PROVERBIOS 2

2(1) Hijo mío, si quieres recibir mis palabras y guardar mis mandamientos dentro de ti, (2) de manera que tu oído escuche sabiduría y tu corazón se incline por el discernimiento; (3) sí, si invocas la inteligencia y alzas tu voz en procura del entendimiento; (4) si la buscas (a la inteligencia) como plata, y escudriñas por ella como por tesoro oculto, (5) comprenderás el temor del Eterno y hallarás el conocimiento de Dios. (6) Por cuanto el Eterno otorga sabiduría. De su boca salen el conocimiento y la inteligencia. (7) Para los rectos tiene guardada la sana sabiduría. El es un escudo para los que andan en integridad. (8) Guarda las sendas de la justicia y preserva el camino de Sus fieles. (9) Entonces comprenderás la rectitud, la justicia y la equidad, sí, todo buena camino. (10) Porque la sabiduría entrará en tu corazón, y el conocimiento será placentero a tu alma. (11) Te guardará la discreción. Te cuidará la inteligencia, (12) para librarte del camino del mal, de los hombres que hablan cosas perversas, (13) que abandona las sendas de la rectitud para andar en los caminos de la tinieblas, (14) que se regocijan haciendo el mal y se complacen en la perversidad del mal, (15) que son de caminos tortuosos y sendas extraviadas. (16) Y para librarte de la mujer extraña, de una mujer ajena que endulza sus palabras, (17) que abandona al compañero de su juventud y olvida el Pacto de su Dios. (18) Por cuanto la casa de ella se hunde en la muerte, y sus caminos se sumen en las sombras. (19) Ninguno de los que van a ella vuelven, ni retorna los caminos de la vida. (20) (Eres advertido)para que anden en el camino de los hombres buenos y guarden las sendas de los rectos. (21) Porque los rectos morarán en la tierra, y los de corazón puro permanecerán en ella. (22) Pero el malvado será cortado de la tierra, y el impío será extirpado de ella.

Malaquías 2:14-16
(14) Y con todo, vosotros decís:”¿Por qué?”. Porque el Eterno ha sido testigo entre tú y la mujer de tu juventud contra quien obraste traicioneramente, a pesar de que ella fuera tu compañera y la mujer de tu pacto. (15) Acaso no los hizo Dios uno, aunque le sobraba aliento? ¿Y por qué uno? Porque buscaba una digna dependencia de Dios único. Por tanto, prestad atención a vuestro espíritu y que nadie traicione a la mujer de su juventud. (16) Porque odio el repudio, dice el Eterno, Dios de Israel, y también al que cubre su manto con violencia, dice el Eterno de los Ejércitos. Por tanto prestad atención a vuestro espíritu para que no obréis deslealmente.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s