Shabbat Shalom -Parasha Bamidbar

Friday, May 22, 2020
28 Iyar, 5780

Jewish History

Passing of Samuel (877 BCE)

The prophet Samuel (931-877 BCE) was one of the most important figures in Jewish history; our sages describe him as the equivalent of “Moses and Aaron combined.” Samuel was the last of the Shoftim (“Judges”) who led the people of Israel in the four centuries between the passing of Joshua and the establishment of the monarchy, and the author of the biblical books of “Judges”, “Samuel” and “Ruth

Samuel was born in the year 2830 from creation (931 BCE) after his barren mother, Chanah (Hannah), prayed for a child at the Sanctuary at Shiloh and pledged, “O L-rd of hosts… If You will give Your maidservant a man child, I shall dedicate him to G-d all the days of his life…” (I Samuel 1:11). At age two, his mother brought him to Shiloh in fulfillment of her vow, where he was raised by Eli the High Priest; shortly thereafter, Samuel had his first prophetic communication (described in I Samuel 3). In 890 BCE, Samuel succeeded Eli as leader of the Jewish people.

After ten years under Samuel’s guidance, the people approached him with the request, “Appoint for us a king… like all the nations around us.” Samuel disapproved of their request, believing that the people of Israel should be subject only to G-d and not to any mortal king; but G-d instructed him to do as the people ask. Samuel then anointed (879 BCE) Saul as the first king of Israel. When Saul disobeyed G-d during the war on Amalek, Samuel proclaimed David the legitimate king in Saul’s stead.

Shortly thereafter, Samuel passed away in his birthplace, Ramah, in the hills of Judah, on the 28th of Iyar of the year 2884 from creation (877 BCE).

Jerusalem Liberated (1967)
The Old City of Jerusalem and the Temple Mount were liberated during the 1967 Six-Day War (see “Today in Jewish History” for Iyar 26). The day is marked in Israel as “Jerusalem Day.”

Daily Thought

Before Sinai, there was earth and there was heaven. If you wanted one, you abandoned the other.

At Sinai, the boundaries of heaven and earth were breached and the human being was empowered to fuse the two: To raise the earthly into the realm of the spirit, and to bring heaven down to earth.

Before Mount Sinai, the coarse material of which the world is made could not be elevated. It could be used as a medium, an aid in achieving enlightenment, but it itself could not be enlightened. The spirit was raised, but the earth remained dark.

At Sinai we were empowered to take physical objects and transform them into spiritual artifacts.

Our forefathers’ task was to enlighten the souls. Ours is to transform the darkness of a material world into light.

Historia Judía

Fallecimiento de Samuel (877 a. C.)

El profeta Samuel (931-877 a. C.) fue una de las figuras más importantes de la historia Judía; nuestros sabios lo describen como el equivalente de “Moisés y Aarón combinados”. Samuel fue el último de los Shoftim (“Jueces”) que dirigió al pueblo de Israel en los cuatro siglos transcurridos entre el fallecimiento de Joshua y el establecimiento de la monarquía, y el autor de los libros bíblicos de “Jueces”, “Samuel” y “Ruth”

Samuel nació en el año 2830 desde la creación (931 a. C.) después de que su madre estéril, Chanah (Hannah), rezara por un niño en el Santuario de Shiloh y prometió: “Oh Señor de los ejércitos … si darás tu Sierva, hijo varón, lo dedicaré a Di-s todos los días de su vida … “(I Samuel 1:11). A los dos años, su madre lo llevó a Shiloh en cumplimiento de su voto, donde fue criado por Eli el Sumo Sacerdote; poco después, Samuel tuvo su primera comunicación profética (descrita en 1 Samuel 3). En 890 a. C., Samuel sucedió a Elí como líder del pueblo Judío.

Después de diez años bajo la guía de Samuel, la gente se acercó a él con la solicitud: “Nómbranos un rey … como todas las naciones que nos rodean”. Samuel desaprobó su solicitud, creyendo que el pueblo de Israel debería estar sujeto solo a Di-s y no a ningún rey mortal; pero Di-s le indicó que hiciera lo que la gente le pide. Samuel luego ungió (879 aC) a Saúl como el primer rey de Israel. Cuando Saúl desobedeció a Di-s durante la guerra contra Amalek, Samuel proclamó a David el rey legítimo en lugar de Saúl.

Poco después, Samuel falleció en su lugar de nacimiento, Rama, en las colinas de Judá, el 28 de Iyar del año 2884 desde la creación (877 a. C.).

Jerusalem Liberada (1967)
La Ciudad Vieja de Jerusalem y el Monte del Templo fueron liberados durante la Guerra de los Seis Días de 1967 (ver “Hoy en la historia Judía” para Iyar 26). El día está marcado en Israel como “Día de Jerusalem”.

Pensamiento diario

Post-Sinaí
Antes del Sinaí, había tierra y había cielo. Si querías uno, abandonaste al otro.

En el Sinaí, se rompieron los límites del cielo y la tierra y el ser humano fue facultado para fusionar los dos: elevar lo terrenal al reino del espíritu y traer el cielo a la tierra.

Antes del Monte Sinaí, el material grueso del que está hecho el mundo no podía ser elevado. Podría usarse como un medio, una ayuda para lograr la iluminación, pero en sí misma no podría iluminarse. El espíritu se levantó, pero la tierra permaneció oscura.

En el Sinaí teníamos el poder de tomar objetos físicos y transformarlos en artefactos espirituales.

La tarea de nuestros antepasados era iluminar las almas. El nuestro es transformar la oscuridad de un mundo material en luz.

Fuente:

chabad.org/parshah/jewish/Bamidbar

 

 

¿Qué es Sukkot?

Una guía para las fiestas judías de Sucot, la fiesta de los tabernáculos y los significados detrás de él

Sukkot es una semana de vacaciones judías que viene cinco días después de Yom Kipur. Sukkot celebra la recolección de la cosecha y conmemora la protección milagrosa dada por los hijos de Israel cuando salieron de Egipto. Celebramos Sukkot alojándonos en una cabaña cubierta de follaje (conocida como sukkah) y tomando las cuatro especies (arba minim), cuatro especies especiales de vegetación.

Los dos primeros días (del 4 de octubre al 6 de octubre de 2017) del día de fiesta (un día en Israel) son yom tov, cuando se prohíbe el trabajo, se encienden las velas por la noche y las comidas festivas son precedidas por Kiddush y incluyen challah sumergido en miel.

Los días intermedios (anochecer del 6 de octubre hasta el atardecer del 11 de octubre de 2017) son cuasi festivos, conocidos como Chol Hamoed. Vivimos en la sucá y tomamos los cuatro tipos cada día de Sukkot (excepto por Shabat, cuando no tomamos los Cuatro Tipos).

Los dos días finales (el atardecer del 11 de octubre hasta el anochecer del 13 de octubre de 2017) son una fiesta separada (un día en Israel): Shemini Atzeret / Simjat Torá.

(Nota especial: Este año, yom tov es seguido directamente por Shabat, por lo que es importante hacer un eruv tavshilin, que nos permite cocinar el viernes para el Shabat.)

La Importancia de Sukkot

De todas las fiestas judías, Sukkot es el único cuya fecha no parece conmemorar un acontecimiento histórico. La Torah se refiere a ella por dos nombres: Chag HaAsif (“Festival de la Cosecha”) y Chag HaSukkot (“Festival de las cabañas”), cada uno expresando una razón para la fiesta.

En Israel, los cultivos crecen en el invierno y están listos para la cosecha a fines de la primavera. Algunos de ellos permanecen en el campo para secarse durante unos meses y sólo están listos para la cosecha a principios del otoño. Chag HaAsif es un tiempo para expresar agradecimiento por esta generosidad.

El nombre Chag HaSukkot conmemora las viviendas temporales, hechas para albergar a nuestros antepasados en el camino de Egipto (algunos dicen que esto se refiere a las nubes milagrosas de la gloria que nos protegió del sol del desierto, mientras que otros dicen que se refiere a las tiendas en que vivieron para su viaje de 40 años a través del desierto del Sinaí).

Viviendo en la Sukkah

Durante siete días y noches, comemos todas nuestras comidas en la sucá y de otra manera lo consideramos como nuestra casa. Ubicada bajo el cielo abierto, la sukkah está formada por al menos tres paredes y un techo de vegetación natural sin procesar, típicamente bambú, ramas de pino o ramas de palma.

El objetivo es pasar tanto tiempo como sea posible en la sucá, al mínimo comer todas las comidas en la sucá, especialmente las comidas festivas en las dos primeras noches de la fiesta, cuando debemos comer al menos un pedazo de oliva de tamaño pan o mezonot (comida a base de cereales) en la sucá. La práctica de Chabad es no comer ni beber nada fuera de la sucá. Algunas personas incluso duermen en la sucá (esto no es la costumbre de Jabad).

Tomando los Cuatro especies:

Otra observación de Sukkot es la toma de los Cuatro Especies: un etrog (limón), un lulav (fronda de palma), tres hasassim (ramitas de mirto) y dos aravot (ramitas de sauce).

En cada día del festival (excepto Shabat), tomamos las Cuatro Especies, recitamos una bendición sobre ellos, los juntamos y los agitamos en las seis direcciones: derecha, izquierda, adelante, arriba, abajo y hacia atrás. Los sabios del Midrash nos dicen que los Cuatro Tipos representan a las diversas personalidades que componen la comunidad de Israel, cuya unidad intrínseca enfatizamos en Sukkot.

Hoshanot and Hoshanah Rabbah

Cada día de Sukkot decimos Hallel, una colección de salmos de alabanza (Salmos 113-118) como parte del servicio de oración de la mañana. Cada día aparte para Shabat, recitamos Hallel mientras sostenemos los Cuatro Tipos, agitando ellos en todas direcciones en ciertos puntos claves en el servicio, que se esbozan en el siddur (libro de oraciones).

Después, rodeamos el bimah (el podio sobre el cual se lee la Torá) sosteniendo los Cuatro Tipos, recitando oraciones ordenadas alfabéticamente para la ayuda Divina conocida como Hoshanot.

El séptimo día de la fiesta se conoce como Hoshanah Rabbah. Este es el día en que nuestros destinos para el próximo año -que fueron firmados en Rosh Hashaná y sellados en Yom Kipur- están finalizados. En este día, rodeamos el bimah siete veces. También decimos una breve oración y golpeamos el suelo cinco veces con haces de cinco sauces (también conocido como Hoshanot)

Sukkot en el Templo Sagrado

En los días del santo Templo en Jerusalén, había un régimen especial de sacrificios que debían ser traídos sobre el altar. El primer día no menos de 13 toros, dos carneros y 14 corderos fueron sacrificados. Cada día, el número de toros se agotó en uno. En total, 70 toros fueron traídos, correspondientes a las 70 naciones del mundo.

Junto con Pascua y Shavuot, Sukkot es uno de los Shalosh Regalim, las tres peregrinaciones anuales, cuando cada judío varón debía estar en Jerusalén. Cada siete años, en Sucot, el rey leía en voz alta la Torá a toda la nación: hombres, mujeres y niños. Esta reunión especial se conocía como Hakhel.

Agua y Alegría

En Sukkot, G-d determina cuánta lluvia caerá ese invierno (la estación de lluvias primaria en Israel). Así, mientras todos los sacrificios en el Templo incluyen libaciones de vino derramadas sobre el altar, en Sukkot, el agua también se vierte sobre el altar en una ceremonia especial. Este ritual engendró tal alegría que fue celebrado con música, bailando y cantando toda la noche. Esta celebración fue llamada “Simchat Beit Hasho’evah”.

Incluso hoy en día, cuando no hay Templo, es costumbre celebrar fiestas nocturnas que incluyen cantar y bailar (e incluso música en vivo durante los días intermedios de la fiesta).

Esta fiesta es tan alegre que en los tiempos talmúdicos, cuando alguien decía la palabra chag (“fiesta”) sin especificar cuál, se podía saber que se referían a Sukkot.

La Torá nos dice que después de los siete días de Sukkot, debemos celebrar un octavo día. En la diáspora, este octavo día se duplica, haciendo dos días de yom tov. En el último día, se acostumbra concluir y comenzar inmediatamente el ciclo anual de lectura de la Torá, haciendo de este día Simjat Torá (“Celebración de la Torá”).

Aunque el octavo día sigue a Sukkot, en realidad es una fiesta independiente en muchos aspectos (ya no tomamos las Cuatro Especies o vivimos en la sucá). Los judíos de la diáspora comen en la sucá, pero sin decir la bendición que acompaña (hay algunos que comen sólo algunas de sus comidas en la sucá en el octavo día, pero no en el noveno).

Lo más destacado de esta fiesta es el bullicioso canto y el baile en la sinagoga, como los pergaminos de la Torá se desfilan en círculos alrededor de la bimah.

Nota final

En el momento en que Simchat Torah ha terminado, hemos experimentado una montaña rusa espiritual, desde la introspección solemne de los días festivos hasta la alegría vertiginosa de Sukkot y Simjat Torá. Ahora es el momento de convertir la montaña rusa en una locomotora, asegurándose de que la inspiración de la temporada navideña nos propulsa a un mayor crecimiento, aprendizaje y devoción en el próximo año.

Fuente:

http://www.chabad.org/holidays/JewishNewYear/template_cdo/aid/4784/jewish/What-Is-Sukkot.htm