“We will do and we will Listen” / “Haremos y Escucharemos”

Parashat Yitro – To whom is God speaking?

God spoke to everyone and wanted a partnership with everyone

In this week’s Torah portion, Yitro, we read about the most dramatic and most significant event in Jewish history: the revelation at Mount Sinai. During this event, which occurred in the Sinai Desert more than 3,000 years ago, the Jewish nation in its entirety experienced a one-time-only Divine revelation in which the eternal covenant between God and the Jewish people was sealed:

And now, if you obey Me and keep My covenant, you shall be to Me a treasure out of all peoples, for Mine is the entire Earth. And you shall be to Me a kingdom of princes and a holy nation” (Exodus 19, 5-6).

To read thge full article:

Parashat Yitro – ¿A quién le está hablando Dios?

Dios habló a todos y quería una sociedad con todos

En la porción de la Torá de esta semana, Yitro, leemos sobre el evento más dramático y más significativo en la historia judía: la revelación en el Monte Sinaí. Durante este evento, que ocurrió en el desierto del Sinaí hace más de 3.000 años, la nación Judía en su totalidad experimentó una revelación divina única en la que se selló el pacto eterno entre Dios y el pueblo judío:

“Y ahora, si Me obedeces y guardas Mi pacto, serás para Mí un tesoro de todos los pueblos, porque el mío es toda la tierra. Y para mí serás un reino de príncipes y una nación santa ”(Éxodo 19, 5-6).

En esta revelación, a la nación Judía se le dio el papel que nuestros ancestros han cumplido con orgullo y devoción: ser leales a los valores del Creador del universo – valores de moralidad y santidad – al guardar mandamientos que expresen estos valores. Esta lealtad, que a veces ha pasado factura, es el resultado directo del evento sobre el que leímos en la parte de la Torá de esta semana.

Los historiadores señalan el marco de la revelación en el Monte Sinaí como uno que muestra similitudes con el “juramento de lealtad vasallo” que prevaleció durante la antigüedad. Como parte de estos juramentos, un gobernante poderoso haría un pacto con un rey más débil, y cada uno garantizaría los intereses del otro. Este marco nos brinda la oportunidad de aclarar significados adicionales detrás de la revelación en el Monte Sinaí que a veces se pasan por alto.

Cuando se compara con las muchas descripciones de convenios entre reyes, la descripción de la revelación en el Monte Sinaí es única y diferente. No describe un pacto entre reyes, ni siquiera entre Dios y un rey. Más bien, describe un pacto entre Dios y una nación entera. Ante la revelación en el Monte Sinaí, las masas, hombres y mujeres, viejos y jóvenes, se pararon al pie de la montaña. Dios les habló a todos por igual. Además, los sabios del Midrash señalaron hace unos 2.000 años que las pistas en los versículos apuntan a la situación de las mujeres en la revelación en el Monte Sinaí:

“‘ Entonces dirán a la Casa de Jacob ’se refiere a las mujeres‘ y se lo dirán a los hijos de Israel ’se refiere a los hombres” (Mechilta D’Rabbi Yishmael, Tractate BeChodesh, 2).

Este énfasis viene en el contexto de la condición inferior de las mujeres en el mundo antiguo. Los sabios del Midrash querían enfatizar que para Dios, no había importancia para el género, la raza o el color. Dios habló a todos y quería una sociedad con todos.

Esto es particularmente notable cuando leemos: “Pero cuidado y vigílate muy bien, para que no olvides las cosas que vieron tus ojos, y para que estas cosas no se aparten de tu corazón, todos los días de tu vida, y las harás saber. tus hijos y los hijos de tus hijos, el día que estuviste delante del Señor tu Dios en Horeb [Monte Sinaí] ”(Deuteronomio 4, 9-10).

Cuando lo pensamos, parece ser obvio que esto es para todos. Pero nuevamente, cuando pensamos en cómo era el mundo cuando se entregó la Torá, nos damos cuenta de cuánto ha influido la Torá en nuestras vidas y en nuestras concepciones más básicas. Entre los más de un millón de escritos encontrados en excavaciones arqueológicas en los países del Cercano Oriente, ninguno de ellos (!) Es la historia de una nación que se cuenta a sí misma, de padre a hijo, sobre la historia de la nación, su narrativa nacional y Sus diversas misiones espirituales. La mayoría de esos otros escritos tratan de las relaciones entre dioses y reyes.
La Torá no es simplemente una guía espiritual-moral dada por Dios. Tampoco es solo un antiguo documento nacional-histórico. La Torá es un libro que establece el estado del hombre común, lo posiciona como un compañero de Dios, como alguien cuyas acciones son de importancia esencial. El judaísmo se dirige a todos y cada uno de nosotros, hombres y mujeres, y propone que seamos socios en tikkun olam, reparando el mundo. En respuesta a esta propuesta, estamos llamados a responder como lo hicieron nuestros antepasados en la parashá de esta semana: “Haremos y escucharemos”.

*   *   *   *   *

Shemot – Exodus – Chapter 15

1 Then Moses and the children of Israel sang this song to the Lord, and they spoke, saying, I will sing to the Lord, for very exalted is He; a horse and its rider He cast into the sea. אאָ֣ז יָשִֽׁיר־משֶׁה֩ וּבְנֵ֨י יִשְׂרָאֵ֜ל אֶת־הַשִּׁירָ֤ה הַזֹּאת֙ לַֽיהֹוָ֔ה וַיֹּֽאמְר֖וּ לֵאמֹ֑ר אָשִׁ֤ירָה לַּֽיהֹוָה֙ כִּֽי־גָאֹ֣ה גָּאָ֔ה ס֥וּס וְרֹֽכְב֖וֹ רָמָ֥ה בַיָּֽם:
2 The Eternal’s strength and His vengeance were my salvation; this is my God, and I will make Him a habitation, the God of my father, and I will ascribe to Him exaltation. בעָזִּ֤י וְזִמְרָת֙ יָ֔הּ וַֽיְהִי־לִ֖י לִֽישׁוּעָ֑ה זֶ֤ה אֵלִי֙ וְאַנְוֵ֔הוּ אֱלֹהֵ֥י אָבִ֖י וַֽאֲרֹֽמְמֶֽנְהוּ:
3 The Lord is a Master of war; the Lord is His Name. גיְהֹוָ֖ה אִ֣ישׁ מִלְחָמָ֑ה יְהֹוָ֖ה שְׁמֽוֹ:
4 Pharaoh’s chariots and his army He cast into the sea, and the elite of his officers sank in the Red Sea. דמַרְכְּבֹ֥ת פַּרְעֹ֛ה וְחֵיל֖וֹ יָרָ֣ה בַיָּ֑ם וּמִבְחַ֥ר שָֽׁלִשָׁ֖יו טֻבְּע֥וּ בְיַם־סֽוּף:
5 The depths covered them; they descended into the depths like a stone. התְּהֹמֹ֖ת יְכַסְיֻ֑מוּ יָֽרְד֥וּ בִמְצוֹלֹ֖ת כְּמוֹ־אָֽבֶן:
6 Your right hand, O Lord, is most powerful; Your right hand, O Lord, crushes the foe. ויְמִֽינְךָ֣ יְהֹוָ֔ה נֶאְדָּרִ֖י בַּכֹּ֑חַ יְמִֽינְךָ֥ יְהֹוָ֖ה תִּרְעַ֥ץ אוֹיֵֽב:
7 And with Your great pride You tear down those who rise up against You; You send forth Your burning wrath; it devours them like straw. זוּבְרֹ֥ב גְּאֽוֹנְךָ֖ תַּֽהֲרֹ֣ס קָמֶ֑יךָ תְּשַׁלַּח֙ חֲרֹ֣נְךָ֔ יֹֽאכְלֵ֖מוֹ כַּקַּֽשׁ:
8 And with the breath of Your nostrils the waters were heaped up; the running water stood erect like a wall; the depths congealed in the heart of the sea. חוּבְר֤וּחַ אַפֶּ֨יךָ֙ נֶ֣עֶרְמוּ מַ֔יִם נִצְּב֥וּ כְמוֹ־נֵ֖ד נֹֽזְלִ֑ים קָֽפְא֥וּ תְהֹמֹ֖ת בְּלֶב־יָֽם:
9 [Because] the enemy said, I will pursue, I will overtake, I will share the booty; my desire will be filled from them; I will draw my sword, my hand will impoverish them. טאָמַ֥ר אוֹיֵ֛ב אֶרְדֹּ֥ף אַשִּׂ֖יג אֲחַלֵּ֣ק שָׁלָ֑ל תִּמְלָאֵ֣מוֹ נַפְשִׁ֔י אָרִ֣יק חַרְבִּ֔י תּֽוֹרִישֵׁ֖מוֹ יָדִֽי:
10 You blew with Your wind, the sea covered them; they sank like lead in the powerful waters. ינָשַׁ֥פְתָּ בְרֽוּחֲךָ֖ כִּסָּ֣מוֹ יָ֑ם צָֽלֲלוּ֙ כַּֽעוֹפֶ֔רֶת בְּמַ֖יִם אַדִּירִֽים:
11 Who is like You among the powerful, O Lord? Who is like You, powerful in the holy place? Too awesome for praises, performing wonders! יאמִֽי־כָמֹ֤כָה בָּֽאֵלִם֙ יְהֹוָ֔ה מִ֥י כָּמֹ֖כָה נֶאְדָּ֣ר בַּקֹּ֑דֶשׁ נוֹרָ֥א תְהִלֹּ֖ת עֹ֥שֵׂה פֶֽלֶא:
12 You inclined Your right hand; the earth swallowed them up. יבנָטִ֨יתָ֙ יְמִ֣ינְךָ֔ תִּבְלָעֵ֖מוֹ אָֽרֶץ:
13 With Your loving kindness You led the people You redeemed; You led [them] with Your might to Your holy abode. יגנָחִ֥יתָ בְחַסְדְּךָ֖ עַם־ז֣וּ גּאָ֑לְתָּ נֵהַ֥לְתָּ בְעָזְּךָ֖ אֶל־נְוֵ֥ה קָדְשֶֽׁךָ:
14 Peoples heard, they trembled; a shudder seized the inhabitants of Philistia. ידשָֽׁמְע֥וּ עַמִּ֖ים יִרְגָּז֑וּן חִ֣יל אָחַ֔ז יֽשְׁבֵ֖י פְּלָֽשֶׁת:
15 Then the chieftains of Edom were startled; [as for] the powerful men of Moab, trembling seized them; all the inhabitants of Canaan melted. טואָ֤ז נִבְהֲלוּ֙ אַלּוּפֵ֣י אֱד֔וֹם אֵילֵ֣י מוֹאָ֔ב יֹֽאחֲזֵ֖מוֹ רָ֑עַד נָמֹ֕גוּ כֹּ֖ל יֽשְׁבֵ֥י כְנָֽעַן:
16 May dread and fright fall upon them; with the arm of Your greatness may they become as still as a stone, until Your people cross over, O Lord, until this nation that You have acquired crosses over. טזתִּפֹּ֨ל עֲלֵיהֶ֤ם אֵימָ֨תָה֙ וָפַ֔חַד בִּגְדֹ֥ל זְרֽוֹעֲךָ֖ יִדְּמ֣וּ כָּאָ֑בֶן עַד־יַֽעֲבֹ֤ר עַמְּךָ֙ יְהֹוָ֔ה עַד־יַֽעֲבֹ֖ר עַם־ז֥וּ קָנִֽיתָ:
17 You shall bring them and plant them on the mount of Your heritage, directed toward Your habitation, which You made, O Lord; the sanctuary, O Lord, [which] Your hands founded. יזתְּבִאֵ֗מוֹ וְתִטָּעֵ֨מוֹ֙ בְּהַ֣ר נַֽחֲלָֽתְךָ֔ מָכ֧וֹן לְשִׁבְתְּךָ֛ פָּעַ֖לְתָּ יְהֹוָ֑ה מִקְּדָ֕שׁ אֲדֹנָ֖י כּֽוֹנְנ֥וּ יָדֶֽיךָ:
18 The Lord will reign to all eternity יחיְהֹוָ֥ה | יִמְלֹ֖ךְ לְעֹלָ֥ם וָעֶֽד:
19 When Pharaoh’s horses came with his chariots and his horsemen into the sea, and the Lord brought the waters of the sea back upon them, and the children of Israel walked on dry land in the midst of the sea, יטכִּ֣י בָא֩ ס֨וּס פַּרְעֹ֜ה בְּרִכְבּ֤וֹ וּבְפָֽרָשָׁיו֙ בַּיָּ֔ם וַיָּ֧שֶׁב יְהֹוָ֛ה עֲלֵהֶ֖ם אֶת־מֵ֣י הַיָּ֑ם וּבְנֵ֧י יִשְׂרָאֵ֛ל הָֽלְכ֥וּ בַיַּבָּשָׁ֖ה בְּת֥וֹךְ הַיָּֽם:
20 Miriam, the prophetess, Aaron’s sister, took a timbrel in her hand, and all the women came out after her with timbrels and with dances. כוַתִּקַּח֩ מִרְיָ֨ם הַנְּבִיאָ֜ה אֲח֧וֹת אַֽהֲרֹ֛ן אֶת־הַתֹּ֖ף בְּיָדָ֑הּ וַתֵּצֶ֤אןָ כָל־הַנָּשִׁים֙ אַֽחֲרֶ֔יהָ בְּתֻפִּ֖ים וּבִמְחֹלֹֽת:
21 And Miriam called out to them, Sing to the Lord, for very exalted is He; a horse and its rider He cast into the sea כאוַתַּ֥עַן לָהֶ֖ם מִרְיָ֑ם שִׁ֤ירוּ לַֽיהֹוָה֙ כִּֽי־גָאֹ֣ה גָּאָ֔ה ס֥וּס וְרֹֽכְב֖וֹ רָמָ֥ה בַיָּֽם:

Exodo 15(1-21)

15(1) Entonces Moisés y los hijos de Israel entonaron este cántico al Eterno, diciendo:

“Cantaré al Eterno, exaltando Su grandeza. Al caballo y al jinete arrojó al mar.

(2) Mi fortaleza es el Eterno, es mi gloria, Él es mi salvación. Es mi Dios y como tal Lo alabaré. Es el Dios de mis padres y como tal Lo exaltaré.

(3) El Eterno es el Señor de la guerra. Eterno es Su Nombre.

(4) Precipitó en el mar los carros del faraón y su ejército a sus capitanes escogidos los tragó el Mar Rojo.

(5) Los abismos lo cubrieron y como si fueran piedras bajaron a las profundidades.

(6) Tu diestra, oh Eterno, magnificada por Tu fuerza, Tu diestra, oh Eterno, aniquiló al enemigo.

(7) En la plenitud de Tu poder quebranta, a Tu adversario les envías Tu luz que los consume como paja,

(8) y con el soplo de Tu aliento se elevaron y se abrieron las aguas, deteniéndose como si fueran muro, se congelaron los abismos en medio del mar.

(9) Dijo el enemigo: Los perseguiré, los alcanzaré y que se separen sus despojos con los que hallaré mi alma, desenvainaré mi espada y los quebrantará mi mano”.

(10) pero Tú soplaste con Tu poderoso hálito y el mar los fue cubriendo hasta que se hundieron como plomo en las poderosas aguas.

(11) ¿Quién como Tú, entre los dioses, oh mi Señor? ¿Quién como Tú, inmenso en santidad. El más digno de alabanzas y hacedor de milagros.

(12) Cuando extendiste Tu diestra, se los tragó la tierra.

(13) Con Tu misericordia guiaste al pueblo que redimiste, Los condujiste a Tu santa morada.

(14) Escucharon otros pueblos y se estremecieron. Se apoderaron el temor de los filisteos.

(15) Se angustiaron los principes de Edom, temblaron los valientes de Moab y el miedo dominó a todos los cananeos.

(16) Se abatieron espantados por el poderío de Tu brazo y enmudecerán como piedra hasta que pase Tu pueblo oh Eterno hasta que pase el pueblo que Tú redimiste.

(17) Los llevarás para que alaben en el monte de Tu santidad, allí los asentarás, Oh Eterno, en el Santuario que Tus manos prepararon.

(18) y reinará el Eterno para siempre”.

(19) Y penetró el caballo del faraón con su carro y sus jinetes en el mar, y el Eterno hizo tornar sobre ellos las aguas, en tanto que los hijos de Israel habían cruzado el mar en seco.

(20) y María la profetisa, hermana de Aarón, tomó el pandero en la mano y salieron tras ella todas las mujeres con panderos y danzas,

(21) y les exhortó María: “Cantad al Eterno exaltando Su grandeza, pues al caballo y al jinete arrojó al mar”.

LA BIBLIA

HEBREO – ESPAÑOL

Versión Castellana

Conforme a la tradición judía

Por Moisés Katznelson

 

Shabbat Shalom

El régimen nazi se apoderó de su ropa, cabello y pertenencias, pero no pudo quitarles su espíritu e identidad judía.

Al traer el #Shabbat, recordamos a estos valientes individuos que se aferraron a la esperanza y la luz en los momentos más oscuros. 🇮🇱🕯

 

Shabbat Shalom

16 Kislev, 5780
Diciembre 14, 2019

Lectura de la Torá:

Haftarah:

Obadiah 1:1-21

Dios de Israel ( El-Elohé-Israel)

Génesis 33

(20) Y erigió allí un altar y lo llamó Dios es el Dios de Israel ( El-Elohé-Israel)

Israel será tu nombre

Génesis 35

(10) Y le dijo Dios: “Tu nombre es Jacob pero ya no serás más Jacob; Israel será tu nombre” y le puso por nombre Israel.

(11) Y dijo Dios: “Yo soy Todopoderoso. Sé fecundo y multiplícate. Haré de ti una asamblea de pueblos y de tus lomos saldrán reyes.

(12) Y la tierra que le di a Abraham e Isaac, te la daré a ti y a tu simiente despues de ti.

(13) Y Dios subió del lugar de donde le había hablado.

(14) Y Jacob erigó un pilar en el lugar donde Él había hablado; derramo sobre ella una libación y vertió aceite sobre el pilar.

(15) Y Jacob llamó al lugar donde Dios había hablado  Bet-El.

Génesis 32 (10.13)

(10) Y Jacob rezó: “Oh Dios de mis padres Abraham y de mi padre Isaac, oh Eterno, que me dijiste que tornaría a mi tierra y a mi familia porque serías conmigo,

(11) indigno soy de todas las benevolencias y de la lealtad que demostraste para con tu siervo, pues con mi báculo pase el Jordán y ahora me repartí en dos campamentos.

(12) Sálvame ahora de manos de mi hermano Esaú, pues temo que venga e hiera a la madre junto con los hijos.

(13) Tú prometiste que me favorecerías y pondrías a mi simiente como la arena del mar, que no puede ser contada por lo numeosa que es”.

Lectura de la Torá de Vaishlaj

es.chabad.org/parshah/torahreading

 

Shabbat Shalom – Parasha Vaierá, “El se Apareció”

Parsha vayera

Cheshvan 18, 5780
November 16, 2019
Haftarah:

Kings II 4:1-37

Vaierá: Fundador de la Fe

Génesis 18:1 – 22:24

La cuarta sección del libro de Génesis continúa la crónica de Abraham. El nombre de esta sección (Vaierá, “El se apareció”) es su primera palabra, describiendo la revelación de Di-s a Abraham luego de su circuncisión. Esta revelación es seguida por la visita de tres ángeles, quienes le informan a Abraham del nacimiento inminente de su hijo Isaac. Luego seguimos a Abraham cuando discute con Di-s sobre la destrucción de Sodoma y Gomorra, migra a Filistea, expulsa a Hagar e Ismael después del nacimiento de Isaac, y finalmente es puesto a prueba por la directiva de Di-s de sacrificar a Isaac.

Primera Lectura: Génesis 18:1–14
Segunda Lectura: Génesis 18:15–33
Tercera Lectura:Génesis 19:1-20
Cuarta Lectura:Génesis 19:21 – 21:4
Quinta Lectura:Génesis 21:5 – 21
Sexta Lectura: Génesis 21:22-34
Séptima Lectura:Génesis 22:1 – 22-24

Fuente:

https://www.chabad.org/calendar/view/day.htm

es.chabad.org/dailystudy/dailywisdom

 

Shabbat Shalom!

Av 16, 5779
August 17, 2019
Haftarah:

Isaiah 40:1-26

Porcion Semanal de la Torah

Haftarah:

Isaiah 40:1-26

Yeshayahu – Isaiah – Chapter 40 (1-26)

1 “Console, console My people,” says your God. אנַֽחֲמ֥וּ נַֽחֲמ֖וּ עַמִּ֑י יֹאמַ֖ר אֱלֹֽהֵיכֶֽם:
2 Speak to the heart of Jerusalem and call to her, for she has become full [from] her host, for her iniquity has been appeased, for she has taken from the hand of the Lord double for all her sins. בדַּבְּר֞וּ עַל־לֵ֚ב יְרֽוּשָׁלִַ֙ם֙ וְקִרְא֣וּ אֵלֶ֔יהָ כִּ֚י מָֽלְאָה֙ צְבָאָ֔הּ כִּ֥י נִרְצָ֖ה עֲו‍ֹנָ֑הּ כִּ֚י לָֽקְחָה֙ מִיַּ֣ד יְהֹוָ֔ה כִּפְלַ֖יִם בְּכָל־חַטֹּאתֶֽיהָ:
3 A voice calls, “In the desert, clear the way of the Lord, straighten out in the wilderness, a highway for our God.” גק֣וֹל קוֹרֵ֔א בַּמִּדְבָּ֕ר פַּנּ֖וּ דֶּ֣רֶךְ יְהֹוָ֑ה יַשְּׁרוּ֙ בָּֽעֲרָבָ֔ה מְסִלָּ֖ה לֵֽאלֹהֵֽינוּ:
4 Every valley shall be raised, and every mountain and hill shall be lowered, and the crooked terrain shall become a plain and the close mountains a champaign. דכָּל־גֶּיא֙ יִנָּשֵׂ֔א וְכָל־הַ֥ר וְגִבְעָ֖ה יִשְׁפָּ֑לוּ וְהָיָ֚ה הֶֽעָקֹב֙ לְמִישׁ֔וֹר וְהָֽרְכָסִ֖ים לְבִקְעָֽה:
5 And the glory of the Lord shall be revealed, and all flesh together shall see that the mouth of the Lord spoke. הוְנִגְלָ֖ה כְּב֣וֹד יְהֹוָ֑ה וְרָא֚וּ כָל־בָּשָׂר֙ יַחְדָּ֔ו כִּ֛י פִּ֥י יְהֹוָ֖ה דִּבֵּֽר:
6 A voice says, “Call!” and it says, “What shall I call?” “All flesh is grass, and all its kindness is like the blossom of the field. וקוֹל אֹמֵ֣ר קְרָ֔א וְאָמַ֖ר מָ֣ה אֶקְרָ֑א כָּל־הַבָּשָׂר֙ חָצִ֔יר וְכָל־חַסְדּ֖וֹ כְּצִ֥יץ הַשָּׂדֶֽה:
7 The grass shall dry out, the blossom shall wilt, for a wind from the Lord has blown upon it; behold the people is grass. זיָבֵ֚שׁ חָצִיר֙ נָ֣בֵֽל צִ֔יץ כִּ֛י ר֥וּחַ יְהֹוָ֖ה נָ֣שְׁבָה בּ֑וֹ אָכֵ֥ן חָצִ֖יר הָעָֽם:
8 The grass shall dry out, the blossom shall wilt, but the word of our God shall last forever. חיָבֵ֥שׁ חָצִ֖יר נָ֣בֵֽל צִ֑יץ וּדְבַ֥ר אֱלֹהֵ֖ינוּ יָק֥וּם לְעוֹלָֽם:
9 Upon a lofty mountain ascend, O herald of Zion, raise your voice with strength, O herald of Jerusalem; raise [your voice], fear not; say to the cities of Judah, “Behold your God!” טעַ֣ל הַר־גָּבֹ֚הַ עֲלִי־לָךְ֙ מְבַשֶּׂ֣רֶת צִיּ֔וֹן הָרִ֚ימִי בַכֹּ֙חַ֙ קוֹלֵ֔ךְ מְבַשֶּׂ֖רֶת יְרֽוּשָׁלִָ֑ם הָרִ֙ימִי֙ אַל־תִּירָ֔אִי אִמְרִי֙ לְעָרֵ֣י יְהוּדָ֔ה הִנֵּ֖ה אֱלֹֽהֵיכֶֽם:
10 Behold the Lord God shall come with a strong [hand], and His arm rules for Him; behold His reward is with Him, and His recompense is before Him. יהִנֵּ֨ה אֲדֹנָ֚י יֱהֹוִה֙ בְּחָזָ֣ק יָב֔וֹא וּזְרֹע֖וֹ מֹ֣שְׁלָה ל֑וֹ הִנֵּ֚ה שְׂכָרוֹ֙ אִתּ֔וֹ וּפְעֻלָּת֖וֹ לְפָנָֽיו:
11 Like a shepherd [who] tends his flock, with his arm he gathers lambs, and in his bosom he carries [them], the nursing ones he leads. יאכְּרֹעֶה֙ עֶדְר֣וֹ יִרְעֶ֔ה בִּזְרֹעוֹ֙ יְקַבֵּ֣ץ טְלָאִ֔ים וּבְחֵיק֖וֹ יִשָּׂ֑א עָל֖וֹת יְנַהֵֽל:
12 Who measured water with his gait, and measured the heavens with his span, and measured by thirds the dust of the earth, and weighed mountains with a scale and hills with a balance? יבמִֽי־מָדַ֨ד בְּשָֽׁעֳל֜וֹ מַ֗יִם וְשָׁמַ֙יִם֙ בַּזֶּ֣רֶת תִּכֵּ֔ן וְכָ֥ל בַּשָּׁלִ֖שׁ עֲפַ֣ר הָאָ֑רֶץ וְשָׁקַ֚ל בַּפֶּ֙לֶס֙ הָרִ֔ים וּגְבָע֖וֹת בְּמֹֽאזְנָֽיִם:
13 Who meted the spirit of the Lord, and His adviser who informs Him? יגמִֽי־תִכֵּ֥ן אֶת־ר֖וּחַ יְהֹוָ֑ה וְאִ֥ישׁ עֲצָת֖וֹ יֽוֹדִיעֶֽנּוּ:
14 With whom did He take counsel give him to understand, and teach him in the way of justice, and teach him knowledge, and the way of understandings did He let him know? ידאֶת־מִ֚י נוֹעַץ֙ וַיְבִינֵ֔הוּ וַֽיְלַמְּדֵ֖הוּ בְּאֹ֣רַח מִשְׁפָּ֑ט וַֽיְלַמְּדֵ֣הוּ דַ֔עַת וְדֶ֥רֶךְ תְּבוּנ֖וֹת יֽודִיעֶֽנּוּ:
15 Behold the nations are like a drop from a bucket, and like dust on a balance are they counted; behold the islands are like fine [dust] that blows away. טוהֵ֚ן גּוֹיִם֙ כְּמַ֣ר מִדְּלִ֔י וּכְשַׁ֥חַק מֹֽאזְנַ֖יִם נֶחְשָׁ֑בוּ הֵ֥ן אִיִּ֖ים כַּדַּ֥ק יִטּֽוֹל:
16 And the Lebanon-there is not enough to burn, and its beasts-there is not enough for burnt offerings. טזוּלְבָנ֕וֹן אֵ֥ין דֵּ֖י בָּעֵ֑ר וְחַ֨יָּת֔וֹ אֵ֥ין דֵּ֖י עוֹלָֽה:
17All the nations are as nought before Him; as things of nought and vanity are they regarded by Him. יזכָּל־הַגּוֹיִ֖ם כְּאַ֣יִן נֶגְדּ֑וֹ מֵאֶ֥פֶס וָתֹ֖הוּ נֶחְשְׁבוּ־לֽוֹ:
18 And to whom do you compare God, and what likeness do you arrange for Him? יחוְאֶל־מִ֖י תְּדַמְּי֣וּן אֵ֑ל וּמַה־דְּמ֖וּת תַּֽעַרְכוּ־לֽוֹ:
19 The graven image, the craftsman has melted, and the smith plates it with gold, and chains of silver he attaches. יטהַפֶּ֙סֶל֙ נָסַ֣ךְ חָרָ֔שׁ וְצֹרֵ֖ף בַּזָּהָ֣ב יְרַקְּעֶ֑נּוּ וּרְתֻקּ֥וֹת כֶּ֖סֶף צוֹרֵֽף:
20 He who is accustomed to select, chooses a tree that does not rot; he seeks for himself a skilled craftsman, to prepare a graven image, which will not move. כהַֽמְסֻכָּ֣ן תְּרוּמָ֔ה עֵ֥ץ לֹֽא־יִרְקַ֖ב יִבְחָ֑ר חָרָ֚שׁ חָכָם֙ יְבַקֶּשׁ־ל֔וֹ לְהָכִ֥ין פֶּ֖סֶל לֹ֥א יִמּֽוֹט:
21 Do you not know, have you not heard has it not been told to you from the beginning? Do you not understand the foundations of the earth? כאהֲל֚וֹא תֵֽדְעוּ֙ הֲל֣וֹא תִשְׁמָ֔עוּ הֲל֛וֹא הֻגַּ֥ד מֵרֹ֖אשׁ לָכֶ֑ם הֲלוֹא֙ הֲבִ֣ינוֹתֶ֔ם מֽוֹסְד֖וֹת הָאָֽרֶץ:
22 It is He Who sits above the circle of the earth, and whose inhabitants are like grasshoppers, who stretches out the heaven like a curtain, and He spread them out like a tent to dwell. כבהַיּשֵׁב֙ עַל־ח֣וּג הָאָ֔רֶץ וְיֹֽשְׁבֶ֖יהָ כַּֽחֲגָבִ֑ים הַנּוֹטֶ֚ה כַדֹּק֙ שָׁמַ֔יִם וַיִּמְתָּחֵ֥ם כָּאֹ֖הֶל לָשָֽׁבֶת:
23 Who brings princes to nought, judges of the land He made like a thing of nought. כגהַנּוֹתֵ֥ן רֽוֹזְנִ֖ים לְאָ֑יִן שֹׁ֥פְטֵי אֶ֖רֶץ כַּתֹּ֥הוּ עָשָֽׂה:
24 Even [as though] they were not planted, even [as though] they were not sown, even [as though] their trunk was not rooted in the earth; and also He blew on them, and they dried up, and a tempest shall carry them away like straw. כדאַ֣ף בַּל־נִטָּ֗עוּ אַף בַּל־זֹרָ֔עוּ אַ֛ף בַּל־שֹׁרֵ֥שׁ בָּאָ֖רֶץ גִּזְעָ֑ם וְגַם־נָשַׁ֚ף בָּהֶם֙ וַיִּבָ֔שׁוּ וּסְעָרָ֖ה כַּקַּ֥שׁ תִּשָּׂאֵֽם:
25 “Now, to whom will you compare Me that I should be equal?” says the Holy One. כהוְאֶל־מִ֥י תְדַמְּי֖וּנִי וְאֶשְׁוֶ֑ה יֹאמַ֖ר קָדֽוֹשׁ:
26 Lift up your eyes on high and see, who created these, who takes out their host by number; all of them He calls by name; because of His great might and because He is strong in power, no one is missing. כושְׂאוּ־מָר֨וֹם עֵינֵיכֶ֚ם וּרְאוּ֙ מִֽי־בָרָ֣א אֵ֔לֶּה הַמּוֹצִ֥יא בְמִסְפָּ֖ר צְבָאָ֑ם לְכֻלָּם֙ בְּשֵׁ֣ם יִקְרָ֔א מֵרֹ֚ב אוֹנִים֙ וְאַמִּ֣יץ כֹּ֔חַ אִ֖ישׁ לֹ֥א נֶעְדָּֽר:

ISAÍAS 40 (1-26)

(1) Consolad, consolad a Mi pueblo, dice vuestro Dios.

(2) hablas al corazón de Jerusalem y anunciadle que su tiempo de servicio se ha cumplido, que está pagada su culpa porque ha recibido de la mano del Eterno el doble de castigo por todos sus pecados.

(3) Una voz que clama en el desierto dice: Abrir camino al Eterno. Preparad en el desierto un camino para nuestro Dios.

(4) Cada valle será levantado, cada montaña y colina serán bajadas, lo rugoso será alisado y los lugares escarpados serán llanos.

(5) Y será revelada la gloria del Eterno y cada quien será testigo de eso porque la boca del Eterno lo ha dicho.

(6) Una voz grita: “¡Anunciad!” y dice : “¡Qué anunciaré?” Que toda carne es hierba y toda su hermosura es como la flor del campo.

(7) se seca la hierba y la flor se desvanece porque el aliento del Eterno las sopla. Verdaderamente, el pueblo es hierba.

(8) La hierba se seca, la flor se desvanece pero la palabra de nuestro Dios permanecerá para siempre”.

(9) Tú que le anuncias buenas noticias a Sión, súbete a la alta montaña. Tú que anuncias buenas noticias a Jerusalem, levanta tu voz con firmeza. Levántala no temas. Grita a las ciudades de Judá: “¡He aquí a vuestro Dios!”.  

(10)He aquí que el Señor Dios vendrá con todo Su poder y Su premio está en Él.

(11) Como pastor que apacienta su rebaño, que recoge en Su brazo a los corderillos y los lleva a en su seno conduciendo suavemente a las ovejas que amamantan.

(12) ¿Quién ha medido las aguas en el hueco de su  mano? ¿Quién tomó las dimensiones del cielo con un palmo y abarcó el polvo de la tierra en su dimensión? ¿Quién pesó las montañas con una romana y las colinas con una balanza?

(13) ¿Quién ha determinado el espíritu del Eterno, o quién el consejero que Le haya podido aconsejar?

(14) ¿De quién tomó consejo, quien Le instruyó, le aleccionó en el camino de la justicia, Le enseño el conocimiento y Le dio a conocer el camino del discernimiento?

(15) He aquí que las naciones son para Él como una gota de agua que cae en un balde y son contadas como el polvo de la balanza. He aquí que las islas Le son como una mota en el peso.

(16) Y el Líbano no da suficiente combustible, ni las bestias de allí alcanzan para holocaustos.

(17) Todas las naciones son como nada ante Él. Son consideradas por Él como cosas vacunas y vanidades.

(18) ¿A quién entonces se asemeja Dios, o con qué podré compararle?

(19) En cuanto a las imágenes esculpidas, el artífice la infunde, el orfebre la cubre con láminas de oro y el platero funde para ella cadenitas de plata.

(20) Una encina es apartada. Él escoge un árbol que no se apolille. Busca para sí un hábil artífice que le hagan una imagen que no sea movida.

(21) ¿No lo sabéis? ¿No lo escucháis? ¿No se os ha dicho desde el principio? ¿No habéis comprendido los fundamentos de la tierra?

(22) es Él quien se sienta sobre el circulo de la tierra cuyos habitantes son como langosta, extiende los cielos como una cortina y los despliega como una tienda para vivir en ella;

(23) es el que reduce a los príncipes a la nada; el que hace de los jueces de la tierra una cosa vacía.

(24) No bien son plantados, no bien son sembrados, no bien hecha raíces en la tierra, Él sopla sobre ellos, los marchita y el remolino se los lleva como hojarasca.

(25) ¿Con quién me compararéis para que Yo sea igual?, dice el Santo.

(26) levantad vuestros ojos hacia las alturas y mirad: ¿Quién ha creado esos cuerpos celestes? El que saca a su hueste por número y llama a todos por su nombre. Por la grandeza de Su poder y porque es fuerte en poder, nadie deja de presentarse.

 

Shabbat Shalom !

Av 9, 5779 / August 10, 2019
Deuteronomio 1:1 – 3:22
Haftarah:

Isaiah 1:1-27

Isaías 1 (1-27)

Resumen de la Parashá

Deuteronomio 1:1-3:22

El primero de Shvat (37 días antes de su fallecimiento), Moshé comienza su repetición de la Torá para toda la congregación de los Hijos de Israel, repasando los eventos ocurridos y las leyes entregadas en el transcurso del viaje de 40 años desde Egipto a Sinaí y a la Tierra Prometida, amonestando a la gente por sus fallos e iniquidades, y enlistándolos en el cumplimiento de la Torá y la observación de sus preceptos en la tierra que Di-s les está dando como herencia eterna, a la cual ingresarían luego de su muerte.

Para leer el artículo completo:

Devarim (“Chazon”) Haftarah Companion

For an informed reading of Isaiah 1:1–27

chabad.org/parshah/Torah-Portion

Shabbat Shalom

Tammuz 24, 5779
July 27, 2019

Parasha Pinjas

Haftarah:

Jeremiah 1:1 – 2:3

Parasha Pinjas
Haftarah:

Jeremiah 1:1 – 2:3

VIENE SHABBAT

Y el Eterno le dijo a Moisés: “Diles a los hijos de Israel: Éstas son las festividades sagradas a las que os convoca el Eterno. Seis días, trabajarás pero el séptimo será el sábado(Shabbat, reposo), de estricto descanso y santa convocación. No harás trabajo alguno en él. Es Sábado para el Eterno, en todas vuestras moradas. Levítico 23:2,3

Si dejas de rechazar el Sábado, si te abstienes de dedicarte a tu negocio en Mi día sagrado y consideras el Sábado como un deleite, si consideras honroso el día sagrado del Eterno y lo honras, si no haces tus propios designios ese día, ni que ejerces tu negocio o hablas de él, entonces te deleitarás en el Eterno y te haré cabalgar sobre los lugares elevados de la tierra; te alimentaré con la herencia de Jacob tu padre porque la boca del Eterno la ha dicho así. Isaías 58:13-14

Seis días trabajaras y harás en ellos toda tu labor, pero el día séptimo, sábado, lo consagraras al Eterno, tu Dios, y ese día no harás labor alguna, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu animal, ni el extranjero que esta en tu casa, porque en seis días hizo el Eterno los cielos, la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos y descansó el día séptimo; por eso bendijo el día sábado y lo santificó. Éxodo 20:8 

Al encender las velas de Shabat, la mujer dice la siguiente bendición:

Baruj atá Ado-nai, E-lo-he-nu Melej HaOlam asher kideshanu bemitzvotav, vetzivanu lehadlik ner shel Shabat. Bendito eres, Oh Señor, Di-s nuestro, Rey del Universo, que nos has santificado con tus preceptos y nos ordenaste el encendido de las velas de Shabat.

Blessed are you, Adonai our God, Sovereign of the universe, who hallows us with mitzvot, commanding us to kindle the light of Shabbat.

Bendición de los Hijos:

Y’varechecha Adonai V’yish’m’recha.
Ya’er Adonai panav eilecha vichuneka.
Yisa Adonai panav eilecha v’yasem l’cha shalom.

May God Bless you and guard you.
May the light of God shine upon you, and may God be gracious to you.
May the presence of God be with you and give you peace.

Que Di-s te bendiga y te proteja, que resplandezca Su Rostro hacia ti                                                                                                                

 y te dé gracia, que vuelva Su Rostro hacia ti y te conceda la paz.

Y’simcha Elohim k’Efrayim v’che-Menasheh.

May God make you like Ephraim and Menasheh.

Quiera Di-s hacerte como Efráim y Menashé.

Y’simeich Elohim k’Sarah, Rivkah, Rachel, v’Leah.

May God make you like Sarah, Rebecca, Rachel and Leah.

Quiera Di-s hacerte como Sará, Rivká Rajel y Leá.