China’s Real Disease: Not Coronavirus / La Verdadera Enfermedad de China: No es el Coronavirus

China, como ahora sabemos, permitió que el coronavirus se propagara durante seis semanas en diciembre y enero antes de que Xi reconociera públicamente la enfermedad.

El coronavirus demuestra que para Estados Unidos y el mundo libre, el comunismo de China es el enemigo, el que realmente cuenta.

China, as we now know, allowed the coronavirus to spread for six weeks in December and January before Xi publicly acknowledged the disease. 

Coronavirus proves that for America and the Free World, China’s communism is the enemy — the one that really counts. – Gordon G Chang

by Gordon G. Chang

China’s Real Disease: Not Coronavirus

  • Beijing has, according to President Trump’s trade advisor Peter Navarro, already nationalized one American factory making medical masks. Moreover, Fox Business Network’s Maria Bartiromo on air repeatedly said the Chinese forced at least one ship carrying masks, gloves, and other protective gear to the United States to return to China.
  • Trump’s optimism is not shared in Beijing…. China, using the epidemic as an excuse, is now pushing to change the agreement by deferring its purchase obligations, the heart of the arrangement as far as the U.S. is concerned.

To Read the Full Article:

gatestoneinstitute.org/coronavirus-china-communism

La Verdadera Enfermedad de China: No es el Coronavirus

  • Pekín, según el asesor comercial del presidente Trump, Peter Navarro, ya ha nacionalizado una fábrica estadounidense que fabrica máscaras médicas. Además, Maria Bartiromo de Fox Business Network en el aire dijo repetidamente que los chinos obligaron a al menos un barco que llevaba máscaras, guantes y otros equipos de protección a los Estados Unidos para regresar a China.
  • El optimismo de Trump no se comparte en Beijing … China, usando la epidemia como excusa, ahora está presionando para cambiar el acuerdo aplazando sus obligaciones de compra, el corazón del acuerdo en lo que respecta a Estados Unidos.
  • Después de todo, Xi Jinping sabía de la epidemia de coronavirus mucho antes de firmar el acuerdo en la Casa Blanca. En febrero, dijo que había presidido una reunión del Comité Permanente del Politburó del Partido el 7 de enero en la que emitió órdenes para contener la epidemia. El conocimiento de Xi sobre el brote el 15 de enero y su impulso de alivio ahora, por lo tanto, lo hace parecer cínico. Con toda probabilidad, no tenía intención de honrar su parte del trato desde el principio.
  • Los estadounidenses, y los chinos, que ahora exigen un cambio político fundamental, se dan cuenta de que la verdadera enfermedad es el comunismo.

En julio pasado, cinco analistas estadounidenses que se han equivocado constantemente nos dijeron que “China no es un enemigo”.

En realidad, esta vez tenían razón técnica. El comunismo chino no es un enemigo. Es el enemigo.

Después de que la pandemia de coronavirus disminuya, los estadounidenses no deben olvidar la campaña maliciosa de Beijing contra su país.

Durante más de un mes, el Ministerio de Relaciones Exteriores del gobierno central y el Global Times del Partido Comunista han estado tratando de asustar a la administración Trump. La campaña culminó con una serie de tuits de la estrella en ascenso de Beijing, Zhao Lijian, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores y subdirector general del Departamento de Información del ministerio.

El 12 de marzo, en un tuit, acusó a los funcionarios estadounidenses de ser “inmorales”. Horas antes, había tuiteado que el “paciente cero” estaba en los EE. UU. Y sugirió que el ejército de los EE. UU. Había “traído la epidemia a Wuhan”, insinuando que Estados Unidos estaba llevando a cabo una guerra de gérmenes.

También ese día, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Hua Chunying, jefe de Zhao, tergiversó el testimonio de Robert Redfield, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, para tratar de demostrar que el brote de coronavirus había comenzado en Estados Unidos.

El presidente Donald J. Trump, en su conferencia de prensa de Rose Garden al día siguiente, 13 de marzo, restó importancia a los mensajes abiertamente hostiles. Primero notó sus conversaciones con el gobernante chino Xi Jinping y luego dijo, refiriéndose a los líderes chinos, “ellos saben de dónde vino”.

En realidad, es peor si los funcionarios chinos supieran de dónde se originó el coronavirus. En este caso, estos funcionarios, al salir de su camino para culpar a los Estados Unidos, demostraban una vez más la hostilidad inherente de su sistema a Estados Unidos.

Lamentablemente, Beijing no puede ser disuadido. El 13 de marzo, el Departamento de Estado de EE. UU. Convocó al embajador chino Cui Tiankai para protestar contra la campaña de desinformación del Ministerio de Relaciones Exteriores. A pesar de la advertencia, el embajador chino en Sudáfrica, Lin Songtian, el 16 de marzo continuó promoviendo la teoría del coronavirus no originado en China, con un tweet.

A partir de aquí, parece que las relaciones solo se deteriorarán. Por un lado, la Agencia de Noticias Xinhua oficial de Beijing ha estado amenazando con cortar los “suministros médicos”, “hundiendo” a Estados Unidos en un “poderoso mar de coronavirus”.

Beijing, según el asesor comercial de Trump, Peter Navarro, ya ha nacionalizado una fábrica estadounidense que fabrica máscaras médicas. Además, Maria Bartiromo de Fox Business Network en el aire dijo repetidamente que los chinos obligaron a al menos un barco que llevaba máscaras, guantes y otros equipos de protección a los Estados Unidos para regresar a China.

La amenaza de Beijing de cortar los suministros y dañar a los estadounidenses solo alentará a los EE. UU. A cortar el comercio con China o, más precisamente, a no permitir que el comercio vuelva a los niveles previos al coronavirus. La reducción del comercio, según algunos, es la única solución a largo plazo para los EE. UU., Ya que los comunistas chinos han tratado de usar su papel central como fabricantes para difundir el totalitarismo y avanzar otros anatemas de objetivos geopolíticos a las democracias occidentales.

El corte de enlaces seguirá dejando el comercio en niveles altos, al menos al principio. No obstante, el gran volumen de comercio, a menudo llamado el “lastre” de China-EE. UU. vínculos, probablemente no estabilizarán las relaciones.

“¿El comercio aumenta o disminuye la probabilidad de conflicto?” Samuel Huntington, el difunto científico político de Harvard, preguntó en The Clash of Civilisations and the Remaking of World Order. “La suposición de que reduce la probabilidad de guerra entre naciones es, como mínimo, no probada, y existe mucha evidencia de lo contrario”.

Los altos niveles de comercio no impidieron la Primera Guerra Mundial, señaló en ese libro histórico. Como señaló Huntington, basándose en el trabajo de otros, lo importante es la expectativa. “La interdependencia económica fomenta la paz”, escribió, “solo” cuando los estados esperan que los altos niveles de comercio continúen en el futuro previsible “.” Sin embargo, si los socios comerciales “no esperan que continúen los altos niveles de interdependencia, es probable que la guerra continúe resultado.”

Trump espera que aumente el comercio entre las dos naciones, y dijo el 13 de marzo que China comprará $ 250 mil millones más de productos de conformidad con el acuerdo comercial de la Fase Uno firmado el 15 de enero. Beijing en ese acuerdo generalmente prometió dentro de un período de dos años aumentar las compras de Bienes y servicios de los Estados Unidos por $ 200 mil millones en los niveles de 2017.

Sin embargo, el optimismo de Trump no se comparte en Beijing. China, utilizando la epidemia como excusa, ahora está presionando para cambiar el acuerdo aplazando sus obligaciones de compra, el corazón del acuerdo en lo que respecta a los EE. UU.

El Global Times señala que la pandemia inhibe la demanda china de bienes estadounidenses, pero eso no es necesariamente una buena razón para el alivio de los términos del acuerdo.

Por qué no? Después de todo, Xi Jinping sabía de la epidemia de coronavirus mucho antes de autorizar la firma del acuerdo en la Casa Blanca. En febrero, dijo que había presidido una reunión del Comité Permanente del Politburó del Partido el 7 de enero en la que emitió órdenes para contener la epidemia. El conocimiento de Xi sobre el brote el 15 de enero y su impulso de alivio ahora, por lo tanto, lo hace parecer cínico. Con toda probabilidad, no tenía intención de honrar su parte del trato desde el principio. Recordemos que Xi rompió sus promesas de septiembre de 2015 al ex presidente Barack Obama de no militarizar las islas artificiales de China y no piratear a Estados Unidos con fines comerciales.

En cualquier caso, este año el comercio entre China y EE. UU. Seguramente disminuirá. Tal desvinculación estaría en línea con el deseo declarado de Trump de llevar la fabricación a casa.

El presidente evidentemente ha estado pensando en estos asuntos durante mucho tiempo. El 21 de julio de 2017, por ejemplo, emitió su Orden ejecutiva sobre evaluación y fortalecimiento de la base industrial de fabricación y defensa y la resistencia de la cadena de suministro de los Estados Unidos. El estudio de la Base Industrial de Defensa, como se sabe, expuso las vulnerabilidades estadounidenses y condujo a acciones para alentar a la fabricación a regresar a casa. Trump ahora puede usar sus amplios poderes otorgados bajo la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional de 1977 para continuar este proceso esencial.

Por supuesto, la guerra no se produce inevitablemente cuando los países “desvinculan”, “desacoplan” o “desconectan” sus economías. Sin embargo, China y EE. UU. También se están separando a medida que los estadounidenses desconfían de un estado chino cada vez más beligerante, uno que ya ha demostrado que, por ejemplo, tiene poca reticencia a herir a los estadounidenses.

China, como ahora sabemos, permitió que el coronavirus se propagara durante seis semanas en diciembre y enero antes de que Xi reconociera públicamente la enfermedad. Por lo tanto, no sorprende que los estadounidenses, y el pueblo chino, que ahora exigen un cambio político fundamental, se den cuenta de que la verdadera enfermedad es el comunismo.

El coronavirus demuestra que para Estados Unidos y el mundo libre, el comunismo de China es el enemigo, el que realmente cuenta.

¡SE NECESITA A LOS QUE AMAN LA JUSTICIA Y LA VERDAD!

NEED THAT LOVE TO JUSTICE AND THE TRUTH!  

Abre tu boca al mundo y en la causa de los condenados a la destrucción. Abre tu boca, juzga con justicia, defendiendo la causa del pobre y del necesitado. Proverbios 31:8

Open your mouth to the world and in cause of the condemned to destruction. Open your mouth, judge with justice, defending the cause of the poor and the needy one. Proverbs 31:8

Elimina lo que considera una carga social y toma el control del comercio internacional, sometiendo a las naciones.

¿A quién afecta el coronavirus?
Acaso no afecta a aquellos considerados por el comunismo como; ancianos, personas con enfermedades degenerativas crónicas, “débiles”, etc.

Nosotros el Pueblo podemos detener una guerra.
Esta en nuestras manos.
Compremos nuestros productos, Productos Nacionales.
Si el pueblo se niega a comprar determinado producto de determinado lugar de origen.
¿Qué puede hacer el gobierno?
El gobierno es libre de culpa!

Eliminate what it considers a social burden and take control of international trade, subjecting nations.

Who is affected by coronavirus?
Those considered by communism to be elderly, people with chronic degenerative diseases, the weak, etc.

We the People can stop a war.
It’s in our hands.
Let’s buy our products, National Products.
If the people refuse to buy a certain product from a certain place of origin.
What can the government do?
The government is blameless!

 

Europe Must Recognize China for What It Is / Europa Debe Reconocer a China por lo Que Es

Europe Must Recognize China for What It Is

Chinese President Xi Jinping will meet the heads of state and government of the 27 EU member states at the EU-China summit in Leipzig in September. Europeans need to understand that they will hand him a much-needed political victory unless he is held accountable for his failure to uphold human rights, particularly in Tibet, Xinjiang, and Hong Kong.

MUNICH – Neither the European public nor European political and business leaders fully understand the threat presented by Xi Jinping’s China. Although Xi is a dictator who is using cutting-edge technology in an effort to impose total control on Chinese society, Europeans regard China primarily as an important business partner. They fail to appreciate that since Xi became president and General Secretary of the Communist Party of China (CPC), he has established a regime whose guiding principles are diametrically opposed to the values on which the European Union was founded.

To read the full article:

project-syndicate.org/china-huawei

Europa Debe Reconocer a China por lo Que Es

El presidente chino, Xi Jinping, se reunirá con los jefes de estado y de gobierno de los 27 estados miembros de la UE en la cumbre UE-China en Leipzig en septiembre. Los europeos deben comprender que le darán una victoria política muy necesaria a menos que se haga responsable de su incumplimiento de los derechos humanos, particularmente en el Tíbet, Xinjiang y Hong Kong.

MÚNICH – Ni el público europeo ni los líderes políticos y empresariales europeos comprenden completamente la amenaza presentada por la China de Xi Jinping. Aunque Xi es un dictador que usa tecnología de punta en un esfuerzo por imponer un control total sobre la sociedad china, los europeos consideran a China principalmente como un socio comercial importante. No comprenden que desde que Xi se convirtió en presidente y Secretario General del Partido Comunista de China (PCCh), ha establecido un régimen cuyos principios rectores son diametralmente opuestos a los valores en los que se fundó la Unión Europea.

La prisa por abrazar a Xi es mayor en Gran Bretaña, que está en proceso de separarse de la UE, que en la propia UE. El primer ministro Boris Johnson quiere distanciar al Reino Unido de la UE tanto como sea posible y construir una economía de libre mercado que no esté limitada por las regulaciones de la UE. Es poco probable que tenga éxito, porque la UE está preparada para tomar contramedidas contra el tipo de desregulación que el gobierno de Johnson parece tener en mente. Pero mientras tanto, Gran Bretaña está considerando a China como un socio potencial, con la esperanza de restablecer la asociación que el ex canciller de Hacienda George Osborne estaba construyendo entre 2010 y 2016.

La administración de Trump, a diferencia del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, personalmente, ha hecho mucho mejor en la gestión de sus lazos con China. Desarrolló una política bipartidista que declaró a China como un rival estratégico y puso al gigante tecnológico Huawei y a otras compañías chinas en la llamada Lista de entidades, que prohíbe a las compañías estadounidenses comerciar con ellas sin el permiso del gobierno.

Solo una persona puede violar esta regla con impunidad: el propio Trump. Desafortunadamente, parece estar haciendo exactamente eso al poner a Huawei en la mesa de negociaciones con Xi. Desde mayo de 2019, cuando Estados Unidos lo colocó en la Lista de entidades, el Departamento de Comercio otorgó a Huawei varias exenciones de tres meses para evitar dificultades innecesarias para los proveedores de componentes estadounidenses de la compañía.

Huawei es una compañía muy inusual, y de alguna manera única. Su fundador, Ren Zhengfei, recibió su educación técnica en parte como miembro del cuerpo de ingeniería del Ejército Popular de Liberación, y el EPL se convirtió en uno de sus primeros grandes clientes. En el momento de la fundación de Huawei en 1987, toda la tecnología de China se importaba del extranjero, y el objetivo de Ren era realizar ingeniería inversa de tecnologías extranjeras con investigadores locales. Ha tenido éxito más allá de sus sueños más salvajes.

En 1993, Huawei lanzó el conmutador telefónico más potente disponible en China. Posteriormente, recibió un contrato clave del PLA para construir la primera red nacional de telecomunicaciones. Luego se benefició de la política del gobierno, adoptada en 1996, para nutrir a los fabricantes nacionales de telecomunicaciones, lo que también significaba mantener alejados a los competidores extranjeros. Para 2005, las exportaciones de Huawei excedieron sus ventas nacionales. En 2010, Huawei fue incluida en la lista global de la revista Fortune de las 500 compañías más grandes.

Después de que Xi llegó al poder, Huawei perdió la autonomía que pudo haber disfrutado. Al igual que cualquier otra empresa china, debe seguir las órdenes del CPC. Hasta 2017, esto siguió siendo un entendimiento implícito; Con la adopción de la Ley de Inteligencia Nacional ese año, se convirtió en una obligación formal.

Poco después, un empleado de Huawei estuvo involucrado en un escándalo de espionaje en Polonia, y la compañía también ha sido acusada de otros casos (other cases) de espionaje. Pero espiar no es el mayor peligro para Europa. Hacer que la infraestructura más crítica de Europa dependa de la tecnología china significa abrir la puerta al chantaje y al sabotaje.

Para mí está claro que bajo Xi, China representa una amenaza para los valores en los que se fundó la UE. Aparentemente, esto no está claro para los líderes de los estados miembros de la UE, ni para los líderes de la industria, particularmente en Alemania.

La UE se enfrenta a un desafío tremendo: la mayoría silenciosa proeuropea ha hablado, diciendo que su principal preocupación es el cambio climático, pero los estados miembros están luchando entre sí por el presupuesto y están más centrados en apaciguar a Xi que en mantener la relación transatlántica. 

En lugar de librar una batalla perdida contra el dominio de Huawei en el mercado 5G, los EE. UU y la UE, o solo la UE, deberían cooperar en la construcción de Ericsson y Nokia como competidores viables.

Xi se reunirá con los jefes de estado y de gobierno de los 27 estados miembros de la UE en la cumbre UE-China en Leipzig en septiembre. Los europeos deben comprender que esto le dará una victoria política muy necesaria a menos que se le haga responsable y se le pregunte sobre su incumplimiento de los derechos humanos, particularmente en el Tíbet, Xinjiang y Hong Kong.

Solo el liderazgo político chino puede decidir el futuro de Xi. El daño causado por su mal manejo del brote de coronavirus se ha vuelto tan visible que el público chino, e incluso el Politburó, deben reconocerlo. La UE no debería facilitar a sabiendas su supervivencia política.

Otras fuentes:

[5G] HUAWEI CIERRA 2019 CON 7 CONTRATOS EN LA REGIÓN Y 60 A NIVEL MUNDIAL

Huawei continúa avanzado en esta línea, en la Región, la compañía está culminando este 2019 con un balance de 7 contratos relativos a 5G, de un total de 60 a nivel mundial. Es parte de lo que el CEO de Huawei y fundador de la Compañía, Ren Zhengfei, contó en un encuentro con la prensa de Latinoamérica, destacando el potencial comercial que estas nuevas tecnologías traen para Chile en su relación con China y Asia (…)

[5G] Huawei cierra 2019 con 7 contratos en la Región y 60 a nivel mundial

https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-48405823

https://www.publimetro.com.mx/mx/noticias/2019/12/13/no-afectara-al-guerra-comercial-eu-huawei.html

Funcionario de la OTAN advierte que los misiles chinos “pueden llegar a Estados Unidos y Europa”

/defense-national-security/nato-official-warns-chinese-missiles-can-reach-us-and-europe

www.cnbc.com/2019/08/14/huawei-employees

Click to access CF145.chap12.pdf