Shabbat Shalom

Fue publicado:

Kislev 23, 5782

Noviembre 23, 5782

Torah Reading

Vayeishev:
 
 
Haftarah:

Amos 2:6 – 3:8

Resumen de la Parash

Génesis 37:1-40:23

Jaacov se establece en Jevrón con sus 12 hijos. Su favorito es Iosef, de 17 años. Los hermanos de Iosef están celosos por el trato preferencial que recibe, como por ejemplo, del saco multicolor que Iaacov le hizo. Iosef les cuenta a sus hermanos dos sueños que tiene, que profetizan que él esta destinado a gobernar sobre ellos, aumentando la envidia y el odio hacia él (…)

Para leer el artículo competo:

es.chabad.org/jewish/Resumen-de-la-Parash

Vayeshev in a Nutshell

Genesis 37:1–40:23

Jacob settles in Hebron with his twelve sons. His favorite is seventeen-year-old Joseph, whose brothers are jealous of the preferential treatment he receives from his father, such as a precious many-colored coat that Jacob makes for Joseph. Joseph relates to his brothers two of his dreams which foretell that he is destined to rule over them, increasing their envy and hatred towards him (…)

To read the full article:

chabad.org/jewish/Vayeshev-in-a-Nutshell

How Joseph Maintained His Serenity

By Rochel Holzkenner

The Baal Shem Tov instigated a grassroots revolution all across Europe, called Chassidism. At the center of the Chassidic philosophy, he placed the tenet of hashgachah pratit, divine providence, the belief that G‑d is really in charge, managing every detail of our lives. He had many opponents who challenged him. Perhaps they were frightened that this belief would cause people to shirk responsibility and become passive. But the Baal Shem Tov taught that a true understanding of hashgachah pratit breeds proactivity, not passivity.

To read the full  article:

chabad.org/jewish/How-Joseph-Maintained-His-Serenity

Cómo  Mantuvo José Su Serenidad

El Baal Shem Tov instigó una revolución de base en toda Europa, llamada jasidismo. En el centro de la filosofía jasídica, colocó el principio de hashgajá pratit, la divina providencia, la creencia de que Di-s está realmente a cargo, gestionando cada detalle de nuestras vidas. Tuvo muchos oponentes que lo desafiaron. Quizás tenían miedo de que esta creencia hiciera que la gente eludiera la responsabilidad y se volviera pasiva. Pero el Baal Shem Tov enseñó que una verdadera comprensión del hashgajá pratit genera proactividad, no pasividad.

¿Cómo es eso? Un examen del relato bíblico de la narración de José puede arrojar luz sobre el asunto.

En su mente, era Di-s, y solo Di-s, dirigiendo su destino La descripción de Torá de José no deja ninguna duda de que era un hombre con un compromiso absoluto con su fe en la providencia divina. Cuando José revela su verdadera identidad a sus hermanos, los ayudó a curarse de su culpa paralizante al compartir con ellos su opinión sobre ser vendido:

“Pero ahora no estés triste, y no te preocupes por haberme vendido aquí, porque fue para preservar la vida que Di-s me envió antes que tú. Porque ya han pasado dos años de hambre en medio de la tierra, y [durante] otros cinco años no habrá ni arado ni cosecha. Así que Di-s me envió delante de ti para hacerte un remanente en la tierra y para preservarlo para una gran liberación “.

Es cierto que sus hermanos se lo habían llevado, un hijo precoz de la ilustre familia de Jacob, y lo habían convertido en un trozo de carne para subastarlo en un mercado. Pero no estaba enojado con ellos porque no los consideraba responsables de su humillación. En su mente, era Di-s, y solo Di-s, dirigiendo su destino.

El tiempo de José en Egipto fue de mal en peor. Inicialmente, fue vendido a Potifar, un dignatario egipcio, donde tuvo bastante éxito, pero luego fue arrestado. Su presunto crimen fue fabricado por la esposa de Potifar como venganza por el rechazo de Joseph por sus seductoras insinuaciones. Joseph se vio obligado a permanecer en prisión durante años.

Mientras tanto, Joseph se mantuvo fiel a su creencia de que Di-s estaba dirigiendo el curso de su vida y que había un significado detrás de todo el caos.

Y luego, un día, José notó que dos de sus compañeros de prisión estaban abatidos. El mayordomo principal y el panadero principal del faraón habían sido encarcelados por delitos culinarios. Su dolor preocupó a José y se acercó a ellos. “¿Por qué sus caras están tan deprimidas hoy?”

“Hemos tenido un sueño”, respondieron, “pero no hay nadie que lo interprete”.

José interpretó con precisión sus sueños. Dos años después, el mayordomo principal recomendó a José al faraón cuando él también tuvo algunos sueños desconcertantes. José interpretó con éxito los sueños de Faraón; el resto es historia. Se convirtió en virrey del faraón y salvó a Egipto y a toda su familia del hambre durante la hambruna.

Pero volvamos a su pregunta original, que generó toda la secuencia de eventos que siguieron: “¿Por qué sus caras miran tan abajo hoy?”

Si Joseph se hubiera sentido impotente y furioso, como se habría sentido casi cualquier persona en su posición, habría sido incapaz de responder al dolor de nadie más que al suyo. Las personas enojadas no se dan cuenta de que otras personas están sufriendo. ¿Y por qué José se habría acercado a los empleados de un gobierno que lo había encarcelado injustamente?

Pero José no estaba enojado, ni con el gobierno, ni con la esposa de Potifar ni con sus hermanos. Y como tal, mantuvo su serenidad incluso en la cárcel.

Y así, Joseph estaba en sintonía con el dolor de otra persona y, por lo tanto, era capaz de hacer ese pequeño acto de bondad y bondad. Poco sabía él que cambiaría el mundo.

La convicción de que Di-s está aquí, dirigiendo todo lo que sucede, es como un ajuste quiropráctico espiritual, cambiando nuestro enfoque de la frustración a la curiosidad. La respuesta instintiva: “Esto está mal; ¡¡No debería haberme pasado a mí !! “- se convierte en:” Esta es una oportunidad, ¿por qué más me pasaría a mí? “

Nuestro trabajo es buscar oportunidades para marcar la diferencia. Y a veces, una pequeña ventana de oportunidad trae un mundo completamente nuevo de aire fresco.

Esto me recuerda la respuesta del Rebe a un reportero de CNN que se paró en las famosas “líneas del dólar” que se formaban todos los domingos en las afueras de la sede mundial de Lubavitch. Cuando llegó su turno y se paró ante el Rebe, le preguntó: “¿Cuál es tu mensaje para el mundo?”

El Rebe respondió: “El Mashíaj está listo para venir ahora. Todos debemos hacer algo adicional en el ámbito de la  bondad  y la amabilidad”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s