“Omar built the Dome of the Rock sanctuary to serve as a house of prayer for the Jews” / “Omar construyó el santuario la Cúpula de la Roca para servir como casa de oración para los Judíos

Shifting Sands Of Temple Mount ‘Status Quo’

Here’s a little-known fact: The Dome of the Rockthe magnificent structure that stands atop the site of the Holy of Holies – was originally built up not for Muslims; rather, it, or its precursor, was built for the Jewish people.
How do we know this? We rely on the late Chief Rabbi Shlomo Goren, and on a Byzantine historian from the 7th century.

Rabbi Goren, in his classic work The Temple Mount, wrote that the silver-domed Al-Aksa Mosque, at the Mount’s southern end opposite the gold Dome of the Rock, points southward toward Mecca and was built as a Muslim house of prayer.

“At the request of the Jews,” Rabbi Goren continues, “Omar built the Dome of the Rock sanctuary to serve as a house of prayer for the Jews. This was after the Jews showed him the site where the Holy Temple had stood – and it does not point to Mecca.”

Most certainly one of Rabbi Goren’s sources was the Byzantine historian Theophanes. Written in Greek and translated into English in 1839, the following relevant passage from Theophanes was cited by English historian Guy Le Strange in his 1890 work History of Jerusalem Under the Moslems (p.11):

“In this year [635 C.E.], Omar began to restore the Temple at Jerusalem, for the building, in truth, no longer then stood firmly founded, but had fallen to ruin. Now when Omar inquired the cause, the Jews answered saying, ‘Unless thou throw down the Cross, which stands on the Mt. of Olives, the building of the Temple will never be firmly founded.’ Thereupon Omar threw down the Cross at that place, in order that the building [of the Temple] might be made firm…”

To read the full article:

Temple Mount

Aquí tiene un hecho poco conocido: La Cúpula de la Rocala magnífica estructura que se encuentra encima de la sede del Santo de los Santos – fue construido originalmente no para los musulmanes; más bien, él, o su precursor, fue construido para el Pueblo Judío.

¿Cómo sabemos esto? Confiamos en el último rabí, el Gran Rabino Shlomo Goren, y en un historiador bizantino del siglo séptimo.

El Rabino Goren, en su obra clásica El Monte del Templo, escribió que la mezquita de Al-Aksa la cúpula de plata, en el extremo sur del monte frente a la Cúpula de la Roca de oro apunta hacia el sur hacia la Meca y fue construido como una casa musulmana de la oración.

“A petición de los Judíos,” El Rabino Goren continúa, “Omar construyó el santuario la Cúpula de la Roca para servir como casa de oración para los Judíos. Esto fue después de que los Judios le mostraron el lugar donde el Santo Templo había estado – y no apunta a la Meca “.

Sin duda alguna una de las fuentes del Rabino Goren fue el historiador bizantino Teófanes. Escrito en griego y traducida al Inglés en 1839, el siguiente pasaje pertinente de Teófanes fue citado por el historiador Inglés Guy Le Strange en su 1890 obra Historia de Jerusalén Bajo los musulmanes (P.11):

“En este año [635 CE], Omar comenzó a restaurar el Templo de Jerusalén, porque la construcción, a la verdad, ya no yacía de pie con firmeza, porque había caído en la ruina. Ahora, cuando Omar preguntó la causa, los Judios contestaron diciendo: “A menos que usted tire abajo la Cruz, que se encuentra en el monte de los Olivos, la construcción del Templo nunca estará firmemente establecida”. Por eso, Omar derribó la Cruz en ese lugar, con el fin de que el edificio [del templo] pudiera hacerse firme …”

Así vemos que la Cúpula de la Roca, o su precursor por varias décadas, fue construido no para los musulmanes, sino para los Judíos, y se suponía incluso ser una versión “más firmemente fundada” del Templo Sagrado.

Qué irónico que este es el verdadero fondo del edificio que ahora simboliza, en todo el mundo, el control musulmán del sitio más sagrado del judaísmo – y la prohibición de la oración judía allí.

Funcionarios israelíes han prometido en repetidas ocasiones en los últimos tiempos, a instancias de la presión desde fuera y dentro, no cambiar el “status quo” en el Monte del Templo. Es claro para todos lo que esto significa exactamente?

En primer lugar, hay que explicar que los aspectos halájicos de visitar el Monte del Templo están más allá del alcance de este artículo. El tema es un asunto de controversia entre los rabinos que lideran, y las opiniones van desde “prohibido porque conduce al derramamiento de sangre”, “prohibido porque somos impuros”, “permitido si conoce los límites y las precauciones halájicas,” a “importante hacerlo  para mantener el lugar sagrado para el pueblo judío “.

Cuando los diplomáticos israelíes, estadounidenses, y otros hablan de mantener el status quo, por lo general significa que a los musulmanes se les debe permitir la entrada libre para el culto o jugar al fútbol en sus patios, mientras que el acceso judío debe seguir siendo restringido.

Sin embargo, algunos recientes antecedentes históricos está en orden, lo que demuestra que lo que la gente piensa que es el “status quo” en realidad no es eso en absoluto. Por un lado, qué tan lejos debemos ir para cuando se refiere al “status quo”?

Hay mucha evidencia histórica que dice que los  Judíos hasta hace tres siglos históricamente oraban en el Lugar Santo con relativa libertad. Maimónides, por ejemplo, escribió que él hizo una fiesta anual para conmemorar su visita a Jerusalén, ocasión en la que “oró en la Gran y Santa Casa.” Muchos creen que esto es una clara referencia al sitio del Templo Sagrado, y que se refirió a ella por la misma frase que recitamos en el comienzo de la tercera bendición (Rajem) en la Acción de Gracias después de las comidas. (El Rambam también sostuvo que en la actualidad, el sitio del Templo no está absolutamente prohibido para la entrada, sino (“Leyes de la Casa Elegida 7: 7)”. Nadie puede entrar en él, excepto a los lugares que uno está autorizado a entrar “

Por lo tanto, debemos contemplar la posibilidad de que los Judios oraron en el Monte del Templo en varias ocasiones desde la destrucción. Ciertamente, sin embargo, ya que alrededor del 1600, la oración judía no se ha celebrado en el Lugar Santo. Este fue el “status quo” – hasta la Guerra de los Seis Días de 1967.

Esta guerra milagrosa provocó la unificación de Jerusalén, nuestra vuelta al Muro Occidental, y, por primera vez desde Bar Kojba, el control judío sobre el sitio del Templo Sagrado. Una de las primeras cosas que Israel hizo con este premio fue, por iniciativa del entonces ministro de Defensa Moshe Dayán, a renunciar a la mayor parte de él, dándole el control día a día de vuelta al Waqf musulmán (fondo religioso).

Aún así, sin embargo, se aseguraron algunos derechos de visita judías. De hecho, Dayán instituyó las siguientes reglas después de la Guerra de los Seis Días (basado en la investigación por el experto en Jerusalén y miembro del Consejo Asesor Mantenga Jerusalén Nadav Shragai):

  1. A Judíos se les permite visitar el Monte del Templo, pero prohibido orar allí.

  2. A La policía de Israel mantener la ley y el orden en el recinto sagrado.

  3. La soberanía y la ley israelí se aplica al Monte del Templo, asi como a las otras partes de Jerusalén.

Otras reglas añadidas posteriormente estipulaban que Judíos y otros no musulmanes entraran en el monte sólo a través de la Puerta de los Magrebíes, ubicado en el centro de la pared occidental, y que las banderas no pueden ser desplegadas en el monte.

La situación hoy sería apenas reconocible incluso a Dayan. Por un lado, las “visitas de judíos sin restricciones” han sido sustituidas por los estrictos horarios: Los Judíos pueden ascender durante tres horas por la mañana y otra por la tarde, sólo cinco días a la semana. Incluso estas pocas horas se retiran con frecuencia del itinerario judío cuando la incitación árabe y el malestar presagia la violencia en la zona.

Además, Judíos religiosos no pueden visitar en grupos grandes, y muchas veces se ven obligados a esperar durante horas hasta que los de delante de ellos en línea han completado sus visitas. Incluso entonces, con frecuencia no están permitidos ea seguir adelante.

¿Quieres agitar una bandera? Si se trata de una bandera de Hamas o de la Autoridad palestina, no hay problema; la prohibición sólo se aplica en el caso de banderas israelíes.

Por lo tanto, cuando Israel es presionado para que mantenga el “status quo” en el Monte del Templo, se debe responder: “Bien – vamos a tomar el ‘status quo’ según lo establecido por Moshe Dayan en 1967” – el restablecimiento de la soberanía israelí completa al sitio Santo, plena autoridad a la policía de Israel a actuar para mantener la ley y el orden, y la opción de accesibilidad judía completo.

Esto es crucial, no sólo por el bien de enfatizar y actualizar los derechos y obligaciones judías intrínsecas e históricas del Monte, y no sólo con el fin de garantizar la libertad de religión para todos. La mayoría esencialmente, es un paso clave para garantizar la integridad de Jerusalén y su fortalecimiento como la capital Eterna de Israel y el pueblo judío.

Por favor visite nuestro sitio web, http://www.keepjerusalem.org, para mantener informado de la evolución de Jerusalén y para ver cómo puede ayudar a preservar una Jerusalén unida bajo soberanía israelí siempre.

La Cupula de la Roca fue construido para el pueblo Judio-

Fuente de las fotos: Google

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s