Ni a la Viuda ni al Huerfano Maltratarás – You Shall Not Oppress Any Widow or Orphan.

Tuesday, February 9, 2021
Shemot – Exodus – Chapter 22
21 You shall not oppress any widow or orphan. כאכָּל־אַלְמָנָ֥ה וְיָת֖וֹם לֹ֥א תְעַנּֽוּן:
22 If you oppress him, [beware,] for if he cries out to Me, I will surely hear his cry. כבאִם־עַנֵּ֥ה תְעַנֵּה אֹת֑וֹ כִּ֣י אִם־צָעֹ֤ק יִצְעַק֙ אֵלַ֔י שָׁמֹ֥עַ אֶשְׁמַ֖ע צַֽעֲקָתֽוֹ:
23 My wrath will be kindled, and I will slay you with the sword, and your wives will be widows and your children orphans. כגוְחָרָ֣ה אַפִּ֔י וְהָֽרַגְתִּ֥י אֶתְכֶ֖ם בֶּחָ֑רֶב וְהָי֤וּ נְשֵׁיכֶם֙ אַלְמָנ֔וֹת וּבְנֵיכֶ֖ם יְתֹמִֽים:

Éxodo 22

21 A ninguna viuda y a ningún huerfano maltratarás.

22 Si los maltrataras y claman a Mí, Yo los escucharía,

23 y se encendería Mi ira y os mataría con la espada y serían vuestars mujeres viudas y vuestros hijos huérfanos. 

Daily Study

Of Lice and Men / De Piojos y Hombres

Amados,

En la Parasha Vaera,  se menciona a los brujos, adivinos, etc. Por tal motivo comparto porciones de la Torah, donde habla sobre ellos.

Shemot – Exodus – Chapter 22

17 You shall not allow a sorceress to live. יזמְכַשֵּׁפָ֖ה לֹ֥א תְחַיֶּֽה:

Éxodo 22

17 No dejarás vivir a la hechicera.

Vayikra – Leviticus – Chapter 19

31 You shall not turn to [the sorcery of] Ov or Yid’oni; you shall not seek [these and thereby] defile yourselves through them. I am the Lord, your God. לאאַל־תִּפְנ֤וּ אֶל־הָֽאֹבֹת֙ וְאֶל־הַיִּדְּעֹנִ֔ים אַל־תְּבַקְשׁ֖וּ לְטָמְאָ֣ה בָהֶ֑ם אֲנִ֖י יְהוָֹ֥ה אֱלֹֽהֵיכֶֽם:

Levítico 19

31 No recurrirás a [la hechicería de] Ov o Yid’oni; no buscaréis [estos y por tanto] os contaminéis a través de ellos. Yo soy el Señor, tu Dios.

Vayikra – Leviticus – Chapter 20

6 And the person who turns to Ov or Yid’oni, to stray after them I will set My attention upon that person, and I will cut him off from amidst his people. ווְהַנֶּ֗פֶשׁ אֲשֶׁ֨ר תִּפְנֶ֤ה אֶל־הָֽאֹבֹת֙ וְאֶל־הַיִּדְּעֹנִ֔ים לִזְנֹ֖ת אַֽחֲרֵיהֶ֑ם וְנָֽתַתִּ֤י אֶת־פָּנַי֙ בַּנֶּ֣פֶשׁ הַהִ֔וא וְהִכְרַתִּ֥י אֹת֖וֹ מִקֶּ֥רֶב עַמּֽוֹ:

Levítico 20

6 Y la persona que se vuelve hacia [la hechicería de] Ov o Yid’oni, para desviarse tras ellos, pondré Mi atención en esa persona, y la aislaré de entre su pueblo.

Devarim – Deuteronomy – Chapter 18

10 There shall not be found among you anyone who passes his son or daughter through fire, a soothsayer, a diviner of [auspicious] times, one who interprets omens, or a sorcerer, ילֹֽא־יִמָּצֵ֣א בְךָ֔ מַֽעֲבִ֥יר בְּנֽוֹ־וּבִתּ֖וֹ בָּאֵ֑שׁ קֹסֵ֣ם קְסָמִ֔ים מְעוֹנֵ֥ן וּמְנַחֵ֖שׁ וּמְכַשֵּֽׁף:
11 or a charmer, a pithom sorcerer, a yido’a sorcerer, or a necromancer. יאוְחֹבֵ֖ר חָ֑בֶר וְשֹׁאֵ֥ל אוֹב֙ וְיִדְּעֹנִ֔י וְדֹרֵ֖שׁ אֶל־הַמֵּתִֽים:
12 For whoever does these things is an abomination to the Lord, and because of these abominations, the Lord, your God is driving them out from before you. יבכִּי־תֽוֹעֲבַ֥ת יְהֹוָ֖ה כָּל־עֹ֣שֵׂה אֵ֑לֶּה וּבִגְלַל֙ הַתּֽוֹעֵבֹ֣ת הָאֵ֔לֶּה יְהֹוָ֣ה אֱלֹהֶי֔ךָ מוֹרִ֥ישׁ אוֹתָ֖ם מִפָּנֶֽיךָ:
13 Be wholehearted with the Lord, your God. יגתָּמִ֣ים תִּֽהְיֶ֔ה עִ֖ם יְהֹוָ֥ה אֱלֹהֶֽיךָ:
14 For these nations, which you are to possess, hearken to diviners of [auspicious] times and soothsayers, but as for you, the Lord, your God, has not given you [things] like these. ידכִּ֣י | הַגּוֹיִ֣ם הָאֵ֗לֶּה אֲשֶׁ֤ר אַתָּה֙ יוֹרֵ֣שׁ אוֹתָ֔ם אֶל־מְעֹֽנְנִ֥ים וְאֶל־קֹֽסְמִ֖ים יִשְׁמָ֑עוּ וְאַתָּ֕ה לֹ֣א כֵ֔ן נָ֥תַן לְךָ֖ יְהֹוָ֥ה אֱלֹהֶֽיךָ:

Deuteronomio 18

10 No se hallará entre vosotros quien pase a su hijo o hija por el fuego, adivino, adivino de tiempos [auspiciosos], que interprete augurios, o hechicero,

11 o un encantador, un hechicero pithom, un hechicero yido’a o un nigromante.

12 Porque todo el que hace estas cosas es abominación al Señor, y por causa de estas abominaciones, el Señor, tu Dios los está echando de delante de ti.

13 Sea sincero con el Señor, su Dios.

14 Porque estas naciones que habrás de poseer, escuchan a los adivinos de tiempos [auspiciosos] y a los espiritista, pero a ti, el Señor, tu Dios, no te ha dado [cosas] como esas.

Vayikra – Leviticus – Chapter 20

27 And a man or a woman who has [the sorcery of] Ov or Yid’oni, shall surely be put to death; they shall pelt them with stones; their blood is upon themselves. כזוְאִ֣ישׁ אֽוֹ־אִשָּׁ֗ה כִּי־יִֽהְיֶ֨ה בָהֶ֥ם א֛וֹב א֥וֹ יִדְּעֹנִ֖י מ֣וֹת יוּמָ֑תוּ בָּאֶ֛בֶן יִרְגְּמ֥וּ אֹתָ֖ם דְּמֵיהֶ֥ם בָּֽם:

Levíticos 20

27 Y un hombre o una mujer que tenga [la hechicería de] Ov o Yid’oni, seguramente será ejecutado; los apedrearán; su sangre está sobre ellos mismos.

Yechezkel – Ezekiel – Chapter 13

17 Now you, son of man, direct your face toward the daughters of your people who prophesy from their own heart, and prophesy about them. יזוְאַתָּ֣ה בֶן־אָדָ֗ם שִׂ֚ים פָּנֶ֙יךָ֙ אֶל־בְּנ֣וֹת עַמְּךָ֔ הַמִּתְנַבְּא֖וֹת מִלִּבְּהֶ֑ן וְהִנָּבֵ֖א עֲלֵיהֶֽן:
18 And you shall say; So said the Lord God: Woe to those who sew cushions on all armpits, and who make the veils for the head of people of every height, to ensnare souls. Will you ensnare the souls of My people and sustain your own souls? יחוְאָֽמַרְתָּ֞ כֹּה־אָמַ֣ר | אֲדֹנָ֣י יֱהֹוִ֗ה הוֹי֩ לִמְתַפְּר֨וֹת כְּסָת֜וֹת עַ֣ל | כָּל־אַצִּילֵ֣י יָדַ֗י וְעֹשׂ֧וֹת הַמִּסְפָּח֛וֹת עַל־רֹ֥אשׁ כָּל־קוֹמָ֖ה לְצוֹדֵ֣ד נְפָשׁ֑וֹת הַנְּפָשׁוֹת֙ תְּצוֹדֵ֣דְנָה לְעַמִּ֔י וּנְפָשׁ֖וֹת לָכֶ֥נָה תְחַיֶּֽינָה:
19 You have profaned Me before My people for fistfuls of barley and for morsels of bread to slay souls that will not die and to sustain souls that will not live, by your lying to My people, who hearken to lies. יטוַתְּחַלֶּ֨לְנָה אֹתִ֜י אֶל־עַמִּ֗י בְּשַֽׁעֲלֵ֣י שְׂעֹרִים֘ וּבִפְת֣וֹתֵי לֶחֶם֒ לְהָמִ֚ית נְפָשׁוֹת֙ אֲשֶׁ֣ר לֹֽא־תְמוּתֶ֔נָה וּלְחַיּ֥וֹת נְפָשׁ֖וֹת אֲשֶׁ֣ר לֹא־תִֽחְיֶ֑ינָה בְּכַ֨זֶּבְכֶ֔ם לְעַמִּ֖י שֹֽׁמְעֵ֥י כָזָֽב:
20 Therefore, so said the Lord God: Behold, I am against your cushions with which you ensnare the souls, [causing them] to fly away, and I shall tear them off your arms, and I shall free the people whose souls you ensnare to make them fly away. כלָכֵ֞ן כֹּֽה־אָמַ֣ר | אֲדֹנָ֣י יֱהֹוִ֗ה הִנְנִ֚י אֶל־כִּסְּתֽוֹתֵיכֶ֙נָה֙ אֲשֶׁ֣ר אַ֠תֵּנָה מְצֹֽדְד֨וֹת שָׁ֚ם אֶת־הַנְּפָשׁוֹת֙ לְפֹ֣רְח֔וֹת וְקָֽרַעְתִּ֣י אֹתָ֔ם מֵעַ֖ל זְרוֹעֹֽתֵיכֶ֑ם וְשִׁלַּחְתִּי֙ אֶת־הַנְּפָשׁ֔וֹת אֲשֶׁ֥ר אַתֶּ֛ם מְצֹֽדְד֥וֹת אֶת־נְפָשִׁ֖ים לְפֹֽרְחֽוֹת:
21 And I shall tear your veils and I shall save My people from your hands, and they will no longer be in your hands to be ensnared, and you will know that I am the Lord. כאוְקָרַעְתִּ֞י אֶת־מִסְפְּחֹֽתֵיכֶ֗ם וְהִצַּלְתִּ֚י אֶת־עַמִּי֙ מִיֶּדְכֶ֔ן וְלֹא־יִֽהְי֥וּ ע֛וֹד בְּיֶדְכֶ֖ן לִמְצֻדָ֑ה וִֽידַעְתֶּ֖ן כִּֽי־אֲנִ֥י יְהֹוָֽה:
22 Because you break the heart of the righteous one with falsehood, whereas I did not pain him, and to strengthen the hands of the wicked one, keeping him from repenting of his way, to sustain him. כביַ֣עַן הַכְא֚וֹת לֵב־צַדִּיק֙ שֶׁ֔קֶר וַֽאֲנִ֖י לֹ֣א הִכְאַבְתִּ֑יו וּלְחַזֵּק֙ יְדֵ֣י רָשָׁ֔ע לְבִלְתִּי־שׁ֛וּב מִדַּרְכּ֥וֹ הָרָ֖ע לְהַֽחֲיֹתֽוֹ:
23 Therefore, you shall neither prophesy vanity nor divine divinations any longer, and I shall save My people from your hands, and you will know that I am the Lord.” כגלָכֵ֗ן שָׁוְא לֹ֣א תֶֽחֱזֶ֔ינָה וְקֶ֖סֶם לֹֽא־תִקְסַ֣מְנָה ע֑וֹד וְהִצַּלְתִּ֚י אֶת־עַמִּי֙ מִיֶּדְכֶ֔ן וִֽידַעְתֶּ֖ן כִּֽי־אֲנִ֥י יְהֹוָֽה:

Ezequiel

17 Ahora tú, hijo de hombre, dirige tu rostro hacia las hijas de tu pueblo que profetizan de su corazón y profetizan acerca de ellas.

18 Y dirás; Así dijo el Señor Dios: ¡Ay de los que cosen vendas en los  brazos, y hacen velos a la cabeza de personas de todas las alturas, para atrapar las almas! ¿Atraparán las almas de Mi pueblo y sostendrán sus propias almas?

19 Me has profanado delante de mi pueblo por puñados de cebada y por bocados de pan para matar almas que no morirán y para sustentar almas que no vivirán, mintiendo a mi pueblo, que escucha la mentira.

20 Por tanto, así dijo el Señor DIOS: He aquí, estoy contra tus lazos con los que atrapas las almas, [haciéndolas] volar. Los arrancaré de tus brazos y liberaré a las personas cuyas almas atrapas para hacerlas volar.

21 Y rasgaré tus velos y salvaré a mi pueblo de tus manos, y ya no estarán en tus manos para ser atrapado, y sabrás que yo soy el Señor.

22 Porque quebrantaste el corazón del justo con mentira, sin que yo le doliera, y para fortalecer las manos del inicuo, evitando que se arrepienta de su camino, para sostenerlo.

23 Por tanto, no profetizaréis más vanidad ni adivinaciones divinas, y salvaré a mi pueblo de vuestras manos, y sabréis que yo soy el Señor.

What did king King Manasseh do?

Melachim II – II Kings – Chapter 21

6 And he passed his son through fire; he practiced soothsaying and divination, and he consulted necromancers and those divine by the Jidoa bone; he did much that was evil in the eyes of the Lord, to provoke [Him]. ווְהֶעֱבִ֚יר אֶת־בְּנוֹ֙ בָּאֵ֔שׁ וְעוֹנֵ֣ן וְנִחֵ֔שׁ וְעָ֥שָׂה א֖וֹב וְיִדְּעֹנִ֑ים הִרְבָּ֗ה לַעֲשֹ֥וֹת הָרַ֛ע בְּעֵינֵ֥י יְהֹוָ֖ה לְהַכְעִֽיס:

¿Qué hizo el rey Rey Manasés?

II de Reyes 21

6 Y pasó a su hijo por el fuego; practicaba la adivinación y la adivinación, y consultaba a los nigromantes ya los divinos por el hueso de Jidoa; Hizo muchas cosas malas a los ojos del Señor para provocarlo.

What did King Josiah do?

Melachim II – II Kings – Chapter 23

24 And also the necromancers and those who divine by the Jidoa bone and the teraphim and the idols and all the abominations that were seen in the land of Judah and in Jerusalem, Josiah abolished, in order to fulfill the words of the Torah which were written in the scroll that Hilkiah the priest had found in the house of the Lord. כדוְגַ֣ם אֶת־הָאֹב֣וֹת וְאֶת־הַ֠יִּדְּעֹנִים וְאֶת־הַתְּרָפִ֨ים וְאֶת־הַגִּלֻּלִ֜ים וְאֵ֣ת כָּל־הַשִּׁקֻּצִ֗ים אֲשֶׁ֚ר נִרְאוּ֙ בְּאֶ֚רֶץ יְהוּדָה֙ וּבִיר֣וּשָׁלַ֔םִ בִּעֵ֖ר יֹֽאשִׁיָּ֑הוּ לְ֠מַעַן הָקִ֞ים אֶת־דִּבְרֵ֚י הַתּוֹרָה֙ הַכְּתֻבִ֣ים עַל־הַסֵּ֔פֶר אֲשֶׁ֥ר מָצָ֛א חִלְקִיָּ֥הוּ הַכֹּהֵ֖ן בֵּ֥ית יְהֹוָֽה:
25 Now, before him there was no king like him, who returned to the Lord with all his heart and with all his soul and with all his possessions, according to the entire Torah of Moses, and after him no one arose. כהוְכָמֹהוּ֩ לֹֽא־הָיָ֨ה לְפָנָ֜יו מֶ֗לֶךְ אֲשֶׁר־שָׁ֚ב אֶל־יְהֹוָה֙ בְּכָל־לְבָב֚וֹ וּבְכָל־נַפְשׁוֹ֙ וּבְכָל־מְאֹד֔וֹ כְּכֹ֖ל תּוֹרַ֣ת משֶׁ֑ה וְאַחֲרָ֖יו לֹֽא־קָ֥ם כָּמֹֽהוּ:

Qué hizo el rey Josías?

II de Reyes 23

24 Asimismo barrió Josías a los encantadores, adivinos y terasfines y todas las abominaciones que se veían en la tierra de Judá y en Jerusalem,  para cumplir las palabras de la Torá que estaban escritas en el rollo que el sacerdote Hilcías había encontrado en la casa del Señor.

25 Ahora, antes de él no hubo rey como él, que regresó al Señor con todo su corazón y con toda su alma y con todas sus posesiones, de acuerdo con toda la Torá de Moisés, y después de él nadie se levantó.

Di-s vió cin buenos ojos a Josías, porque quitó a los encantadores y adivinos del pueblo y todas las demas abominaciones, él realmente amaba a Di´s con todo su corazón, alma y su ferza.

Divrei Hayamim I – I Chronicles – Chapter 10

13 And Saul died because of the treachery that he had committed against the Lord, concerning the word of the Lord that he did not keep, and also because he had inquired of the dead spirit. יגוַיָּ֣מָת שָׁא֗וּל בְּמַֽעֲלוֹ֙ אֲשֶׁ֣ר מָעַ֣ל בַּֽיהֹוָ֔ה עַל־דְּבַ֥ר יְהֹוָ֖ה אֲשֶׁ֣ר לֹֽא־שָׁמָ֑ר וְגַם־לִשְׁא֥וֹל בָּא֖וֹב לִדְרֽוֹשׁ:
14 And he did not inquire of the Lord, and He slew him, and transferred the kingdom to David the son of Jesse. ידוְלֹֽא־דָרַ֥שׁ בַּֽיהֹוָ֖ה וַיְמִיתֵ֑הוּ וַיַּסֵּב֙ אֶת־הַמְּלוּכָ֔ה לְדָוִ֖יד בֶּן־יִשָֽׁי:

13 Y Saúl murió a causa de la traición que había cometido contra el Señor, acerca de la palabra del Señor que no cumplió, y también porque había consultado a una a divina, y no al Señor, consulto al espíritu muerto.

14 Y él no consultó a Jehová, y él lo mató y transfirió el reino a David, hijo de Isaí.

Yeshayahu – Isaiah – Chapter 8

19 And when they say to you, “Inquire of the necromancers and those who divine by Jidoa bone, who chirp and who mutter.” “Does not this people inquire of its God? For the living, shall we inquire of the dead יטוְכִֽי־יֹֽאמְר֣וּ אֲלֵיכֶ֗ם דִּרְשׁ֚וּ אֶל־הָֽאֹבוֹת֙ וְאֶל־הַיִּדְּעֹנִ֔ים הַֽמְצַפְצְפִ֖ים וְהַמַּהְגִּ֑ים הֲלוֹא־עַם֙ אֶל־אֱלֹהָ֣יו יִדְרֹ֔שׁ בְּעַ֥ד הַֽחַיִּ֖ים אֶל־הַמֵּתִֽים:

Isaías 8

19 Y cuando te digan: “Pregúntale a los nigromantes ya los que adivinan por el hueso de Jidoa, que chirrían y murmuren”. “¿No consulta este pueblo a su Dios? ¿Por los vivos, consultaremos a los muertos?.

Yirmiyahu – Jeremiah – Chapter 14

14 And the Lord said to me; The prophets are prophesying lies in My name; I did not send them neither did I command them, nor did I speak to them. A false vision, divination, a thing of nought, and the deceit of their heart they prophesy to you. ידוַיֹּ֨אמֶר יְהֹוָ֜ה אֵלַ֗י שֶׁקֶר הַנְּבִאִים֙ נִבְּאִ֣ים בִּשְׁמִ֔י לֹ֚א שְׁלַחְתִּים֙ וְלֹ֣א צִוִּיתִ֔ים וְלֹ֥א דִבַּ֖רְתִּי אֲלֵיהֶ֑ם חֲז֨וֹן שֶׁ֜קֶר וְקֶ֚סֶם וֶֽאֱלִיל֙ (כתיב וֶֽאֱלִול֙) וְתַרְמִ֣ית (כתיב וְתַרְמִ֣ות) לִבָּ֔ם הֵ֖מָּה מִֽתְנַבְּאִ֥ים לָכֶֽם:

14 Y el Señor me dijo; Los profetas profetizan mentira en mi nombre; No los envié, ni les mandé, ni les hablé. Visión falsa, adivinación, cosa de nada, y el engaño de su corazón te profetizan.

Michah – Micah – Chapter 3

7 And the seers shall be ashamed, and the diviners shall be disgraced, and they shall all cover their upper lips, for it is not a statement of God. זוּבֹ֣שׁוּ הַֽחֹזִ֗ים וְחָֽפְרוּ֙ הַקֹּ֣סְמִ֔ים וְעָט֥וּ עַל־שָׂפָ֖ם כֻּלָּ֑ם כִּ֛י אֵ֥ין מַֽעֲנֵ֖ה אֱלֹהִֽים:

7 Y los videntes serán avergonzados, y los adivinos serán avergonzados, y todos cubrirán sus labios superiores, porque no es una declaración de Dios.

Shemot – Exodus – Chapter 9

11 And the necromancers could not stand before Moses because of the boils, for the boils were upon the necromancers and upon all Egypt. יאוְלֹא־יָֽכְל֣וּ הַֽחַרְטֻמִּ֗ים לַֽעֲמֹ֛ד לִפְנֵ֥י משֶׁ֖ה מִפְּנֵ֣י הַשְּׁחִ֑ין כִּֽי־הָיָ֣ה הַשְּׁחִ֔ין בַּֽחַרְטֻמִּ֖ם וּבְכָל־מִצְרָֽיִם:

11 Y los nigromantes no podían estar delante de Moisés a causa de los furúnculos, porque los furúnculos estaban en los nigromantes y en todo Egipto.

Yeshayahu – Isaiah – Chapter 47

9 And these two shall come to you in a second in one day, bereavement and widowhood; in their full measure, they shall come upon you with the multitude of your sorceries, with the great abundance of your charms. טוְתָבֹאנָה֩ לָּ֨ךְ שְׁתֵּי־אֵ֥לֶּה רֶ֛גַע בְּי֥וֹם אֶחָ֖ד שְׁכ֣וֹל וְאַלְמֹ֑ן כְּתֻמָּם֙ בָּ֣אוּ עָלַ֔יִךְ בְּרֹ֣ב כְּשָׁפַ֔יִךְ בְּעָצְמַ֥ת חֲבָרַ֖יִךְ מְאֹֽד:

Isaías 47

9 Y estos dos vendrán a ti en un segundo en un día, duelo y viudez; en su plenitud  con toda su fuerza vendram sobre ti, a pesar de la multitud de tus hechizos, con la gran abundancia de tus encantos.

Yeshayahu – Isaiah – Chapter 47

8 And now, hearken to this, delicate one, who sits securely, who says to herself, “I am [it], and there is none besides me; I will not sit [as] a widow; neither will I know bereavement.” חוְעַתָּ֞ה שִׁמְעִי־זֹ֚את עֲדִינָה֙ הַיֹּשֶׁ֣בֶת לָבֶ֔טַח הָאֹֽמְרָה֙ בִּלְבָ֔בָהּ אֲנִ֖י וְאַפְסִ֣י ע֑וֹד לֹ֚א אֵשֵׁב֙ אַלְמָנָ֔ה וְלֹ֥א אֵדַ֖ע שְׁכֽוֹל:
9 And these two shall come to you in a second in one day, bereavement and widowhood; in their full measure, they shall come upon you with the multitude of your sorceries, with the great abundance of your charms. טוְתָבֹאנָה֩ לָּ֨ךְ שְׁתֵּי־אֵ֥לֶּה רֶ֛גַע בְּי֥וֹם אֶחָ֖ד שְׁכ֣וֹל וְאַלְמֹ֑ן כְּתֻמָּם֙ בָּ֣אוּ עָלַ֔יִךְ בְּרֹ֣ב כְּשָׁפַ֔יִךְ בְּעָצְמַ֥ת חֲבָרַ֖יִךְ מְאֹֽד:
10 And you trusted in your evil, you said, “No one sees me.” Your wisdom and your knowledge-that perverted you. And you said to yourself, “I am [it], and there is none besides me.” יוַתִּבְטְחִ֣י בְרָֽעָתֵ֗ךְ אָמַ֙רְתְּ֙ אֵ֣ין רֹאָ֔נִי חָכְמָתֵ֥ךְ וְדַעְתֵּ֖ךְ הִ֣יא שֽׁוֹבְבָ֑תֶךְ וַתֹּֽאמְרִ֣י בְלִבֵּ֔ךְ אֲנִ֖י וְאַפְסִ֥י עֽוֹד:
11 And evil shall come upon you, you shall not know how to remove it by prayer; and calamity shall befall you, you shall not know how to rid yourself of it; and desolation shall come upon you suddenly, you shall not know. יאוּבָ֧א עָלַ֣יִךְ רָעָ֗ה לֹ֚א תֵֽדְעִי֙ שַׁחְרָ֔הּ וְתִפֹּ֚ל עָלַ֙יִךְ֙ הוָֹ֔ה לֹ֥א תֽוּכְלִ֖י כַּפְּרָ֑הּ וְתָבֹ֨א עָלַ֧יִךְ פִּתְאֹ֛ם שֹׁאָ֖ה לֹ֥א תֵדָֽעִי:
12 Stand now with your charms and with the multitude of your sorceries, in which you toiled since your youth; perhaps you will be able to help, perhaps you will gain strength. יבעִמְדִי־נָ֚א בַֽחֲבָרַ֙יִךְ֙ וּבְרֹ֣ב כְּשָׁפַ֔יִךְ בַּֽאֲשֶׁ֥ר יָגַ֖עַתְּ מִנְּעוּרָ֑יִךְ אוּלַ֛י תּֽוּכְלִ֥י הוֹעִ֖יל אוּלַ֥י תַּֽעֲרֽוֹצִי:
13 You have wearied with the multitude of your counsels; let now the astrologers, the stargazers, the monthly prognosticators of what will come upon you, stand up and save you. יגנִלְאֵ֖ית בְּרֹ֣ב עֲצָתָ֑יִךְ יַֽעַמְדוּ־נָ֨א וְיֽוֹשִׁיעֻ֜ךְ הֹֽבְרֵ֣י (כתיב הֹֽבְרֵ֣ו) שָׁמַ֗יִם הַֽחֹזִים֙ בַּכּ֣וֹכָבִ֔ים מֽוֹדִעִים֙ לֶֽחֳדָשִׁ֔ים מֵֽאֲשֶׁ֥ר יָבֹ֖אוּ עָלָֽיִךְ:
14 Behold they were like stubble, fire burnt them, they shall not save themselves from the power of the flame; there is no coal by which to warm oneself, [or] fire opposite which to sit. ידהִנֵּ֨ה הָי֚וּ כְקַשׁ֙ אֵ֣שׁ שְׂרָפָ֔תַם לֹֽא־יַצִּ֥ילוּ אֶת־נַפְשָׁ֖ם מִיַּ֣ד לֶֽהָבָ֑ה אֵין־גַּחֶ֣לֶת לַחְמָ֔ם א֖וּר לָשֶׁ֥בֶת נֶגְדּֽוֹ:
15 So were they to you, those for whom you toiled; your traffickers since your youth, each one strayed to his side, no one saves you. טוכֵּ֥ן הָֽיוּ־לָ֖ךְ אֲשֶׁ֣ר יָגָ֑עַתְּ סֹֽחֲרַ֣יִךְ מִנְּעוּרַ֗יִךְ אִ֚ישׁ לְעֶבְרוֹ֙ תָּע֔וּ אֵ֖ין מֽוֹשִׁיעֵֽךְ:

Isaías 47

8 Y ahora, escucha a esta delicada, que se sienta segura, que se dice a sí misma: “Yo soy [eso], y no hay nadie fuera de mí; no me sentaré [como] viuda, ni conoceré el duelo”.

9 Y estos dos vendrán a ti en un segundo en un día, duelo y viudez; en su plenitud vendrán sobre ti con la multitud de tus hechizos, con la gran abundancia de tus encantos.

10 Y confiaste en tu maldad, dijiste: “Nadie me ve”. Tu sabiduría y tu conocimiento, eso te pervirtió. Y te dijiste a ti mismo: “Yo soy [eso], y no hay nadie fuera de mí”.

11 Y vendrá el mal sobre ti, no sabrás quitarlo con oración; y calamidad te sobrevendrá, no sabrás librarte de ella; y de repente vendrá sobre ti desolación, no lo sabrás.

12 Ponte ahora con tus encantos y con la multitud de tus hechicerías, en las que trabajaste desde tu juventud; tal vez puedas ayudar, tal vez ganarás fuerza.

13 Te has cansado de la multitud de tus consejos; que ahora los astrólogos, los astrónomos, los pronosticadores mensuales de lo que vendrá sobre ti, se pongan de pie y te salven.

14 He aquí, eran como rastrojo, el fuego los quemaba, no se salvarán del poder de la llama; no hay carbón para calentarse, [o] fuego frente al cual sentarse.

15 Así fueron contigo aquellos por quienes te afanaste; tus traficantes desde tu juventud, cada uno se desvió a su lado, nadie te salva.

Devarim – Deuteronomy – Chapter 18

8 They shall eat equal portions, except what was sold by the forefathers. חחֵ֥לֶק כְּחֵ֖לֶק יֹאכֵ֑לוּ לְבַ֥ד מִמְכָּרָ֖יו עַל־הָֽאָבֽוֹת:
9 When you have come to the land the Lord, your God, is giving you, you shall not learn to do like the abominations of those nations. טכִּ֤י אַתָּה֙ בָּ֣א אֶל־הָאָ֔רֶץ אֲשֶׁר־יְהֹוָ֥ה אֱלֹהֶ֖יךָ נֹתֵ֣ן לָ֑ךְ לֹֽא־תִלְמַ֣ד לַֽעֲשׂ֔וֹת כְּתֽוֹעֲבֹ֖ת הַגּוֹיִ֥ם הָהֵֽם:
10 There shall not be found among you anyone who passes his son or daughter through fire, a soothsayer, a diviner of [auspicious] times, one who interprets omens, or a sorcerer, ילֹֽא־יִמָּצֵ֣א בְךָ֔ מַֽעֲבִ֥יר בְּנֽוֹ־וּבִתּ֖וֹ בָּאֵ֑שׁ קֹסֵ֣ם קְסָמִ֔ים מְעוֹנֵ֥ן וּמְנַחֵ֖שׁ וּמְכַשֵּֽׁף:
11 or a charmer, a pithom sorcerer, a yido’a sorcerer, or a necromancer. יאוְחֹבֵ֖ר חָ֑בֶר וְשֹׁאֵ֥ל אוֹב֙ וְיִדְּעֹנִ֔י וְדֹרֵ֖שׁ אֶל־הַמֵּתִֽים:
12 For whoever does these things is an abomination to the Lord, and because of these abominations, the Lord, your God is driving them out from before you. יבכִּי־תֽוֹעֲבַ֥ת יְהֹוָ֖ה כָּל־עֹ֣שֵׂה אֵ֑לֶּה וּבִגְלַל֙ הַתּֽוֹעֵבֹ֣ת הָאֵ֔לֶּה יְהֹוָ֣ה אֱלֹהֶי֔ךָ מוֹרִ֥ישׁ אוֹתָ֖ם מִפָּנֶֽיךָ:
13 Be wholehearted with the Lord, your God. יגתָּמִ֣ים תִּֽהְיֶ֔ה עִ֖ם יְהֹוָ֥ה אֱלֹהֶֽיךָ:

Deuteronomio 18

10 No se hallará entre vosotros quien pase a su hijo o hija por el fuego, adivino, adivino de tiempos [auspiciosos], que interprete augurios, o hechicero,

11 o un encantador, un hechicero pithom, un hechicero yido’a o un nigromante.

12 Porque cualquiera que haga estas cosas es una abominación al Señor, y por causa de estas abominaciones, el Señor, tu Dios los está echando de delante de ti.

13 Sea sincero con el Señor, su Dios.

Comparto el artículo del Rabino Lord Jonathan Sack; Of Lice and Men / De piojos y hombres

Of Lice and Men

Throughout all Egypt, the dust turned into lice. But when the magicians tried to produce lice by their secret arts, they could not. The lice attacked men and animals alike. The magicians said to Pharaoh, “This is the finger of G‑d.” But Pharaoh’s heart was hard, and he would not listen.

Too little attention has been paid to the use of humor in the Torah. Its most important form is the use of satire to mock the pretensions of human beings who think they can emulate G‑d. One thing makes G‑d laugh—the sight of humanity attempting to defy heaven:

The kings of the earth take their stand,
And the rulers gather together against the L‑rd and His anointed one.
“Let us break our chains,” they say,
“and throw off their fetters.”
He who sits in heaven laughs,
G‑d scoffs at them.

To Read the Full Article:

De Piojos y Hombres

De piojos y hombres 

En todo Egipto, el polvo se convirtió en piojos. Pero cuando los magos intentaron producir piojos mediante sus artes secretas, no pudieron. Los piojos atacaban a hombres y animales por igual. Los magos le dijeron a Faraón: “Este es el dedo de Di-s”. Pero el corazón del faraón estaba endurecido y no quiso escuchar.

Se ha prestado muy poca atención al uso del humor en la Torá. Su forma más importante es el uso de la sátira para burlarse de las pretensiones de los seres humanos que piensan que pueden emular a Di-s. Una cosa hace reír a Di-s: la visión de la humanidad intentando desafiar al cielo:

Los reyes de la tierra se mantienen firmes, Y los gobernantes se reúnen contra el SEÑOR y su ungido. “Rompamos nuestras cadenas”, dicen, “Y deshacerse de sus grilletes”. El que se sienta en el cielo se ríe, Di-s se burla de ellos.

Los reyes de la tierra se mantienen firmes, Y los gobernantes se reúnen contra el SEÑOR y su ungido. “Rompamos nuestras cadenas”, dicen, “Y deshacerse de sus grilletes”. El que se sienta en el cielo se ríe, Di-s se burla de ellos.

Hay un ejemplo maravilloso en la historia de la Torre de Babel. La gente de la llanura de Shinar decide construir una ciudad con una torre que “llegue al cielo”. Este es un acto de desafío contra el orden divinamente dado de la naturaleza (“Los cielos son los cielos de Di-s; la tierra que Él ha dado a los hijos de los hombres”). La Torá dice entonces: “Pero Di-s bajó para ver la ciudad y la torre. . . ” En la tierra, los constructores pensaron que su torre llegaría al cielo. Sin embargo, desde el punto de vista del cielo, era tan minúsculo que Di-s tuvo que “bajar” para verlo.

Se ha prestado muy poca atención al uso del humor en la Torá.

La sátira es esencial para comprender al menos algunas de las plagas. Los egipcios adoraban a una multiplicidad de dioses, la mayoría de los cuales representaban fuerzas de la naturaleza. Por sus “artes secretas”, los magos creían que podían controlar estas fuerzas. La magia es el equivalente en una era de mitos a la tecnología en una era de ciencia. Una civilización que cree que puede manipular a los dioses, cree igualmente que puede ejercer coerción sobre los seres humanos. En tal cultura, se desconoce el concepto de libertad.

Las plagas no solo tenían la intención de castigar al faraón y a su pueblo por el maltrato que habían dado a los israelitas, sino también a mostrarles la impotencia de los dioses en los que creían. Esto explica la primera y la última de las nueve plagas antes del asesinato de el primogénito. El primero involucró al Nilo. El noveno fue la plaga de las tinieblas. El Nilo fue adorado como la fuente de fertilidad en una región desértica. El sol era visto como el más grande de los dioses, Ra, cuyo hijo se consideraba Faraón. La oscuridad significaba el eclipse de sol, mostrando que incluso el más grande de los dioses egipcios no podía hacer nada frente al verdadero Di-s.

Lo que está en juego en este enfrentamiento es la diferencia entre el mito -en el que los dioses son meros poderes a domar, propiciar o manipular- y el monoteísmo bíblico en el que la ética (justicia, compasión, dignidad humana) constituye el punto de encuentro de G -D y la humanidad. Esa es la clave de las dos primeras plagas, las cuales se refieren al comienzo de la persecución egipcia de los israelitas: la matanza de niños varones al nacer, primero a través de las parteras (aunque, gracias a Shifrah y el sentido moral de Puah, esto fue frustrado), luego arrojándolos al Nilo para que se ahoguen. Por eso, en la primera plaga, las aguas del río se vuelven sangre. El significado de la segunda, las ranas, habría sido evidente de inmediato para los egipcios. Heqt, la diosa rana, representaba a la partera que ayudaba a las mujeres en el parto. Ambas plagas son mensajes codificados que significan: “Si usas el río y las parteras, ambas normalmente asociadas con la vida, para provocar la muerte, esas mismas fuerzas se volverán contra ti”. Está tomando forma un mensaje inmensamente significativo: la realidad tiene una estructura ética. Si se usa para fines malvados, los poderes de la naturaleza se volverán contra el hombre, de modo que lo que haga le será hecho a él a su vez. Hay justicia en la historia.

Hay Justicia en la Historia.

La respuesta de los egipcios a estas dos primeras plagas es verlos dentro de su propio marco de referencia. Las plagas, para ellos, son formas de magia, no milagros. Para los “magos” del Faraón, Moisés y Aarón son personas como ellos que practican “artes secretas”. Entonces los replican: demuestran que ellos también pueden convertir el agua en sangre y generar una horda de ranas. La ironía aquí está muy cerca de la superficie. Los magos egipcios están tan decididos a demostrar que pueden hacer lo que hicieron Moisés y Aarón, que no se dan cuenta de que, lejos de mejorar las cosas para los egipcios, los empeoran: más sangre, más ranas.

Esto nos lleva a la tercera plaga, los piojos. Uno de los propósitos de esta plaga es producir un efecto que los magos no puedan replicar. Intentan. Ellos fallan. Inmediatamente concluyen: “Este es el dedo de Di-s”.

Esta es la primera aparición en la Torá de una idea, sorprendentemente persistente en el pensamiento religioso incluso hoy en día, llamado “el dios de las brechas”. Esto sostiene que un milagro es algo para lo que aún no podemos encontrar una explicación científica. La ciencia es natural; la religión es sobrenatural. Un “acto de Di-s” es algo que no podemos explicar racionalmente. Lo que los magos (o tecnócratas) no pueden reproducir debe ser el resultado de la intervención divina. Esto lleva inevitablemente a la conclusión de que la religión y la ciencia se oponen. Cuanto más podamos explicar científicamente o controlar tecnológicamente, menos necesidad tendremos de fe. A medida que se expande el alcance de la ciencia, el lugar de Di-s disminuye progresivamente hasta el punto de desaparecer.

Lo que la Torá insinúa es que este es un modo de pensamiento pagano, no Judío. Los egipcios admitieron que Moisés y Aarón eran profetas genuinos cuando realizaban maravillas más allá del alcance de su propia magia. Pero no es por eso que creemos en Moisés y Aarón. Sobre esto, Maimónides es inequívoco:

Israel no creyó en Moisés nuestro maestro debido a las señales que realizó. Cuando la fe se basa en signos, siempre queda una duda acechante de que estos signos puedan haber sido realizados con la ayuda de artes ocultas y brujería. Todas las señales que hizo Moisés en el desierto, las hizo porque eran necesarias, no para autenticar su condición de profeta. . .Cuando necesitábamos comida, traía maná. Cuando la gente tuvo sed, partió la roca. Cuando los partidarios de Korach negaron su autoridad, la tierra se los tragó. Lo mismo ocurre con todos los demás signos. ¿Cuáles fueron, entonces, nuestras bases para creer en él? La revelación en el Sinaí, en la que vimos con nuestros propios ojos y escuchamos con nuestros propios oídos. ..

Di-s está en los eventos que, aparentemente desafiando a la naturaleza, llamamos milagros. Pero también está en la naturaleza misma.

La forma principal en la que nos encontramos con Di-s no es a través de milagros sino a través de Su palabra — la revelación, la Torá — que Di-s está en los eventos que, aparentemente desafiando la naturaleza, llamamos milagros. Pero también está en la naturaleza misma, es la constitución del pueblo Judío como una nación bajo la soberanía de Di-s. La ciencia no desplaza a Di-s; revela, de formas cada vez más intrincadas y maravillosas, el diseño dentro de la naturaleza misma. Lejos de disminuir nuestro sentido religioso, la ciencia (correctamente entendida) debería ampliarlo, enseñándonos a ver “cuán grandes son tus obras, oh Di-s; Todos los hiciste con sabiduría “. Sobre todo, Di-s se encuentra en la voz que se escucha en el Sinaí, enseñándonos cómo construir una sociedad que será lo opuesto a Egipto: en la que los pocos no esclavizan a los muchos, ni los extraños son maltratados.

El mejor argumento contra el mundo del antiguo Egipto era el humor divino. Los sacerdotes y magos del culto que pensaban que podían controlar el sol y el Nilo descubrieron que ni siquiera podían producir un piojo. Faraones como Ramsés II demostraron su estatus divino al crear una arquitectura monumental: los grandes templos, palacios y pirámides cuya inmensidad parecía presagiar la grandeza divina (el Talmud explica que la magia egipcia no podía funcionar en cosas muy pequeñas). Di-s se burla de ellos al revelar Su presencia en la más pequeña de las criaturas (T. S. Eliot: “Te mostraré miedo en un puñado de polvo”).

Lo que los magos egipcios (y sus sucesores de los últimos días) no entendieron es que el poder sobre la naturaleza no es un fin en sí mismo, sino únicamente un medio para fines éticos. Los piojos eran una broma de Di-s a expensas de los magos, que creían que, debido a que controlaban las fuerzas de la naturaleza, eran los dueños del destino humano.Estaban equivocados. La fe no es simplemente la creencia en lo sobrenatural. Es la capacidad de escuchar la llamada del Autor del Ser, de ser libre de tal manera que se respete la libertad y la dignidad de los demás.