Las prioridades de Abraham

Por Eli Levy

Estimados Lectores:

Esta semana hablamos de la revelación divina que tuvo Abraham, pocos días después de su circuncisión. Todo en la vida de Abraham fue logrado con gran esfuerzo, no tuvo nada regalado, nada gratis, cada logro fue hecho con mucho sacrificio.

Lo que más me llama la atención de su vida, es que cuando llego el momento más ansiado de su vida, la revelación de Di-s mismo, no fue tan importante para el como atender a los tres forasteros sedientos que se aproximaban a su carpa, dejando a Di-s de costado.

Esta misma tarde escuche la historia de una señora que en la Argentina abrió comedores para niños en estado de desnutrición. Su propio origen era muy humilde, en su infancia la comida no abundaba, pero siempre su madre dejaba servido un plato en la mesa, y cuando los chicos le preguntaban para quien era, la madre respondía “Es para Di-s si nos viene a visitar”. Un día vieron a un vagabundo sentado en el frente de la casa comiendo del plato que su madre servia, los hijos corrieron a reclamarle a la madre, “Ese hombre que esta comiendo la comida no es Di-s” a lo que la madre sabiamente respondió, “y ustedes ¿como saben que no es Di-s?”

La lección que nos da Abraham es muy poderosa, por más espirituales que seamos, por más elevados que nos encontremos, si no saltamos de nuestro lugar para ayudar al sediento y al hambriento (no solo de comida, hay hambre y sed de afecto, de atención, enseñanza y muchas cosas más) no somos merecedores de la revelación divina.

¡Shabat Shalom!

Rabino Eli Levy

La Prioridad de Abraham

 

Advertisements

Shemini – Buscando el extasis divino

Amigos, comparto la carta del Rabino Eli Levy

Estimados lectores:

Hace unos años que lance un ciclo de cursos y conferencias sobre diferentes temáticas judías. Uno de los ciclos era sobre cabalá y misticismo y otro era sobre Halajá (Ley judía). Para mi sorpresa, el curso de cabalá tuvo cinco veces más suscriptos que el de Halajá, y cuando se lo comenté a mi maestro, que sabiamente me dijo:

-A nadie le gusta que le digan lo que tiene que hacer, pero a todos les gusta sentirse elevados y espirituales. La Halajá exige aplicar lo que uno aprende y bajarlo a la práctica cotidiana, mientras que estudiar cabalá te hace sentir elevado y en apariencia no exige nada.

Esta semana leemos el episodio en que los hijos de Aarón, durante la inauguración del Mishkán toman un puñado de incienso y, transgrediendo la Ley lo incendien en el lugar más sagrado, al cual solo podía acceder el sumo sacerdote en el día de Iom Kipur. Ellos querían lograr para sí mismos la máxima elevación espiritual sin importarles que estuviera prohibido. Fue tal su exacerbación espiritual que tuvieron una muerte fulminante. No les importó inmolarse con tal de lograr ese éxtasis.

Muchos que comienzan a aprender Torá me preguntan sobre meditaciones místicas o combinaciones de nombres de Di-s. Algunos quieren saber la composición cabalística de su alma o quienes fueron en sus vidas pasadas. Esto está muy bien, pero esa es solo una parte de la Torá, a la que solo personas específicas pueden llegar a acceder en momentos puntuales. La mayor parte de la Torá nos indica cómo debemos comportarnos desde que nos levantamos hasta que nos vamos a dormir (e incluso nos dice cómo ir a dormir), cómo actuar con el prójimo, con los animales, con nuestros hijos, padres, socios comerciales y vecinos.

Puede que esto no parezca tan elevado ni místico, pero si uno quiere fusionarse con lo divino no hay mejor forma que apegarse a sus leyes y cumplirlas con alegría.

¡Shabat Shalom!

Rabino Eli Levy

 

Di-s solo hace milagros cuando no hay otra alternativa

Amigos, comparto la carta del Rabino Eli Levy.

Vaikra – Nisan – Hacemos posible lo imposible

Estimados lectores:

Ya entramos en el mes de Nisan.

La palabra “nisan” en hebreo es muy parecida a la palabra “nes”, que significa milagro. Por eso decimos que este es el mes de los milagros. Por definición un milagro es algo que quiebra las leyes de la naturaleza. Pero también la palabra “nes” tiene que ver con la idea de “elevarse”, de “subir”.

En este mes también recordamos la salida de Egipto durante la festividad de Pesaj, las maravillas que acompañaron aquel momento excepcional en la historia del pueblo de Israel son las más grandes contadas en la Torá. Como por ejemplo las plagas y la partida del mar.

Di-s solo hace milagros cuando no hay otra alternativa. El resto del tiempo vivimos en el mundo común y corriente sin milagros ni maravillas.

De todos modos siempre podemos buscar elevarnos y ver las cosas por encima de la naturaleza, no vivir aferrados a lo racional. Podemos vivir en forma milagrosa, si no prestamos tanta atención a los obstáculos que se nos interponen avanzamos a pesar de todo, con fe, sabiendo que si Di-s está con nosotros no hay límites.

Por eso la tradición indica que en Pesaj debemos vivir como reyes, libres de toda preocupación y problemas, ya que con esta actitud hacemos posible lo imposible.

¡Shabat Shalom!

Rabino Eli Levy

http://www.jabad.org.ar/