Shabbat Shalom

Adar I 11, 5782
Febrero 12, 2022

Torah Reading:

 
Haftarah:

Ezekiel 43:10-27

Shemot – Exodus – Chapter 28

36 And you shall make a showplate of pure gold, and you shall engrave upon it like the engraving of a seal: Holy to the Lord.”   לווְעָשִׂ֥יתָ צּיץ זָהָ֣ב טָה֑וֹר וּפִתַּחְתָּ֤ עָלָיו֙ פִּתּוּחֵ֣י חֹתָ֔ם קֹ֖דֶשׁ לַֽיהֹוָֽה:

Y harás una lámina de oro puro donde grabarás, con grabado de sello “Santidad al Eterno”

Tetzaveh in a Nutshell

Exodus 27:20–30:10

G‑d tells Moses to receive from the children of Israel pure olive oil to feed the “everlasting flame” of the menorah, which Aaron is to kindle each day, “from evening till morning.”

The priestly garments, to be worn by the kohanim (priests) while serving in the Sanctuary, are described. All kohanim wore: 1) the ketonet—a full-length linen tunic; 2) michnasayim—linen breeches; 3) mitznefet or migba’at—a linen turban; 4) avnet—a long sash wound above the waist (…)

chabad.org/parshah/jewish/Tetzaveh-in-a-Nutshell

Resumen de la Parashá

 

Éxodo 27:20-30:10

Di-s dice a Moshe que reciba de los Hijos de Israel aceite de oliva puro para la “llama eterna” de la Menorá que Aarón deberá encender todos los días, “desde la tarde hasta la mañana”.

Son descriptas las ropas sacerdotales que deberán ser vestidas por los Cohaním (sacerdotes) mientras realizan su servicio en el Santuario.

es.chabad.org/jewish/Resumen-de-la-Parash

En nuestra parashá viene la orden que dio Dios a Moshé de realizar el pectoral del Cohén, que estaba compuesto de piedras preciosas, en las que venia tallado el nombre de cada tribu y de los patriarcas. Cuando Israel tenía una pregunta, recurría al Cohen Galo y éste respondía a través del pectoral. Cada letra se iba alumbrando por orden de Di-s, y así se iba formando la resouesta deseada. este sistema se utilizaba en vez de profecía.

Shemot – Exodus – Chapter 28

33 And on its bottom hem you shall make pomegranates of blue, purple, and crimson wool, on its bottom hem all around, and golden bells in their midst all around.   לגוְעָשִׂ֣יתָ עַל־שׁוּלָ֗יו רִמֹּנֵי֙ תְּכֵ֤לֶת וְאַרְגָּמָן֙ וְתוֹלַ֣עַת שָׁנִ֔י עַל־שׁוּלָ֖יו סָבִ֑יב וּפַֽעֲמֹנֵ֥י זָהָ֛ב בְּתוֹכָ֖ם סָבִֽיב:
34 A golden bell and a pomegranate, a golden bell and a pomegranate, on the bottom hem of the robe, all around.   לדפַּֽעֲמֹ֤ן זָהָב֙ וְרִמּ֔וֹן פַּֽעֲמֹ֥ן זָהָ֖ב וְרִמּ֑וֹן עַל־שׁוּלֵ֥י הַמְּעִ֖יל סָבִֽיב:

33 Y en su borde inferior harás granadas de lana azul, púrpura y carmesí, en su borde inferior todo alrededor, y campanillas de oro en medio de todo alrededor.

34 Una campanilla de oro y una granada, una campanilla de oro y una granada, en el borde inferior de la túnica, todo alrededor.

Noise

Based on the teachings of the Lubavitcher Rebbe
Courtesy of MeaningfulLife.com

A rich man once invited a beggar to share his meal.

The host settled quietly into his seat and tucked his linen napkin beneath his chin. The guest, finding himself supported by silken cushions instead of the usual hard bench, sighed in surprised pleasure; with much creaking and squeaking he burrowed into the chair, determined to savor its opulence to the utmost.

To Read the full article:

chabad.org/parshah/jewish/Noise

Ruido

Una vez, un hombre rico invitó a un mendigo a compartir su comida.

El anfitrión se acomodó tranquilamente en su asiento y se colocó la servilleta de lino debajo de la barbilla. El huésped, al verse apoyado en almohadones de seda en lugar del duro banco de costumbre, suspiró de placer sorprendido; con muchos crujidos y chirridos se hundió en la silla, decidido a saborear su opulencia al máximo.

La sopa llegó y procedió a hacer su camino casual por la garganta del hombre rico. Al otro lado de la mesa, se lanzaba un ataque frontal contra el delicado cuenco de porcelana; la pesada cuchara de plata resonó y se abalanzó, llevando cada preciosa gota de oro humeante a una boca audiblemente ansiosa. El posterior asalto a la fuente de bistec no fue menos entusiasta. Mientras el hombre rico ingería en silencio pedazos de carne del tamaño de un bocado, su compañero de cena, una vorágine de cuchillos que rechinaban y mandíbulas que rechinaban, exclamaba con exclamaciones de júbilo y aah durante el festín.

En la cocina, el cocinero le comentó al mayordomo: “¡Por fin, un hombre que aprecia la buena cocina! El maestro puede ser indiferente a las cosas buenas de la vida, ¡pero su invitado! ¡Qué pasión! Qué involucrado está, qué adorador de la calidad. Ahora, aquí hay un hombre con un sentido de lo sublime. . .”

“Estás equivocado”, respondió el mayordomo. “Todo lo contrario es cierto. La tranquilidad del hombre rico indica la profundidad de su participación en la cena, mientras que la ruidosa emoción del pobre solo subraya cuán extraño es todo esto para él. Para el hombre rico, el lujo es la esencia misma de la vida; así que él no exclama más de lo que tú saltas de alegría al encontrarte vivo por la mañana. Pero para el pobre, la vida es una papa hervida, y esta es una experiencia de otro mundo. Todo ese ruido que escuchas es la fricción entre su yo habitual y el yo lujurioso que está tratando de asumir”.

El dobladillo

El ruido es la marca de la resistencia. Considere los sonidos emitidos por un fuego de leña, un montón de paja ardiendo y una lámpara de aceite. En cada caso, la materia está sucumbiendo a la energía encerrada dentro de ella. El tronco ofrece la mayor resistencia, expresando su reticencia a separarse de su forma exterior con un crujido ruidoso y explosiones repentinas. La paja, no tan física como el tronco, protesta con un chisporroteo susurrante. Y el aceite de la lámpara, la sustancia más fina de las tres, arde en silencio, cediendo libremente a la esencia interior.

Por lo tanto, Elías el Profeta experimentó la inmanencia de Di-s como “una voz suave y apacible”. En su ser refinado, la materia del cuerpo no resistió la espiritualidad del alma. Por lo tanto, percibió la realidad divina no en una tormenta que rompe las normas, sino de la misma manera tranquila en la que una persona es consciente de la vida que lleva dentro.

Y, sin embargo, a Aarón, el kohen gadol (sumo sacerdote), el epítome del refinamiento y la espiritualidad, se le ordena usar una túnica con cascabeles cosidos en el dobladillo, de modo que “su sonido se oirá cuando entre en el lugar sagrado delante de D- D.” Porque el kohen gadol representa a la totalidad de Israel en su servicio al Todopoderoso, incluidos aquellos para quienes la conexión con Di-s sigue siendo una lucha ruidosa: la lucha por trascender su ser externo y terrenal y sacar a la luz su verdadera identidad interna.

Una vez le preguntaron al rabino Israel Baal Shem Tov: ¿Por qué algunos de sus discípulos hacen tanto alboroto mientras oran? Gritan, agitan los brazos, prácticamente se arrojan por la habitación. ¿Es esta la manera apropiada de estar en comunión con el Todopoderoso?

El fundador del jasidismo respondió: ¿Alguna vez has visto a un hombre ahogarse? Grita, agita los brazos, lucha con las olas que amenazan con reclamarlo. A lo largo del día, la persona se ve abrumada por las exigencias de su existencia material; la oración es el intento de liberarse de las aguas envolventes que amenazan con extinguir su vida espiritual.

Es cierto que un servicio ruidoso de Di-s es una indicación de que la persona aún no ha “llegado” por completo. Si hubiera tenido éxito en trascender lo mundano, su esfuerzo por acercarse al Todopoderoso sería tranquilo: su alma se esforzaría hacia arriba con una llama silenciosa y sin fricciones. Su lucha tumultuosa refleja el hecho de que su yo espiritual aún no se ha convertido en el asiento de su identidad, que su yo “natural” todavía se encuentra con las externalidades materiales de la vida. Sin embargo, esta es una señal saludable: no ha sucumbido. Está esforzándose por liberarse de la envoltura que lo limita de su ser material, esforzándose por elevarse por encima de su ser definido actualmente.

Así que las campanas en el dobladillo de la túnica del kohen gadol son una parte indispensable de su servicio divino. “Su sonido se escuchará cuando entre en el lugar sagrado ante Di-s”, ordena la Torá, “para que no muera”. Si él negara el bajo “dobladillo” de la nación que representa, estaría violando la esencia misma de su misión. Si su servicio al Todopoderoso no encarnara las luchas de sus hermanos imperfectos, no tendría lugar en el santuario interior de Di-s.

Manzanas y Granadas

A la luz de lo anterior, podemos entender el significado más profundo del debate entre dos de nuestros sabios sobre las campanas y las granadas en la túnica del kohen gadol.

El debate aborda la cuestión de cómo interpretar la palabra b’tocham, que se traduce como “entre ellos” o, en una traducción más literal, “dentro de ellos”. ¿La Torá ordena “hacer sobre su borde granadas . . . y campanillas de oro entre ellos”, o colocar las “campanillas de oro dentro de ellos”?

Rashi, en su comentario sobre este verso, sostiene que las campanas estaban “entre ellos. . . Entre cada dos granadas, una campana estaba unida y colgada en el dobladillo de la túnica”. Najmánides no está de acuerdo. “No sé por qué el maestro [Rashi] separó las campanas, una campana entre dos granadas”, escribe. “Según esto, las granadas no cumplían ninguna función. Y si estaban ahí por la belleza, entonces ¿por qué se hicieron como granadas huecas? Deberían haberse hecho como manzanas doradas. . . Más bien, [las campanas] estaban literalmente dentro de ellas, porque las granadas estaban huecas, como pequeñas granadas sin abrir, y las campanas estaban contenidas dentro de ellas. . .”

Los comentarios posteriores entran en el debate. “¿Por qué [Nachmanides] prefiere las manzanas a las granadas?” se pregunta el rabino Elijah Mizrachi. Otros comentarios explican que la dificultad de Najmánides con la interpretación de Rashi es que la forma hueca de la granada (el propio Rashi también dice que eran “redondas y huecas”) indica que tenían un propósito funcional más que decorativo. Pero, ¿qué quiere decir Nachmanides cuando dice que “si estuvieran allí por la belleza. . . deberían haber sido hechos como manzanas doradas”?

De hecho, la menorá estaba decorada con esferas que se asemejaban a manzanas, cuyo único propósito era la belleza. Quizás Najmánides deduce de esto que en la realización del Santuario y sus accesorios, la fruta decorativa elegida fue la manzana. Pero esto mismo requiere una explicación. ¿Por qué manzanas? ¿Y por qué, según Rashi, se embelleció la menorá con manzanas y la túnica del kohen gadol con granadas?

Escrituras aisladas

Tanto la manzana como la granada son representativas del pueblo judío. La Torá compara a Israel con una manzana (“Como una manzana entre los árboles del bosque, así es mi amado”—Cantar de los Cantares 2:2) así como con una granada (“Tus labios son como un hilo escarlata, y tu boca es hermosa, tu templo es como un pedazo de granada dentro de tus cabellos”—ibid. 4:3). Pero mientras que la manzana representa a Israel en un estado virtuoso, la granada se refiere a los “huecos” o “vacíos entre ustedes”. Tal como lo interpreta el Talmud, el verso “tu templo es como un trozo de granada” viene a decir que “incluso los que están vacíos entre ustedes están llenos de buenas obras como una granada [está llena de semillas]”. (Rakah, la palabra hebrea utilizada por el versículo para “templo”, está relacionada con la palabra reik, “vacío”. Por lo tanto, “tu templo” se traduce homiléticamente como “los vacíos entre vosotros”).

La granada es más que un modelo de algo que contiene muchos detalles. En un nivel más profundo, esta metáfora también aborda la paradoja de cómo un individuo puede estar “vacío” y, al mismo tiempo, estar “lleno de buenas obras como una granada”.

La granada es una fruta muy “compartimentada”. Cada uno de sus cientos de semillas está envuelto en su propio saco de carne y está separado de sus compañeros por una membrana resistente. De la misma manera, es posible que una persona haga buenas obras —muchas buenas obras— y, sin embargo, sigan siendo actos aislados, con poco o ningún efecto sobre su naturaleza y carácter. Entonces, a diferencia de la “manzana”, cuya delicia es desde el corazón hasta la piel, la “granada” contiene muchas virtudes, pero no le convienen. Puede estar lleno de buenas obras, pero permanece moral y espiritualmente vacío.

Esto explica la conexión entre las granadas y las campanas en el borde de la túnica sacerdotal. Como se explicó anteriormente, las campanas ruidosas representan al individuo imperfecto que se esfuerza por trascender su estado deficiente. Aunque sigue siendo un pobre espiritual, se niega a actuar como tal, de ahí la ruidosa fricción que caracteriza su vida.

Hermoso Ruido

Para convertirse en una manzana, primero hay que ser una granada. Uno debe actuar diferente a sí mismo, como un hombre pobre que se da un festín en la mesa de un hombre rico: un espectáculo torpe, quizás, pero inevitable si una persona quiere trascender el yo animal y egocéntrico en el que nace todo hombre. El primer paso para llegar a ser perfecto es comportarse como si fuera perfecto. De hecho, antes de que Elijah experimentara a Di-s con una “voz suave y apacible”, primero contempló el viento, la tormenta y el fuego.

Por lo tanto, Nachmanides ve las campanillas cubiertas de granadas en el dobladillo de Aarón como una fase preliminar del servicio divino de uno, más que como el servicio en sí mismo. La belleza, sin embargo, se encuentra en la perfección de la “manzana” de la menorá: siete lámparas de aceite de oliva puro, que representan la llama silenciosa y tranquila del alma. Si las granadas en la túnica sacerdotal fueran para la belleza, argumenta Nachmanides, no serían granadas, sino manzanas. Estos frutos huecos son puramente funcionales, una etapa preparatoria en la búsqueda del alma por la perfección y la unión con su fuente en Di-s.

Sin embargo, según Rashi, la belleza de Israel reside también en sus “granadas”. De hecho, en cierto sentido, la lucha del alma imperfecta es aún más hermosa que la serena perfección de su prójimo más virtuoso. Porque el individuo perfectamente justo sirve a Di-s siendo lo que es, mientras que cada acto positivo de los “vacíos entre ustedes” es un acto de sacrificio y autotrascendencia. Entonces, incluso antes de que una persona alcance la perfección, incluso si toda su vida se dedica a la búsqueda de la perfección, el clamor de sus esfuerzos es música para los oídos de Di-s.

Una Aplicación Contemporánea

Hay quienes afirman que la Torá y sus mitzvot son un asunto privado entre el Judío y su Di-s, no algo para exhibirse en las calles. Los tefilín, el Shabat, la santidad de la vida familiar, los conceptos “esotéricos” como “realidad divina” o “Mashíaj”, no deben pregonarse en las aceras del centro de la ciudad ni recitarse en un elegante cartel publicitario. Nunca, en nuestra historia como nación, se había hecho algo así, dicen. Estás vulgarizando el alma del Judaísmo, acusan.

Pero este es el “dobladillo” de la historia, la generación más humilde y superficial hasta ahora. Para esta generación, la voz suave y apacible de Di-s suena como un ruido extraño. ¿Esta voz debe ser silenciada, para ser susurrada solo entre las manzanas? ¿O debería sonar su llamado, por ruidoso que sea, hasta que se escuche por encima del estruendo?

Hablarle a esta generación en su propio idioma, el idioma de la cita sonora, de la compartimentación incesante y el empaque vacío, eleva aún más el nivel de ruido. Pero combatir el fuego con fuego no solo es efectivo; también saca a la luz facetas del propio potencial que de otro modo no se realizarían. Las campanas y las granadas que difunden la verdad divina son más que los medios hacia un fin tranquilo; ellos mismos son cosas de belleza.

 

 

Shabbat Shalom

Tishrei 8, 5781
Septiembre 26, 2020

Torah Reading

Haftarah:

Hosea 14:2-10; Micah 7:18-20

Haazinu in a Nutshell

Deuteronomy 32:1–52

The greater part of the Torah reading of Haazinu (“Listen In”) consists of a 70-line “song” delivered by Moses to the people of Israel on the last day of his earthly life.

Calling heaven and earth as witnesses, Moses exhorts the people, “Remember the days of old / Consider the years of many generations / Ask your father, and he will recount it to you / Your elders, and they will tell you” how G‑d “found them in a desert land,” made them a people, chose them as His own, and bequeathed them a bountiful land. The song also warns against the pitfalls of plenty—“Yeshurun grew fat and kicked / You have grown fat, thick and rotund / He forsook G‑d who made him / And spurned the Rock of his salvation(…)

To Read the full Article:

chabad.org/parshah/jewish/Haazinu-in-a-Nutshell