VAYISHLAJ

Bereshit – Genesis – Chapter 32(4) – 34(31)

1And Laban arose early in the morning and kissed his sons and daughters and blessed them, and Laban went and returned to his place. אוַיַּשְׁכֵּ֨ם לָבָ֜ן בַּבֹּ֗קֶר וַיְנַשֵּׁ֧ק לְבָנָ֛יו וְלִבְנוֹתָ֖יו וַיְבָ֣רֶךְ אֶתְהֶ֑ם וַיֵּ֛לֶךְ וַיָּ֥שָׁב לָבָ֖ן לִמְקֹמֽוֹ:
2And Jacob went on his way, and angels of God met him. בוְיַֽעֲקֹ֖ב הָלַ֣ךְ לְדַרְכּ֑וֹ וַיִּפְגְּעוּ־ב֖וֹ מַלְאֲכֵ֥י אֱלֹהִֽים:
3And Jacob said when he saw them, “This is the camp of God,” and he named the place Mahanaim. גוַיֹּ֤אמֶר יַֽעֲקֹב֙ כַּֽאֲשֶׁ֣ר רָאָ֔ם מַֽחֲנֵ֥ה אֱלֹהִ֖ים זֶ֑ה וַיִּקְרָ֛א שֵֽׁם־הַמָּק֥וֹם הַה֖וּא מַֽחֲנָֽיִם:
4Jacob sent angels ahead of him to his brother Esau, to the land of Seir, the field of Edom. דוַיִּשְׁלַ֨ח יַֽעֲקֹ֤ב מַלְאָכִים֙ לְפָנָ֔יו אֶל־עֵשָׂ֖ו אָחִ֑יו אַ֥רְצָה שֵׂעִ֖יר שְׂדֵ֥ה אֱדֽוֹם:
5And he commanded them, saying, “So shall you say to my master to Esau, ‘Thus said your servant Jacob, “I have sojourned with Laban, and I have tarried until now. הוַיְצַ֤ו אֹתָם֙ לֵאמֹ֔ר כֹּ֣ה תֹֽאמְר֔וּן לַֽאדֹנִ֖י לְעֵשָׂ֑ו כֹּ֤ה אָמַר֙ עַבְדְּךָ֣ יַֽעֲקֹ֔ב עִם־לָבָ֣ן גַּ֔רְתִּי וָֽאֵחַ֖ר עַד־עָֽתָּה:
6And I have acquired oxen and donkeys, flocks, manservants, and maidservants, and I have sent to tell [this] to my master, to find favor in your eyes.’ “ ווַֽיְהִי־לִי֙ שׁ֣וֹר וַֽחֲמ֔וֹר צֹ֖אן וְעֶ֣בֶד וְשִׁפְחָ֑ה וָֽאֶשְׁלְחָה֙ לְהַגִּ֣יד לַֽאדֹנִ֔י לִמְצֹא־חֵ֖ן בְּעֵינֶֽיךָ:
7The angels returned to Jacob, saying, “We came to your brother, to Esau, and he is also coming toward you, and four hundred men are with him.” זוַיָּשֻׁ֨בוּ֙ הַמַּלְאָכִ֔ים אֶל־יַֽעֲקֹ֖ב לֵאמֹ֑ר בָּ֤אנוּ אֶל־אָחִ֨יךָ֙ אֶל־עֵשָׂ֔ו וְגַם֙ הֹלֵ֣ךְ לִקְרָֽאתְךָ֔ וְאַרְבַּע־מֵא֥וֹת אִ֖ישׁ עִמּֽוֹ:
8Jacob became very frightened and was distressed; so he divided the people who were with him and the flocks and the cattle and the camels into two camps. חוַיִּירָ֧א יַֽעֲקֹ֛ב מְאֹ֖ד וַיֵּ֣צֶר ל֑וֹ וַיַּ֜חַץ אֶת־הָעָ֣ם אֲשֶׁר־אִתּ֗וֹ וְאֶת־הַצֹּ֧אן וְאֶת־הַבָּקָ֛ר וְהַגְּמַלִּ֖ים לִשְׁנֵ֥י מַֽחֲנֽוֹת:
9And he said, “If Esau comes to one camp and strikes it down, the remaining camp will escape.” טוַיֹּ֕אמֶר אִם־יָב֥וֹא עֵשָׂ֛ו אֶל־הַמַּֽחֲנֶ֥ה הָאַחַ֖ת וְהִכָּ֑הוּ וְהָיָ֛ה הַמַּֽחֲנֶ֥ה הַנִּשְׁאָ֖ר לִפְלֵיטָֽה:
10And Jacob said, “O God of my father Abraham and God of my father Isaac, the Lord, Who said to me, ‘Return to your land and to your birthplace, and I will do good to you.’ יוַיֹּ֘אמֶר֘ יַֽעֲקֹב֒ אֱלֹהֵי֙ אָבִ֣י אַבְרָהָ֔ם וֵֽאלֹהֵ֖י אָבִ֣י יִצְחָ֑ק יְהֹוָ֞ה הָֽאֹמֵ֣ר אֵלַ֗י שׁ֧וּב לְאַרְצְךָ֛ וּלְמֽוֹלַדְתְּךָ֖ וְאֵיטִ֥יבָה עִמָּֽךְ:
11I have become small from all the kindnesses and from all the truth that You have rendered Your servant, for with my staff I crossed this Jordan, and now I have become two camps. יאקָטֹ֜נְתִּי מִכֹּ֤ל הַֽחֲסָדִים֙ וּמִכָּל־הָ֣אֱמֶ֔ת אֲשֶׁ֥ר עָשִׂ֖יתָ אֶת־עַבְדֶּ֑ךָ כִּ֣י בְמַקְלִ֗י עָבַ֨רְתִּי֙ אֶת־הַיַּרְדֵּ֣ן הַזֶּ֔ה וְעַתָּ֥ה הָיִ֖יתִי לִשְׁנֵ֥י מַֽחֲנֽוֹת:
12Now deliver me from the hand of my brother, from the hand of Esau, for I am afraid of him, lest he come and strike me, [and strike] a mother with children. יבהַצִּילֵ֥נִי נָ֛א מִיַּ֥ד אָחִ֖י מִיַּ֣ד עֵשָׂ֑ו כִּֽי־יָרֵ֤א אָֽנֹכִי֙ אֹת֔וֹ פֶּן־יָב֣וֹא וְהִכַּ֔נִי אֵ֖ם עַל־בָּנִֽים:
13And You said, ‘I will surely do good with you, and I will make your seed [as numerous] as the sand of the sea, which cannot be counted because of multitude.'” יגוְאַתָּ֣ה אָמַ֔רְתָּ הֵיטֵ֥ב אֵיטִ֖יב עִמָּ֑ךְ וְשַׂמְתִּ֤י אֶת־זַרְעֲךָ֙ כְּח֣וֹל הַיָּ֔ם אֲשֶׁ֥ר לֹֽא־יִסָּפֵ֖ר מֵרֹֽב:
14So he lodged there on that night, and he took from what came into his hand a gift for his brother Esau: ידוַיָּ֥לֶן שָׁ֖ם בַּלַּ֣יְלָה הַה֑וּא וַיִּקַּ֞ח מִן־הַבָּ֧א בְיָד֛וֹ מִנְחָ֖ה לְעֵשָׂ֥ו אָחִֽיו:
15Two hundred she goats and twenty he goats, two hundred ewes and twenty rams, טועִזִּ֣ים מָאתַ֔יִם וּתְיָשִׁ֖ים עֶשְׂרִ֑ים רְחֵלִ֥ים מָאתַ֖יִם וְאֵילִ֥ים עֶשְׂרִֽים:
16Thirty nursing camels with their young, forty cows and ten bulls, twenty she donkeys and ten he donkeys. טזגְּמַלִּ֧ים מֵֽינִיק֛וֹת וּבְנֵיהֶ֖ם שְׁלשִׁ֑ים פָּר֤וֹת אַרְבָּעִים֙ וּפָרִ֣ים עֲשָׂרָ֔ה אֲתֹנֹ֣ת עֶשְׂרִ֔ים וַעְיָרִ֖ם עֲשָׂרָֽה:
17And he gave into the hands of his servants each herd individually, and he said to his servants, “Pass on ahead of me and make a space between one herd and another herd.” יזוַיִּתֵּן֙ בְּיַד־עֲבָדָ֔יו עֵ֥דֶר עֵ֖דֶר לְבַדּ֑וֹ וַיֹּ֤אמֶר אֶל־עֲבָדָיו֙ עִבְר֣וּ לְפָנַ֔י וְרֶ֣וַח תָּשִׂ֔ימוּ בֵּ֥ין עֵ֖דֶר וּבֵ֥ין עֵֽדֶר:
18And he commanded the first one, saying, “When my brother Esau meets you, and asks you, saying, ‘To whom do you belong, and where are you going, and for whom are these before you?’ יחוַיְצַ֥ו אֶת־הָֽרִאשׁ֖וֹן לֵאמֹ֑ר כִּ֣י יִפְגָֽשְׁךָ֞ עֵשָׂ֣ו אָחִ֗י וּשְׁאֵֽלְךָ֙ לֵאמֹ֔ר לְמִי־אַ֨תָּה֙ וְאָ֣נָה תֵלֵ֔ךְ וּלְמִ֖י אֵ֥לֶּה לְפָנֶֽיךָ:
19You shall say, ‘[I belong] to your servant Jacob; it is a gift sent to my master, to Esau, and behold, he himself is behind us.'” יטוְאָֽמַרְתָּ֙ לְעַבְדְּךָ֣ לְיַֽעֲקֹ֔ב מִנְחָ֥ה הִוא֙ שְׁלוּחָ֔ה לַֽאדֹנִ֖י לְעֵשָׂ֑ו וְהִנֵּ֥ה גַם־ה֖וּא אַֽחֲרֵֽינוּ:
20And he commanded also the second one, also the third one, also all those who followed the herds, saying, “In this manner shall you speak to Esau when you meet him. כוַיְצַ֞ו גַּ֣ם אֶת־הַשֵּׁנִ֗י גַּ֚ם אֶת־הַשְּׁלִישִׁ֔י גַּ֚ם אֶת־כָּל־הַהֹ֣לְכִ֔ים אַֽחֲרֵ֥י הָֽעֲדָרִ֖ים לֵאמֹ֑ר כַּדָּבָ֤ר הַזֶּה֙ תְּדַבְּר֣וּן אֶל־עֵשָׂ֔ו בְּמֹצַֽאֲכֶ֖ם אֹתֽוֹ:
21And you shall say, ‘Also, behold, your servant Jacob is behind us.’ ” For he said, “I will appease his anger with the gift that is going before me, and afterwards I will see his face, perhaps he will favor me.” כאוַֽאֲמַרְתֶּ֕ם גַּ֗ם הִנֵּ֛ה עַבְדְּךָ֥ יַֽעֲקֹ֖ב אַֽחֲרֵ֑ינוּ כִּֽי־אָמַ֞ר אֲכַפְּרָ֣ה פָנָ֗יו בַּמִּנְחָה֙ הַֽהֹלֶ֣כֶת לְפָנָ֔י וְאַֽחֲרֵי־כֵן֙ אֶרְאֶ֣ה פָנָ֔יו אוּלַ֖י יִשָּׂ֥א פָנָֽי:
22So the gift passed on before him, and he lodged that night in the camp. כבוַתַּֽעֲבֹ֥ר הַמִּנְחָ֖ה עַל־פָּנָ֑יו וְה֛וּא לָ֥ן בַּלַּֽיְלָה־הַה֖וּא בַּמַּֽחֲנֶֽה:
23And he arose during that night, and he took his two wives and his two maidservants and his eleven children, and he crossed the ford of [the] Jabbok. כגוַיָּ֣קָם | בַּלַּ֣יְלָה ה֗וּא וַיִּקַּ֞ח אֶת־שְׁתֵּ֤י נָשָׁיו֙ וְאֶת־שְׁתֵּ֣י שִׁפְחֹתָ֔יו וְאֶת־אַחַ֥ד עָשָׂ֖ר יְלָדָ֑יו וַיַּֽעֲבֹ֕ר אֵ֖ת מַֽעֲבַ֥ר יַבֹּֽק:
24And he took them and brought them across the stream, and he took across what was his. כדוַיִּ֨קָּחֵ֔ם וַיַּֽעֲבִרֵ֖ם אֶת־הַנָּ֑חַל וַיַּֽעֲבֵ֖ר אֶת־אֲשֶׁר־לֽוֹ:
25And Jacob was left alone, and a man wrestled with him until the break of dawn. כהוַיִּוָּתֵ֥ר יַֽעֲקֹ֖ב לְבַדּ֑וֹ וַיֵּֽאָבֵ֥ק אִישׁ֙ עִמּ֔וֹ עַ֖ד עֲל֥וֹת הַשָּֽׁחַר:
26When he saw that he could not prevail against him, he touched the socket of his hip, and the socket of Jacob’s hip became dislocated as he wrestled with him. כווַיַּ֗רְא כִּ֣י לֹ֤א יָכֹל֙ ל֔וֹ וַיִּגַּ֖ע בְּכַף־יְרֵכ֑וֹ וַתֵּ֨קַע֙ כַּף־יֶ֣רֶךְ יַֽעֲקֹ֔ב בְּהֵאָֽבְק֖וֹ עִמּֽוֹ:
27And he (the angel) said, “Let me go, for dawn is breaking,” but he (Jacob) said, “I will not let you go unless you have blessed me.” כזוַיֹּ֣אמֶר שַׁלְּחֵ֔נִי כִּ֥י עָלָ֖ה הַשָּׁ֑חַר וַיֹּ֨אמֶר֙ לֹ֣א אֲשַׁלֵּֽחֲךָ֔ כִּ֖י אִם־בֵּֽרַכְתָּֽנִי:
28So he said to him, “What is your name?” and he said, “Jacob.” כחוַיֹּ֥אמֶר אֵלָ֖יו מַה־שְּׁמֶ֑ךָ וַיֹּ֖אמֶר יַֽעֲקֹֽב:
29And he said, “Your name shall no longer be called Jacob, but Israel, because you have commanding power with [an angel of] God and with men, and you have prevailed.” כטוַיֹּ֗אמֶר לֹ֤א יַֽעֲקֹב֙ יֵֽאָמֵ֥ר עוֹד֙ שִׁמְךָ֔ כִּ֖י אִם־יִשְׂרָאֵ֑ל כִּֽי־שָׂרִ֧יתָ עִם־אֱלֹהִ֛ים וְעִם־אֲנָשִׁ֖ים וַתּוּכָֽל:
30And Jacob asked and said, “Now tell me your name,” and he said, “Why is it that you ask for my name?” And he blessed him there. לוַיִּשְׁאַ֣ל יַֽעֲקֹ֗ב וַיֹּ֨אמֶר֙ הַגִּֽידָה־נָּ֣א שְׁמֶ֔ךָ וַיֹּ֕אמֶר לָ֥מָּה זֶּ֖ה תִּשְׁאַ֣ל לִשְׁמִ֑י וַיְבָ֥רֶךְ אֹת֖וֹ שָֽׁם:
31And Jacob named the place Peniel, for [he said,] “I saw an angel face to face, and my soul was saved.” לאוַיִּקְרָ֧א יַֽעֲקֹ֛ב שֵׁ֥ם הַמָּק֖וֹם פְּנִיאֵ֑ל כִּֽי־רָאִ֤יתִי אֱלֹהִים֙ פָּנִ֣ים אֶל־פָּנִ֔ים וַתִּנָּצֵ֖ל נַפְשִֽׁי:
32And the sun rose for him when he passed Penuel, and he was limping on his thigh. לבוַיִּזְרַח־ל֣וֹ הַשֶּׁ֔מֶשׁ כַּֽאֲשֶׁ֥ר עָבַ֖ר אֶת־פְּנוּאֵ֑ל וְה֥וּא צֹלֵ֖עַ עַל־יְרֵכֽוֹ:
33Therefore, the children of Israel may not eat the displaced tendon, which is on the socket of the hip, until this day, for he touched the socket of Jacob’s hip, in the hip sinew. לגעַל־כֵּ֡ן לֹא־יֹֽאכְל֨וּ בְנֵֽי־יִשְׂרָאֵ֜ל אֶת־גִּ֣יד הַנָּשֶׁ֗ה אֲשֶׁר֙ עַל־כַּ֣ף הַיָּרֵ֔ךְ עַ֖ד הַיּ֣וֹם הַזֶּ֑ה כִּ֤י נָגַע֙ בְּכַף־יֶ֣רֶךְ יַֽעֲקֹ֔ב בְּגִ֖יד הַנָּשֶֽׁה:

Next Chapter 33:

chabad.org/bible/

32(4) Y Jacob envió mensajeros delante de Esaú, su hermano, a la tierra de Seir, al campo de Edom.

(5) Y les encomendo que le dijeran: “Así dijo tu siervo Jacob: Con Labán he estado, permaneciendo allí hasta ahora,

(6) adquirí bueyes, asnos, rebaños de ovejas, siervos y siervas y he enviado a avisar a mi señor, para hallar gacia a sus ojos”.

(7) Y volvieron los mensajeros a Jacob y le dijeron: “Fuimos a tu hermano Esaú y también viene a tu encuentro, con cuatrocientos hombres”.

(8) Entonces temió mucho Jacob y dividió a la gente que le acompañaba y también las ovejas, los vacunos y los camellos, en dos campamentos.

(9) y Dijo: “Si viniera Esaú a un campamento y lo atacara, el campamento restante podría huir”.

(10) Y Jacob rezó: “Oh Dios de mi padre Abraham y de mi padre Isaac, oh Eterno, que me dijiste que tornaría a mi tierra y a mi familia porque serías conmigo,

(11) indigno soy de todas las benevolencias y de la lealtad que demostraste para con Tu siervo, pues con mi báculo pasé el Jordán y ahora me repartiré en dos campamentos.

(12) Sálvame ahora de manos de mi hermano, de Esaú, pues temo que venga e hiera a la madre junto con los hijos.

(13) Tú me prometiste que me favorecerías y pondrías a mi simiente como arena del mar, que no puede ser contada por lo numerosa que és”.

(14) Pasó allí la noche, tomó de lo que le venía a la mano como presente para su hermano Esaú:

(15) doscientas cabras, veinte cabritos, doscientas ovejas, veine carneros,

(16) treinta camellos paridas con sus crías, cuarenta vacas, diez toros, veinte asnas y diez borricos,

(17) y entregó en manos de sus siervos cada rebaño por separado y les dijo: “Pasad delante de mí y dejad un buen espacio entre rebaño y rebaño”.

(18) Y le ordenó el primer: “Cuando mi hermano Esaú te encuentre y te pregunte: “¿De quién eres?.

(19) Le responderás: “De tu siervo Jacob, es un presente enviado a mi señor Esaú, y he aquí que él tambien viene detras de nosotros”.

(20) Y mandó también al segundo, al tercero y a todos los que marchaban tras los rebaños para que dijeran lo mismo que el primero ante Esaú.

(21) Y diréis también: “He aquí él también viene detrás de nosotros”. Porque dijo Jacob para sí: “Aplacaré su ira con el presente que va delante de mí y sólo después, veré su rostro. Quizá entonces me acepte”.

(22) Y pasó el presente delante de él y se alejó esa noche en el campamento.

(23) Todaví de noche, se levantó y tomó a sus dos mujeres, a sus dos siervas y a sus once hijos y les hizo cruzar el vado de Jacob.

(24) Además de ellos, Jacob  hizo cruzar todo lo que poseía.

(25) Y Jacob se quedó sólo, y lucho un varón con él hasta el amanecer.

(26) Y cuando el hombre vio que no podía vencerlo, le presionó en el sitio del ancaje de su muslo en su lucha contra él y se descoyuntó el muslo.

(27) Y dijo: “Suéltame porque llegó el alba”. Jacob le contestó: “No te despediré si no me bendices”.

(28) Entonces le preguntó : “¿Cómo te llamas?”. Y respondió él: “Jacob”.

(29) Y le dijo: “Tu nombre ya no será Jacob sino Israel porque has luchado con el angél de Dios y también con hombres y has prevalecido”.

(30) Y le preguntó Jacob: “Dime, por favor Tu Nombre”. Y el respondió: “¿Por qué preguntas por Mi Nombre?”. Y lo bendijo allí.

(31) Y Jacob llamó a ese lugar peine porque dijo: “He visto al ángel De Dios cara a cara y fue salvada mi alma”. (32) Ya brillaba el sol cuando salio de Peniel y cojeaba a causa de su muslo.

(32) Por esto, hasta el día de hoy, no comen los hijos de Israel el tendón que se contrajo, el cual está en el encaje del mismo, porque él había tocado en el encaje del muslo de Jacob, en el tendón que se contrajo.

33(1) Y Jacob alzo los ojos y vió que venía Esa con cuatrocientos hombres. Repartió entonces los niños entre Lea y Raquel y las dos siervas.

(2) Puso primero a las siervas y a sus niños, a Lea y sus niños detrás, y a Raquel y José en último lugar.

(3) Y él pasó delante de ellos y se inclino a la tierra siete veces mientras se acercaba a su hermano.

(4) Esaú corrió a su encuentro, lo abrazó, se echó sobre su cuello y lo besó mientras lloraban.

(5) Alzó los ojos y vio a las mujeres y a los niños y preguntó: “¿Quiénes son éstos para ti?”. Y Jacob respondió: “Son los niños con que Dios ha hecho merced a tu siervo”.

(6) Entonces se aproximaron las siervas con los niños y se posternaron.

(7) Y se acercó tambien Lea, sus niños y sea arrodillaron, y después se acercaron José y Raquel y también se posternaron.

(8) y dijo esa: “¿ Qué significa todo este campamento que se me ha presentado?”. Y contestó: “Para hallar gracia a los ojos de. mi señor”.

(9) Y dijo Esaú: “Yo ya tengo mucho, hermano mío. Guarda para ti lo que es tuyo”.

(10) E insistió Jacob: “Si he hallado gracia ante tus ojos, te ruego que aceptes el presente de mis manos por cuanto he visto tu rostro como si hubiera visto el rostro de un ángel  y tú te cpmplaciste en mí.

(11) Hazme el favor de aceptar esta bendición que te he traído”. Insistió hasta que Esaú aceptó.

(12) Y agregó: “Pongámonos en marcha y yo iré contigo”.

(13) Y añadió: “Mi señor sabe que los niños son tiernos y que los ovinos y vacunos con cría estan conmigo. si se los apresura un sólo día, morirán todas las ovejas.

(14) Que mi señor pase pues delante de su siervo y yo lo seguiré lentamente, conforme al paso del ganado y de su siervo y yo seguiré lentamente, conforme al paso del ganado y de los niños hasta que alcance a mi señor en Seis”.

(15) Y respondió Esaú: Permíteme entonces que una parte de la gente que viene conmigo vaya contigo”. Mas dijo Jacob: “¿Para qué eso? ¡Que halle yo gracia a los ojos de mi señor!”.

(16) De tal modo, Esaú retornó ese día por su camino a Seir,

(17) y Jacob marchó a Sucot y construyó para sí una casa: hizo cabañas paras su ganado, por lo cual llamó al lugar Sucot.

(18) Y llegó Jacob en paz a la ciudad de Siquem que está en la tierra de Canaán cuando regresó de Padan-aram. Acampó frente a la ciudad.

(19) Y adquirió la parte del campo donde acampó a los hijos de Hamor, padre de Siquem por cien monedas.

(20) Y erigió allí un altar y lo llamó Dios es el Dios de Israel (El-Elohé- Israel).

34(1) Dina, la hija de Lea había dado a luz a Jacob, salió para ver a las hijas de aquella tierra.

(2) Y Siquem, hijo de heveo Hamor, gobernante de esa tierra, la vio y la tomó; yació con ella y la deshonró.

(3) Y su alma se apegó a Dina, hija de Jacob; amó a la joven y le habló cariñosamente.

(4) Y Siquem habló con su padre Hamor y le dijo: “Tómame a esta joven por mujer”.

(5) Y se enteró jacob que Siquem había mancillado a Dina su hija. Sus hijos estaban con su ganado en el campo y jacob permaneció en silencio hasta que regresaron.

(6) Y Hamor, padre de Siquem vino a Jacob para hablarle.

(7) y los hijos de Jacob vinieron del campo cuando lo supieron; estaban encolerizados, porque Siquem había cometido una ofensa contra Israel al violar a la hija de Jacob, cosa que no se debía hacer.

(8) Pero Hamor habló con ellos y les dijo: “El alma de mi hijo Siquem se complace en vuestra hija. Os ruego que la deis a él por mujer.

(9) Emparentad con nosotros: nos daréis a vuestras hijas y vosotros tomaréis las nuestras.

(10) Y vosotros viviréis con vosotros y la tierra estará a vuestra disposición. Podréis ir en ella donde os plazca y adquirir las posesiones que queráis en ella”.

(11) y Siquem dijo al padre y a los hermanos de ella. “Que halle gracia ante vuestros ojos y les daré lo que me pidáis.

(12) Cargad sobre mí la dote que queráis, que daré cuanto me digáis pero dadme a ña muchacha por mujer”.

(13) Y los hijos de Jacob respondieron a Siquem y a su padre Hamor engañosamente por cuanto Dina había sido mancillada:

(14) “No podemos dar nuestra hermana a varón que tenga prepucio porque es afrenta para nosotros.

(15) Sólo consentiremos si fuerais como nosotros, ósea que entre vosotros se circuncide todo varón.

(16) Entonces sí os daremos nuestras hijas y nosotros tomaremos las vuestras, residiremos con vosotros y seremos un sólo pueblo.

(17) Pero si no nos escucháis para serc circuncidados, nos llevaremos a nuestra hija y no nos escucháis para ser circuncisos, nos llevaremos a nuestra hija y nos iremos”.

(18) Y tales palabras fueron buenas a los ojos de Hamor y a los ojos de Siquem, hijo de Hamor.

(19) Y el joven no demoró en hacerse aquello porque se deleitaba en la hija de Jacob y él era el más honorable de la familia de su padre.

(20) Y amor y siguen su hijo volvieron al portal de la ciudad y anunciaron a los varones de ella.

(21) “Estos varones son pacíficos con nosotros y residirán en el país, negociarán con él porque la tierra es amplia. a sus hijas tomaremos por mujeres y a ellos les daremos las nuestras.

(22) Con una sola condición ellos consentirán residir entre nosotros paras er un sólo pueblo: que  entre nosotros sea circuncidado todo varón, como lo están ellos.

(23) Sus ganados, sus bienes y todas sus bestias serán nuestros. Sólo debemos hacer lo que pidén y habitarán con nosotros”.

(24) Y todos los que salían por el portal de la ciudad prestaron atención a Hamor y a su hijo Siquem; todo varón que salía por el portal de la ciudad fue circuncidado.

(25) Pero sucedió al tercer día, cuando todavía estaban con dolores, que dos de los hijos de Jacob, Simón y Leví, hermanos de Dina, tomaron sus respectivas espadas y entraron en la ciudad confinada y mataron a todos los  varones.

(26) También a Hamor y a su hijo Siquem los mataron a filo de espada; sacaron a Dina de la casa de Siquem y se fueron.

(27) Luego la ciudad fue saqueada por los hijos de Jacob porque su hermana había sido mancillada.

(28) Se llevaron sus rebaños, sus vacas, sus asnos y los demás bienes que había.

(29) Y además de los bienes, se llevaron en cautiverio a los niños y a las mujeres. todo fuer obado de las casas.

(30) Pero jacob les dijo a Simón y a Leví: “Me habéis hecho aborrecible ante los habitantes de esta tierra, los cancaneos y los pereceos. teniendo yo poca gente, se juntarán contí y seré destruido junto con mi familia”.

(31) Pero ellos les respondieron: “¿Es que puede tolerarse que nuestra hermana sea tratada como una ramera?”.

Preparativos de Jacob para su encuentro con Esaú, su hermano:

  • Regalos
  • Oración 
  • Guerra

 Regalos de Jacob para Esaú:

32(4) Y Jacob envió mensajeros delante de Esaú, su hermano, a la tierra de Seir, al campo de Edom.

(5) Y les encomendo que le dijeran: “Así dijo tu siervo Jacob: Con Labán he estado, permaneciendo allí hasta ahora,

(6) adquirí bueyes, asnos, rebaños de ovejas, siervos y siervas y he enviado a avisar a mi señor, para hallar gacia a sus ojos”.

Jacob se preparó para la guerra.

(8) Entonces temió mucho Jacob y dividió a la gente que le acompañaba y también las ovejas, los vacunos y los camellos, en dos campamentos.

(9) y Dijo: “Si viniera Esaú a un campamento y lo atacara, el campamento restante podría huir”.

Jacob oró a D-s

(10) Y Jacob rezó: “Oh Dios de mi padre Abraham y de mi padre Isaac, oh Eterno, que me dijiste que tornaría a mi tierra y a mi familia porque serías conmigo,

(11) indigno soy de todas las benevolencias y de la lealtad que demostraste para con Tu siervo, pues con mi báculo pasé el Jordán y ahora me repartiré en dos campamentos.

(12) Sálvame ahora de manos de mi hermano, de Esaú (…)

Jacob recibe el nombre de Israel

25) Y Jacob se quedó sólo, y lucho un varón con él hasta el amanecer.

(26) Y cuando el hombre vio que no podía vencerlo, le presionó en el sitio del ancaje de su muslo en su lucha contra él y se descoyuntó el muslo.

(27) Y dijo: “Suéltame porque llegó el alba”. Jacob le contestó: “No te despediré si no me bendices”.

(28) Entonces le preguntó : “¿Cómo te llamas?”. Y respondió él: “Jacob”.

(29) Y le dijo: “Tu nombre ya no será Jacob sino Israel porque has luchado con el angél De Dios y también con hombres y has prevalecido”.

(30) Y le preguntó Jacob: “Dime, por favor Tu Nombre”. Y el respondió: “¿Por qué preguntas por Mi Nombre?”. Y lo bendijo allí.

Cuando decimos D-s de Jacob y cuando decimos D-s de Israel:

Isaías 44(1) Y ahora oye, oh Jacob, siervo mío, e Israel a quien he escogido.

Cuando decimos D-s de Jacob, decimos el D-s de Tu siervo Jacob.

Éxodo 4(22) mas tú le diras al faraón: Así dijo el Eterno: mi hijo primogénito es Israel.

Cuando decimos D-s de Israel, decimos el D-s de tu hijo Israel

Esaú, que significa Edom(Roma)

33(1) Y Jacob alzo los ojos y vió que venía Esaú con cuatrocientos hombres. Repartió entonces los niños entre Lea y Raquel y las dos siervas.

Dios de Israel (El-Elohé- Israel)

(17) y Jacob marchó a Sucot y construyó para sí una casa: hizo cabañas paras su ganado, por lo cual llamó al lugar Sucot.

(18) Y llegó Jacob en paz a la ciudad de Siquem que está en la tierra de Canaán cuando regresó de Padan-aram. Acampó frente a la ciudad.

(19) Y adquirió la parte del campo donde acampó a los hijos de Hamor, padre de Siquem por cien monedas.

(20) Y erigió allí un altar y lo llamó Dios es el Dios de Israel (El-Elohé- Israel).

Dina, la única hija de Jacob

34(1) Dina, la hija de Lea había dado a luz a Jacob, salió para ver a las hijas de aquella tierra.

(2) Y Siquem, hijo de heveo Hamor, gobernante de esa tierra, la vio y la tomó; yació con ella y la deshonró.

Dinah: The Woman Who Made a Difference

Cuando Dinah abandonó el campamento de su familia para encontrarse con las mujeres locales, fue secuestrada y violada por Shechem (un príncipe con el mismo nombre que la ciudad). La Torá describe los calculados pasos de Siquem: la vio, la secuestró, se acostó con ella y la afligió. ¿Cuál es la diferencia entre “acostarse con ella” y “afligirla”? Rashi cita el Midrash y explica que abusó de ella tanto de una manera convencional (“mentirosa”) como de una manera poco convencional (“aflicción”). Pero tal vez la Torá también describe el abuso físico y emocional que Dinah experimentó con Shechem.

Cualquier mujer que haya experimentado abuso sexual entiende la profundidad de la aflicción desatada de un simple acto de violación. Rompe el tejido mismo de nuestra dignidad femenina y requiere mucha curación concentrada para restaurar nuestro sentido de autoestima. Dinah, una princesa en la casa de Jacob, fue violada y afligida(…)

Mi opinión:

Respecto a la oración de Jacob y la agresión sexual que sufrió Dina, la única hija de Jacob.

Génesis 32(10-12)

10) Y Jacob rezó: “Oh Dios de mi padre Abraham y de mi padre Isaac, oh Eterno, que me dijiste que tornaría a mi tierra y a mi familia porque serías conmigo,

(11) indigno soy de todas las benevolencias y de la lealtad que demostraste para con Tu siervo, pues con mi báculo pasé el Jordán y ahora me repartiré en dos campamentos.

(12) Sálvame ahora de manos de mi hermano, de Esaú (…)

¿En este tiempo, acaso  podriamos llamar  al “otro campamento”,  al resto de Israel esparcida entre las naciones? El “otro campamento”,  ese que está en manos de Esaú (Roma), atrapado en la idolatría. La Israel, que se pregunta: ¿ porqué estoy frente a estos ídolo y a la vez mi corazón late tan fuerte cuando escucho de Israel, Jerusalem, sus alabanzas  a D-s?

¿Acaso estas almas no clamaran al Eterno, “Sálvame de las manos de Esaú!? Me prometiste que un día retornaría!  Líberame de la idolatría!

¿Quién los ayudara?

¿Dónde irán?

¿Quién los rescatará?

Ezequiel 34(6) Mis ovejas erraron por todas las montañas y sobre cada colina; sí, sobre toda la faz de la tierra se dispersaron Mis ovejas y no hubo quien las buscara. (7) Por lo tanto, oh pastores, escuchad la palabra del Eterno: (8) Por mi vida, dice el Eterno, que Mis ovejas por haber sido presas de todas las vestias del campo, por no tener pastor y porque Mis pastores no buscaron Mis ovejas sino que se apacentaron así mismos y no las alimentaron(…)

(17) Y en cuanto  a ti oh rebaño Mío, así dice el Eterno: He aquí que juzgo entre ganado y ganado, entre carneros y machos cabríos. (18) ¿Os parece acaso poca cosa el que hayáis alimentado con buenos pastos para que pisoteéis la hierba que quedó, ni os basta que bebáis aguas claras para que enturbiéis las sobras con nuestros pies? (19) Y en cuanto a Mis ovejas, comen lo que pisoteasteis y beben lo que enturbiasteis con vuestros pies(…)

(20) Por consiguiente, así les dice Dios el Eterno: he aquí que Yo mismo juzgaré entre el ganado gordo y el ganado flaco.

(21) Porque empujáis con el flanco y las espaldas y acometéis a todos los animales flacos con vuestros cuernos,

(22) por tanto Yo salvaré a Mi rebaño, no serán más un apresa y juzgaré entre ovejas. (23) Pondré un pastor sobre ellas que las apacentará: Mi siervo David las apacentarás y será su pastor. (24) Y Yo el Eterno seré Su Dios y Mi siervo David se volverá príncipe entre ellas. Yo el Eterno lo he dicho(…)

¿Acaso este mensaje no es para  los que son llamados por el Nombre de Israel y que salieron de la fuente de Judá, los que se consideran de la ciudad santa?

¿Acaso este mensaje no es para el “otro campamento”, Israel esparcido entre las naciones?

Dina, la única hija de Jacob

34(1) Dina, la hija de Lea había dado a luz a Jacob, salió para ver a las hijas de aquella tierra.

(2) Y Siquem, hijo de heveo Hamor, gobernante de esa tierra, la violó y la tomó; yació con ella y la deshonró.

Acaso en este tiempo más “civilizados”, nosotros mantenemos el mismo patron de conducta ante un caso de violación?

Los que ante el conocimiento de la agresión y/o violación de una persona  permanecemos  indiferentes, callamos  y los que decidimos hacer justicia con nuestras manos. Como lo hicieron  los hermanos de Dina, al no ver  justicia para su hermana, decidieron toma la justicia con sus manos.

¿No es acaso hacer Justicia  tener Misericordia, Amor para con nosotros y para con nuestro prójimo?

PROVERBIOS 21:21

El que va tras la justicia y la misericordia halla la vida, prosperidad y honra.

“El mundo es un lugar peligroso, no a causa de los que hacen el mal, sino a causa de aquellos que los miran y no hacen nada” – Albert Einstein

“Yo juré que jamás me quedaría callado cuando los seres humanos soportaran sufrimiento y humillación. Siempre tenemos que tomar partido. La neutralidad ayuda al opresor, jamás a la víctima. El silencio le da aliento al que atormenta, jamás al que sufre el tormento” – Elie Wiesel

FUENTES:

https://es.chabad.org

chaba/jewish/Luchando-con-los-ngeles

chabad.org/theJewishWoman/Dinah-The-Woman-Who-Made-a-Difference

Ezequiel 34

https://ritasibbick.com/2018/11/18/yechezkel-ezekiel-ezequiel-chapter-34/

Advertisements