El Pleito de Sión – The Zion Lawsuit

1Nations, come near to hear, and kingdoms, hearken. The earth and the fullness thereof, the world and all its offspring. אקִרְב֚וּ גוֹיִם֙ לִשְׁמֹ֔עַ וּלְאֻמִּ֖ים הַקְשִׁ֑יבוּ תִּשְׁמַ֚ע הָאָ֙רֶץ֙ וּמְלֹאָ֔הּ תֵּבֵ֖ל וְכָל־צֶֽאֱצָאֶֽיהָ:
2 For the Lord has indignation against all the nations and wrath against all their host. He has destroyed them; He has given them to the slaughter. בכִּ֣י קֶ֚צֶף לַֽיהֹוָה֙ עַל־כָּל־הַגּוֹיִ֔ם וְחֵמָ֖ה עַל־כָּל־צְבָאָ֑ם הֶֽחֱרִימָ֖ם נְתָנָ֥ם לַטָּֽבַח:
3 And their slain ones shall be thrown, and their corpses-their stench shall rise, and mountains shall melt from their blood. גוְחַלְלֵיהֶ֣ם יֻשְׁלָ֔כוּ וּפִגְרֵיהֶ֖ם יַֽעֲלֶ֣ה בָאְשָׁ֑ם וְנָמַ֥סּוּ הָרִ֖ים מִדָּמָֽם:
4 And all the host of heaven shall melt, and the heavens shall be rolled like a scroll, and all their host shall wither as a leaf withers from a vine, and as a withered [fig] from a fig tree. דוְנָמַ֙קּוּ֙ כָּל־צְבָ֣א הַשָּׁמַ֔יִם וְנָגֹ֥לּוּ כַסֵּ֖פֶר הַשָּׁמָ֑יִם וְכָל־צְבָאָ֣ם יִבּ֔וֹל כִּנְבֹ֚ל עָלֶה֙ מִגֶּ֔פֶן וּכְנֹבֶ֖לֶת מִתְּאֵנָֽה:
5 For My sword has become sated in the heaven. Behold, it shall descend upon Edom, and upon the nation with whom I contend, for judgment. הכִּֽי־רִוְּתָ֥ה בַשָּׁמַ֖יִם חַרְבִּ֑י הִנֵּה֙ עַל־אֱד֣וֹם תֵּרֵ֔ד וְעַל־עַ֥ם חֶרְמִ֖י לְמִשְׁפָּֽט:
6 The Lord’s sword has become full of blood, made fat with fatness, from the blood of lambs and goats, from the fat of the kidneys of rams, for the Lord has a slaughter in Bozrah and a great slaughter in the land of Edom. וחֶ֣רֶב לַֽיהֹוָ֞ה מָֽלְאָ֥ה דָם֙ הֻדַּ֣שְׁנָה מֵחֶ֔לֶב מִדַּ֚ם כָּרִים֙ וְעַתּוּדִ֔ים מֵחֶ֖לֶב כִּלְי֣וֹת אֵילִ֑ים כִּ֣י זֶ֚בַח לַֽיהֹוָה֙ בְּבָצְרָ֔ה וְטֶ֥בַח גָּד֖וֹל בְּאֶ֥רֶץ אֱדֽוֹם:
7 And wild oxen shall go down with them, and bulls with fat bulls, and their land shall be sated from blood, and their dust shall become saturated from fat. זוְיָֽרְד֚וּ רְאֵמִים֙ עִמָּ֔ם וּפָרִ֖ים עִם־אַבִּירִ֑ים וְרִוְּתָ֚ה אַרְצָם֙ מִדָּ֔ם וַֽעֲפָרָ֖ם מֵחֵ֥לֶב יְדֻשָּֽׁן:
8For it is a day of vengeance for the Lord, a year of retribution for the plea of Zion. חכִּ֛י י֥וֹם נָקָ֖ם לַֽיהֹוָ֑ה שְׁנַ֥ת שִׁלּוּמִ֖ים לְרִ֥יב צִיּֽוֹן:
9And its streams shall turn into pitch and its dust into sulfur, and its land shall become burning pitch. טוְנֶֽהֶפְכ֚וּ נְחָלֶ֙יהָ֙ לְזֶ֔פֶת וַֽעֲפָרָ֖הּ לְגָפְרִ֑ית וְהָֽיְתָ֣ה אַרְצָ֔הּ לְזֶ֖פֶת בֹּֽעֵרָֽה:
10 By night and by day, it shall not be extinguished; its smoke shall ascend forever and ever; from generation to generation it shall be waste, to eternity, no one passing through it. ילַ֚יְלָה וְיוֹמָם֙ לֹ֣א תִכְבֶּ֔ה לְעוֹלָ֖ם יַֽעֲלֶ֣ה עֲשָׁנָ֑הּ מִדּ֚וֹר לָדוֹר֙ תֶּֽחֱרָ֔ב לְנֵ֣צַח נְצָחִ֔ים אֵ֥ין עֹבֵ֖ר בָּֽהּ:
11Pelican and owl shall inherit it, and night owl and raven shall dwell therein, and He shall stretch over it a line of waste, and weights of destruction. יאוִֽירֵשׁ֙וּהָ֙ קָאַ֣ת וְקִפּ֔וֹד וְיַנְשׁ֥וֹף וְעֹרֵ֖ב יִשְׁכְּנוּ־בָ֑הּ וְנָטָ֥ה עָלֶ֛יהָ קַו־תֹ֖הוּ וְאַבְנֵי־בֹֽהוּ:
12As for its nobles, there are none who proclaim the kingdom, and all its princes shall be nothing. יבחֹרֶ֥יהָ וְאֵֽין־שָׁ֖ם מְלוּכָ֣ה יִקְרָ֑אוּ וְכָל־שָׂרֶ֖יהָ יִֽהְ֥יוּ אָֽפֶס:
13And its palaces shall grow thorns, thistles and briers in its fortresses, and it shall be the habitat of jackals, an abode for ostriches. יגוְעָֽלְתָ֚ה אַרְמְנֹתֶ֙יהָ֙ סִירִ֔ים קִמּ֥וֹשׂ וָח֖וֹחַ בְּמִבְצָרֶ֑יהָ וְהָֽיְתָה֙ נְוֵ֣ה תַנִּ֔ים חָצִ֖יר לִבְנ֥וֹת יַֽעֲנָֽה:
14And martens shall meet cats, and a satyr shall call his friend, but there the lilith rests and has found for herself a resting place. ידוּפָֽגְשׁ֚וּ צִיִּים֙ אֶת־אִיִּ֔ים וְשָׂעִ֖יר עַל־רֵעֵ֣הוּ יִקְרָ֑א אַךְ־שָׁם֙ הִרְגִּ֣יעָה לִּילִ֔ית וּמָֽצְאָ֥ה לָ֖הּ מָנֽוֹחַ:
15There the owl has made its nest, and she has laid eggs and hatched them, and gathered its young under its shadow, but there have the vultures gathered, each one to her friend. טושָׁ֣מָּה קִנְּנָ֚ה קִפּוֹז֙ וַתְּמַלֵּ֔ט וּבָֽקְעָ֖ה וְדָֽגְרָ֣ה בְצִלָּ֑הּ אַךְ־שָׁ֛ם נִקְבְּצ֥וּ דַיּ֖וֹת אִשָּׁ֥ה רְעוּתָֽהּ:
16Seek out of the Book of the Lord and read; not one of them is missing, one did not miss her friend, for My mouth it has commanded, and its breath it has gathered them. טזדִּרְשׁ֨וּ מֵֽעַל־סֵ֚פֶר יְהֹוָה֙ וּֽקְרָ֔אוּ אַחַ֚ת מֵהֵ֙נָּה֙ לֹ֣א נֶעְדָּ֔רָה אִשָּׁ֥ה רְעוּתָ֖הּ לֹ֣א פָקָ֑דוּ כִּי־פִי֙ ה֣וּא צִוָּ֔ה וְרוּח֖וֹ ה֥וּא קִבְּצָֽן:
17And He cast lots for them, and His hand distributed it to them with a line; forever they shall inherit it, to every generation they shall inhabit it. יזוְהֽוּא־הִפִּ֚יל לָהֶן֙ גּוֹרָ֔ל וְיָד֛וֹ חִלְּקַ֥תָּה לָהֶ֖ם בַּקָּ֑ו עַד־עוֹלָם֙ יִֽירָשׁ֔וּהָ לְד֥וֹר וָד֖וֹר יִשְׁכְּנוּ־בָֽהּ:

ISAÍAS 34

(1) Acercaos, naciones, para oír. Escuchad, oh pueblos. Oiga la tierra y todo lo que contiene, el mundo y todas las cosas que salen de él.

(2) Por cuanto el Eterno está indignado contra las naciones y extiende Su furia contra todas las huestes. Él las ha destruido completamente. Las ha entregado a matanza.

(3) Sus muertos serán también arrojados y subirá el hedor de sus cadáveres; las montañas se desleirán con su sangre.

(4) Se consumirá todo el ejército del cielo y se arrollarán los cielos como un libro (rollo) y caerán todas la huestes como cae la hoja de la vid y el higo cae de la higuera.

(5) Porque Mi espada (dice el Eterno) se empapó en el cielo. He aquí que bajará sobre Edom y sobre el pueblo de mi anatema, para juicio.

(6) La espada del Eterno está empapada de sangre y está untada de sebo con la sangre de corderos y cabras, con el sebo de los riñones de carneros porque el Eterno tiene un sacrificio en Bozra(Botzrá) y una gran matanza en la tierra de Edom.

(7) Y caerán con ellos los puros y los novillos con los toros; su tierra será anegada en sangre y su polvo fertilizado con sebo.

(8) Porque el Eterno tiene un día de venganza, un año de recompensa por el pleito de Sión.

(9) Sus corrientes serán convertidas en brea, su polvo en azufre y su tierra vendrá a ser como brea encendida.

(10) No será apagada ni de noche ni de día. Su humo subirá para siempre. De generación en generación, será un termo. Nadie pasará por ella nunca.

(11) pero el pelícano y el erizo la poseerán; vivirán allí la lechuza y el cuervo y Él extenderá sobre ella el cordel de confusión y la plomada de vacuidad.

(12) En cuanto a los nobles, no habrá allí nadie a quien pueda ser llamado al reino y todos sus príncipes no serán nada.

(13) Subirán las espinas en sus palacios, las ortigas y los cardos en sus fortalezas, que serán morada de chacales y refugio de avestruces.

(14) Y Los gatos monteses se juntarán con los chacales y el macho cabrío llamará a su compañero. Allí reposará la lechuza que hallará para sí descanso.

(15) Allí hará su nido la serpiente, pondrá sus huevos, sacará su cría y la abrigará bajo su sombra. También allí se congregarán los buitres, cada uno con su compañera.

(16) Consultad el Libro del Eterno y leed. Nadie faltará de ellos. Ninguna echará de menos a su pareja. Porque Mi boca lo ha ordenado y su aliento los ha convocado.

(17) Y Él ha arrojado suerte por ellos y Su mano la ha repartido (A Edom) con cordel. Para siempre la poseerá. De generación en generación vivirán en ella.

Zechariah – Chapter 1

1 In the eighth month in the second year of Darius, the word of the Lord came to Zechariah son of Berechiah, son of Iddo the prophet, saying: א בַּחֹ֙דֶשׁ֙ הַשְּׁמִינִ֔י בִּשְׁנַ֥ת שְׁתַּ֖יִם לְדָֽרְיָ֑וֶשׁ הָיָ֣ה דְבַר־יְהֹוָ֗ה אֶל־זְכַרְיָה֙ בֶּן־בֶּ֣רֶכְיָ֔ה בֶּן־עִדּ֥וֹ הַנָּבִ֖יא לֵאמֹֽר:
2 The Lord was wroth with your fathers, for they provoked Him. בקָצַ֧ף יְהֹוָ֛ה עַל־אֲבֽוֹתֵיכֶ֖ם קָֽצֶף:
3 And you shall say to them: So said the Lord of Hosts, Return to Me, said the Lord of Hosts, and I will return to you, said the Lord of Hosts. גוְאָמַרְתָּ֣ אֲלֵהֶ֗ם כֹּ֚ה אָמַר֙ יְהֹוָ֣ה צְבָא֔וֹת שׁ֣וּבוּ אֵלַ֔י נְאֻ֖ם יְהֹוָ֣ה צְבָא֑וֹת וְאָשׁ֣וּב אֲלֵיכֶ֔ם אָמַ֖ר יְהֹוָ֥ה צְבָאֽוֹת:
4 Be not like your fathers, to whom the early prophets called, saying: So said the Lord of Hosts: Return now from your evil ways and your evil deeds. But they neither obeyed nor hearkened to Me, said the Lord. דאַל־תִּֽהְי֣וּ כַֽאֲבֹֽתֵיכֶ֡ם אֲשֶׁ֣ר קָֽרְאוּ־אֲלֵיהֶם֩ הַנְּבִיאִ֨ים הָֽרִאשֹׁנִ֜ים לֵאמֹ֗ר כֹּ֚ה אָמַר֙ יְהֹוָ֣ה צְבָא֔וֹת שׁ֚וּבוּ נָא֙ מִדַּרְכֵיכֶ֣ם הָרָעִ֔ים וּמַֽעַלְלֵיכֶ֖ם(כתיב וּמַֽעַלְילֵיכֶ֖ם) הָֽרָעִ֑ים וְלֹ֥א שָֽׁמְע֛וּ וְלֹֽא־הִקְשִׁ֥יבוּ אֵלַ֖י נְאֻם־יְהֹוָֽה:
5 [As for] your fathers-where are they? But the prophets-do they live forever? האֲבֽוֹתֵיכֶ֖ם אַיֵּה־הֵ֑ם וְהַ֨נְּבִאִ֔ים הַלְעוֹלָ֖ם יִֽחְיֽוּ:
6 But My words and My decrees that I commanded My servants, the prophets-did they not overtake your fathers? And they returned and said: “As the Lord of Hosts planned to do to us, according to our ways and according to our deeds, so He did to us.” ואַ֣ךְ | דְּבָרַ֣י וְחֻקַּ֗י אֲשֶׁ֚ר צִוִּ֙יתִי֙ אֶת־עֲבָדַ֣י הַנְּבִיאִ֔ים הֲל֥וֹא הִשִּׂ֖יגוּ אֲבֹֽתֵיכֶ֑ם וַיָּשׁ֣וּבוּ וַיֹּֽאמְר֗וּ כַּֽאֲשֶׁ֨ר זָמַ֜ם יְהֹוָ֚ה צְבָאוֹת֙ לַֽעֲשׂ֣וֹת לָ֔נוּ כִּדְרָכֵ֙ינוּ֙ וּכְמַ֣עֲלָלֵ֔ינוּ כֵּ֖ן עָשָׂ֥ה אִתָּֽנוּ:
7 On the twenty-fourth day of the eleventh month-that is, the month of Shevat-in the second year of Darius, the word of the Lord came to Zechariah the son of Berechiah, the son of Iddo the prophet, saying: זבְּיוֹם֩ עֶשְׂרִ֨ים וְאַרְבָּעָ֜ה לְעַשְׁתֵּֽי־עָשָׂ֥ר חֹ֙דֶשׁ֙ הוּא־חֹ֣דֶשׁ שְׁבָ֔ט בִּשְׁנַ֥ת שְׁתַּ֖יִם לְדָרְיָ֑וֶשׁ הָיָ֣ה דְבַר־יְהֹוָ֗ה אֶל־זְכַרְיָה֙ בֶּן־בֶּ֣רֶכְיָ֔הוּ בֶּן־עִדּ֥וֹא הַנָּבִ֖יא לֵאמֹֽר:
8 I saw tonight, and behold! A man was riding on a red horse, and he was standing among the myrtles that were in the pool, and after him were red, black, and white horses. חרָאִ֣יתִי | הַלַּ֗יְלָה וְהִנֵּה־אִישׁ֙ רֹכֵב֙ עַל־ס֣וּס אָדֹ֔ם וְה֣וּא עֹמֵ֔ד בֵּ֥ין הַֽהֲדַסִּ֖ים אֲשֶׁ֣ר בַּמְּצֻלָ֑ה וְאַֽחֲרָיו֙ סוּסִ֣ים אֲדֻמִּ֔ים שְׂרֻקִּ֖ים וּלְבָנִֽים:
9 And I said, “What are these, my lord?” and the angel who was speaking to me said to me, “I will show you what these are.” טוָֽאֹמַ֖ר מָה־אֵ֣לֶּה אֲדֹנִ֑י וַיֹּ֣אמֶר אֵלַ֗י הַמַּלְאָךְ֙ הַדֹּבֵ֣ר בִּ֔י אֲנִ֥י אַרְאֶ֖ךָּ מָה־הֵ֥מָּה אֵֽלֶּה:
10 And the man standing among the myrtles replied and said, “These are the ones whom the Lord has sent to walk to and fro on the earth.” יוַיַּ֗עַן הָאִ֛ישׁ הָעֹמֵ֥ד בֵּֽין־הַֽהֲדַסִּ֖ים וַיֹּאמַ֑ר אֵלֶּה אֲשֶׁ֣ר שָׁלַ֣ח יְהֹוָ֔ה לְהִתְהַלֵּ֖ךְ בָּאָֽרֶץ:
11 And they answered the angel of the Lord who was standing among the myrtles, and they said, “We have walked to and fro on the earth, and behold! All the earth sits still and is at rest.” יאוַיַּֽעֲנ֞וּ אֶת־מַלְאַ֣ךְ יְהֹוָ֗ה הָֽעֹמֵד֙ בֵּ֣ין הַֽהֲדַסִּ֔ים וַיֹּֽאמְר֖וּ הִתְהַלַּ֣כְנוּ בָאָ֑רֶץ וְהִנֵּ֥ה כָל־הָאָ֖רֶץ ישֶׁ֥בֶת וְשֹׁקָֽטֶת:
12  And the angel of the Lord replied and said, “O Lord of Hosts! How long will You not have mercy on Jerusalem and upon the cities of Judah, upon whom You are wroth for seventy years already?” יבוַיַּ֣עַן מַלְאַךְ יְהֹוָה֘ וַיֹּאמַר֒ יְהֹוָ֣ה צְבָא֔וֹת עַד מָתַ֗י אַתָּה֙ לֹֽא תְרַחֵ֣ם אֶת יְרֽוּשָׁלִַ֔ם וְאֵ֖ת עָרֵ֣י יְהוּדָ֑ה אֲשֶׁ֣ר זָעַ֔מְתָּה זֶ֖ה שִׁבְעִ֥ים שָׁנָֽה:
13 And the Lord answered the angel who was speaking to me, good words-yea, consoling words. יגוַיַּ֣עַן יְהֹוָ֗ה אֶת־הַמַּלְאָ֛ךְ הַדֹּבֵ֥ר בִּ֖י דְּבָרִ֣ים טוֹבִ֑ים דְּבָרִ֖ים נִֽחֻמִּֽים:
14 And the angel who was speaking to me said to me, “Proclaim, saying: ‘So said the Lord of Hosts, I am jealous for Jerusalem, and for Zion-great jealousy. ידוַיֹּ֣אמֶר אֵלַ֗י הַמַּלְאָךְ֙ הַדֹּבֵ֣ר בִּ֔י קְרָ֣א לֵאמֹ֔ר כֹּ֥ה אָמַ֖ר יְהֹוָ֣ה צְבָא֑וֹת קִנֵּ֧אתִי לִירֽוּשָׁלִַ֛ם וּלְצִיּ֖וֹן קִנְאָ֥ה גְדוֹלָֽה:
15 And I am very angry with the nations that are at ease, for I was wroth a little, and they helped to do harm.’ טווְקֶ֚צֶף גָּדוֹל֙ אֲנִ֣י קֹצֵ֔ף עַל־הַגּוֹיִ֖ם הַשַּֽׁאֲנַנִּ֑ים אֲשֶׁ֚ר אֲנִי֙ קָצַ֣פְתִּי מְעָ֔ט וְהֵ֖מָּה עָזְר֥וּ לְרָעָֽה:
16 Therefore, so said the Lord: ‘I have returned to Jerusalem with mercy; My house shall be built there,’ says the Lord of Hosts. ‘And a plumb line shall be stretched out over Jerusalem.’ טזלָכֵ֞ן כֹּֽה־אָמַ֣ר יְהֹוָ֗ה שַׁ֚בְתִּי לִירֽוּשָׁ֙לִַם֙ בְּֽרַֽחֲמִ֔ים בֵּיתִי֙ יִבָּ֣נֶה בָּ֔הּ נְאֻ֖ם יְהֹוָ֣ה צְבָא֑וֹת וְקָ֥ו(כתיב וְקָ֥וה) יִנָּטֶ֖ה עַל־יְרֽוּשָׁלִָֽם:
17 Further, proclaim, saying: so said the Lord of Hosts, ‘My cities shall yet spread out with prosperity, and the Lord shall yet console Zion and shall yet choose Jerusalem.’ “ יזע֣וֹד | קְרָ֣א לֵאמֹ֗ר כֹּ֚ה אָמַר֙ יְהֹוָ֣ה צְבָא֔וֹת ע֛וֹד תְּפוּצֶ֥נָה עָרַ֖י מִטּ֑וֹב וְנִחַ֨ם יְהֹוָ֥ה עוֹד֙ אֶת־צִיּ֔וֹן וּבָחַ֥ר ע֖וֹד בִּירֽוּשָׁלִָֽם:

ZACARIAS 1

(1) En el mes octavo, en el segundo año de Darío (Dar´yavesh), vino la palabra del Eterno a Zacarías (Zejariyá) hijo de Berequías (Berej´yá), hijo de Ido (Ido), profeta, diciendo:

(2) “El Eterno ha estado muy disgustado con vuestros padres.

(3) Di pues a los hijos de ellos: Así dice Eterno de los Ejércitos: Volveos a Mí, dice el Eterno de los Ejércitos.

(4) No seaís como vuestros padres a quienes los profetas anteriores proclamaron diciendo: Así dice el Eterno de los Ejércitos: Volveos ahora de vuestros malos caminos y de vuestras malas acciones, pero no escucharon ni Me atendieron, dice el Eterno.

(5)Vuestros padres ¿dónde estan? y los profetas ¿viven eternamente?

(6) Pero Mis palabras y Mis estatutos, las que ordené por medio de Mis siervos los profetas, ¿no alcanzaron a vuestros padres? Ellos se volvieron y dijeron: Así como el Eterno de los Ejércitos se propuso hacer con nosotros, conforme a nuestros caminos y conforme anuestras acciones, así ha hecho con nosotros”.

(7) Al día veinticuatro del mes undécimo, que es el mes de Sebat (Sh´vas), en el año de Darío, vino palabra del Eterno a Zacarías hijo de Berequías, hijo de Ido el profeta, diciendo:

(8) Vi de noche a un hombre que andaba sobre un caballo rojo y que se detuvo entre los mirtos que había en la hondanada; detrás de él había caballos rojos, rosados y blancos.

(9) Entonces dije: “Oh señor mío, ¿qué son ésos?, y me respondió el ángel que hablaba conmigo: “Te mostraré lo que son”.

(10) Y el hombre que estaba entre los mirtos contestó diciendo: “éstos son aquellos a quienes el Eterno envió para ir de un lugar a otro de la tierra”.

(11) Y le contestó el ángel del Eterno que estaba entre los mirtos: “Hemos andado de un lugar a otro de la tierra y he aquí que toda la tierra es tranquila, descansando”.

(12) Entonces habló el ángel del Eterno, diciendo:”Oh Eterno de los Ejércitos, ¿hasta cuándo seguirás sin compadecerte de Jerusalem (Yerushaláyim) y de las ciudades de Judá (Yehudá), contra las cuales estuviste airado durante estos setenta años?”.

(13) Y contestó el Eterno al ángel que hablaba conmigo con palabras buenas, palabras consoladoras,

(14) y me dijo el ángel que hablaba conmigo: “proclama, diciendo: Así dice el Eterno de los Ejércitos: Estoy celoso por Jerusalem y por Sión (Tzión) con grandes celos.

(15) Estoy muy disgustado con las naciones que estan despreocupadas. Antes estaba  disgustado con las naciones solo un poco y siguieron con su poder inicuo.

(16) Por tanto, así dice el Eterno:  Vuelvo a Jerusalem con compasión. Mi casa será construida en ella, dice el Eterno de los Ejércitos: Mis ciudades desbordarán de prosperidad y el Eterno consolará a Sión y escogerá a Jerusalem”.

Zechariah – Chapter 2

1 And I lifted my eyes, and I saw-and behold!-four horns. אוָֽאֶשָּׂ֥א אֶת־עֵינַ֖י וָאֵ֑רֶא וְהִנֵּ֖ה אַרְבַּ֥ע קְרָנֽוֹת:
2 And I said to the angel who was speaking to me, “What are these?” And he said to me, “These are the horns that scattered Judah and Israel and Jerusalem.” בוָֽאֹמַ֕ר אֶל־הַמַּלְאָ֛ךְ הַדֹּבֵ֥ר בִּ֖י מָה־אֵ֑לֶּה וַיֹּ֣אמֶר אֵלַ֔י אֵ֚לֶּה הַקְּרָנוֹת֙ אֲשֶׁ֣ר זֵר֣וּ אֶת־יְהוּדָ֔ה אֶת־יִשְׂרָאֵ֖ל וִירֽוּשָׁלִָֽם:
3 And the Lord showed me four craftsmen. גוַיַּרְאֵ֣נִי יְהֹוָ֔ה אַרְבָּעָ֖ה חָֽרָשִֽׁים:
4 And I said, “What are these coming to do?” And he said, saying, “These are the horns that scattered Judah to the extent that no man raised his head. And these came to cause them to quake, to cast away the horns of the nations that bear a horn against the land of Judah, to scatter it.” דוָֽאֹמַ֕ר מָ֛ה אֵ֥לֶּה בָאִ֖ים לַֽעֲשׂ֑וֹת וַיֹּ֣אמֶר לֵאמֹ֗ר אֵ֣לֶּה הַקְּרָנ֞וֹת אֲשֶׁר־זֵ֣רוּ אֶת־יְהוּדָ֗ה כְּפִי־אִישׁ֙ לֹֽא־נָשָׂ֣א רֹאשׁ֔וֹ וַיָּבֹ֚אוּ אֵ֙לֶּה֙ לְהַֽחֲרִ֣יד אֹתָ֔ם לְיַדּ֞וֹת אֶת־קַרְנ֣וֹת הַגּוֹיִ֗ם הַנֹּֽשְׂאִ֥ים קֶ֛רֶן אֶל־אֶ֥רֶץ יְהוּדָ֖ה לְזָרֽוֹתָֽהּ:
5 And I lifted my eyes, and I saw-and behold!-a man with a measuring line in his hand. הוָֽאֶשָּׂ֥א עֵינַ֛י וָאֵ֖רֶא וְהִנֵּה־אִ֑ישׁ וּבְיָד֖וֹ חֶ֥בֶל מִדָּֽה:
6 And I said, “Where are you going?” And he said to me, “To measure Jerusalem, to see how much is its breadth and how much [is] its length.” ווָֽאֹמַ֕ר אָ֖נָה אַתָּ֣ה הֹלֵ֑ךְ וַיֹּ֣אמֶר אֵלַ֗י לָמֹד֙ אֶת־יְר֣וּשָׁלִַ֔ם לִרְא֥וֹת כַּמָּֽה־רָחְבָּ֖הּ וְכַמָּ֥ה אָרְכָּֽהּ:
7 And behold, the angel who was speaking with me was coming forth, and another angel was coming forth toward him. זוְהִנֵּ֗ה הַמַּלְאָ֛ךְ הַדֹּבֵ֥ר בִּ֖י יֹצֵ֑א וּמַלְאָ֣ךְ אַחֵ֔ר יֹצֵ֖א לִקְרָאתֽוֹ:
8 And he said to him, “Run, speak to this young man, saying: ‘Jerusalem shall be inhabited like unwalled towns, because of the multitude of men and cattle therein.’ “ חוַיֹּ֣אמֶר אֵלָ֔יו (כתיב אֵלָ֔ו) רֻ֗ץ דַּבֵּ֛ר אֶל־הַנַּ֥עַר הַלָּ֖ז לֵאמֹ֑ר פְּרָזוֹת֙ תֵּשֵׁ֣ב יְרֽוּשָׁלִַ֔ם מֵרֹ֥ב אָדָ֛ם וּבְהֵמָ֖ה בְּתוֹכָֽהּ:
9 But I will be for it-says the Lord-a wall of fire around, and for glory I will be in its midst. טוַֽאֲנִ֚י אֶֽהְיֶה־לָּהּ֙ נְאֻם־יְהֹוָ֔ה ח֥וֹמַת אֵ֖שׁ סָבִ֑יב וּלְכָב֖וֹד אֶהְיֶ֥ה בְתוֹכָֽהּ:
10 Ho, ho! Flee from the land of the north, says the Lord; for I have spread you as the four corners of the heavens, says the Lord. יה֣וֹי ה֗וֹי וְנֻ֛סוּ מֵאֶ֥רֶץ צָפ֖וֹן נְאֻם־יְהֹוָ֑ה כִּ֠י כְּאַרְבַּ֞ע רוּח֧וֹת הַשָּׁמַ֛יִם פֵּרַ֥שְׂתִּי אֶתְכֶ֖ם נְאֻם־יְהֹוָֽה:
11 Ho, Zion! Flee, she who sits among the nation of Babylon. יאה֥וֹי צִיּ֖וֹן הִמָּֽלְטִ֑י יוֹשֶׁ֖בֶת בַּת־בָּבֶֽל:
12 For so said the Lord of Hosts: After glory, He sent me to the nations that plunder you, for whoever touches you touches the apple of his eye. יבכִּ֣י כֹ֣ה אָמַר֘ יְהֹוָ֣ה צְבָאוֹת֒ אַחַ֣ר כָּב֔וֹד שְׁלָחַ֕נִי אֶל־הַגּוֹיִ֖ם הַשֹּֽׁלְלִ֣ים אֶתְכֶ֑ם כִּי הַנֹּגֵ֣עַ בָּכֶ֔ם נֹגֵ֖עַ בְּבָבַ֥ת עֵינֽוֹ:
13 For, behold! I raise My hand over them, and they shall be prey for those who serve them. And you shall know that the Lord of Hosts sent me. יגכִּ֠י הִֽנְנִ֨י מֵנִ֚יף אֶת־יָדִי֙ עֲלֵיהֶ֔ם וְהָ֥יוּ שָׁלָ֖ל לְעַבְדֵיהֶ֑ם וִֽידַעְתֶּ֕ם כִּֽי־יְהֹוָ֥ה צְבָא֖וֹת שְׁלָחָֽנִי:
14 Sing and rejoice, O daughter of Zion, for, behold! I will come and dwell in your midst, says the Lord. ידרָנִּ֥י וְשִׂמְחִ֖י בַּת־צִיּ֑וֹן כִּ֧י הִֽנְנִי־בָ֛א וְשָֽׁכַנְתִּ֥י בְתוֹכֵ֖ךְ נְאֻם־יְהֹוָֽה:
15 And many nations shall join the Lord on that day, and they shall be My people; and I will dwell in your midst and you shall know that the Lord of Hosts sent me to you. טווְנִלְווּ֩ גוֹיִ֨ם רַבִּ֚ים אֶל־יְהֹוָה֙ בַּיּ֣וֹם הַה֔וּא וְהָ֥יוּ לִ֖י לְעָ֑ם וְשָׁכַנְתִּ֣י בְתוֹכֵ֔ךְ וְיָדַ֕עַתְּ כִּי־יְהֹוָ֥ה צְבָא֖וֹת שְׁלָחַ֥נִי אֵלָֽיִךְ:
16 And the Lord shall inherit Judah as His share on the Holy Land, and He shall again choose Jerusalem. טזוְנָחַ֨ל יְהֹוָ֚ה אֶת־יְהוּדָה֙ חֶלְק֔וֹ עַ֖ל אַדְמַ֣ת הַקֹּ֑דֶשׁ וּבָחַ֥ר ע֖וֹד בִּירֽוּשָׁלִָֽם:
17 Silence all flesh from before the Lord, for He is aroused out of His holy habitation. יזהַ֥ס כָּל בָּשָׂ֖ר מִפְּנֵ֣י יְהֹוָ֑ה כִּ֥י נֵע֖וֹר מִמְּע֥וֹן קָדְשֽׁוֹ:

ZACARIAS 2

(1) Levanté mis ojos y vi; he aquí cuatro cuernos.

(2) Y le dije al ángel que hablaba conmigo: “¿Qué son esos?”, y me respondió: “Éstos  son los cuernos que han dispersado a Judá, Israel y Jerusalem”.

(3) Y me mostró el Eterno a cuatro artesanos.

(4) Y yo pregunté: “¿Qué están haciendo éstos?”. Y me respondió diciendo: “Aquellos son los cuernos que dispersaron a Judá de modo que nadie podía levantar su cabeza; y éstos han venido para aterrarlos, para arrojar los cuernos de las naciones que levantaron su cuerno contra la tierra de Judá para dispersarla”. 

(5) Y yo levanté mis ojos y he aquí que vi a un hombre con un cordel de medir en la mano.

(6) Y pregunté: “¿A dónde vas?”. Y me respondió: “A medir Jerusalem para ver cual es su ancho y cual es su largo”.

(7) Y he aquí que avanzó el ángel para encontrarse con él.

(8) Le dijo: “Corre, habla a este joven diciéndole: Jerusalem será habitada sin muros por la multitud de hombres y de bestias que habrá dentro.

(9) Por cuanto Yo mismo, dice el Eterno seré para Jerusalem como un muro de fuego en derredor y seré la gloria en medio de ella.

(10) ¡Ay! ¡Ay! Huid de la tierra del norte, dice el Eterno porque os he esparcido afuera como el viento del cielo, dice el Eterno.

(11) Escapa, oh Sión, tú que moras con las hijas de Babilonia (Bavel).

(12) Porque así dice el Eterno de los Ejércitos que me mandó tras la gloria de las naciones que os despojaron: “Ciertamente el que os toque tocará la niña de su ojo.

(13) Porque he aquí que sacudiré Mi mano sobre ellos y ellos serán un despojo para los que los sirvieron”. Sabréis que el Eterno de los Ejércitos me ha enviado.

(14) “Canta y regocijate, oh hija de Sión porque he aquí que vengo a morar en medio de ti, dice el Eterno,

(15) y muchas naciones se unirán al Eterno en aquel día; serán Mi pueblo y Yo habitaré en medio de Ti” y sabrán que el Eterno de los Ejércitos me ha enviado a ti.

(16) Y el Eterno heredará a Judá como Su parte en la tierra Santa y escogerá nuevamente a Jerusalem.

(17) Que toda criatura guarde silencio ante el Eterno porque despierta ya y sale de su santa morada.

Zechariah – Chapter 6

1 And I returned and lifted my eyes and saw-and behold!- four chariots were coming forth from between the two mountains, and the mountains were mountains of copper. אוָֽאָשֻׁ֗ב וָֽאֶשָּׂ֚א עֵינַי֙ וָֽאֶרְאֶ֔ה וְהִנֵּ֨ה אַרְבַּ֚ע מַרְכָּבוֹת֙ יֹֽצְא֔וֹת מִבֵּ֖ין שְׁנֵ֣י הֶֽהָרִ֑ים וְהֶֽהָרִ֖ים הָרֵ֥י נְחֹֽשֶׁת:
2 In the first chariot were red horses, and in the second chariot were black horses. בבַּמֶּרְכָּבָ֥ה הָרִֽאשֹׁנָ֖ה סוּסִ֣ים אֲדֻמִּ֑ים וּבַמֶּרְכָּבָ֥ה הַשֵּׁנִ֖ית סוּסִ֥ים שְׁחֹרִֽים:
3 And in the third chariot were white horses, and in the fourth chariot were spotted, ash-colored horses. גוּבַמֶּרְכָּבָ֥ה הַשְּׁלִשִׁ֖ית סוּסִ֣ים לְבָנִ֑ים וּבַמֶּרְכָּבָה֙ הָֽרְבִעִ֔ית סוּסִ֥ים בְּרֻדִּ֖ים אֲמֻצִּֽים:
4 And I raised my voice and said to the angel who spoke to me, “What are these, my lord?” דוָאַ֙עַן֙ וָֽאֹמַ֔ר אֶל־הַמַּלְאָ֖ךְ הַדֹּבֵ֣ר בִּ֑י מָה־אֵ֖לֶּה אֲדֹנִֽי:
5 And the angel replied and said to me, “These are the four corners of the heavens coming forth from standing beside the Lord of the entire earth.” הוַיַּ֥עַן הַמַּלְאָ֖ךְ וַיֹּ֣אמֶר אֵלָ֑י אֵ֗לֶּה אַרְבַּע֙ רוּח֣וֹת הַשָּׁמַ֔יִם יוֹצְא֕וֹת מֵֽהִתְיַצֵּ֖ב עַל־אֲד֥וֹן כָּל־הָאָֽרֶץ:
6 The one [chariot] the black horses were in was going forth to the northland, and the white ones went forth after them. And the spotted ones went forth to the southland. ואֲשֶׁר־בָּ֞הּ הַסּוּסִ֣ים הַשְּׁחֹרִ֗ים יֹֽצְאִים֙ אֶל־אֶ֣רֶץ צָפ֔וֹן וְהַלְּבָנִ֔ים יָֽצְא֖וּ אֶל־אַֽחֲרֵיהֶ֑ם וְהַ֨בְּרֻדִּ֔ים יָֽצְא֖וּ אֶל־אֶ֥רֶץ הַתֵּימָֽן:
7 And the ash-colored ones went forth and begged to go to walk to and fro on the earth. And He said, “Go, walk to and fro on the earth.” And they walked to and fro on the earth. זוְהָֽאֲמֻצִּ֣ים יָצְא֗וּ וַיְבַקְשׁוּ֙ לָלֶ֙כֶת֙ לְהִתְהַלֵּ֣ךְ בָּאָ֔רֶץ וַיֹּ֕אמֶר לְכ֖וּ הִתְהַלְּכ֣וּ בָאָ֑רֶץ וַתִּתְהַלַּ֖כְנָה בָּאָֽרֶץ:
8 And he cried out to me, saying, “Look, those going forth to the northland have eased My spirit in the northland.” חוַיַּזְעֵ֣ק אֹתִ֔י וַיְדַבֵּ֥ר אֵלַ֖י לֵאמֹ֑ר רְאֵ֗ה הַיּֽוֹצְאִים֙ אֶל־אֶ֣רֶץ צָפ֔וֹן הֵנִ֥יחוּ אֶת־רוּחִ֖י בְּאֶ֥רֶץ צָפֽוֹן:
9 And the word of the Lord came to me, saying: טוַיְהִ֥י דְבַר־יְהֹוָ֖ה אֵלַ֥י לֵאמֹֽר:
10 Take from the exiles-from Heldai and from Tobijah and from Jedaiah-and you, yourself, shall come on that day, and you shall come to the house of Josiah the son of Zephaniah, who have come from Babylon. ילָק֙וֹחַ֙ מֵאֵ֣ת הַגּוֹלָ֔ה מֵֽחֶלְדַּ֕י וּמֵאֵ֥ת טֽוֹבִיָּ֖ה וּמֵאֵ֣ת יְדַעְיָ֑ה וּבָאתָ֚ אַתָּה֙ בַּיּ֣וֹם הַה֔וּא וּבָ֗אתָ בֵּית יֹֽאשִׁיָּ֣ה בֶן־צְפַנְיָ֔ה אֲשֶׁר־בָּ֖אוּ מִבָּבֶֽל:
11 And you shall take silver and gold, and you shall make crowns, and place [them] upon the head of Joshua the son of Jehozadak, the High Priest. יאוְלָֽקַחְתָּ֥ כֶֽסֶף־וְזָהָ֖ב וְעָשִׂ֣יתָ עֲטָר֑וֹת וְשַׂמְתָּ֗ בְּרֹ֛אשׁ יְהוֹשֻׁ֥עַ בֶּן־יְהוֹצָדָ֖ק הַכֹּהֵ֥ן הַגָּדֽוֹל:
12 And you shall speak to him, saying, “So said the Lord of Hosts, saying: Behold a man whose name is the Shoot, who will spring up out of his place and build the Temple of the Lord. יבוְאָֽמַרְתָּ֚ אֵלָיו֙ לֵאמֹ֔ר כֹּ֥ה אָמַ֛ר יְהֹוָ֥ה צְבָא֖וֹת לֵאמֹ֑ר הִנֵּה־אִ֞ישׁ צֶ֚מַח שְׁמוֹ֙ וּמִתַּחְתָּ֣יו יִצְמָ֔ח וּבָנָ֖ה אֶת־הֵיכַ֥ל יְהֹוָֽה:
13 And he shall build the Temple of the Lord, and he shall bear glory. And he shall sit and rule on his throne, and the priest shall be on his throne. And a counsel of peace shall be between them [both]. יגוְ֠הוּא יִבְנֶ֞ה אֶת־הֵיכַ֚ל יְהֹוָה֙ וְהֽוּא־יִשָּׂ֣א ה֔וֹד וְיָשַׁ֥ב וּמָשַׁ֖ל עַל־כִּסְא֑וֹ וְהָיָ֚ה כֹהֵן֙ עַל־כִּסְא֔וֹ וַֽעֲצַ֣ת שָׁל֔וֹם תִּֽהְיֶ֖ה בֵּ֥ין שְׁנֵיהֶֽם:
14 And the crowns shall be for Helem, and for Tobijah, and for Jedaiah, and for Hen the son of Zephaniah, as a memorial in the Temple of the Lord. ידוְהָֽעֲטָרֹ֗ת תִּֽהְיֶה֙ לְחֵ֙לֶם֙ וּלְטֽוֹבִיָּ֣ה וְלִידַֽעְיָ֔ה וּלְחֵ֖ן בֶּן־צְפַנְיָ֑ה לְזִכָּר֖וֹן בְּהֵיכַ֥ל יְהֹוָֽה:
15 And distant ones shall come and build in the Temple of the Lord, and you shall know that the Lord of Hosts sent me to you. And it shall come to pass if you hearken to the voice of the Lord your God. טווּרְחוֹקִ֣ים | יָבֹ֗אוּ וּבָנוּ֙ בְּהֵיכַ֣ל יְהֹוָ֔ה וִֽידַעְתֶּ֕ם כִּֽי־יְהֹוָ֥ה צְבָא֖וֹת שְׁלָחַ֣נִי אֲלֵיכֶ֑ם וְהָיָה֙ אִם־שָׁמ֣וֹעַ תִּשְׁמְע֔וּן בְּק֖וֹל יְהֹוָ֥ה אֱלֹֽהֵיכֶֽם:

Zacarías 6

(1) Y volví a alzar mis ojos y he aquí que vi venir cuatro carros de entre las dos montañas y las montañas eran montañas de bronce.

(2) En el primer carro, había caballos rojos y en el segundo carro caballos negros.

(3) En el tercer carro, caballos blancos y en el cuarto carro, caballos tordillos.

(4) Entonces, le pregunté al ángel que hablaba conmigo: “¿Qué son éstos, señor mío?”,

(5) y me contestó el ángel diciendo: “Estos carros salen a los cuatro vientos del cielo, después de presentarse delante del Señor de toda la tierra.

(6) El de los caballos negros sale hacia el país del norte, el de los caballos blancos sale tras ellos y el de los tordillos sale hacia el país del sur;

(7) y los tordillos que salían estaban impacientes para ir de un lado a otro de la tierra y el ángel dijo: “Venid, andad de un lado a otro de la tierra”. Anduvieron pues de un lado a otro de la tierra.

(8) Luego me gritó y me habló diciendo: “He aquí que los que van hacia el país del norte han aliviado Mi espíritu en el país del norte”.

(9) Y me vino palabra del Eterno, diciéndome:

(10) “Llévate a los cautivos, a Jelda, a Tobías (Toviyá) y a Jedaya (Jedayá) que vinieron de Babilonia; ven tú el mismo día y entra en casa de Josías (Yoshíyá) hijo de Sofonía (Tzefaniyá).

(11) Sí, toma la plata, el oro, haz coronas y coloca una de ellas sobre la cabeza de Jesué hijo de Josadac (Yehotzadac), el sumo sacerdote,

(12) y háblale diciendo: Así habla el Eterno de los Ejércitos, diciendo: “He aquí un hombre cuyo nombre es Tzémaj (vástago, renuevo) que brotará en su lugar y construirá el Templo del Eterno.

(13)Y él construirá el Templo del Eterno, tendrá la gloria, se sentará y reinará sobre su trono; habrá un sacerdote delante de su trono y el consejo de la paz estará entre ambos.

(14) Y las coronas serán para Jélem, Tobía y Jedayá como conmemoración en el Templo del Eterno.

(15) Los que están lejos vendrán y construirán el Templo del Eterno y sabréis que el Eterno de los Ejércitos me ha enviado a vosotros. Y ocurrirá esto si escucháis diligentemente la voz del Eterno vuestro Dios.

Zechariah – Chapter 6

1 And the word of the Lord of Hosts came [to me], saying: אוַיְהִ֛י דְּבַר־יְהֹוָ֥ה צְבָא֖וֹת לֵאמֹֽר:
2 So said the Lord of Hosts: I am jealous for Zion with great jealousy, and with great fury I am jealous for her. בכֹּ֚ה אָמַר֙ יְהֹוָ֣ה צְבָא֔וֹת קִנֵּ֥אתִי לְצִיּ֖וֹן קִנְאָ֣ה גְדוֹלָ֑ה וְחֵמָ֥ה גְדוֹלָ֖ה קִנֵּ֥אתִי לָֽהּ:
3 So said the Lord: I will return to Zion, and I will dwell in the midst of Jerusalem; and Jerusalem shall be called the city of truth, and the mount of the Lord of Hosts [shall be called] the holy mountain. גכֹּה אָמַ֣ר יְהֹוָ֔ה שַׁבְתִּי אֶל־צִיּ֔וֹן וְשָֽׁכַנְתִּ֖י בְּת֣וֹךְ יְרֽוּשָׁלִָ֑ם וְנִקְרְאָ֚ה יְרֽוּשָׁלִַ֙ם֙ עִ֣יר־הָֽאֱמֶ֔ת וְהַר־יְהֹוָ֥ה צְבָא֖וֹת הַ֥ר הַקֹּֽדֶשׁ:
4 So said the Lord of Hosts: Old men and women shall yet sit in the streets of Jerusalem, each man with his staff in his hand because of old age. דכֹּ֚ה אָמַר֙ יְהֹוָ֣ה צְבָא֔וֹת עֹ֚ד יֵֽשְׁבוּ֙ זְקֵנִ֣ים וּזְקֵנ֔וֹת בִּרְחֹב֖וֹת יְרֽוּשָׁלִָ֑ם וְאִ֧ישׁ מִשְׁעַנְתּ֛וֹ בְּיָד֖וֹ מֵרֹ֥ב יָמִֽים:
5 And the streets of the city shall be filled, with boys and girls playing in its streets. הוּרְחֹב֚וֹת הָעִיר֙ יִמָּ֣לְא֔וּ יְלָדִ֖ים וִֽילָד֑וֹת מְשַֽׂחֲקִ֖ים בִּרְחֹֽבֹתֶֽיהָ:
6 So said the Lord of Hosts: As it will be wonderful in the eyes of the remnant of this people in those days, it will also be wonderful in My eyes, says the Lord of Hosts. וכֹּ֚ה אָמַר֙ יְהֹוָ֣ה צְבָא֔וֹת כִּ֣י יִפָּלֵ֗א בְּעֵינֵי֙ שְׁאֵרִית֙ הָעָ֣ם הַזֶּ֔ה בַּיָּמִ֖ים הָהֵ֑ם גַּם־בְּעֵינַי֙ יִפָּלֵ֔א נְאֻ֖ם יְהֹוָ֥ה צְבָאֽוֹת:
7 So said the Lord of Hosts: Behold I will save My people from the land of the east and from the land of the west. זכֹּ֚ה אָמַר֙ יְהֹוָ֣ה צְבָא֔וֹת הִֽנְנִ֥י מוֹשִׁ֛יעַ אֶת־עַמִּ֖י מֵאֶ֣רֶץ מִזְרָ֑ח וּמֵאֶ֖רֶץ מְב֥וֹא הַשָּֽׁמֶשׁ:
8 And I will bring them, and they shall dwell in the midst of Jerusalem; and they shall be My people, and I shall be their God, in truth and in righteousness. חוְהֵֽבֵאתִ֣י אֹתָ֔ם וְשָֽׁכְנ֖וּ בְּת֣וֹךְ יְרֽוּשָׁלִָ֑ם וְהָֽיוּ־לִ֣י לְעָ֗ם וַֽאֲנִי֙ אֶֽהְיֶ֚ה לָהֶם֙ לֵֽאלֹהִ֔ים בֶּֽאֱמֶ֖ת וּבִצְדָקָֽה:
9 So said the Lord of Hosts: Let your hands be strong, you who hear in these days these words from the mouth of the prophets that were [prophesying] in the day that the foundation of the house of the Lord of Hosts was laid, even the Temple, that it might be built. טכֹּֽה־אָמַר֘ יְהֹוָ֣ה צְבָאוֹת֒ תֶּֽחֱזַ֣קְנָה יְדֵיכֶ֔ם הַשֹּֽׁמְעִים֙ בַּיָּמִ֣ים הָאֵ֔לֶּה אֵ֖ת הַדְּבָרִ֣ים הָאֵ֑לֶּה מִפִּי֙ הַנְּבִיאִ֔ים אֲ֠שֶׁר בְּי֞וֹם יֻסַּ֨ד בֵּֽית־יְהֹוָ֧ה צְבָא֛וֹת הַֽהֵיכָ֖ל לְהִבָּנֽוֹת:
10 For before those days, there was no hire for man; neither was there any hire for beast. And for him that went out or came in, there was no peace because of the adversary, and I would incite all men, each one against his neighbor. יכִּ֗י לִפְנֵי֙ הַיָּמִ֣ים הָהֵ֔ם שְׂכַ֚ר הָֽאָדָם֙ לֹ֣א נִֽהְיָ֔ה וּשְׂכַ֥ר הַבְּהֵמָ֖ה אֵינֶ֑נָּה וְלַיּוֹצֵ֨א וְלַבָּ֚א אֵֽין־שָׁלוֹם֙ מִן־הַצָּ֔ר וַֽאֲשַׁלַּ֥ח אֶת־כָּל־הָֽאָדָ֖ם אִ֥ישׁ בְּרֵעֵֽהוּ:
11 But now I am not [the same] to the remnant of this people as in the early days, said the Lord of Hosts. יאוְעַתָּ֗ה לֹ֣א כַיָּמִ֚ים הָרִֽאשֹׁנִים֙ אֲנִ֔י לִשְׁאֵרִ֖ית הָעָ֣ם הַזֶּ֑ה נְאֻ֖ם יְהֹוָ֥ה צְבָאֽוֹת:
12 For the sowing is for peace. The vine shall give forth its fruit, and the earth shall give forth its produce, and the heavens shall give forth their dew-and I will cause the remnant of this people to inherit all these. יבכִּֽי־זֶ֣רַע הַשָּׁל֗וֹם הַגֶּ֜פֶן תִּתֵּ֚ן פִּרְיָהּ֙ וְהָאָ֙רֶץ֙ תִּתֵּ֣ן אֶת־יְבוּלָ֔הּ וְהַשָּׁמַ֖יִם יִתְּנ֣וּ טַלָּ֑ם וְהִנְחַלְתִּ֗י אֶת־שְׁאֵרִ֛ית הָעָ֥ם הַזֶּ֖ה אֶת־כָּל־אֵֽלֶּה:
13 And it shall come to pass that [just] as you were a curse among the nations, O house of Judah and house of Israel, so will I save you-and you shall be a blessing. Fear not; may your hands be strengthened! יגוְהָיָ֡ה כַּֽאֲשֶׁר֩ הֱיִיתֶ֨ם קְלָלָ֜ה בַּגּוֹיִ֗ם בֵּ֚ית יְהוּדָה֙ וּבֵ֣ית יִשְׂרָאֵ֔ל כֵּן אוֹשִׁ֣יע אֶתְכֶ֔ם וִֽהְיִיתֶ֖ם בְּרָכָ֑ה אַל־תִּירָ֖אוּ תֶּֽחֱזַ֥קְנָה יְדֵיכֶֽם:
14 For so said the Lord of Hosts: As I planned to do evil to you when your forefathers provoked Me-said the Lord of Hosts-and I did not repent, ידכִּ֣י כֹ֣ה אָמַר֘ יְהֹוָ֣ה צְבָאוֹת֒ כַּֽאֲשֶׁ֨ר זָמַמְ֜תִּי לְהָרַ֣ע לָכֶ֗ם בְּהַקְצִ֚יף אֲבֹֽתֵיכֶם֙ אֹתִ֔י אָמַ֖ר יְהֹוָ֣ה צְבָא֑וֹת וְלֹ֖א נִחָֽמְתִּי:
15 so have I turned about. I have planned in these days to do good to Jerusalem and to the house of Judah; do not fear. טוכֵּ֣ן שַׁ֚בְתִּי זָמַ֙מְתִּי֙ בַּיָּמִ֣ים הָאֵ֔לֶּה לְהֵיטִ֥יב אֶת־יְרֽוּשָׁלִַ֖ם וְאֶת־בֵּ֣ית יְהוּדָ֑ה אַל־תִּירָֽאוּ:
16 These are the things that you shall do: Speak the truth each one with his neighbor; truth, and judgment of peace you shall judge in your cities. טזאֵ֥לֶּה הַדְּבָרִ֖ים אֲשֶׁ֣ר תַּֽעֲשׂ֑וּ דַּבְּר֚וּ אֱמֶת֙ אִ֣ישׁ אֶת־רֵעֵ֔הוּ אֱמֶת֙ וּמִשְׁפַּ֣ט שָׁל֔וֹם שִׁפְט֖וּ בְּשַֽׁעֲרֵיכֶֽם:
17 And let no one think evil of his neighbors in your heart, nor shall you love a false oath-for all these are what I hate, says the Lord. יזוְאִ֣ישׁ | אֶת־רָעַ֣ת רֵעֵ֗הוּ אַל־תַּחְשְׁבוּ֙ בִּלְבַבְכֶ֔ם וּשְׁבֻ֥עַת שֶׁ֖קֶר אַל־תֶּֽאֱהָ֑בוּ כִּ֧י אֶת־כָּל־אֵ֛לֶּה אֲשֶׁ֥ר שָׂנֵ֖אתִי נְאֻם־יְהֹוָֽה:
18 And the word of the Lord of Hosts came to me, saying: יחוַיְהִ֛י דְּבַר־יְהֹוָ֥ה צְבָא֖וֹת אֵלַ֥י לֵאמֹֽר:
19 So said the Lord of Hosts: The fast of the fourth [month], the fast of the fifth [month], the fast of the seventh [month], and the fast of the tenth [month] shall be for the house of Judah for joy and happiness and for happy holidays-but love truth and peace. יטכֹּֽה־אָמַ֞ר יְהֹוָ֣ה צְבָא֗וֹת צ֣וֹם הָֽרְבִיעִ֡י וְצ֣וֹם הַֽחֲמִישִׁי֩ וְצ֨וֹם הַשְּׁבִיעִ֜י וְצ֣וֹם הָֽעֲשִׂירִ֗י יִֽהְיֶ֚ה לְבֵית־יְהוּדָה֙ לְשָׂשׂ֣וֹן וּלְשִׂמְחָ֔ה וּֽלְמֹֽעֲדִ֖ים טוֹבִ֑ים וְהָֽאֱמֶ֥ת וְהַשָּׁל֖וֹם אֱהָֽבוּ:
20 So said the Lord of Hosts: [There will] yet [be a time] that peoples and the inhabitants of many cities shall come. ככֹּ֥ה אָמַ֖ר יְהֹוָ֣ה צְבָא֑וֹת עֹד אֲשֶׁר יָבֹ֣אוּ עַמִּ֔ים וְיֹֽשְׁבֵ֖י עָרִ֥ים רַבּֽוֹת:
21And the inhabitants of one shall go to another, saying, “Let us go to pray before the Lord and to entreat the Lord of Hosts. I, too, will go.” כאוְֽהָלְכ֡וּ יוֹשְׁבֵי֩ אַחַ֨ת אֶל־אַחַ֜ת לֵאמֹ֗ר נֵלְכָ֚ה הָלוֹךְ֙ לְחַלּוֹת֙ אֶת־פְּנֵ֣י יְהֹוָ֔ה וּלְבַקֵּ֖שׁ אֶת־יְהֹוָ֣ה צְבָא֑וֹת אֵֽלְכָ֖ה גַּם־אָֽנִי:
22 And many peoples and powerful nations shall come to entreat the Lord of Hosts in Jerusalem, and to pray before the Lord. כבוּבָ֨אוּ עַמִּ֚ים רַבִּים֙ וְגוֹיִ֣ם עֲצוּמִ֔ים לְבַקֵּ֛שׁ אֶת־יְהֹוָ֥ה צְבָא֖וֹת בִּירֽוּשָׁלִָ֑ם וּלְחַלּ֖וֹת אֶת־פְּנֵ֥י יְהֹוָֽה:
23 So said the Lord of Hosts: In those days, when ten men of all the languages of the nations shall take hold of the skirt of a Jewish man, saying, “Let us go with you, for we have heard that God is with you.” כגכֹּֽה־אָמַר֘ יְהֹוָ֣ה צְבָאוֹת֒ בַּיָּמִ֣ים הָהֵ֔מָּה אֲשֶׁ֚ר יַֽחֲזִ֙יקוּ֙ עֲשָׂרָ֣ה אֲנָשִׁ֔ים מִכֹּ֖ל לְשֹׁנ֣וֹת הַגּוֹיִ֑ם וְֽהֶחֱזִ֡יקוּ בִּכְנַף֩ אִ֨ישׁ יְהוּדִ֜י לֵאמֹ֗ר נֵֽלְכָה֙ עִמָּכֶ֔ם כִּ֥י שָׁמַ֖עְנוּ אֱלֹהִ֥ים עִמָּכֶֽם:

Zacarías 8

(1) Y fue la palabra del Eterno de los Ejércitos, diciendo: (2) Así dice el Eterno de los Ejércitos: “Estoy celoso de Sión con grandes celos. Estoy celoso de ella con gran furia”. (3) Así dice el Eterno: Vuelvo a  Sión y moraré en Jerusalem. Jerusalem  será llamada Ir Haémet (Ciudad de la verdad) y la montaña del Eterno de los Ejércitos Har Hacódesh (Montaña santa).

(4) Así dice el Eterno de los Ejércitos: Se sentarán los ancianos y las ancianas en las plazas de Jerusalem, cada uno con Su báculo de ancianidad en su mano. (5) Y las plazas de las ciudades estarán llenas de mancebos y de muchachas jugando.

(6) Así dice el Eterno de los Ejércitos: “Aunque esto pareciera maravilloso ante los ojos del resto del pueblo en aquellos días, ¿también sería maravillosos ante Mis ojos?” Dice el Eterno de los Ejércitos.

(7) Así dice el Eterno de los Ejércitos: “He aquí que he de salvar a mi pueblo del país del oriente y del occidente. (8) Los traeré y vivirán en medio de Jerusalem; serán Mi pueblo y Yo seré su Dios, en verdad y justicia”.

(9) Así dice el Eterno de los Ejercito: “Fortaleced vuestras manos, vosotros que oís en estos días aquellas palabras de boca de los profetas que profetizaban en el día del basamento de la Casa del Eterno de los Ejércitos, el Templo, para que pudiera ser construido”. (10) Porque antes de esos días, no se podía asalariar hombre ni bestia, ni había paz para el que salía o entraba a causa de sus adversarios, por cuanto Yo puse a todos los hombres uno contra otro. (11) Pero ahora no seré para el resto de este pueblo como aquellos días dice el Eterno de los Ejércitos.

(12) Porque como la simiente de la paz, la vid dará frutos, la tierra dará su fruto, el cielo dará su rocío y Yo haré que el resto de este pueblo herede todas esas cosas. (13) Y sucederá que, así como fuisteis una maldición entre las naciones, oh casa de Judá y casa de Israel, así os he de salvar y seréis una bendición. No temáis; dejad que vuestras manos se fortalezcan.

(14) Porque así dice el Eterno de los Ejércitos: Así como Yo me propuse haceros el mal cuando vuestros padres Me provocaron, dice el Eterno de los Ejércitos y Yo no me arrepentí, (15) del mismo modo Me propongo ahora hacer el bien a Jerusalem y a la casa de Judá. No temáis pues.

(16) Estas son las cosas que debéis hacer: Que cada cual diga verdad con su prójimo; ejecutad juicio de verdad y de paz en vuestras puertas; (17) y que nadie de vosotros trame el mal en vuestro corazón contra el prójimo, ni ame los falsos juramentos porque todas estas son cosas que odio, dice el Eterno”.

(18) Y me vino la palabra del Eterno de los Ejércitos, diciendo:

(19) Así dice el Dios de los Ejércitos: “El ayuno del mes cuarto, quinto, séptimo y el ayuno del décimo serán para la casa de Judá alegría, regocijo y festividades. Por lo tanto amad la verdad y la paz.

(20) Así dice el Eterno de los Ejércitos: Acontecerá que vendrán pueblos y moradores de muchas ciudades,

(21) y los moradores de una ciudad irán a otra diciendo: Vayamos de prisa para implorar el favor del Eterno y para buscar al Eterno de los Ejércitos. Yo también iré. (22) Sí muchos pueblos y naciones poderosas vendrán para buscar al Eterno de los ejércitos en Jerusalem e implorarán el favor del Eterno.

(23) Así dice el Eterno de los Ejércitos: En aquellos días, ocurrirá que diez hombres de todas las lenguas, de todas las naciones, se asirán de la falda del judío diciendo: Iremos contigo porque hemos sabido que Dios está contigo”.

REFLEXIÓN:

(1) Y fue la palabra del Eterno de los Ejércitos, diciendo: (2) Así dice el Eterno de los Ejércitos: “Estoy celoso de Sión con grandes celos. Estoy celoso de ella con gran furia”.

¿ A dónde volverá el Eterno y dónde morará?

(3) Así dice el Eterno: Vuelvo a  Sión y moraré en Jerusalem.

¿Cómo sera llamada Jerusalem( Jerusalem, יְרוּשָׁלַיִם‎ , Yerushaláyim) ?

Jerusalem  será llamada Ir Haémet (Ciudad de la verdad) y la montaña del Eterno de los Ejércitos Har Hacódesh (Montaña santa).

La pregunta:

¿ Israel, lo que es maravillosos ante tus ojos,también es  maravillosos ante los ojos del Eterno de los Ejércitos?

(6) Así dice el Eterno de los Ejércitos: “Aunque esto pareciera maravilloso ante los ojos del resto del pueblo en aquellos días, ¿también sería maravillosos ante Mis ojos?” Dice el Eterno de los Ejércitos.

¿A que pueblo va a salvar el Eterno? ¿De quién va a salvarlo? ¿A dónde llevará a Su pueblo? 

(7) Así dice el Eterno de los Ejércitos: “He aquí que he de salvar a Mi pueblo del país del oriente y del occidente. (8) Los traeré y vivirán en medio de Jerusalem; serán Mi pueblo y Yo seré su Dios, en verdad y justicia”.

¡Esperanza tenemos Israel!

(9) Así dice el Eterno de los Ejercito: “Fortaleced vuestras manos, vosotros que oís en estos días aquellas palabras de boca de los profetas que profetizaban en el día del basamento de la Casa del Eterno de los Ejércitos, el Templo, para que pudiera ser construido”.

(12) Porque como la simiente de la paz, la vid dará frutos, la tierra dará su fruto, el cielo dará su rocío y Yo haré que el resto de este pueblo herede todas esas cosas. (13) Y sucederá que, así como fuisteis una maldición entre las naciones, oh casa de Judá y casa de Israel, así os he de salvar y seréis una bendición. No temáis; dejad que vuestras manos se fortalezcan.

¿Qué tenemos que hacer?

(16) Estas son las cosas que debéis hacer: Que cada cual diga verdad con su prójimo; ejecutad juicio de verdad y de paz en vuestras puertas; (17) y que nadie de vosotros trame el mal en vuestro corazón contra el prójimo, ni ame los falsos juramentos porque todas estas son cosas que odio, dice el Eterno”.

¿Qué ayunos se tornaran en alegría, regocijo y festividad?

(18) Y me vino la palabra del Eterno de los Ejércitos, diciendo:

(19) Así dice el Dios de los Ejércitos: “El ayuno del mes cuarto, quinto, séptimo y el ayuno del décimo serán para la casa de Judá alegría, regocijo y festividades. Por lo tanto amad la verdad y la paz.

¿A dónde irán  los pueblos y las naciones a implorar el favor de Dios?

(20) Así dice el Eterno de los Ejércitos: Acontecerá que vendrán pueblos y moradores de muchas ciudades, (21) y los moradores de una ciudad irán a otra diciendo: Vayamos de prisa para implorar el favor del Eterno y para buscar al Eterno de los Ejércitos. Yo también iré. (22) Sí muchos pueblos y naciones poderosas vendrán para buscar al Eterno de los Ejércitos en Jerusalem e implorarán el favor del Eterno.

¿De quien se agarraran los hombres de las naciones para ir buscar a Dios?

(23) Así dice el Eterno de los Ejércitos: En aquellos días, ocurrirá que diez hombres de todas las lenguas, de todas las naciones, se asirán de la falda del Judío diciendo: Iremos contigo porque hemos sabido que Dios está contigo”.

 

Advertisements

LOS 120 AÑOS DEL PRIMER CONGRESO SIONISTA / THE 120TH ANNIVERSARY OF THE FIRST ZIONIST CONGRESS

El dramaturgo vienés, periodista y boulevardier Theodor Herzl, era un típico hombre de letras de finales de siglo, pero por una excepción. Después de pasar los primeros 35 años de su vida cada vez más agradablemente, sobre todo en París, reportando esto y revisando eso, pasó los últimos nueve años de él, fundando, sin tierra, un ejército, una población o un permiso nacional Estado. Esto lo hizo en reacción, específicamente y en general, a dos cosas. El primero; fue el caso Dreyfus, en el que un inocente oficial judío francés, fue condenado por traición a finales de 1894. El segundo; era el antisemitismo indestructible de la Francia iluminada, de la Rusia poco iluminada (donde, en 1881, el asesinato del emperador Alejandro II, lanzó años de feroz pogromos y, en consecuencia, el comienzo del éxodo masivo de judíos de Rusia en busca de un refugio seguro), de la Austria olvidada (en particular la residencia de Viena de Herzl) y de Alemania. Cuando, a las 8:45 de la mañana del sábado 5 de enero de 1895, estas dos fuerzas históricas se unieron durante diez minutos en el patio principal de la Escuela Militar de París, Herzl fue testigo. Mientras el capitán Dreyfus, vestido con uniforme, se había degradado, despojado de sus insignias, insignias, botones y rayas, su espada rota en dos, desfilado en harapos, la multitud de 20,000 empezó a clamar por sangre judía gritando “Muerte a los judíos”. Herzl, un judío asimilado y no practicante, de repente asumió un solo hecho trascendental. No había lugar para los judíos en Europa; para vivir en paz y dignidad, tendrían que regresar a Sión. Esta carta cuenta la historia del comienzo de ese comienzo …

The Viennese playwright, journalist and boulevardier Theodor Herzl was a typical fin-de-siècle man of letters but for one exception. Having spent the first 35 years of his life ever-more pleasantly, mostly in Paris, reporting this and reviewing that, he then spent the last nine years of it, founding, without land, an army, a population – or permission – a national state. This he did in reaction, specifically and generally, to two things. The first, specifically, was the Dreyfus Affair, in which an innocent French Jewish officer was convicted of treason in late 1894. The second was the ineradicable anti-Semitism of enlightened France, of unenlightened Russia (where, in 1881, the assassination of Emperor Alexander II launched years of fierce pogroms, and, consequently, the start of the mass exodus of Jews from Russia looking for safe haven), of benighted Austria, (in particular Herzl’s residence of Vienna), and of Germany. When, at 8:45 a.m. on Saturday, January 5, 1895, these two historical forces coalesced for ten minutes in the main courtyard of the Paris Ecole Militaire, Herzl was witness. As Captain Dreyfus, in full dress uniform, was degraded – stripped of his insignia, badges, buttons and stripes, his sword broken in two, paraded in rags – the crowd of 20,000 began to bay for Jewish blood, screaming “Death to the Jews.” Herzl, an assimilated non-practicing Jew himself, suddenly grasped a single momentous fact. There was no place for Jews in Europe; in order to live in peace and dignity, they would have to return to Zion. This letter tells the story of the beginning of that beginning…

“Todo esto es una de esas hazañas equilibradas, que parecen tan naturales después de haberlas logrado, como parecían improbables antes de emprenderlas”. Theodor Herzl, Diary, Viena, 24 de agosto de 1897.

“The whole thing is one of those balancing feats which look just as natural after they are accomplished as they seemed improbable before they were undertaken.” – Theodor Herzl, Diary, Vienna, August 24, 1897.

“Si yo fuera a resumir el Congreso de Basilea en una palabra … sería esto: En Basilea, fundé el Estado judío, si dijera esto en voz alta hoy, me respondería con una risa universal … Tal vez en cinco años, ciertamente en cincuenta, todos lo sabrán. – Theodor Herzl, Diario, Viena, 3 de septiembre de 1897.

“Were I to sum up the Basel Congress in a word… it would be this: At Basel, I founded the Jewish State. If I said this out loud today, I would be answered by universal laughter. Perhaps in five years, certainly in fifty, everyone will know it.” – Theodor Herzl, Diary, Vienna, September 3, 1897.

El fundador del Estado judío no hablaba hebreo ni yiddish, no tenía educación judía y era tan secular como para aparecer, a fines del siglo XIX en París y Viena, la imagen misma de un boulevardier. Si el asunto Dreyfus no hubiera expuesto el oscuro lado inferior de Europa de un vicioso antisemitismo, Theodor Herzl no habría nutrido, con amarga reacción, su visión de un hogar público y legalmente garantizado para el pueblo judío. Tampoco, si no hubiera proclamado esta misma visión en su folleto de 1896 titulado “El Estado judío”, este líder poco común de los líderes habría llegado a ser, para muchos judíos, un Moisés moderno. Esta carta del 4 de mayo de 1896, de la obra que daría lugar al Primer Congreso Sionista -y sorprendentemente, casi 50 años después del Congreso, la fundación del Estado de Israel- Herzl, escribiendo sólo a un posible partidario tres meses después de publicar su panfleto visionario, hace una promesa que, como la de Moisés, resultaría profética:

Tal vez, pero probablemente no vivimos para verlo, pero los judíos recibirán Palestina! De esto estoy convencido hasta el fondo de mi alma.

The founder of the Jewish State spoke neither Hebrew nor Yiddish, had no Jewish education, and was so thoroughly secular as to appear, in late 19th century Paris and Vienna, the very image of a dashing boulevardier. Had not the Dreyfus Affair exposed Europe’s dark underside of vicious anti-Semitism,  Theodor Herzl would not have nourished, in bitter reaction, his vision of a publicly and legally secured home for the Jewish people. Nor, had he not proclaimed this same vision in his 1896 pamphlet entitled “The Jewish State,” would this unlikeliest of leaders ever have become, to a great many Jews, a modern Moses. Indeed, even as he lays the foundation here, in this letter from May 4th, 1896, of the work which would result in the First Zionist Congress – and, astonishingly, almost 50 years to the day after the Congress, the founding of the State of Israel – Herzl, writing to a potential supporter only three months after publishing his visionary pamphlet, makes a promise which, like that of Moses, would prove prophetic:

We will perhaps, but probably not live to see it, but the Jews will receive Palestine! Of this I am convinced to the depth of my soul.

El amigo y colega de Herzl, Stefan Zweig, dijo; que esta vez, en la vida de Herzl, “mientras la idea [de Israel] seguía siendo un sueño de contorno vago, fue decididamente la más feliz en la corta vida de Herzl”. Incluso la increíble desunión del pueblo judío -entre los seculares, los socialistas, los ultra-ortodoxos- parecía fácilmente solucionable entonces. Creyendo que “la fe de nuestros padres” demostraría el vínculo común entre los judíos tradicionalistas y empobrecidos de Europa del Este y los judíos asimilados y cosmopolitas de Europa Occidental y Central, Herzl era inflexible, como argumenta en la carta, que los rabinos tenían un papel crucial en la creación de la patria judía.

Herzl’s friend and fellow critic Stefan Zweig said that this time in Herzl’s life, “while the idea [of Israel] was still a dream of vague outline, was decidedly the happiest in Herzl’s short life.” Even the incredible disunity of the Jewish people  – between the secular, the socialists, the ultra-Orthodox – seemed easily solvable then. Believing that “the faith of our fathers” would prove the common link between the traditionalist and impoverished Jews of Eastern Europe and the assimilated and cosmopolitan Jews of Western and Central Europe, Herzl was adamant, as he argues in the letter,  that the Rabbis had a crucial role to play in the creation of the Jewish homeland.

Pero a finales de julio de 1896, Herzl no pudo hacer que, ni los principales filántropos judíos ingleses, ni el barón francés Edmond de Rothschild, vieran lo que él consideraba como su papel en la fundación de un Estado judío. Por lo tanto, típicamente, él miró más lejos – a un cuerpo diferente, y mucho más vasto. En el Congreso empezó a imaginar, por último, una moderna “Recolección de los Exiliados”, que uniría a todas las fuerzas para un gran y tremendo esfuerzo …

But by the end of July 1896, Herzl was unable to make either the leading English Jewish philanthropists, or the French Baron Edmond de Rothschild, see what he saw as their role in founding a Jewish state. So, typically, he looked further – to a different, and far vaster body. At the Congress, he started to envision, finally, a modern “Ingathering of the Exiles,” which would unite all the various forces for one great and tremendous effort…But by the end of July 1896, Herzl was unable to make either the leading English Jewish philanthropists, or the French Baron Edmond de Rothschild, see what he saw as their role in founding a Jewish state. So, typically, he looked further – to a different, and far vaster body. At the Congress, he started to envision, finally, a modern “Ingathering of the Exiles,” which would unite all the various forces for one great and tremendous effort…

El 29 de agosto de 1897, en Basilea, la idea de Herzl se manifestó en forma del Primer Congreso Sionista y, después de 2000 años en la Diáspora, proclamó: El pueblo judío se iba a casa.

On August 29, 1897, in Basel, Herzl’s idea manifested in the form of the First Zionist Congress, and, after 2000 years in the Diaspora, it proclaimed: The Jewish people were going home.

Carta Autógrafa Firmada, en alemán, 3 páginas, octavo, en el membrete del Departamento de Edición de Neue Freie Presse, 4 de mayo de 1896 Kolowratring, Fichtegasse Nr. 11., Viena. ¡A “Muy Honorable Señor!”

Autograph Letter Signed, in German, 3 pages, octavo, on the letterhead of the Editorial Department of Neue Freie Presse, May 4, 1896 Kolowratring, Fichtegasse Nr. 11., Vienna. To “Most Honored Sir!”

Recibí tu carta hace ya unos días, pero quería  esperar,  hasta que tuviera  más tiempo para la respuesta. Ahora, de la misma manera, tengo que escribirte apresuradamente. El acuerdo de […] me toca profundamente porque lo recibí por mi sincero […]. Estoy a favor de la absoluta libertad de conciencia. Todos deben creer o no creer en lo que quieran.

I received your letter already a few days ago, but wanted always to wait with the reply, until I would have more time. Now, just the same, I must write to you in a rush.  The agreement of […] touches me deeply because I received it for my sincere […].  I am in favor of absolute freedom of conscience.  Everyone should believe in, or not believe in, whatever he wants.

Sé muy bien lo que la gratitud del judaísmo debe a la ortodoxia, porque esta última, con su constancia, ha contribuido mucho a la preservación del judaísmo. Pero, permítame esperar que, en nuestro Estado, cuando lo logremos, no habrá ninguna discusión sobre asuntos de fe, entre nosotros judíos. Todos deben servir a Dios a su manera. Dentro de sí mismo, debe ser tan libre como desee y como puede ser.

I know very well what gratitude Judaism owes to orthodoxy, because the latter, with its steadfastness, has contributed much to the preservation of Judaism.  But allow me to hope that in our State, when we achieve it, there will not be any falling out on matters of faith among us Jews.  Everyone should serve God in his own way.  Within himself, he should be as free as he wishes and as he is able to be.

Si usted expresó la actitud de muchos Hassidim, y no sólo la suya propia, entonces usted debe arreglar para el mayor número de anuncios positivos en las organizaciones, congregaciones, etc, como sea posible. Esa es la manera de ayudarme ahora, en la enorme empresa.

If you expressed the attitude of many Hassidim, and not only your own, then you should arrange for as many positive announcements in organizations, congregations, etc. as possible.  That is the way to assist me now in the enormous undertaking.

Todo adherente, a nuestra idea nacional, debe ser puesto a la tarea, y todos los que han sido convencidos, ahora deben convencer a otros.

Every adherent to our national idea must be put to the task, and everyone who has been convinced must now convince others.

Voy a Londres en julio, para establecer la Sociedad de Judíos. Debo ser capaz de señalar el tamaño del movimiento que traje a la existencia cuando transferir el liderazgo de asuntos judíos a la Sociedad.

I am going to London in July, to establish the Society of Jews.  I must be able to point out the size of the movement which I brought into existence when I transfer the leadership of Jewish matters to the Society.

No puedo lograr el éxito por mí mismo. Todas las fuerzas en el judaísmo deben trabajar al unísono, de lo contrario seguirá siendo un intento impotente.

I cannot achieve success all by myself.  All the forces in Judaism must work in unison, otherwise it will remain a powerless attempt.

Trabajen de mejor de su capacidad, en la dirección que he sugerido.

Work to the best of your ability in the direction I have suggested.

Danos tu cooperación.

Give us your cooperation.

Quizás, pero probablemente no vivamos para verlo, ¡pero los judíos conseguirán Palestina! De esto estoy convencido hasta el fondo de mi alma.

We will perhaps, but probably not live to see it, but the Jews will get Palestine!  Of this I am convinced to the depth of my soul.

Your totally devoted /Tu totalmente dedicado

TH. HERZL

Para leer las carta de Herzl:

http://www.shapell.org/manuscript/Herzl-on-Religion-Freedom-and-First-Zionist-Congress

Signed postcard depicting Theodore Herzl revisiting Basel in 1901, looking out from room 117 of the Hotel Les Trois Rois, where he had stayed four years before during the First Zionist Congress (August 29 – August 31, 1897). 1 page, black and white, small oblong octavo, signed: Herzl, Basilea, 28 VIII [1]903. Rare.

Postal firmada que representa a Theodore Herzl revisitando Basilea en 1901, mirando desde la habitación 117 del Hotel Les Trois Rois, donde se había quedado cuatro años antes durante el Primer Congreso Sionista (del 29 de agosto al 31 de agosto de 1897). 1 página, blanco y negro, pequeño octavo oblongo, firmado: Herzl, Basilea, 28 VIII [1] 903. Raro.

Explore the Collection:

http://www.shapell.org/manuscript/Theodor-Herzl-Signed-Photograph-Basel-Switzerland

Reflexión:

Es bueno recordar que “Palestina”, es uno más, de los nombres dados a Eretz Israel, por sus invasores.

Los diferentes nombres que le dieron a Israel, los que la invadieron:

Pelesheth – Philistia – Filisteos – Filistea /Aerolia Capitolia – Palestina – Judea de Palestina.

El imperio romano cambió el nombre de JUDEA a PALESTINA o PROVINCIA SYRIA-PALESTINA.

El Nuevo Testamento usa el nombre Judea en dos sentidos: primero, solamente el territorio del antiguo reino de Judá; y segundo el territorio entero de la provincia romana Judea, es decir Tierra de Israel (Eretz Israel)

Ejemplo práctico:

Si nuestra  casa estuviera  en la ciudad  “Las manzanas”, decimos; Tengo mi casa en “La ciudad las Manzanas” o Vivo/resido, en la ciudad, “Las Manzanas”…¿Verdad?

If our house is in the city “The apples”, we say; I have my house in; “The City the Apples” or “I live / reside, in the city, The Apples” … Right?

Ahora, Si la autoridades deciden cambiar el nombre de a Ciudad “Las Manzanas”  a la Ciudad de “Las Peras”,…¿Acaso no diríamos, mi casa esta en la Ciudad de las Peras? ¿Acaso no diríamos, vivo en la ciudad de la Peras? ¿Verdad?

Now, if the authorities decide to change the name of City “The Apples” to the City of “The Pears”, … Would not we say, my house is in the City of Pears? Would not we say, I live in the city of the Pears? True?

Si cambian el nombre de la ciudad, calle o avenida donde estuviera nuestra casa… ¿Acaso dejaría de ser nuestra casa?

If they change the name of the city, street or avenue where our house was … Would it stop being our house?

Para conocer más: Vídeos

https://es.wikipedia.org/wiki/Judea_(provincia_romana)

¿QUÉ ES PALESTINA? ¿QUÉ SON LOS PALESTINOS?

What is Palestine? Who are the Palestinians?

https://ritasibbick.com/2017/05/03/que-es-palestina-que-son-los-palestinos-what-is-palestine-who-are-the-palestinians/

Fuente de la foto:

http://rossyanka.ru/israel_hisrory

ÉXODO 15

15(1) Entonces Moisés y los hijos de Israel entonaron este cántico al Eterno, diciendo:

“Cantaré al Eterno, exaltando su grandeza. Al caballo y al jinete arrojó al mar.

(2) Mi fortaleza es el Eterno, es mi gloria, Él es mi salvación. Es mi Dios y como tal Lo alabaré. Es el Dios de mis padres y como tal Lo ensalzaré.

(3) El Eterno es el Señor de la guerra. Eterno es Su nombre.

(4) Precipitó en el mar los carros del faraón y su ejército a sus capitanes escogidos los tragó el mar Rojo.

(5) Los abismos lo cubrieron y como si fuera piedras bajaron a las profundidades.

(6) Tu diestra, oh Eterno, magnificada por Tu fuerza, Tu diestra, oh Eterno, aniquiló al enemigo.

(7) En la plenitud de Tu poder quebrantas, a Tu adversario Les envías Tu luz que los consume como paja,

(8) y con el soplo de Tu aliento se elevaron y se abrieron las aguas, deteniéndose como si fuera muro, se congelaron los abismos en medio del mar.

(9) Dijo el enemigo: Los perseguiré, los alcanzaré y que se separen sus despojos con los que hallaré mi alma, desenvainaré mi espada y los quebrantara mi mano”.

(10) Pero Tú soplaste Tu poderoso hálito y el mar los fue cubriendo hasta que se hundieron como plomo en las poderosas aguas.

(11) ¿Quién como Tú, entre los dioses, oh mi Señor? ¿Quién como Tú, inmenso en santidad. El más digno de alabanza y hacedor de milagros.

(12) Cuando extendiste Tu diestra, se los trago la tierra.

(13) Con Tu misericordia guiaste al pueblo que redimiste. Los condujiste a Tu santa morada.

(14) Escucharon otros pueblos y se estremecieron. Se apoderó el temor de los filisteos.

(15) Se angustiaron los príncipes de Edom, temblaron los valientes de Moab y el miedo dominó a todos los cananeos.

(16) Se abatieron espantados por el poderío de Tu brazo y enmudecerán como la piedra hasta que pase Tu pueblo oh Eterno hasta que pase el pueblo que Tú redimiste

(17) Los llevarás para que alaben en el monte de Tu Santidad, allí los asentarás, Oh Eterno, en el Santuario que Tus manos prepararon.

(18) Y reinará en Eterno para siempre”.

(19) y penetró el caballo del faraón con su carro y sus jinetes en el mar, y el Eterno hizo tornar sobre ellos las aguas, en tanto que los hijos de Israel habían cruzado el mar seco.

Reflexión:

El primer canto al Eterno de los Ejércitos, el primero que cantó Israel al Di-s Altísimo, el Eterno de los Ejércitos.

Leí en un artículo de Jabad, que decía; “El Eterno y todas sus huestes guardaron silencio para escuchar el canto de Israel”

Vínculos Judíos con Jerusalem – El Monte del Templo (Basados en la Biblia y la historia)

jerusalem-leon

.- Salem- Ciudad de Melquisedec

Y Melquisedec, rey de Salem, presumiblemente Jerusalén, trajo pan y vino. Él era sacerdote del Dios Altísimo, (19) y lo bendijo diciendo: “Bendito sea Abram del Dios Altísimo, dueño de los cielos y de la tierra; (20) y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó a tus adversarios en tu mano”. Génesis 14(18)

.- Jebús – Ciudad de los Jebuseos

Y esta es la descendencia de los hijos de Noé: Sem, Cam y Jafet quienes tuvieron hijos después del diluvio. Génesis 10(1) (16)

(16) También el jebuseo (Yevusi),…

Y ocurrió que cuando supo Adoni Zedec (Adoni Tzédec), rey de Jerusalén, que José había tomado Haay y la había destruido completamente,… (5) se reunieron los 5 reyes de los amorreos: el rey de Jerusalén, el rey de Hebrón, en rey de Jamut, el rey de Laquis y el rey de Eglón,… (8) Y le dijo el Eterno a Josué:” No les temas por cuanto los he entregado en tu mano. No quedará un solo hombre de ellos contra ti”. (9) Josué pues cayó sobre ellos súbitamente por cuanto había subido de Guilgal toda la noche. (10) Y el Eterno los desbarató ante Israel y los hirió con gran matanza en Gabaón,… (24) Y ocurrió, cuando trajeron a esos reyes a presencia de Josué, que Josué llamó a todos los hombres de Israel y dijo a los jefes de los hombres de guerra que fueran con él: “Acercaos, poned vuestros pies sobre los cuellos de estos reyes”. Se acercaron y pusieron sus pies sobre el cuello de ellos. (25) Y les dijo Josué: “No temáis. No desmayéis. Sed fuertes y valientes porque eso hará el Eterno con todos vuestros enemigos contra quien lucháis”. (26) Y después, Josué los hirió hasta que murieron y los colgó de cinco árboles. Josué 10(1; 5; 8; 9; 24; 25; 26)

Y Canaán engendró a Sidón (Tzidón), su primogénito, a Jet, (14) al jebuseo (yevusí),…Primer Libro de Crónicas 1(13-14)

David y todo Israel fueron a Jerusalén (también llamada Jebús), (Yevush), donde estaban los jebuseos sus habitantes. (5) Y los habitantes de Jebús le dijeron a David: “No entrarás aquí”: pero David tomo la fortaleza de Sión, la cual es la ciudad de David,…( 8) y edifico la ciudad en rededor, desde Miló hasta los alrededores, y Joab reparó el resto de la ciudad. (9) Y se engrandeció David cada vez más porque el Eterno de los Ejércitos era con él. 1 de Crónicas 11:4

.- Bet-El (casa de Dios)

 Y se fue Jacob de Beerseba hacia harán. (11) Llegó a cierto lugar y durmió allí porque se le había puesto el sol; tomó de las piedras del lugar para su cabecera y se acostó en el lugar. (12) Soñó con una escalera cuya base estaba en la tierra y cuya sima llegaba al cielo; veía ángeles de Dios subir y bajar por ella. (13) Y he aquí que el Eterno estaba sobre ella y dijo:” “Yo soy el Eterno, Dios de Abraham, tu padre, y Dios de Isaac. La tierra donde estas acostado te la daré a ti y a tu simiente; (14) tu descendencia será como el polvo de la tierra y se propagará hacia el oeste, hacia el este, hacia el norte y hacia el sur; en ti y en tu simiente serán bendecidas todas las familias de la tierra. (15) Y he aquí que estoy contigo y te guardaré donde vayas y te estableceré nuevamente en esta tierra porque no te abandonaré hasta que haya hecho todo lo que te he prometido”. (16) Y Jacob despertó de su sueño y dijo: “Ciertamente el Eterno está en este lugar y yo no lo sabía”. (17) Tuvo miedo y dijo: ¡Que terrible es este lugar! No puede ser sino la casa de Dios y ésta es la puerta del cielo”. (18) Jacob se levantó muy temprano por la mañana y tomó la piedra que había empleado de cabecera, la puso por pilar y derramo aceite sobre ella. (19) Y llamó a ese lugar Bet-El (casa de Dios) a pesar de que su nombre anterior era luz. Génesis 28(10-19)

.- Yerushalaim – “Ciudad de paz”

.– La ciudad de David

Sin embargo, David tomó la fortaleza de Sión, la ciudad de David (…) 9 Y David residió en la fortaleza y la llamo la ciudad de David.Samuel 5(7)

 David tenía treinta años cuando comenzó a reinar, y reino durante cuarenta años. (5) En Hebrón, reino sobre Judá siete años y seis meses, y en Jerusalén reinó treinta y tres años, sobre todo Israel y Judá. II de Samuel 5 (4)

 Y David residió en la fortaleza y la llamó la ciudad de David. David la edifico en sus alrededores, desde Milo hacia adentro. II de Samuel 5 (9)

Y David se durmió con sus padres y fue sepultado en la ciudad de David.  I Reyes 2:10

.- Morada más santa del Altísimo

Selá. Hay ríos, cuyas corrientes alegran la ciudad de Di-s, la morada más santa de Altísimo. (6) Dios esta en medio de ella, que no será movida. Dios le ayudará cuando se aproxime la mañana. Salmos 46(5)

 .- La Casa del Eterno                                           

Cánticos de las ascensiones, de David. Me alegré cuando me dijeron: “Vayamos a la casa del Eterno”. (2) Plantados están y a nuestros pies dentro de tus portones, oh Jerusalén, que fuiste edificada en forma compacta. (4) Allí subieron las tribus, las tribus del Eterno, como testimonio para Israel, para ensalzar el nombre del Eterno. (5) Por cuanto allí fueron puestos tronos para juzgar, los tronos de la casa de David. (6) orad por la paz de Jerusalén. Que prosperen quienes te aman, (7) y haya prosperidad en tus palacios. (8) Por mis hermanos y mis compañeros, yo diré ahora: “Sea la paz contigo”. (9) Por la Casa del Eterno nuestro dios, buscaré tu bien. Salmo 122    

.- La ciudad de David

 David tenía treinta años cuando comenzó a reinar, y reino durante cuarenta años. (5) En Hebrón, reino sobre Judá siete años y seis meses, y en Jerusalén reinó treinta y tres años, sobre todo Israel y Judá. II de Samuel 5 (4)

 Y David residió en la fortaleza y la llamó la ciudad de David. David la edifico en sus alrededores, desde Milo hacia adentro. II de Samuel 5 (9)

.- Salem (Shalem)

Para el director del coro. Con instrumento de cuerdas. Salmo de Asaf. Cántico. (2) En Judá Dios es conocido. Su nombre es grande en Israel. (3) En Salem (Shalem) tiene su tabernáculo, y Su morada es Sión (…) Salmo (76)

.- Construcción de la torres en Jerusalén 

Y tomó todo el pueblo de Judá a Uzías, que tenía dieciséis años, y lo hicieron rey en lugar de su padre, Amasías. (2) Él construyó Elot y la restituyó a Judá, después de yacer el rey con sus padres.

(3) Dieciséis años tenía Uzías (Uziyahu) cuando comenzó a reinar, y reino cincuenta y dos en Jerusalén, y su madre fue Jecolía (Yejolyá) de Jerusalén.

(9) Asimismo, Uzías construyó torres en Jerusalén en el portón de la esquina y en el portón de valle y en el ángulo entrante del muro, y las fortificó. Segundo Libro de Crónicas 26 (1, 2, 3), (9)

(15) E hizo en Jerusalén máquinas inventadas por hombre ingeniosos para ser emplazadas sobre las torres y las esquinas, para arrojar flechas y grandes piedras.

Veinticinco años de edad tenía Jotam cuando comenzó a reinar, y reino dieciséis años en Jerusalén, y su madre fue Jerusa (Yerushá), hija de Sadoc, (Tzadoc). E hizo lo que era recto a los ojos del Eterno, conforme a todo lo que había hecho su padre Uzías, pero no entro en el Templo del Eterno. (3) Construyo la puerta superior de la Casa del Eterno y construyó mucho en el muro de Ofel. Segundo Libro de Crónicas 27(1, 2, 3)

.- Construcción de la Casa de Dios, que esta en Jerusalén

Los profetas Hageo (Jagail) y Zacarías (Zjaryá), hijo de Ido, profetizaron ante los judíos que había en Judá y Jerusalén. Los profetizaron en el nombre del Dios de Israel. (2) Y se levantó Zorobabel, hijo de Sealtiel, y Jesúe, hijo de Josadac, los cuales comenzaron a construir la Casa de Dios que está en Jerusalén y con ellos estaban construyendo la Casa de Dios que está en Jerusalén y con ellos estaban los profetas de Dios ayudándolos. Esdras 5(1-2)

Y cuando llegó el mes séptimo y los hijos de Israel ya moraban en sus ciudades, el pueblo se reunió como un solo hombre en Jerusalén. (2) Y se levantaron Jesué (Yeshúa), hijo de Josadac (Yotzadac), sus hermanos los sacerdotes, Zorobabel, hijo de Sealtiel (Shealtiel), sus hermanos y construyeron el altar del Dios de Israel para ofrecer sobre el holocausto, conforme a lo escrito en la ley de Moisés, hombre de Dios. (3) Y colocaron el altar sobre sus bases. En medio del temor a los pueblos de los países (vecinos), ofrecieron allí holocausto al Eterno, holocausto matutino y vespertinos. Esdras 3(1-3)

.- Ciudad de alegría, de alabanza y de gloria

Y esta ciudad será para Mí como nombre de alegría, de alabanza y de gloria ante todas las naciones de la tierra que sabrán todo el bien que les hago; temerán y temblarán por todo el bien que les hago; temerán y temblarán por todo el bien y toda la paz que les voy a otorgar; Jeremías 33 (9)

(11) Se oirá la voz de alegría y del regocijo, la voz del novio y de la novia, la voz de los que dicen: “Agradeced al Eterno de los Ejércitos porque el Eterno es bueno, porque su misericordia es eterna” Jeremías 33 (11)

¿Cómo es posible que la ciudad de la alabanza quedó sin reparar, la ciudad de mi regocijo? . Por consiguiente, sus jóvenes caerán en sus plazas y todos los hombres de guerra serán reducidos al silencio dice el Eterno  de los Ejércitos. (27) Y encenderé un fuego en el muro de Damasco que devorará los palacios de Ben Hadad. Jeremías 49(25)

.- Ciudad de rectitud, ciudad fiel

Por lo cual dice el Señor, el Eterno de los Ejércitos, el Todopoderoso de Israel: ¡Ah! Voy a desembarazarme de Mis adversarios y vengarme de Mis enemigos. (25) Volveré Mi mano sobre ti y limpiaré tus escorias como con lejía y quitare todo tu estaño. (26) Restauraré tus jueces como al principio y tus consejeros como al comienzo. Después serás llamada ciudad de la rectitud, ciudad fiel. (27) Sión será redimida con justicia para los que vuelvan a ella con rectitud. Isaías 1(24)

.- Ciudad del Eterno, la Sión del Santo de Israel

Los hijos de quienes te afligieron vendrán a postrarse ante ti. Y todos los que te despreciaron se inclinarán a la altura de los talones de tus pies y te llamarán la ciudad del Eterno, la Sión del Santo de Israel. (15) Aunque fueras abandonada y aborrecida, de modo que ningún hombre pasa sobre ti, yo haré que fueras gloria eterna, gozo de muchas generaciones. (16) Y mamarás la leche de las naciones; mamarás los pechos de los reyes y sabrás que Yo, el Eterno, soy tu Salvador. Yo, el Todopoderoso de Jacob, soy Tu redentor. Isaías 16(14-16)

.- Ciudad sagrada

¡Despierta, despierta, vístete con tu fortaleza, oh Sión! Ponte hermosas vestiduras, oh Jerusalén, ciudad sagrada. Porque en adelante, no vendrán a ti los inicuos y los impuros. (2) ¡Sacúdete el polvo! ¡Levántate y siéntate, oh Jerusalén! ¡Suéltate las bandas de tu cabello, oh hija cautiva de Sión! (3) Porque así dice el Eterno: Fuisteis vendidos por nada y seréis rescatados sin dinero. Isaías 52(1-3)

Por Sión no guardaré silencio y por Jerusalén no descansaré hasta que salga su triunfo como resplandor y su salvación como una antorcha que quema. Isaías 62(1)

¿Cómo podremos cantar la canción del Eterno en tierra extranjera? (5) Si te olvido, oh Jerusalén, que mi diestra olvide su habilidad. (6) Que se adhiera mi lengua al paladar si no recuerdo, si no pongo a Jerusalén por encima de mi mayor alegría,… Salmo 137(4, 5,6)

.- Jerusalén, alabanza en la tierra

(6) He emplazado centinelas centinela sobre tus murallas, oh Jerusalén. Nunca se descuidarán, ni de día ni de noche. Los que recordáis al Eterno Sus promesas, no toméis descanso, (7) ni Le concedáis descanso hasta que establezca a Jerusalén y vuelva a hacer de ella una alabanza en la tierra. Isaías 62(6-7)

.– Ir Haémet (Ciudad de la verdad), Har Hacódesh (Montaña Santa)

Y fue la palabra del Eterno de los Ejércitos, diciendo: (2) Así dice el Eterno de los Ejércitos: “Estoy celoso de Sión con grandes celos. Estoy celoso de ella con gran furia”. (3) Así dice el Eterno: vuelvo a Sión y moraré en medio de Jerusalén. Jerusalén será llamada Ir Haémet (Ciudad de la verdad) y la montaña del Eterno de los Ejércitos Har Hacódesh (Montaña Santa). Zacarías 8(1)

.– Vivirán en medio de Jerusalén

Así dice el Eterno de los Ejércitos: “He aquí que he de salvar a Mi pueblo del país del oriente y del occidente. (8) Los traeré y vivirán en medio de Jerusalén; Serán Mi pueblo y Yo seré su Dios, en verdad y en justicia. Zacarías 8(7)

.- Trono del Eterno

En aquel tiempo, llamarán a Jerusalén el trono del Eterno y todas las naciones serán convocadas a Jerusalén al nombre del Eterno y a no andar más con la dureza de su corazón malvado. Jeremías 3(17)

.- Ariel (Altar de Dios)

¡Ay de Ariel (Altar de Dios), Ariel, ciudad de donde acampó David! Agregad año a año y que giren las fiestas. (2) Apesadumbraré a Ariel, habrá duelo y lamentaciones y será para Mí como un altar de Dios; (3) Acamparé contra ti enredador, te pondré sitio con un terraplé y levantaré trincheras contra ti. (4) humillada hablarás desde el suelo. Tu palabra saldrá del polvo como un murmullo, tu voz será como la de un espíritu que sale del suelo y tu palabra saldrá como chirrido desde el polvo. (5) Pero la multitud de tus enemigos será como polvo menudo y la multitud de los terribles como tamo que pasa. Sí, eso ocurrirá en un instante, de pronto. (6) Habrá un castigo de parte del Eterno de los Ejércitos, con trueno, terremoto y gran estruendo, con remolinos, tempestad y la llama de un fuego devorador. (7) Y la multitud de todas las naciones que guerrean contra Ariel, todas las que pelean contra ella y los baluartes en torno de ella y los que la angustian se volverán como un sueño, una visión de la noche. (8) Y serán como cuando sueña un hombre hambriento que está comiendo, pero se despierta y he aquí que su alma está vacía; o cuando sueña un sediento que está bebiendo y se despierta y he aquí que está desfalleciendo de sed. Así ocurrirá con la multitud de naciones que peleen contra el monte Sión. Isaías 29(1-8)

.- La hija de Sión

(8) Jet. El Eterno se propuso destruir el muro de la hija de Sión. Extendió el cordel, no retrajo su mano de la obra de demolición e hizo lamentar la suerte de la fortaleza y del muro. Desfallecen juntos. (9) Tet. Sus portones están hundidos hasta el suelo. Él destruyo y rompió sus trancas. Su rey y sus príncipes están esparcidos entre las naciones. Ya no hay más instrucción. Sí, los profetas ya no reciben oráculo del Eterno. Las lamentaciones 2(8-9)

.-  Monte Sión, la cabeza de montañas

Y ocurrirá en el fin de los días que el Monte de la Casa del Eterno será establecido a la cabeza de las montañas, será exaltado sobre las colinas y fluirán a le los pueblos. (2) E irán allí muchas naciones que dirán: “Venid, subamos al monte del Eterno y a la Casa del Dios de Jacob. Él nos enseñara Sus caminos y nosotros nadaremos en Sus senderos”. Porque de Sión saldrá la Ley y la palabra del Eterno de Jerusalén. Miqueas 4(1-2)

Además, despreció la tienda de José, y no escogió a la tribu de Efraín, (68) sino que escogió a la tribu de Judá (Yehudá), el monte Sión que tanto amaba, (69) y construyó Su santuario en lo alto, como la tierra que había creado para siempre. (70) También escogió a David Su siervo, y lo tomó de los rebaños. (71) De seguir tras las ovejas paridas le trajo, para ser pastor sobre Jacob Su pueblo, e Israel Su herencia, (72) y él los apacentó conforme a la integridad de su corazón, y los guió con la habilidad de sus manos. Salmo 78(67-72)

Cántico de las ascensiones. Los que confían en el Eterno son como el monte de Sión, que no puede ser movido y está firme para siempre. (2) Como las montañas rodean a Jerusalén, así rodea el Eterno a Su pueblo, desde ahora y para siempre. (3). Sea la paz sobre Israel. Salmo 125

 Te bendiga el Eterno desde Sión, y contempla lo bueno que es Jerusalén todos los días de tu vida, (6) y alcanzar a ver a los hijos de tus hijos. Sea la paz sobre Israel. Salmo 128 (5)

Por cuanto el Eterno ha escogido a Sión. La deseó por morada suya. Salmo 132(13)

Como el roció del Hermon, que baja sobre las montañas de Sión. Porque allí ordenó el Eterno la bendición, la vida para siempre. Salmo 133(3)

¡Aleluya! Porque es bueno cantar alabanzas a nuestro Dios. Porque es grato y la alabanza es merecida. (2) El Eterno edificará Jerusalén. Reúne a los dispersos de Israel. Salmo 147(1-2)

El Eterno se complace en los que le temen, en los que esperan Su misericordia. (12) Glorifica al Eterno, oh Jerusalén. Alaba a tu Dios, oh Sión, (13) porque Él ha fortalecido las barras de tus portones, ha bendecido a tus hijos dentro de ti (…) Salmo 147(11-13)

¡Tocad la trompeta en Sión!¡Que suene la alarma en Mi santo monte! Que tiemblen todos los moradores de la tierra que viene el día del Eterno; esta cerca (…) Joel 2(15)

Y sucederá que quien invoque el Nombre del Eterno será librado porque en el Monte Sión y en Jerusalén estarán los que escapen, como lo ha dicho el Eterno y el Eterno escogerá a los que ame. Joel 3(5)

Por cuanto he aquí que en aquellos días y en aquel tiempo, cuando haga retornar a los cautivos de Judá y Jerusalén, (2) reuniré a todas las naciones y las traeré al valle de Josafat (Yehoshafat). Las he de juzgar allí, por Mi pueblo y por Mi heredad Israel a quien esparcieron entre las naciones y dividieron Mi tierra. Joel 4(1-2)

Así sabréis que Yo soy el Eterno, vuestro Dios que mora en Sión, Mi santo monte. Y Jerusalén será santa y no pasarán más los extraños por ella. Joel 4(17)

Cantad alabanzas al Eterno, que mora en Sión. Salmo 9(12)

.- El  Eterno reinará

(6) En aquel día, dice el Eterno, recogeré a la que cojea, volveré a traer a la que fue expulsada y a la que he afligido (7) y haré de la que cojea un resto; y de la que fue arrojada una nación poderosa. Y reinará el Eterno sobre ellas en el monte Sión desde entonces en adelante y para siempre. Miqueas 4(6-7)

Y acontecerá que cada nación que quede de todas las que vinieron contra Jerusalén subirá cada año a adorar al Rey, al Eterno de los Ejércitos, y a guardar las fiestas de las cabañas (Sucot). (17) Y será que si cualquiera de las familias de la tierra no suba a Jerusalén para adorar al Rey, el Eterno de los Ejércitos, sobre ellos no habrá lluvia. Zacarías 14(16-17)

¡Aleluya! Porque es bueno cantar alabanzas a nuestro Dios. Porque es grato y la alabanza es merecida. (2) El Eterno edificará Jerusalén. Reúne a los dispersos de Israel. Salmo 147(1-2)

El Eterno se complace en los que le temen, en los que esperan Su misericordia. (12) Glorifica al Eterno, oh Jerusalén. Alaba a tu Dios, oh Sión, (13) porque Él ha fortalecido las barras de tus portones, ha bendecido a tus hijos dentro de ti (…) Salmo 147(11-13)

LA BIBLIA

HEBREO – ESPAÑOL

Versión Castellana

Conforme a la tradición judía

Por Moisés Katznelson

Reflexión:

Ciudad de Paz

De acuerdo a muchos, Yerushalaim (el nombre hebreo de la ciudad) deriva de dos palabras: “Ir” y “Shalem”. “Ir” significa ciudad. La segunda parte es “Shalem”. Esta palabra deriva de Shalom, Paz. Ciudad de Paz.

La palabra Shalem viene de la palabra completar o perfeccionar. Shlemut en hebreo es completitud, alcanzar un nivel de perfección en nuestras vidas. Jerusalem es la Ciudad de la Completitud.

*   *   *   *   *   *   *

De acuerdo con la Biblia, los jebuseos eran una tribu cananea que habitaba la región de Jerusalén. Fueron los fundadores de esta ciudad, primero con el nombre de Jebús, en el 3000 a. C., y luego le cambiaron el nombre a Ur-Salem, en el 2500 a. C. Los Libros de los Reyes afirman que Jerusalén era conocida como Jebús antes de este hecho. Según el relato bíblico, esto ocurrió aproximadamente en el año 1004 a. C., razón por la cual el moderno Estado de Israel imprimió una medalla conmemorativa en 19961 (29992años después del 1004 a. C.)

Origen étnico

(…)El Tanaj contiene el único texto antiguo conocido que usa la palabra jebuseo para describir a los habitantes preisraelitas de Jerusalén; de acuerdo a la Tabla de las Naciones en Génesis 10(…)

*   *   *   *   *   *   *

OTROS NOMBRES DADOS A JERUSALEM / YERUSHALAYIM

.- Aelia Capitolina

El latín en su totalidad: (COLONIA AELIA CAPITOLINA) era una colonia romana, construida bajo el emperador Adriano en el sitio de Jerusalén, que estaba en ruinas desde el cerco de 70 AD, [1] conduciendo en parte a la rebelión de Bar Kokhba de 132-136 AD. Aelia Capitolina siguió siendo el nombre oficial de Jerusalén.

Latin in full: COLONIA AELIA CAPITOLINA) was a Roman colony, built under the emperor Hadrian on the site of Jerusalem, which was in ruins since the siege of 70 AD,[1] leading in part to the Bar Kokhba revolt of 132–136 AD. Aelia Capitolina remained the official name of Jerusalem

Fuentes:

https://ritasibbick.com/2016/11/04/nehemias-nejemiya/

http://www.aishlatino.com/h/ii/48421387.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Jebuseos

https://en.wikipedia.org/wiki/Aelia_Capitolina

https://es.wikipedia.org/wiki/Jerusal%C3%A9n

Foto:

http://his-israel.com/2015/05/

 

 

Zacarías / Zechariah / Zechariah

Zacarías 8

(1) Y fue la palabra del Eterno de los Ejércitos, diciendo: (2) Así dice el Eterno de los Ejércitos: “Estoy celoso de Sión con grandes celos. Estoy celoso de ella con gran furia”. (3) Así dice el Eterno: Vuelvo a  Sión y moraré en Jerusalén   Jerusalén será llamada Ir Haémet (Ciudad de la verdad) y la montaña del Eterno de los Ejércitos Har Hacódesh (Montaña santa).

( 4)Así dice el Eterno de los Ejércitos: Se sentarán los ancianos y las ancianas en las plazas de Jerusalén, cada uno con Su báculo de ancianidad en su mano. (5) Y las plazas de las ciudades estarán llenas de mancebos y de muchachas jugando.

(6) Así dice el Eterno de los Ejércitos: “Aunque esto pareciera maravilloso ante los ojos del resto del pueblo en aquellos días, ¿también sería maravillosos ante Mis ojos?” Dice el Eterno de los Ejércitos.

(7) Así dice el Eterno de los Ejércitos: “He aquí que he de salvar a mi pueblo del país del oriente y del occidente. (8) Los traeré y vivirán en medio de Jerusalén; serán Mi pueblo y Yo seré su Dios, en verdad y justicia”.

(9) Así dice el Eterno de los Ejército: “Fortaleced vuestras manos, vosotros que oís en estos días aquellas palabras de boca de los profetas que profetizaban en el día del basamento de la Casa del Eterno de los Ejércitos, el Templo, para que pudiera ser construido”. (10) Porque antes de esos días, no se podía asalariar hombre ni bestia, ni había paz para el que salía o entraba a causa de sus adversarios, por cuanto Yo puse a todos los hombres uno contra otro. (11) Pero ahora no seré para el resto de este pueblo como aquellos días dice el Eterno de los Ejércitos.

(12) Porque como la simiente de la paz, la vid dará frutos, la tierra dará su fruto, el cielo dará su rocío y Yo haré que el resto de este pueblo herede todas esas cosas. (13) Y sucederá que, así como fuisteis una maldición entre las naciones, oh casa de Judá y casa de Israel, así os he de salvar y seréis una bendición. No temáis; dejad que vuestras manos se fortalezcan.

(14) Porque así dice el Eterno de los Ejércitos: Así como Yo me propuse haceros el mal cuando vuestros padres Me provocaron, dice el Eterno de los Ejércitos y Yo no me arrepentí, (15) del mismo modo Me propongo ahora hacer el bien a Jerusalén y a la casa de Judá. No temáis pues.

(16) Estas son las cosas que debéis hacer: Que cada cual diga verdad con su prójimo; ejecutad juicio de verdad y de paz en vuestras puertas; (17) y que nadie de vosotros trame el mal en vuestro corazón contra el prójimo, ni ame los falsos juramentos porque todas estas son cosas que odio, dice el Eterno”.

(18) Y me vino la palabra del Eterno de los Ejércitos, diciendo:

(19) Así dice el Dios de los Ejércitos: “El ayuno del mes cuarto, quinto, séptimo y el ayuno del décimo serán para la casa de Judá alegría, regocijo y festividades. Por lo tanto amad la verdad y la paz.

(20) Así dice el Eterno de los Ejércitos: Acontecerá que vendrán pueblos y moradores de muchas ciudades, (21) y los moradores de una ciudad irán a otra diciendo: Vayamos de prisa para implorar el favor del Eterno y para buscar al Eterno de los Ejércitos. Yo también iré. (22) Sí muchos pueblos y naciones poderosas vendrán para buscar al Eterno de los ejércitos en Jerusalén e implorarán el favor del Eterno.

(23) Así dice el Eterno de los Ejércitos: En aquellos días, ocurrirá que diez hombres de todas las lenguas, de todas las naciones, se asirán de la falda del judío diciendo: Iremos contigo porque hemos sabido que Dios está contigo”.

LA BIBLIA

HEBREO – ESPAÑOL

Versión Castellana

Conforme a la tradición judía

Por Moisés Katznelson