel.

¿Cuál es el comienzo del mes? ¿Cuál es el primer mes del año?

12 (1) Y le dijo el Eterno a Moisés y a Aarón en tierra de Egipto: (2) “Que sea este mes para vosotros comienzo del mes. Que sea para vosotros el primer mes del año.

¿Después de tomar el cordero, sacrificarlo, poner la sangre sobre las jambas y dinteles de las casas, cocinarlo, nos sentamos a comerlo?

(11) Y así lo comeréis: ceñidos vuestros lomos, con los pies calzados y la vara en vuestra mano, y lo comeréis apresuradamente. Es la Pascua (Pésaj, paso) para Mí, el Eterno, (12) pues pasaréis por la tierra de Egipto esa noche y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, que sea hombre o animal, y castigaré incluso a todos los dioses de Egipto. Yo, el Eterno.

¿Para que poner la sangre del cordero sobre las jambas y dinteles de las casas?

(13) Y la sangre que mostraréis servirá por señal para que Yo, al verla, pase por alto vuestras casas y así no sufriréis la plaga exterminadora con que golpearé a la tierra de Egipto.

¿Para quién celebramos Pesaj, a quien recordamos?

Es la Pascua (Pésaj, paso) para Mí, el Eterno,

¿Por cuánto tiempo recordaremos y celebraremos esta festividad?

(14) Y conservarías ese día y lo festejaréis por festividad para el Eterno por todas vuestras generaciones.

(24) Y guardaréis ese rito a perpetuidad, para vosotros y para vuestros hijos.

(25) Observaréis ese rito como una ley cuando lleguéis a la tierra que os dará el Eterno.

¿Cómo debemos celebrar, como debemos recordar, cuanto tiempo?

 (15) Durante siete días comeréis pan ázimo (sin levadura). Ya en el día primero suprimiréis la levadura  en vuestras casas. Todo el que comiera alimento leudado durante esos siete días será borrado de Israel. (16) Y en el día primero, tendréis santa convocación, que se repetirá en el día séptimo. Ningún trabajo haréis esos días, salvo lo concerniente a la comida: Sólo eso será hecho por vosotros. (17) Y guardaréis el pan ázímo porque ese mismo día Yo sacaré a vuestras huestes de la tierra de Egipto, y guardaréis ese día por todas vuestras generaciones como ley perpetua. (18) En el mes primero, el día catorce por la tarde, comeréis pan ázimo hasta el día veintiuno a la tarde. (19) Durante siete días, no se hallará levadura en vuestras casas porque el alma de quien comiera alimento leudado será extirpada de la congregación de Israel, tanto el forastero como el natural de la tierra. (20) No comeréis nada leudado. En todo los lugares donde estáis, comeréis pan ázimo”.

¿Y, cuando me pregunten mis hijos por esta festividad, que diré?

(26) Y cuando os pregunten vuestros hijos: ¿Qué significa eso para vosotros? (27) Les responderéis: Sacrificio de Pascua es para el Eterno, que pasó de largo por las casas de los hijos de Israel en Egipto cuando hirió a los egipcios, quedando libradas nuestras casas” Y se prosternó el pueblo en reverencia.

¿A qué hora paso el Eterno, sobre las casas?

(29) Y a medianoche el Eterno hirió a todo primogénito en la tierra de Egipto, desde el primogénito del faraón que estaba en su trono hasta los primogénitos de los presos que estaban en la cárcel y todo primerizo de animal.

¿Solo los descendientes de Israel salieron ese día?

 (38) Y también mucha gente (presumiblemente conversos) subió con ellos, junto con muchísimos ovinos y vacunos.

¿Qué paso con la masa?

(39) Y cocieron la masa que habían llevado de Egipto y que en el apuro no dejaron fermentar. Ninguna otra cosa habían podido preparar.

¿Cuánto tiempo permaneció Israel en esclavitud?

(40) La permanencia de los hijos de Israel en Egipto había durado cuatrocientos treinta años

¿Desde el momento que salió Israel de Egipto, lo llamaron Huestes/ Ejercito?

 (41) al cabo de los cuales, ese día salieron todas las huestes del Eterno de la tierra de Egipto.

¿El Eterno de los Ejércitos hizo vigilia por nosotros?

 (42) Noche de vigilia fue para  el Eterno para sacarlos de la tierra de Egipto, y es noche de vigilia para todos los hijos de Israel a través de sus generaciones.

¿Requisitos para celebrar la Pascua (Pesaj)?

(43) Y el Eterno les dijo a Moisés y Aarón: “Ésta es la ley de la Pascua: Ningún extranjero comerá de ella (…)

¡¿Ese día se menciona a Israel como un Ejército / Huestes?!

(51) Y ese día, el Eterno libró a los hijos de Israel de la tierra de Egipto por sus huestes:

Conceptos:

https://es.wikipedia.org/wiki/Hueste

 

Pesaj: ¡Todo lo que necesitas saber!

Pesaj comienza al atardecer del 10 de Abril y termina el 18 de Abril

¡Todo lo que necesitas saber!

El Seder de Pesaj, matzá, las 4 copas de vino, costumbres y leyes de la fiesta de la libertad.

Para leer el artículo completo:

http://www.aishlatino.com/h/pes/a/48419282.html?s=show

http://www.pasqualinonet.com.ar/pesaj.htm

El último día de Pesaj – Degustando el futuro

bajurim015

Comúnmente, una sustancia prohibida se torna “anulada” si se mezcla con una cantidad mucho mayor de substancias permitidas1; en ésta, la Torá prohíbe el más mínimo rastro; aun si se mezclara con otra un millón de veces su volumen, todo el lote se vuelve inadecuado para el consumo. Estamos hablando, por supuesto, del jametz, o leudado, en Pesaj.

En las semanas previas a la Festividad, el hogar judío es escenario de una extrema “todo-afuera, no-prisioneros” guerra de exterminio. Los tablones del piso son raspados, los muebles casi desmantelados, las mesadas hervidas.
En la noche anterior a la Festividad conducimos una solemne búsqueda de cualquier superviviente y lo entregamos a las llamas a la mañana siguiente.

pan

El enemigo: La más diminuta migaja de pan, mancha de cerveza o residuo de pasta cualquier cosa en la que grano y agua se hubieran juntado y fermentado, convirtiendo al producto en jametz y totalmente intolerable durante ocho días al año.
En el nivel espiritual, lo leudado, cuyo aspecto primario es que se alza e infla, personifica al orgullo. Esto explica nuestro rechazo intransigente al jametz.
Otras características negativas podrían ser soportables, o hasta útiles, en pequeñas, muy diluidas dosis.

depressed4

La depresión, por ejemplo, ha sido declarada “un grave pecado”2, pues al hombre se ordena “servir a Di-s con alegría”3; pero un pequeño toque de melancolía, contrabalanceada con la ayuda de cien medidas de regocijo, puede cumplir una función positiva, reflejando una necesaria preocupación acerca de los propios equívocos y el compromiso de rectificarlos.

riesgos-enojo-salud

Lo mismo se aplica al enojo, la testarudezjutzpá-, y un sinfín de otros rasgos de carácter, en general, son indeseables, pero en el contexto apropiado y en las proporciones correctas, cada tino tiene sus aplicaciones positivas.

orgullo

La arrogancia y el orgullo, sin embargo, son de tal toxicidad espiritual (el Talmud declara que Di-s dice del arrogante: “Yo y él no podemos morar en un mismo mundo”4) que debemos dejar pasar todo intento de explotarlos, y debemos erradicarlos totalmente de cada fisura de nuestros corazones5.

Para leer el artículo completo:

http://www.jabad.org.ar/festividades/pesaj-festividades/el-ultimo-dia-de-pesaj-%E2%80%93-degustando-el-futuro/

riure

 

Dato curioso:

Como se sabe hoy viernes 29 a las 6:00 se cumple los 7 días de Pesaj durante los cuales nos hemos abstenido de comer, tocar, o tener en casa todo lo que contenga  “jametz” o leudado. Asimismo, hoy a las 6:00 PM inicia Shabbat, y  celebramos el Seder con jalah (pan de Shabat). Pero, no podemos preparar el pan ya que no tenemos los ingredientes( jametz o leudado). Pasado las 6:00 PM, si es posible pero entramos a Shabat y  no debemos hacer trabajo alguno en el Santo Shabat=)

 

Otras fuente:

http://www.es.chabad.org/library/howto/wizard_cdo/aid/1482848/jewish/1-Qu-es-Jametz.htm

Fuente de las fotos:

http://bajurim.com/?p=1554

http://www.taringa.net/posts/info/19150872/Lince-NO-les-des-migas-de-pan-a-los-patos-enterate-por-que.html

http://www.salud.com.ar/es/los-riesgos-de-vivir-enojado.html

http://enelrincondelplaneta.blogspot.pe/2011/12/orgullo-y-soberbia-enemigos-del.html?view=mosaic

 

Shabat HaGadol – El comienzo de la redención

VBwt8826351

El Shabat que precede a Pesaj es llamado Shabat HaGadol -el Gran Shabat. Existen muchas costumbres especiales relacionadas con este Shabat.

Israel celebró su primer Shabat HaGadol en Egipto, en el décimo día de Nisán, cinco días antes de su redención. En aquel Shabat, los Hijos de Israel recibieron su primera mitzvá (precepto) que rigió únicamente para ese momento y no para las futuras generaciones:

Grandes milagros tuvieron lugar en favor de los Hijos de Israel en este primer Shabat HaGadol. En aquel día, cada uno de ellos tomó un cordero para su ofrenda y lo ató a las patas de la cama. Los egipcios, al ver esto, preguntaron: “¿Para qué es este cordero?” Los Hijos de Israel respondieron: “Es para ser sacrificado como ofrenda de Pesaj, tal como Di-s nos lo ordenó”(…)

También ocurrieron otros milagros relacionados con este episodio, y por eso nos referimos a este día como Shabat HaGadol, en recuerdo de los grandes milagros que Di-s obró por nuestro bien.

Para leer el artículo completo:

http://www.jabad.org.ar/festividades/pesaj-festividades/shabat-hagadol-el-comienzo-de-la-redencion/

Oración del Shabat – Sabbath Prayer [ El Violinista en el Tejado]

https://www.youtube.com/watch?v=E0fip6W6AJ0

Lejá Dodí – Ven, amado mío לכה דודי

https://www.youtube.com/watch?v=0NlteWoIrfo

 

Tzav – “Gracias por los milagros”

agradecimientos12zp

SHABBAT SHALOM

¡ESTAMOS A UNA SEMANA DE PESAJ!

(Al caer la noche el viernes 3 de abril, y el Sábado, 04 de abril)

passover

Tzav

(Levítico 6-8)

Enseñanzas de la parashá que iluminan la vida

gracias_int

“Si por un agradecimiento ha de ofrendarlo” (Vaikrá 7:12)
En la Parshá Tzav están detalladas las leyes de la ofrenda del agradecimiento – Todá. Este sacrificio es ofrendado por el judío en señal de gratitud al Altísimo por un acto de bondad que Él Le prodigó. ¿Por cuales bondades se ofrenda el Todá? Rashi explica1: “por ejemplo quienes descienden al mar, transitan por los desiertos, presos en la cárcel y un enfermo que se curó”.
Estos cuatro son mencionados explícitamente en los Salmos 2, y sobre ellos recita el texto: “Agradezcan a Hashem Su bondad y Sus maravillas para con los hombres, y ofrendan sacrificios de agradecimiento”; De esta manera, los versículos de libro de Tehilim nos revelan lo que no está explicitado en la Torá- quiénes son los que deben ofrendar un sacrificio de agradecimiento.
CUATRO MILAGROS
En realidad, si debe agradecerse a Hashem por Sus milagros y maravillas para con nosotros, deberíamos ofrendar un sacrificio de Todá cada día, e incluso, varias veces por día. Nuestros Sabios Z”L3 nos dicen que “por cada respiro y respiro que la persona lleva a cabo debe alabar al Creador”.
Abraham, el Patriarca, ya enseñó a sus huéspedes a agradecer al Altísimo por el alimento- “Bendecid a Aquel de Quien habéis comido”4
Y, efectivamente, agradecemos a Hashem por todo esto en nuestras Plegarias 5 tres veces por día- “por Tus milagros que cada día tienes para con nosotros, y por Tus maravillas y Tus bondades de cada instante, por la noche, por la mañana y el mediodía”. Sin embargo, no se le ocurrirá a nadie que es una obligación sacrificar una ofrenda de Todá cada día, e incluso varias veces por día. No por todo favor y bondad agradecemos a Di-s a través de un sacrificio. La ofrenda de Todá es traída sólo por los cuatro tipos de milagros enumerados en los Salmos.
VIVENCIAS PERSONALES
Es interesante analizar el orden con el cual Rashi enumera a los cuatro milagros. No lo hace en la secuencia que sigue el texto en los Salmos sino con un orden diferente. El orden en el Tehilim es: ‘los que transitan por los desiertos, los presos, los enfermos y los que descienden al mar’ Rashi utiliza otra secuencia: los que descienden al mar, los que transitan por el desierto, los presos en la cárcel y el enfermo que se curó.
Puede decirse que este orden se corresponde con las vivencias personales que pasaron los hijos de Israel cuando salieron de Egipto.
Primero se hicieron acreedores del milagro de ‘los que descienden al mar’- la partición del Mar del Suf;
exodo
luego viajaron por el desierto;
caminando
luego estuvieron en una situación de ‘presos en la cárcel’, ya que estaban encerrados en el desierto durante cuarenta años. El cuarto milagro ‘un enfermo que se curó’- no fue un milagro general sino de individuos, por eso se enumera al final.
gracias por el enfermo
LA DIÁSPORA ES COMO UNA CÁRCEL
Por estos milagros que experimentaron los hijos de Israel no estaban obligados a ofrendar un sacrificio de agradecimiento, ya que el sacrificio es traído sólo cuando se pasa por una situación de riesgo de peligro, mientras que ellos viajaban basados en   Di-s- “Y Hashem iba delante de ellos… para dirigirlos por el camino”6- y entonces por supuesto que no hay posibilidad de peligro.
Éxodo-33-La-presencia-de-Dios-prometida-550x285
Sin embargo, esto mismo deja en claro lo milagroso de pasar airadamente por estas circunstancias cuando tienen lugar en condiciones normales.
De aquí puede aprenderse una enseñanza general, que cuando un judío se encuentra en el Galut, el exilio diaspórico, a pesar de contar con sus necesidades satisfechas, está en un estado de ‘sentado en la cárcel’. La Luz Divina que brilla en la época del Galut está tapada y oculta, en este aspecto nos encontramos dentro de la definición de ‘los que moran en la oscuridad y a la sombra de la muerte’.
Por ende se entiende que cada día debemos estar colmados de una espera ansiosa e impaciente por la llegada del Mashíaj, quien nos ha de sacar de la cárcel espiritual y material, y nos llevará, erguidos, a nuestra tierra.
 
(Likutei Sijot tomo 12, Pág. 20)
NOTAS: 1.Vaikrá 7:12 2.Tehilim 107:8, 15, 21,22,31 3.Bereshit Rabá Parshá 14:9 4.Explicación de Rashi Bereshit 21:34 5.De la Amidá- Plegaria de Modim 6.Shemot 13:21

Tzav

(Levítico 6-8)

IMG_7109

levitico 7

IMG_7113
IMG_7115
IMG_7117
shabat
Tzav(Leviticus 6-8)
Everyone Needs a Push